Enlaces accesibilidad
Documentales

Los mejores documentales estrenados esta semana en RTVE PLAY, online y gratis

  • 'El viaje a la Luna', 'La Riviera italiana' y 'Altamira, el origen del arte' entre las novedades de esta semana
  • Documentales sobre actualidad, historia, arte, viajes o salud
  • Descubre también el mejor cine internacional de RTVE PLAY

Por
 Viaje a la Luna | Somos Documentales
RTVE.es

El catálogo de Somos Documentales viene de lo más variado: actualidad, arte, naturaleza, biografías, salud, viajes y un largo etcétera. Temas candentes, clásicos o entrañables, para todos los gustos e intereses. Disfruta de forma online, gratis y sin suscripciones de los mejores programas en RTVE PLAY.

Esta semana te invitamos a sobrevolar el universo con tres documentales muy especiales: El viaje a la LunaNosotros fuimos la misión Apolo y El día en que caminamos sobre la Luna. Y para digerir el viaje estelar, te recomendamos un paseo terrenal por La Riviera italiana y Altamira. También traemos nuevos capítulos de nuestras mejores series documentalesViajamos Corfú con Julia Bradbury y descubrimos el Misisipi con Grandes ríos de la Tierra. Con Julie cocinaremos un rico pollo asado, y nos adentraremos de lleno en la II Guerra Mundial con Apocalipsis.Nuestra recomendación semanal es La última sobera, un retrato de la reina Isabel II de Inglaterra. Todo esto y más en Somos Documentales. 

Documentales

El viaje a la Luna

Contenido disponible hasta el 1 de agosto

Para todos los públicos La noche temática - El viaje a la Luna - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

“Regreso a la Luna” (Back to the Moon)

Veinte de julio de mil novecientos sesenta y nueve.

Uno de los sueños más antiguos y profundamente arraigados

de la humanidad está a punto de hacerse realidad.

La vista de la Luna

que estamos teniendo ahora es realmente espectacular.

En pantallas de televisión de todo el mundo

aparecen imágenes surrealistas,

en una atmósfera de suspense y asombro.

Hace siglos, incluso milenios,

que el hombre fantasea

con el cuerpo celeste que transita por encima de nosotros.

Y alguien va a poner el pie en él, de un momento a otro.

Mirad detrás de nosotros.

Parece un cráter gigante.

Mirad las montañas a su alrededor. Dios mío, son monstruos.

En ese preciso instante,

tres mil millones de personas están al lado de Neil Armstrong,

Buzz Aldrin y Michael Collins.

Toda la humanidad se ha reunido alrededor de estos tres hombres

para vivir una experiencia

que habría sido impensable tan solo diez años antes:

caminar por la Luna.

Elegimos ir a la Luna en esta década

y hacer las otras cosas,

no porque sea fácil, sino porque es difícil.

El veinte de julio de mil novecientos sesenta y nueve

es un día que ha pasado a la historia.

Un cimiento común

y también el despertar a un sentido de nuestra propia fragilidad.

Aquellos que lo vivieron

lo recordarán hasta el día de su muerte.

Para los demás, parece obvio;

pero, en realidad, no hubo nada obvio en ello.

En menos de tres horas,

la combustión de otro cohete

puso a los astronautas rumbo a la Luna.

Este cénit de la exploración humana

fue el resultado de un compromiso tecnológico y humano total,

resumidos en la misión Apolo 11, de ocho días de duración.

¿Por qué seguimos recordando

la forma en que transcurrieron aquellas horas,

en las que la línea entre el éxito y el fracaso,

entre la vida y la muerte fue tan delgada?

Porque los tres hombres tenían que llegar a la Luna.

Águila, Houston. Luz verde para el alunizaje.

Cambio.

Estas son las imágenes perdidas,

los sonidos olvidados y las cintas archivadas.

Es una vista que merece el coste del viaje.

Bienvenidos a la nave espacial de Armstrong, Aldrin y Collins.

Bienvenidos a la increíble historia del gran salto para la humanidad:

el primer paso en la Luna.

Vale, setenta y cinco pies. Y parece que todo va bien.

Reduciendo medio.

Avanzando a seis.

Aquí, Centro de Control de Lanzamiento Apolo Saturno;

Temporizador: menos dos horas, cuarenta minutos, cuarenta segundos,

y contando.

Aquí CBS News,

en el Cuartel General Apolo del Centro Espacial Kennedy.

Corresponsal: Walter Cronkite.

Buenos días.

Quedan veintiocho minutos y contando.

Si todo marcha bien,

los astronautas del Apollo 11, Armstrong, Aldrin y Collins,

despegarán de la plataforma de lanzamiento treinta y nueve-A

para iniciar el viaje

con el que la humanidad ha soñado siempre.

Su siguiente parada: la Luna.

Tenemos información de la Agencia de Defensa Civil en la zona.

Se estima que hay más de un millón de personas en la zona inmediata,

en el condado de Brevard,

que han ido a presenciar el lanzamiento.

La furgoneta está equipada especialmente

con aire acondicionado.

Normalmente, este viaje dura doce minutos,

a lo largo de unos diecinueve kilómetros.

En este momento, la tripulación del Apollo 11

ha subido al ascensor de alta velocidad

desde el interior del nivel A del lanzador móvil,

que es el segundo nivel en el interior del lanzador.

Se trata de un ascensor de alta velocidad

-ciento ochenta y tres metros por minuto-,

que los transportará

hasta el nivel situado a noventa y siete metros y medio

de altura,

el nivel donde se encuentra la nave espacial.

A las seis y cincuenta y cuatro horas de la mañana,

el comandante, astronauta Neil Armstrong,

fue el primero en subir a bordo de la nave espacial.

Le procedió, unos cinco minutos después,

Mike Collins,

y por último Buzz Aldrin,

el hombre que irá sentado en el asiento de en medio

durante el lanzamiento

y el tercer astronauta en subir a bordo.

Aquí Centro de Control de Lanzamiento Apolo Saturno.

Ya hemos rebasado la marca de seis minutos en la cuenta atrás

para el Apolo 11,

la primera misión espacial

que hará posible que el hombre aterrice en la Luna.

Todo marcha según el horario previsto

para que el despegue se lleve a cabo

treinta y dos minutos pasada la hora.

El director de pruebas de la nave espacial, Skip Chauvin,

ha terminado la verificación de estado

de su personal en la sala de control.

Todos han informado que están listos para la misión.

Paul Donnely,

director de Operaciones de Lanzamiento,

informa que están listos para el lanzamiento.

Rocco Petrone, director de lanzamiento,

da en este momento luz verde.

Quedan cinco minutos, veinte segundos

y contando.

En este momento,

millones de franceses están pegados a sus televisores

para ver el lanzamiento del Apolo 11,

que se está transmitiendo en directo en Mondovision, desde Cabo Kennedy.

Son unos segundos pasadas las tres y media de la tarde,

aquí, delante de la biblioteca del Servicio de Información

de los Estados Unidos, en Roma.

El brazo oscilante situado en el nivel de la nave espacial,

retrocederá a su posición de repliegue total.

Esto debería producirse

en la marca de los cinco minutos de la cuenta atrás.

Menos de un minuto ahora para la hora “H",

la hora prevista para el despegue del Apolo 11,

que se producirá exactamente

a las nueve horas y treinta y dos minutos de la mañana.

La hora del despegue ha llegado.

Doce, once, diez, nueve. Comienza secuencia de ignición.

Seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero.

Todos los motores en marcha.

Despegue.

Tenemos un despegue.

Treinta y dos minutos pasada la hora.

Despegue del Apolo 11.

Un maravilloso despegue

en unas condiciones climatológicas perfectas.

El ruido empieza ahora a llegar hasta nosotros.

Maniobra de inclinación correcta.

Neil Armstrong informando

acerca de las maniobras de inclinación y lanzamiento,

que sitúan al Apolo 11 en la dirección correcta.

Esto es fantástico. Inimaginable hace diez años.

Es fantástico. No sé qué decir.

Acaba de comenzar el gran viaje a la Luna.

Ha sido un despegue extraordinario.

Un despegue que ha tenido lugar

con un retraso de setecientas veinticuatro milésimas de segundo

sobre el horario previsto.

Elegimos ir a la Luna en esta década

y hacer las otras cosas,

no porque sea fácil, sino porque es difícil.

Dos minutos y treinta y dos segundos después,

tal y como estaba programado,

la primera etapa ardió y se separó,

consumiendo dos millones de kilos de combustible.

Aquí Houston. Luz verde para estadificación.

Motor central apagado.

Confirmamos apagado de motor central.

Estadificación y encendido.

Y acabamos de verlo.

Podemos ver claramente

como un pequeño punto blanco está cayendo al océano Atlántico.

Es la primera etapa,

etapa SIC del cohete Saturno V, cayendo al océano Atlántico.

Once, aquí Houston.

El impulso ha funcionado en todos los motores.

Recibido.

Se os oye alto y claro, Houston.

Hola, Houston, aquí Apolo 11.

Ese Saturno nos ha dado un paseo fantástico.

Oh, recibido, Once. Pasaremos esa información.

Y ciertamente, parece que estáis bien encaminados.

Apolo 11, aquí Houston.

Confirmamos luz verde para entrar en órbita.

Recibido.

Once minutos y cuarenta y dos segundos después del lanzamiento,

a veinticinco mil kilómetros por hora

y a una altitud

de doscientos dieciséis kilómetros,

...la entrada en órbita está teniendo lugar ahora mismo

y Jean Pierre, te dejo con...

El éxito en la entrada en órbita

es la primera parte importante del programa.

Ahora, la unidad continúa a su propia velocidad

y solo después de realizar dos órbitas

saldrá disparada hacia a la Luna.

¿Cómo lleváis la gravedad cero?

¿Tenéis una sensación rara en la cabeza o algo sí?

No.

Solo tengo la sensación de que estamos dando vueltas boca abajo.

Yo ni siquiera siento eso.

Yo tengo la sensación de que el horizonte se eleva.

Oh, sí. Oh, sí.

Santo cielo, mirad ese horizonte.

¿No es increíble?

Sí. Es irreal.

Saca una foto de eso.

Claro, voy a ello.

¿Alguien ha visto una Hasselblad flotando por ahí?.

No puede haber ido muy lejos.

Una hija de su madre tan grande como esa.

Vaya, esto sí que me enfada.

La Hasselblad ha desaparecido.

Busquemos todos una Hasselblad que anda flotando.

Estoy viendo también un bolígrafo flotando por aquí.

¿Alguien ha perdido un bolígrafo?

Voy a hacer una pequeña expedición por aquí.

Ah, aquí está.

¿La has encontrado?

Sí.

Genial.

Madre mía, preparaos para el amanecer.

Apolo 11, aquí Houston.

Luz verde para la separación.

Propulsión.

¿Qué está pasando ahora?

Armstrong, Aldrin y Collins

están en la trayectoria a la Luna.

El módulo de mando y servicio ha girado,

tal y como estaba previsto, a ciento ochenta grados.

El acoplamiento entre la cápsula y el módulo

ha funcionado con normalidad

y la unidad está viajando ahora

a unos treinta mil kilómetros por hora.

En diez minutos,

tendrá lugar la última operación y la más importante del día:

la expulsión de la tercera etapa,

que se realizará por control de radio,

enviándola a una órbita solar

para despejar la trayectoria lunar de la cápsula.

En menos de tres horas,

la combustión de otro cohete...

...puso a los astronautas rumbo a la Luna.

En el trayecto,

retransmitieron por televisión imágenes de la Tierra,

que fueron vistas

por millones de personas en todo el mundo

y se mostraron en una gran pantalla en el Centro de Control de la Misión,

en Houston.

Las imágenes de la pequeña cámara de televisión

transmitían la sensación de que la nave espacial

se estaba alejando mucho más rápido de lo que realmente lo hacía.

De acuerdo, Houston.

Vamos a enviar una fotografía de la Tierra ahora mismo,

para que podáis decirnos si nos reciben en Goldstone.

Recibido, Once.

Goldstone está recibiendo la imagen televisiva.

Manteneos a la espera.

Os informaremos sobre la calidad.

Cambio.

Hola, Apolo 11. Houston.

Goldstone dice que la imagen televisiva es fantástica.

Cambio.

Ahora estamos enfocando la Tierra.

Hola, Houston.

¿Podríais girar la Tierra un poco

para que podamos ver algo más que agua?

Recibido, Once.

Me temo que eso no podemos controlarlo.

Parece que vais a tener que conformaros con el agua.

Apolo 11, buenos días.

Buenos días, Houston. Apolo 11.

Vaya, parece que es casi la hora de la cena

ahí abajo, en la tierra.

En unos segundos,

os vamos a enseñar nuestro armario de comida.

Once, Houston.

Estamos viendo una caja llena de golosinas, ahí.

Cambio.

Efectivamente, las tenemos, Charlie.

Tenemos un montón de cosas buenas.

Tenemos café aquí arriba,

en la parte superior izquierda

y varios productos para el desayuno;

beicon, en pequeñas porciones y bebidas como zumo de fruta

y en la parte central tenemos, todo tipo de cosas.

¿Os podéis creer

que estáis viendo un caldo de pollo aquí?

Lo único que tienes que hacer

es calentarlo en ocho decilitros de agua durante cinco o diez minutos.

Pásame la salchicha, tío, ¿um?

¿Cree que merece la pena todo el dinero que ha costado?

Absolutamente.

La humanidad saldrá sin duda beneficiada con ello.

Si los humanos no son capaces de controlar la Tierra,

¿para qué demonios quieren la Luna?

Porque la Tierra es redonda.

Y por eso la Luna es parte de nuestro planeta,

de la Tierra, del mundo.

Esa es la razón... por la que vamos allí,

porque siempre estamos discutiendo.

¿Te gustaría ir a la Luna? ¿No quieres ir a la Luna?

¿Por qué?

Me da miedo.

Hoy, comienza el trabajo realmente serio

para la tripulación del Apolo 11.

A las dieciocho horas y veintisiete minutos,

Michael Collins arrancará

el motor principal del módulo de servicio.

Ello proporcionará a la unidad del módulo lunar o LEM

el freno que le permitirá entrar en una órbita elíptica

alrededor de la Luna.

A las veintidós horas y cuarenta y tres minutos,

el motor se encenderá de nuevo y la órbita se volverá circular,

a una altitud de ciento diez kilómetros de la Luna.

El Apolo 11 estará listo para la gran operación final:

la separación del módulo lunar y su aterrizaje en la Luna,

mañana a las veintiuna horas veintidós minutos.

Apolo 11, Apolo 11.

Buenos días, de parte del equipo negro.

Buenos días, Houston.

Sí que os despertáis temprano, chicos.

Sí.

Te has despertado unos dos minutos antes de la hora.

Parece que habéis dormido como lirones.

La vista de la Luna que estamos teniendo ahora

es realmente espectacular.

Ocupa unas tres cuartas partes de la ventana de la escotilla

y por supuesto

podemos ver la circunferencia completa,

aunque parte de ella está totalmente en sombra

y parte en luz cenicienta.

Es una vista que merece el coste del viaje.

Hola; aquí abajo

hay muchos a los que nos gustaría acompañaros.

Espero que pronto os llegue vuestro turno.

Recibido.

Once, Houston.

Luz verde para inserción en orbita Lunar. Cambio.

Recibido.

Listos para inserción en órbita Lunar.

El Apolo 11 se encuentra ahora orbitando alrededor de la Luna.

La primera órbita fue un éxito.

La cápsula permaneció sobre la cara oculta

durante treinta y cuatro minutos.

La nave ha pasado por una zona de oscuridad.

Y no podíamos ver nada por debajo de nosotros.

Pero ahora, con la luz cenicienta,

la visibilidad es bastante buena.

Muy bien.

Echa un vistazo

a ver si ves algo reseñable ahí arriba.

Cambio.

Mirad ahí detrás, parece un cráter gigante.

Mirad las montañas a su alrededor.

Dios mío, son monstruos.

Es enorme.

Es tan grande,

que no se puede ver entera a través de la ventana.

Ahí tienes la Luna, amigo, en todo su esplendor.

Ahí la tenéis.

Está saliendo.

¿El qué?

La Tierra. ¿La ves?

Sí. Preciosa.

Ya ha salido la mitad.

Vamos a hablar ahora con Monica Vitti,

la actriz más premiada del año.

Una pregunta sencilla: ¿Iría usted a la Luna?

Por supuesto.

Sabemos que la Luna no es tan bonita como la Tierra,

así que sería bonito

marcharse de la Luna y encontrar la Tierra.

Y sería precioso llegar aquí

y encontrar un mundo tan extraordinario

como este en el que vivimos.

Hola, Werner Büdeler, ¿puedes oírnos?

Buenas noches, Günter Siefarth.

¿Qué noticias nos traes?

¿A qué hora está programado el alunizaje?

¿Hemos dado la hora correcta?

En este momento,

el alunizaje está programado

para las veintiuna horas y diecisiete minutos,

pero somos conscientes de que este dato

debe todavía tomarse con precaución si queremos ser precisos al minuto,

porque no sabemos si la nave sobrevolará

y durante cuanto tiempo la zona de alunizaje

y buscará un sitio interesante,

el mejor lugar posible para el alunizaje.

En estas condiciones,

es posible que haya un ligero retraso.

Dos de los tres astronautas del Apolo 11

descenderán de la nave nodriza al módulo Lunar

cuando alcancen la órbita con la cápsula todavía unida.

Luego, se separarán y volarán hacia la Luna

con su propia propulsión.

A cierta altura,

el motor deberá actuar como freno

y los astronautas descenderán a su zona de destino

como en un chorro de fuego.

Los astronautas controlarán

la última y más importante fase del vuelo visualmente.

Controladores, revisión de estado interno

para dar o no dar luz verde al desacoplamiento.

Listo.

Capcom ve buena disposición para el desacoplamiento.

Recibido. Entendido.

Recibido. El Águila se ha desacoplado.

Chicos, tomáoslo con calma en la superficie Lunar.

Si os oigo jadear y resoplar empezaré a fastidiaros.

Vale, Mike.

¿Qué pinta tiene?

El Águila tiene alas.

Recibido.

Brazo del motor.

Descendiendo brazo del motor.

Cuarenta segundos.

¿Está funcionando la cámara?

La cámara está funcionando.

Bien, paso a control manual en cinco segundos.

Descenso preparado.

Luz de altitud encendida.

Procedemos.

Procedemos.

Uno, cero.

Ignición.

Diez por ciento.

Justo en hora.

Alarma de programa.

Desde aquí, todo parece ir bien. Cambio.

Doce, cero, dos.

Doce, cero, dos.

¿Qué ocurre?

Vamos a incorporar.

Houston,

informadnos sobre alarma de programa doce, cero, dos.

Recibido. Tranquilos. No hagáis caso de la alarma.

Luz verde para continuar con descenso propulsado.

En París Jour,

Philippe Roustan analiza los riesgos

a los que se enfrentarán Armstrong y Aldrin

cuando aterricen en la Luna.

Nos recuerda, entre otras cosas,

que si la superficie Lunar

colapsara bajo las patas del Módulo Lunar,

por ser demasiado blanda, por ejemplo,

Armstrong tendrá medio segundo para pulsar el botón “abortar”,

que arrancará automáticamente el motor de despegue.

Medio segundo, dice,

es seis veces menos tiempo

del que Armstrong emplearía

en contactar con el centro de control en la Tierra.

Capcom, luz verde para el alunizaje.

Águila, Houston.

Luz verde para el alunizaje. Cambio.

Recibido, entendido. Listos para alunizar.

Tres mil pies.

Doce, cero, uno.

Doce, cero, uno.

Recibido. Alarma doce, cero, uno.

No hay problema. Misma alarma. No hay problema.

Columbia, Houston.

Los hemos perdido

en la antena de alta ganancia de nuevo.

¿Podríais, por favor...?

Recomendamos que viren diez grados hacia la derecha y retomen.

Colombia, Houston. Los hemos perdido.

Díganles que usen la antena Omni de popa. Cambio.

Aquí hay una... Parece una buena zona aquí.

Tengo sombra ahí fuera.

Doscientos cincuenta.

Bajando a dos y medio.

Avanzando a 19.

Altitud, luces de velocidad.

Avanzando a once. Bajando muy bien. Doscientos pies.

Bajando a cuatro y medio. Bajando a cinco y medio.

Tengo un buen sitio aquí.

Ciento sesenta pies,

bajando a seis y medio, bajando a cinco y medio.

Avanzando a 9.

...bien.

Ciento veinte pies.

Cien pies,

bajando a tres y medio, avanzando a nueve.

Cinco por ciento.

Luz de nivel.

De acuerdo, setenta y cinco pies.

Todo parece ir bien.

Reduciendo medio.

Avanzando a seis.

Sesenta segundos.

Cuarenta pies, Bajando a dos y medio.

Levantamos algo de polvo.

Treinta pies.

Bajando a dos y medio. Sombra tenue.

Avanzando a cuatro. Avanzando a cuatro.

Derivando un poco a la derecha.

Veinte pies. Reduciendo medio.

Treinta segundos.

Luz de contacto.

Bien.

Vale, motor parado.

Te recibimos, Águila.

Houston, aquí Base Tranquilidad. El Águila ha alunizado.

(Aplausos)

Vaya...

Recibido, Tranquilidad.

Aquí hay mucha gente que ya se estaba poniendo azul.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Y en todo el mundo, cientos y cientos de miles...

...millones de personas

se han quedado sin habla en el momento del alunizaje.

Incluso presentadores experimentados como nosotros

nos hemos quedado mudos.

Simplemente no podíamos articular palabra.

La señora Janet Armstrong se encuentra en su casa de Houston.

Pasamos la conexión.

Imaginamos que ahora respira un poco mejor.

Sí, bastante.

¿Qué ha sentido en el momento del alunizaje?

Estaba profundamente emocionada.

Ha sido maravilloso

que hayamos podido aterrizar sin contratiempos en la luna.

Muchas gracias.

Seguramente la fase final se ha hecho un poco larga.

El piloto automático

nos estaba llevando

hacia un cráter del tamaño de un campo de fútbol,

lleno de grandes peñascos y rocas

formando a su alrededor cráteres del doble de su diámetro.

Eso no ha obligado a pasar a control manual

para sobrevolar el campo de rocas

hasta encontrar una zona razonablemente segura.

Recibido.

Ha sido una maniobra fantástica, chicos.

Sabed que hay un montón de caras sonrientes en esta sala

y en todo el mundo.

Cambio.

No hemos podido ver ninguna estrella por la ventanilla,

pero desde mi escotilla superior

estoy contemplando la Tierra en este mismo instante.

Se ve grande, resplandeciente y hermosa.

Esta es la cobertura en color de CBS News

del Hombre en la Luna,

el viaje épico del Apolo 11.

Esta tarde, un paseo por la luna.

En la luna,

los astronautas siguen verificando los sistemas del módulo lunar

y parece que todo funciona como es debido.

La presión en cabina se acerca a cero.

Listos para abrir la escotilla cuando llegue a cero.

Bien, déjame comprobar la apertura.

De acuerdo.

Tira de la palanca.

Ya está desbloqueada.

¿Cómo se abrirá?

De forma instantánea.

Está bien.

La escotilla ya se está abriendo.

Ahora toca hacer gimnasia.

¿Qué?

Ahora toca hacer gimnasia.

Oh, creo que será mucho más fácil.

Bien, tienes la espalda apoyada contra el bolso.

Un poco hacia mí.

Hacia abajo.

Un poco a la izquierda.

Tienes suficiente espacio.

Bien, camino despejado.

Ya estás alineado en la plataforma.

Mueve tu pie izquierdo un poco hacia la derecha.

Vale, ahí está bien.

¿Cómo lo estoy haciendo?

Vas muy bien.

Bien, Houston, estoy en el porche.

Recibido, Neil.

Hola, París.

Tengo la sensación de que

este es el momento de concentrarse en la pantalla

dentro de la sala de control.

En este momento

todos los ojos están fijos en esa pantalla.

Podría decirse incluso

que los ojos del mundo entero están fijos en ella.

Quédate un momento donde estás, Neil.

De acuerdo.

“¿Debo bajar? ¿Debo empezar a bajar?”,

ha preguntado Armstrong.

Y Houston ha respondido:

“No, espera un poco”.

Probablemente están esperando

para darle tiempo a Aldrin de encender la cámara de televisión.

Se trata de la primera acción que deberá realizar Armstrong

cuando descienda del módulo:

tirar de la palanca

que activa la apertura de la caja que contiene el equipamiento,

las herramientas y la cámara.

Recibimos la primera imagen de televisión.

Bien.

Por favor, indicadme

dónde sitúo la cámara

y qué apertura de objetivo debo poner.

Ahora la imagen ha cambiado.

Es como si se hubiera invertido, es extraño.

Vemos el pie de Armstrong

bajando con la mayor de las precauciones

hacia el siguiente peldaño.

Es indudable que Armstrong

sigue los consejos que le dio doctor Berry

y está bajando con gran lentitud y cautela.

Vale, Neil.

Ahora te vemos bajar por la escalerilla.

Bien.

Buzz, acabo de comprobar

que el primer peldaño de la escalerilla

está un poco alto.

El pie de la escalerilla no se ha replegado todo lo que debía,

pero creo que podremos volver a subir.

Recibido.

Hay que dar un buen salto.

Lo más importante ahora

y el gran temor que planea aquí, en Houston,

es la posibilidad

de una caída del astronauta al abandonar el módulo lunar.

Para ellos,

lo más importante es que mantenga el equilibrio.

...para enlazar vector de distancia.

Y después nos gustaría

que realineárais vuestra plataforma

con el nuevo REFSMMAT que os enviamos en una de las últimas revisiones.

Cambio.

Estoy al pie de la escalera.

Las patas del módulo lunar

solo se han hundido entre tres y cinco centímetros,

aunque a medida que te vas acercando a la superficie

parece estar muy finamente granulada.

Casi parece polvo.

Es como arena muy fina.

Ahora voy a bajar del módulo lunar.

Esto es un pequeño paso para el hombre,

pero un gran salto para la humanidad.

Ahí está.

Tenemos la imagen.

Se oyen los vítores en la sala de prensa de Houston.

Ha tocado.

Ha tocado el suelo lunar.

(Aplausos)

Obviamente,

las imágenes son de muy baja calidad

comparadas con las imágenes tomadas desde la cápsula del Apolo,

pero tienen una especie de densidad dramática

que las hace muy hermosas.

Después de todo, es la foto,

la gran foto del primer hombre en la Luna.

La superficie es fina y polvorienta.

Puedo levantarla fácilmente con la punta del pie.

Se adhiere en capas finas, como carbón en polvo,

a las suelas y los laterales de mis botas.

Sólo me hundo unos milímetros,

tres como mucho,

pero se ven perfectamente las huellas de mis botas.

Parece que no hay dificultad para moverse, tal como sospechábamos.

Puede que sea más fácil incluso

que en las simulaciones de un sexto G

que realizamos entre otras simulaciones en tierra.

En este momento,

Armstrong sostiene una cámara y claramente está tomando fotos.

Desde aquí se ve precioso, Neil.

Tiene una belleza desoladora muy peculiar.

Recuerda vagamente

al desierto de Mojave en los Estados Unidos.

Es diferente, pero muy bonito.

Los ciudadanos de Tokio han madrugado mucho,

puesto que el módulo lunar

ha alunizado exactamente

a las cinco y cuarto de la mañana hora de Tokio.

La primera reacción ha venido del primer ministro en persona,

el señor Sato.

“Es un símbolo de la civilización del siglo XX”,

ha dicho.

“Espero que los seres humanos

sepamos aprovechar esta oportunidad para tendernos la mano”.

¿Qué sientes

ahora que los astronautas han aterrizado a salvo en la luna?

Creo que es muy emocionante.

Estoy tan entusiasmada aquí como ellos en la luna.

Creo que estoy disfrutando tanto aquí como ellos allí arriba.

Profesor Meyer,

¿cuál es su opinión personal acerca de estos vuelos a la luna?

Pienso que los vuelos a la Luna

representan un logro científico y técnico muy emocionante.

Y creo que todo el mundo comparte nuestra emoción.

No obstante,

considero que ahora

deberíamos preguntarnos por lo que vendrá después.

¿Seguiremos explorando el espacio

sin avanzar en la búsqueda de una solución

a los problemas que tenemos aquí, en nuestro planeta?

El Papa ha declarado que hoy es un gran día,

un día histórico para la humanidad.

Si esta noche se confirma que dos hombres han pisado la luna,

representará una proeza extraordinaria y asombrosa

que demuestra el prodigioso ingenio del hombre,

su coraje y su extraordinario progreso.

Aquí, en Moscú, nada.

Es como si nada estuviera pasando.

La televisión soviética no ha conectado con la luna.

Veremos imágenes

de los primeros hombres en pisar la luna,

pero con cuatro horas de retraso, a las diez de la mañana

y durante siete minutos.

Las estaciones de radio occidentales, especialmente la Voz de América,

han estado retransmitiendo en directo desde el lanzamiento de Apolo.

Mientras que aquí,

el día comienza como cualquier otro día.

Así es como el New York Times

aspira a convertirse en el diario de mayor tirada.

Mostraremos en titulares como estos,

una y otra vez, este gran día histórico.

El hombre aterriza en la luna.

Ahora Neil está destapando la placa.

Para aquellos que no hayan leído la placa,

dice así:

Julio de 1969 de nuestra era.

Vinimos en son de paz en nombre de la humanidad.

Los miembros de la tripulación

y del presidente de EEUU.

Ahora los astronautas van a desplazar la cámara

para situarla

a unos treinta pies del módulo lunar.

Decidme si recibís la imagen, Houston.

Recibimos una imagen preciosa, Neil.

Está orientada hacia el nor-noroeste.

Recibido.

Creo que ahora van a plantar la bandera americana.

Ya está, han desplegado la bandera.

Es un gran momento

para doscientos millones de americanos.

Y, por supuesto,

se oyen los vítores en la sala de prensa,

algo que se está haciendo bastante frecuente.

Base Tranquilidad, aquí Houston.

¿Podéis colocaros los dos en el campo de visión de la cámara

un minuto, por favor?

Neil y Buzz,

el presidente de los Estados Unidos está en su despacho en este momento,

y le gustaría deciros algunas palabras, cambio.

Adelante, señor presidente.

Aquí Houston. Corto.

Hola, Neil y Buzz.

Os hablo por teléfono desde el Despacho Oval,

en la que debe ser, sin lugar a dudas,

la llamada telefónica

con mayor calado histórico jamás realizada desde la Casa Blanca.

No os podéis imaginar lo orgullosos que nos sentimos todos

por lo que habéis conseguido.

Para cada estadounidense,

éste debe ser el día de sus vidas

en el que se han sentido más colmados de orgullo.

En este momento

de incalculable valor para la humanidad,

todos los habitantes de la Tierra nos sentimos indisolublemente unidos:

unidos en el orgullo que sentimos por vuestra proeza

y unidos en nuestras oraciones

para que regreséis sanos y salvos a la Tierra.

Gracias, señor presidente.

Es un gran honor y un privilegio para nosotros

estar aquí

representando no solo a los Estados Unidos,

sino a los hombres de paz de todas las naciones

y con visión de futuro.

Muchas gracias, señor.

Quiero evaluar los distintos pasos

a los que una persona puede desplazarse

sobre la superficie lunar.

Tienes que ser bastante cuidadoso

para no perder de vista dónde está tu centro de gravedad.

A veces hay que dar dos o tres pasos

para asegurarse

de que tienes los pies justo en la vertical debajo de ti.

Después de dar de dos a cuatro pasos fáciles,

se puede conseguir una parada bastante suave.

Os puedo decir

que muchas de las muestras de roca que encuentro

―las muestra de roca dura-,

tienen lo que parecen vesículas en la superficie.

En este momento

Armstrong abandona también la superficie lunar.

Armstrong acaba de informar que han cerrado la escotilla.

La escotilla está cerrada,

así que ahora,

como ha señalado Jacques Sallebert,

volverán a presurizar

y a despresurizar una vez más la cabina

para deshacerse de todo el equipamiento superfluo.

Bueno,

os deseamos que paséis una buena noche

y os dejamos dormir. Cambio.

De acuerdo.

Cerramos la conexión. Reanudaremos mañana.

Recibido. Buenas noches.

Todavía quedan algunos momentos críticos

en la misión del Apolo 11.

En primer lugar, el despegue del módulo lunar,

es decir,

el ascenso desde la superficie de la Luna

y después

el acoplamiento con la cápsula del Apolo.

Una vez que se haya abandonado definitivamente la órbita lunar,

todavía les quedará el reingreso a la atmósfera,

que hasta ahora no ha planteado ningún problema.

Y, finalmente, el amerizaje, la caída de la cápsula al océano.

La misión del Apolo 11 todavía no ha terminado.

Quedan aún muchas cosas por hacer.

La próxima fase delicada

―puesto que no se ha realizado nunca-,

es el despegue de la superficie lunar.

Base Tranquilidad, aquí Houston.

Recibido, adelante.

Recibido.

Nuestra recomendación es

que activéis el sistema de guía y navegación

y tenéis luz verde para el despegue.

Recibido y entendido.

Somos el número uno en pista.

Nueve, ocho, siete, seis, cinco...

ignición motor, ascensión y proceder al despegue...

Mirad nuestra hermosa sombra.

Velocidad de ascenso de nueve a diez metros por segundo.

A la espera de maniobra de inclinación.

Parece que todo va bien.

Un ascenso muy tranquilo,

con apenas una leve oscilación hacia delante y hacia atrás.

El Águila está de nuevo en órbita

después de haber abandonado Base Tranquilidad

y haber dejado atrás

una réplica de la insignia del Apolo 11

y una rama de olivo.

Águila, aquí Houston. Recibido.

El mundo entero está orgulloso de vosotros.

Uno de esos dos puntos brillantes tiene que ser Mike.

¿Qué tal si escogemos el más cercano?

Buena idea.

Bien,

ahora puedo distinguir la forma de tu vehículo, Mike.

Oh, sí.

Tenemos a la vista tu antena de alta ganancia

y la luz de rastreo.

Todo el vehículo al completo.

Veo que estás apuntando hacia mí.

Ahora estás girando ligeramente.

Fantástico.

Te tengo.

Bien, no te equivoques de nave.

No, no pienso soltarte, hermano.

¿Cómo sienta tener compañía ahí arriba?

De maravilla, os lo aseguro.

No me cabe duda.

Apuesto a que a partir de las diez primeras órbitas

ya empezabas a hablar solo.

No, no.

Pero ahora esto es un hogar feliz.

Sienta bien estar acompañado.

De hecho,

me gustaría tener

a mis doscientos millones de compatriotas

aquí arriba, con nosotros.

Recibido.

Están con vosotros en espíritu.

Para que vieran que su esfuerzo ha valido la pena.

Collins informa

que se han deshecho del módulo lunar

y que lo han visto alejarse a varios metros por segundo.

Ahí va.

Ha cumplido con creces.

El motor de la cápsula Apolo se ha encendido hace apenas una hora.

Todo se ha desarrollado sin contratiempos.

Ahora toca regresar a la Tierra.

Buena noches.

Aquí el comandante del Apolo 11.

Hace cien años,

Jules Verne escribió una novela sobre un viaje a la Luna.

Su nave espacial, el Columbiad,

despegó de Florida y aterrizó en el Océano Pacífico

después de completar un viaje a la luna.

Nos ha parecido apropiado

compartir con vosotros

algunas de las reflexiones de la tripulación

cuando la moderna Columbia

se dispone a completar su encuentro con el planeta Tierra

en el mismo Océano Pacífico mañana.

Primero, Mike Collins.

Recibido.

Nuestro viaje a la Luna

puede que os haya parecido sencillo o fácil.

Me gustaría aseguraros

que no ha sido, ni mucho menos, el caso.

Todo esto sólo ha sido posible

gracias a la sangre, el sudor y las lágrimas de muchas personas.

Las caras visibles somos nosotros tres,

pero debajo de la superficie

hay miles y miles de personas

y a todos ellos me gustaría decirles:

Muchas gracias.

Buena noches.

Hemos llegado a la conclusión

de que lo que hemos vivido

ha sido mucho más que tres hombres viajando a la Luna.

Sentimos que este viaje

constituye un símbolo

de la insaciable curiosidad de toda la humanidad

por explorar lo desconocido.

La responsabilidad de este vuelo

reside primero en la historia

y en los gigantes de la ciencia que han precedido este esfuerzo.

A esas personas, esta noche,

queremos transmitirles nuestro especial agradecimiento.

Y a todas las demás personas

que nos están escuchando y viendo esta noche les decimos:

“Qué Dios os bendiga”.

Buenas noches desde el Apolo 11.

La nave espacial Apolo,

después de esta histórica misión a la luna,

está por fin de vuelta en nuestro entorno terrestre.

En el transcurso de los próximos treinta y ocho minutos,

antes de su reingreso en la atmósfera

y el inicio del procedimiento de amerizaje,

la cápsula alcanzará una velocidad de más de mil cien kilómetros por hora

durante unos treinta y cinco minutos,

lo cuál representa

una aceleración considerable para cualquier vehículo.

La temperatura del escudo térmico...

...cuyo grosor no llega a los ocho centímetros,

pronto alcanzará

los dos mil seiscientos grados centígrados.

Son quinientos grados más

que la temperatura de los reactores en la plataforma de lanzamiento.

Y la temperatura en el interior del módulo de mando

nunca ha superado los veinte grados.

Tenemos un apagón en las comunicaciones.

Este período debería durar

unos tres minutos y cuarenta y cinco segundos.

Apolo 11, aquí Houston a través de ARIA 4.

Apolo 11, aquí Houston a través de ARIA 4.

Menos de cuatro minutos para el amerizaje.

Apolo 11, aquí Houston a través de ARIA 4.

Apolo 11, aquí Houston a través de ARIA 4.

Hornet informa de un boom sónico hace pocos instantes.

Apolo 11, aquí Houston.

A la espera de comunicación telemática. Cambio.

Apolo 11, Apolo 11. Aquí Hornet. Hornet. Cambio.

Hola, Hornet, aquí Apolo 11.

Nuestra posición es uno, tres, tres cero;

uno, seis, siete, cinco.

(Aplausos y gritos de júbilo)

Hornet informa que Air Boss 1 tiene contacto visual.

Once, Hornet, recibido. Copiando

uno, tres, tres,

cero, uno, seis, siete, cinco.

Cambio.

Apolo 11 a mil quinientos pies de altura.

Es Neil Armstrong comunicando su posición.

Aquí Swim 1.

Tenemos contacto visual

aproximadamente a dos kilómetros y medio de distancia.

Aquí Hornet. Recibido.

Recibido. Aquí Swim 1, Apolo 11.

Amerizaje.

El Apolo ha amerizado.

Aquí Hornet, recibido.

Aquí Photo 1.

El primer nadador ha levantado el pulgar.

Swim 2 está a la espera de dos nadadores

y el collar de flotación.

Apolo 11, aquí Air Boss.

¿Estado de la tripulación?

Air Boss, aquí Apolo 11.

Estamos todos en el interior.

Lista de verificación completada y esperando a los nadadores.

Buenas noches, soy Walter Cronkite.

Primer paso del hombre a la luna.

Un viaje épico de ocho días a través del espacio y la historia,

que ha concluido hoy

cuando tres exploradores estadounidenses

han amerizado su pequeña cápsula de forma segura en el Pacífico.

Los astronautas del Apolo 11

-Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins-,

han amerizado su nave espacial al suroeste de Hawái

a las diez horas y un minuto hora del este.

A 14 kilómetros del barco de rescate

y a 3 kilómetros del objetivo.

Después de vestirles con ropa protectora,

los tres astronautas

han sido transportados por vía aérea al portaaviones Hornet

y trasladados a una cámara de aislamiento especial.

Se les pondrá en cuarentena durante dieciocho días

para que los científicos puedan determinar

si han traído consigo algún organismo lunar peligroso.

(Aplausos)

Hace apenas ocho años

solo algunos visionarios

aventuraban que el hombre

pondría un pie tan pronto en las playas de la luna.

Hoy, llevados por la euforia,

el cielo parece no tener límites.

Pero el misterio de la vida del hombre en la Tierra

―“el anhelo más allá del anhelo inalcanzable”,

en palabras del poeta MacLeish-,

todavía se nos escapa.

Hemos llegado al cielo,

pero la Tierra todavía no es el paraíso.

Para el año dos mil uno de nuestra era

es posible que descubramos Marte,

donde nos encontraremos a nosotros mismos.

Soy Walter Cronkite.

Buenas noches.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

La noche temática - El viaje a la Luna - ver ahora

El 20 de julio de 1969, uno de los sueños más antiguos y profundamente arraigados de la humanidad se hizo realidad. En las pantallas de televisión de todo el mundo aparecieron imágenes surrealistas, en una atmósfera de suspense y asombro. Hace siglos, incluso milenios, que el hombre fantaseaba con el cuerpo celeste que transita por encima de nosotros. Ese día, 3.000 millones de personas están al lado de Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, para vivir una experiencia que habría sido impensable tan solo diez años antes: caminar por la Luna. El primer viaje del hombre a la luna duró 8 días, 3 horas, 18 minutos y 35 segundos. Hora por hora, se reviven los momentos cruciales de esos días y el increíble eco que la misión tuvo en todo el mundo. Neil Armstrong: “No hemos podido ver ninguna estrella por la ventanilla, pero desde mi escotilla superior estoy contemplando la Tierra en este mismo instante. Se ve grande, resplandeciente y hermosa”.


Nosotros fuimos la misión Apolo

Contenido disponible hasta el 1 de agosto

Para todos los públicos La noche temática - Nosotros fuimos la misión Apolo - ver ahora
Transcripción completa

-Yo nací en El Paso, Texas,

mientras mi padres trabajaban allí por orden especial del Congreso

en la Operación Paperclip.

Ellos vivían en la urbanización William Beaumont en Fort Bliss,

con el equipo de von Braun.

Cada día, casi la mitad del equipo era llevado en autobús

hasta el Campo de Misiles de White Sands,

donde trabajaban ingenieros, profesores

y personal interesado en lo que era algo único:

un cohete construido en Alemania durante la guerra.

-No existía una respuesta para el V-2.

Era muy rápido y muy destructivo.

Nací en 1936, así que recuerdo la guerra bastante bien.

Yo crecí en Portsmouth, durante el Blitz.

La primera vez que sufrí heridas fue cuando un V-1 cayó en mi calle.

Mató a todos los vecinos y a mi tío.

Resulta un poco extraño:

fui víctima de los efectos de las armas de represalia alemanas

y 20 años después vivía en el mismo edificio que Werner von Braun.

Von Braun fue el principal responsable del V-2.

Si los alemanes lo hubieran tenido un año o más antes,

el resultado de la guerra podría haber sido diferente.

(Werner von Braun): Yo mismo,

al igual que todos los que me acompañaron,

decidimos venir al Oeste.

Y creo que la nuestra no fue una decisión por propia conveniencia,

sino una decisión moral.

Sabíamos que habíamos creado una nueva forma de hacer la guerra,

y la cuestión de a qué nación victoriosa

estábamos dispuestos a confiarle nuestra creación

fue, por encima de cualquier otra cosa, una decisión moral.

-Creo que a mis padres no les hacía muy felices

trabajar en lo que pensaban que era un arma.

Pero la Guerra Fría estaba empezando

y ellos pensaron que eran los estadounidenses contra los rusos.

Y por eso creo que pensaron que podían impedir

que volviera a pasar lo mismo.

-El V-2 estaba muy por delante de su tiempo.

El cohete Redstone era descendiente directo del V-2.

El Redstone reemplazó al Júpiter.

Luego, cogimos el tanque de un Júpiter y ocho cohetes Redstone

y construimos el Saturno 1.

Después, usamos ese concepto para fabricar el Saturno 5.

Y von Braun estuvo al frente desde el primer día.

En los fértiles campos del Norte de Alabama,

el Ejército refuerza su programa de misiles desde finales de 1949.

Los depósitos de municiones del Ejército

para la Segunda Guerra Mundial

y las instalaciones para la guerra química

se han reutilizado en el arsenal de Redstone.

A principios de 1950,

el Ejército trasladó aquí a antiguos expertos alemanes en misiles

y a otros miembros de su equipo

para proseguir el desarrollo de cohetes.

-Cuando me gradué en la Universidad de Auburn

resultaba difícil encontrar un trabajo.

Yo trabajé en una gasolinera durante un tiempo para ganar algo de dinero,

pero un fin de semana volví a casa

y un amigo me contó que estaban contratando gente en Huntsville.

-Me entrevistó uno de los alemanes, el Dr. Hensey,

que me impresionó mucho.

Aunque no me impresionaron las instalaciones

ni el equipo que tenían.

Todo era muy austero: barracones Quonset

y edificios de bloques de hormigón que antes habían sido polvorines.

Lo pensé un poco y finalmente decidí que merecía la pena intentarlo.

Y, por supuesto, fue la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Así que me incorporé en marzo de 1952.

-Los alemanes habían estado trabajando en varios cohetes

mientras estaban en White Sands,

así que creo que ya tenían muy avanzado el cohete Redstone.

-Nosotros teníamos que responder a lo que tenían los rusos.

Y habíamos oído que tenían un misil dirigido con un alcance de 300 km.

-Así que montamos y probamos el cohete Redstone.

Y luego lo llevaron al campo de pruebas para su lanzamiento.

¡Fuego!

-Yo nunca lo vi de otra manera que como algo pensado para el espacio.

Puede que el ejército lo hiciera, pero yo desde luego no.

-Muy pronto se hizo evidente

que, aunque nuestra misión era desarrollar un cohete,

la visión del doctor Von Braun era un viaje espacial.

-Recuerdo que cuando iba a casa los fines de semana

la gente siempre me hacía la misma pregunta.

Todos pensaban que era algo parecido a Buck Rogers.

Conseguí convencerles de que lo que estábamos haciendo

no tenía nada que ver él.

Los periódicos de Moscú fueron los primeros.

Después, la prensa de todo el mundo se hizo eco de la noticia.

Rusia había lanzado una luna artificial al espacio exterior.

En todos los continentes y en todos los países,

la historia del Sputnik 1 ocupaba las portadas.

En su órbita, a 1.000 km de altura sobre la Tierra,

el satélite alcanza una velocidad de 30.000 km/h,

completando una vuelta alrededor del globo cada 96 minutos.

-Yo aún estaba en la universidad de Luisiana

cuando los rusos lanzaron el Sputnik.

Fue una auténtica conmoción para todo el país.

Nunca había visto nada parecido.

Los estadounidenses se dieron cuenta

de que existía una tecnología que no podían detener.

Prácticamente había pánico en las calles.

-Señor Presidente, Snook de United Press.

Rusia ha lanzado un satélite terrestre.

Le pregunto, señor, ¿qué vamos a hacer nosotros al respecto?

-Los soviéticos han vuelto a demostrar una vez más, ciertamente,

con el lanzamiento de un satélite,

que son capaces de lanzar un objeto.

Pero hay muchas otras cosas en la investigación científica

para las que aún no tenemos respuestas

y que seguimos intentando responder.

-Eisenhower pensaba que era una broma.

Pero, un mes después, los rusos enviaron al espacio a un perro

en una nave espacial de varias toneladas.

Aquello conmocionó al mundo.

Y entonces el ejército recibió el visto bueno.

(General Medaris): Buenos días, caballeros.

Siéntense, por favor.

Tengo que anunciarles algo muy importante.

Nos han asignado la misión de lanzar un satélite terrestre científico.

Le prometí al secretario de Defensa

que estaríamos listos en 90 días o menos.

Adelante, Werner.

-Medaris sabía que teníamos la capacidad,

con nuestro pequeño Redstone,

por lo que nos autorizó a construir un cohete adicional,

que se usaría específicamente para lanzar el satélite.

Y así lo hicimos:

lo diseñamos, lo construimos, y todo se hizo en secreto.

El secretario de Defensa le preguntó:

“¿Cuánto tardarías en hacerlo?”

Medaris dijo: “Bueno, digamos que unos tres meses”.

No le dijo que ya lo teníamos listo en el hangar.

Habla el control de operaciones.

A mi señal, la hora será X menos 65 minutos.

Repito, X menos 65 minutos.

-Nos sentíamos muy seguros.

Habíamos probado minuciosamente

todas y cada una de las partes de aquel cohete.

Por supuesto, no voy a negar

que también estuviéramos un poco nerviosos.

Después de todo, era algo un poco diferente a lanzar un cohete al aire.

Yo era jefe de electricidad en tierra.

Yo solo sabía que eso estaba listo.

Estoy seguro de que todos los demás tenían la misma sensación.

5, 4, 3, 2, 1...

Orden de lanzamiento.

Ignición.

Despegue.

-Me costó un tiempo entender lo importante que fue aquella noche.

Yo tenía 16 años.

Estábamos en un campo de golf.

Allí era a donde iban todos los estudiantes a besarse.

Mi hermano llegó corriendo y gritó:

“¡Hemos lanzado el primer satélite estadounidense!”

La mayoría de nosotros no usábamos la palabra “satélite” entonces.

“Y están celebrándolo en el centro”.

La idea era ir al centro a divertirnos.

-Fue en mi cumpleaños.

En la plaza donde está el antiguo palacio de justicia.

-Se oían petardos por todas partes, y yo pensaba:

“¿Qué hacen?

¿Por qué queman ese espantapájaros?”

Alguien me dijo:

“Ese es Charlie Wilson, nuestro secretario de Defensa,

por dejar que los rusos nos ganen”.

Pero esos viejos granjeros estaban tan emocionados

como los chicos del instituto.

-Fue una buena inyección de moral,

sobre todo para los que estábamos involucrados.

“Ahora estamos en el negocio espacial,

no solo en el negocio de los cohetes militares”.

Cada vez estaba más claro

que también nos disponíamos a hacer otras cosas en el espacio.

-En aquel momento se produjo un cambio radical.

La gente sabía que el espacio iba a ser el lugar donde todo se decidiría.

Así que existía una gran presión

para que se hiciera lo que se tenía que hacer.

-Al principio, yo estaba demasiado ocupada para poder pensar en mí misma

Tenía un hijo detrás de otro.

No tenía tiempo para pensar en lo que yo quería.

Pero cuando todas mis hijas entraron en la escuela y tuve tiempo para mí,

pensé: “Dios, me encantaría formar parte del programa espacial”.

-Yo me había apuntado a una feria científica,

creo que la primera que se hacía en el instituto de Titusville.

Reconozco que mi padre me había echado una mano,

porque me ayudó con algunas cosas.

Yo presenté un motor de cohete.

Y la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército

tenía a gente en esa feria de ciencias.

Y cuando la feria terminó, me ofrecieron un trabajo

en la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército en Cabo Cañaveral.

-Mi esposo me miró y me dijo: “¿Y qué podrías hacer?

No ganarías suficiente dinero ni para comprarte tus propias compresas”.

Esa fue toda la motivación que necesitaba.

Nos divorciamos poco tiempo después de aquello.

Y yo me convertí en una madre soltera criando sola a sus tres hijas

con muy poca ayuda económica.

Pero yo sabía que tenía que hacerlo.

-Había un lanzamiento cada tres o cuatro días y alguna prueba cada día.

Yo era empleado civil y trabajaba como técnico.

Mi primera impresión fue que era como una gran familia.

Me acogieron muy bien.

Yo era el más joven con diferencia, tenía 17 años.

Yo no sabía nada.

Pero ellos estaban dispuestos a enseñarme.

Fue especial.

Les importaba que yo tuviera éxito o no.

-Conseguí un trabajo de Kelly girl.

Probablemente no sepáis lo que es eso.

Era un trabajo temporal.

Por lo general, como mecanógrafa o secretaria.

Tuve varios trabajos con diferentes contratistas.

Duraban entre tres y seis meses.

Hasta que, finalmente, conseguí un trabajo en IBM.

Me gustó la forma en la que trataban a la gente.

Me gustó la empresa, el ambiente.

Y me ofrecieron un trabajo a tiempo completo.

Y eso resultó ser una bendición maravillosa.

Damas y caballeros, el presidente de Estados Unidos.

-El impulso, así ganado,

se acelera hoy bajo la administración civil

de la nueva Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio.

Maravillados por esos logros tecnológicos,

no debemos ignorar esta verdad:

todo lo que ya hemos logrado y todo lo que podamos lograr en el futuro,

es el resultado no de una tecnología impersonal y estéril

ni de la ambición de un estado imperialista.

Es el producto del talento desbordante y de la energía humana

que busca incansablemente lo mejor para la humanidad.

En homenaje a un venerado amigo,

inauguro este Centro George C. Marshall de vuelos espaciales.

-Yo estaba en mi segundo año

y seguía sin saber demasiado cuando nos transfirieron a todos

desde la Agencia de Misiles Balísticos

a esa nueva agencia llamada NASA.

Y la NASA tenía dos grandes diferencias

con la Agencia de Misiles.

La primera era

que, desde el principio, se concentró en el uso pacífico del espacio;

y, en segundo lugar,

en la exploración, la investigación y la educación.

-Recuerdo las discusiones con mis padres:

“¿Vas a ir o vas a quedarte en el ejército, que es algo más seguro?”

La decisión final fue que la NASA significaba ir al espacio

en lugar de fabricar misiles y armas para la guerra.

-Inicialmente, ni siquiera teníamos un objetivo concreto.

Trabajábamos en la idea de poner a un hombre en órbita.

El gran acontecimiento fue la decisión del presidente Kennedy

de que necesitábamos hacer algo

para demostrar que éramos tecnológicamente superiores

a los rusos.

Esa fue realmente la génesis de todo el programa lunar.

-Bueno, yo me quedé muy impresionado con él.

Recuerdo cuando anunció el objetivo:

“Iremos a la Luna en diez años

y volveremos sanos y salvos a la Tierra”.

La verdad, ese era el tipo de objetivo y el tipo de idea

en la que quieres participar.

Para el sur fue algo muy importante.

Y creo que le dio esperanza a la gente, que era lo más importante.

Porque cuando hay esperanza, se puede conseguir que pasen muchas cosas.

-Era un reto increíblemente emocionante.

Todo el país sabía lo que se iba a hacer

y sabía que tenía que hacerse en un plazo determinado, y se comprometió.

-Creo que fue en mayo del 61.

Solo habíamos volado en un Shepard.

En un vuelo suborbital.

Y ahí estábamos,

haciendo planes para ir a la Luna en el plazo de nueve años.

Y, la verdad, con la tecnología de aquella época,

no sabíamos cómo íbamos a hacerlo.

-Von Braun estaba como un niño con zapatos nuevos.

Por fin lo había conseguido.

Por fin tenía una verdadera misión,

que era poner a un hombre en el espacio de una manera seria.

Pero lo más interesante era lo que decía la gente implicada:

“¿Qué?

¿Cómo vamos a hacer eso?”

-No creo que yo fuera lo bastante inteligente como para entender

cuáles eran las verdaderas implicaciones en aquel momento.

Pero sí era lo bastante inteligente para saber que eso significaba

que existía un verdadero reto de poder y ambición,

un desafío, que se convertiría en parte de mi vida.

(Presidente Kennedy): Soy consciente de que se trata, en cierta medida,

de un acto de fe y de una visión.

Porque ahora no sabemos qué beneficios nos aguardan.

Sin embargo, si les digo, conciudadanos míos,

que vamos a enviar a la Luna, a 384.400 km de distancia,

un cohete gigantesco de más de 90 m de altura,

fabricado con nuevas aleaciones de metales,

algunas de las cuales aún no se han inventado.

Y lo haremos, y lo haremos bien,

y lo haremos los primeros, antes de que finalice esta década.

Por eso tenemos que ser audaces.

Y se hará.

Y se conseguirá antes de que termine esta década.

Así pues, al iniciar esta singladura, pedimos la bendición de Dios

para la aventura más peligrosa, arriesgada y titánica

en que se haya embarcado jamás el ser humano.

-Yo trabajaba para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Fue uno de los generales o un coronel quien salió y dijo:

"JFK quiere poner a un hombre en la Luna.

Van a construir un centro espacial en Florida.

¿Algún voluntario?"

Mi padre trabajaba en la construcción

Dirigía una compañía de hormigoneras de hormigón premezclado.

Siempre me decía: “Recuerda las cuatro ces.

Ser capaz de comunicar, de coordinar, de cooperar, y tener credibilidad”.

Y añadía: “Si, para empezar, no tienes credibilidad,

nunca tendrás éxito.

Podrás ganar dinero, pero nunca serás un éxito como ser humano”.

Empezamos construyendo plataformas de despegue

y tuvimos que hacer canales y diques de 60 y 90 metros de altura

para controlar las zonas pantanosas.

-El Centro de Control de Lanzamientos estaba allí.

Las plataformas de despegue estaban a quince metros sobre el nivel del mar;

debajo había una enorme catacumba repleta de cables y tuberías.

Aquello era como una ciudad pequeña.

Y todo se hacía al mismo tiempo.

No paso a paso.

Alguien estaba trabajando en la estructura

mientras alguien lo hacía en la mecánica

y otros, simultáneamente, en la electricidad.

-No pretendo parecer un entusiasta,

pero creo que el espíritu dominante

era: “Vamos a ganar a los rusos de aquí a la Luna”.

Nadie pensaba: “Demonios, es un trabajo”.

Sí, había unos cuantos así, pero no muchos.

(George Wallace): Hoy, desde donde una vez estuvo Jefferson Davis,

hago un juramento a nuestro pueblo.

En el nombre de las más grandes personas

que jamás hayan pisado esta tierra,

yo trazo la línea en el polvo

y arrojo el guante ante los pies de la tiranía, y yo digo:

“Segregación hoy, segregación mañana, y segregación siempre.

-La primera vez que George Wallace se presentó a gobernador,

creo que era un hombre moderado, inclusivo y todo eso.

Y entonces perdió.

Y después dijo que nunca más volvería a perder unas elecciones

por apoyar a la gente de color.

Bueno, él uso la palabra “N”.

-Nosotros vivíamos en Pulaski Pike.

En aquella época, todo Huntsville estaba segregado.

Para llegar a la escuela teníamos que ir por la vía del tren.

No podías pasar por ningún otro vecindario.

-Si no tenías por lo menos ocho alumnos en tu clase,

el estado de Alabama no te pagaba.

Así que, una vez aprobabas las matemáticas básicas,

no había alumnos suficientes para que el estado pagara a nuestro profesor.

Pero tuvimos a un profesor, Frank Harley,

al que le debo estar aquí hoy.

Él venía después de clase

para enseñarnos trigonometría de forma gratuita.

-En secundaria, tuve a una profesora, la Sra. Fields, que siempre me decía:

“Tienes buena cabeza para ser matemático”.

Y supongo que eso se me pegó.

Y es lo que intenté hacer.

Gracias a la llegada de trabajadores cualificados,

hoy Huntsville combina el encanto y el ambiente relajado

de una tranquila comunidad sureña

con la curiosidad intelectual

y la actividad de una importante ciudad universitaria.

(Werner von Braun): El Presidente John F. Kennedy

ha dictado la Orden Ejecutiva 10-9-25,

estableciendo un nuevo programa de igualdad de oportunidades de empleo

en el servicio federal.

Significa que como empleados federales debemos tener en cuenta

que la orden ejecutiva conlleva fuertes sanciones judiciales

contra cualquier acto discriminatorio en la administración federal.

-Creo que fue una gran cosa.

Muchos afroamericanos nunca pensaron que podrían trabajar para la NASA.

Clyde Foster, Richard Hall y Norman Fletcher

fueron algunos de los primeros que llegaron allí.

Y creo que ellos abrieron las puertas

a otros afroamericanos de nuestras comunidades.

-Mi primer trabajo fue como operador informático.

Cuando entré en esa sala...

Había luces parpadeantes y cintas por todas partes,

y yo estaba muerto de miedo.

Un chico de Auburn, él era licenciado en matemáticas,

empezó el mismo día que yo.

Y enseguida descubrí que yo sabía tanto como él.

-Pusieron en marcha un programa de cooperación

que permitía a los estudiantes de universidades y facultades

trabajar allí durante el verano.

-La verdad es que yo no lo vi

como una forma de romper la barrera racial.

Yo solo lo veía como una forma de conseguir lo máximo posible.

Cuando me convertí en subdirector del Centro Kennedy

no fue por que yo quisiera ser subdirector porque fuera negro.

Yo quería ser subdirector porque eso era un ascenso, ¿sabes?

Pero siempre supe que tenía cierta responsabilidad

por ser negro en esas posiciones.

No podía permitirme el lujo de fracasar.

Así que siempre hice lo que fue necesario para tener éxito.

Nunca trabajé ocho horas al día.

Mis jornadas eran de diez a doce horas diarias.

-Cuando me nombraron supervisor,

yo tenía cuatro estudiantes afroamericanos,

la mayoría de ellos mujeres,

trabajando bajo mis órdenes en el laboratorio de computación.

Algunos de los empleados, que ahora son mis amigos,

se acercaban y me decían:

“Me alegro de que estuvieras allí para ayudarme”.

“Si no hubieras estado allí para darme ánimo o decirme qué hacer,

probablemente no lo habría conseguido”.

(Disparo de rifle)

-Yo estaba en el laboratorio.

Alguien entró corriendo y dijo que habían disparado a Kennedy.

Yo pensé que sería una herida leve.

No nos lo podíamos creer.

-Es duro hablar de eso.

(Periodista): Claro.

-Pero, ¿sabe?

No era justo.

Y a todos nos afectó mucho.

-Me hizo sentir muy insignificante.

Si las personas que son el centro de atención,

que están haciendo grandes cosas,

pueden ser eliminadas tan fácilmente,

entonces, ¿quién soy yo?

Eso te hacer ver las cosas de otra manera.

La fama tiene un precio.

Cuando te haces conocido, corres algunos peligros.

Y ser asesinado es uno de ellos.

Ese es el principal peligro.

Sobre todo, cuando haces algo que va en contra de cierto tipo de gente.

-No lo sé.

Tal vez me impresionó tanto lo ocurrido que ni siquiera pensé

en las consecuencias que podría tener para el programa espacial.

Ciertamente, habíamos perdido

al hombre que era nuestro mayor admirador.

Porque todos trabajábamos para hacer realidad su sueño.

Y su sueño se había convertido en nuestro sueño.

(Presidente Lyndon B.Johnson): El líder más grande de nuestro tiempo

ha sido asesinado en el acto más repugnante de nuestro tiempo.

No hay palabras lo suficientemente tristes

para expresar nuestra sensación de pérdida.

Ninguna palabra es lo suficientemente fuerte

como para expresar nuestra determinación de continuar

el impulso hacia adelante de Estados Unidos que él inició.

-Johnson no iba a dejar morir el programa.

Y creo que debemos reconocerle

el mérito de presionar para que continuara.

(Presidente Lyndon B. Johnson): El sueño de conquistar

la inmensidad del espacio.

Ese es nuestro reto.

No dudar.

No hacer una pausa.

No dar media vuelta y detenernos en este terrible momento.

Sigamos adelante, para que podamos cumplir

con el destino que la historia nos ha marcado.

La muerte de John Kennedy exige lo que transmitió su vida:

que Estados Unidos debe avanzar.

Para honrar su memoria y el futuro de las obras que él empezó,

hoy he decidido que el centro de operaciones de lanzamiento de la NASA

en Florida

se conocerá de ahora en adelante como el Centro Espacial John F. Kennedy.

También he contado hoy con la comprensión y el apoyo

de mi amigo el gobernador de Florida,

para cambiar el nombre a Cabo Cañaveral,

que en lo sucesivo será conocido como Cabo Kennedy.

-Habría pagado por trabajar allí.

Era maravilloso.

Era muy emocionante.

Cada vez que pasaba por las puertas del Centro Espacial Kennedy

y enseñaba mi credencial,

me sentía la persona más afortunada del mundo.

Yo era especialista en comunicación.

Escribía todos los comunicados de prensa,

entrevistaba a ingenieros y programadores,

y a personal de alto nivel.

Tuve que aprender,

pero finalmente entendí que los trabajadores de IBM

hicieron la prueba final del sistema para la IU, la Unidad Instrumental,

que era el sistema de guiado y navegación del Saturno 5.

-La verdad, yo estaba impresionado.

Estaba impresionado porque no tenía ni idea de cómo sería

antes de llegar al Centro Espacial Kennedy.

Yo trabajaba en el departamento de telemetría.

Nunca olvidaré al Doctor Blaine Sweat.

Él era el jefe de mi departamento.

Y hablaba muy claro.

Me dijo: “Amo la excelencia.

Quiero que la gente que venga aquí

no solo nos ayude a conseguir nuestro objetivo,

sino que aporten toda la sabiduría que tengan para ayudarnos a mejorarlo

-Ahora soy parcial.

Yo había hecho un máster y un doctorado en gestión.

Y puedo decir que los logros técnicos fueron fabulosos.

Y los logros organizativos fueron igualmente fabulosos.

Fueron capaces de formar un equipo

compuesto por muchas empresas y organizaciones diferentes

que trabajaban juntas.

Y eso sucedió durante el proyecto Apolo.

Se tuvo que hacer.

¿Cómo se podía crecer en tamaño a la velocidad que se requería

sin atraer a mucha gente diferente?

-North American Aviation ganó dos contratos para el Apolo.

Ellos tenían la segunda fase, el S-2.

Y también el Módulo de mando y servicio.

De forma que tenían una parte importante de toda la nave Apolo.

-Una de las principales características del módulo de mando

era su reducido espacio.

Dentro irían tres hombres,

así que tuvimos que hacer mucho trabajo de simulación.

Y el problema era conocer

la última configuración con respecto al interior de la cápsula.

Porque cuando un instrumento estaba colocado ahí y un estudio demostraba

que ese no era el lugar indicado,

entonces se cambiaba de sitio.

-Faltaba un mes para el lanzamiento

y seguíamos haciendo modificaciones en la cápsula.

Llevábamos seis meses entrando y saliendo de la nave.

Y eso provoca errores.

Se toman decisiones erróneas.

Es como cuando corres demasiado rápido

y empiezas a perder el equilibrio.

Así nos sentíamos en 1967.

Aquella noche yo estaba en el centro.

Acababa de terminar un simulacro de fuego estático

con Gus Grissom y Skip Showvan, que habían dirigido la prueba.

Las comunicaciones no funcionaban y Gus estaba nervioso.

Llevaba horas en la cabina.

(Gus Grissom): Oye, ¿cómo vamos a llegar a la Luna

si no podemos hablar entre tres edificios?

(Astronauta): No pueden oír nada de lo que dices.

(Gus Grissom): ¡Jesús!

-Y Skip dijo: “Vamos a hacer una pausa

para ver si podemos arreglar las comunicaciones

antes de pasar a la cuenta atrás”.

-Por alguna razón,

saltó una chispa en algún lugar debajo de uno de los asientos.

Y, desafortunadamente,

habíamos saturado la atmósfera del interior de la cápsula

con oxígeno al 100%.

-Lo hicimos siguiendo la experiencia tanto de Mercurio como de Géminis,

a pesar de que las cápsulas Mercurio y Géminis eran muy pequeñas

en comparación con la cápsula del Apolo.

Y cuando tienes oxígeno al 100% y algo se enciende,

se produce una explosión.

-Nosotros habíamos discutido

el procedimiento para salir de la cápsula en una emergencia

y la NASA quería un sistema redundante;

ellos querían una escotilla en el exterior

que se abriera hacia el exterior.

Y querían una escotilla en el interior

que se abriera hacia el interior.

Sin embargo, cuando empezó el fuego, la presión era tan grande

que hizo que la escotilla se cerrara con más fuerza aún.

Ed White era un hombre fuerte.

No había forma en el mundo de que hubiera podido abrir esa escotilla.

-El depósito bajo presión se rompió.

Y el fuego estalló

en todas las plataformas del exterior del Módulo de mando;

quemó a los técnicos que estaban fuera y todos los papeles que había.

-No duró mucho.

Pero ellos supieron que estaban en peligro.

-Tras el incendio en la plataforma que mató a los tres astronautas,

la NASA dijo:

“Si se produce otro desastre de la misma naturaleza,

y muere la tripulación,

el Congreso cortará la financiación y eso supondría el final del Programa”.

Y era verdad.

Todo el mundo lo sabía.

-No tardaron mucho en llegarnos las órdenes:

“Esto no volverá a suceder.

Vamos a revisarlo todo.

Y con “todo” quiero decir todo”.

Pasamos casi un año entero

revisando todas las cosas que habíamos diseñado y construido,

todas las decisiones de dirección que se habían tomado.

-En cuanto a la cápsula, hicimos una muy buena evaluación:

“¿Qué tenemos que cambiar para que el vehículo sea más seguro?”

Y lo hicimos.

-Tardamos bastante tiempo en conseguirlo,

pero hicimos una escotilla única.

Un dispositivo, al que llamamos “cierre central”,

hacía que la escotilla se cerrara herméticamente

por la presión interna.

-Y tuvimos que empezar a revisar

todos los materiales que habíamos usado en los sistemas de respiración.

Ignorábamos que algunas cosas eran inflamables o explosivas

cuando estaban en un ambiente de oxígeno puro, que podían arder.

Aquel accidente nos proporcionó

una cantidad enorme de conocimientos que se usaron para rediseñar

todos los sistemas de oxígeno del mundo desde entonces.

-Cuando miras atrás, de no haberse producido ese incendio aquella noche,

y sin perder a esos hombres,

tal vez no habríamos llegado a la Luna.

Lo que temía es que en algún momento, posteriormente,

pudiera producirse otro incendio.

Y otra situación en la que perdiéramos a la tripulación

en órbita o camino de la Luna.

Y creo que el programa habría terminado ahí.

-Impresionante.

Siempre lo vi como un desafío.

El primer día, cuando me llevaron a la plataforma

como parte de mi formación y subí al nivel de los 55 metros,

miré hacia abajo, y miré hacia arriba, y pensé:

“Es imposible que esto vaya a despegar”.

“¡3.200 toneladas! ¿Cómo va a levantarse del suelo?”.

-Eché un vistazo desde la parte superior de la plataforma.

Era la plataforma desde la que el Apolo 11 despegaría algún día.

Y la vista era impresionante.

Y estoy segura de que muy pocas mujeres la habían visto.

-Al principio del programa Saturno 5 se tomó la decisión

de realizar una simulación completa

-en lugar de solo la fase S-1C, S-1C S-2, S-4B-,

justo desde el principio, lanzándolas todas.

-Se podría decir que era una situación muy estresante,

pensar que tu hardware en particular

pudiera provocar un fallo catastrófico.

Solo puedo decir que sí, que era un temor constante.

Sabe, ese era un cohete extraordinariamente complejo.

-Cuando empezó la cuenta atrás para el lanzamiento real,

entré en el Centro de operaciones y no salí en tres días y tres noches.

Von Braun fue a vernos.

Y allí estaban todos esos ingenieros dormidos sobre sus consolas.

Von Braun dijo:

“Dejadlos que duerman.

Quiero que estén listos cuando llegue el momento”.

-Yo estaba en una consola de control con mi jefe.

Y cuando faltaban 30 segundos, le dije:

“Disculpe. Enseguida vuelvo”.

Bajé las escaleras y salí delante del Centro de Control de Lanzamiento,

y me quedé allí viendo el despegue.

12, 11, 10, 9,... Iniciando secuencia de ignición.

5, 4,... ¡Ignición!

Todos los motores funcionando.

-Imagina coches de 350 caballos de potencia,

parachoques contra parachoques,

desde la costa atlántica hasta la costa del Pacífico,

pisando el acelerador a fondo.

Eso son 32 millones de caballos de empuje.

Esa es mucha potencia.

-Y cuando finalmente despegó, su lentitud era frustrante.

No era como una lanzadera espacial,

que sale disparada y alcanza los 200 km/h cuando pasa por la torre.

Incluso te preguntabas si se estaba moviendo.

-Pensabas en todas las etapas,

en todas las horas que se habían invertido, en todo el trabajo,

en todas las consideraciones, discusiones, cambios...

Y funcionó.

-Miré los datos.

Eran los mismos que había obtenido en mi simulador.

Todo iba bien.

Era el primer vuelo.

-Mucha gente olvida que fue el mismo año del incendio.

Habíamos pasado del punto más bajo del programa

en términos de moral y ánimo, al lanzamiento de ese cohete gigante.

Literalmente, el Fénix resurgió del fuego.

Una vez que terminó, creo que mucha gente dijo: “Podemos hacerlo”.

Y creo que preparó el camino para todos los que vinieron después.

-Apolo 11 fue especial

porque sabíamos que íbamos a aterrizar en la luna.

Pero no fue tan distinto

desde el punto de vista del cohete de transporte.

-Yo estaba en el equipo de apoyo,

lo cual significaba que había terminado mi trabajo

justo cuando las cosas empezaban a ponerse emocionantes.

A lo largo de la carretera, desde la verja de entrada hasta la ciudad,

había gente por todas partes.

Yo estaba en la sala de control. Fue un lanzamiento más.

No recuerdo nada destacable al respecto.

-Ahí va el Apolo 11.

Todos estábamos inquietos: “¿Saldrá todo bien?”

Pero fue parecido a todos los anteriores.

Cada vez que lo hacíamos,

nos sentíamos más seguros de que podíamos volver a hacerlo.

(Control): Apolo 11, aquí Houston. Preparados para inyección translunar.

Cambio.

(Astronauta): Ignición.

-Ignición confirmada. A toda potencia.

(Armstrong): Recibido. Todo parece muy cerca.

-Yo estaba en el trabajo y sabía lo que iba a pasar.

Así que le dije a mi jefe que me iba a casa.

Él no me lo discutió.

Fui a casa y vi toda la secuencia en la televisión.

(Armstrong): Recibido, desacelerando. Mejor que en el simulador.

-Lo principal que recuerdo es:

¿Por qué diablos eligieron hacerlo poco después de la medianoche?

Esa fue mi reflexión muy personal.

(Aldrin): 12 metros para el descenso, dos y medio.

Removiendo un poco de polvo.

Luz de contacto.

Vale, paramos motores.

Descendiendo.

Desconectamos comandos de descenso automático.

-No recuerdo la hora exacta, pero serían como las tres de la mañana.

Las niñas ya estaban en la cama.

Y pensamos: “¡No, no se lo pueden perder!”

Las sacamos de la cama, las pusimos delante de la tele y les dijimos:

“Tenéis que ver esto. Este es un momento histórico”.

(Control): Muy bien, Neil, ahora podemos verte bajando la escalerilla.

-Creo que nos lo agradecieron.

Pero entonces, lo único que querían era dormir.

(Armstrong): Estoy al pie de la escalera.

Los discos de las patas del módulo lunar

solo se hunden 3 o 4 centímetros en la superficie.

Ahora voy a dejar el módulo lunar.

Es solo un pequeño paso para un hombre,

pero un gran salto para la humanidad.

Yo estaba en el centro espacial.

Nos encontrábamos en el piso superior

de la instalación de la unidad instrumental.

Y te puedo asegurar que se produjo una auténtica explosión de alegría.

Qué grandes.

Siento una gran admiración

por los hombres que estuvieron dispuestos a ir allí.

El objetivo principal era poner a dos hombre en la luna

y traerlos de vuelta sanos,

y no podríamos haberlo hecho

si ellos no hubieran subido a esa nave espacial y hubieran dicho:

“¡Vamos!”. Los admiro mucho.

Pero tú les ayudaste a llegar allí.

Sí. Pero no habría servido si ellos no hubieran ido.

(Armstrong): Dime si recibís imagen, Houston.

-Tenemos una bonita vista, Neil.

Fue el momento cumbre, sí. Como ganar el campeonato.

Me di una palmadita en la espalda.

¿Y después, fuiste a trabajar al día siguiente?

Exacto.

-El hecho de el aterrizaje fuera un éxito

fue uno de los grandes momentos de mi vida.

Sentía que tenía algo que ver con eso.

Me sentí orgulloso. Y lloré de felicidad, ¿sabes?

Por la hazaña que esos hombres habían logrado.

Y después, empecé a preocuparme por el viaje de regreso.

Apolo 11, Apolo 11, aquí Hornet, Hornet, cambio.

(Armstrong): Aquí Apolo 11. Le recibo alto y claro.

Nuestra posición: 1, 3, 3, 0... 6, 5, 1, 5...

-11, Hornet, recibido.

-La verdad, no respiré hondo hasta ese momento.

Creo que todos sentíamos lo mismo:

“Traedlos de vuelta y que tengan su desfile”.

Aquello demostró que con la voluntad del pueblo

y el apoyo de los políticos, y el dinero,

la nación podía hacer cosas maravillosas.

La mayoría, cuando miramos atrás, sin duda decimos:

“Nosotros lo hicimos posible. Nosotros fuimos parte de eso.

Y nos sentimos orgullosos”.

(Astronauta): Oh, lo vamos a conseguir.

(Control): Siguen en orbita. Todo va bien.

-Te diré algo: este es un viaje en primera clase, Houston.

En el 69, cuando aterrizamos en la luna, empezaron a cerrar cosas.

Y muchos amigos y contratistas perdieron sus trabajos

y tuvieron que marcharse.

¿Quieres saber cómo me sentí? Cabreado. Así de simple.

Estábamos trabajando

en la segunda fase en el edificio de ensamblaje de vehículos.

Teníamos una página para informar a nuestra oficina.

Y había una para el personal con una lista de papeles de color rosa.

Y decía:

“Recoja sus efectos personales

y prepárese para entregar su acreditación en 30 días.

Se marcha de aquí”.

(Astronauta):Tenemos un problema.

(Control): Repita.

-Houston, tenemos un problema.

Como con todas las cosas, hubo un principio y hubo un final.

Cuando me dijeron que ya no necesitaban mis servicios,

me fui con una gran tristeza, pero también con una sensación,

de satisfacción porque habíamos conseguido hacer

lo que nos propusimos.

-Estoy en la superficie. No está mal para un viejo.

-En mi mano izquierda tengo una pluma.

En mi mano derecha, un martillo.

Y con suerte, las dos cosas tocarán el suelo al mismo tiempo.

¿Qué os ha parecido?

-Amigo, hemos recorrido un largo camino. ¡Mira el tamaño de esa roca!

Creo que hay que verlo todo en su contexto.

Los rusos habían sido derrotados.

Habíamos cumplido con el audaz objetivo de Kennedy,

y lo habíamos hecho con estilo.

Estábamos usando alrededor del cuatro y medio por ciento

del presupuesto total del país.

Y no teníamos una buena visión sobre qué hacer a continuación.

-Yo siempre había trabajado

en el Centro de apoyo operativo de Huntsville

y nunca había visto volar a un cohete Saturno.

Así que cogí mis vacaciones anuales

y me llevé a mi hijo a ver el último lanzamiento a la Luna.

A kilómetros de distancia, elevándose sobre ese páramo,

estaba ese alto y estilizado Saturno.

Era de un blanco puro, tan blanco que apenas podías mirarlo.

-La cuenta atrás avanza sin problemas. T menos 9,...

Allí había decenas de miles de personas.

Daba igual lo tarde que fuera o si había un retraso,

a nadie le importaba.

-...8, 7, empieza la secuencia de ignición.

Motores encendidos.

Cuando la cuenta atrás llegó a cero, vimos todo ese fuego y humo.

Resplandecía como un soplete.

El humo se extendió kilómetros.

La gente permanecía en silencio.

Simplemente estaba asombrada.

Y entonces, de repente, un muro de sonido nos golpeó.

La gente se tambaleaba, intentando mantenerse en pie

como si estuviera en un barco mecido por las olas.

Podías ver sus labios moviéndose.

Pero, a pesar de la distancia, el ruido era tan fuerte

que no se oía otra cosa.

Entonces, se inclinó en dirección a su objetivo.

(Astronauta): Uno, revisando trayectoria.

Dos, 30 segundos. Ascendiendo.

Muy lejos. 30 segundos y 17. Adelante.

(Control): 17, adelante.

Y después, desapareció.

No sabíamos que todo había terminado, pero aquello fue el final.

(Astronauta): Esperando informe.

Cuando todo terminó, ese brillante equipo, ese equipo irrepetible,

se separó.

Y vimos como algunos ingenieros brillantes

tuvieron que ponerse a vender máquinas de escribir.

-Cuando pierdes un equipo, empiezas desde cero.

Nosotros perdimos a ese equipo.

Personas con la formación académica idónea,

con las característica adecuadas en términos de su dedicación.

-Personas con el corazón lleno de esperanzas, y de sueños.

-Y eran personas jóvenes.

Apolo principalmente fue obra de personas de menos de 30 años.

Eran personas que estaban dispuestas a trabajar entre 12 y 18 horas al día

para hacerlo realidad.

Y, sencillamente, no veo otro proyecto semejante.

-Yo no formé parte integral de aquello.

Tenía mi trabajo,

que consistía en escribir sobre esas personas brillantes.

Y me siento como si fuera un testigo.

Yo era su voz.

-Creo que fue el mejor equipo tecnológico que se haya creado nunca.

No tengo ninguna duda

de que el programa Apolo fue bueno para la nación.

-Creó una nueva filosofía, nuevos enfoques de gestión,

y muchos avances técnicos.

-Y la camaradería.

El país se unió.

Medio millón de personas participaron.

-Eso es lo que necesitamos.

Necesitamos un objetivo nacional, algo parecido al programa Apolo,

aplicado a la salud, aplicado a la educación.

Algo que una a todos en un proyecto.

Que nos haga sentirnos orgullosos.

Que nos dé un sentimiento de pertenencia, de posesión,

y de responsabilidad.

-Creo que el potencial está ahí.

No sé cómo convencer a suficientes personas.

Porque creo que, actualmente, somos demasiado individualistas.

Esa actitud no es suficiente

si queremos conseguir algo que nos trascienda.

Y, cuando piensas en el Apolo, te preguntas:

“¿Qué lo hacía especial? ¿Por qué sucedió?

¿Qué podemos hacer hoy que nos devuelva a ese camino?”,

y quizá alguno de nosotros encuentre una respuesta.

Puede que no sea la única, pero una de ellas.

Sigamos ese camino y veamos qué encontramos.

La noche temática - Nosotros fuimos la misión Apolo - ver ahora

Medio siglo después del primer paseo lunar, el programa Apolo sigue siendo el mayor proyecto espacial en tiempos de paz que el mundo haya conocido. Detrás de cada astronauta que puso un pie en la luna estuvo el esfuerzo de un equipo de miles de hombres y mujeres en una misión única. Más de 400.000 hombres y mujeres trabajaron incondicionalmente durante más de una década ¿Quiénes eran los hombres y mujeres del programa Apolo? ¿Qué ha sido de ellos y cómo valoran el esfuerzo tan extraordinario que hicieron para lograr alcanzar la luna? 50 años después el Programa Espacial Apolo fue posible gracias a la capacidad de todos ellos para enfrentarse a desafíos que alguna vez se consideraron insuperables y que supuso encontrar soluciones aún más grandes y audaces. Un total de 12 misiones tripuladas fueron el resultado de este proyecto. Algunas en la órbita terrestre, otras en la lunar y otras que consiguieron el aterrizaje en la luna. ‘Nosotros fuimos Apolo’ es una mirada íntima y personal a través de las vidas y experiencias de algunas de las figuras que estuvieron inmersas en el proyecto y que pasaron la mayor parte de la década de los 60 trabajando para llevarnos a la luna y regresar.

El día en que caminamos sobre la Luna

Contenido disponible hasta el 27 de julio

Para todos los públicos Somos documentales - El día en que caminamos sobre la luna - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Fue el día con el que soñamos durante siglos.

Éramos conscientes de que el mundo entero

iba a estar pendiente de nosotros.

Un día en el que tres hombres se lo jugaron todo.

Despegando. ¡Hemos despegado!

Nuestro padre iba a hacer un viaje con un 50% de posibilidades de éxito.

Un día que cambió nuestra visión del universo.

Es la mayor hazaña de toda la historia de la civilización.

Un viaje de casi 400.000 kilómetros,

seguido por 500 millones de personas.

¡Fue un grandioso espectáculo!

¿Quién no recuerda dónde estaba?

En el que el peligro acechaba.

Podían pasar tres cosas: que alunizaran,

que abortaran la misión... o que se estrellasen.

Y en el que el éxito dependería de su capacidad de reacción.

De repente saltó una alarma.

Código 12 02.

Lo primero que pensé fue: "Se acabó".

A través de espectaculares imágenes remasterizadas

hoy vamos a conocer la historia de los héroes

que pisaron la Luna, de los que guiaron sus pasos

y de aquellos cuya vida cambió para siempre.

¡Hemos conseguido que el hombre pise la Luna! ¡Lo hemos logrado!

Es un pequeño paso para el hombre...

...pero un gran salto para la humanidad.

"El día en que caminamos sobre la Luna".

La llegada del hombre a la Luna, en julio de 1969,

fue el fruto de una decisión que el Presidente Kennedy

a comienzos de la década,

anunció en unos de sus más célebres discursos.

Escogemos ir a la Luna a lo largo de esta década no porque sea fácil,

sino porque es difícil.

Me hacía ilusión contribuir a hacer realidad el sueño del Presidente,

de alcanzar la Luna a finales de la década.

Pero ¡qué lejana y remota parecía! ¿De verdad podríamos conseguirlo?

Es interesante recordar

que cuando Kennedy pronuncia aquel hermoso discurso de

"Escogemos ir a la Luna",

ningún ingeniero o astrónomo sabe cómo hacerlo

Estamos en plena Guerra Fría

y en los inicios de la carrera espacial, la Unión Soviética

lanza el primer satélite artificial de la historia, el Sputnik 1.

Algo que induce a pensar

que si los soviéticos son capaces de mandar un satélite al espacio,

también podrán lanzar un misil con cabezas nucleares.

El Sputnik siembra el pánico en Estados Unidos

y les impulsa a incrementar su esfuerzo.

Los soviéticos mandan al espacio el primer objeto, el primer animal

y al primer ser humano.

Y los estadounidenses con su pretendida superioridad técnica

se sentían relegados.

Kennedy piensa que la mejor manera de derrotarlos

es llevar un hombre a la Luna.

El Presidente asume el reto de lograrlo durante los años 60,

y, a partir de entonces todos lucharán por conseguirlo.

Pero hacer realidad ese sueño no será fácil.

Conllevará un esfuerzo nacional concertado sin precedentes

en tiempos de paz.

Es difícil hacerse una idea de la magnitud del proyecto Apolo.

En el que llegó a haber más de 400.000 personas involucradas.

Su coste alcanzó los 25.000 millones de dólares,

más que el Proyecto Manhattan, o el Canal de Panamá.

Para el fallecido presidente Bush fue una inversión tan rentable

como el primer cuaderno de dibujo de Leonardo Da Vinci.

Y tenía razón.

Pero además de financiación,

la NASA necesita hombres que estén dispuestos a jugarse la vida

pilotando unas naves casi experimentales.

En 1961, el estadounidense Alan Shepherd es lanzado al espacio.

Y en 1962, John Glenn efectúa la primer orbita.

A mediados de los 60 los astronautas ya son superestrellas.

Muchos éramos militares con carreras casi anónimas

y de pronto éramos famosos.

Para mí eran los tíos más estupendos del planeta.

Incluso más que los propios Beatles.

Parecíamos estrellas del rock,

por lo que era fácil que se te subiera a la cabeza,

porque eras el centro de atención.

Treinta y dos astronautas participarán en el programa,

pero solo tres viajarán a bordo del Apolo 11.

Michael Collins, de 38 años, pilotará el módulo de mando.

Y será el único que no pise el satélite.

A mí me tocó el peor de los tres asientos...

Pero aún así, fue un extraordinario honor

formar parte de la tripulación.

Edwin Buzz Aldrin, sí pisará la Luna,

pero para su hijo de 11 años,

su padre es un héroe por otras razones.

Muchos de mis compañeros también tenían un padre astronauta.

Pero el mío molaba porque practicaba el salto con pértiga.

Y yo era el único con un padre así.

El primer hombre en pisar la Luna será el Comandante de la Misión,

Neil Armstrong, de 38 años.

Armstrong era la opción perfecta, su entrega era total,

y era un hombre muy seguro de sí mismo.

Su sangre fría era asombrosa, no se achantaba ante la presión.

Era imperturbable.

Algo que confirmará en mayo de 1968

mientras participa en un simulacro de alunizaje en Houston

en la Base Aérea de Ellington.

A 60 metros del suelo, la nave se avería,

obligándole a activar el mecanismo de eyección.

Tras burlar a la muerte, Armstrong se embarca en la auténtica misión.

Cundo nuestros padres nos llamaron los dos pensamos...

En qué lío estamos...

"Algo malo habremos hecho, porque están muy serios".

Y entonces mi padre nos dijo:

"me envían a una misión que entrañará cierto riesgo.

Pero espero volver sano y salvo.

Si alunizamos o no, eso ya no lo sé".

La tripulación lo veía así:

"Esta es la primera misión que va a intentar un alunizaje",

y nuestras posibilidades de éxito rondan el 50%.

El 16 de julio de 1969, es el día designado para el lanzamiento.

En apenas unas horas,

los astronautas iniciarán un viaje de 4 días

a bordo del cohete más poderoso jamás creado.

Llegué a las cinco de la madrugada

y me encontré con unas 200.000 personas

que llevaban toda la noche esperando.

Y ahí estaba el Saturno 5, iluminado,

en el centro de la plataforma de lanzamiento...

...erguido en medio de un océano negro.

¡Dios mío! ¡Fue muy emocionante!

Había un espacio habilitado para la prensa

a unos cuatro kilómetros del cohete que era un kilómetro más

de la distancia de seguridad establecida.

Y había cientos de miles de personas esperando en las dunas.

Era casi como una verbena.

Era un día soleado.

David se encuentra en el centro de prensa.

¡Buenos días! Aquí somos al menos 3.000 periodistas.

Amaneció un día espléndido, ¡Todo era perfecto!

Retirando el brazo, continúa la cuenta atrás.

El lanzamiento es transmitido por todas las cadenas

y contemplado por millones de ávidos espectadores

como el futuro astronauta, Mike Massimino.

Yo entonces tenía 6 años y estaba viéndolo en mi casa,

en un televisor en blanco y negro.

Y recuerdo que pensé que era lo más importante

que había ocurrido en toda la historia.

Así es cómo lo veía un niño.

Además era un forofo del béisbol, de los New York Mets,

que ese año ganaron la Serie Mundial.

Así que en el 69, se produjeron dos milagros.

Menos 25 segundos.

Era un cohete tan enorme que parecía imposible que despegara.

Iniciando secuencia de ignición.

Seis...

Cinco...

Cuatro...

Tres...

Dos...

Uno...

Hubo un inmenso fogonazo y un estruendo prodigioso.

Sonó como si hubiera estallado una bomba. Fue atronador.

Hemos despegando a las nueve treinta y dos.

El Apolo 11 ha despegado.

La familia de Neil Armstrong presencia el lanzamiento

desde un barco fletado para la ocasión.

Estábamos a la derecha de la pista, desde donde podíamos sentir

los gases que expulsaba el cohete.

El aire caliente te golpeaba el pecho

nunca he vivido otra experiencia parecida.

Yo pensaba: "¿Cómo consiguen que se mantenga recto?.

Parece avanzar sin oscilaciones, pulgada a pulgada".

Pero no es lo que piensan los tres hombres que se juegan la vida

para hacer realidad un sueño milenario.

Desde fuera el ascenso del cohete es majestuoso;

no se desvía de su trayectoria.

Pero, en su interior, la sensación es muy diferente.

Bajo tus pies, los motores giran con energía

para mantener el equilibrio de la nave,

y no dejan de zarandearte.

De repente, pareció vencer a la fuerza de la gravedad

y se alzó en el aire.

El Saturno 5 abandona la atmósfera.

Y 12 minutos más tarde, el Apolo 11 ya está en órbita,

listo para proseguir su extraordinaria aventuras.

Las masas congregadas en Cabo Kennedy

acaban de presenciar un prodigioso espectáculos.

Los componentes desechables van cayendo al vacío,

y el motor de la tercera fase entra en funcionamiento

para impulsar al Apolo 11 rumbo a la Luna.

Dirección y parámetros correctos.

Durante el segundo día, ya a mitad de camino,

la tripulación muestra su buen humor.

¡Saludos para todos, de parte de Michael, que es quien os habla,

Neil y Buzz.

En la Tierra, un ejército de periodistas relata el épico viaje.

Es una historia con la que todo el mundo puede identificarse.

Dentro de dos o tres siglos es muy posible que sea comparada

con la aventura de Colón.

Pero, en esta ocasión la hazaña es vista en directo

por millones de televidentes.

Vamos a conocer la información más reciente

sobre la misión Apolo 11.

Sabíamos que era un momento crucial, de la historia de Estados Unidos

y de la propia televisión.

Esta es la última hora sobre la misión Apolo.

Habíamos ensayado varias veces esta retransmisión

pero esta era la emisión en directo,

con astronautas que se estaban jugando la vida.

Éramos muy conscientes de que el mundo entero

iba a estar pendiente de nosotros.

Las familias de los astronautas también forman parte

de esta aventura apasionante y conmovedora.

La atención mediática era casi constante.

Vivíamos en una burbuja.

El mundo había sucumbido a la fiebre espacial.

Lo que fue muy estresante para mi madre,

cuya preocupación máxima era proteger a sus hijos.

-¿Te gustaría ir la Luna, Andy? -Aún no lo he pensado.

¡No sabía que te lo estuvieras planteando!

¡Yo no pienso volver a pasar por esto!

Lo seguíamos por la tele, como todo el mundo.

Pero nosotros teníamos en casa un altavoz,

por el que se escuchaban las comunicaciones con la nave.

Estamos en fase de aproximación. Todo en orden.

Nuestra madre era una mujer muy fuerte.

Y aún hoy sigue asombrándonos su entereza,

porque sin duda estaba muy preocupada.

Debía estar muerta de miedo.

Pero no permitió que nosotros lo notásemos.

El domingo 20 de julio de 1969, a las ocho de la mañana,

el equipo de Control de Misión

accede al Centro Espacial Lindón B. Johnson, en Houston.

Dentro de siete horas, el Director de Vuelo, Gene Kranz,

supervisará el descenso del Apolo 11.

No podíamos equivocarnos en los momentos cruciales.

"¿Les damos luz verde para el descenso?",

"¿Para que sigan descendiendo?", "¿Para alunizar?".

Steve Bales un genio recién salido de la universidad,

supervisar el progreso de la nave, y sus sistemas de guiado.

Confiaron en jóvenes como yo

que con 26 años, era muy consciente de que cualquier error

pondría a otros en graves aprietos.

El astronauta Charlie Duke que tres años después llegará a pisar la Luna

será el Comunicador de Cápsula,

el único que hablará con la tripulación durante el alunizaje.

Mi único objetivo entonces, era que la nave alunizara con éxito,

solo pensaba en eso, en conseguirlo.

Eran muchachos muy jóvenes

que estaban haciendo una labor extraordinaria,

y que arriesgaban su futuro

ya que en caso de que algún astronauta no volviese con vida,

cargarían con toda la responsabilidad.

Hora de ignición: cinco y cincuenta y siete.

El trayecto está programado, pero el equipo de Houston

mantiene el contacto por radio con los astronautas,

mientras prepara el módulo lunar para su descenso propulsado.

Trabajando sin descanso, desde las ocho de la mañana

hasta las cuatro de la tarde, para preparar y revisar el módulo,

y activar y sincronizar los sistemas informáticos.

Queríamos que la misión fuese un completo éxito.

Todo el país lo quería, pero nosotros más.

Frank Borman participa en la misión.

Hace seis meses,

se acercó a menos de cien kilómetros de la superficie lunar

a bordo del Apolo 8,

convirtiéndose en uno de los primeros hombres

en ver la Tierra desde el espacio.

Fue la misión más inspiradora de toda mi vida.

Borman está en la Casa Blanca.

Su trabajo es informar al recién elegido Presidente, Richard Nixon.

El presidente Nixon no era un experto en el programa espacial,

pero su entusiasmo era evidente.

Su gabinete es consciente de que las próximas horas serán decisivas.

El mundo entero estaba pendiente

y como la televisión nos recordaba noche tras noche

sabíamos que el desenlace tendría consecuencias a escala mundial.

La Administración Nixon ha heredado una creciente agitación social

y una escalada bélica en Vietnam, donde ya están movilizados

medio millón de soldados estadounidenses.

Es un período convulso, en el que casi todo el país

empieza a cuestionarse la Guerra de Vietnam.

Han asesinado a Martin Luther King...

y a Bobby Kennedy.

Y la gente se pregunta "¿Qué demonios pasa?

Debíamos lidiar con las manifestaciones,

y con el creciente malestar creado por la Guerra de Vietnam.

Así que, en cierto sentido,

el viaje a la Luna fue un soplo de aire fresco,

algo que todos podíamos celebrar,

y que volvía a unir a todos los estadounidenses.

La misión podría aumentar la popularidad del presidente

en caso de tener éxito.

Le advertí de que si se producía un desastre, todos le culparían.

Y le dije que, aunque esperaba que no tuviera que hacerlo

debía estar preparado para un posible encuentro con tres afligidas viudas.

Faltan menos de cuatro horas

para la secuencia final de alunizaje.

Y el Director de Vuelo, Gene Kranz, pronuncia el discurso de su vida.

Reuní a mi equipo en la más estricta intimidad

y les dije que estaba muy orgulloso de contar con ellos,

que gozaban de mi máxima confianza

y que pensaba respaldar todas las decisiones que tomaran.

También dijo: "Quiero que sepáis algo.

Es algo que no me resulta fácil decir pero quiero que todos sepáis

que, pase lo que pase hoy, saldremos de esta sala siendo un equipo".

Nuestra labor será citada en los libros de Historia.

Una historia que vosotros estáis escribiendo.

Todos sabíamos que podían pasar tres cosas:

que alunizaran, que abortaran la misión, o que se estrellasen.

Y nadie quería pensar en las dos últimas opciones.

Vamos a abrir la escotilla.

A las doce y treinta y dos, Armstrong y Aldrin

terminan de verificar el módulo

e inicia el desacoplamiento para emprender su peligroso viaje

hasta la superficie de la Luna.

Recibido. Adelante, Houston.

La desconexión tiene lugar en órbita

en la cara oculta de la Luna con las comunicaciones interrumpidas.

El Águila se ha desacoplado.

Mientras Collins se mantiene en órbita,

Armstrong y Aldrin viajan a bordo del Águila.

El módulo lunar de dos secciones,

que los conducirá hasta la superficie de la Luna.

¿Cuál es la situación?

El Águila vuela.

Recibido.

Es una nave espectacular.

Una de sus características más llamativas

es su diseño poco aerodinámica;

pero es algo que carece de importancia

ya que no debemos olvidar

que no está diseñada para viajar a través de la atmósfera.

Lo más importante es el peso.

Los ingenieros buscaban una nave ligera

y una de sus ideas fue quitar los asientos,

lo que obligó a los astronautas a viajar de pie.

El Águila tiene muy buen aspecto, aunque esté patas arriba.

Tras perder de vista a sus compañeros,

Michael Collins permanece en órbita en total soledad.

Collins es una persona única,

y el ser humano que más solo ha estado nunca.

Mientras sus compañeros estaban en una cara de la Luna,

él estaba en la otra,

y el resto de la humanidad se encontraba en la Tierra.

Me sorprendió que me calificaran como "el hombre más solitario del mundo"

el que gira alrededor de un "satélite solitario",

y que me preguntaran si me había sentido solo...

Y la respuesta siempre fue no. Yo estaba muy a gusto.

Casi me veía como el señor absoluto de un reino privado.

De la nave que nos llevaría de vuelta a la Tierra.

Siempre he tenido en mente una cuestión

que nunca me atreví a preguntarle:

"¿Qué habrías hecho si tus compañeros no hubiesen podido despegar

y no hubieran podido reunirse contigo?".

Nunca hablamos de ello,

pero era una posibilidad que los tres conocíamos.

Y yo no tenía intención de suicidarme

en caso de que mis compañeros no hubiesen vuelto.

Habría tenido que regresar solo.

Por si la misión fracasaba,

habíamos redactado esquelas y epitafios de los tres astronautas,

todos nos preparamos para lo peor.

Incluso la Casa Blanca, tenía listo el discurso póstumo

que leería el presidente.

Este es el documento en el que se lamentaba

el posible fracaso de la misión.

Habla de esos "hombres tan valientes",

y de su "sacrificio por el bien de la humanidad".

Y llega a decir que toda la nación y la propia Madre Tierra

echarán de menos a esos hijos

a los que se atrevieron a enviar a lo desconocido.

Todo en orden. Cambio.

Recibido.

Tras intensos años de preparación,

ha llegado el momento de enfrentarse al reto planteado

a comienzos de la década.

La tensión que reinaba en la sala se podía cortar con un cuchillo.

Había llegado la hora de la verdad, del todo o nada.

Todo estaba saliendo según lo previsto,

hasta que se inició la aproximación,

y algunas cosas se empezaron a torcer.

Surgieron muchas complicaciones durante el descenso.

Los mensajes de la tripulación se entrecortaban.

Era casi imposible entenderlos.

La falta de comunicación durante varios segundos

entre la nave y el centro de mando, puede obligarte a abortar la misión.

Tuve que tomar una decisión que me competía solo a mí

como Director de Vuelo: "¿Contamos con la información suficiente

para iniciar el descenso?

Tenéis luz verde para continuar con el descenso.

Repito, tenéis luz verde.

Kranz autoriza el descenso,

pero las complicaciones comienzan a multiplicarse.

Cuando sobrevuelas la Luna, a 14 kilómetros de altitud,

a casi 8.000 kilómetros por hora, la seguridad no existes.

-Todo en orden. -Recibido.

Y de repente saltó una alarma.

Tenemos un 12 02. Manteneos a la espera.

Y todos nos preguntamos

"Hay un código 12 02, ¿qué hacemos para resolverlo?".

¿Qué está pasando? Recibimos un código 12 02.

Nadie está seguro de sus implicaciones,

pero podría frustrar la misión.

Lo primero que pensé fue: "Se acabó. Hay que abortar".

El Control de Misión debe decidir si prosigue

la maniobra de aproximación.

Los astronautas se encuentran a 9 kilómetros de la superficie

sobre el ansiado Mar de la Tranquilidad.

Mientras tanto, sus familias siguen el periplo,

ajenas al drama que se está gestando.

Yo estaba pegado a la radio y la televisión,

pero no tenía una noción real del peligro al que se enfrentaban.

Yo tenía una fe exagerada en el poder de la tecnología,

algo que sin duda era una locura.

De haber sido consciente, a mis 11 años,

del riesgo que corría mi padre me habría puesto mucho más nervioso.

El Control de Misión mueve los hilos de tan gigantesco salto al futuro,

empleando la tecnología del momento.

Pero, a siete minutos del alunizaje,

el ordenador del módulo se sobrecarga.

Era un ordenador prodigioso para la época,

pero debía ocuparse de muchas tareas.

como calcular la velocidad, proporcionar datos a la tripulación

y también a nosotros... y, guiar la nave,

y hacerlo utilizando un procesador menos potente

que el de un teléfono móvil actual.

Doce, cero dos. Manteneos a la espera.

El código 12 02 indica que el ordenador

es incapaz de desempeñar todas sus tareas.

Lo que obliga a Steve Bale a actuar deprisa.

Steve hizo lo que tenía que hacer,

habló con su equipo, y supo sacar partido

al poco tiempo del que disponíamos...

La tripulación pide instrucciones.

¿Qué hacemos con la alarma 12 02?

Quince segundos parecen poco tiempo,

pero cuando estás intentando alunizar se te hacen eternos.

Bales comprueba que a pesar de todo

el ordenador es capaz de procesar los datos esenciales.

Es una sobrecarga momentánea.

Si no vuelve a ocurrir, no pasa nada.

No hay motivo para abortar el intento de alunizaje.

Steve gritó: "Seguimos adelante. Olvidad la alarma".

Olvidad la alarma. Todo en orden.

Ni siquiera esperé a que Gene Kranz me diera luz verde.

Apreté el botón y les dije: "Seguimos adelante".

-Proseguimos la maniobra. -Recibido.

Novecientos metros.

Otras cuatro alarmas se dispararán

durante el descenso hasta la superficie lunar,

surcada de cráteres de impacto y pequeñas elevaciones.

El alunizaje era una operación muy delicada

que requería mucha destreza, mucha sangre fría,

y una gran presencia de ánimo.

Pronto empezaron a ver cosas que no aparecían en las fotos,

y me decían: "¡Esto está lleno de rocas!",

o: "¡Hay un montón de cráteres!".

La aproximación pone de manifiesto

que la nave se dirige a un lugar demasiado accidentado.

Así que mientras Aldrin comunica la altitud y la velocidad...

Doscientos treinta metros, 23 metros por segundo.

...Neil pasa a la acción.

Lo único que podía hacer Armstrong era tomar el mando

y alunizar de forma manual.

-Ciento sesenta y cinco metros. -Recibido.

Tras sobrevoló el punto de alunizaje previsto

decidió buscar otro, porque no le gustó su aspecto.

Ciento sesenta y cinco metros. A quince por segundo.

Pero, buscar un terreno menos accidentado

implica consumir valiosas reservas de combustible.

Desviarse del itinerario previsto y aumentar el gasto de combustible

no presagiaba nada bueno.

Quince metros. A dos y medio por segundo.

Por primera vez, la misión depende solo

de la pericia de la tripulación.

Altitud y velocidad correctas. Descendiendo a seis metros.

Fue Neil quien tomó la decisión final.

Seguimos adelante.

El Director de Vuelo dijo:

"No les digáis nada que no tengan que ver con el combustible".

"Nada que entorpezca la maniobra".

Solo os daré datos sobre el combustible.

Así que les comuniqué por radio:

"Sesenta segundos de combustible, Águila",

lo que quería decir que alunizaban en 60 segundos

o tendrían que abortar.

Sesenta segundos. Luces encendidas.

Dos metros y medio. Seguimos adelante.

Luego dije: "Treinta segundos".

Treinta segundos. Oh, oh...

Treinta segundos. Adelante.

Estaban a punto de tocar el suelo.

Seguimos adelante. Seis metros.

A dos y medio por segundo.

Se está levantando algo de polvo. Dos metros y medio.

Nunca hubo tanta tensión en el de Control de Misión

como en aquellos últimos segundos.

Y alunizó. Con gran suavidad.

Luz de contacto. Motor apagado.

Cuando oí decir a Buzz: "Motor apagado",

contesté: "Recibido, Águila".

Recibido, Águila.

Unos segundos después, Neil dijo,

con la voz más serena que te puedas imaginar...

"Aquí Base Tranquilidad. El Águila ha alunizado".

La emoción hizo que farfullara la palabra "Tranquilidad".

Base "Tdan"... Tranquilidad,

aquí hay un montó de gente con la cara amoratada

de tanto aguantar el aliento.

Siempre pensé que, cuando dijo eso me estaba mirando a mí,

porque yo debía tener la cara más amoratada que nadie.

Fue un momento increíble.

Quiero que sepáis que hay muchas caras sonrientes

aquí y en todo el mundo. Cambio.

Neil llevó a cabo el alunizaje con elegancia y serenidad,

pese a que no le quedaban ni 30 segundos de combustible.

La noticia se propaga en cuestión de segundos.

Yo estaba viendo el informativo de Walter Cronkite,

el presentador de referencia.

No sé si Cronkite llegó a llorar, pero yo sí. Aquello era demasiado.

¿¡Que el hombre había llegado a la Luna!?

Aquellos muchachos estaban allí arriba. Lo habían conseguido.

Desde Central Park hasta el centro de Londres,

en Sudamérica, África y Asia,

en casi todas las naciones -salvo en China y en la Unión Soviética-,

la noticia es recibida con asombro y entusiasmo.

¿Quién no se acuerda de dónde estaba entonces?

Yo charlaba con Roger Taylor, que ya tocaba la batería.

Eran los comienzos de Queen, y estábamos en Cornualles,

en casa de su madre que tenía una tele de este tamaño;

y todos contemplamos atónitos aquel logro casi inimaginable.

Recuerdo que la noche del alunizaje,

había una Luna espléndida en el firmamento,

y cuando la vi, mi primer pensamiento fue:

"Dios mío, ¡el hombre ha llegado a la Luna! ¡Lo hemos conseguido!".

Pero la parte más memorable de la aventura aún está por llegar.

El mundo aguarda expectante a que Neil Armstrong

de sus primeros pasos sobre la Luna.

La tensión continúa creciendo.

El "Águila" se posó hace casi siete horas

y aunque Armstrong y Aldrin deberían estar descansando,

ellos también son presa de la impaciencia.

Al parecer van a bajar y a pisar la superficie

mucho antes de lo previsto.

Toda la Tierra se detuvo para contemplar aquello.

Fue un hecho único e irrepetible,

en el que la emoción del momento unió y paralizó a todo el planeta.

Neil Armstrong, a sus 38 años,

se dispone a bajar los 9 peldaños del módulo

para pisar la superficie de la Luna. ¡Qué momento!

Salió del compartimento en la parte superior

y activó una cámara de bajo escaneo

que captó las imágenes en blanco y negro

que vimos en televisión.

Nos está llegando la señal.

Lo que permitió al espectador

sentirse partícipe del primer alunizaje.

Más de quinientos millones de personas observan sin pestañear.

Neil, te estamos viendo bajar por la escalerilla.

Estábamos pegados a la pantalla,

intentando averiguar qué estaba pasando,

y dónde acababan los peldaños.

Voy a pisar el suelo.

Nadie sabía qué iba a decir, pero su acierto fue pleno.

Es un pequeño paso para el hombre...

...pero un gran salto para la humanidad.

Nos transmitió un mensaje muy poderoso.

El polvo es muy fino.

Tenía en mente varias cosas adecuadas para el momento,

pero... en mi opinión, no se decantó por la frase definitiva

hasta que vio que por fin habían alunizado.

Voy a posar el pie.

Diecinueve minutos después Aldrin desciende por la escalerilla

y pisa la superficie.

¿Qué te parece?

-Esto es precioso. -Sí.

Yo estaba mirando,

convencido de que mi padre iba a dar un salto, iba a tropezar,

e iba a caer de espaldas sobre el suelo ante 600 millones de personas

y peor aún ante mis 200 compañeros de clase.

Una vista maravillosa.

Una magnífica desolación.

El paseo lunar dura dos horas y cuarto.

Cada momento ha sido meticulosamente coreografiado,

empezando por la colocación de la bandera.

La NASA propuso que al menos en ese momento sonara el himno nacional

pero yo me opuse.

Acaban de colocar la bandera de los Estados Unidos.

No hacía falta hacer sonar el himno,

para proclamar que era una hazaña estadounidense,

todo el mundo sabía.

No se trataba de colonizar el espacio,

ni de apropiarnos de un territorio,

pero sin duda aquel momento unió a la nación.

Tras pasar por tantos momentos difíciles en los años 60,

los estadounidenses alzamos la cabeza.

Los astronautas llevan a cabo diversos experimentos,

recogen muestras lunares

y toman una serie de fotos memorables.

Algunas son emblemáticas, como el retrato de Aldrin posando en la Luna

en el que podemos ver al fotógrafo, Neil Armstrong,

reflejado en el visor.

A mí me apasiona la primera pisada,

es una imagen sencilla, pero muy simbólica,

porque evocan nuestros orígenes más remotos.

Hoy somos lo que somos

porque empezamos a caminar erguidos en África

y solo cuatro millones de años después,

hay una pisada en la Luna que lo atestigua.

Son dos momentos cruciales

que demuestran lo que hemos conseguido como especie,

en un espacio de tiempo reducido

desde el punto de vista geológico.

Neil, Buzz, el Presidente de Estados Unidos se encuentra en su despacho,

y desea deciros unas palabras.

Richard Nixon contento y aliviado efectúa desde la Casa Blanca

la primera llamada lunar de la Historia.

Solo quería contaros lo orgullosos que estamos todos.

Sus palabras ha sido redactadas por Frank Borman.

La NASA propuso un guión,

que atribuía a Nixon el éxito del proyecto.

Yo le hice ver que no le había dado tiempo a participar en la misión

que fue impulsado por la anterior Administración.

Y le dije que no me parecía una buena idea atribuirse el mérito.

Y él estuvo de acuerdo.

Gracias a todo lo que habéis hecho,

desde ahora el cielo forma parte del mundo de los hombres

Tras este éxito clamoroso, la nación puede mostrarse magnánima.

De ahí que la placa colocada en el tren de aterrizaje del módulo

destinada a los futuros visitantes, contenga un mensaje universal.

Asistí a varios encuentros

en los que se discutió el texto de la inscripción lunar,

pero a la hora de la verdad,

todos estábamos de acuerdo en lo fundamental.

"Aquí pisaron la Luna, seres humanos del planeta Tierra.

Vinimos en son de paz, en nombre de toda la humanidad".

Dice "en nombre de toda la humanidad".

No"en nombre de los Estados Unidos de América".

Fuimos allí representando al mundo.

Tras permanecer posado 21 horas y 36 minutos

el módulo está listo para iniciar el ascenso.

Base Tranquilidad, tenéis permiso para despegar.

La parte del viaje que más me preocupaba era el ascenso.

Módulo listo para despegar.

Recibido.

Si no lo hubiesen conseguido, habría sido su fin.

Fase uno de la ignición. Adelante.

La noticia de que el motor había arrancado,

hizo desaparecer al monstruo que vivía bajo mi cama.

Un despegue muy suave.

El mundo entero viajó a la Luna.

Fue como si estuviéramos junto a ellos.

Y ese fue el gran acierto de Kennedy,

él sabía que si además de un cohete envías a personas

todos viajaremos con ellas,

compartiendo su emoción y alegría.

No solo estuvimos en vilo los estadounidenses,

lo estuvo el mundo entero.

La gente permaneció pegada a la tele

y a todos les pareció una gran noticia,

excepto a algunos aguafiestas.

Y, así, una hazaña alumbrada al calor de la Guerra Fría

es celebrada como un triunfo para la humanidad.

Después de la misión Apolo 11,

tuvimos el privilegio de hacer una gira por múltiples países,

y me asombró la cálida acogida que nos brindaron.

Todo el mundo, en todas partes, había viajado con nosotros.

Nunca esperé una respuesta tan maravillosa.

Despegando.

Hemos despegado.

El Programa Apolo concluye en 1972, dejando en nuestro corazón

el maravilloso recuerdo

del día en que caminamos sobre la Luna.

Escogemos ir a la Luna...

Teníamos un sueño, una misión.

El Presidente Kennedy nos planteó ese reto.

Y tuvimos que superar miles de complicaciones.

Pero lo conseguimos.

Es un pequeño paso para el hombre...

¡Todos conseguimos abandonar el planeta

y viajar juntos hasta la Luna!

...pero un gran salto para la humanidad.

Vivir aquel momento en que pisamos por primera vez otro cuerpo celeste,

fue un privilegio para mi generación que siempre agradeceré.

Somos documentales - El día en que caminamos sobre la luna - ver ahora

El día en que caminamos sobre la Luna, es la historia interna del primer aterrizaje lunar, el 20 de julio de 1969 contada desde la perspectiva única y de primera mano de los astronautas y otras figuras clave de la Misión del Apolo 11, incluido el astronauta Michael Collins y el icónico director de vuelo Gene Kranz. Entre los demás entrevistados, se encuentran el profesor Brian Cox, el doctor Brian May y los astronautas clave de Apollo: Frank Borman y Charlie Duke. El resto, observando, esperando y presenciando lo que sigue siendo, 50 años después, uno de los mayores logros de la humanidad. Observados en vivo por 600 millones de personas en todo el mundo, los funcionarios de la NASA revelan qué tan cerca estuvo el fracaso del Apollo 11, mientras que los miembros de las familias recuerdan haber escuchado con nerviosismo la transmisión de radio, preguntándose si sus seres queridos llegarían a casa. La primera Misión de la Luna en una era dominada por una guerra impopular y una rivalidad nuclear con Rusia.

La Riviera italiana

Contenido disponible hasta el 25 de julio

Para todos los públicos Somos documentales - La Riviera italiana - ver ahora
Transcripción completa

(Música vibrante)

Liguria, la Riviera italiana,

se extiende a lo largo de 315 kilómetros.

Génova,

Portofino,

Cinque Terre...

son nombres míticos que nos invitan a soñar.

Famosa por su pasado prehistórico,

por la República de Génova,

por su naturaleza y su arte,

Liguria ocupa un puesto relevante en la Historia de Italia.

Aún nos reserva un sinfín de tesoros insospechados.

LA RIVIERA ITALIANA

(Música suave)

Los Alpes ligures recorren una pequeña parte de Francia

y el norte de Liguria,

separando a ésta de la región del Piamonte.

(Música suave)

El agua del deshielo desciende desde las cimas

creando impresionantes torrentes.

Forma pozas y estanques naturales, de color turquesa,

que nos invitan a disfrutar de un baño refrescante

lejos del tumulto de las atestadas y bulliciosas playas.

En sus laderas encontramos pueblos llenos de encanto,

apenas separados por unos pocos cientos de metros.

El río nos conduce hasta el antiguo condado de Ventimiglia,

junto a la frontera con Francia.

y es aquí donde comienza nuestra ruta por la Riviera italiana.

(Música suave)

La primera joya de nuestro recorrido es el jardín botánico Hanbury,

un paraíso de vegetación exuberante.

(Grillos y trinos de pájaros)

En 1867, un rico comerciante inglés llamado Thomas Hanbury se enamoró

de este lugar incomparable.

Apasionado de la botánica, concibió un maravilloso jardín

con más de siete mil especies procedentes de todo el mundo.

(Música suave)

Numerosos tramos de escaleras permiten visitar este extenso parque

que desciende hasta la orilla del mar.

(Música suave)

El jardín posee un sinfín de flores y frutas exóticas

que animan el paseo con fragancias y colores

que cambian en cada estación.

(Música suave)

(Grillos)

(Trinos de pájaros)

(Chicharras)

Sus numerosas fuentes fueron construidas

siguiendo las tendencias del siglo XIX.

(Rumor del agua)

(Trinos de pájaros)

Un mausoleo de estilo morisco,

en el que descansan las cenizas del propietario y su esposa,

se alza frente a la bahía de Latte,

lo que les garantiza hermosas vistas para toda la eternidad.

(Música suave)

Recorremos algo menos de treinta kilómetros

para llegar a San Remo,

una ciudad con un importante pasado paleolítico,

que fue bautizada en honor a San Rómulo de Génova,

un obispo ermitaño que vivió y murió en una humilde cueva de la zona.

(Música suave)

San Remo es famosa por sus calles comerciales,

por ser la meta de la carrera ciclista más importante de Italia

y por su prestigioso festival de la canción.

El casino, de estilo Art Nouveau,

es uno de los símbolos de la ciudad.

Es el más antiguo y elegante del país.

(Ruido de la bola en la ruleta)

Sus salones de juego deslumbran al visitante,

pero el alma del casino es su famosa sala de conciertos.

Su orquesta sinfónica actúa todas las semanas.

Su director es un apasionado músico que cruzó el Atlántico

para sumergirse en la cultura musical italiana.

Ignoraba que el casino tuviese

una sala de conciertos tan única y especial.

Soy americano,

y dirigir una orquesta italiana

con un solista italiano y música italiana

era un desafío intimidante.

(Música de la orquesta)

Abandonamos la ciudad

y ascendemos una colina para visitar un lugar sorprendente.

Bussana Vecchia, una localidad fundada en la Edad Media,

con una magnífica vista de San Remo.

(Música suave)

En 1887, la región sufrió un fuerte terremoto

que arrasó la mayor parte de los edificios.

Sus dos iglesias sufrieron daños irreparables.

Abrumadas ante tan terrible destrucción,

las autoridades decidieron

reconstruir el pueblo en un lugar cercano.

(Música suave)

Abandonadas, las ruinas cayeron en el olvido.

(Música suave in crescendo)

Pero en los años 60, en plena era hippie,

artistas de toda Europa se instalaron en Bussana Vecchia.

(Trinos de pájaros y rumor de agua)

La comunidad no tenía agua corriente ni electricidad,

pero no dejó de crecer,

hasta convertirse en un símbolo de la contracultura.

Las viviendas albergan numerosas curiosidades,

como esta magnífica colección de maquetas de trenes.

(Ruidos de trenes)

Pero, sin duda,

lo más gratificante es poder conocer a los artistas locales.

(Gorjeos de pájaros)

Este talentoso pintor es uno de los artífices

de la alegría y prosperidad del pueblo.

(Música suave)

Franco fue uno de los primeros

en descubrir la magia de aquellas ruinas abandonadas.

Cuando llegué aquí, era un lugar casi deshabitado

en el que solo había artistas.

La idea era crear un pueblo

en el que sólo viviesen artistas y artesanos,

sin ninguna relación con el comercio a gran escala.

Nadie podía venir aquí a vender algo que no hubiera hecho él mismo,

de forma artesanal.

Por eso me enamoré de este sitio,

porque el ambiente era fantástico.

Me encantaban sus calles empedradas.

Era el lugar ideal.

(Música suave)

Proseguimos nuestra ruta hasta el municipio de Toirano,

un destino muy apreciado cuando el calor arrecia

y también cuando llueve,

porque en él se encuentran algunas de las grutas más bellas de Italia.

Unos refugios naturales

que la erosión ha ido excavando durante miles de años.

(Música suave)

En 1950, cuatro adolescentes de Toirano salieron de excursión

y descubrieron por casualidad estas extraordinarias cavernas.

(Música suave)

Es fácil imaginar

la emoción que debieron sentir aquellos jóvenes

al aventurarse en sus galerías.

En la llamada Gruta de la Bruja

encontramos restos de osos prehistóricos

y huellas humanas de hace más de doce mil años.

(Música suave)

Tras un largo descenso, descubrimos estas espléndidas formaciones.

(Música suave)

Los cristales de aragonito de la gruta de Santa Lucía

deslumbran nuestros ojos...

... con miles y miles de destellos.

(Música suave in crescendo)

Con mil cuatrocientos metros de galerías practicables

y una temperatura constante de dieciséis grados Celsius,

las grutas de Toirano constituyen un espectáculo único en la región.

Tras conducir quince kilómetros, llegamos a Finalborgo,

un pueblo medieval considerado uno de los más bonitos de Italia.

En él, el tiempo parece haberse detenido.

(Música de mandolina)

La Porta Testa es uno de los principales puntos de acceso.

De la parte superior, que hoy adorna un reloj,

pendía la horca que ejecutaba a los condenados a muerte.

En sus callejuelas descubrimos

un sinfín de pequeños arcos entre las edificaciones,

un rasgo arquitectónico habitual en la región

durante la Edad Media.

La Basílica de San Biagio se alza en la plaza que del mismo nombre.

El edificio fue reconstruido en el siglo XVII,

pero las obras de su fachada permanecen inacabadas,

dándole este aspecto.

La strada romana asciende la empinada colina

hasta el Castillo de San Giovanni.

Los cañones y las troneras recuerdan

que Finalborgo fue vendido a la Corona de España

a finales del siglo XVI,

lo que les permitió transportar tropas y mercancías a Milán

sin tener que pagar impuestos a la República de Génova.

La fortaleza es hoy un remanso de paz

que ofrece una vista fabulosa del pueblo y del mar.

La etapa siguiente es Albisola, la capital de la cerámica,

un lugar sorprendente

que ha sabido combinar tradición y modernidad.

Las calles que bordean el mar poseen una decoración singular.

Es un homenaje al arte local que se perpetúa desde hace siglos.

Las hermosas obras de uno de los más veteranos

y de su labioroso equipo

son expuestas en esta tienda.

(Música suave)

En esta habitación descubrimos

algunos de los secretos de este taller legendario.

(Música suave)

Primero, se pintan las piezas

y después se meten en el horno, para fijar los colores.

(Música suave)

En las paredes de esta antigua caballeriza

aún permanecen las huellas de su glorioso pasado,

lo que nos permite disfrutar

de los bocetos del italoargentino Lucio Fontana,

uno de los maestros ceramistas.

(Música suave)

Los hermanos Poggi trabajan aquí desde hace más de cincuenta años.

Silvia, la mujer del propietario, comparte su pasión y entusiasmo.

Soy la mujer que más tiempo lleva dedicada a esto.

Empecé de pequeña, ya que me gustaban los trabajos manuales,

en especial, con arcilla,

porque es un material que adquiere forma en las manos del artesano,

que, en este caso, es una mujer.

Tú eres quien domina la situación, quien crea cada objeto.

Es un trabajo que me encanta hacer.

Muchas ciudades de la Riviera italiana poseen

una artesanía ancestral.

El pueblo de Altare es famoso desde la Edad Media

por sus espléndidas manufacturas de vidrio.

(Música alegre)

Este arte local perdura aún

gracias a la pasión de unos pocos irreductibles.

(Música alegre)

Es una pasión, un placer, ver cómo se transforma el vidrio.

Es casi mágico.

Me gusta hacer candelabros, flores, botellas y animales pequeños.

(Música alegre)

Muy cerca de allí,

Vanesa se ha especializado en el grabado del vidrio,

que empezó a practicar desde que era muy pequeña.

Vengo a este taller desde que era una niña.

Era de mis padres.

Me pasaba el día viéndoles trabajar.

Así es como nació mi pasión.

Es un arte que me permite

transmitir mis emociones más íntimas y profundas.

Es como pintar un cuadro, componer música o cantar.

Para un grabador es muy difícil hacer una figura humana

o el cuerpo de un animal.

Es complicado reproducir los detalles de la musculatura.

Utilizo el torno como un pincel guiado por mis emociones.

Es la expresión de mi personalidad, de mis raíces culturales.

Continuamos hasta Génova, que es la capital de Liguria

y su ciudad más importante y poblada.

Auténtico pulmón económico de la región,

también posee un patrimonio excepcional.

El casco antiguo de la ciudad es la prueba de que fue

una de las repúblicas más importantes del mundo.

La fuente de la Piazza Ferrari refresca el ambiente.

No lejos de la Puerta Soprana,

se encuentra la minúscula casa natal de Cristóbal Colón.

Justo al lado está el Palacio Ducal,

uno de los centros culturales más importantes de Italia.

(Ruidos de la calle)

A menos de trescientos metros se alza la catedral de San Lorenzo.

Su fachada compuesta por tres pórticos góticos,

cuenta siglos de historia.

La alternancia de gris y blanco es una característica de estilo

de las iglesias de Liguria.

(Ruidos habituales de una calle)

En lo alto del pórtico central,

Cristo abandona el sepulcro que está detrás de él.

Más abajo, un friso representa el martirio de San Lorenzo,

quien da nombre a la catedral.

A ambos lados del pórtico central,

varios grabados cuentan la historia de María y de Jesús.

Muchos visitantes, antes de entrar,

acarician un perro pequeño esculpido en la piedra.

Según la leyenda, si lo acaricias, volverás a Génova.

En el interior del edificio,

un fresco en la nave central cuenta

la historia de San Lorenzo y el emperador de Roma Valeriano,

quien con un gesto autoritario ordenó su ejecución.

(Música épica)

La terraza superior ofrece una de los mejores panorámicas de Génova.

(Música épica)

El faro domina su ajetreado puerto moderno,

muy inferior en interés al antiguo,

que sigue siendo un lugar de visita ineludible.

Un ascensor singular, en el puerto viejo,

nos permite descubrir la ciudad en 360 grados.

(Ruidos de ajetreo ciudadano)

Los aerogeneradores dan un toque futurista al lugar.

Desde el principio de la primavera hasta el final del otoño,

las actividades lúdicas son constantes.

El puerto viejo se ha convertido

en el sitio de moda para salir al final del día.

Al anochecer,

las terrazas cubiertas de las antiguas lonjas se convierten

en restaurantes.

Los cruceros y yates son la excusa para descubrir la gastronomía local.

(Sonidos de un restaurante)

Por la mañana, lo mejor es

perderse por las calles del casco antiguo,

donde descansaban las tripulaciones de los barcos entre viajes.

En aquel entonces,

estar cerca del puerto permitía abastecerse,

aunque obligaba a vivir unos encima de otros.

Algunas calles son tan estrechas

que podían pasarse la comida de ventana a ventana.

(Música de guitarra)

Aprovechar el espacio era vital,

por lo que el campanario de esta iglesia fue construido

en el tejado del edificio contiguo.

Es necesario cruzar por un puente-balcón

y subir unos pisos

para tocar la campana.

(Música de guitarra)

Es hora de visitar el mayor mercado cubierto.

Su estructura es sencilla,

pero sus puestos se nos hacen simpáticos

y los aromas que flotan en el aire despiertan los sentidos.

Italia es uno de los mayores productores de queso del mundo.

El parmesano es, sin duda, uno de los más apreciados.

En Italia se elaboran más de trescientas variedades.

(Música de xilófono)

Pero, si por algo es famosa la gastronomía italiana,

es por la pasta.

(Música animada)

Corta o alargada...

...seca o fresca...

Hay más de mil variedades,

que van acompañadas de sabrosas salsas.

Una de las más conocidas es 'il pesto genovese'.

Marco ama tanto esta salsa verde... Ésta es buena.

...que ha organizado una competición.

¡Es realmente buena!

Me llevo toda la caja.

-¿Llevas el mortero a todas partes? Sí, el más grande que pueda llevar.

El cocinero organiza

el campeonato mundial de pesto a la genovesa.

Ya hemos empezado a preparar las eliminatorias.

Hace dos semanas estuve en San Francisco,

y pronto iré a Ginebra y Madrid.

También he ido ya a París.

-¡Gracias por todo! -Hasta la vista.

(Música de jazz de los 20)

Aunque parezca sencilla,

la elaboración de pesto es un arte.

Lo más importante es elegir buenos ingredientes.

La albahaca es la clave.

Tiene que tener una buena textura y un toque a menta.

La elección del aceite, del parmesano y del resto de quesos es clave.

Y luego está el toque personal, la experiencia,

que otorga el gusto que lo distingue de otros 'pesti'.

El secreto del pesto se transmite de padres a hijos.

El niño juega con el mortero mientras la madre y la abuela cocinan.

Es algo que permanece en la memoria,

como una vieja canción que recuerdas emocionado.

Y eso es lo fundamental.

(Música vibrante)

A más de cuarenta kilómetros de Génova,

se alza una fortaleza construida en la montaña.

Dos impresionantes espolones rocosos constituyen una sólida muralla.

Los orificios de la fachada le dan un aspecto de inexpugnable.

El camino que conduce al 'Castello de la Pietra',

en el Parque natural de Antola,

es empinado y agreste.

No se conoce muy bien el origen de esta construcción.

Sin embargo, se sabe que fue el hogar de algunos ermitaños.

Los primeros escritos sobre el castillo se remontan

al siglo XIII.

En la época de la República de Génova,

el castillo era un importante puesto de guardia.

(Música vibrante)

En 1579, unos bandidos conquistaron el fuerte

y lo convirtieron en su guarida, desde donde saqueaban la región.

(Música vibrante)

Il castello di la Pietra es un lugar grandioso y sobrecogedor,

que ningún visitante de Liguria debería perderse.

(Música vibrante)

Regresamos a la costa, para visitar

uno de los lugares más pintorescos de la Riviera italiana.

(Música de mandolina)

Camogli es

un bonito pueblo de pescadores que se asoma al Golfo Paraíso.

Cuenta la leyenda que, tras cada salida al mar,

los marinos regresaban alegres a 'la casa de la moglia',

que en italiano significa 'la casa de la esposa'.

Con el paso del tiempo,

las palabras se fusionaron y formaron el nombre de Camogli.

(Música de mandolina)

También se cuenta

que las mujeres pintaban las fachadas con colores vivos

para que a sus maridos les fuese más fácil localizar el puerto

cuando había niebla.

(Música de acordeón y mandolina)

El ambiente del pueblo es de romanticismo inolvidable.

Los enamorados declaran su amor

colgando en las redes de pesca corazones de cartulina

que permanecerán ahí todo el año.

De junio a septiembre,

el pueblo supera los cinco mil habitantes.

El bullicio es el espíritu del auténtico Camogli.

Sea cual sea la estación de la visita

hay que sentarse en una terraza y disfrutar del ambiente distendido.

(Música alegre de piano y batería)

Dejamos Camogli por mar, rumbo a la Bahía de San Fructuoso.

Andrea es instructor de buceo y Lleva a los amantes del mar

a los rincones más bellos de la Riviera más profunda.

Isabella Maffi es especialista en fotografía submarina,

que ha venido para obtener imágenes del fondo de la bahía,

para una conocida revista.

La bahía de San Fructuoso es el lugar más emblemático de toda esta zona.

Posee una belleza mística.

Es uno de los lugares más bonitos del mundo.

(Música de jazz orquestal suave)

Bajo el mar, junto a los acantilados, hay lugares preciosos,

en los que abunda el coral rojo.

Creo que es el fondo marino protegido

que mejor ha conseguido combinar

el turismo y la protección de la naturaleza.

El espectáculo submarino es impactante.

La claridad de las aguas recuerda a la del Mar Rojo

o a la de los fondos marinos del Caribe.

Enseguida encontramos el coral rojo

por el que Isabella siente debilidad.

Estas aguas son aptas para buceadores de todos los niveles,

además de ser un paraíso para los peces

y un entorno propicio

para la reproducción de ballenas y delfines.

Gran parte del litoral y de sus fondos están protegidos

y pertenecen al Parque Natural de Portofino.

(Música suave)

Pero lo que los buzos de todo el mundo vienen a admirar

se esconde a veinticinco metros de profundidad:

el Cristo del Abismo.

La escultura fue colocada en 1954,

en homenaje al buceador Dario Bonsati,

que murió en estas aguas siete años antes.

Sus brazos se alzan al cielo.

Los más imprudentes se acercan provistos sólo de gafas y aletas.

(Música alegre de viento metal)

Nuestro siguiente destino es

uno de los preferidos por los propietarios de yates.

Año tras año, las embarcaciones más caras y lujosas del mundo

desfilan por Portofino.

Amarrar una simple lancha en esta minúscula cala

durante todo el año, cuesta decenas de miles de euros.

(Ruido de olas pequeñas)

Después de visitar las iglesias de San Martino y de San Giorgio...

...y de subir hasta el castillo Brown,

los turistas van a la placita del puerto.

Vienen para degustar un espresso, o un ristretto

o a refrescarse con un Spritz, un fuerte cóctel aún de moda.

(Gorjeos de pájaros)

El Parque Natural de Portofino se extiende

a lo largo de mil quinientas hectáreas.

Su paisaje y sus vistas son espectaculares.

Ochenta kilómetros de senderos balizados bordean el litoral,

un paraíso para los amantes del senderismo.

(Música alegre)

El municipio de Rapallo, a ocho kilómetros, está en fiestas.

Todos los años a primeros de julio el pueblo celebra las fiestas

en honor a Nuestra Señora de Montallegro.

La gente se concentra en el puerto

para contemplar los fuegos artificiales diurnos,

que se pueden admirar durante varios días.

(Bullicio de personal)

Los dispositivos pirotécnicos, a lo largo de un kilómetro,

se activan para conmemorar el fin de la guerra fratricida

que sufrieron los habitantes de la región

a mediados del siglo XVI.

(Ruido de petardos)

Algunos despistados intentan dormir mientras toman el sol.

(Ruido de petardos)

Algo que, durante este periodo, resulta más difícil de lo habitual.

(Ruido de petardos)

(Música alegre)

Para averiguar y entender el origen del espectáculo,

tenemos que coger el teleférico que lleva

al santuario de Nuestra Señora de Montallegro.

(Música alegre)

Según la leyenda, el 2 de julio de 1557,

la Virgen se apareció a un agricultor de Rapallo.

La Virgen le dijo que quería ser glorificada en este lugar.

Los hombres continuaban en guerra y no hicieron caso al campesino.

Entonces, la Virgen le entregó una reliquia.

Hizo surgir una fuente de agua fresca

de la que los fieles siguen disfrutando en la actualidad.

Los habitantes hicieron las paces y juntos construyeron el santuario.

Para conmemorarlo, cada año hay fuegos artificiales en Rapallo.

(Música alegre)

Reanudamos nuestro viaje camino de Chiavari.

Nos encontramos

con miembros de una asociación llamada 'Vespa Club',

que reúne a los enamorados del célebre scooter.

(Música alegre)

El que va en la moto blanca es Alessandro

que nos cuenta que su moto ha sido pilotada por toda su familia.

Esta Vespa pertenecía a mi abuelo.

Era médico, y la utilizaba para visitar a sus pacientes.

Después pasó a mi tía,

que la utilizó durante muchos años de su agitada adolescencia.

Bueno, y de su madurez.

Cuando dejó de usarla, decidí ir a buscarla a su jardín,

la restauré,

y ahora soy yo el que vive bonitas aventuras.

No es conducir sin más.

Cada vez que cambio de marcha es un placer.

Escuchar el sonido del motor es una sensación única.

(Música alegre)

Es un símbolo de la doce vita italiana de los años 50 y 60.

Unos años dorados en los que podías conducir sin casco

tranquilo y despreocupado, con el cabello al viento.

(Música alegre)

La carretera nos lleva a Sestri Levante,

un paisaje mágico marcado por los acantilados y el mar

asentado sobre una península que separa dos playas.

A un lado está La Bahía de las Fábulas.

El nombre se lo puso el escritor danés Hans Ch. Andersen,

que se instaló aquí, rendido a su encanto.

Todos los años se organiza un festival de cuentos en su honor.

(Ruido de calle)

La Bahía del Silencio ocupa el otro lado de la península.

Los colores pastel de las viviendas se reflejan en la playa.

La tranquilidad y la belleza de este pueblo de pescadores

lo convierten en inolvidable.

Nos dirigimos al destino más conocido de toda la Riviera:

Cinque Terre.

'Cinque Terre', 'cinco pueblos' paradisiacos,

declarados Patrimonio de la Humanidad

por la UNESCO,

que forman parte del Parque Nacional homónimo,

creado en 1999.

El pueblo más occidental se llama Monterosso.

Tiene la playa más grande y visitada de la Riviera.

En verano resulta difícil encontrar un hueco para la toalla.

Es algo de lo que podemos consolarnos

si visitamos el parque nacional

y sus elegantes torres medievales, las 'case-torri', hoy, viviendas.

(Música suave)

El segundo pueblo, Vernazza,

probablemente sea el más pintoresco de todos.

Las murallas romanas, el puerto minúsculo

y sus edificios genoveses originales

le confieren un sello de autenticidad.

(Bullicio callejero)

En tren llegamos a Corniglia,

el más alto, pequeño e inaccesible de los cinco pueblos.

La estación se encuentra por debajo del pueblo, en la costa.

Para ir al centro, hay que subir una interminable escalera.

(Música vibrante)

Pero, una vez que se llega a la cima,

el esfuerzo se ve recompensado.

La belleza del pueblo, aún intacta,

recuerda a los pueblos de los vecinos Alpes.

(Música vibrante)

La vista del litoral que se tiene desde el final de la Vía Fieschi

es impresionante.

(Ruido de chicharras y gorjeos de pájaros)

El cuarto pueblo es Manarola.

Es el más antiguo.

(Bella Ciao, con acordeón, versión jazz)

Un sendero bordea el mar a lo largo de varios kilómetros

y comunica las calas entre sí.

Lo llaman El paseo del amor.

Seguramente, porque conduce a Riomaggiore,

el más romántico de los cinco pueblos.

(Música romántica)

Este antiguo pueblo de pescadores fue fundado en el siglo VIII

y los colores de las fachadas

y la belleza de los muros de piedra seca

lo han convertido, con el paso del tiempo,

en el marco idílico para las parejas de enamorados.

(Música romántica)

Lucciano de Batte creció en Cinque Terre; hoy es viticultor.

Según él,

el encanto del lugar reside en el paisaje mediterráneo,

con sus paredes de piedra seca y sus viñas cultivadas en bancales.

Es un destino favorito del turismo internacional,

porque lo ha modelado el hombre a su gusto a lo largo de los siglos.

La tradición de este trabajo se transmite de padres a hijos.

No trabajamos por dinero, sino por pasión.

Este apero es el más importante, es una azada doble.

No la pienso sustituir por otra más moderna.

Aquí se ha parado el tiempo.

Trabajar los viñedos de Cinque Terre es muy cansado.

Sangre, sudor y lágrimas.

Pero te permite experimentar emociones maravillosas.

Aquí se está en paz con el mundo.

Más al este, está Porto Venere,

que también fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

(Ruido de gaviotas)

Este edificio fortificado fue construido en 1113

para proteger a la ciudad de las invasiones.

Tras él, encontramos pequeñas calles comerciales

y al símbolo de la ciudad: el Castillo Doria,

que era la residencia de la familia del mismo nombre.

A sus pies vemos la entrada de una de las treinta y tres cuevas marinas

que existen en la zona.

Una caverna que pasó a llamarse la Gruta de Byron

cuando el célebre poeta inglés se enamoró de ella.

La Iglesia de San Pietro se alza en el lugar donde se dice

que existió un templo consagrado a Venus, Venere, en italiano,

que parece ser el origen del nombre de la localidad.

(Chillidos de gaviotas)

Desde su espectacular mirador, podemos ver el Golfo de La Spezia,

también llamado Golfo de los Poetas.

El inmenso mar azul

y el paisaje mágico del Parque de Cinque Terre.

Nuestro próximo y último destino es la isla de Palmaria.

(La gente hablando en italiano)

Este lugar ha sido, desde siempre, escenario de batallas navales.

Todavía pueden verse búnkeres de la Segunda Guerra Mundial.

La isla tiene abundantes grutas, como la de Las Palomas.

O una gruta volcánica que posee

el único manantial de agua dulce de la isla.

(Música alegre de guitarra eléctrica)

Una estatua de la Virgen María en medio del mar marca la presencia

de una roca peligrosa.

Es algo que agradece Bernardo,

un experimentado guía y capitán de yate,

que ofrece visitas alrededor de la isla.

Pasamos por delante del centro histórico,

construido por la República de Génova.

Me encanta navegar por estas aguas.

Los días claros puede verse el archipiélago Toscano

y, al otro lado, toda Liguria.

Verlo y enseñárselo a los demás es un placer.

Me gusta mucho hacerlo.

(Música alegre)

Ya en tierra firme,

un sendero largo nos conduce hasta la cima de la isla de Palmaria.

Desde lo alto tenemos una vista excepcional.

(Música alegre)

Aquí termina nuestro periplo por la Riviera italiana,

una región siempre deslumbrante por su embriagadora belleza.

(Música alegre)

Somos documentales - La Riviera italiana - ver ahora

Liguria, conocida mundialmente como la Riviera italiana, se extiende a lo largo de 300 kilómetros a lo largo del Mediterráneo. Comienza el recorrido en el extremo oeste, en el extraordinario Jardín Botánico Harbury, continuando por todos los pueblos hasta Las Cinco Tierras, en el extremo oriental.


Altamira, el origen del arte

Para todos los públicos Somos cine - Altamira, el origen del arte - ver ahora
Transcripción completa

(Música melódica suave)

El arte se dice que responde a una necesidad.

De otro modo no existiría.

Pero... ¿cuál es esa necesidad por la que el arte existe?

Esta pregunta ha suscitado a lo largo de los siglos

todas las respuestas que el hombre puede dar.

Los artistas de Altamira hicieron las pinturas rupestres

para ofrendarlas a sus dioses

o para convertir el mito a los animales

que les servían de alimento.

O para expresar el poder y la destreza de la comunidad.

O por simple escapismo y diversión.

El resultado,

tanto en ellos como en sus infinitos sucesores,

ha sido una obra bella.

Lo bello no es más

que todo cuanto puede ser resucitado,

arrebatado a lo eterno,

salvado de lo eterno,

y traído hasta la hermosa fragilidad del presente.

Eternidad aquí abajo.

(Música melódica suave)

En el sur de Francia, en 1868,

cuando hacían las obras del ferrocarril

en un pueblo que llaman Les Eyzies,

se habían descubierto

los esqueletos de unos hombres de la prehistoria.

Como se hallaron a los pies de una gran roca

que llamaban cromañón,

a los hombres de esa época les llamaron "hombres de Cromañón".

Cuando poco después, en un sitio llamada La Madeleine,

hallaron la talla de una cabeza de bisonte,

llamaron a ese periodo de hace 14 000 años,

el Magdaleniense.

(GRUÑE)

(GRUÑE)

(RÍE)

Marcelino Sanz de Sautuola, mi padre,

tuvo siempre una curiosidad sin límites por la naturaleza,

que le llevó a crear un jardín muy especial

en el pueblo de Puente San Miguel,

cerca de Santander,

donde está la casa familiar de los Sautuola.

Ese jardín en el que los árboles no se podaban nunca

y si una rama cerraba un camino,

se desviaba el camino,

pero la rama no se tocaba.

Fue mi pequeño reino afortunado.

Entre plantas y árboles traídos de todo el mundo

transcurrió mi infancia.

(Música melódica suave)

Siempre que sea posible,

deja que la naturaleza lleve la batuta,

y cuando tengas que dominarla,

apenas uses el látigo.

(Música melódica suave)

Hacía solo unos años

que Darwin había publicado "El origen de las especies".

Él sí había leído a Darwin,

aunque a mí no me hablaba de esas cosas.

En 1878,

papá viajó a París

para asistir a la Exposición Universal.

En París,

se mostraban el primer teléfono,

el gramófono y la bombilla eléctrica.

Hubo algo que no le gustó nada.

Lo que llamaban el zoo humano.

Gentes de África posando en unos cercados,

vestidos con sus ropas de salvajes.

(Música melódica suave)

Tuvo ocasión de conocer a Édouard Piette,

que era entonces una de las lumbreras

de la prehistoria francesa

y un ferviente coleccionista de artefactos prehistóricos.

Mantuvo prolongadas charlas con él acerca de estos objetos

y sobre los métodos apropiados para excavar un yacimiento.

Conoció también a Émile Cartailhac,

el gran impulsor de la ciencia prehistórica.

(Música instrumental suave)

(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

(HOMBRE HABLA EN LENGUA EXTRANJERA)

(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

Cuando papá regresó a casa, se dedicó a visitar cuevas

y más cuevas.

A menudo me llevaba con él.

¿O era yo quien le llevaba?

Cerca del pueblo de Santillana del Mar,

un hombre que se llamaba Modesto Cubillas

había descubierto la entrada de una cueva

y se lo había dicho a papá.

(Trinos)

Bueno, en realidad, la cueva la encontró el perro,

pero no me acuerdo cómo se llamaba.

(Música melódica suave)

Así que un día de noviembre de 1879,

fuimos a la cueva que estaba en el prado

que llamaban de Altamira.

(Música melódica suave)

(Música melódica suave)

¡Papá!

¡Papá!

Sospechando que en esta provincia

pudieran existir algunos objetos

procedentes de las épocas prehistóricas,

me resolví a practicar algunas investigaciones

que sirvieran de noticia y punto de partida

para que personas más competentes

tratasen de rasgar el tupido velo

que nos oculta el origen y las costumbres

de los primitivos habitantes de estas montañas.

Guiado por el propósito,

comencé mis investigaciones a la aventura.

Y, la verdad,

que no puedo quejarme del resultado.

(Música melódica suave)

Examinadas detenidamente esas pinturas,

desde luego se conoce que su autor estaba muy práctico en hacerlas.

Se observa que debió ser su mano firme

y que no andaba titubeando,

sino que, por el contrario,

cada rasgo se hacía de un golpe con toda la limpieza posible.

Merece también notarse que una gran parte de las figuras

están colocadas de manera

que las protuberancias convexas de la bóveda

están aprovechadas de modo que no perjudiquen al conjunto.

Lo que demuestra que su autor no carecía de instinto artístico.

(Música melódica suave)

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(Música melódica suave)

El descubrimiento de las pinturas salió en todos los periódicos

y todo el mundo vino a la cueva.

Hasta el rey Alfonso XII vino.

También vino Juan Vilanova, que era de Valencia,

muy simpático y muy caballero,

y que siempre apoyó a papá,

hasta en los peores momentos.

(HOMBRE) Vilanova y Sautuola

se compenetran desde el primer momento

porque creen y conocían la prehistoria.

Pero... tenían la oposición en una parte de Torrelavega

entre algunos sacerdotes y clérigos

que no estaban muy conformes,

sobre todo con el evolucionismo.

-(HOMBRE) Para los creacionistas, y Vilanova era un buen geólogo,

era un buen científico, pero era creyente y creacionista,

digamos que les venía muy bien

que lo más antiguo

fuera tan perfecto y tan espectacular.

Pero hay que pensar

que para las mentes que asumían la evolución,

no podía ser tan antiguo y ser así,

porque entonces no cabía evolución posible.

No cabía la evolución propuesta por Darwin

y que, a su vez, lo más antiguo conocido tuviera ese tipo de arte.

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(Música melódica suave)

(HOMBRE) Altamira es el primer lugar donde se descubre

el arte de las cavernas, el primer arte de la humanidad.

Es excepcional porque reúne obras de todo el tiempo Paleolítico.

Y todas esas obras son excelentes, es una obra maestra.

Estamos fuera de la cueva, por supuesto,

pero justo en la puerta, en el umbral actual de la cueva.

Lo que tenemos aquí es interesante porque esta estalactita

se ha formado cuando este era el ambiente interior de la cueva.

Y se formó muy antes del derrumbe o del derrumbe final.

Luego, el agua de lluvia que se filtró entre esos bloques

depositó tierra y creció hierba,

y formó una capa de costra estalagmítica

y aquello quedó perfectamente sellado.

Y antes de ese derrumbe,

durante el tiempo en que estuvo ocupada por grupos humanos

durante el Paleolítico,

la cueva tenía una boca grande

que daría acceso a un vestíbulo luminoso

protegido de las precipitaciones

y en contacto con la luz del día.

Vamos a entrar.

Bueno...

Toda esta pared que tenemos a nuestra izquierda

es el derrumbe que se produce

durante las primeras excavaciones arqueológicas

macizado y compactado con hormigón y disimulado con arcilla,

pero todo esto y este estrecho pasillo

no existía cuando la cueva fue habitada

durante los tiempos del Paleolítico superior.

Ahora,

un pasillo, y cuando hablamos de pasillo

hablamos de algo artificial y contemporáneo,

un pasillo flanqueado por muros artificiales

para impedir que el techo siga cayéndose,

nos conduce a la sala donde ha quedado encerrado

el techo de los bisontes polícromos,

mientras que a mis espaldas, por aquí,

la cueva seguiría su desarrollo natural.

Todo el suelo, esa superficie lisa que vemos allí,

es fruto también del acondicionamiento para la visita.

El suelo de la cueva

sería un caos de bloques irregulares.

Por lo tanto, eso forma parte del suelo natural de la cueva.

En esta gran sala,

poco antes de que la cueva gire y cambie su orientación,

y donde todavía podríamos ver,

si no estuvieran estos muros modernos,

la gran boca y la luz natural que baña

el lugar donde el grupo realiza su vida cotidiana,

aquí, en esta última gran sala,

encontraríamos esta grieta,

este divertículo en este estrecho ambiente

donde apenas una o dos personas pueden entrar.

Lo encontramos lleno de signos y con uno de los más espectaculares.

Aquí, bajo esta repisa y solo entrando,

se aprecia un signo que tiene tres metros y medio de longitud.

Que da la vuelta y vuelve allí.

Son como series de líneas paralelas entrecruzadas.

Como si habláramos de una serie de escaleras

o de un damero que se prolonga a lo largo de estos cuatro metros.

En un lugar en el que...

el rito sería la propia realización del signo que quedaría allí

con su utilidad al servicio del grupo.

Y, también, en este espacio central encontramos un signo,

una especie de óvalos paralelos compartimentados,

que los encontramos también en el techo de los polícromos,

en la galería final

y en otras cuevas de la región cantábrica.

Y aquí, en este extremo de la cueva,

en un rincón discreto,

encontramos una cierva particularmente interesante.

Parece que la forma de la roca nos completa la figura por debajo.

Pero démonos cuenta de que está hecha con un trazo continuo.

Es decir, en su sencillez nos muestra la destreza

de quien trazó esta figura sin titubear

y representando lo que quiso hacer.

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(HOMBRE) Y ahora pensemos

que este conjunto espectacular de grandes figuras naturales

y de grandes figuras abstractas

fue la primera obra del arte de las cavernas

en ser descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola.

Pensemos que la viveza de estos colores,

la magnitud, la fidelidad al natural,

la exactitud en la reproducción de las figuras

sorprendió a todos menos a él, que hizo un análisis científico,

exhaustivo,

de lo que estaba reproducido en el techo,

identificando al bisonte que estaba extinto en Europa desde hace años.

Y algo muy importante.

Calificando esto de Paleolítico.

Es de las primeras personas que utiliza esa terminología en España

para hablar de la remota antigüedad de esto.

Y lo califica de arte.

Pero es que el término de arte que aplica Sautuola

tardó mucho en aplicarse

para aquellos primeros humanos sapiens

creadores de estas figuras.

Pero vayamos al comienzo de esta historia.

A esa historia que se inicia hace 35 000 años,

hace más de 35 000 años,

cuando una persona de uno de los primeros grupos

que habitaron en la cueva entra

y en un techo en el que no había nada,

hace este signo, que son varios trazos...

curvos y paralelos

que diseñan este gran signo.

Nada hay debajo de él

y nadie superpuso su figura y su creación a esta.

Estamos hablando de hace más de 35 000 años,

cuando los primeros grupos humanos de personas como nosotros,

de Homo sapiens,

habitaron por primera vez en el interior de la cueva de Altamira.

(Música melódica suave)

(HOMBRE HABLA EN LENGUA EXTRANJERA)

(HOMBRE) La primera vez que vi una aguja,

una aguja de Altamira,

y con agujero para pasar un hilo,

bueno, se te vienen miles de años encima

porque entre esa aguja y las de ahora

la única diferencia es la materia, de hueso o de hierro.

Esa tan pequeñita procede de Altamira,

pero también encontramos agujas...

¿Qué cosían con esa aguja? Pieles apenas curtidas.

En función de lo que fueran a coser, el instrumento adecuado.

Por ejemplo, para hacerse las suelas de una bota hace 15 000 años

o hace unos meses en Siberia...

Es la tecnología de más éxito en la humanidad.

Llevamos 20 000 años utilizando agujas

para hacer el mejor vestido. El mejor vestido de hace 20 000 años

se hacía con una aguja,

y no sé si el mejor, pero el más caro,

se hace con una aguja.

Solo con una aguja y a mano,

una americana puede tener los botones desabrochables.

Y eso es caro.

(HABLAN EN LENGUA EXTRANJERA)

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

(HOMBRE HABLA EN LENGUA EXTRANJERA)

(HOMBRE) En la cueva de El Castillo

hay una representación de un mamut pintado de color rojo.

Tiene una trompa muy larga, carece de defensas...

Por otro lado,

las proporciones indican que se trataría de un individuo infantil.

Era un mamut pequeñito.

Y hay que decir

que en el arte rupestre de la región cantábrica

son muy escasos.

Altamira no es un fenómeno aislado en el espacio y en el tiempo.

Altamira está...

rodeada de otras 17 cuevas cantábricas,

Asturias, Cataluña y País Vasco,

que si bien no han llegado a este apogeo del arte rupestre

que significa el techo de los polícromos,

tienen otras muchas representaciones, más antiguas,

más recientes,

pintadas y grabadas,

combinando ambas técnicas, con un valor patrimonial similar.

-(HOMBRE) Las cuevas esenciales,

espectaculares e importantes de España,

o el arte paleolítico de España,

si hubiera que reducirlo a dos elementos importantes

serían Altamira y Pasiega.

En parte son complementarios. Hay mucho grabado

y pinturas...

Solo dibujos en rojo

sobre la roca. Pero Pasiega es impresionante.

(Música melódica suave)

-(HOMBRE) Y aquí ellos vieron una forma completamente natural.

Hicieron tres gestos pictóricos para, digamos, completar...

la figura con aquellos trazos que le faltaban

para ser una figura completa.

Mojarse la punta del dedo con pintura roja para hacer el ojo,

que se hizo ahí, en la parte de la cabeza, detrás del pico,

en el lugar que le corresponde,

y después, dos trozos lineales para figurar las patas y las garras.

Aquí tenemos

el megaloceros este que es una cosa...

maravillosa.

Es un megaloceros gigante, es un ciervo gigante digamos.

Es un animal extinto,

pero que vivió hasta...

Apareció una reciente

en el norte de Europa.

La envergadura de las ramas del animal

podía llegar a ser de 2,5 metros de ancho.

Como un ciervo, pero a lo bestia.

Este tiene la cabeza como agachada, ¿vale?

Viene por aquí. Mirad... Esto es...

La cabeza se ciñe a este triángulo de aquí.

Este es el pecho.

Las dos patas delanteras.

El vientre... Y aquí...,

bajando por esta cornisa, la pata trasera.

Y lo que es fascinante es...

Fíjate encima de la cabeza lo que tiene.

Nosotros podemos ver, digamos,

los restos de un campamento de cazadores de hace 16 000 años.

Con miles de restos de fauna,

de huesos, de los cuales ellos se alimentaron intensamente.

-(HOMBRE) La cueva de La Garma es el último gran hallazgo

en las regiones cantábricas.

Y es muy sobrecogedor.

Uno encuentra en el suelo

infinidad de huesos y de objetos abandonados allí hace miles de años.

Como si fuera una foto en 3D del pasado.

(Música melódica suave)

-(HOMBRE) El registro etnográfico nos enseña la riqueza enorme

de arte...

y de artesanías también...

Que no se han podido conservar.

Y cortezas de árboles.

Podemos pensar en el propio cuerpo humano a través de tatuajes.

Ese arte, sin duda, fue riquísimo

y tuvo mucho que ver con el desarrollo

del arte mobiliar, sobre todo,

del arte de pequeños objetos hecho con huesos y astas.

Eso sí se conserva.

-(HOMBRE) Si esculpían sobre hueso,

¿cómo no iban a esculpir sobre un tarugo de madera?

Lo que pasa es que el arte sobre madera, que sin duda debió existir,

se ha perdido en el suelo como lágrimas en la lluvia.

(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

(Música instrumental suave)

Papá contrató a un pintor francés que vivía en Santander

y que había pintado una Santa Lucía

para el altar mayor de la iglesia de Santa Lucía, claro,

para que le pintara un cuadro de los bisontes.

Paul Ratier, que así se llamaba el pintor, lo hizo.

(HOMBRE) Es, en el entorno inmediato de Sautuola,

es en Santander,

es en la montaña, es la prensa de Santander,

donde se descalifica a Sautuola.

Y son algunos eruditos, cualificados

y equivocados,

los que descalifican a Sautuola.

-(HOMBRE) Fueron más allá

y empezaron a levantar infundios, ¿no?,

e infamias como la de que lo había pintado Ratier

y que era una... Que no es que él

no estuviera en lo cierto, sino que era un falsificador.

Entonces, bueno, son cuestiones que rozan lo calumnioso.

(Campanadas)

Después de misa en la colegiata,

me gustaba mirar las figuras de los capiteles del claustro.

Y al llegar a "Daniel en el foso de los leones",

me detenía.

Me recordaba a papá

arrojado a los leones de la incomprensión.

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(Música melódica suave)

Pedía a santa Juliana por papá.

Para que los franceses vinieran a ver la cueva

y la gente supiera qué pinturas maravillosas había descubierto.

(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

(HOMBRE) El color rojo se aplicaba en origen

cubriendo por completo la roca.

Y los bisontes tendrían la viveza de un cuerpo rojo

delimitado por un trazo negro y grabado.

Esta pérdida de color es consecuencia

del paso del tiempo, de la humedad condensada o centrada

que arrastra y destruye parte de la pintura.

Y, sin embargo, sí que es creación artística esta reserva de color,

estas líneas blancas de la roca limpia

que separa la mano delantera, la pata delantera,

del cuello y del pecho.

O estas líneas blancas que separan las patas delanteras del vientre.

Y aquí vemos los problemas de conservación.

Cómo el agua de condensación produce esos puntos de goteo

que arrastra y destruye la pintura.

Y es un proceso que ha ocurrido

desde que fueron pintadas

y que puede producirse en cualquier momento

por una presencia masiva de personas.

Poco después

del conjunto de la manada de bisontes polícromos,

fue realizado este bisonte realizado solo en negro.

Los trazos de carbón se aprietan y se hacen intensos

o el carbón se difumina

para dibujar todo el volumen del animal.

Está trazado al carboncillo,

con una técnica que alguien utilizó aquí

hace 17 000 años

y que no volvemos a utilizar en el ámbito cultural de Europa

o del Mediterráneo hasta el Renacimiento

con los dibujos preparatorios, con las grisallas.

Hay una veintena, casi una treintena,

de grandes figuras, de grandes bisontes,

cada uno representado en una actitud.

Y en este punto

veremos ese gran bisonte que parece dominar la manada

parado, estático, en realidad una bisonta,

un bisonte hembra...

Como domina la manada también ese gran bisonte macho

en el que vemos el poder,

la potencia de su cuello entre las patas delanteras,

la joroba, el músculo del cuello, el morrillo...

y la cola levantada.

O esta cierva.

Vemos muy bien la cabeza,

las patas, el vientre... Y vemos cómo

este relieve que se hace coincidir con el vientre

parece sugerir la idea de fecundidad.

El tema de la fecundidad

tendría que ver con la celebración de ritos, que son los de tránsito

de la adolescencia a la madurez.

Del carecer de algunos derechos en el grupo

a tenerlos todos,

incluso el de tener hijos y el de procrear.

Un santuario es un lugar donde la gente va reiteradamente.

Y podemos decir: "A Altamira vienen reiteradamente".

Bueno, pero vinieron algunos grupos humanos

alguna vez,

en un tiempo de más de 20 000 años.

Es decir,

se ha interpretado también Altamira como un lugar de congregación,

de agregación, es decir,

estos grupos de cazadores recolectores

se fragmentarían en unidades familiares

que se dispersarían por el territorio.

Y en momentos de abundancia,

estos grupos familiares se congregarían

en esa familia muchísimo más extensa

para celebrar la renovación de la vida.

Como sabemos que han hecho hasta hace poco en Siberia,

que permiten también que las familias se mezclen,

intercambien individuos...

Una agregación,

una congregación

y una disgregación en distintas épocas del año.

(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

(HABLAN EN LENGUA EXTRANJERA)

(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

(Cántico melódico suave)

(HOMBRE) Hace 30 000 años, la arcilla tierna

fue surcada por los dedos de varias personas

que una o muchas veces entraron a esta parte de la cueva.

Notamos perfectamente cómo palparon la arcilla

antes de profundizar y de penetrar en lo más profundo de la cueva.

Vamos a progresar en esta última galería,

en esta galería final de la cueva de Altamira.

Frecuentemente encontramos rayas negras, trazos negros,

simplemente del paso de quien aquí venía

con un carbón, con un candil...

reconociendo el lugar.

O como en este punto,

donde encontramos este caballo dibujado con carbón.

Este caballo donde vemos una cabeza pequeña,

la crinera, marcada en el cuello una grupa enrome...

y unas patas pequeñas.

Pero, sin embargo, el trazo es firme

y, aunque el caballo no tenga dinamismo

de otras de las figuras que hemos visto,

el que lo hizo quiso hacer exactamente eso.

En este punto

en el que la cueva ya se estrecha

y apenas vamos a poder progresar,

encontramos este gran signo, este conjunto de signos.

Una especie de óvalos compartimentados.

Que en parte recuerdan

lo que hemos visto pintado de rojo en otro lugar de la cueva.

Y que en parte son muy distintos.

Digamos que estamos ante un códice

en el que conservamos las páginas

con el icono, con la imagen,

pero hemos perdido las palabras que nos permiten saber

exactamente qué representa esto.

Hace 15, 20 o 30 000 años,

el nivel del suelo estaba marcado por esta línea.

Y por esta.

Fue vaciado el suelo para hacerla visitable.

Por apenas 40 centímetros de altura,

entraron... quienes grabaron las figuras

que acabamos de ver.

Y así a lo largo de muchos metros.

Hay que pensar en la voluntad de ir hasta el confín,

hasta el final de la cueva,

para hacer esas figuras simbólicas

que ellos querían representar.

(Música melódica suave)

(HABLAN EN LENGUA EXTRANJERA)

(HOMBRE) Alguien hace unos trazos y, de repente,

esa roca se transforma en un rostro.

En un rostro...

humano o casi humano.

De alguien que está allí contigo, que está observándote,

que está acompañándote, que está viéndote que estás...

Los espíritus que animan la naturaleza.

La naturaleza se comporta con voluntad

y nos podemos relacionar con ella como personas.

Y esa idea la podemos ver detrás de esas máscaras

dibujadas en la galería final de Altamira,

donde alguien sabía que había allí un ser

y, al dibujarlo,

alguien lo hizo evidente para todos.

Esa voluntad de ir más allá

es propia de los humanos, es nuestra curiosidad,

pero también está nuestra voluntad por buscar...

un lugar para la trascendencia,

para la expresión del pensamiento importante

y para la creación simbólica por excelencia.

Solo hemos conservado una parte de aquel arte.

Importante y suficiente para comprender

que aquellas personas eran como nosotros

y con las mismas inquietudes probablemente.

(MUJER HABLA EN LENGUA EXTRANJERA)

(HOMBRE) El artista es alguien...

que crea imágenes que nos explican el mundo.

Por lo tanto,

el artista tiene mucho de creyente,

pero tiene mucho de científico,

de pensar...

en el mundo. Y de tratar de comprimirlo

y de expresarlo a través de imágenes.

Ese pensar en el mundo, para un artista,

es más... con el corazón que con el cerebro.

(Música instrumental suave)

(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

-(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

Cartailhac vino un día a pedirme perdón

por no haber querido creer a papá.

Y yo le dije:

"Pídaselo a él".

Hacía 14 años que papá había muerto.

-(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

(HOMBRE) Breuil era joven curioso y un excelente dibujante.

Se lo trae Cartailhac

para que le ayude a estudiar Altamira.

Y Breuil se pasa semanas...

en 1902 copiando Altamira.

Altamira es el cimiento de los grandes sistemas

para explicar el arte de las cavernas.

Hasta el 41 que se descubre Lascaux

y que los franceses dicen: "¡La nueva Altamira!".

Le preguntaban a Breuil

que si Lascaux, que si Altamira...

Y él decía que Lascaux era espectacular,

impresionante, más antigua que Altamira,

pero que Altamira

seguía mereciendo el calificativo de la "Capilla Sixtina"

del arte rupestre.

Y a ese dúo

se une Chauvet.

Son tres cuevas...

que subyugan, que sobrecogen y que impresionan a cualquiera.

Son muy espectaculares y emocionantes.

"Emocionantes" es la palabra.

Chauvet se descubre en 1994.

Cuando aparecen las fechas y se ve que es

lo más antiguo del arte pintado,

tarda en ser reconocida

porque significa romper la idea

de que el arte de las cavernas es un arte que va

de lo más elemental,

puntos y rayas, palotes y líneas suelta,

a lo más complicado, entendiendo como lo más complicado

los bisontes de Altamira o los de Lascaux.

-(HOMBRE HABLA EN FRANCÉS)

-(HOMBRE) Chauvet rompe con el esquema evolutivo,

de lo simple a lo complejo.

Desde el principio,

el arte es complejo en sus técnicas,

en sus temas y en sus estilos.

Y que lo que conocemos es...

tan perfecto desde el principio del arte de las cavernas.

-(MUJER HABLA EN FRANCÉS)

(HABLAN EN LENGUA EXTRANJERA)

(HOMBRE) Y cuando salieron de África

hace 200 000, 150 000 años, nuestra especie,

el Homo sapiens,

y fue avanzando hacia el norte y fue ocupando

el resto de los continente y llegó a Europa,

ellos ya traían este bagaje cultural e ideológico,

mental, en un sentido más amplio... Ya lo llevaban consigo.

Es algo innato a nosotros.

Es algo que... llevamos dentro como especie.

-(HOMBRE) En la misma época

que se están pintando los signos abstractos en Altamira,

alguien está haciendo sonidos

con un hueso de ave con cinco, seis o siete agujeros.

No se hacen seis agujeros

para hacer una música aburrida y rítmica,

se hacen seis agujeros en una flauta para hacer armonía y melodía.

El arte surge desde el principio muy hecho,

muy completo y muy complejo.

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

(Música melódica suave)

(HOMBRE) Hace 18 o 20 000 años,

alguien... dejó esa lámina de sílex allí.

La había utilizado para grabar o pensaba seguir grabando.

Y entre ese gesto

de hace 20 000 años y el nuestro de encontrarla ahora,

es como si nada hubiera pasado.

Lo que dan a contemplar las pinturas de Altamira

es esa misteriosa vida de la pintura.

Se desprende de ellas,

se derrama en lo que la pintura tiene de llanto sin tristeza,

de llanto entre cielo y tierra,

redimiendo la oscura opaca tierra por la luz.

Criaturas del arte,

hijas del sueño,

nacidas en el medio que las libera.

("Johannes-Passion, BWV 245")

Y estas figuras, hechas de tierra,

no están vistas y no viven ya en el medio de la tierra,

sino en el de la luz.

En ese único medio en donde la creación humana

alienta y aún respira.

("Johannes-Passion, BWV 245")

¡Papá!

Somos cine - Altamira, el origen del arte - ver ahora

El descubrimiento de la Cueva de Altamira en 1879 fue un hallazgo que cambió nuestras ideas sobre el origen de la humanidad. El documental reflexiona sobre el arte como expresión inherente al hombre y sobre la necesidad de expresarse a través de ella desde el principio de los tiempos. Dirigido por Jose Luis López-Linares, y producido por Morena Films, con música a cargo de Arturo Cardelús, un fantástico documental para "redescubrir" la llamada Capilla Sixtina de Arte Rupestre.

Los nuevos gurús

Contenido disponible hasta el 4 de agosto

No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - Los nuevos gurús - Ver ahora
Transcripción completa

Los fans de los pequeños hombres verdes del espacio

se han dado cita en pleno desierto, en el estado de Nevada.

¡Vamos a ver extraterrestres!, ¡extraterrestres!

La gente llega de todo el mundo,

porque se sabe que este es un lugar propicio

para el avistamiento de ovnis.

¡No me caben los extraterrestres en los brazos!

La ocasión soñada para que esta joven

haga su gran presentación.

Se llama Unicole y asegura haber sido enviada a la Tierra

por los extraterrestres.

Perdona.

¿Te gustaría aprender a comunicarte con los extraterrestres?

¡Claro!

Genial.

Doy ahora una clase,

empieza en cinco minutos en aquella tienda.

Creemos en los extraterrestres y creemos que podemos comunicarnos

con ellos por telepatía,

y eso es lo que aprenderás en el curso.

Eres bienvenido.

Ahora nos vemos.

Muy bien.

Gracias.

¡A ti!

¡Hola!

No dudéis en pasaros.

Tenemos un montón de cursos interesantes.

Me llamo Unicole.

¡Chao!

Esta joven gurú asegura,

que en 2012 se pusieron en contacto con ella desde un ovni para fundar

una nueva secta: Unicult

Gracias.

¡Que tengáis buen día!

No sé por qué me escogieron a mí, pero sé que soy la elegida.

Me ha enviado mi familia extraterrestre para compartir

mi saber en la Tierra.

Soy una extraterrestre en un cuerpo humano y estoy cumpliendo una misión.

¡Hola y gracias por haber venido!

En cuestión de minutos, Unicole

ha reunido a una veintena de personas interesadas,

a las que impartirá un seminario exprés de iniciación a su religión.

Lo principal a la hora de hablar con un extraterrestre

es creer que podemos hacerlo.

Los extraterrestres perciben las señales

que emite nuestro cerebro y ellos nos envían las suyas.

Os entregaré unos cristales y haremos una pequeña meditación.

Muy bien.

Relajad el cuerpo.

Inspirad profundamente.

Sentid cómo os invade la naturaleza y estas colinas que nos rodean.

Ahora, utilizando vuestro tercer ojo,

escuchad y permitid que este mensaje penetre hasta vuestro espíritu.

Ahora estamos en el centro de la galaxia.

Los extraterrestres nos hablan y nos envían información

en forma de imágenes o siluetas.

Lo que estáis viendo es real.

Cuando os sintáis preparados, podéis abrir los ojos.

Esta ha sido la clase de telepatía.

La secta de Unicole no es ningún parque de atracciones.

Cuenta con miles de adeptos que viven en el mundo real.

¡Unibendición!

Gracias, ha sido maravilloso.

Un placer conocerte.

¡Gracias!

Will tiene 43 años, es abogado

y las principales religiones no le convencen.

Unicult me permite ser yo mismo y me anima a serlo,

me anima a experimentar mi verdad y a alcanzar la plenitud de mi ser,

y eso es algo que no suelen aceptar de buen grado

las principales religiones.

Al igual que Will, millones de estadounidenses

buscan nuevas formas de espiritualidad

y dirigen la vista hacia el New Age un movimiento que hoy en día

vive una segunda juventud tras la ola hippy de los años 70.

Un crisol espiritual, con toques de filosofía oriental

y de rituales ancestrales de los pueblos primitivos.

¡Lo hippy vuelve a estar de moda!

Conexión con la naturaleza, desarrollo personal, psicología,

creencia en lo supernatural

Una tendencia que no para de crecer porque está abierta a todo el mundo.

Mantén la respiración.

Eso es.

En un país en el que uno puede comprar de todo,

incluso la felicidad, se trata de un negocio muy lucrativo.

Actualmente está valorado en diez mil millones de euros

y penetra en todas las capas de la sociedad.

Aquí están los mejores productores de música,

los mejores cineastas y celebridades.

Algunos lo han entendido bien.

¡Actívate!

Y se han subido a la ola.

¡Que el miedo salga de ese cuerpo!

Pero hay una línea muy fina entre un supuesto chamán,

un guía espiritual y un charlatán profesional.

Repetid conmigo: ahora es mi momento.

¡Ahora es mi momento!

Tengo que actuar.

Tengo que actuar.

En Estados Unidos, la legislación es muy flexible en lo que respecta

a las creencias religiosas.

Legalmente, cualquier persona puede crear su propia religión.

Estados Unidos se ha convertido en una meca,

porque si fundas tu propia religión, te puedes beneficiar

de un sinfín de concesiones y exenciones fiscales.

Pero la acción de estos nuevos gurús puede tener consecuencias terribles.

Así que despierta, ¡haz algo importante!

Si no, suicídate.

Aquí es donde empezamos la búsqueda del cuerpo.

Pensé que aquel no sería un caso más de suicidio.

Es la letra K de su nombre, de Keith

La tenía grabada justo aquí.

Llevaremos a cabo una investigación

sobre esta nueva revolución espiritual

que ha hechizado a Estados Unidos.

Encinitas, en el norte de San Diego, en California.

En esta tranquila ciudad al borde del mar,

los habitantes cuidan de su cuerpo y sobre todo de su espíritu.

Clases de yoga, jardines de meditación

y el último grito:

los círculos de mujeres.

Hola, guapa.

¿Cómo estás?

¿Qué tal?

Soy Ellie

Encantada.

Coged una tarjeta.

Hola, yo soy Leah

Catherine

Encantada.

Acuden a Leah en busca de respuestas a sus dudas cotidianas.

La joven es supuestamente chamán, que aquí es una profesión

a tiempo completo.

Me alegro mucho de estar aquí contigo.

Estás en buenas manos.

Va a ser una noche fantástica.

Estas mujeres todavía no se conocen.

Es emocionante tener la oportunidad de compartir el tiempo con chicas

y amigas y que no sea en bares o discotecas, sino en un entorno

en el que las relaciones son totalmente sinceras.

Este círculo cada vez es más popular.

Me encanta.

Es divertido.

¡Muy divertido!

Esta noche, a Leah le acompaña su amiga Catherine.

Cada uno de sus clientes ha desembolsado 30 euros

para participar en esta sesión colectiva de psicología

con tintes místicos.

Bienvenidos a este círculo sagrado.

Es nuestro deber curar a nuestra generación,

hacer lo posible por mejorar nuestro planeta.

Emprendedoras, profesoras, artistas

Tienen entre 20 y 50 años y cada una trae su propia historia.

¡A mover el cuerpo!

¡Eso es!

Pero todas buscan lo mismo:

encontrar su paz interior.

Mantened esta posición.

Lo conseguirán,

liberándose de las presiones impuestas por la sociedad.

Y Leah será su guía.

Utilizad vuestra respiración para limpiar el cuerpo.

En la intimidad de esta reunión,

estas mujeres comparten sus heridas más enraizadas,

un alivio en una sociedad que ensalza el rendimiento

y se niega a aceptar la fragilidad.

Nadie se puede imaginar las vidas diarias de estas mujeres.

Algunas han sufrido abortos o han descubierto

que estaban embarazadas y no han recibido el apoyo

de su pareja;

otras se han sentido marginadas en su trabajo solo por ser mujeres.

Necesitan que les den la oportunidad de expresarse y que les recuerden

que son fuertes.

Esta noche, el mensaje de Leah no cae en saco roto.

Sentid cómo se llenan vuestros pulmones,

hacedlo por las mujeres que más lo necesitan en vuestro entorno.

¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!

Muchas gracias.

Esta joven está en la cúspide del movimiento New Age

y hay una cita anual que no se perdería

por nada del mundo.

Tiene lugar en el norte de California.

Apartado de todo, en plena naturaleza,

en los bosques de Oregón.

El Festival Beloved es la gran cita New Age

de la Costa Oeste.

Creado hace 12 años,

atrae a toda una generación de jóvenes estadounidenses,

que buscan sentido a su vida.

Los tres mil participantes se aíslan del mundo durante 4 días

y se concentran en un único mantra: el despertar espiritual.

¡Qué pasa, tío!

Gracias por tu apoyo esta mañana.

Gracias, ¡gracias!

¡Sí, sí!

Leah y su pareja, Marco, vienen aquí en peregrinación

para conocer las novedades sobre la cultura New Age

y relacionarse con gente, que comparte los mismos valores

que ellos.

Esto es lo que se conoce como un festival espiritual

o de transformación.

Porque no solo hay música, sino también talleres

y muchas oportunidades,

para aprender sobre formas y modalidades específicas

para sentirse mejor.

Y en esta búsqueda del bienestar integral

hay rituales imprescindibles.

Este es el pack perfecto de iniciación a la vida espiritual.

Incluye, por ejemplo el cuenco tibetano.

Tiene una frecuencia de 432 hertzios, que es la frecuencia de la Tierra,

algo que redunda en el sistema nervioso.

Ayuda a relajarse y a focalizarse en el propio sistema nervioso.

Concentrarse en uno mismo,

olvidar las presiones del mundo moderno.

Ha llegado el momento de que los participantes

se dejen llevar.

Daos cariño, compartid el amor.

En una sociedad en la que todo se compra y todo se consume,

acuden aquí en busca de una relación desinteresada y de respuestas

a sus carencias afectivas.

En el festival Beloved uno tiene que aprender a mostrar

su sufrimiento, incluidas sus heridas más íntimas.

Necesito contacto físico,

pero me da miedo pedirlo.

Es algo muy sencillo,

pero me parece muy difícil de expresar.

La cultura estadounidense

no da importancia al contacto físico ni a la intimidad.

Es algo en lo que no se hace hincapié.

La falta de amor es algo, que el festival

se ha propuesto abordar colectivamente.

Le he dicho que somos su familia y que nosotros sí vemos todo el amor

que ella puede dar.

Hay muchas mujeres presentes, pero este festival

también va dirigido a los hombres.

Marco, la pareja de Leah, también se considera sanador.

Ha organizado grupos de terapia, exclusivamente para hombres

que conviven con el dolor.

Dejad que se exprese el niño que lleváis dentro.

¡No os cortéis a la hora de hacer ruido!

Ahora adoptad una posición que os resulte poco natural

y empezad a girar sobre vosotros mismos.

La filosofía de esta terapia es la vuelta al estado salvaje.

Sed conscientes de vuestros movimientos, de cómo os desplazáis

por el espacio.

¡Siente esa emoción!

El hombre de la New Age asume su naturaleza animal.

Di: «Tengo que ser un hombre,

tengo que asumir mis responsabilidades».

Nosotros estamos aquí para ayudarte a liberar tu verdadera naturaleza,

para que vivas la vida que te mereces desde que naciste.

Estamos contigo, hermano.

No estás solo.

Gracias.

No te conozco, pero gracias.

Abracémonos, ¡abracémonos!

Somos todos hermanos.

Esta es la primera vez que Jason participa en este taller.

Estar con otros hombres en un entorno en el que no hay

dinámicas alfa, en el que uno no se siente obligado a mostrar

su dominancia y comportamientos destructivos,

como es habitual en nuestra sociedad, resulta muy inspirador.

Atreverse a mostrar las propias debilidades.

El festival Beloved es supuestamente,

uno de los pocos lugares en los que es posible hacerlo

en Estados Unidos.

Pero hay otro espacio que permite reunir a los seguidores

de la New Age: internet.

De hecho, en internet es donde entran en contacto.

Regresamos a California, la cuna histórica de este movimiento.

Aquí es también, donde la New Age está disfrutando

de una segunda juventud, y se lo debe a internet.

En Los Ángeles, Unicole, la gurú que se comunica

con los extraterrestres, está en plena preparación.

¿Lista?

¡Lista!

El domingo por la mañana es el día del sermón.

¡CamChurch!

¡Es la hora de CamChurch!

¡Buenos días a todos!

¡Buenos días!

Saludad a todos los amigos que están hoy en el chat.

Esta joven ha construido todo su culto en la Red.

Gracias a las plataformas digitales puede dar sus sermones

a sus miles de seguidores desde la comodidad de su habitación.

Nicole está en Orlando,

Kelsey en el Reino Unido,

Max en Indiana.

¡Es increíble!

Hoy tenemos a gente de todo el mundo.

Estamos rezando para que cada uno de vosotros irradie alegría y gozo,

porque de esta manera podremos cambiar el planeta

y convertirlo en alegría, en “unitopía”.

¡Una “unibendición”!

Unicole ha diseñado numerosos productos

para sus miles de seguidores,

todos con los colores de su secta;

una venta de artículos publicitarios, que le reporta

unos dos mil euros al mes.

Estos calcetines los he diseñado yo.

Son mágicos.

Los puedes conseguir en Unicult Supply Co.

¡Hola, adorables consumidores!

¿Queréis elevaros a un mundo superior del ser humano?

Para publicitarse, Unicole bombardea la Red

con sus vídeos caseros.

Una mezcla de cultura pop y supernatural.

La joven parece creerse su historia a pies juntillas.

Afirma, que no le mueve el dinero.

Pero qué mejor manera para atraer a seguidores a su secta,

que potenciar sus redes.

Un poco de provocación siempre consigue clics.

Eso es precisamente lo que hará esta tarde

con una sesión fotográfica.

¿Puedes acercar un poco el cubo?

Sí.

La gurú se concentrará hoy en uno de los símbolos más sagrados

de su país, la bandera estadounidense.

Detrás de la imagen, no hay un mensaje definido;

es solo el método más seguro

para desencadenar un escándalo nacional.

Estoy nerviosa.

Y lo hace a plena luz del día y en plena calle.

Habrá mucho fuego.

Vale, ¿lista?

Sí.

Es fuerte, ¿no?

Sí, creo que esa es la buena.

Es genial.

En Unicult hablamos de un «éxito inevitable».

Estoy plenamente convencida de que mi secta se convertirá

en una de las grandes religiones del mundo.

Unicole es ambiciosa, y tiene razones para serlo.

Porque en Los Ángeles, otros chamanes han logrado convertir

en realidad sus anhelos de fama.

El chamán Durek es toda una estrella de los gurús.

Nos citamos en una zona selecta de la ciudad.

Afirma, que está en continua comunicación con los espíritus.

Y todas las mañanas realiza su ritual después de levantarse.

Miembros del consejo superior,

necesito vuestra ayuda.

Sí, ¿cómo podemos ayudarte, hijo?

¿Podríais sacar por mi garganta las malas energías que me habitan?

Una escena cotidiana que ya no sorprende a sus ayudantes.

¿Ahora podéis enviarme descargas eléctricas?

Aumentadlo a diez mil.

Gracias, Dios.

Gracias, espíritus de la luz.

El chamán Durek nació en California, pero su abuela de Haití

lo inició al vudú cuando era muy pequeño.

Desde entonces, afirma tener poderes de sanación.

Gracias.

¡Equipo!, ¡equipo mío!

¿Qué ha llegado por la web y qué correos han entrado?

Con el fin de gestionar su imagen,

el chamán se ha rodeado de profesionales de la comunicación.

Al principio solo estábamos Sam, el pequeño Sam, y yo.

Este hombre.

Es increíble.

Y desde entonces no hemos parado de crecer.

¡Incluso mi madre trabaja para nosotros!

Creo que ahora somos diez.

Y gracias a este equipo podéis llegar a más clientes.

Así es.

Tiene que entender que mi devoción por la humanidad me viene

desde que era pequeño.

La felicidad que siento al ayudar a la gente,

me satisface mucho más

que tener mucho dinero, una casa enorme o un buen coche.

Doy mucha más importancia a la idea del cambio.

Esta noche, sin embargo, el chamán Durek ha organizado,

precisamente en una casa enorme de Los Ángeles,

una de las fiestas más importantes de esta ciudad.

Aquí, la espiritualidad New Age es el tema de conversación

más común, en las quedadas más chic de Hollywood y tiene el poder

de convocar a los miembros de la alta sociedad.

Durek pertenece a este mundo de privilegiados.

Su pareja, Marta Luisa, es la princesa de Noruega,

hija del rey Harald

El chamán Durek también es gurú de la actriz Gwyneth Paltrow

icono mundial del bienestar.

A Durek le gusta rodearse de famosos como Antonio Banderas,

y con el tiempo él mismo se ha convertido

en toda una celebridad.

No es raro verlo en las portadas de muchas revistas, y sus libros

se venden en más de 20 países.

El alma de la fiesta de hoy es el chamán Durek,

¡un alma maravillosa!

Esta noche celebra la publicación de su último libro.

¡Te queremos, Durek!

Tengo un gran proyecto en mente, un proyecto que os incluye a todos,

a vuestros sueños, vuestras aspiraciones

y vuestro poder.

No hace falta que bebáis batidos verdes, ni que trabajéis

con cristales para alcanzar la espiritualidad.

No sois ovejas, sino gigantes; gigantes que hoy abren los ojos

al mundo.

En este mundo de lentejuelas y de vida fácil,

el discurso del chamán resulta seductor.

En pocos años se ha convertido en una de las figuras más escuchadas

y respetadas de este ambiente.

Aquí están los mejores productores de música,

los mejores cineastas, celebridades y figuras destacadas del bienestar,

el fitness.

Gente de todo tipo

¿Son todos amigos?

¡Claro!

Al final, todo el mundo abrirá los ojos y comprenderá

el poder de los gurús.

A la mañana siguiente, el chamán Durek recibe a una clienta

en su consulta.

Su tarifa: 900 euros la hora.

Esta es la primera visita de Alexis

Es una exitosa mujer de negocios.

Tiene 34 años, es guapa y rica.

La joven lo tiene todo.

¡Me alegro de verte!

Y sin embargo ha venido a pedir consejo a este chamán.

Simplemente respira.

Esta joven ha vivido una serie de rupturas sentimentales.

No da con su alma gemela y eso la hace sufrir.

Seré muy directo contigo: cuando tienes una relación amorosa

no debes salir con chicos que te den quebraderos de cabeza.

Dios mío, has dado totalmente en el clavo.

Es verdad que las relaciones que he tenido

no me han aportado nada.

No he sacado nada en limpio.

Desde luego.

Una vez hecho el diagnóstico, el chamán se dispone a preparar

el cuerpo de Alexis para su curación.

Abriré determinadas zonas.

¡Actívate!

Sí, eso es.

¡Limpia a fondo!

Que el fuego entre en ese cuerpo.

Veo que hay miedo.

¡Que el miedo salga de ese cuerpo!

El chamán Durek cree que es necesario purificar

el cuerpo de Alexis, limpiar su cuerpo

de las emociones negativas.

¡Muy bien!

Eso es.

Eso es.

Su cuerpo está sudando.

¡Muévete!

Eso es, mueve las piernas hasta que salga todo.

Muy bien, ¡muévete!

¡Sigue!

Sigue retorciéndote hasta que lo escupas.

Bien.

Muy bien.

Abre los ojos, pequeña.

¿Sientes el calor en tu cuerpo?

Unos minutos después del trance, Alexis afirma que se siente llena

y transformada.

No sabría describirlo con palabras.

Me siento mareada.

La cabeza me da vueltas.

Es de locos.

Estos últimos años he probado de todo en el campo

del crecimiento personal y lo que acabo de vivir

me parece mucho más potente.

¡No sé!

Increíble.

Muchas gracias.

Es el secreto de Durek con el que pretende desterrar

la imagen tradicional del brujo.

¡Hola!

He vivido una sesión alucinante.

Unos meses más tarde,

Alexis nos contará que todavía no ha encontrado el amor,

pero que sigue creyendo en el poder de su chamán.

Te quiero.

Hasta pronto.

El chamán Durek atiende a continuación a otra persona.

La principal razón del éxito de sus negocios

es, que en California, ser feliz es una obligación,

y eso pasa también por la compra de productos.

Caitlin tiene 29 años y es una joven sana.

Sin embargo, todas las mañanas ingiere 15 tipos distintos

de productos en polvo, dependiendo de cómo se sienta ese día.

Complementos alimentarios y otros productos,

cuyo origen no siempre es conocido.

¡Te lo has echado todo por encima!

Gracias.

Creo que tener un cuerpo sano y una mente sana es algo fundamental

para crear una conexión espiritual con tu realidad.

Hay un producto que ella prioriza por encima de todos los demás

y cuyos efectos secundarios requieren cierta preparación.

Voy a sacar los cubos y los voy a preparar

para los participantes.

Lo descubrió hace cinco años,

y desde entonces no ha dejado de compartirlo con todo el mundo.

¡Hola!

Si queréis, podéis dejar vuestras cosas

al lado de la pared.

Y dejad libre el acceso al servicio.

La logística es fundamental, en vista de las consecuencias

incontrolables del producto.

Caitlin cobra 90 euros por cada persona que participa

en estas sesiones privadas.

¿Es la primera vez que vienes?

Así es.

¿Estás nerviosa?

No.

Bueno, sí.

El miedo más grande que tengo es hacerme caca con la ropa puesta.

Es lo que más me angustia, lo que más miedo me da.

Ese producto es el Kambó

Esta es la poción mágica a partir del sudor mágico

de las ranas.

Un veneno extraído de una rana de la selva del Amazonas,

que se aplica en la piel.

El ritual lo empleaban en un principio,

los indios nativos de Sudamérica en sus ceremonias de purificación.

Contiene cientos de moléculas peptídicas,

que son potentes antimicrobianos,

anticancerígenas y antiinflamatorias.

Van directas al punto en el que nuestro espíritu

se conecta con nuestro cuerpo químicamente

y resetea el patrón de la enfermedad y de los traumatismos.

Ariana, de 34 años, sufre una enfermedad grave

y tiene las esperanzas puestas en el kambó.

Trato de manera natural mi cáncer de tiroides.

Cuidar de mi aspecto emocional también afecta a mi cuerpo,

así que necesito curarme emocionalmente,

para abordar también mi curación física.

Una quemadura para dejar la piel en carne viva y a continuación

se extiende la sustancia por la herida.

Los efectos son inmediatos.

Muy bien.

Así me gusta.

La purga durará al menos una hora.

Necesito ir al baño.

Bien.

Despacio.

Respira.

Los participantes apenas tienen fuerzas ya.

¿Está bien?

Sí, todo bien.

En el caso de Ariana, las consecuencias se concentran

en el rostro.

Siento como si estuviera hinchada, como si tuviera los labios enormes.

Es como si me estuviera transformando en rana.

A Ariana, la reacción le durará una hora,

pero los efectos positivos del kambó para su cáncer

son cuestionables y las consecuencias para su salud

pueden ser muy graves.

Los riesgos son reales: espasmos violentos,

aumento de la frecuencia cardíaca y pérdida momentánea de memoria.

Parece un remedio algo extremo.

¿Algo qué decir?

Sí, es cierto que la reacción es muy violenta y salta a la vista,

y creo que eso da miedo a muchos.

Pero al mismo tiempo ves hasta dónde está dispuesta a llegar la gente,

especialmente las personas que sufren una enfermedad

para la que no encuentran cura.

Incluso después de varios cientos de sesiones,

Caitlin asegura que nunca ha experimentado

ningún accidente reseñable.

¿Podríamos decir que en California se antepone

el bienestar a la buena salud?

Algunos movimientos son más tóxicos que el propio kambó

y pueden conducir al suicidio.

Este hombre ha perdido a su mejor amigo,

que acababa de ser abducido por una de estas nuevas sectas.

Brent Wilkins se quitó la vida hace dos años.

Acababa de cumplir los 34 años.

Era muy sociable.

En cuanto entraba en una habitación, lo notabas.

Le encantaba salir a divertirse, tomarse una caña

y dejarse llevar por la noche.

Brent estaba lleno de vida, pero al mismo tiempo

era muy creyente.

Como muchos estadounidenses,

había crecido en un entorno religiosamente muy estricto.

No obstante, seguía sin encontrar las respuestas a sus dudas,

así que se citó con un gurú.

El joven se desvinculó de su familia y amigos

y se marchó a Carolina del Norte,

para participar en su primer seminario.

En cuanto lo vimos, supimos que era una persona totalmente distinta,

y no para bien.

Estaba raro, fuera de sí, muy agitado.

Entonces me di cuenta de que tenía un problema.

Su amigo MJ no pudo hacer nada.

En la oscuridad de su habitación,

Brent continuó participando en las sesiones de su gurú,

un reclamo de las redes.

Su nombre: Bentinho Massaro un joven de 32 años

con rostro angelical.

Sus vídeos de crecimiento personal están disponibles,

gratuitamente en internet.

Os sentiréis genial, muy fuertes.

Seréis puros, intocables y perfectos.

En las redes sociales, Bentinho propugna un estilo de vida

que hace soñar a su generación: dinero, mujeres

y ciertas dosis de gusto por el riesgo y la aventura.

¡A la mierda vuestras parejas!

¡No significan nada!

Uno de los rasgos de Bentinho es que su propuesta es muy radical.

¿Es posible dejar de temer a la muerte?

La respuesta es que sí.

Así que despierta, ¡haz algo importante!

Si no, suicídate.

Su amigo MJ no tiene ninguna duda:

el responsable de la muerte de Brent es Bentinho Massaro.

No va a volver.

No se ha ido a otra dimensión.

No es que se haya dormido, ¡es que se ha suicidado!,

¡y le dijeron que lo hiciera!

Me resulta totalmente incomprensible.

¿Cómo te pueden lavar el cerebro y hacerte creer que el suicidio

es lo correcto y que es una etapa de la vida?

Hay que estar loco para decir que es un pensamiento racional

y lógico.

No lo es.

¿Cómo pudo llegar a ese punto trágico un joven tan prometedor

como Brent?

Para averiguarlo hemos acudido al lugar en el que se quitó la vida.

Sedona en Arizona, es un destino destacado

en la espiritualidad New Age en Estados Unidos.

Cada año acuden aquí tres millones de estadounidenses,

para reconectarse con la naturaleza.

Esta es la población en la que Bentinho

decidió organizar sus seminarios.

Bien, recibido.

El oficial de policía lleva doce años trabajando en Sedona.

Aquel día estaba patrullando y recibí una llamada

de la comisaría.

Unos excursionistas habían encontrado un cuerpo

y no sabían si estaba muerto.

Acudí inmediatamente al lugar desde donde lo vieron,

un puente de Sedona.

Brent Wilkins se había quitado la vida,

arrojándose desde un acantilado cerca de este puente.

Aquí es

donde empezamos la búsqueda del cuerpo.

Mi prioridad era comprobar

si necesitaba atención médica inmediata.

En cuanto lo vi supe que estaba muerto.

Entre las pertenencias de Brent,

la policía encontró unos cuantos dólares,

su carné de conducir

y una identificación en la que estaba escrito

el nombre del retiro espiritual, organizado por Bentinho Massaro.

Cuando encontré todo eso solicité refuerzos,

porque pensé que aquel no sería un caso más de suicidio.

A falta de pruebas,

Bentinho Massaro no tuvo que hacer frente a ningún cargo.

Justo después de aquel incidente regresó a su país natal,

Países Bajos.

Continúa difundiendo su mensaje ante salas siempre repletas

y viaja habitualmente a Estados Unidos.

Hemos intentado ponernos en contacto con él,

pero se ha negado a concedernos una entrevista.

En más de una ocasión, un gurú ha sido condenado

por la muerte de uno de sus seguidores,

pero terminan resurgiendo de sus cenizas.

En el punto álgido de su carrera, James Arthur Ray

era uno de los gurúes más destacados.

Un guía espiritual, mediático e idolatrado,

a la cabeza de un imperio, valorado en 10 millones de dólares.

Una noche de octubre de 2009, todo aquello se desmoronó.

La policía de Arizona acude a buscar al gurú en mitad de la noche.

Uno de los retiros espirituales que organiza,

acaba de adoptar tintes dramáticos.

Los participantes tenían que pagar 9.000 dólares por un retiro

de cinco días en los que se someterían a pruebas físicas,

con el fin de purificar su cuerpo y su espíritu.

La última prueba era una megasauna.

Aquel día, bajo estas capas de plásticos, la temperatura

llega a los 32 grados y los participantes

deben permanecer allí el mayor tiempo posible.

Tres de ellos morirán asfixiados.

Aquello significó el fin para James Arthur Ray.

James Arthur Ray, queda declarado culpable

por el cargo de homicidio negligente.

Es condenado a dos años de cárcel y dice adiós a los focos

y los escenarios.

Pero no para siempre,

porque este año hace su regreso triunfal a Las Vegas.

Yvonne es escocesa.

Ha hecho 13 horas de vuelo para presenciar el regreso

a los escenarios de James Arthur Ray.

Trabaja en el sector inmobiliario y este viaje

supone una gran inversión para ella: 4.000 euros por tres días.

Encuentra la inspiración en todo lo que rodea a su gestor,

tanto en sus métodos de coaching como en sus choques con la justicia.

¿Qué busca usted en James?

Busco algo muy sencillo.

James ha vivido mucho,

ha descendido a los infiernos y ha regresado, y no deja de crecer.

Sigue siendo positivo, sigue luchando,

y todavía desea ayudar a la gente.

A los 50 años, Yvonne ha vivido un complicado proceso de divorcio,

después de veinte años de matrimonio.

Gracias a su mentor espera remontar el vuelo.

En cuanto me casé me olvidé de mí misma.

Antes de casarme era una persona muy fuerte.

Digamos que me vi obligada a adoptar una forma de pensar

que no iba conmigo.

Por eso he venido aquí, en busca de un cambio.

¿Nada se interpondrá en su camino?

Si siento que tengo que hacer algo, lo hago.

Nadie conseguirá quitármelo de la cabeza.

Creo que una de las cosas más importantes

En una de las suites de este hotel se encuentra el gurú

James Arthur Ray.

Faltan pocas horas para que suba de nuevo a un escenario

tras diez años de ausencia.

Ya no me acuerdo:

¿lo que era azul eran las cortinas o las luces?

Este espectáculo será su manera de demostrar que ha cambiado,

que los juicios por los que ha pasado

lo han convertido en otra persona.

Ha sido duro y he pagado un precio muy alto.

Pero es como la carne: cuantos más golpes recibe,

más tierna se queda, y pasa igual con la vida:

cuantos más golpes te da, más tierno te vuelves.

Eso significa, que ahora soy mucho más humilde

y que estoy mucho más agradecido.

Para su gran reaparición se ha rodeado de ayudantes.

Ha conservado algunas amistades fieles del negocio,

incluso tras su paso por la cárcel.

¿Qué tal estás?

Bien, hermano.

¿Y tú?

Me alegro de verte.

¡Qué bien te veo!

¿Qué me dices de la sala?

Creo que necesitas un escenario más profundo.

Sí, es justo lo que estábamos comentando.

Porque si cerramos las cortinas

James, ¿está todo a tu gusto?

Va a ser perfecto.

Estamos ultimando algunos detalles aquí y allá.

Mañana, por fin, volverá a subirse al ring, listo para predicar

su mensaje a un nuevo público.

¿En qué consiste todo esto?

¿En qué consiste?

Se trata de convertirse en un superhumano.

El prefijo “Super” significa que estás por encima de algo,

así que se trata de estar por encima del ser humano medio,

por encima de lo que pensábamos que estaríamos.

Al día siguiente, Yvonne está como un clavo a las siete

de la mañana para la primera reunión.

A su lado, otros 60 seguidores esperan para entrar.

¡Adelante, pueden ir pasando!

Vayan sentándose, por favor.

Todos han desembolsado un mínimo de 500 dólares por este seminario

de dos días, y lo primero que quieren ver es un espectáculo.

Están felices de poder recuperar el contacto con su ídolo.

¡Vamos!

¿Estáis listos para entregaros al 100%?

Me hace mucha ilusión estar aquí.

Esperad, ¡que empieza!

¡Buenos días!

¡Buenos días!

¡Buenos días a todos!

Los próximos dos días os reto a que os entreguéis al 100%,

¡porque os lo merecéis!

¿Estáis listos?

¡Sí!

¡Daos un aplauso!

Podéis sentaros.

El objetivo de estos dos días de coaching es recuperar

la confianza en uno mismo.

Yvonne está que no se lo cree.

Mi inconsciente se ha quedado encarcelado y no me gustaría

que siguiera ahí, así que estoy cambiando.

Me alegro de oír que esa idea es factible.

Para vender sus consejos, que para muchos son cuestionables,

James no duda en recurrir a su historia personal.

Yo era multimillonario

y dirigía muchas empresas,

pero lo perdí todo de golpe.

¿Quién eres cuando todo lo que tenías en la vida se esfuma?

Fui yo quien eligió llevar a cabo ese ejercicio tan peligroso.

Yo fui el responsable;

es el precio que hay que pagar por el liderazgo.

Si uno no tiene espaldas sobre las que cargar

la responsabilidad, mejor no meterse.

Hay que tomar decisiones.

¿Qué hacen los líderes?

Tomar decisiones

Decisiones rápidas.

Esa es la cualidad de un líder:

toma decisiones.

Repetid conmigo: ¡ahora es mi momento!

¡Ahora es mi momento!

¡Tengo que actuar!

¡Tengo que actuar!

Tenéis que soñar a lo grande.

Actuar y tomar decisiones rápidas.

El gurú repetirá durante todo el día estas palabras a sus seguidores,

que lo escuchan fascinados.

Tenéis la oportunidad de seguir trabajando conmigo,

y espero que la aprovechéis.

Sé que os cambiará la vida.

Este es el momento que ha escogido, para presentar su material

y sus artículos de promoción.

Ahora os daré toda la información: el pack para principiantes

es para los que dan sus primeros pasos.

Sus packs tienen un precio de partida de 18.000 dólares,

y de ahí hacia arriba.

Este paquete tiene un precio de 43.547 dólares,

pero este fin de semana lo tenéis a un precio de 29.547 dólares,

y si lo contratáis esta misma noche, se os queda en menos,

en 28.547 dólares.

Recordad: un líder toma decisiones rápidas.

Y si lo contratáis esta noche, el precio es incluso mejor.

Os invito a que lo hagáis.

Y para aquellos que no dispongan de medios,

el gurú tiene la solución.

En el fondo de la sala, uno de sus socios

hace propuestas de créditos.

Este es genial.

Os explicaré las condiciones financieras.

Céline está retirada.

Tras una vida dedicada a trabajar conoció a James Arthur Ray

y descubrió una nueva ambición en su vida.

Ahora necesito unos 30.000 dólares.

¿Cuáles son los plazos?,

¿un año o dos?

Hasta dos años.

¿Hasta los dos años pagaría cero intereses?

El principio es que el 95% de la gente no necesita más tiempo,

y por eso los tipos de interés empiezan a aplicarse

a partir de entonces.

¿Y de cuánto hablamos?

Varía entre el 12 y el 22%.

Nunca cejaré en mi objetivo

de alcanzar la mejor versión

de mí misma, en sacar todo mi potencial.

Porque, yo apunto muy alto

y James me ayuda a intentar alcanzar mi 100%.

¡Y para eso necesito dinero!

Gracias, Greg.

Esa es la parte fácil.

A lo largo del seminario,

unas diez personas contratarán los servicios del gurú.

En total, unos 110.000 dólares

que terminarán en los bolsillos de James Arthur Ray.

Gracias, ¡un placer!

Sus técnicas de venta nos han parecido muy agresivas

desde la perspectiva francesa.

¿Es vuestra forma de trabajar?

Sí.

Uno tiene que vender sus productos y servicios,

porque sabe lo que pueden reportar a la gente.

Y todo el mundo necesita un empujoncito

para hacer lo que de verdad quiere, porque siempre encuentra resistencia,

dudas y temores a su alrededor.

Mi trabajo consiste en entregarme al 100%, para que tú puedas vivir

la vida que te mereces.

Perfecto.

Muy bien.

Para el gurú esta ha sido una vuelta exitosa.

La gloria está de nuevo al alcance de la mano.

En Estados Unidos, pocos se atreven a interponerse en el camino

de estos todopoderosos gurúes.

Rick Ross es una excepción que confirma la regla.

Cree, que en Estados Unidos

gozan de una legislación muy relajada,

pero también hay otros factores que contribuyen a que su profesión

sea tan lucrativa.

Estados Unidos se ha convertido en una meca,

porque si fundas tu propia religión te puedes beneficiar

de un sinfín de concesiones y exenciones fiscales.

Es decir que no hay lugar mejor en el mundo que Estados Unidos,

para aquellos que son verdaderos líderes religiosos

y quieren fundar su negocio.

Rick no nos recibe en su casa por razones de seguridad.

Lleva una vida oculta por si un día, los gurús toman represalias.

Saldrían a la luz sus métodos y esa sería la manera de lidiar

con ellos.

No podemos evitar que hagan lo que hacen,

pero sí podemos exponerlos y debatir sus métodos,

intentar que la gente sea consciente,

para que puedan defenderse personalmente.

En sus veinte años de carrera, Rick Ross

asegura haber liberado a 500 personas,

que pertenecían a distintas sectas y ha recogido sus estrategias

en un libro.

Es el capítulo de la secta Nxium

El caso que más ocupado lo ha tenido en los últimos años

es el de una secta llamada Nxium.

Realicé cuatro intervenciones para sacar a gente de la secta Nxium,

un grupo de desarrollo personal dirigido por Keith Raniere

el jefe de la secta.

Probablemente, es uno de los grupos de culto más destructivos

que me he encontrado, a lo largo de toda mi carrera.

Nxium, un grupo cuyo gurú habría llevado a cabo violaciones

y torturas.

Hemos tenido que viajar hasta Oregón,

en la costa del Pacífico,

para encontrar a una víctima de Nxium dispuesta a concedernos

una entrevista.

En esta granja, lejos de todo, Teah Banks de 42 años,

intenta reconstruir su vida.

Aquí es donde guardo las cosas de mi pasado.

Es la última persona que ha logrado escapar del bastión

de Keith Raniere tras siete años en contacto con Nxium.

Se me hace raro rebuscar en estas cajas.

Son cosas del pasado a las que debería dar carpetazo.

Aquí está.

En esta foto se nos ve a Keith y a mí hablando.

Yo creía que era un gran filósofo de nuestro tiempo,

pensé que estaba ayudando al planeta,

que era una especie de guardián de la humanidad.

Teah ha ascendido uno a uno los escalones de la secta

hasta convertirse en profesora y enseñar los preceptos del gurú.

Ha impartido clase a cientos de mujeres.

Algunas abandonaban su vida y se mudaban allí para trabajar

con él sin pensárselo.

En las sesiones en las que uno desvela sus vulnerabilidades

él encuentra a las mujeres más débiles y les dice:

«¿Por qué no te unes a este otro grupo?

Es para mujeres que quieren ganar confianza en sí mismas».

Así es como trabajan.

Keith Raniere selecciona a un reducido grupo de personas,

que tienen garantizado un reconocimiento supremo

en el seno de la secta: una inscripción en la piel

con las iniciales del gurú.

Aquí se ve una K mayúscula,

y si lo giramos, esto sería una R.

Está justo aquí, para que uno la vea y la sienta,

cada vez que se pone unos pantalones.

Si lo piensas, es de locos.

Utilizaron un utensilio de cauterización,

no emplearon algo rápido, como se hace con las vacas.

La operación duró unos treinta minutos,

pero luego estuvo oliendo a carne quemada durante horas.

Recuerdo, que en la sala había seis o siete mujeres.

Tenías que esperar a que te tocara tu turno.

La verdad es que era una escena que traumatizaría a cualquiera.

Al término de esta tortura, Keith Raniere, de 58 años,

fue detenido y condenado en marzo de 2018.

Su juicio ha tenido lugar hace pocos meses.

El señor Raniere ha sido acusado de asociación delictiva,

tráfico sexual y otros delitos relacionados.

Asimismo, también fue acusado de fraude y corrupción de menores.

Tras la apariencia de un coach de vida y de los cursos

de crecimiento personal se escondía en realidad,

el jefe de una secta con amplios tentáculos

y más de doce mil miembros.

Esta es la primera vez que Teah escucha una grabación

de su antiguo gurú.

Está en plena planificación de su ritual macabro.

Para ponerles la marca, las mujeres tienen que estar desnudas

y echadas sobre una mesa.

Tiene que parecer un sacrificio, que haya una sumisión absoluta.

No quiero seguir escuchando.

Es horrible lo que dice.

Me cuesta escucharlo.

Me da asco.

Lo planifica todo y luego lo hace parecer algo natural.

Manos sobre la cabeza.

Como si estuvieran atadas.

Después de tanto sufrimiento,

Teah Banks ha logrado encontrar la felicidad en plena naturaleza

al lado de su marido, Jared que cultiva cannabis.

De aquí va a salir el polen.

Estos pelillos que ves son como los pistilos de cualquier flor.

Entiendo.

¿Eres feliz aquí?

Soy feliz, mucho más feliz.

Me encantaría que se pudieran quitar las malas hierbas

de todas las sectas que existen,

pero eso no se puede hacer con la gente.

En todo este campo solamente hay dos malas hierbas.

Sí, ¡y esta representa a Keith!

Es como si estuviéramos arrancando a todos los Keith Raniere

de la plantación.

¿Cuántas víctimas por cada persona que ha logrado salir?

En Estados Unidos hay cerca de 450.000 grupos religiosos,

que en Francia serían considerados sectas y, por lo tanto,

estarían prohibidos.

Estoy aquí para hablarles de un tema importante,

que la mayoría de las personas ignora,

el declive nutricional de los alimentos.

En sesenta años, las vitaminas y los minerales de las frutas

y verduras han disminuido considerablemente.

Los nuevos productos, modificados genéticamente

para el gusto del consumidor han perdido gran parte

de sus propiedades.

He llegado a la conclusión de que en gran parte ese descenso

está causado por el incremento del rendimiento.

Los nutrientes del tomate siguen siendo un rasgo secundario

para el mercado.

El gran mercado vuelve a dictar sus reglas.

Por ejemplo, el frágil y perecedero tomate se transformó en un híbrido,

cuya resistencia y duración aumentó los beneficios

en detrimento de los nutrientes.

Hemos constatado que los genes que inhiben la maduración

conllevan algunos efectos indeseables como el sabor.

El sabor se deteriora.

¿Cuánto cuesta un kilo de semillas de esta variedad?

Esta variedad de tomate puede costar hasta 400.000 euros,

¿qué?, el kilo de semillas.

¿Cómo?

Las cotizadas semillas de estos híbridos

producen importantes beneficios a las grandes multinacionales

químico- agrarias,

cuyos métodos de producción conllevan malas prácticas laborales,

según denuncian las ONG que trabajan sobre el terreno.

Prefieren a los niños, porque ellos pueden hacer trabajos repetitivos,

mucho más rápido que los adultos.

Y además son más obedientes.

¿Por qué no hay hombres trabajando aquí?

Porque cuestan más.

La próxima semana en Documentos TV.

Documentos TV - Los nuevos gurús - Ver ahora

El documental aborda las nuevas formas de espiritualidad que buscan millones de estadounidenses. Sectas que han penetrado en todas las clases sociales y que mueven un negocio de unos 10.000 millones de dólares.

Paris 1900, la Belle Epoque

Contenido disponible hasta el 21 de julio

Para todos los públicos Somos documentales - París 1900, la Belle Epoque - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

A principios del siglo XX,

París experimenta uno de los mayores cambios culturales y técnicos

de la historia.

Un maravilloso paréntesis al que, años después,

los franceses llamarán de manera nostálgica

la “Belle Époque”.

(Música)

Una época bella cuyo foco es París, la Ciudad de la Luz,

hacia la que se dirigen todas las miradas.

Gracias a estas increíbles imágenes,

nos embarcaremos en un viaje para descubrir el París de 1900,

que fue testigo del nacimiento del cine y del arte moderno.

Una ciudad, donde la prioridad era disfrutar a toda costa

y perderse entre los distintos espectáculos,

a pesar de las penurias.

Sumerjámonos en esta época

que no sabemos si fue realmente bella,

pero que, sin duda, fue fascinante.

(Música)

PARÍS, 1900 LA BELLE ÉPOQUE

(Música y ruido de carruajes)

París parece anclada en el siglo XIX que termina.

(Música)

Al mirar estas imágenes de la plaza de la Concordia

a finales del siglo XIX,

vemos que la ciudad vive los últimos momentos

de un periodo que está a punto de concluir:

el de los caballos, los herreros, los coches de tiro

y los ómnibus colectivos,

los antepasados de los autobuses tirados por animales

y que durante tanto tiempo marcaron la vida cotidiana de los parisinos.

En medio de esta atmósfera,

que parece surgida de una época de antaño,

se inicia una revolución tecnológica.

Dicha revolución es

la que nos permite ver estas maravillosas imágenes.

grabadas por un cámara y su novedoso aparato

en el Jardin de Plantes de París.

La invención del cine es

el resultado de muchos experimentos que, por fin, han dado sus frutos.

En París, en diciembre de 1895,

tiene lugar la última etapa

de lo que se convertirá en el invento del siglo.

En un cuarto del sótano del Gran Café,

en el bulevar de Capucines,

Louis y Auguste Lumière, dos jóvenes emprendedores de Lyon,

preparan una misteriosa demostración.

(Ruido de engranajes del proyector)

Cuando en la pequeña pantalla blanca aparecen

las trabajadoras de una fábrica andando,

los espectadores se quedan embelesados.

(Música)

La salida de la fábrica,

capturada en 17 metros de película de 35 milímetros,

es la primera cinta grabada por Louis Lumière.

Nunca se había filmado una secuencia tan larga

de 16 fotogramas por segundo.

Y nunca se había conseguido

proyectarla sobre una pantalla con el mismo aparato,

al que los hermanos Lumiére llamaron el cinematógrafo,

una cámara-proyector con un ingenioso mecanismo,

creada por Louis,

inspirándose en el enérgico movimiento de una máquina de coser.

A partir de ahora,

el cine fijará en una película el mundo tal y como es;

un preciado testimonio del siglo que comienza

y de la transformación que pronto sufrirá París.

(Música)

Tras la derrota del emperador Napoleón III,

ante Alemania, en 1870,

Francia se ha convertido de nuevo en una república,

que trata de demostrar su legitimidad

desfilando por las distintas ciudades del país.

En 1900, el gobierno republicano desea

que el cambio de siglo y las promesas de progreso sirvan

para que los franceses se reconcilien consigo mismos.

Y qué mejor forma para mostrar la unidad y la reconciliación

que con una gran fiesta alocada y suntuosa

para celebrar la entrada

en el nuevo siglo que acaba de comenzar.

La impresionante Exposición Universal de París,

que abre sus puertas en abril de 1900,

desea ser “el faro que alumbre el siglo XX”,

como indica con orgullo el folleto del acto.

Nada es demasiado hermoso ni demasiado grande

para festejar un futuro

que la República espera que sea brillante.

Un porvenir cuya puerta de acceso se instalará

a los pies de los Campos Elíseos, cerca de la plaza de la Concordia.

Una puerta gigantesca de 45 metros de alto,

coronada con la estatua de La parisina,

que tiende sus brazos a todo el universo.

Al cruzar la puerta,

los turistas acceden a un espacio de más de cien hectáreas,

que va desde la plaza de la Concordia

hasta la explanada de los Inválidos,

y desde Trocadero hasta el Campo de Marte,

así como a lo largo del Sena.

La exposición de París es más grande y hermosa

que todas las exposiciones universales precedentes,

en concreto, que las de Chicago y Bruselas,

a las que quería superar.

Es un gran éxito entre el público.

Millones y millones de visitantes de todo el mundo corren

a descubrir la exposición.

(Música)

Unos visitantes que, gracias al nuevo puente Alejandro III,

pueden admirar

el impresionante techo de cristal del Grand Palais,

construido para la exposición.

(Música)

Si damos un paseo por el Sena, rumbo a Trocadero,

observamos la orilla izquierda del río,

rebautizada como La calle de las naciones,

donde se alzan los fabulosos pabellones provisionales

de los países invitados.

Europa y el mundo entero se exhiben a lo largo del muelle:

Estados Unidos, Noruega, Gran Bretaña,

Serbia, Rusia y Alemania.

Al llegar a la explanada del antiguo Trocadero,

deambulamos entre los exóticos edificios

de las colonias francesas de Argelia y Túnez,

frente al Campo de Marte,

presidido por la majestuosa Torre Eiffel,

un vestigio de la Exposición Universal de 1889.

La gran novedad de la exposición es La calle del futuro,

una plataforma mecánica de tres kilómetros,

situada a siete metros sobre el suelo

y que sirve para conectar los distintos espacios

a una velocidad de 8 kilómetros por hora.

Una atracción sorprendente que fascina y divierte al público.

Entre los miles de puestos de la exposición,

los de los pioneros del cine son los más aclamados.

Particularmente, el de Phono-cinéma-théatre,

donde se puede ver y escuchar

a las estrellas del teatro y el music hall,

filmados por primera vez.

(En francés, original)

En estos raros cilindros de cera que se han conservado,

podemos escuchar al actor Coquelin, el viejo,

recitando una de las diatribas más famosas de Cyrano de Bergerac,

la obra que acaba de escribir Edmond Rostand.

La gran Sara Bernhardt,

la actriz más famosa y más querida de la época,

interpreta a Hamlet, de Shakespeare, para deleite de sus admiradores.

(Música)

Durante seis meses,

París asume esta responsabilidad y organiza un maravilloso acto.

Para clausurar como se merece la mayor exposición jamás creada,

el gobierno organiza un banquete mundial gigante.

(Música)

Cerca de 25.000 invitados,

3000 cocineros y camareros,

diez kilómetros de mantel,

2500 pulardas,

40.000 botellas de vino,

125.000 platos

y más de 150.000 cubiertos.

París ha entrado de lleno en el siglo XX.

(Música)

A partir de entonces,

Francia se embarca en una búsqueda desenfrenada de la innovación

para cambiar su forma de vida.

(Motores de coches)

La aparición de los coches,

gracias a la invención del motor de explosión,

transforma los conceptos de movilidad y velocidad

para los franceses.

Las carreras de coches, el nuevo deporte de moda,

cautivan al público.

(Música)

En estos tiempos despreocupados, el futuro sonríe a los valientes.

Louis Renault,

un mal estudiante reconvertido en genio de la mecánica,

sabe que para popularizar la flamante marca que ha creado,

junto a sus hermanos,

no hay nada mejor que las carreras automovilísticas

y las promesas de gloria.

(Música)

Louis y su hermano mayor Marcel participan

en asombrosos ralis por toda Europa,

de los que se hacen eco los periódicos.

(Música)

El París-Berlín de 1901,

París-Viena, en 1902

y París-Madrid, en 1903.

(Música)

A partir de ahí,

Louis Renault comienza a crear su imperio industrial.

Su primer encargo es la fabricación de un coche manejable y asequible,

que hará la función de taxi para una incipiente empresa,

la cual encarga 3000 unidades.

Una idea portentosa

que hará que las fábricas de Renault se extiendan por todo el mundo,

hasta llegar a Japón.

Las ciudades de Nueva York y Londres encargarán miles de taxis Renault.

(Música y campana de tranvía)

No dejan de surgir inventos a un ritmo vertiginoso

en una sociedad que se ha quedado boquiabierta

ante estos impresionantes cambios:

El metro de París, que sale de las entrañas de la tierra,

la electricidad, que se extiende poco a poco,

y el teléfono, que acorta las distancias entre las personas.

(Ruido del metro)

Un progreso que, de forma repentina,

permite a la humanidad dar un paso más.

Gracias al éxito de la aviación,

por fin se consigue un sueño esbozado desde hace siglos.

A los franceses les encanta

presenciar las hazañas de los acróbatas del aire,

dispuestos a arriesgar sus vidas por conquistar el cielo.

(Música)

¿Cómo se puede volar con un planeador,

como lo intentó en 1905 el francés Gabriel Voisin,

lanzando el aparato con un barco?

(Música)

¿Cómo despegar con un avión al que se ha conectado un motor,

como el pionero estadounidense Wilbur Wright,

que hizo una maravillosa demostración en Francia en 1908?

(Música)

A veces, los experimentos no salen bien.

(Música)

La mañana del 25 de julio de 1909 se da un gran paso.

(Música)

Al amanecer,

el piloto Louis Blériot vuela cerca de Calais.

(Música)

Treinta y ocho kilómetros y treinta y siete minutos más tarde,

Blériot consigue aterrizar al otro lado del canal la Mancha,

cerca de Dover.

(Música)

El trayecto es una noticia mundial.

Louis Blériot se convierte en un héroe de la era moderna.

(Música)

Muchos tenían la sensación de que en la década de 1900

ya no había límites para el progreso humano.

Un sentimiento de poder

que llama la atención a todo el mundo,

ya que las cámaras graban ahora

los logros de los aventureros más intrépidos.

Una carrera por la fama que puede desembocar en terribles tragedias.

(Música)

¿Cómo iba François Reichelt,

un sastre que era inventor en su tiempo libre,

a resistir la tentación

de ser conocido como el primer hombre volador?

En el momento de lanzarse

desde el primer piso de la Torre Eiffel, duda.

(Música)

Tal vez cree que su paracaídas no está listo.

Pero ha prometido hacer una demostración ante las cámaras,

así que salta.

Se estampa contra el suelo,

impulsado por el destino y un apremiante progreso.

(Chiquillería)

El cine, el mayor invento de este nuevo siglo,

consiste al principio en documentar lo que acontece.

Pero, poco a poco, se aleja de la realidad

y se nutre de la imaginación.

(Música)

Tras los hermanos Lumière,

Léon Gaumont consigue crear una cámara-proyector,

junto a un grupo de ingenieros,

y su joven secretaria Alice Guy le sugiere

que produzca sus propias películas,

que se podrían vender con el aparato.

Alice Guy tiene el presentimiento

de que se puede ir más allá de las imágenes de los Lumière

y contar historias ficticias delante de la cámara.

He aquí la primera directora de la historia del cine

que multiplica las producciones en los estudios Gaumont.

En concreto, crea una preciosa joya coloreada con un pincel,

fotograma a fotograma: Les fredaines de Pierrette.

(Música)

Pero el cine es tal y como lo conocemos hoy en día

gracias a Charles Pathé.

Pathé, que se lanza de lleno en la industria cinematográfica,

tiene una idea genial:

hay que crear salas donde proyectar esas imágenes filmadas,

para que todos puedan verlas.

Pathé inventa

un sistema de alquiler de películas para salas franquiciadas.

Un sistema que perdura hoy en día.

(Música)

Para que los espectadores vuelvan de forma regular a esas salas,

Pathé sabe que hay que ofrecerles protagonistas que gusten.

La primera estrella fichada por Charles será Gabriel Leuvielle,

que encarna al personaje de Max Línder.

(Música)

Encantador, vivaracho y alocado,

Max hace reír primero a Francia y luego a toda Europa.

(Música)

Incluso sirve de inspiración para un joven Charles Chaplin

que se prepara para salir a escena.

(Música)

También son buenos tiempos para los trabajadores del país.

Una ley surgida a principios de siglo les concede,

por fin,

un día de descanso a la semana pagado por el empleador.

Así que ahora

los domingos en París son para montar en bici

y pedalear hasta llegar a la orilla del Marne,

donde bañarse o hacer un picnic.

La bicicleta supone una revolución para todo el mundo,

una revolución que cambia

la forma de desplazarse de los franceses.

(Música)

Mujeres y hombres experimentan por primera vez

una libertad sin precedentes.

(Música)

Qué época tan bella.

Los desfiles anuales permiten festivales populares,

como el de mitad de la Cuaresma en París.

(Música)

Bailar es su pasión

y disfrutan especialmente con las danzas populares

que animan cada temporada.

El baile del 14 de julio muestra

el apego hacia este país y hacia la República.

(Música)

Pero lo que a más gente atrae a principios de siglo es el deporte.

Del amor por la bicicleta al ciclismo solo hay un paso,

y en la Belle Époque se dio con alegría,

inventando carreras en carretera.

En 1903, el periódico L’Auto creó el Tour de Francia.

Una primera edición

con seis largas etapas de más de quince horas cada una,

con salida desde París.

Cada año, el Tour de Francia congrega a más espectadores.

La clase obrera admira a los ciclistas,

que han salido de sus filas,

y que intentan parecerse a Philippe Thys,

ganador del Tour en 1910.

Aparte de ciclismo y de sus referentes en él,

adoran el boxeo

y a boxeadores como Georges Carpentier,

hijo de un minero, que se eleva a lo más alto a base de golpes.

El campeón, al que todos los franceses veneran,

hace vibrar a las masas al ritmo de los gongs del ring

y logra convertirse en campeón de Europa

y, pronto, en campeón del mundo.

(Música)

La mejora de las condiciones de vida de los obreros,

que permite tener un poco de tiempo libre,

se ha logrado

gracias a la movilización de los propios trabajadores.

(Música)

Los bares fueron durante mucho tiempo

el único lugar para reunirse, charlar y quejarse,

pero, poco a poco,

los trabajadores se organizaron e inventaron el sindicalismo francés.

Con la fundación de la CGT,

la Confederación General del Trabajo

los obreros conciben las acciones directas,

como la convocatoria de una huelga general.

Las protestas de la CGT se centran en la jornada laboral.

Entonces, estaba vigente un decreto de 1848,

que fijaba la jornada diaria en 12 horas.

La CGT aboga por una de ocho horas,

que reivindicarán durante años, sin ningún éxito,

a pesar de las huelgas, cada vez más violentas.

(Música)

La patronal es inflexible.

Se niega a reducir el tiempo de trabajo

y rechaza cualquier proyecto de ley que les sea desfavorable.

(Música)

La clase alta parisina goza de varios privilegios

y lleva una vida familiar.

Para la clase burguesa es imprescindible

contar con empleados domésticos,

para demostrar su éxito social.

(Música)

El estilo de vida familiar también queda plasmado

en los paseos en coche de caballos por el bosque de Boulogne,

que terminan con una taza de té en el césped de Bagatelle.

O en las tardes de carreras de caballos

del hipódromo de Auteuil,

donde se puede aprovechar para lucir los conjuntos de moda.

(Música)

Ya no hay por qué renunciar a los lugares de vacaciones,

a los que se puede llegar cuando hace buen tiempo

gracias a los ferrocarriles

que se han extendido por todo el país.

La residencia de verano es un invento del nuevo siglo,

basándose en el modelo de la aristocracia de antaño

y en sus castillos.

En Tréport o Étretat, en Normandía,

descubren lo divertida que es la playa.

(Música)

Pero es a Deauville adonde acude el turismo costero más elegante.

Todo París abarrota los cafés de esta preciosa ciudad normanda.

(Música)

En la playa, las cabañas de tela y los trajes de baño imponen

una nueva moda estival

con la que poder deleitarse desde las mesas con vistas al mar.

(Gaviotas y olas)

(Cascos de caballos)

París, la capital, es

el corazón que late en un país en plena transformación.

Un corazón acelerado que palpita al ritmo del tráfico frenético.

En los grandes bulevares, como la arteria central

que determina los desplazamientos por la ciudad,

desde la Concordia hasta República,

hay un festival de cláxones, timbres de bicicletas

y desfiles de coches de caballos.

Cuando no es eso,

son los insultos de los cocheros parisinos,

que tienen fama de ser

los más testarudos y maleducados del país.

París, corazón palpitante al que hay que abastecer continuamente.

En la Villete,

los comerciantes de les Halles negocian la compra de ganado

que llega diariamente en tren de los campos de Francia.

(Música)

Vacas, cerdos y ovejas se llevan de inmediato

a los mataderos contiguos a las vías del tren.

(Música)

La madera, los materiales de construcción

y otros productos,

entran en París a través del Sena y del canal de Saint Martin.

Muchos escluseros y estibadores trabajan

para dirigir el incesante tráfico fluvial,

desde el lago de la Villete

hasta los muelles de l’Île de la Cité.

(Música)

Todo converge en el inmenso mercado central de la ciudad:

les Halles, el “vientre de París”, como lo llamaba Émile Zola.

Alrededor de los edificios,

se escucha un ruido incesante ,

provocado por el griterío de las vendedoras

y por los intermediarios que se ofrecen voluntariamente

para transportar mercancías.

(Música)

En esta época nace también la clase media,

debido al aumento del número de empleados de oficina

o de puestos que se suman a los artesanos, comerciantes,

funcionarios y militares designados cada mes.

(Música)

Con el desarrollo de la moda en París,

miles de aprendices de modista empiezan a trabajar

en talleres de costura,

a cambio de un modesto salario.

(Música)

En los grandes almacenes de Bon Marché, Samaritaine, Dufayel

o los del Louvre,

los empleados esperan a los clientes que vienen a buscar ropa de cama

o la última moda en trajes de baño.

(Música)

En París, las clases sociales se distinguen principalmente

por su ubicación.

Las grandes fortunas residen en el oeste de la capital,

lejos de la contaminación de las fábricas.

En estas enormes avenidas diseñadas por el barón Hausman,

los edificios ya cuentan con agua corriente y gas

en todas las plantas.

(Música)

Los barrios obreros de la ciudad se encuentran al norte y al este.

Belleville, Ménilmontant

y, por supuesto, el barrio de la Bastilla,

lleno de artesanos y de habitantes modestos.

Aquí,

el agua se obtiene de los patios o de la fuente municipal.

A menudo, la vida es complicada

en los callejones industriales de Faubourg-Saint Antoine.

(Música)

(Ruido de agua en movimiento)

Pero, de repente,

un capricho del cielo sirve

para recordarles a los parisinos de todas las clases sociales

la fragilidad y la trivialidad del progreso en marcha,

cuando las fuerzas de la naturaleza se desatan.

En 1910, después de varias semanas lloviendo,

el Sena se desborda de su cauce

e inunda lentamente las calles de la capital.

El 25 de enero,

el Sena alcanza los ocho metros a la altura del Palacio Real

e inunda el barrio de Grenelle.

Al final del quais d’Orsay,

una grieta agranda la herida abierta.

Los habitantes huyen,

llevando consigo lo que pueden salvar.

Cuando, el 28 de enero,

el Sena supera los 8,6 metros en el puente de Austerlitz,

la situación se agrava.

Los militares y el personal de los servicios de carretera

instalan unas frágiles pasarelas para desplazarse.

Lo que más sorprende a los parisinos en estos días difíciles

es el silencio que reina en las calles.

Es como si la vida se hubiera parado de pronto

a la espera de días mejores.

Las condiciones sanitarias empeoran drásticamente

y habrá que esperar más de un mes

hasta que la decrecida sea definitiva.

(Música cadenciosa y ruido de agua en movimiento)

Esta época que viven los franceses no es bella en absoluto

y, como si fuera una señal del destino,

la catástrofe que ha golpeado París da comienzo

a un periodo de desigualdad y crispación.

(Música más viva)

En el barrio obrero de Le Marais, en el centro de París,

es difícil retornar a la normalidad.

(Música viva)

Algunos comen sopa por muy poco en las tabernas o pequeñas tiendas.

A medida que los salarios se estancan,

el precio de los productos de primera necesidad aumenta,

debido a la especulación de comerciantes sin escrúpulos.

(Música viva)

La situación social es cada vez más insostenible.

Los comedores sociales no dan abasto

para alimentar a los más desfavorecidos.

El precio de la mantequilla ha subido tanto en solo unos meses,

que las familias humildes no pueden permitírsela.

Crece el enfado contra una vida inasequible.

Algunas empresas participan

en huelgas que cada vez son más agresivas

para reclamar nuevos derechos.

Los empleados ferroviarios de todo el país,

que trabajan para distintas empresas privadas,

son los primeros en hacer una huelga general con su sindicato.

(Música)

Los trenes se paran.

Para poner fin a este bloqueo,

el gobierno envía al ejército

a ocupar las taquillas y las estaciones,

como aquí, en Saint Lazare.

Los líderes sindicalistas son arrestados

y las empresas ferroviarias los despiden de inmediato.

La represión es muy dura.

Las protestas sociales y sindicales se materializan cada año

en torno al 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo,

que la CGT quería que se declarase festivo,

algo que tanto la patronal como los gobiernos sucesivos

se niegan a hacer.

(Música)

En París,

las manifestaciones del 1 de mayo, no autorizadas por el gobierno,

son motivo de enfrentamiento entre militantes y militares,

como en la de 1911.

(Música)

El malestar no es solo social o político.

A partir de 1912, es también diplomático.

El 14 de julio, día de la fiesta nacional,

el ejército desfila en el Hipódromo de Longchamp.

(Música)

Una demostración de fuerza

que graban los dirigibles militares que sobrevuelan el acto.

(Música)

Una exhibición de poder que se interpreta

como una respuesta a las amenazas de Alemania,

considerada el enemigo desde 1870.

Furioso por haber sido excluido del reparto mundial,

entre franceses e ingleses,

el káiser alemán Guillermo II incrementa la presión militar

sobre sus vecinos europeos.

(La Marsellesa)

Francia busca a toda costa

salir de su aislamiento diplomático y militar.

Realiza una alianza estratégica con la Rusia del zar Nicolás II.

Y, a continuación, una entente cordial con Gran Bretaña

y su potente armada militar.

El ejército francés puede ahora cabalgar con orgullo

y desfilar como en 1913,

durante la visita del Príncipe de España.

Pero lo que se conoce como la triple entente,

la alianza entre Francia, Gran Bretaña y Rusia,

es en realidad

un mecanismo que conducirá al país a su perdición.

(Música de percusión de ritmo rápido)

En París,

convertida en ciudad de musicales y de cafés-teatro,

prefieren pensar que lo peor aún está por llegar

y perderse en un torbellino de espectáculos y diversión.

(Música festiva)

Ver todos los espectáculos parisinos es como un ritual:

del Moulin Rouge al Folies Bergères,

del Olympia al Bal Tabarin.

(Música festiva)

Las obras que iluminan las noches parisinas

son cada vez más grandiosas y espectaculares.

(Música festiva)

Una energía creativa parece haberse apoderado de París

y el motor de dicha energía es, sin duda,

la música que algunos compositores están creando.

El incomprendido Erik Satie, el joven Maurice Ravel

y principalmente Claude Debussy

siguen la estela de los precursores Gabriel Fauré y Camille Saint-Saëns.

Con Preludio a la siesta de un fauno

compuesta a partir de un poema de Mallarmé,

Claude Debussy causa sensación.

Por primera vez,

la partitura se aleja de las rígidas normas de la música clásica.

La valentía del compositor le hace ganarse la admiración

de la juventud parisina.

(Preludio a la siesta de un fauno)

Los Ballets Rusos de Diaguilev representan, en 1912,

la pieza de Debussy.

La compañía irrumpe en París y revoluciona la danza moderna

en torno al bailarín y coreógrafo Nijinsky.

(Preludio a la siesta de un fauno)

Después de Debussy,

Nijinsky trabaja con el compositor ruso Igor Stravinsky.

(La consagración de la primavera)

La consagración de la primavera, que se estrena en mayo de 1913,

escandaliza y enfada al público,

poco habituado a tanta modernidad musical y coreográfica.

(La consagración de la primavera)

1913 es un año milagroso para las artes.

Después de alojarse, como cada verano,

en el Grand hôtel de Cabourg, en Normandía,

donde se embarcó en una gigantesca aventura literaria y novelesca,

Marcel Proust publica,

con dificultad y de su propio bolsillo,

Por el camino de Swann.

Es el primer volumen de la colección En busca del tiempo perdido.

Siete volúmenes que marcarán

la historia de la literatura francesa.

En sus novelas, Cabourg y sus playas,

sus paseos por el mar

y sus variopintos visitantes de verano,

se convertirán en la ciudad de Balbec.

(Música)

Al mismo tiempo,

el polaco Guillaume Apollinaire revoluciona la poesía francesa

con la publicación de su antología Alcoholes,

formada por varios de sus poemas más famosos:

Zona, La canción del mal amado o El puente Mirabeau.

Guillaume Apollinaire se divierte con el caricaturista André Rouveyre

sacándose una foto en una tienda que cuenta con un fotomatón.

Una técnica que nos permite revivir durante un instante,

al mayor defensor del movimiento cubista,

amigo de pintores vanguardistas,

sobre todo, del pintor español Pablo Picasso.

El inmigrante español, que se instaló en París,

cambiará la historia del arte.

En 1907, Picasso rompe

con las normas establecidas en la pintura clásica

con su obra maestra, incomprendida en ese momento,

Las señoritas de Avignon.

El cuadro se aleja

de la perspectiva creada siglos antes

por los pintores del Renacimiento.

Una búsqueda de las formas que continúa durante todo 1913

con la corriente cubista,

una deconstrucción violenta de la pintura figurativa.

(Música)

En medio de esta revolución artística,

el cine también tiene a sus idealistas.

A veces, incluso, a unos idealistas malditos.

En 1913, Georges Méliès,

un gran artista creativo sin precedentes,

se ve obligado a renunciar a sus películas.

El inventor de los primeros efectos especiales,

al que han plagiado y está arruinado,

cancela su deslumbrante espectáculo

después de miles de proyecciones de Viaje a través de lo imposible.

(Música)

Son poemas filmados, cautivadores y mágicos,

siendo uno de los más famosos Viaje a la Luna,

una obra maestra de 16 minutos.

(Música)

Aunque el cine haya perdido a Georges Méliès,

no le falta talento.

Ese mismo año, en 1913,

en el cine más grande del mundo,

el Gaumont Palace,

situado en la Place de Clichy,

3500 espectadores eligen las películas por episodios

que Feuillade realiza para el cine.

Su último éxito es

el famoso thriller policiaco Fantômas,

que se acaba de estrenar.

Louis Feuillade, con sus guiones de larga duración

repletos de suspense

y su búsqueda del encuadre perfecto,

inventa las películas de cine tal y como las conocemos hoy en día.

Fantômas es la historia de un ladrón de la era moderna,

inspirada en los jóvenes delincuentes

que aterrorizaban a la clase burguesa

y a los que denominaban Los apaches.

Los apaches se convierten

en unas figuras clave de esta increíble época.

(Música)

(Canta)

(Música)

Los apaches son jóvenes delincuentes

de la zona de las fortificaciones que rodea París.

(Música)

Les Fortifs es una frontera geográfica

convertida en un abismo físico y social

entre la capital y los barrios pobres,

de edificios precarios, que la rodean.

(Música)

En esta zona,

igual que en los barrios populares de Belleville, Charonne

o la Chapelle,

viven los más pobres de la ciudad,

a los que temen las clases altas.

Los apaches, jóvenes que ni estudian ni trabajan,

delinquen para sobrevivir.

Usan chaquetas negras antes de que se pongan de moda

y llevan gorra y una bufanda alrededor del cuello.

Se organizan en bandas enfrentadas y manejan cuchillos y revólveres.

(Música)

Los apaches fascinan al público

y se convierten en personajes del cine y de la música.

Lo más temido es lo más admirado.

Lo más odiado es lo que más llama la atención,

la burguesía se ve atraída por las emociones fuertes que les provocan.

(Música)

La actriz Polaire, que vuelve locos a todos los hombres de la época,

interpreta el baile apache que está de moda,

en el que su compañero la zarandea violentamente.

(Música de acordeón muy viva)

Los apaches tienen una musa: Marie-Amélie Hélie,

conocida en la posteridad como Casque d’Or,

por su impresionante melena pelirroja.

Casque d’Or es una niña de 13 años

que abandona la extrema pobreza del hogar familiar

para prostituirse en el ruban, que es como se le llama al bulevar.

(Música)

Estando con un hombre apodado Manda, jefe de los apaches de Popincourt,

Casque d’Or se convierte en la amante de Leca,

un apache de la calle des Orteaux.

Dos historias de amor tumultuosas y trágicas,

que conducen a un enfrentamiento entre bandas

en una especie de West Side Story real durante la Belle Époque.

Los dos jefes apaches son deportados a la prisión de la Guayana.

(Música)

Casque d’Or alcanzará una fama fugaz al contar su historia

y publicar su autobiografía, titulada Mis días y mis noches.

(Música)

En esa época,

las mujeres tienen varios modelos a seguir.

Casque d’Or,

a imagen de las cortesanas y las prostitutas,

es considerada una seductora,

aquella que puede ofrecer a los hombres su sexualidad sin más,

solo por placer.

(Música)

Un deseo que albergaba la fotografía,

que inmediatamente plasma en imágenes la desnudez de la mujer.

(Música)

A continuación, lo hace el cine,

que desde sus inicios muestra el cuerpo de la mujer,

antes de que se inventase lo que se conoce como pornografía.

(Música)

(Canta en francés en el original)

En oposición a la mujer seductora,

está el ideal de la mujer casada, que es como una Virgen con el Niño,

cuya vocación es traer vida al mundo

y perpetuar la estructura familiar tradicional.

Pero todas las mujeres,

tanto las atrevidas como las idealizadas,

son discriminadas económica y políticamente,

y tendrán que luchar para conseguir su libertad.

Están subordinadas en el matrimonio y también en el trabajo,

donde representan una tercera parte de la población activa.

Tanto en las fábricas como el campo,

las mujeres cobran la mitad que un hombre.

Hasta 1907,

las mujeres casadas no podían tocar su salario

si no las autorizaba su esposo.

(Música)

La primera conquista simbólica para las mujeres es

el derecho a deshacerse del maldito corsé

que les corta la respiración

por cumplir con el canon de belleza de la época.

El diseñador Paul Poiret es el primero que revoluciona la moda

y otorga libertad a las mujeres con unos vestidos sin corsé.

La cintura se sube hasta el pecho,

gracias a unas formas más suaves y en consonancia con el cuerpo.

Pero este logro no es más que una anécdota

en una sociedad

donde los hombres siguen ostentando el monopolio del poder.

Harán falta mujeres pioneras

que allanen el camino a las que vendrán detrás.

Marie Curie, una inmigrante polaca que ha venido a estudiar a París,

como muchas otras chicas,

es la primera mujer en obtener una cátedra de Física General

en la Sorbona.

Se convertirá en una de las figuras más famosas de la época

al ganar dos premios Nobel: uno, en Física, en 1903

y otro, en Química, en 1911.

Marguerite Durand es la primera

en acabar con el dominio masculino en el periodismo.

Con la Fronde,

el primer periódico dirigido, diseñado y elaborado

exclusivamente por mujeres,

Marguerite Durand fuerza la entrada de éstas

en la Bolsa de París y en la Asamblea nacional,

que hasta ese momento eran dos santuarios masculinos.

Lo que más molesta a Marguerite es

ver que las mujeres están privadas del derecho a votar

y a presentarse a unas elecciones.

Junto a otras activistas feministas, presentan de forma simbólica

su candidatura a unas elecciones legislativas

y aprovechan la campaña electoral que se les niega

para defender el derecho a voto de las mujeres.

Esta lucha se ve perfectamente reflejada

en las elecciones de 1914,

en las que la Liga Francesa por los Derechos de la Mujer

organiza un referéndum clandestino el día de las elecciones

y permite a 500.000 mujeres

depositar una papeleta en la que dice 'Quiero votar'.

Las feministas están convencidas

de que la aprobación del derecho a voto para las mujeres

es una cuestión de semanas.

Pero los caprichos del destino y,

en concreto, la locura de los hombres,

decidirán lo contrario.

(Bajas frecuencias, lúgubre)

El asesinato en junio de 1914 de François Ferdinand,

heredero de la corona austriaca y aliado de Alemania,

transforma los acuerdos entre los países europeos

en una espiral infernal que nada puede detener.

(Campanas a muerto)

El zar Nicolás II decreta la movilización general.

El káiser Guillermo II declara que Alemania está en peligro de guerra.

Un choque entre los nacionalismos alemán y ruso acabará con la paz

y desencadenará la caída vertiginosa de Francia y de Gran Bretaña.

(Música)

Alemania declara la guerra a Rusia el 1 de agosto

y Francia dos días después.

En tan solo unas horas,

a Francia la embargan la preocupación y el miedo.

Las campanas de las iglesias llaman a filas

y un flujo continuo de hombres en edad de combatir

se dirige a las estaciones de todo el país.

Los últimos besos antes de partir.

Las últimas miradas.

Para dar la imagen de un país triunfador

delante de las cámaras,

se muestra el entusiasmo del momento.

Pero la realidad es

que Francia está a punto de sumirse en una guerra devastadora

que durará cuatro largos años.

El hombre de 1900 que soñaba con un futuro brillante

caerá fulminado en las trincheras del Somme

o en el lodo de Verdun.

Millones de personas fallecerán en la flor de la vida.

(Música)

En medio del caos provocado por el fuego de las armas

y el sabor a pólvora,

París pone fin a esta corta etapa de su historia.

Tiempo después,

este fabuloso periodo se conocerá como “la Belle Époque”,

una bella época en la que se fantaseó

con una Ciudad de la Luz deslumbrante,

convertida durante un tiempo

en el centro del mundo y de las artes,

y que los franceses recordarán con nostalgia...

...para siempre.

(Música)

Somos documentales - París 1900, la Belle Epoque - ver ahora

A principios del siglo XX, París es el centro de uno de los mayores cambios culturales y técnicos de la Historia. La revolución tecnológica que supuso el nacimiento del cine y el arte moderno, nos permite ver las de las bellas e increíbles imágenes del documental.
 

Mujeres pilotos en la 2ª Guerra Mundial

Contenido disponible hasta el 25 de julio

Para todos los públicos La noche temática - Mujeres piloto en la 2ª Guerra Mundial - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

(Música)

-El 7 de diciembre de 1941,

una joven instructora de vuelo,

Cornelia Fort,

se encontraba en Pearl Harbor,

volando con un alumno,

cuando, de repente, vio llegar unos aviones

con el símbolo del sol rojo

y comprendió que eran japoneses.

No tenía ni idea de lo que estaba pasando,

hasta que uno de los aviones abrió fuego sobre ella.

Rápidamente,

cogió los mandos de su avión y aterrizó.

Y, dos días más tarde,

encontraron en la playa dos aviones civiles

que habían sido abatidos,

llenos de pasajeros muertos.

(SONIDO AVIÓN)

(ESTALLIDO BOMBA)

-Esa mañana, me desperté con unas detonaciones,

que me sonaron a bombas.

Entonces, me asomé al balcón,

y vi cómo caía una bomba sobre Kimakai,

una pequeña comunidad oriental

que se encontraba en una punta de Honolulu,

y vi cómo ardían unos edificios,

envueltos en llamas.

Había unos aviones sobrevolando la zona,

pero no los pude ver lo bastante bien

como para distinguir quiénes eran.

Me volví a meter, encendí la radio,

y oí a un locutor que gritaba

que nos estaban atacando los japoneses.

Me quedé en estado de shock.

Fue el comienzo de un día aterrador.

(VOZ RADIO) -Les ofrecemos un boletín informativo especial.

Los japoneses han atacado Pearl Harbor, en Hawái,

tal y como acaba de anunciar el presidente Roosevelt.

El mundo estaba en guerra.

En Europa y en el Pacífico las aeronaves enemigas

dominaban los cielos.

Los pilotos hombres estaban siendo movilizados

para luchar al otro lado del Océano Atlántico,

y había una dramática escasez de pilotos.

A raíz de Pearl Harbor,

las Fuerzas Aéreas necesitaban pilotos

para probar los nuevos modelos

y transportarlos hasta las zonas de combate.

Dos de las mejores aviadoras del momento,

Jacqueline Cochran y Nancy Harkness

propusieron, cada una por su cuenta,

que el ejército usara mujeres piloto.

Pero, que en los años 40,

una mujer pilotase un avión militar

era una rareza en los Estados Unidos.

A medida que escalaba el papel americano

en Europa y en el Pacífico,

la demanda de pilotos de combate era más apremiante.

Ésto obligó al ejército estadounidense

a plantearse el entrenar a mujeres,

para que pilotasen los aviones militares.

-Había una gran necesidad de pilotos

ya que producíamos aviones a toda prisa

para sostener el esfuerzo de guerra.

Y, con tantos hombres como había al otro lado del Atlántico,

era la ocasión perfecta para las mujeres.

E hicieron un trabajo fantástico.

El 10 de septiembre de 1942,

el General Harold L. George,

Comandante del Comando de Transporte Aéreo,

anunció la creación de un Escuadrón de Transporte Auxiliar de Mujeres

o “WAFS”,

con Nancy Harkness Love a la cabeza.

(SONIDO MOTORES AVIÓN)

Las veintiocho mujeres piloto del escuadrón original

se convirtieron así en las primeras mujeres en volar

para los Estados Unidos.

Pero para poder incorporarse al servicio,

tenían que contar quinientas horas de vuelo.

Poseer licencia comercial,

y experiencia pilotando un avión

de por lo menos doscientos cincuenta caballos.

Viendo que no había suficientes mujeres

que reunieran dichos requisitos

el Comandante de las Fuerzas Aéreas

el General “Hap” Arnold,

autorizó a Cochran a formar un segundo programa,

el Destacamento de Formación de Mujeres Piloto,

para así entrenarlas.

El tiempo de vuelo que se les requería

para entrar en el Destacamento

se redujo gradualmente

hasta las treinta y cinco horas.

-Cuando estas chicas entraron en la aviación,

eran verdaderas pioneras,

pero de algún modo

consiguieron obtener la licencia

que les permitiría ingresar en el cuerpo.

A los once meses de lanzarse el programa de entrenamiento,

el General Arnold apostó por combinar sus recursos

y expandir las atribuciones de todas las mujeres piloto.

En agosto de 1943,

el Escuadrón de Transporte Auxiliar de Mujeres

y el Destacamento de Formación de Mujeres Piloto

se fusionaron para formar el Servicio de Mujeres Piloto

de las Fuerzas Aéreas.

Bajo el mando de su directora,

Jacqueline Cochran,

y con Nancy Harkness a la cabeza

del Escuadrón de Transporte Auxiliar,

acababa de nacer el programa de las WASP.

Veinticinco mil mujeres estadounidenses,

muchas aún adolescentes, otras ya mayores,

se presentaron.

Esperaban hacer realidad su sueño.

Volar sirviendo a su país en un momento de crisis.

Había desde bailarinas hasta hijas de agricultores,

procedentes de todo tipo de entornos

y de todos los rincones del país.

Y empezaron su entrenamiento, al estilo militar.

Hay algo que nos cuesta entender hoy,

y es que, cuando aquellas mujeres

acometieron el reto de convertirse en WASP,

eran voluntarias.

Valerosas civiles dispuestas a desempeñar un singular trabajo,

y todo por aportar su granito de arena al esfuerzo de guerra.

Según el General “Hap” Arnold,

de no ser por ellas

los Estados Unidos no habrían podido ganar la guerra.

De las veinticinco mil voluntarias

admitieron tan solo a mil ochocientas treinta,

y de ellas solo 1.074

concluyeron, con éxito, su entrenamiento.

Antes de poder formar parte de las WASP,

tenían que someterse a un entrenamiento militar intensivo

y ni aun así tenían garantizado convertirse en pilotos militares.

Los primeros centros de entrenamiento

estuvieron en Texas.

Y Avenger Field en Sweet Water

se transformó en la primera academia de vuelo militar

sólo para mujeres en el mundo.

-Claro que fue una época emocionante para todas.

Creo que todas nos moríamos de ganas

de comenzar con el entrenamiento.

Nos habían anunciado ya lo que iba a pasar sobre el terreno.

Y, claro, era emocionante estar allí,

y conocer a tantas personas nuevas,

con las que compartir esa experiencia.

Era una idea muy, muy emocionante.

Pero lo más importante

era que todas estábamos allí

por un mismo motivo:

La pasión por la aviación.

-Nos repartían en barracones con seis catres,

y luego había una letrina con dos lavabos,

dos inodoros y dos duchas,

que compartíamos con otro barracón,

que a su vez tenía otros seis catres.

Así que, todos los días,

a las seis de la madrugada,

éramos doce mujeres que competíamos por pasar al cuarto de baño.

En seguida, aprendimos que había que ponerse el “zoot suit”

que era como se llamaba a nuestros monos,

por encima del pijama,

ir a la cantina y desayunar

antes de volver a pelearse por usar la letrina.

Así que era todo muy diferente de la vida de una civil,

pero la camaradería lo compensaba todo.

-Convivía con otras cinco chicas en el barracón,

y nos volvimos muy amigas.

Creo que el hecho de no saber si seguiríamos vivas al día siguiente

fue algo que nos unió mucho.

-Empezamos pilotando biplanos de entrenamiento.

Nos hicieron entrega de unos viejos uniformes de hombre.

Hay que recordar que nunca había habido mujeres

en el ejército del aire,

por lo que todo lo que se nos daba estaba pensado para hombres.

Todos los días nos levantábamos a las seis de la madrugada,

y teníamos cuatro horas de vuelo.

Después, cuatro horas de clase teórica,

una hora de marcha,

una hora de ejercicio,

y cualquier otra cosa

que se les ocurriese hacernos hacer

hasta las diez de la noche.

-Era exactamente el mismo entrenamiento

que seguían los cadetes hombres,

solo que los hombres no tenían que tener una licencia,

ni experiencia de vuelo previa.

La mayoría estaban recién salidos del instituto,

o del primer o segundo año de universidad.

Aunque todas esas mujeres eran aviadoras expertas

el entrenamiento para convertirse en una WASP era todo menos fácil.

Tenían que demostrar su valía a cada momento.

La posibilidad de ser expulsadas

era siempre uno de sus mayores miedos.

-Nos apoyábamos unas a otras,

y éramos muy buenas compañeras.

Si alguna de nosotras tenía un problema,

intentábamos ayudarla a resolverlo entre todas,

ya fuese en clase o durante un vuelo.

Siempre intentábamos resolver los problemas en grupo.

Naturalmente, todo aquello nos unió aún más.

Claro que, con la perspectiva,

me doy cuenta de que había una presión muy fuerte,

en el sentido de que todas queríamos seguir en el cuerpo.

No nos queríamos quedar fuera.

Y era muy estresante,

porque nunca se sabía quién sería la siguiente.

Solo podías esperar no ser tú.

-Era duro, durísimo.

Te podían expulsar hasta por cosas

que ni siquiera tenían que ver con la aviación.

Si te pillaban confraternizando te echaban.

Si recibías demasiadas sanciones te echaban.

Y ya no había nada que hacer.

-Los fines de semana nos dejaban bajar a la ciudad,

pero seguíamos teniendo un toque de queda,

es decir, que teníamos que volver a una hora concreta,

y, si no, recibíamos una sanción.

Luego, por las noches,

si no apagábamos las luces a la hora estipulada,

recibíamos una sanción,

y, si no teníamos la ropa bien ordenada en la taquilla,

más de lo mismo.

Y, con cierto número de sanciones, te echaban.

-Acabaron expulsando

a un poco menos del 50 por ciento de cada clase,

pero no creo que fuera porque no supieran volar,

sino porque no conseguían aprender al ritmo que se nos exigía.

Siempre me dieron mucha lástima las chicas a las que expulsaron.

Desde el principio las WASP decidieron que querían una mascota,

y se decantaron por Fifinella,

un personaje de “Los gremlins”,

un proyecto de Walt Disney que no llegó a realizarse.

Las Fifinellas eran gremlins chicas.

Eran unos seres imaginarios dotados de poderes mágicos,

y siempre dispuestos a cometer travesuras.

De hecho es habitual

que los pilotos achaquen los fallos mecánicos a los gremlins.

Pero Fifinella era un gremlin bueno,

y esperaban que les trajese buena suerte.

Las WASP pidieron permiso para usar a Fifi de mascota

y Walt Disney accedió generosamente.

Y así, empezaron a llevarla

en un parche bordado en sus chaquetas oficiales,

y pintada en sus aviones.

Era un duro entrenamiento.

Se empleaba el modelo BT 13S,

para que aprendiesen a volar a ciegas.

El asiento trasero se separaba con una cortina

que le tapaba la vista a la piloto,

obligándola a guiarse exclusivamente

por los instrumentos de vuelo.

-Un día,

estaba a punto de despegar para un vuelo de entrenamiento

cuando llegó otra WASP,

y me preguntó si me importaba que fuera ella en mi lugar,

porque la que iba sentada en el asiento trasero,

detrás de la cortina,

era su mejor amiga.

Le dije que claro que no me importaba, que adelante.

Lo siguiente que supe fue que habían tenido un accidente

y que las dos estaban hospitalizadas,

porque habían intentado sobrevolar un árbol,

y se habían estampado contra él.

-Llevaron el avión destrozado

a una zona de la base,

en Avenger Field,

y esa noche nos hicieron ir a verlo,

después de la cena.

Ya os digo yo, que no era bonito.

Si en algún momento se me había pasado por la cabeza

probar a hacer un vuelo raso,

se me pasaron las ganas.

Los vuelos de entrenamiento

entrañaban ciertos peligros inherentes.

Janet Simpson perdió a su mejor amiga

por una colisión en pleno vuelo.

-Por la razón que fuese, no se vieron.

Elizabeth saltó en paracaídas,

pero, al caer desde una altitud

de poco más de quinientos metros,

el paracaídas se le abrió demasiado tarde.

La chica que pilotaba el otro avión

murió en el momento.

Era mi primera experiencia con la muerte.

Me pidieron que llevara yo sus pertenencias

a casa de sus padres,

pero no me vi con fuerzas.

Les pregunté si no podían encontrar mejor a alguien

que no la conociese tan bien como yo.

Hicimos un bote entre todas para costear el funeral,

y para repatriar el cadáver.

Sin embargo,

no fue enterrada con la bandera ni nada parecido.

En aquel entonces no gozábamos de ningún reconocimiento.

En total, treinta y ocho WASP

entregaron su vida por el esfuerzo de guerra.

(SONIDO DE LA TROMPETA)

Cada año se celebran por todo el país

ceremonias como esta, en Avenger Field,

para recordar y honrar a esas WASP

que sacrificaron su vida

al servicio de su país.

(SONIDO DE LA TROMPETA)

A pesar de la protección de su mascota, Fifi,

tuvieron su cuota de fallos mecánicos,

y algunas se libraron de morir por los pelos.

-Supongo que mis primeros vuelos en solitario

con cada nuevo modelo estuvieron gafados...

La vez que volé, por primera vez,

con un AT 6,

estaba llegando a la base en la que debía aterrizar

cuando de repente

vi que el escape se había incendiado.

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue:

“Siempre puedo saltar, si la cosa se pone fea...

Pero, entonces, me van a interrogar sobre lo sucedido,

y me podrían acabar echando.

¡Mejor me quedo en el avión!”

Así que llamé por radio,

para comunicar que quería efectuar un aterrizaje de emergencia.

Y me dieron la autorización, y aterricé,

y entonces supimos por qué fallaba el avión.

Realmente había un fallo.

Y se lo notificaron a la base,

yo me recuperé del susto,

y me libré de que me echaran.

-Una noche, debía de ser la una de la madrugada,

despegué de la base de Avenger Field,

y me dirigía a San Angelo,

que era la primera parada de mi ruta.

De allí, cambiaría de rumbo

e iría a la segunda parada.

Pues bien, fui a San Angelo,

y cuando cambié de rumbo para mi segundo trayecto,

se produjo, de repente,

un fallo eléctrico total del avión.

Por suerte, la visibilidad era buena, por la luna llena.

Y pensé:

“Supongo que no me queda otra que dar media vuelta y volver a San Angelo”,

cosa que hice.

Pero, cuando llegué a San Angelo, estaba todo a oscuras.

Tan solo estaban encendidas las luces del perímetro, me acuerdo.

Y recuerdo que pasé a ras de la base,

di media vuelta,

volví a pasar al ras,

y por fin conseguí aterrizar.

Cuando empecé a acercarme al hangar,

salió un pequeño jeep,

con un letrero en la parte de atrás que decía:

“Sígueme”.

Y lo seguí hasta el hangar,

donde me esperaba un comité de bienvenida.

Y, cuando salí del avión,

oí decir a alguien:

“¡Dios mío, es una mujer!”.

En cada una de las fases de la formación,

permanecía el miedo a ser expulsadas.

La presión a la que estaban sometidas las WASP

era cada vez mayor en sus vuelos de examen

con oficiales hombres.

-Vino a nuestra base un joven teniente,

que había estado en el frente,

y hacía de examinador de vuelo.

Nos hacían pasar dos exámenes de vuelo, de hecho,

uno civil y otro militar,

en cada fase de la formación.

Y ese era mi último examen.

Había superado ya el examen civil,

y, ahora, me tocaba someterme al examen militar.

Y nos subimos al avión,

despegamos,

me hizo volar a distintos ritmos,

y todo estaba saliendo bien.

Y, por último, me dijo:

“Antes de volver a la base,

vamos a hacer un trompo”.

Y le contesté:

“¿Disculpe?”.

Y me dijo:

“¡Un trompo!”.

Yo pensé:

“Haga lo que haga, esto no puede salir bien”.

Así que me dejé caer en picado,

y cuando traté de remontar,

no lo conseguí.

Solté la palanca de mando,

volví a tirar, y no pasó nada.

Y él me dijo:

“Ya lo hago yo”,

y yo le dije:

“¡Ni se le ocurra tocar ese panel de mando, señor!”,

y lo volví a intentar.

Y, esta vez, conseguí remontar el avión.

Y en aquel momento

supe que había superado la prueba.

Y, en cuanto descendimos a la base,

ese pequeño teniente,

que hasta aquel momento,

había permanecido muy, muy callado me dijo:

“Ha sido un muy buen vuelo, Miss Chase”

¡El caso es que nos habían enseñado que nunca,

bajo ningún concepto,

se podía hacer un trompo con un T6!

Pero yo no se lo podía decir a él en pleno vuelo.

Sabía que si él hubiera tenido que intervenir

para que parásemos de dar vueltas,

habría quedado eliminada.

Y yo no estaba dispuesta a que me echasen.

Y, si nos estrellábamos...

Pues ¿qué se le iba a hacer?

Las jóvenes siguieron rompiendo con las tradiciones

y rebasando todas las expectativas,

todo con tal de ser un día una WASP.

-Me gradué,

y me mandaron a la base Gunter Field, en Montgomery,

en el estado de Alabama,

como piloto de prueba.

También hice algo de transporte aéreo,

y algo de instrucción.

Y fue maravilloso.

Se tomaban su trabajo en serio:

ya fuera transportar un avión de un lado a otro,

remolcar dianas para las prácticas de tiro antiaéreo

o poner a prueba aviones cuestionables,

las WASP encaraban con entusiasmo sus misiones.

-Allá donde te ordenaran ir,

allá ibas.

A mí me habría encantado estar en el servicio de transporte aéreo,

porque eso te permitía pilotar un montón de modelos diferentes.

Pero no pudo ser.

Yo estaba estacionada en Pecos, Texas,

donde tenían modelos UC 78 y AT 17.

Eran bimotores avanzados,

y uno de mis cometidos era hacer pruebas de ingeniería.

Cada vez que reparaban un avión,

había que pilotarlo de una cierta manera

durante un número dado de horas,

antes de devolverlo al servicio.

Y ese era uno de mis cometidos.

Otro era el de trasladar personal militar

por todo el país,

fuese donde fuese.

Esa parte me gustaba mucho.

-Iba a estar estacionada

en la Base Militar Aérea de Blackland,

en Waco, Texas,

junto con la que era mi mejor amiga,

Nancy.

Y pedí un bimotor.

Lo que quería yo, en realidad,

era pilotar un B 52,

pero cometí el error de decir que quería un bimotor,

y eso fue justo lo que me asignaron:

un AT 10, que, efectivamente, era un bimotor.

Y, a la mañana siguiente,

me presenté al servicio,

y le comuniqué al Capitán:

“Soy su nueva piloto de pruebas, señor”.

Y él me dijo:

“¡Madre del amor hermoso!”,

y yo le dije:

“¡No, Barry Vincent!”

¡Estaba en estado de shock,

porque era la primera vez

que una mujer pisaba ese hangar!

Pero, en seguida, me consiguió un bimotor,

y un instructor,

y un paracaídas,

me dieron un cursillo de tres horas de vuelo en doble mando,

tras lo cual el instructor me dijo:

“Ya eres una piloto de prueba.

Te he enseñado todo lo que sé”.

Entonces, aterrizamos en la base,

conocí a todos los mecánicos

y me pasé horas hablando con ellos,

de todo lo que iba a tener que hacer.

Tenía que probar ocho AT 10,

y los probé, como si supiera lo que estaba haciendo.

Transportar un avión hasta su punto de partida

pasaba a menudo por realizar largos vuelos por todo el país.

Betty Blake relata su experiencia

al sobrevolar un campo de Illinois

a bordo de un avión de caza,

el P39 Air Cobra.

-Era temprano, y no sé por qué,

me dio por mirar hacia atrás.

Tenía el sol a mi espalda,

y me volví,

y vi un penacho de humo negro

que salía de la parte trasera del avión.

Me podría haber tirado en paracaídas,

pero estaba, creo, a unos seis kilómetros de altitud.

Estaba lejísimos de tierra.

Miré un par de veces,

y me pareció que estaba saliendo menos humo que hacía un rato,

y, más tarde, volví a mirar

y me pareció que cada vez había menos,

o por lo menos eso me dije.

Por fin, llegué a mi destino, y aterricé,

y cuando levantamos el carenado para ver el motor

resultó que estaba carbonizado.

No sé quién me estaba protegiendo ese día,

pero tuve mucha suerte...

También tenían por cometido ayudar en la formación

de las fuerzas de tierra,

que así podían entrenarse para detectar

y abatir aviones enemigos.

Una de las misiones más peligrosas

era remolcar las dianas en las prácticas de tiro antiaéreo.

-Se supone que estábamos en contacto por radio con ellos.

Y que ellos nos daban instrucciones de lo que querían que hiciéramos.

Y nos hacían volar de un lado a otro, a otro, a otro...

Y nos disparaban proyectiles trazadores,

que dejaban una estela visible,

para que los pudiéramos sortear.

Estábamos muy pendientes.

En cuanto veías que te llegaba uno de frente,

ponías pies en polvorosa...

Y todos aquellos chicos eran muy jóvenes.

Muchos no tendrían más de dieciocho años.

Y allí los tenían, disparando esas armas

que no habían disparado en su vida.

Así que nunca se sabía lo que podía pasar.

Eran misiones peligrosas.

Pero a mí me gustaban.

¿Qué digo?, ¡me encantaban!

Porque estaba volando...

-Mi tarea era pilotar los aviones dañados,

para llevarlos al depósito,

que estaba en Mines Field.

Hoy es el Aeropuerto de Los Ángeles.

Y luego volverlos a traer una vez reparados.

Así como llevar al personal,

transportar material,

tareas de ingeniería,

como, por ejemplo,

probar un avión

si un cadete decía que había algún problema,

para ver si tenía razón...

Era lo que se conocía como “misiones de friegaplatos”,

pequeñas tareas que alguien tenía que hacer...

Pero, gracias a eso,

los hombres podían dedicarse exclusivamente a la guerra.

No reemplazarlos

pero sí librarlos de ciertas tareas,

para que pudieran centrarse en el combate.

En plena escalada bélica,

había cada vez más WASP en todos los frentes,

transportando aviones de una costa a otra.

En total,

transportarían más de doce mil aviones militares

entre el 1942 y el 1944,

cerca del 50 por ciento de todas las aeronaves

fabricadas en los Estados Unidos durante la guerra.

-No había muchos hombres disponibles.

Muchos estaban en el extranjero,

en Europa y en el Pacífico.

Así que había una escasez de pilotos.

Y cuando necesitaban a alguien que transportase los aviones,

y no tenían a hombres a mano,

terminaban por decir:

“Pues lo tendrá que hacer una chica”.

Te daban un informe,

y te lo tenías que empollar en casa por la noche,

y al día siguiente pilotabas el avión.

Ni comprobabas que hubieras hecho los deberes.

Te subías y despegabas.

Una de las primeras WASP que murió en combate

sería Cornelia Fort,

la piloto que había escapado por los pelos

de los bombarderos japoneses en Pearl Harbor,

mientras impartía una clase de vuelo privada.

El 21 de marzo de 1943

estaba pilotando un BT 13

cuando otro avión chocó con el suyo,

y la hizo estrellarse.

A medida que las WASP demostraban una y otra vez

ser pilotos solventes,

también se fueron expandiendo sus atribuciones

dentro de las fuerzas aéreas.

Algunas de ellas fueron asignadas incluso a misiones secretas.

En 1944,

Inglaterra estaba sufriendo los estragos

de los misiles V 2 de los alemanes.

Para contrarrestarlos

el General Arnold

autorizó la creación de una misión secreta.

La “Operación Afrodita”.

Que desarrollaría una tecnología

que permitiese operar aviones no tripulados,

controlados por radio,

y estrellarlos

contra las plataformas de lanzamiento de los misiles V 2.

Helen Snapp

fue una de las pocas WASP

que participó en este operativo.

Para aviones grandes hacía falta un piloto

que tomase los mandos, si algo salía mal.

Helen fué uno de ellos.

-El avión robotizado que más se usó

era de unos dos metros de largo

y, naturalmente, no podía ir pilotado.

Era un robot de verdad.

Luego estaban los PQ 8 y los PQ 14,

que tenían que ir pilotados, por seguridad.

Los tuvimos que aprender a manejar,

igual que hubo que aprender a maniobrar los robots no tripulados.

Tuve que aprenderme todas las fases de su manejo.

Fue muy divertido.

Lo que ocurre es que, cuando se alejaban demasiado

de la nave nodriza, perdíamos el control.

Esa es la razón por la que hacía falta un piloto de seguridad a bordo.

Durante dos gloriosos años,

ellas desempeñaron un papel crucial en la victoria aliada,

poniendo en jaque la idea de que las mujeres

no podían pilotar un avión militar.

Las WASP recorrieron cien millones de kilómetros,

a bordo de todos los modelos de aviones.

Y en todo tipo de misiones no bélicas.

Su tasa de seguridad superó a la de los hombres

a igualdad tareas.

Se entrenaron para pilotar

desde el biplano Stearman hasta el B 17,

la “Fortaleza Volante”.

Hay aviones similares a los que pilotaron las WASP,

que han sido restaurados,

y que hoy pueden verse en espectáculos aéreos

por todos los Estados Unidos.

Al igual que sus homólogos masculinos,

las WASP se entrenaban con el North American T 6 Texan,

conocido como el “Fabricante de Pilotos”.

Una de las naves favoritas de muchas WASP

era el P 51 Mustang de un solo asiento,

un bombardero empleado en las misiones de larga distancia

y para escoltar a los bombarderos que operaban en Alemania.

Las WASP volaron cientos de cazas P 39 hasta la costa oeste,

desde donde se llevaban a Rusia,

para su uso por las Fuerzas Aéreas soviéticas.

Las WASP aprendieron a maniobrar aviones multimotores

como el B 25 “Mitchell”,

un bombardero bimotor que se paseó con éxito

por todos los teatros de la Segunda Guerra Mundial.

(SONIDO MOTOR AVION)

También pilotaron el B 24 o “Libertador”,

un bombardero pesado

que se empleó tanto en Europa como en el Océano Pacífico.

Se encargaron del transporte del Boeing B 17,

con diferencia el bombardero más conocido

de la Segunda Guerra Mundial.

#Música#

El bombardero pesado definitivo de la Segunda Guerra Mundial

es el B 29, la “Superfortaleza”.

Varias de las WASP se entrenaron para maniobrar este avión,

y enseñar a su vez a los pilotos hombres.

El B 29 se recuerda, sobre todo,

como el modelo que soltó las bombas atómicas

de Hiroshima y Nagasaki.

-Para comienzos del año 1944,

los Aliados habían debilitado considerablemente

a las Fuerzas Aéreas de Alemania y Japón,

por lo que sobrevivían más pilotos americanos,

y no necesitaban tantas escuelas de vuelo para formar a más pilotos.

-Había muchos instructores de vuelo,

sin trabajo en los Estados Unidos,

que como mucho podían aspirar a acceder al ejército de tierra.

Y, entonces, se fijaron en aquellas mujeres

que estaban pilotando aviones

y decidieron que querían su trabajo.

Cuando el General Arnold se propuso militarizar a las WASP,

las quejas de los instructores de vuelo hombres

y de los veteranos que volvían del frente

llegaron a oídos de la prensa y el Congreso.

Aquello desencadenó una lamentable campaña de desprestigio.

-Fue terrible.

Los hombres se reían de nosotras y nos menospreciaban.

No les gustábamos.

Nos decían que las mujeres tenían que quedarse en casa,

que tenían que quedarse en la cocina...

-Los medios nos presentaron como unas mujeres ligeras de cascos,

que teníamos un trabajo glamuroso,

e insinuaban que era un despilfarro de dinero público

y que no servía de nada enseñarnos a volar.

Se dijeron toda clase de barbaridades sobre nosotras, en mi opinión.

Y me parecía increíble que la gente les hiciera caso, pero así fue.

Y eso nos dio un montón de problemas.

Creo que sufrí más discriminación por parte de las mujeres

que la que he recibido jamás a manos de los hombres.

-Para empezar,

nuestro programa era experimental.

No sabían si las mujeres seríamos capaces de soportar

el estilo de vida militar,

ni si podríamos maniobrar los aviones militares,

grandes y pequeños.

Así que todo comenzó como un experimento,

y se nos pagaba como si fuéramos funcionarias.

Pero se nos prometió que, si el programa era un éxito,

nos incorporarían al ejército del aire,

y hasta nos hicieron firmar unos papeles.

Dicho de otra manera,

no querían costearnos un entrenamiento tan caro,

para que luego nos fuésemos a casa.

-Tanto Cochran como Arnold

estaban empeñados en que las mujeres piloto

pasaran a formar parte de las Fuerzas Aéreas del ejército.

Sin embargo, el Congreso se opuso a ello.

En junio del 44,

el Comité de Función Pública del Congreso

declaró que se trataba de un servicio

“innecesario y costoso”

Y recomendaron que se dejase de reclutar y de entrenar a las mujeres.

-Estábamos todas muy emocionadas

cuando viajamos a Washington,

porque todo indicaba

que el programa iba a salir adelante,

y que nos iban a incorporar a las Fuerzas Aéreas,

porque el programa había sido un éxito.

Pero luego resultó que tenían sus dudas,

y, al final, la ley que sometió el General Arnold al Congreso

fue rechazada por tan solo diecinueve votos.

Tras demostrar que eran capaces de lidiar

con los últimos modelos de caza

y los bombarderos más pesados

el programa se canceló de repente.

El 20 de diciembre del 1944

su cuerpo fue disuelto.

No recibieron honores militares,

ni las prestaciones sociales

de las que gozaban los veteranos de guerra.

Apenas les dieron las gracias.

-Estábamos en la base de Avenger Field,

siguiendo un curso de vuelo instrumental avanzado,

cuando nos enteramos

de que iba a venir Jackie Cochra esa misma tarde.

Ni que decir tiene que estábamos eufóricas.

Pensábamos que venía a hacernos una breve visita.

Y aterrizó.

Y nos agolpamos todas en la pista,

y nos sentamos en círculo.

Entonces nos contó que “Hap” Arnold

había disuelto el grupo ese mismo día,

y que nos iban a mandar a casa el 20 de diciembre.

Nadie dijo nada.

No había un ojo seco entre nosotras...

No recuerdo cuánto tiempo nos quedamos así.

Por fin, nos levantamos, sin más,

y nos fuimos a los barracones.

-Nos llegó una carta de Jacqueline Cochran

y del General Arnold,

que decía que iban a disolver nuestro servicio.

No dábamos crédito.

Habíamos pilotado todos y cada uno de los aviones

que había en las Fuerzas Aéreas,

habíamos hecho todas y cada una de las cosas

que habían hecho los hombres,

y, aun así, se querían deshacer de nosotras.

-Fue un día triste.

Yo me disponía a seguir un curso

para pilotar los B 25.

Evidentemente,

cuando nos enteramos de que nos iban a disolver,

nos quedamos heladas.

Pensábamos que aún nos íbamos a quedar en el servicio

durante un tiempo.

Así que era demoledor...

Que quisieran disolvernos.

-La verdad es que daba la sensación de que nos estaban despidiendo.

No sabíamos nada de la bomba atómica

ni teníamos ni idea de que la guerra se iba a acabar en seguida,

y no entendíamos por qué nos mandaban a casa.

-Fue terrible,

pero esperábamos que hubiese algún tipo de retractación

de última hora.

En octubre nos llegó el documento oficial,

que decía que el programa se acababa ese mismo 20 de diciembre.

No creo que ninguna de nosotras

se haya repuesto de ese golpe.

Seguí con mi vida, sabiendo que,

con la misma rapidez

con la que los sueños se pueden cumplir,

también te los pueden arrebatar.

-Dos de los escuadrones, entre ellos el mío,

le mandaron un telegrama al presidente,

ofreciéndole nuestros servicios por un dólar al día

siempre que se nos necesitase.

Pero nos dijeron que no,

que la cosa estaba decidida.

Fue un final de lo más triste.

Al perder su estatus de aviadoras militares,

las WASP se vieron obligadas a reincorporarse a la vida civil.

Muchas buscaron trabajo en la aviación civil,

pero, a pesar de su formación avanzada y su gran experiencia,

las aerolíneas se negaban a contratar a mujeres piloto.

Y en su lugar, les ofrecían trabajo de azafatas

o entre el personal de control de tierra.

Era como si las hubieran castigado.

Su sueño de ser pilotos militares quedaba hecho añicos.

-Estábamos hechas polvo.

Nos despedían con un...

“Adiós, muy buenas. Buen trabajo. Adiós”.

No se nos concedió ninguno de los privilegios

que sí obtuvieron las demás mujeres que trabajaron para el ejército.

Universidad gratis, seguro médico, todo...

A nosotras no nos dieron nada.

-Si me hubiera podido beneficiar de la Ley del Soldado,

me habría cambiado la vida.

Habría cogido un rumbo muy diferente.

Hace no mucho, alguien me dijo:

“Te han concedido la Medalla de Oro del Congreso.

¿Qué prefieres, la Medalla de Oro o la Ley del Soldado?”.

Y le dije: “La Ley del Soldado, de cabeza”.

Siempre insisto en el papel de la educación.

Sin ella, estás condenado a ser un friegaplatos.

-Mientras tanto las más veteranas

escribieron cartas a las demás,

diciendo: “Vamos a buscar trabajo,

y, si encontramos algo,

os haremos saber a todas que hay empleo disponible”.

Pero no salía nada.

-Y ahora, ¿qué?

¿Qué se supone que íbamos a hacer con toda ese formación

tan estupenda que nos habían dado?

Yo mandé un montón de cartas,

y nunca había oído tantas maneras diferentes de decir que no.

Pero no era de extrañar,

porque los pilotos que estaban volviendo de la guerra

tenían mucha más experiencia de vuelo que yo.

Y no tardé en darme cuenta

de que iba a tener que buscarme la vida por mi cuenta.

Mientras el país celebraba el final de la guerra

y se empezaba a gestar un nuevo futuro,

ellas siguieron con sus vidas,

fundando familias y persiguiendo sus sueños.

Su contribución al esfuerzo de guerra

no se reconoció oficialmente.

-Se estaban empezando a construir aviones para su uso civil,

así que fui a ver al distribuidor de Cessna y Aeronca,

y les pregunté si estaban buscaban a alguien para trasladar sus aviones,

y me dijeron que sí.

Así que junté a unas cuantas pilotos,

y lancé un pequeño negocio de transporte aéreo.

Luego eso se convertiría en un concesionario de Cessna.

Para mantenerse en contacto tras su desmovilización,

crearon una organización,

a la que llamaron “Orden de Fifinella”.

Originalmente,

sirvió para ayudar a las WASP a buscar trabajo

y para organizar reuniones,

pero más adelante se convertiría en el núcleo

de su lucha política

por el reconocimiento de su estatus de veteranas.

-Todo empezó con una promoción que se graduó,

y empezaron a verse titulares como:

“¡Primera mujer en volar un avión militar!”.

Y eso nos molestó un poco,

porque las primeras mujeres en volar un avión militar

habíamos sido nosotras...

Así que, a raíz de aquello,

nos volvimos a poner en contacto para organizarnos.

“¿Te has enterado de esto? ¿Y ahora qué hacemos?”.

-Algún periódico tituló:

“Estas son las primeras mujeres en pilotar aviones militares”.

Ahí fue cuando nos dijimos: “¡Un momento!”.

Y decidimos reclamar el estatus de veteranas de guerra.

-¿Y nosotras, qué?

¿No habíamos perdido a 38 de las nuestras?

¿Había sido en vano su sacrificio?

Eso fue lo que nos hizo movilizarnos.

Así que empezamos a mandar cartas a congresistas.

Yo escribí a todos los congresistas que pude,

de todos los Estados,

igual que el resto de mis compañeras.

Y lo que descubrí fue que a los políticos

se les da de maravilla una cosa,

que es decir que “no” con toda la educación del mundo.

-No buscábamos la gloria.

No buscábamos ninguna publicidad.

Tan solo queríamos que nuestro gobierno

reconociese el hecho de que habíamos puesto de nuestra parte

cuando el país estaba en guerra.

Nos pidieron ayuda,

y nosotras se la brindamos,

y además de buena gana.

Es todo lo que queríamos, nada más.

En 1972,

un pequeño grupo de WASP,

que se disponían a retirarse de la reserva de las Fuerzas Aéreas

y del servicio civil,

se enteró de que los dos años de servicio

que habían realizado durante la guerra

no computaban para su jubilación.

Así que lucharon para que el Congreso votara una ley

que reconociese el servicio que habían prestado

en tiempos de guerra.

Pero la ley no llegó a aprobarse.

Quedó claro que las WASP

tendría que combatir

si querían ser reconocidas como veteranas de guerra.

-En 1975,

me nombraron presidenta de la organización de las WASP,

y el hijo del General Arnold, el Coronel Bruce Arnold,

había acudido a una de nuestras reuniones,

y nos había dicho:

“Yo soy lobista en Washington D. C.,

y pienso ayudaros a obtener el reconocimiento como veteranas

de la Segunda Guerra Mundial,

que era el sueño de mi padre”.

Todo el proceso empezó en 1975.

Sin sus conocimientos y sus contactos

en Washington D. C.,

empezando por el propio Barry Goldwater,

yo creo...

Que nunca habríamos conseguido

obtener ese reconocimiento.

En marzo de 1975,

el senador Barry Goldwater

presentó ante el comité de Asuntos de Veteranos del Senado

una proposición de ley para reconocer a las WASP

el estatus de veteranas.

Pero el presidente del comité,

se negó a que se celebrase la sesión.

Cuando una proposición de ley idéntica

fue llevada a la Cámara de Representantes,

también fue rechazada.

-Las WASP

comprendieron que la única forma que tenían de convencer al Congreso

de que les concediese el estatus

de veteranas de guerra era demostrando que eran militares.

Para ello orquestaron una dinámica campaña ciudadana.

Bajo la supervisión de Bee Haydu y Bruce Arnold,

las WASP lanzaron un comité de militarización,

para recopilar toda la documentación necesaria.

Dora Dougherty Strother

enumeró todas las hazañas de las WASP.

Presentaron pruebas de que habían sido tratadas como personal militar,

y compararon su entrenamiento

con el de los cadetes y oficiales hombres.

Se facilitó esa documentación a las WASP,

para que se la pudieran mostrar a los congresistas

de sus Estados respectivos.

-Hablamos con el Congreso y el Senado.

Todas las senadoras, en particular, se portaron genial.

Y nos apoyaron en nuestra demanda de acceder al estatus de veteranas.

Barry Goldwater, que había volado con las WASP,

testificó en nuestro nombre.

-No se puede minusvalorar el papel del senador Barry Goldwater.

Y estamos hablando del padre del conservadurismo moderno,

un senador que se opuso

a la Enmienda de Igualdad de Derechos.

Pero, a raíz de sus experiencias personales volando con ellas,

estaba empeñado en que las WASP

consiguieran ese reconocimiento.

Así que recurrió a toda clase de favores

para tratar de aprobar la ley.

Llegó al extremo de añadir una enmienda

en todas y cada una de las votaciones del senado,

para que obtuvieran por fin ese reconocimiento.

-Para influir en la opinión pública,

compartieron con la prensa sus experiencias durante la guerra.

Una de las principales razones

por las que se le dio tanta prensa a su campaña

fue que las Fuerzas Aéreas y la Marina

habían empezado a hablar de la nueva promoción de mujeres piloto

como si fueran las primeras mujeres de la historia

en pilotar aviones militares.

Y las WASP se pusieron en contacto con esos mismos reporteros

para decirles:

“Oiga, que eso no es verdad,

que eso ya lo hicimos nosotras, durante la guerra.

¡No lo olviden!”.

Eso les permitió dar un poco de publicidad extra

a sus reivindicaciones.

Una de las historias más interesantes

tiene que ver con la “superfortaleza volante” B 29

La historia de la “Superfortaleza” es interesante,

ya que los pilotos que probaron el Boeing B 29

murieron maniobrando el prototipo,

por lo que la mayoría de los hombres se negaban a pilotar esa aeronave.

Era considerada tan peligrosa

que pasó a conocerse como la “Fabricante de Viudas”.

El General Hap Arnold ordenó entonces a Paul Tibbets,

quien acabaría pilotando el B 29

que soltó la bomba atómica de Hiroshima,

que entrenara a las WASP para maniobrar esos aviones.

Y, así, éstas los pudieron transportar a las bases de combate

en las que estaban estacionados sus homólogos varones.

Tras verlas pilotar el mayor bombardero del ejército,

los hombres dejaron de quejarse.

-Una de las cosas que hicieron las WASP

fue coordinarse para lanzar una innovadora campaña de firmas

para promover la ley.

Dorothy Davis consiguió muchas.

Presentándose en uniforme a un cine

en el que proyectaban “La guerra de las galaxias”,

y montando un puesto que decía

firmad esta petición para que se nos conceda el estatus de veteranas.

En total,

reunieron unas veintidós mil firmas de ciudadanos de todo el país.

Y su causa recibió cobertura televisiva nacional

en noviembre de 1977,

cuando Bernice Falk Haydu

salió de invitada especial

en el programa “To Tell The Truth”.

-Número dos.

-Me llamo Bee Falk Haydu.

Su lobby comenzó a cosechar sus primeros éxitos.

En marzo de 1977,

el nonagésimo quinto congreso vivió una primicia histórica,

con la tramitación de la ley H. R. 5087,

que reconocía que las WASP eran efectivamente veteranas de guerra.

Boggs y Heckler

capitanearon la lucha en la Cámara de Representantes.

Era la primera vez que, todas a una,

las mujeres de la Cámara Baja

se ponían de acuerdo para apadrinar conjuntamente una ley.

Pese a todo, no iba a ser fácil de aprobar.

Arnold sabía que tendrían que convencer

al congresista Olin “Tiger” Teague, de Texas,

si querían tener una mínima posibilidad de aprobar la ley.

-Se seguían resistiendo a reconocer que éramos veteranas.

Pero juntamos un dosier,

en cuya primera página figuraba la copia del...

“Licenciamiento honroso de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos”

de una de las chicas.

Bueno, ponía “Fuerzas Aéreas” en lugar de “Cuerpos Aéreos”,

pero en fin, era lo mismo que tenía el Presidente de la Cámara.

Le echó un vistazo, y dijo:

“¡Pero si es exactamente igual que el mío!

Estas mujeres son veteranas”.

Yo creo que ni hacía falta que estuviéramos presentes,

porque teníamos esos documentos

que acreditaban nuestro “licenciamiento honroso”.

Pero aquello fue lo que les hizo cambiar de opinión a todos.

-Para asegurarse de que nadie la fuera a vetar,

Barry Goldwater

hizo votar la ley

como si fuera una cláusula adicional

de una ley de formación de los veteranos,

que sabía que se aprobaría.

Cientos de ellas acudieron a Washington

con sus uniformes puestos,

para presenciar la votación.

La Cámara de Representantes y el Senado, aprobaron la ley,

sin una sola WASP presente,

y el presidente Jimmy Carter la ratificó.

-Gracias a nuestra campaña de presión conseguimos en 1977

que el Gobierno reconociera el error

que había cometido con nosotras en el 44.

Y fue un éxito rotundo.

Por fin,

se nos consideraba veteranas de la Segunda Guerra Mundial.

-Era una gran satisfacción

que se nos reconociese el estatus de veteranas de guerra.

Dicho eso,

habría sido mucho mejor que nos lo reconociesen

cuando aún éramos WASP.

Hubo que esperar otros 33 años

hasta que se reconociera oficialmente

el excepcional servicio prestado durante la Segunda Guerra Mundial.

-Esta mañana tomo la palabra para presentar una ley

que ha recibido el apoyo unánime de todas las mujeres

del Senado de los Estados Unidos.

Las diecisiete nos hemos puesto de acuerdo

para otorgar la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos

a las mujeres del Servicio de Mujeres Piloto

de las Fuerzas Aéreas, conocidas como las “WASP”.

Y, el 1 de julio de 2009,

el presidente Barack Obama

firmó la ley S. 614,

por la que se autorizaba a las WASP

a recibir la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos,

el mayor honor que podía conceder esa cámara

a un civil o grupo de civiles.

Por fin, el 10 de marzo de 2010,

es decir, casi setenta años después

fueron homenajeadas oficialmente por el Congreso.

La directora asociada de Wings Across America,

Deanie Parrish,

aceptó la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos

en su nombre.

(APLAUSOS)

-Solo pedíamos que nuestra historia saliera del olvido,

y que dejara de ser un capítulo perdido de la historia

de la Segunda Guerra Mundial,

de la historia de las Fuerzas Aéreas,

de la historia de la aviación,

pero, más allá de eso,

de la historia de los Estados Unidos.

(SONIDO DEL AVIÓN)

-Lo hicimos por amor a la aviación.

Nos pareció, creo que a todas,

una oportunidad única de pilotar

esos aviones militares tan maravillosos,

que de otra forma

jamás habríamos soñado con pilotar.

-A pesar de todo fue una experiencia maravillosa,

y yo no la cambiaría por nada.

De no ser por eso,

mi vida habría sido una lata.

-Seguro que hay mujeres

que han oído hablar de nosotras.

Mujeres que, como yo,

a lo mejor quisieron volar desde niñas,

y que, gracias a que oyeron hablar de nosotras,

reunieron el valor

para probar suerte.

-Lo volvería hacer,

una y otra y otra y otra vez.

Disfruté cada minuto de esos años.

(Música)

La noche temática - Mujeres piloto en la 2ª Guerra Mundial - ver ahora

Durante La II Guerra Mundial la falta de pilotos para probar los nuevos modelos de aviones y transportarlos hasta las zonas de combate obligó al ejército estadounidense a entrenar a mujeres. En agosto de 1943 se formó el Servicio de Mujeres Piloto de las Fuerzas Aéreas.

Nancy Corrigan, el sueño de volar

Contenido disponible hasta el 25 de julio

Para todos los públicos La noche temática - Nancy Corrigan, el sueño de volar - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Tal y como lo veo, cualquiera, en este planeta,

puede lograr todo lo que se proponga.

Es cuestión de soñar a lo grande,

de ponerse metas,

y de tener el deseo de perseguirlas.

Y claramente

eso fue lo que hizo Nancy, en su día.

Es fascinante que Nancy,

que abandonó los estudios a los catorce años,

acabara entrenando a pilotos en Estados Unidos

durante la Segunda Guerra Mundial.

Algo extraordinario para una muchacha de su zona.

Me parece genial

que una mujer llegara tan lejos

después de abandonar Irlanda sin nada.

Mi tía Nancy era una mujer muy guapa,

y era muy ambiciosa.

Podría haber sido una estrella de cine.

Lo que consiguió fue, para su época, algo increíble,

monumental.

Nancy Corrigan nació en esta parte tan hermosa del país,

en torno a 1914.

En aquel entonces, la población era muy, muy pobre.

Mi abuelo, Thomas Corrigan,

tenía una hermana que se llamaba Maggie Mhór Corrigan

y era la madre de Nancy.

Esta es la casa en la que se crió Maggie Mhór.

Era una casa alargada;

y esta debía de ser la habitación del fondo.

El tejado debía de ser de paja.

Las casas no necesitaban aislamiento entonces,

puesto que los muros eran muy gruesos,

y, además, había animales en las casas.

Maggie Mhór se casó con John Corrigan,

y juntos se construyeron una casa allí.

Era una casa pequeña,

por lo que sin duda todos compartían cama.

Tuvieron cuatro hijas: Mary, y Bridget, y Nancy, y Kathleen.

¡Silencio! ¡Silencio! ¡Silencio! ¡A escuchar!

Sabemos que Nancy asistió a la Escuela Tonragee,

y que era buena alumna, una niña muy aplicada.

Por lo general,

los alumnos solían ir a clase descalzos,

y llevaban esos babis blancos.

También solían ir a clase con un par de troncos bajo el brazo,

para hacer fuego en el aula.

Nancy debía de ser una chiquilla muy fuerte,

porque en esa época los niños, cuando volvían de clase,

tenían que trabajar en casa.

En cuanto se acababan las clases,

tenían que ir a por las vacas a las colinas,

tenían que bajar a la playa

a recolectar bígaros para la cena...

Todas esas tareas los hacían resistentes,

trabajadores y autosuficientes.

Cuenta la historia que, un día, Nancy, que era muy pequeña,

estaba jugando con su hermana en Owenduff,

cuando vio pasar un avión en el horizonte.

Y, entonces, Nancy miró al cielo, y dijo:

“¡Es lo que quiero ser yo de mayor!”.

Y creo que fue la época en la que Alcock y Brown

aterrizaron en Clifden,

así que todo el mundo debía estar hablando de aquello

ya que Clifden no queda lejos.

Supongo que su idea de volar surgió en ese momento

y ya nunca se la quitó de la cabeza.

Creo que cuando eras una niña en los Estados Unidos,

sobre todo cuando yo era pequeña,

se te inculcaba esa idea

de que podías conseguir todo lo que propusieras.

Pero no estoy segura

de que se pudiera decir lo mismo de la Irlanda de hace unas décadas,

el mero hecho de que tuviera los sueños que tuvo,

e hiciera las cosas que hizo, es en sí mismo asombroso.

Hay mujeres hoy en día

que no tendrían el valor de hacer ninguna de las cosas que hizo Nancy.

Entiendo que las mujeres de los años 20

estaban en una situación mucho peor que durante el período 1914 - 1916.

En el 27,

se celebró el Sínodo Nacional de Maynooth,

una especie de cumbre de obispos,

y los obispos emitieron un comunicado

en el que abogaban por reprimir la sexualidad de la mujer

e insistían en que su deber era quedarse en la casa.

No les hacía ninguna gracia la moda, y, de hecho,

Nancy acabaría siendo modelo;

así que no creo

que le hubiera ido tan bien en la vida

si se hubiera quedado en casa.

El padre de Nancy, John Corrigan, era empleado de ferrocarriles.

En aquel entonces, era un puesto envidiable.

El ferrocarril trajo mucho empleo a la zona.

En aquel entonces

hubo un esfuerzo, por parte del gobierno británico,

por extender las líneas de ferrocarril al oeste de Irlanda:

Donegal,

y Sligo,

y Clare,

y Dingle...

En general,

querían conectar las zonas más periféricas

con el resto del país.

En cuanto a Nancy,

la línea del ferrocarril

debía pasar justo delante de su casa,

o muy cerca de su casa.

Yo diría que debió de ser un cambio muy importante para la familia,

porque había un panorama de fuerte desempleo.

Mucha gente se veía obligada a emigrar,

así que, si conseguías trabajo en tu región,

podías estar contento.

Puede que no fuese un trabajo muy lucrativo,

pero el mero hecho

de tener un empleo en tu propia zona

era, ya de por sí, una ventaja considerable.

El padre de Nancy falleció cuando ella era muy pequeña.

Tengo entendido que murió en las vías.

No estoy seguro de qué tipo de accidente fue.

Esto es una lápida en blanco,

pero la tumba de John Corrigan no pudo ser muy diferente.

Nos está costando mucho dar con su tumba real,

pero de lo que estamos casi seguros

de que estará enterrado aquí

porque nuestro pueblo, Owenduff, está en la otra orilla,

y la gente cruzaba el mar cuando se celebraba un funeral.

Llegaban a bordo

de sus embarcaciones de remo tradicionales, los “currachs”,

en una especie de cortejo fúnebre,

y el cuerpo se enterraba aquí.

Como podéis ver en este cementerio,

hay muchas de estas lápidas en blanco,

por lo que es difícil saber quién está enterrado en ellas.

Debió de ser devastador.

Siempre que muere el sostén de una familia

es una desgracia.

Mi abuelo murió en un accidente de tren,

y mi madre, al ser la más joven de la familia,

se convirtió en la mujer de la casa.

Dejó los estudios con diez años,

y se ocupó de sus hermanas

mientras su madre atendía a las ovejas

y trabajaba la tierra.

Maggie Mhór se quedó sola junto a sus cuatro hijas.

No tenía más que una pequeña porción de tierra,

que trabajaba ella misma.

Se le daba muy bien,

pero tuvo que ser muy difícil criar a sus hijas.

Así que sus opciones eran irse a Escocia, a Inglaterra,

o a los Estados Unidos.

La mayor parte de la gente iba a Escocia a recoger patatas,

un destino no demasiado envidiable.

Trabajaban muy duro.

A las cinco o seis de la mañana

debían de estar ya en los campos de patatas.

Peadar O' Donnell escribió al respecto

que casi se podía hablar de “trabajo esclavo”,

y de “explotación infantil”.

Pero Maggie era una mujer resolutiva.

Puede que Nancy saliera a ella en ese aspecto.

Maggie se dijo: “¡Me las llevo a Estados Unidos!”.

Sabía que le costaría reunir el dinero del viaje,

pero también sabía que,

gracias a sus contactos

con los Corrigan de Cleveland, en Ohio,

sus hijas tendrían muchas más oportunidades en la vida.

La conexión entre las parroquias de Achill y Cleveland

viene de muy lejos y es muy profunda.

Es un fenómeno conocido como “migración en cadena”,

por el que una persona migra a un lugar determinado,

conoce cierto éxito,

y manda dinero a su lugar natal

para que sus familiares se reúnan con él.

Una de las primeras olas de migrantes de Achill a Cleveland

se produjo en los años 60 del siglo XIX.

Por lo visto

hubo varios años sucesivos de malas cosechas en Achill

y Cleveland a principios de los años 1860

estaba en uno de sus primeros momentos de auge.

Así que hay una conexión muy fuerte entre ambas localidades.

Esto es una postal del S. S. Republic,

a bordo del que viajó Nancy,

junto a su madre y una de sus hermanas, en 1929.

En el reverso podemos ver la letra de Nancy:

“Zarpamos en Cobh, Queenstown, en el condado de Cork, Irlanda,

el 22 de agosto de 1929.

Atracamos en Nueva Jersey

la víspera del Día de los Trabajadores”.

Le eché un vistazo al manifiesto del S. S. Republic,

y encontré los tres nombres:

Maggie Mhór

y sus hijas Nancy y Kathleen.

Y hay una verdadera mina de información,

como

de quién es la casa en la que viven

y en casa de quién se van a hospedar.

Según este registro,

la persona que pagó el viaje

fue Mary, la hija mayor de Maggie,

que viajó en avanzadilla

para costear el viaje de las otras tres.

Mi abuela era la mayor de cuatro hermanas,

y también fue la primera en irse de Irlanda

para emigrar a los Estados Unidos.

Después, una por una,

fue trayendo a su hermana Bridget,

a su hermana Nancy, a su hermana Kelly,

y a su madre.

Creo que el viaje que emprendió Nancy,

de una pequeña aldea en la parroquia de Achill,

en la costa oeste de Irlanda,

hasta convertirse en aviadora,

fue un viaje extraordinario,

y que nos dice mucho de sus agallas,

su fuerza de voluntad y su ambición.

No dudó en sacar partido

de las oportunidades que se le ofrecían.

John Corrigan, mi hermano y yo

estamos emparentados con Nancy,

así que hemos aunado esfuerzos,

para saber más de ella.

Imagínate pasar de vivir en una casa con tejado de paja

a viajar a los Estados Unidos...

A los tres años de haber dejado los estudios,

y convertirte en una glamurosa modelo, en Nueva York...

Y no hay que olvidar

que estaba volando tan solo

treinta años después de la invención del avión.

Me asombra pensar

que una chica con una educación básica

pudiera irse de Owenduff,

y, a los tres o cuatro años, ya estuviera pilotando un avión.

Es asombroso.

Jamás habría tenido esa oportunidad de haberse quedado en Irlanda.

La emigración puede abrir muchas puertas...

Estoy en el rascacielos Terminal Tower en Cleveland.

Aquí fue donde llegó Nancy, en 1929.

Y me dispongo a reunirme con la historiadora Margaret Lynch.

Es de Cleveland,

pero sus antepasados vinieron de Achill,

así que ardo en deseos de averiguar cómo era Cleveland

cuando llegó Nancy en 1929.

Aquí fue adonde llegó, a la plaza Public Square,

el escaparate de Cleveland, por así decirlo.

Imagina llegar y ver este parque tan concurrido,

tan distinto de lo que había conocido hasta entonces.

¿Crees que para alguien recién llegado de Achill

pudo ser intimidante?

Para mucha gente debió de serlo, pero, en su caso,

no estoy tan segura.

Parecía alguien con muchas agallas; a lo mejor le pareció emocionante.

Diría que una de las más felices coincidencias de la vida de Nancy

fue llegar a Cleveland en agosto de 1929,

en plena celebración

del primer espectáculo aéreo nacional de Cleveland.

Y me parece increíble:

llegar a un sitio y, ese mismo día, ver materializado tu sueño...

En aquel entonces,

Cleveland era la sexta ciudad más grande de los Estados Unidos,

y era un centro industrial con una población abigarrada.

Era un lugar bullente de actividad,

y atrajo a mucha inmigración en los años 20 y 30.

Cuando llegó Nancy Corrigan,

ya estaban instalados aquí algunos miembros de su familia.

Las dos hermanas mayores de Nancy estaban ya viviendo aquí,

así como una tía.

Lo habitual era

que la primera ola de inmigrantes acogiera en su casa a la siguiente,

si tenían esa posibilidad.

Me figuro que

una de las primeras personas

a las que fueron a ver nada más llegar a Cleveland

fue a la tía Delia,

les ayudaría a instalarse y a buscar un trabajo.

Ella también había empezado sirviendo en casas,

así que seguramente tendría contactos útiles.

No sabemos exactamente cómo la abordaron,

Delia era una persona fundamental dentro de su comunidad.

En el fondo, era la matriarca.

Eso es.

Esta casa ha sido muy importante en la historia de Nancy.

Todos los miembros de la familia

que venían a buscarse la vida al otro lado del charco

acudían a Delia.

Tenía contactos.

Era una mujer muy poderosa.

No me creo que estemos aquí,

delante de esa casa

que tan importante fue

para muchas de las chicas de nuestra zona.

Delia les ayudaba a entrar a trabajar para las mejores familias

que les permitían salir adelante.

Cuando llegó Nancy y empezó a pensar en buscarse un trabajo,

creo que sus dos hermanas mayores, y su tía,

habían trabajado en casas,

así que probablemente pensara en hacer lo mismo,

y a lo mejor le ayudaron a encontrar su primer trabajo.

Es importante que fueran solteras.

Naturalmente, su madre había estado casada,

pero había enviudado,

y uno de los empleos a los que podía aspirar una mujer

que no tenía marido

era al servicio de una familia, bien de criada, o de niñera,

o de cocinera.

Y el auge, la prosperidad, de Cleveland en los años 20

era una buena noticia para la familia Corrigan,

que llegó justo en esa época,

cuando se empezaron a construir grandes casas,

y hubo una explosión en la demanda de criadas,

y cocineras, y niñeras.

Aquí tenemos a la familia, en el censo de 1930:

la familia Hitchcock.

Y en la siguiente página figura “Annie Corrigan, sirviente”

que acaba de llegar a los Estados Unidos.

Era una muy buena dirección,

un gran punto de partida para una joven ambiciosa.

Creo que Nancy aprendió muy deprisa a comportarse en sociedad.

Tenía cierta clase innata,

y creo que las chicas procedentes del oeste de Irlanda

eran muy encantadoras y educadas;

seguramente tendría mucho que enseñarles.

A partir de ahí, siguió algunas clases,

y se formó para ser niñera, que era mejor trabajo,

y le habría reportado más dinero.

El tomar esas clases le permitió destacar entre las demás,

y la dotó de una serie de competencias

que no todo el mundo tenía en los servicios de las casas.

La institutriz, o niñera,

gozaba de un estatus más alto que el de una criada.

Además, la posición de institutriz le brindaba un contacto más directo,

o un contacto más personal,

con las familias para las que trabajaba,

y ello le iba a dar a Nancy

la oportunidad de ver más de cerca cómo vivían esas familias,

cuáles eran sus aspiraciones, qué contactos tenían

y, quizá, cómo usarlos...

Alrededor del 31, 32 trabajó para un matrimonio joven,

que acababa tener a sus hijos

supongo que esta era su primera casa, y que era gente pudiente.

Esta ciudad se llama Shaker Heights.

Como veréis,

las casas no son especialmente grandes,

pero no quita que tengan mucho encanto.

Aquí es donde vivió Willard Sawyer en los años 30,

y nos consta que Nancy

estuvo trabajando para ellos en el 32,

cuando apareció este artículo sobre ella, en el Plain Dealer.

Dice:

“Trabaja como niñera para Willard G. Sawyer,

en el 3329 de Avalon Road”.

Aunque no era una familia sumamente prestigiosa,

creo que, para ella,

y teniendo en cuenta sus aspiraciones,

era una posición confortable.

Además, en Shaker Heights,

tenía acceso al transporte público.

Podía ir al centro, y, de ahí, al aeródromo,

donde se propuso aprender a volar.

No es una casa grande,

pero es un paso en la dirección adecuada,

porque aquí estuvo trabajando de niñera,

un oficio para el que se requería cierta cualificación;

y Nancy la tenía,

por lo que pudo ir escalando posiciones en la sociedad.

Tenía que tomar clases en el hospital en sus horas libres,

con lo que suponía un esfuerzo y un gasto extra.

No debía de ganar mucho,

pero todo lo reinvertía en sí misma, en su ascenso social.

Es muy emocionante ver un lugar

en el que sabemos a ciencia cierta que trabajó Nancy.

Por las tardes hacía sus escapadas al aeródromo

para ir a clases de aviación...

Primero vamos a comprobar la resistencia del ala,

comprobamos es que el interruptor esté en posición de apagado,

para cerciorarnos de que la hélice no sea un peligro.

El interruptor selector del combustible

ha de estar apagado también.

Sus empleadores no estaban al tanto, y su madre tampoco.

No se lo contó a nadie

sus allegados se enteraron al leer el artículo en el Plain Dealer.

¿Qué crees tú que se les pasó por la cabeza

cuando leyeron el artículo del Plain Dealer?

¡No lo sé!

Es difícil saber si la admiraron por su valor y su iniciativa,

o si quedaron consternados.

Pero quiero pensar que su entorno la apoyó...

Solo estamos comprobando que no hay señales de golpes,

y que todo está en orden.

Creo que Nancy es una inspiración para todas las mujeres,

para que persigan sus sueños.

Ella tenía un sueño: quería ser piloto;

no quería servir en casas el resto de su vida:

quería volar.

En cierto sentido,

esa es la quintaesencia del sueño americano.

Llegó al país sin nada,

y se fue haciendo un hueco en la sociedad.

Seguro que tuvo que trabajar muy duro

para poder costear esas horas de entrenamiento.

Es la clase de cosa que solo se hace por pasión.

De hecho,

alguien de la familia contó,

que un día estaba dando un paseo en un parque en Cleveland,

con una amiga

cuando Nancy dijo:

“No pienso hacer esto el resto de mi vida”.

Y la amiga le preguntó: “Y ¿qué piensas hacer entonces?”.

En ese momento pasó un avión, y Nancy dijo:

“¡Eso es lo que quiero hacer!”.

Los logros de Nancy

eran tan insólitos para una sirvienta de diecinueve años

que se habló de ella en todos los periódicos.

Aquí está.

Y en primera plana, ¡caray!

“Ayer Mrs. Corrigan, con tan solo 19 años,

realizó su primer vuelo en solitario, en el aeropuerto de Cleveland

tras menos de cinco horas de entrenamiento.

Según Donald Patrick,

jefe piloto de la Corporación Aeronáutica Sundorph,

donde siguió su entrenamiento

no es habitual ver a una mujer

dominar tan rápidamente el arte de la aviación”.

Esto es asombroso.

Donald Patrick, el hombre que la entrenó,

dijo que no era frecuente

que una mujer le cogiera el tranquillo tan rápido.

Alabó su confianza en sí misma

y sus dotes para la aviación

y creo que eso le daría seguridad.

Su segundo trabajo había supuesto un ascenso social

con respecto al primero.

Ya había trabajado para dos familias de altos vuelos,

y quizás ya había empezado a aspirar a vivir como ellos.

Pero, en todo caso,

hacía oídos sordos al sistema de clases,

a la idea de que cada uno debía quedarse en su sitio.

Ella tenía la mirada puesta en el cielo.

Para lograr aprender a volar en la época en la que lo hizo,

Nancy tuvo que tener mucha fuerza de voluntad.

Tuvo que ser muy perseverante y muy paciente

para echar las horas de vuelo que necesitaba

para obtener su licencia de piloto privado.

Fue capaz de volar en solitario

tras solo cuatro horas y media de aprendizaje,

lo cual es inaudito.

A mí me llevó nueve horas volar solo,

así que la marca de Nancy es extraordinaria.

Pilotar un avión en solitario

significa literalmente romper

por primera vez las cadenas que nos atan a la Tierra a solas,

es decir, sin un instructor de vuelo a bordo.

Claro que da miedo.

Yo siempre digo que,

más te vale despegar con las deudas saldadas.

Me imagino lo embriagadora que tuvo que ser

aquella experiencia para Nancy;

pero el hecho de que lo lograse

con tan pocas horas de vuelo a sus espaldas

es una proeza.

He investigado un poco las escuelas de aviación de la época,

y parece ser

que sacarse una licencia de vuelo en solitario

costaba unos trescientos, o trescientos sesenta dólares,

y la licencia de piloto privado eran otros setecientos dólares,

lo cual era una verdadera fortuna en aquel entonces.

No es tan fácil saber qué es lo que motiva a las personas,

pero si aspiras a una vida mejor y ves una oportunidad,

y tienes agallas, y espíritu aventurero,

Te lanzas a por ella.

Como niñera,

no debía de ganar más de diez dólares a la semana o así,

mientras que, como modelo, en Nueva York,

podría ganar unos veinticinco dólares a la semana.

Así que era un gran paso adelante,

que la acercaba más a la meta que se había propuesto;

porque aprender a pilotar un avión es caro:

entre las clases, los permisos, las licencias...

El modelaje era un medio para ese fin,

económicamente hablando.

Tenías que saber maquillarte, tenías que saber vestirte,

tenías que saber moverte,

tenías que saber lidiar con el mundillo del glamour...

Pero eso es lo de menos:

lo más importante

para hacer carrera en el mundo de la moda

es la inteligencia.

Sin una cabeza bien puesta,

hubiera sido imposible hacerse modelo en mis tiempos,

y menos aún en tiempos de Nancy.

Siempre digo que iba alternando

entre las pasarelas y las pistas de aterrizaje.

Eran los dos mundos en los que se movía,

porque estaba aprendiendo a volar a la vez que trabajaba de modelo.

La incursión de Nancy en el mundo de la aviación

nos da una idea de cómo era su personalidad.

Sí, es cierto que volar conlleva sus riesgos,

pero también hay una parte de emoción,

y casi diría que de glamour.

El glamour, el peligro y la emoción de la aviación

no estaban tan alejados de su carrera de modelo.

Creo que mucha gente se imaginaba que llevábamos una vida glamourosa

y nosotras no lo desmentíamos,

porque nos daba un aire interesante,

y quizá hasta un cierto encanto...

pero lo cierto es que

la mayor parte del tiempo es un trabajo muy duro.

Es realmente asombroso lo similares que han sido nuestras carreras.

Yo llegué treinta años más tarde que ella.

El mismo tipo de mentalidad que lleva a una mujer a ser modelo

-que es una carrera muy singular-

es el mismo tipo de mentalidad que la lleva a querer ser aviadora.

Somos exploradoras,

mujeres que buscan algo especial en la vida...

No buscamos lo que busca la gente normal.

Queremos probar cosas nuevas.

La hermana de Nancy, Kathleen,

nos ha contado que se especializó en el modelaje de manos.

Debió de ganarse bastante bien la vida como modelo.

Las modelos de manos estaban muy bien pagadas.

Era un oficio muy especializado, y ella era una de las pocas elegidas.

Esta es mi madre, y esta es mi tía Bridget,

y esta es mi tía Kathleen, y esta mi tía Nancy.

Me voy a poner a llorar...

La casa de la familia, en Irlanda.

Y estoy casi seguro de que este soy yo,

y la que me sujeta es mi tía Nancy.

Vivía en Nueva York, y era modelo.

¡Madre mía!

Tuvo varios novios, un par aquí, en Cleveland,

y otro par que venían de Nueva York.

Y uno era cocinero y venía a casa a hacernos la cena.

Cocinaba muy bien

y encima era muy atractivo.

En la época en la que Nancy aprendió a volar,

la aviación era una actividad abrumadoramente masculina,

y a las mujeres les costó hacerse un hueco

en el campo de la aviación, a

pesar de que había habido mujeres piloto desde el principio.

Pero tenían que enfrentarse a la discriminación

y, en algunos casos, a los sabotajes,

como en las carreras, por ejemplo.

Sencillamente, los hombres no tragaban a las mujeres piloto.

Para que una mujer

pudiese irrumpir en ese mundo tan masculino

tenía que ser una mujer especial, una mujer con fuerza de voluntad,

y que estuviese dispuesta a correr riesgos,

dispuesta a explorar,

y a experimentar y a realizar ese esfuerzo extra, y demás...

Jane Page ha recibido un puñado de dólares

por batir el récord de velocidad femenino.

Las mujeres tenían que demostrar constantemente lo que valían.

Ya desde un principio, se dudaba de sus aptitudes;

se ponía en duda que tuvieran los conocimientos necesarios

para entrar en ese mundo tan masculino

y para hacer todas las cosas que podía hacer un hombre.

Nancy era una mujer de armas tomar.

Se tuvo que enfrentar a toda clase de obstáculos:

el hecho de ser una inmigrante irlandesa;

haber sido pobre;

pero creo ser mujer era un obstáculo igual de importante, o más, incluso.

El hecho de que fuese capaz de sobreponerse a todo eso,

y terminase siendo instructora de vuelo

y estuviera dispuesta a cruzar el país

para llevar a cabo su sueño,

demuestran una vez más su determinación y su fuerza.

Yo lo veo bien.

Para acceder al siguiente nivel en la aviación,

hacen falta dos cosas:

dinero

y tiempo.

Una vez has obtenido la licencia para pilotar en solitario,

y luego la licencia de piloto privado,

lo siguiente es la habilitación de vuelo instrumental.

Y cada nuevo título suponía un nuevo desembolso.

Y el que Nancy se los sacara todos,

en aquella época,

es sencillamente increíble

y más cuando no tenía un sponsor,

alguien que corriese con todos esos gastos

y le permitiese concentrarse en la aviación

mientras se sacaba todos esos certificados.

Debió de ser muy difícil.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial,

Nancy llevaba ocho años trabajando de modelo.

Tenía su licencia de piloto privado, y quería emprender una nueva carrera.

Intentó alistarse en el WASP,

el Servicio de Pilotos Mujeres de las Fuerzas Aéreas.

Estaba empeñada en combatir en la guerra,

pero le dijeron que no, y eso la decepcionó mucho.

No tenía aún el pasaporte americano;

todavía tenía el pasaporte británico,

porque había nacido en Irlanda, en 1912,

o sea, bajo dominio británico.

Estaba muy decepcionada, pero no se desanimó.

Y así se convirtió en la fundadora de una organización llamada

“Mujeres Piloto de América”

que, al igual que el WASP,

tenía por misión

ayudar en el esfuerzo de guerra.

Se enfocó más en enseñar a volar a civiles,

quizá porque Nancy

tenía la idea de formar a gente que, al igual que ella,

no venía de familias con dinero.

Las Mujeres Piloto de América

ayudaron facilitando un medio de transporte

del punto A al punto B, entrenando cadetes y demás.

Y Nancy estaba en la sección de Nueva York,

así que hay fotografías de ella en el New York Times, en 1940.

“El Teniente Coronel John F. Smith

se reúne con las Mujeres Piloto de América”.

En la foto,

aparece junto a cuatro miembros de la organización.

“Hay un lugar en nuestro programa de defensa

para las mujeres piloto, que son formadas

para relevar a los hombres que han sido movilizados”.

Su siguiente paso fue irse a vivir a Tulsa en Oklahoma,

probablemente con la idea de meter un pie en el sistema.

¿Dónde iba una en aquella época

cuando quería hacer carrera en la aviación?

¿Dónde iba una a formarse?

A Tulsa, en Oklahoma

es la Meca de la formación aeronáutica,

iba a decir de los Estados Unidos, pero en realidad de todo el mundo.

Nancy llegó a Tulsa a comienzos de los años 40.

Fue a la Escuela Spartan de Aeronáutica,

como se conocía en ese entonces,

para dar el siguiente paso, o sea,

para sacarse la licencia de piloto comercial.

Se debió de formar para maniobrar distintos tipos de avión.

Por fin obtuvo su licencia de instructora,

o sea que ahora sería ella la que formaría a los otros pilotos.

Durante la guerra,

Spartan firmó un contrato

con el gobierno federal de los Estados Unidos,

para entrenar pilotos de guerra,

por lo que es probable

que Nancy formara a pilotos de guerra además de pilotos civiles.

Estaba enseñando a volar

a los pilotos de la Segunda Guerra Mundial.

Cada nuevo paso que iba dando Nancy

como por ejemplo

cuando se fue de la Escuela Spartan de Aeronáutica

e ingresó en el Stephen's College

era un paso adelante en su carrera,

porque era una Universidad de mujeres,

así que no había la discriminación como la que se pudo encontrar

en una institución predominantemente masculina.

Nancy tomó parte en la creación

del departamento de aviación del Stephen's College,

en el estado de Misuri.

Era una universidad de élite para mujeres,

en esos años las alumnas pertenecían a familias sumamente ricas.

Dado que el objetivo de la universidad

era formar a su alumnado en las disciplinas más punteras

y la aviación era el último grito

Nancy fundó ese departamento junto a otras mujeres

y estuvo enseñando allí durante seis años.

Mientras estuvo enseñando en el Stephen's College

-de hecho, como directora de su departamento-,

se matricularon unas dos mil trescientas alumnas

en el programa de aviación,

de las cuales seiscientas

se graduaron con la calificación máxima,

una proporción increíble.

A la mayoría de nosotros, yo el primero,

nos habría salido mal por lo menos un examen.

Pero en el caso de las alumnas de Nancy,

en el Stephen's College,

muchas se graduaron a la primera,

y con la calificación máxima, lo cual es asombroso.

El mismo día en el que llegó Nancy por primera vez a Cleveland,

se estaban celebrando las carreras aéreas de Cleveland.

Me imagino lo que tuvo que significar para ella:

salir de la estación de tren,

levantar la vista al cielo

y ver ese espectáculo aéreo.

Era el sueño de su vida, hecho realidad,

justo el día en el que pisó por primera vez la ciudad...

En el verano de 1948, Nancy era instructora

y una de las directoras del departamento de aviación

del Stephen's College, en Misuri.

Pero aprovechó ese verano para ir a Cleveland,

porque tenía un sueño

que quería hacer realidad

desde el primer día en que pisó Cleveland,

que era competir por la copa Kendall.

“La modelo de pelo azabache ha adquirido un North American AT-6

de entrenamiento avanzado,

para competir en la copa Kendall

por un premio en metálico de siete mil quinientos dólares.

La compra del avión la ha dejado casi sin ahorros.

Ahora lo que necesita es encontrar un sponsor.

Es imprescindible que encuentre un sponsor

y el apoyo financiero correspondiente -nos confió anoche-”.

Digamos que Nancy

decidió aprovecharse de sus contactos de Achill,

porque había una gran comunidad de migrantes de Achill.

Y es que muchos de los que habían emigrado a Cleveland

ahora se ganaban bien la vida.

Las filas de nuestro sistema judicial, los abogados,

los funcionarios, la policía...

estaban llenas de gente originaria de Achill.

Ah, aquí pone que ha encontrado unos sponsors.

“Los Corrigan de Cleveland apoyan a belleza del aire.

Un embajador, un médico, dos abogados,

unos transportistas

y un estudiante universitario,

todos apellidados Corrigan,

han respondido al llamamiento de Mrs. Nancy Anne Corrigan,

que solicitaba apoyo financiero.

En señal de agradecimiento, Mrs. Corrigan ha escrito

'Los Corrigan de Cleveland' en el fuselaje del AT-6

con el que va a competir en la carrera.

Pocos de los participantes en la carrera

tendrán tanta experiencia como Mrs. Corrigan,

que suma más de cinco mil horas de vuelo

en solo dieciséis años”.

Parece que están flotando.

En el verano de 1948

Nancy se queda en casa de su hermana Mary, en Cleveland,

con su hijo, Bartley Kilbane.

Me encuentro en el aeródromo de Cleveland,

sesenta y seis años más tarde

y no me puedo creer que esté sentada con Bartley,

justo en el lugar en el que éste vio volar a Nancy en 1948.

Mira lo pegados que están. Casi se están tocando.

Ya. ¡Caray!

Una vez cambié una hélice con mi tío John,

de una de dos palas a otra de tres.

Y recuerdo que eran de madera, no de metal

y había un tornillo en el centro,

estaba subido a una escalera y empecé a montarla...

pero no fui capaz.

Tenía una llave inglesa enorme,

pero no lo pude terminar de hacer

y fue mi tío John quien terminó de montarla.

Yo solo tenía catorce años.

¿Y por qué ese cambio de hélice? ¿Cuál era el objetivo?

Para ganar velocidad.

Con tres palas,

la hélice rinde más.

Despegan a la señal, ¡y allá van!

Hay diferentes tipos de carreras aéreas:

hay carreras de resistencia, de distancia...

Pero la especialidad de Nancy era la velocidad.

Es un ejercicio agotador,

que genera una tensión increíble.

Es peligroso,

e intenso,

y sumamente emocionante.

Las chicas reciben las últimas instrucciones.

se suben a sus aviones, listas para despegar.

Estábamos sentados en las gradas, con mi tío John,

mi tía Kathleen y mi madre.

Y todos estábamos muy emocionados.

Nancy Corrigan, antigua modelo de la agencia Powers,

ahora da clases de aviación en el Stephen' s College.

Nancy nació en Irlanda, ¡y es un bombón!

Había unos conos enormes plantados en tierra.

¿Qué eran, una especie de marcadores?

Los pilotos los sobrevolaban.

Es como las carreras de caballos,

solo que ellos iban dando vueltas alrededor.

Ah, vale.

Es una carrera

que pone a prueba las aptitudes de los pilotos,

su gestión del espacio aéreo

y en el fondo, su valentía,

porque es muy peligrosa.

Bajan las banderas, ¡y allá van!

Son cinco vueltas,

para un recorrido total de veinticuatro kilómetros.

Nancy iba liderando la carrera

y había otra mujer que le pisaba los talones,

las dos se estaban dirigiendo hacia un pilón,

y la otra mujer, que iba por encima de ella,

empezó a descender

estuvo a punto de chocar con ella.

¿En serio?

No tengo ni idea de cómo lo supo Nancy.

Los aviones no tenían espejos retrovisores.

El caso es que fue en esta dirección,

la otra mujer descendió en esta otra dirección,

y cogió su sitio.

Cuando vimos que casi se chocaban nos pusimos de los nervios.

Habían estado a punto de chocar los dos aviones

y de morir las dos pilotos.

Pero creo que todo el mundo tenía muy claro

que era Nancy la que tenía que haber ganado.

De no ser por aquel incidente,

habría sido la primera.

Nancy Corrigan llega en quinta posición.

Ya solo tiene que guardar el dinero del premio.

Hizo bien en renunciar a la primera posición,

en aras de la seguridad.

Obviamente, lo más inteligente era sobrevivir.

Cuando compites

tienes que saber cuándo sacrificar una victoria

por cuestiones de seguridad.

¿Qué sentiste al ver la carrera?

Han pasado muchos años,

pero me sigo acordando de lo emocionado que estaba

viendo esa competición

y de ver a mi tía Nancy pilotando un avión.

Nunca la había visto volar antes.

Nancy podría haber muerto

en aquella carrera de la copa Kendall, en el 48.

¿Crees que pudo haber alguien de la familia

que tratara de disuadirla de seguir volando,

por ejemplo su madre?

No...

No, no creo que nadie intentase disuadir a Nancy de hacer nada.

Era una persona muy independiente.

¿cómo se sentía Nancy al acabar la carrera?

Creo -no estoy seguro,

pero creo- que debió de irse de la ciudad.

Creo que cuando te metes en un mundillo

tan diferente y tan singular,

tan distinto a lo que hace la mayoría de la gente,

buscas la oportunidad de compartirlo con los demás.

Supongo que por eso

quiso hacerse instructora de vuelo,

para poder compartir con otros su entusiasmo.

Los instructores acaban convirtiendo en examinadores.

Es la evolución natural...

Basándose en los mismos principios de los pioneros de esta nación,

la universidad se erige como un monumento al progreso

y a la educación...

Más tarde,

la ficharían en la Universidad de Kansas City.

Tenían un departamento de aviación

y Nancy fue la primera mujer

en dirigir el departamento de aviación

de la Universidad de Kansas.

Lengua y literatura, economía doméstica,

ciencias empresariales y sociales...

“No se podría haber encontrado a nadie más indicado para este puesto

-dijo el Dr. Simpson-.

Mrs. Corrigan tiene un historial impecable,

tanto en el vuelo con un solo motor como con varios motores;

en el vuelo comercial y en el vuelo instrumental;

es una examinadora acreditada

en el vuelo para principiantes y el vuelo avanzado.

La Administración de Aeronáutica Civil

nunca ha rechazado a un alumno suyo.

Nancy Corrigan me enseñó a volar en la Universidad de Kansas,

allá por 1950.

Y hoy,

a mis ochenta y cinco años, sigo volando...

Yo estudiaba ingeniería aeronáutica

en la Universidad de Kansas

y tenían un club de aviación, encabezado por Nancy,

y como no podía ser de otra manera, me hice miembro del club.

tuve la suerte de que mi instructora fuera Nancy.

¿Has visto?

Listos para despegar.

Había una palanca de mando, como las que tienen hoy los aviones.

Nancy la accionaba y despegábamos.

Hacía cincuenta y cuatro años que no tocaba estas palancas.

¿Y qué se siente?

¡Oh, es maravilloso!

En aquel entonces las cosas eran bastante diferentes.

Por ejemplo, no teníamos intercomunicador,

ni nada por el estilo,

así que tenía que darme voces y le contestaba también a voces.

Nancy era una instructora maravillosa,

muy paciente.

No creo que me diera nunca una colleja ...

Era una pedagoga nata

y volando con ella me lo pasaba en grande.

Era lo mejor.

Seguí volando y conseguí volar en solitario

al cabo de poco menos de ocho horas.

Todos los pilotos recuerdan la primera vez que aterrizan.

Probablemente aquel fue el mejor aterrizaje

que he realizado en mi vida.

Ha estado bien.

Me alegro mucho.

¡Me ha encantado! ¡Qué pasada de vuelo!

Gracias a ella soy hoy piloto privado.

Pero, sobre todo,

le agradezco que formara parte de mi vida.

Fue un privilegio.

Después de esa carrera tan trepidante

Nancy optó por un trabajo un poco más estable.

Y así, durante unos veinte años,

se dedicó a llevar a ejecutivos por todos los Estados Unidos,

a bordo de jets privados.

Se hizo piloto de jets privados.

Y trabajó para la Erie Resistor Corporation.

Cuando se jubiló

había acumulado cientos de miles de horas de vuelo.

También tiene mérito

que lograse introducirse en el mundo corporativo,

el de los vuelos comerciales.

Era una de las dos únicas mujeres

que tenían entonces la licencia para pilotar un multimotor comercial.

En aquella época

que una compañía confiase tanto en ella

como para llevar a sus ejecutivos de un lugar para otro

era increíble

y había que ser muy valiente para intentarlo.

La aviación seguía siendo un mundo masculino.

A lo largo de su vida,

Nancy acumuló unas seis mil horas de vuelo.

Son muchas horas.

Eso son muchos vuelos, muchos pre-vuelos,

muchos aterrizajes, comprobaciones post-aterrizaje...

Así que pasó gran parte de su vida volando...

Se fue a vivir a Florida

y allí abrió una pequeña tienda,

pero yo nunca tuve la oportunidad de irla a ver.

Murió por causas naturales

y la enterraron en Florida.

Siempre he llegado a todo

con treinta años de retraso respecto a Nancy Corrigan.

Y me gustaría darle las gracias por todo lo que logró,

porque sin ella,

ni siquiera me podría haber planteado hacer todas las cosas que he hecho.

Sin una pionera como ella, no habría podido hacer nada de eso.

Me llamo John Corrigan.

Soy de Owenduff

y mi padre era primo carnal de Nancy.

Me he criado en la misma zona

en la que pasaron su niñez Nancy y todas sus hermanas.

Teníamos un plan para crear un museo dedicado a su memoria,

con muchos objetos que hemos conservado de Nancy,

de la época en la que se dedicó a volar por todo Estados Unidos.

Que una mujer nacida en esta región de Irlanda

consiguiera tantas cosas,

en un mundo como el de la aviación, es sencillamente asombroso.

¿Qué tal todo, John?

Bien, ¿y tú?

Estás haciendo un gran trabajo.

Sí, la verdad es que no está yendo nada mal.

Es absolutamente fantástico, John.

Es justo el lugar donde tiene que estar el museo:

la tierra que la vio nacer

y donde pasaba el tren que mató a su padre.

Se le podría dedicar una pared a su carrera de modelo.

Mira qué fotos más bonitas de la agencia de modelos Powers.

Sí y las fotos de aviación las pondremos en esa pared.

Esa en la que está apoyada

en el ala del avión donde pone “Los Corrigan de Cleveland”

es muy buena.

Nancy Corrigan fue la segunda mujer

en los Estados Unidos en obtener la licencia de piloto,

es para mí un orgullo, y un honor, formar parte de su familia.

Por eso me parece tan importante

que John Corrigan, Bernadette y Brian Masterson,

construyan ese museo.

Es un legado que hay que proteger, una historia que debe seguir viva.

Me encantaría poder traer aquí a mis nietos y mis bisnietos

para mostrarles su legado

y contarles la historia de Nancy.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

La noche temática - Nancy Corrigan, el sueño de volar - ver ahora

En 1932, a los 19 años Nancy Corrigan hizo su primer vuelo sola con tan solo 5 horas de prácticas. Dejó el trabajo de niñera para cumplir su sueño. Trabajó en prestigiosas agencias publicitarias como modelo para pagarse los estudios de aviación.

Manda Huevos

Contenido disponible hasta el 22 de julio

No recomendado para menores de 12 años Documaster - Manda huevos - Ver ahora
Transcripción completa

(Música electrónica)

¡Socorro!

Desde tiempo inmemorial, se viene diciendo que el hombre

es el rey de la creación, poderoso, incuestionable,

el que ordena y manda.

En esta película, vamos a recordar sucintamente

cómo ha sido reflejado en el cine español a lo largo del tiempo

el varón y lo que le ha tocado vivir.

Pero no vamos a remontarnos tanto como a la prehistoria.

Sería demasiado, aunque, sobre aquellos

primeros tiempos, el cine español

lo mostró como un ser inteligente

con capacidad resolutiva...,

aunque...

no siempre afortunada.

Ni vamos a referirnos a hazañas históricas,

ni siquiera al descubrimiento de América.

¡Tierra! ¡Tierra!

Ni vamos a hablar tampoco de la conquista de la Luna,

en la que, por cierto,

el ciudadano español nada tuvo que ver.

Nos limitaremos a echar un vistazo a España

comenzando por los años 40,

poco después de acabada la guerra.

(Música militar)

¿Estos chicos han cambiado de uniforme?

Hoy lo estrenan, eminencia reverendísima.

Se ha sustituido el pantalón bombacho por el pantalón corto.

Es más moderno, más dinámico. -Y mucho más pecaminoso.

A la edad de estos jóvenes,

la exhibición de sus pantorrillas ya velludas constituye

una evidente fuente de pecado para las muchachas.

¡Ah, no lo había notado!

¡Vaya que no!

Con pantalón corto o pantalón bombacho,

los jóvenes de la posguerra

fueron educados por el clero y la milicia

para convertirse en mitad monjes

y mitad soldados. ¡Vista, izquierda!

Y castos, naturalmente.

# ¡Dios ha de vencer! #

(MANDO) ¡España! (TODOS) ¡Una!

(MANDO) ¡España! (TODOS) ¡Grande!

(MANDO) ¡España! (TODOS) ¡Libre!

(MANDO) ¡Arriba España! (TODOS) ¡Arriba!

Ay, la castidad..., ni las peores amenazas de enfermedades

o de castigos eternos lograban fomentarla.

Y los pobres,

desde niños, tuvieron que batallar

contra las tentaciones de la carne.

(CURA) "¡Satanás, el infierno!".

¡A hacer puñeta!

(Música divertida)

Pero los reverendos

no cejaban.

Vamos a formar un batallón infantil

para acostumbraros a la disciplina militar.

La patria está por encima de todo en la tierra

y es obligación nuestra defenderla hasta morir.

El que no ama a nuestra madre España es un ser degenerado

y no merece vivir en la patria a la que odia.

Quien dice patria

dice historia propia.

Ese reverendo es un testarudo

muy digno de haber nacido en el Reino de Aragón.

No digáis eso. Él cumple con su deber como vos con el vuestro.

Eso es verdad, yo sé que fray García es un santo,

pero me tiene metido aquí, entre ceja y ceja.

Y yo, que soy muy cumplido, le correspondo.

Haya paz entre el clero y la milicia.

Todos tenemos una misión, la de educar al muchacho.

Y eso lo vamos consiguiendo. -Sí.

El cine formó parte de esa educación

ofreciendo películas ejemplares.

Esa es la fortaleza que hemos de conquistar.

Y vosotros, los tercios de Nápoles, en marcha.

¡Santiago y a ellos!

¡Vamos!

A las armas.

(Toque militar)

Se rebuscó en páginas de un pasado muy lejano y también

de la reciente guerra civil para orientar a los varones españoles

sobre dónde debían tomar ejemplo,

los posibles modelos a seguir.

Nuestro hijo tiene más impaciencia

que yo en acabar esta guerra. -No, padre.

Lo que quiero es empezar otra pronto,

la del hijo de Juan de Padilla.

Muchacho, puedes estar orgulloso de su heroica conducta.

¿No te gustaría ingresar en un colegio y estudiar?

Yo quiero ser militar como mi padre,

como usted.

Lo serás.

¿Qué hay, pequeño, cómo va ese ánimo?

¡Ay! -¿Qué te pasa?

¿Te han dado? -En el hombro.

Entonces eso no es nada, fíjate yo.

# ¡Viva España! Valientes hermanos.

¡Viva España! Legión inmortal, que es gran gloria

# morir por España

# abrazado a un sublime ideal.

# ¡Viva España! ¡Viva la Legión! #

Y busca en las almas sencillas de los niños

el campo más fértil

para sembrar las divinas enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.

Te llamarás desde hoy Marcelino pan y vino.

¿Marcelino pan y vino?

¡Me gusta!

(NIÑO) A nadie temo sino a Dios.

A Dios únicamente.

Del caso sale victorioso y en la lucha es invencible.

Confiad en la altísima providencia, señora,

confiad ciegamente.

Confío en que lograrás lo que con tanta nobleza

te has propuesto,

rogaré a Dios para que te ayude en tu empresa.

Dios mío, Señor, ayudadme a hacer feliz a quienes hoy sufren tanto.

Y no solo el cine naturalmente,

también los tebeos.

Perdone. -Hombre, el amigo Jorge. ¿Dónde vas

tan deprisa? -A jugar con los amigos.

Muy bien, hombre, es mejor jugar a la pelota que leer

pues papelotes que absorben el seso.

Pero Mendoza fue más rápido y le metió un tiro entre ceja y ceja.

¡Pum, pum! -¡Ay!

(RÍEN)

# Cuatro somos ya que pedimos a papá:

# Yo quiero un tebeo, yo quiero un tebeo,

# si no me lo compras, lloro y pataleo.

# Yo quiero un tebeo, yo quiero un tebeo,

# y me estaré muy quieta mientras yo lo leo.

# Que con sus cuentos yo me divierto.

# Y sus hazañas risa me dan.

# Yo quiero un tebeo, yo quiero un tebeo.

# Yo quiero un tebeo, ¡ja, ja! #

De modo que muchos niños quedaron seducidos.

Unos soñaban con la milicia.

Y otros con hacerse curas. -Dios mío.

Algunos consiguieron aunar ambas vocaciones convirtiéndose

en curas castrenses. Dile al padre que se dé prisa.

Ahora es imposible. No puede

dejar la misa. -¡Dispersaos, deprisa!

Sacerdotes y militares a la vez,

heroicos, sin miedo.

Así quedaron reflejados en el cine.

Pero no me lo tomes a mal.

Va a hacerme mucha falta.

Los monaguillos del cine tuvieron ilusiones para todos

los gustos. Unos con los pies en la tierra...,

otros, con sus fantasías

puestas en los cielos.

Pero todos ellos

muy, muy alegres.

(Ranchera)

# Ah...,

# qué bonito el convento, qué bonito el convento desde la era.

# Que una cosa es por dentro, que una cosa es por dentro

# y otra por fuera, ay, arriba y arriba,

# ay, arriba y arriba, arriba iré.

# yo no soy marinero, yo no soy marinero,

# por ti seré, por ti seré. #

Para las misiones.

Para las misiones, señores. -Vaya.

Toma una pesetita.

Para las misiones.

Un domingo al año, los niños salían a la calle

pidiendo dinero para las misiones

con huchas de indios, negros y chinos.

¡Si es un negro de verdad!

(NIÑO) ¿Vosotros creéis que con lo que tiene este chino dentro

vamos a hacer una iglesia? -Ya has oído al padre.

Con un real se compra un clavo, con una peseta, un ladrillo.

A lo mejor con estas huchas

un misionero puede comprar un balón fenómeno.

¿Para qué quiere un balón?

Toma, para que jueguen al fútbol los chinos.

Y no pudo faltar el cine sobre misioneros,

aquellos que llegaron a los confines más remotos

del mundo... Mira, padre.

...para propagar su fe católica,

apostólica y romana.

Mira, padre.

(PADRE) ¿De quién son la tierras?

Del hombre blanco malo. -¿Malo por qué?

No se debe hablar mal de nadie. Eso no está bien.

Todos hablar así.

Bueno, bueno, vamos, continuemos.

(HOMBRE) El arroz es el alimento básico de esta pobre gente.

Lo devoran.

No sé si porque les gusta mucho o porque no tienen otra cosa.

Pues bien, como mejor les entran las ideas es con arroz.

Un buen puñado a tiempo les ayuda a digerir nuestras palabras.

El éxito del misionero va escalonado así.

Que deseen sus palabras primero con arroz.

Luego, sin arroz, y, más tarde, como si fuese arroz.

Procure no olvidarlo.

Bueno, ¿qué, cómo queréis por fin que se llame esta criatura?

Yo quiero que se llame José.

Pero, Andrés, si hace cinco meses que es niña.

Es igual. Yo quiero que se llame José.

No es posible. ¿No comprendes que...?

Yo quiero que se llame José.

(PADRE) Bueno,

voy a darte gusto, se llamará José... fa.

¿Te parece bien?

Martin, yo te bautizó en el nombre del Padre

y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Ya eres cristiano, hijo mío,

tu nombre es Martín,

como aquel frailecito de tierras lejanas que tenía tu mismo color.

Y ahora vamos, que hay mucho que hacer.

Primero terminaremos la iglesia

y luego allí, a la sombra del bosque, levantaremos un hospital,

y más tarde, si Dios nos ayuda, construiremos una escuela

y, en ella, cuando seas mayor,

enseñarás a tus hermanos cuanto hayas aprendido.

Ese es el espíritu de nuestra misión y de nuestra España,

juventudes que nacen cada día

y que se entregan generosamente.

Para ellos no cuentan el tiempo ni la distancia

y van haciendo historia con los nombres de Dios

y de la patria.

¡Corre, Lucía!

No tengáis miedo. Repetid conmigo:

Dios te salve, María...

La aparición de la Virgen

fue uno de los milagros llevados al cine.

(VIRGEN) Este es mi mensaje.

La guerra que padece el mundo acabará pronto,

pero, si los hombres no cambian,

dentro de poco tiempo empezará otra más horrible.

Varias naciones serán aniquiladas.

Los buenos sufrirán persecución

porque Rusia esparcirá sus errores por el mundo

provocando atropellos contra la Iglesia y su Pontífice.

Quiero, para evitar esto, que los hombres vuelvan sus ojos hacia mí.

Si lo hacen, Rusia se convertirá

y habrá paz.

# Cara al sol con la camisa nueva

# que tú bordaste en rojo ayer... #

Pero Rusia no se convertía.

"Rusia es culpable", se proclamaba,

y con el fin de derrotarla,

aguerridos voluntarios españoles se aliaron con el ejército nazi

para luchar contra el comunismo.

# He venido voluntario porque prefiero la guerra

# a tenerla todos los días

# con mi mujer y mi suegra. #

En aquel territorio, muchos de ellos

fueron hechos prisioneros

y el cine español lo contó a su manera.

(HABLA EN RUSO)

(Disparos)

(HABLA EN RUSO)

Y fueron castigados a trabajos forzosos

colaborando así

a mejorar la economía

del enemigo. (HOMBRE) Capitán Adrado,

¿por qué se enroló en la división española de voluntarios?

Para derrocar el comunismo.

¿A qué religión pertenece?

Católico apostólico romano. -¿Partido político?

Anticomunista.

¡Viva su padre! -¡Bien!

(HOMBRE) ¡Vamos, Miguel! -Me llamo Miguel García.

Soy católico y romano y he venido a luchar contra el comunismo.

Se interrumpen las sesiones por hoy.

El cautiverio de los hombres se prolongó

durante 13 años.

Al cabo de ese tiempo,

300 voluntarios de la llamada División Azul

fueron autorizados

a regresar a España.

Esta es la puerta grande que yo te decía en Rusia, ¿te acuerdas?

Gracias, muchas gracias.

Se les recibió con todos los honores, como auténticos héroes,

y el cine lo ensalzó de inmediato.

¡Juan!

(HOMBRE) El Valle de los Caídos.

Todo esto se lo picaron en la roca

los vencidos de la guerra. Entre ellos, mi padre.

En España, también los prisioneros políticos fueron castigados

con trabajos forzosos.

Muchos de los vencidos en la guerra

tuvieron que construir un monumento a mayor gloria

de los vencedores supervisado personalmente

por el mismísimo Franco.

La obra se prolongó

durante 18 años.

El cine español no lo pudo contar en su momento.

Tardó mucho tiempo

en poder hacerlo.

Unos 40 años más tarde, el caudillo Franco

fue enterrado en el mismo Valle de los Caídos

que él había mandado construir.

Más tarde ha servido de decorado en el cine para películas

de distinto enfoque.

Unas veces como reivindicación.

O como protesta.

¡Me cago en todo!

Y otras como motivo para la risa.

(HOMBRE) Oh, Señor, compadécete de nosotros.

Repite aquí el milagro que hiciste con el pobre Lázaro.

Levanta la pesada losa y devuelve ahora a nuestro amado caudillo

y que su espada triunfadora arroje a los abismos insondables,

o por lo menos fuera de España, a los herejes, a los masones,

a los comunistas, a los traidores y también a los demócratas.

(MUJER) Amén. Pero volvamos atrás, a los tiempos

en que aún se estaba construyendo el famoso monumento

y la dictadura de Franco seguía bien viva.

Abuelo, llama a los vecinos para que nos vean comer.

Que se enteren de que comemos una vez por semana y rabien de envidia.

Qué paella.

Tiene más granos que el hijo de la señora Manuela con la viruela.

¿Es verdad que los ricos echan langostinos,

cigalas y cachos de carne?

Sí, pero son porquerías que ensucian el estómago.

¡Aquí hay una mosca!

Disimula, que no hay para todos.

En la posguerra,

hubo escasez de todo tipo de bienes.

Había racionamiento,

mercado negro y, sobre todo, hambre,

mucha hambre.

A pesar de tantos problemas, en el cine

no faltó el humor.

# Comer, comer, comer manjares deliciosos

# que a mí me vuelven loco con vinos de Jerez.

# Buen vinillo, buen jamón o ternera y salchichón.

# La trucha, la langosta, la merluza, el chipirón.

# Si tienes mucha hambre,

# que te sirvan un capón.

# Comer, comer, comer. #

Con humor se vio por ejemplo

el uso del gasógeno, un invento pintoresco

que pretendía suplir la escasez de combustible.

# Es el gasógeno

# la solución porque aparte

# de echar gas, puede servirnos de fogón. #

(TARAREA)

# Gasógeno, mágica invención,

# que nos da velocidad

# y un poco de calefacción.

# Qué ilusión.

# Ayer tarde lo encendí y no sé qué sucedió,

# que tres veces repetí y tres se me apagó. #

(TARAREAN)

# Gasógeno, que nos da calor

# y nos da velocidad.

# Oh, se nos sale hasta el motor.

# ¡Sí, señor! #

A pie de calle, el pueblo llano

las pasaba canutas.

Una señora está comprando carne. -Será americana, claro.

Una limosnica, caballero. -Pero ¿tú me has mirado bien?

Es verdad, no me había fijado.

Toma, hermano.

Dios te ampare. -Gracias.

Algo suelto...

Y ahora, señoras, señores y señoritas,

continuando con nuestra gran revista

"Frenesí tropical", les ofrecemos la trepidante actuación

de la sin par mulatita de azúcar en el chachachá de boga,

"Cóseme la faja".

Lo hace bien ese muchacho.

-Claro, tiene la carrera de abogado.

No para vivir como los americanos,

sino simplemente para llegar a fin de mes,

muchos españoles

debían practicar el pluriempleo,

adaptarse a todo tipo de trabajos,

cuando no inventárselos.

Usted, quítese enseguida el traje de vizconde

y vístase de andaluz. -¿Andaluz?

Sí, ¿le extraña? -No, no, no.

Eh, oiga, el clavel.

¿Eh? -Es para la oreja.

¿Para la oreja?

Pues me lo pongo, señora, me lo pongo.

¿Así? -Sí, yo creo que...

El niño come mucho, hay que estudiar, trabajar.

Hola, papá.

Hijo mío, voy a decirte la verdad, toda la verdad

y nada más que la verdad.

No eres tan feo como tu padre porque eres pequeño todavía,

no eres tan pobre como tu padre

porque eres pequeño todavía

y no eres tan alto como tu padre porque eres pequeño todavía,

pero crecerás, te afeitarás, te casarás,

trabajarás, trabajarás, trabajarás

y llegará un día en que serás tan feo,

tan pobre y tan alto como tu padre.

La miseria estaba a la orden del día

tanto en el campo como en las ciudades.

Nombre. -Manuel Pérez.

¿Edad? -Hago 56 para simiente.

¿Profesión? -Labrador.

¿Y dónde vas a cavar, en el asfalto?

A mí me habían dicho... -A todos os dicen montes y mareas,

pero la realidad es otra.

Sí.

Y esta vez, solo 48 horas. Si no pagamos, a la calle.

Egoístas, miserables, asesinos.

Mira que por 3000 cochinas pesetas

poner en la calle a una familia honrada...

No tienen conciencia.

Debemos 14 meses. Pepe, si por lo menos pudiéramos pagar algo...

¿Y de dónde voy a sacar el dinero?

Hemos empeñado hasta los anillos de boda.

Todo marcha bien hasta que no puedes pagar una letra,

porque cualquier hombre decente puede estar en 40 duros el día 17.

Bueno, pues como no los tengas, el abajo firmante y el banco

y este y el otro y aquel te crean un complejo de indeseable

como si hubieras matado a tu padre

con una pala. -Las personas decentes

pagan lo que firman.

Ya está, qué señora. -Y si no pueden,

sacan adoquines con los dientes.

Si yo fuera más joven, me iría a la Alemania.

Allí trabajas un año y zas,

coche. -¿Y cómo trabajas, eh?

Allí se trabaja de firme, echas el hígado por la boca.

Con el afán de ahorrar, no comes, no vives.

Y al año, al camposanto.

No seas imbécil. En Alemania, tienen la semana

de 40 horas. -Sí, pero este tiene razón.

Allí no para uno.

¿Sabes qué estoy pensando? -¿Qué?

Que me voy, me marcho.

Me voy a Alemania, a Francia, donde sea, a cualquier parte.

¿Qué, no dices nada? -¿Y qué quieres que diga?

¿No te vas a ir de todas maneras? -Claro.

Pues vete, pero por lo legal,

haz las cosas bien por una vez, como Dios manda.

(MUJER, LLORA)

(HOMBRE) Está bien.

Ya no aguanto más.

No quiero consumirme decentemente, sino vivir.

Vivir sea como sea.

Y hombres y mujeres tuvieron que emigrar a Europa

en busca de trabajo.

(Antonio Molina "Adiós, mi España")

# Tengo una copla morena

# echa de brisa... #

Hasta se creó el Instituto Español

de Emigración, que facilitó

la salida del país de más de un millón

de trabajadores.

# Adiós, mi España preciosa,

# la tierra

# donde nací.

# Bonita, alegre y graciosa

# como una rosa de abril.

# Ay,

# ay,

# ay,

# voy a morirme de pena

# viviendo tan lejos de ti.

# Tengo una copla morena echa de brisa,

# de brisa y de sol.

# Mi España, tierra querida,

# pa' siempre adiós. #

(Para la música)

El cine bromeó sobre ello años después.

(HABLA EN ALEMÁN)

Bueno, ya lo encontraré.

(HOMBRE) Aquí no hay más que dos caminos. Que tienes papeles,

al consulado.

Que no los tienes, la frontera o un servidor. Otro.

Gracias.

¿Qué te ha tocado? -Pocero.

Y se queda con el 40 % de 3 meses.

Sí, ya está.

Aquí lo tengo, un chollo.

Ah. -Buen sueldo.

¿Ah, sí? -Uniforme.

Ah. -Trabajo al aire libre y sentado.

¡Oh, hombre!

(HABLA EN ALEMÁN)

"Ja, ja, ja".

A fin de cuentas se decía que había oportunidades para todos.

Y mientras tanto,

siempre según el cine, los obreros en España eran felices.

Atención, mucha atención.

He bajado a las profundidades de esta mina,

mis queridos trabajadores,

para poder confraternizar con todos vosotros.

Porque yo afirmo que el patrono y el obrero

han de ser buenos amiguitos para que el negocio del patrono

vaya viento en popa.

Yo soy un trabajador como vosotros, con corbata y más dinero,

pero un sencillo trabajador,

y si yo no tengo inconveniente de chuflar una sardana

mientras anoto el libro mayor,

tampoco debéis tenerlo vosotros en cantar un fandango

mientras arreáis con el pico.

¡Bravo, es usted un genio!

# Soy barrenero porque a mí nadie me espanta.

# Y solo quiero el sonido

# de...

# una taranta.

# Compañero,

# dale al marro pa cantar mientras garbillo,

# que al compás

# del marro

# quiero repetirle al mundo entero

# yo, yo soy minero. #

Entre unas cosas y otras, lo de ser mitad monje y mitad soldado

se iba quedando muy lejos de la consigna.

Lo siento, hijo mío, pero Dios no le ha llamado por este camino.

¿Y qué puedo hacer, padre?

Empezar otra vida, todavía es joven, inteligente.

No le será difícil encauzarse.

Estoy tan desorientado...

Nosotros rezaremos por usted.

Pues yo, bisnieto, nieto, hijo y hermano de militares...,

tampoco tenía espíritu militar,

y aquí me tiene, completamente feliz

y satisfecho de hallar la manera de servir a la patria.

Pero yo no quiero ser cura.

Lo comprendo. Quiero decir que no tienes vocación.

Pero ¿tampoco quieres

hacer la mili? -No.

Perfectamente.

Luego volveremos sobre el servicio militar.

Perfectamente.

Y mientras unos se iban como emigrantes, otros venían.

Cuando se acuñó lo de España es diferente,

el país se abrió

al turismo. Muchas costumbres

iban a cambiar con ello, y muchos negocios.

Por tierra, mar y aire llega el turismo a España.

Todos sabemos que España es un país turístico por excelencia.

También lo sabe la guapísima y suequísima Anita Robert,

que en estos momentos desciende las escaleras como nadie.

Bienvenida, ¿le gusta España?

(HABLA EN INGLÉS)

¿Le gustan los españoles? -Sí, los españoles "beautiful".

¿Morenos o rubios? -Todos.

Gracias, Anita Robert, hoy está usted en España

y España está con usted.

Señorita, es para nosotros una gran satisfacción comunicarle

que es usted la turista diez millones en España.

Soy corresponsal de Guinea. -Déjelo para luego.

Se podía perder la cuenta,

pero la llegada de nuevos turistas

siempre se celebraba con una gran bienvenida.

# El turista 1 999 999

# se llevará...

# a sus país

# el recuerdo

# de este sol

# y de este mar,

# que nunca más

# podrá olvidar. #

Viva el segundo plan de desarrollo.

Enrique, que se te entiende

todo. -Ya está el ojo de águila.

Se les van los ojos.

Bah, son hombres.

¿Inglesa, sueca? -Francesa, del mismo París.

¿Le gusta España?

Muchísimo, sobre todo sus hombres.

Don Quijote, Sancho Panza, el Cordobés, don Juan Tenorio.

E Inocencio Rodríguez, el más fiel servidor

de las mujeres guapas.

Es "very" fácil, miss. Arriba, arriba, arriba.

Anda con el culo al aire, mírala.

Son 100 pesetas la mirada. Vamos, aproveche la oportunidad.

Vamos, mire este pompis casero

sin adulterar.

A la vuelta son 200, porque viene con el quiqui al aire.

Así que preparados, 200 son.

# Españolear, españolear

# es lo que hacen los turistas cuando vienen por acá.

# Españolear, españolear.

# Ellos saben que lo nuestro les dará felicidad. #

Oiga, turista. La punta de la lanza del Cid Campeador.

Es la auténtica, ¿la quiere?

¿El Cid campeón? -El campeón es usted.

La turista cuatro millones que llega al aeropuerto de Barajas,

una muchacha preciosa,

y llega un tipo, se le cuelga de los pendientes y los arranca.

Qué trabajo más grosero. -Y a una extranjera.

Ya no hay patriotismo.

Bueno, no perdáis la calma.

# Españolear, españolear

# es lo que hacen los turistas cuando vienen por acá. #

¿Son ustedes turistas?

Esto es otra cosa,

donde hay turistas hay divisa y donde hay divisa, todo vale.

Lo importante es que se diviertan. -Gracias.

Servidor le puede dar más lecciones, tarifa turística.

Por acá.

Digo lo que me da la gana.

¿Pasa algo? -A mí no me contestas mal,

que me acuerdo de tu familia. -A mi madre, un respeto.

¿Se divierten? -¿Qué quiere que le diga?

¡A mi madre, un respeto! -¡Toma!

Mí quiere quedarme con esta botella, ¿costar mucho?

Pues 200 pesetas. -¿Qué es eso?

Al míster no le roba nadie más que un servidor,

que yo soy amigo suyo.

# Españolear. #

Para aquel varón español,

las turistas, todas suecas, supusieron el principio

de un ensueño de libertades sexuales.

Las suecas se vuelven locas por los españoles, somos unos machos.

Lo que va dentro de esos bikinis

son unos animales mamíferos que toman el sol,

se alimentan de marisco y se pasan todo el año en época de celo.

Se llaman suecas.

Míralas cómo se bañan.

Y en el mes de abril.

Esta es una raza superior,

no como los de mi pueblo que, para que se bañen, hay que empujarlos.

Eso es lo que hay que hacer aquí.

¿Qué era antes la Costa del Sol? Nada.

¿Y la Costa Verde,

y la Costa Blanca y la Costa Azul? ¡Rediez!

¿Qué era la Costa Azul, vamos a ver? Un sembrado.

Pero aquí tenemos el castillo más viejo de Aragón y el manantial

de los tres caños.

¿Y de qué nos ha servido?

¿Quién viene ahora? Nadie. Todos pasan de largo.

No vienen las suecas y sin ellas este pueblo se adocena

y los mozos se marchan a Alemania. Señores,

hay que hacer algo, pero hay que hacerlo pronto.

Se podría traer el juego al pueblo, un par de ruletas y...

Prohibido.

La única solución es Simón.

¿Quién? -Simón.

Este hombre podría hacer las delicias

de las turistas nórdicas, meridionales, etcétera.

Pues no está mal. Nada mal. -Vendrían autocares

y abriríamos hoteles y una urbanización.

Se le dará un dinero fijo

y una prima por extranjera.

(GRITAN)

¡Prohibido manosear el género y al vendedor!

Da igual. Da igual. Da igual.

Oye, no te vayas a pasar, no te vayas a pasar.

(Música de revista)

(HABLA EN INGLÉS) -Pero, bueno, ¿ya empezamos?

El Simón es un seductor. -Es un bombón.

Bueno, un momento.

Está que cruje. -Vamos por él.

¡Dámelo, que es mío, nena!

¡Ay, madre, qué ruina, qué ruina!

¿Me quiere ayudar? -Sí, claro.

¡No, por favor!

Es usted el tipo de hombre que adoro.

Sí.

Chiquito, pero matón, ¿a que sí?

Vale, vale.

¡Ah, ah!

Qué bonito soy, madre, y qué bigote más adhesivo tengo.

Gafas. ¡Ahí va!

Qué bárbaro, qué golpe.

Fíjate qué bikini. ¿Te lo pondrías?

¿Yo? Eso, las extranjeras, que no tienen vergüenza y vienen aquí

a dar escándalos. -Tú, como todas.

Si te lo compro, te lo pones. -Comprar...

Si no tienes ni para café. -Gracias.

Qué desinteresadas sois.

Somos unas antiguas.

No estamos al día en los gustos juveniles.

Pero ¿qué gustos?

Mira las jovencitas ahora.

Les gusta con locura

el hombre maduro

y no digamos a las extranjeras lanzadas por el amor.

Observa a tu alrededor. Mira qué andares

y qué exhibición.

Y es que las españolas

no se dejaban.

# El beso,

# el beso

# en España se da

# si se quiere. #

¡No!

¡Lujurioso! -Es que me gustas.

Iremos al cine. Allí me podrás coger de la mano.

¡Ah!

¡Dame y te asesino!

# Me besará cuando quiera.

# El beso de amor

# no se lo doy a cualquiera. #

Joven, ¿qué modales son estos? -Hombre, guardia, es mi novia.

Y esto es un lugar público. -Pues por eso.

Son diez pesetas de multa por atentado a la moral.

Visto por aquellas extranjeras,

el español medio era un hombre ardiente

por cuyas venas corría sangre de torero.

"¡Oh, là, là!".

¡Mi toreador!

(TODOS) ¡Ole!

¡Ole, Miguel!

¡Ya eres un machote!

Claro que el mundo de los toros

tenía su otra cara.

Ya lo había dicho el sevillano Espartero, hay que jugarse la vida

porque más cornadas da el hambre.

# En la arena del ruedo español

# hay un fuego de sangre y de toro.

# Olé, torero, que te aclaman... #

Quiero torear para ganar dinero

y que en mi casa se coma como Dios manda,

y comprar un coche y venir a Linares

y pasearles a todos. -Infeliz.

Me da miedo que sigas pensando en los toros.

Es que no quiero verte llorar más.

Eso no podrás impedirlo. -Escúchame, Ángeles.

O te visto de negro o te compro una casa.

¿Sabe lo que es un toro?

Tuve que dejar la escuela muy pronto porque somos seis hermanos

y me tuve

que poner a trabajar. Sé leer.

Y eso. -Y si fracasas

en el toreo, ¿tú qué piensas?

Pues es que yo no pienso en el fracaso.

# Dirán todas las crónicas

# que mis verónicas tienen la gracia de lo bello. #

¿Tú torero? ¡Chicas, hay un torero!

(TODAS) ¡Ole!

Cuenta, cuenta corrida.

(HOMBRE) De manera, Currito, que estás dispuesto a ser torero.

Torea como los ángeles. -Los ángeles no torean.

¿Ah, no? Bueno, pues toreamos de maravilla.

(HOMBRE) Ave María purísima.

Manda huevos.

El cine también ironizó sobre ello.

Todo español torero tenía una novia y la novia

tenía una reja,

y si ella era pobre, el novio se llevaba él mismo la reja

para pelar la pava.

O era ella la que iba a la reja

para pelar el pavo. Hola.

Como vengas otra noche tan tarde, no salgo a la reja.

Si es que no tengo tiempo de nada.

Toda la tarde escribiendo a máquina y, luego,

tenerse que vestir de gitana.

Yo estoy aquí espera que te espera.

Siempre con tus quejas.

Sabiendo que solo me pongo flores por ti...

¿A cuántos le habrás dicho lo mismo?

El piropo, algo típicamente español.

Mi vida sin ti no tiene sentido.

¿Quieres casarte conmigo?

Mil y una noches no serían suficientes.

Te acepto como eres, cariño. -Pues mira qué bien.

(HOMBRE, ACENTO EXTRANJERO) Dígame,

¿qué cosa es ser un "piropio"? -Es un elogio,

una lisonja, un requiebro a la belleza

o a la simpatía de una mujer. -Muy interesante.

En Inglaterra no haber "piropios". -¿No?

Usted va a hacerme un grande favor. -Sí, diga.

Usted me va a decir muchos "piropios"

para que yo pueda decirlos a las mujeres flamencas.

A los cuadros de Murillo les cedo siempre el paso.

¿Tiene usted licencia del Ayuntamiento?

¿Licencia de qué? -De tránsito, niña,

que casi causa un accidente. -¿Me toma por una bicicleta?

Sin frenos va un servidor. -Cuidadito con la multas.

Cuando no la multen a usted. -¿A mí?

Por guapa. ¿Sale de algún retablo de la Catedral?

Salgo de misa y voy para casa.

A ver si nos desintegramos pronto. -Ahora llevamos el mismo camino.

¿Adónde va la gracia de Dios? -A buscar novio.

Pues lo has encontrado, preciosa. -¿Tan viejo?

No tanto, no tanto que esté muerto el diablo.

Un, dos. Un, dos.

La del centro, que lleve el paso.

¡Hija de mi vida! Y tu novio, en el fútbol.

(RÍE)

A ver si se decide.

Será porque tú no quieres, morenaza.

¡Esto sí que es algo grande! -Pisa fuerte, que paga el alcalde.

¡Qué mujer! -Eso es carne

y no la del cocido.

Yo a esta le digo algo. -Quieto, que mira.

# Cuando me dices cuánto te quiero,

# qué guapa estás.

# Todos te dicen cuando te miran

# pero qué guapa estás.

# Qué guapa estás. #

¡Presenten armas!

("Margarita se llama mi amor")

Saluda, es para ti. -¡Hola, chicos!

¡Adiós, pequeños!

La mili, el servicio militar obligatorio para todos

los varones, se impuso en España en el siglo XIX

y duró hasta el año 2001. Bueno,

para todos los varones, no, ya que durante bastantes años

los hijos de los ricos podían pagar

una cuota y ahorrarse cumplir

con tan noble tarea.

Hubo lógicamente quienes se resistían a hacer la mili.

Y muchos hasta se atrevían a desertar, lo que no era fácil

y sí peligroso.

Alto a la guardia. ¡Detenedlo!

(CHICO) Violeta.

¡Vicente! Yo me voy.

¡Violeta! ¡Vicente!

¿Cabezonería es negarme

durante un año a que me prohíban vivir donde me dé la gana,

a trabajar donde quiera y a vestir como me gusta

y a pensar lo que me salga

de las narices? -Por favor.

¿A obedecer órdenes absurdas

y a respetar a unos superiores

empeñados en enseñarme a matar gente?

(CHICO) Mirad, un tío que se pira.

¿Quién es ese chorbo?

El que estaba atrancado en el váter.

(CHICO) Mira cómo corre el sargento.

¿Qué pasa? En el fondo tiene razón.

¿Qué derecho tienen a obligarnos a ir a la mili? ¿Tú quieres ir?

(CHICO) Lo que pasa es que la gente no tiene huevos.

Si todos se negaran a hacer la mili, la mili no se haría.

El problema es el de siempre, falta de unidad.

(HOMBRE) Estos meses de vida intensa

os han enfrentado con una serie

de nuevas y exigentes realidades, han curtido

vuestros cuerpos,

han tensado vuestras almas y os han enseñado

el significado de las palabras sacrificio, disciplina

y camaradería.

(Música alegre)

Cuando por fin se licenciaban o tenían un respiro,

¿adónde iban a ir?

# Emiliana por la mañana

# desde la cama piensa en usted.

# Se levanta muy tempranito. Y en un ratito cuela el café.

# Y reparte en cada chorrito todo lo bueno que usted le dé.

# Si no fuera por Emiliana, os quedaríais todos con ganas

# de tomar café, de tomar café.

# De tomar café. #

Espera, hombre, espera. Pero ¿qué te pasa?

¡Uh!

Oye,

¿tú no estarás haciendo la mili?

El bromuro.

En los colegios religiosos y en los cuarteles de reclutas,

una buena ingestión

de bromuro impedía que se produjeran

erecciones tentadoras.

Manda huevos.

# Democracia, solo eso.

# Democracia, cómo no.

# Democracia a la española.

# Democracia por Spain.

# Aplicado es el que estudia. -¡Pegonas!

# Cada uno está en su sitio y todo en su lugar.

# Aquí todo está en orden. Aquí todo está

# en paz.

# Y solo con un poco de buena voluntad

# podremos darnos cuenta de esta gran verdad,

# que todo es estupendo, que todo está muy bien

# y por eso cantamos...

# "Spain is different".

# Democracia, solo eso.

# Democracia, cómo no. #

Intolerable.

¡Intolerable!

El espectáculo

no puede continuar. -¡No hay derecho!

(HOMBRE) Pero ¿este Tiberio a qué viene?

Y además, precisamente hoy, que tenía que contarte algo importante.

¿Ah, sí?

Sí. -¿El qué?

Que he tomado una decisión.

¿Sí? ¿Cuál?

Vamos, que me he hecho del partido.

Muy bien.

¿Te da igual? -José...

José, yo lo que quiero es vivir contigo.

Y que lo que tenga que pasar que lo pasemos juntos.

Es que yo creo que hay que hacer algo.

Seguir contando chistes de Franco...

no es solución.

Por lo menos hay que patalear, aunque solo sea eso.

Las protestas contra el franquismo iban en aumento.

Asociaciones de estudiantes y de obreros salían a la calle

reclamando libertades sindicales

y políticas.

(MUJER) Los guardias no me dejaban pasar.

Y me han pedido el carné de identidad.

Ni entrar en su calle le dejan a una.

Y eso que en casa hemos sido fascistas de toda la vida.

Aunque hay momentos en que yo ya no sé si soy de los nuestros.

Y en Atocha, esos salvajes volcando coches

y un grupo queriendo incendiar un autobús.

Gracias a que han llegado los guardias.

Ahora mismo, al subir, había un grupo gritando.

Claro que yo les he dicho todo lo que les tenía que decir.

Es que si no, reviento. -¿Quieres un café?

Estábamos merendando. -Mejor una tila, ¿tienes tila?

Sí. Cierra las persianas. (MULTITUD) ¡Libertad!

Volvemos al 36, os lo digo yo.

Otra vez la quema de las iglesias, el desenfreno.

¿Lo veis? Ya están aquí.

¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

¡Libertad! ¡Libertad!

¡Asesinos! ¡Asesinos! ¡Rojos!

¡Duro con ellos! ¡Que no quede ni uno!

Franco tiene la mano muy blanda. Habría que fusilarlos a todos.

¡Jopé! -¡Edelmira!

Y hubo

un gran estallido. ¡Dale!

En 1973, seis meses después de haber sido nombrado

presidente del Gobierno, el almirante Carrero Blanco saltó

por los aires en un atentado de la banda armada ETA.

¿Qué ha pasado? -Una explosión de gas.

Comenzó el final de la dictadura y el cine

lo pudo contar cuando desapareció la censura.

Excelencia,

tengo que comunicarle una trágica noticia.

(HOMBRE, TV) "Ha sido víctima...". -Esto es el fin.

Pero ¿quién es ese? -¡Cago en la leche!

El presidente. -Unas bravas.

Marchando.

Mierda de país.

Joder, ¿qué pasa con el champán?

Estamos atravesando un momento de crisis muy grave para el país.

Por cierto, ¿hay algo nuevo sobre la enfermedad de Franco?

Todo sigue igual.

Desgraciadamente no tiene remedio.

¿Has dicho desgraciadamente?

# Soy el novio de la muerte. #

¿Cómo están mis queridos legionarios?

Hola, Brunete.

Hola, Lucero. ¿Cómo están?

Bonitos, bonitos, bonitos.

Hola. Rompan filas.

# La bella... #

¡Ha muerto, ha muerto!

¿Cómo que ha muerto?

Franco, Franco ha muerto.

¿Y mi hijo? -Está bien.

(HOMBRE) "Tal coincidencia

fue interpretada por mis padres de forma diametralmente opuesta".

"Para mi madre, fue una maravillosa señal".

"Mi padre, pesimista recalcitrante, asegura

que nací con mala pata".

Y empezaban nuevos tiempos.

Perdonad, chicos, pero había un atasco de ascensores imposible.

Benavides, ha llegado el Séptimo de Caballería.

"Y ahora, el saludo".

¡Un saludo para todos!

Tiempos modernos que en realidad ya habían comenzado

con la aparición de un tipo de español medio, moderno y dinámico,

consumidor compulsivo, a semejanza de sus homólogos americanos.

(HOMBRE) Firme aquí. -"Y firmó".

"Así entró Sabino Gurupe

en la sociedad de consumo".

"Ya era un hombre como los demás".

Tú das la radio vieja, te pagan 500 pesetas y te dan una nueva

que vale 3000, pero antes de pagarla te la compran.

La que pierde es la Philips. -Claro.

(HOMBRE) El que algo quiere algo le cuesta.

Algunos de nuestros empleados así lo han comprendido

y trabajando solo 23 horas diarias han conseguido comprarse

hasta un televisor.

A eso le llamo yo nivel de vida.

Puede que tenga razón. Hay que vivir en el siglo XX.

Si te digo lo que he pagado por el piso, te quedas frío.

Cien mil pesetas.

¿Cien mil pesetas?

De entrada.

El resto, en letras a diez años más banco.

A Sabino no hay quien le haga firmar nada.

Quiere pagar como su padre. -¿Y cómo paga su padre?

Ya no paga. Se murió hace ocho años.

Me parece que tu marido es muy antigüito.

A ese hay que ponerle de cara a Cartagena, pero rápido.

Él se asusta de todo, como es contable...

Mira, monina, los hombres, por muy contables que sean,

en cuanto les hablas de pagar, se ponen siempre de manos.

Pero nosotras tenemos esa media hora loca en que si les dices:

"Tengo sueño, chatín", te firman un cheque en blanco.

No, si así le saqué la lavadora.

¿Y en seis meses no le has sacado más

que una lavadora? -Nada.

¿Cuánto, Elvira?

Nada, 40 000 pesetas. Y luego, el resto,

en dos años.

Mi hija es un ser humano y como todo ser humano tiene derecho

a un utilitario. ¿O no?

Sí, claro, pero es que no somos ricos.

Hay que trabajar, Saturnino,

hay que trabajar más. -¿Más? Si no paro.

Apenas tengo tiempo para comer y dormir.

La última vez que dormí ocho horas seguidas, fue la noche de bodas.

No le digo más.

De modo que "Pepe, qué ilusión, qué sueño".

"Qué piso tan bonito, si parece un palacio".

"Qué felices vamos a ser".

¿Ahora qué?

Ahora esto es una mierda, ¿no?

¡Dilo! Si lo has dicho antes, ¡ahora es una mierda!

¿Y ahora qué quieres, un chalé?

¿Y así hasta cuándo?

¿Hasta que me muera?

Yo siempre he dormido bien. Es desde hace poco.

A medida que se acerca la boda, duermo peor.

En ese caso, tiene dos opciones.

O renuncia a casarse o renuncia a dormir.

¿Le ha pasado lo mismo?

¿Y qué hizo?

Monté este bar.

Abro las 24 horas.

Está bien saberlo.

Según las películas, muchos eran los hombres que se resistían

a casarse.

Y es que la boda era el principio de otra guerra.

Hija, cuidado. -Guerra fría.

Guantazo y paso atrás. -Sin achantarse.

No me tragan. -Duro con ella.

Tú a mandar, ella a fregar.

Nada de carantoñas, patadón y tentetieso.

No vas a fregar nada.

Algunos entraban con mal pie.

Pero ¿qué tonterías haces? -Me han puesto la zancadilla.

¿Has sido tú? -Si no arrastraras los pies...

Disimula, que nos están mirando.

Y otros seguían a sus anchas.

¿Quieres tener esto un momento?

Joer...

(BOSTEZA)

Pero ¡oye!

A fregar.

¿Yo?

Eso no, Juana, que es un hombre.

Que no, mujer, qué fuerte. -Quieto, ya está.

Monísimo.

Vamos, que cualquiera que me vea... -¿Y qué?

Los maridos americanos ayudan a su mujer en las faenas domésticas.

Y también hay de esos, pero los llaman otra cosa.

# Si te has casado para vivir en paz,

# nunca discutas jamás con tu mujer

# porque enseguida te cuelga un delantal

# y tendrás que callar y aguantar

# y ponerte a barrer.

# Me lleva con un lazo.

# Cuando no está mi mujer, mando yo.

# Cuando no está tu mujer, mandas tú. #

(TARAREA)

(TARAREA)

(MUJER) Ve a la compañía de la luz. -Sí, Albertina.

(MUJER) Por si nos pasan el recibo. -Si lo pasan, que lo pasen.

¡Dios mío, ya me lo decía mi pobre madre cuando me casé!

Los maridos solo piensan en su comodidad.

Todo lo demás no les importa nada.

No olvides la sombrerera, que está en el cuarto de baño.

Habrá que pedirle la escalera al portero.

Sí, Albertina.

Sí, Albertina. Sí, Albertina.

¿Por qué repites tanto sí, Albertina?

Sí, Albertina. Sí, Albertina.

Para que coloques la frase en el sitio que quieras

de nuestra conversación. Siempre cae bien.

Bueno, pero ¿piensas verdaderamente matar a tu mujer?

No, pero ahora que me has dado la idea,

¿quién me lo quita de la cabeza?

Pero ¿qué es esto? -Me las vendieron como acelgas.

Con lo que das, no querrás que sean rosas de té.

Yo no sé si tengo el estómago como lo tengo

por mí mismo o por las comidas que haces, ¡Fausta!

Te he dicho que no quiero comer judías.

Hacen ir de vientre. -Pues me dan gases.

Pues que te den. -Pues que te den a ti.

¡Padre! -¡Me cago en ti!

¡Desgraciado!

A usted la voy a despanzurrar por impedirme asesinar

a esa vieja asquerosa.

Así te mueras, paralítico del demonio.

A ver si evitas esto.

Me cago en tu padre, casi me das.

No te muevas, que te voy a dar.

Por amor de Dios, cálmense.

¡No me da la gana, monja estúpida!

Odio esa mierda de cacatúa.

¡Y yo aborrezco a ese montón de cabras!

¡Ven, que te voy a atropellar!

Lástima que no tenga los neumáticos de clavos.

Señores, que son ustedes matrimonio.

Pues por eso.

Ven aquí.

¡Ay!

¡Que me voy a la mierda!

¡Lo escoñé! ¡Lo escoñé!

# Que te quieres tú perder.

# ¿Qué te quieres apostar

# que te haré la permanente con un cubo de barniz?

# Mira para aquí. -Mira para allá.

# Tú para mí no vales na.

# Mira para aquí. -Mira para allá.

# Tú para mí, ni confesá.

# Cacho de fiambre. -Medio hombre.

# Muertecita de hambre. -Eso tú.

# Jeta de espadaña. -Lengua de cotorra.

# Ojos con legañas!

# ¡Borrego! -Lechuza.

# -¡Girao! -Cotilla.

# A ver...

# si contigo

# se lava. #

Bueno, me voy.

Me voy yo.

No, yo. -Me voy yo.

¿Tú? -Sí, no aguanto más.

Yo no te aguanto más. -Soy yo.

Yo. -Yo antes.

Hago la maleta y me voy. -Yo ya la tengo hecha.

Así que te vas.

Me voy de casa.

Las separaciones de pareja

comenzaron a ser frecuentes.

Tienes que estar contento, hijo.

Gracias a ti, he encontrado al hombre de mi vida.

¿Y papá?

Es mayorcito y sabrá arreglárselas.

Las esposas abandonaban el hogar imitando con eso

a los hombres que lo habían hecho hasta entonces.

Ruth, tú sabes que te quiero y que siempre te voy a querer.

Pero ahora me tengo que ir.

Mamá y yo no podemos vivir juntos.

No es culpa de nadie. Ya lo entenderás.

A veces pasa que la mujer agobia al hombre,

no le deja respirar, le jode sus sueños...

Prométeme que tú no vas a ser así con tus novios.

No vas a intentar cambiarlos, no los vas a castrar,

no los vas a humillar, no le vas a hacer llorar en público,

no te vas a reír de su vello corporal.

Porque si no acabarás sola como tu madre, que es muy puta.

Lo del parche fue idea suya.

Con lo cual,

muchos varones comenzaron a vivir solos.

(HOMBRE) Además,

este tipo de aparatos está pensado para el hombre solo,

para el hombre emancipado, para el hombre que trabaja.

En definitiva, para el hombre que, tras siglos de limitaciones,

decide reincorporarse de manera distinta en sociedad.

No se desmoralice aunque al principio le resulte difícil.

Podrá realizar las labores que hasta ahora le han sido vedadas.

Pronto descubrirá que era una mascarada,

una forma como otra cualquiera de darse importancia,

de hacernos sentir inútiles.

Inútiles o no, casados, solteros, separados,

prácticamente todos coincidían en una gran pasión,

el fútbol. Hemos ganado.

¿El qué? -El partido en el último minuto.

Mateo corre la línea, centro de cabeza y Gento, pum, gol.

Y no lo han expulsado.

¿No te da vergüenza tenerme esperando media hora?

Y hacer que me pierda el Nodo.

Si no pude tomar un autobús. -No se va al fútbol si hay novia.

Ya te he dicho mil veces que es sagrado.

Pues elige, el fútbol o yo.

Pero se puede dejar todo, el trabajo, la familia,

la felicidad, pero el fútbol... -¿Sabes lo que te digo?

Que hemos terminado. -Conchita...

No te aguanto más.

Pero ¿después de haberme gastado diez duros en las entradas

y estar toda la mañana en la cola...?

Y el Barcelona, otro gol. Me cago en...

# La quiniela, la quiniela

# puede darte mucha tela.

# Y los 14 resultados

# sabiamente combinados... #

(Ovación)

(CHICA) Mira, es aquel.

El argentino está al lado del brasileño.

Pero ¿es que no hay ningún nativo?

Sí, el de la Coca-Cola.

(Sin audio, sigue la música)

Gol.

Y mi quiniela...

Ya tiene usted edad para no armar alboroto.

Tiene razón, señor comisario, ha sido un momento de locura.

Al ver que perdía el Atlético... -¿Que ha perdido el Atlético?

Por culpa de un penalti. Sí, señor.

No hay derecho. Me han fastidiado la quiniela.

¡Los 14! ¡Los 14!

Estos tíos tienen una quiniela de 14 resultados.

Con 14 resultados. -Con 14 resultados.

¿Será un millón? -Serán unos dos millones.

Mi padre me ha dicho que sois unos 500 acertantes.

Y que os corresponderán unas 5000 pesetas.

¿Y quién es tu padre para meterse en mis asuntos?

Estamos sobre aviso. -¿Sobre aviso?

No sois quién para venirme a coaccionar.

Haré lo que me dé la gana. -Que te crees tú eso.

(Bofetadas)

¡Cobarde, que no eres hombre ni eres nada!

¡Fuera, cobarde!

El maltrato a las mujeres se ha denunciado en el cine

con seriedad, aunque no lo suficiente.

¡Ayúdenme, mi marido me quiere pegar!

Si es su marido, tiene derecho.

Si fuera un extraño, aquí estábamos nosotros,

pero es su marido.

¡Ah!

¡Españoles, qué gran nación!

Algunas películas lo han tomado a chirigota.

Lo primero que hice después de matarla fue ir a la comisaría

y decirle al comisario: "Señor comisario, yo he matado a mi mujer

porque era muy mala".

¿Y qué dijo el comisario?

Pues, hombre, que tampoco hay que llegar a estos extremos

y que las cosas había que tomarlas con calma.

¿Se ha confesado usted de esto?

A mí en la comisaría no me han dicho nada de confesarme.

La violencia machista es un problema

que perdura y contra el que se alzan diariamente muchas voces,

también voces de hombres.

En España, decenas de mujeres son asesinadas

cada año

por su pareja o expareja.

No solo en España.

No... No veo...

No veo nada...

Te dejo, Ernesto.

¿No deberíamos hablar antes?

Ya te lo he dicho todo.

Nena, por favor, por favor, nena.

Nena, escúchame, nena... -No.

Y así seguimos.

# La maté porque era mía

# y la maté estrangulá.

# Aún la veo todavía, sacándome así la lengua, con la cara amoratá.

# Al sacar ella la lengua, yo creí que se burlaba.

# Y entonces apreté más.

# Y ella dijo: "¡Que me ahogas!". Y no dijo nada más. #

Manda huevos.

Ahorcado. El mejor, ahorcado.

Todos son iguales, unos sinvergüenzas.

No exageres, todos no.

Tú no los conoces. Los hombres son como los melones.

Hasta que no los rajas, no sabes lo que llevan dentro.

Federico tendrá sus defectos, pero no todos los maridos

van abandonando a sus mujeres.

Sí, me dejó el hijo de...

mi suegra.

Si se me cruza alguna preciosidad,

no la voy a despreciar, sería una incorrección.

No olvides que el macho es polígamo por naturaleza.

Claro, y la mujer es monógama por tonta.

Lo curioso es que el poderío del macho hispano

fuera tratado con choteo en películas

hechas por hombres. ¡Enriquito!

(Música marchosa)

¡La vida es maravillosa! -Tú sí que sabes.

Es que todos los días lentejas son muchas lentejas.

Y estas dos manzanas se comen solas.

Nosotros nos las vamos a comer

antes de que se las coman los gusanos.

Y antes de que se las comieran los gusanos,

ellos salían a la conquista.

O a no perder ripio.

Donde