Enlaces accesibilidad
Rescate en Alta Montaña

Descubre la serie documental más impactante de la televisión

  • Rescate, la serie documental que se adentra en el trabajo de salvamento de montaña
  • ¿Cómo trabajan estos equipos especiales en situaciones límite? ¡Súmate al encuentro digital!
  • Este viernes 26 de febrero, a las 17.30h en el canal de Youtube de La 2 de RTVE

Por
Rescate | Encuentro digital el 26 de febrero

En uno de los barrancos más profundos de España, en la Cueva de Torca, considerada por los espeleólogos como una de las más difíciles del mundo, dos hombres se adentran en una estrechísima gruta cargados de tres detonadores y dos kilos de goma dos. El objetivo lograr sacar de la sima a un montañero atrapado y abrir paso entre las rocas para la camilla. Es una de las misiones más espectaculares que se recogen en Rescate, la serie documental que muestra el trabajo de salvamento de los efectivos del GREIM. Desde dentro de la acción, un equipo especializado acompaña al equipo de rescate y refleja el impresionante trabajo que realizan.

Para todos los públicos Rescate - Episodio 5: Bajo tierra - ver ahora
Transcripción completa

(POR RADIO) "Cuco Benasque de GREIM Montaña".

-Adelante.

-"El herido está en la siguiente cima, la veo.

Necesitamos 15 o 20 minutos

porque hay que ponerle medicación".

-Recibido, vamos.

(Sintonía: música de ritmo vivo)

Oye, ¿por qué zona se supone que está?

-La vuelta al Taillón. -El Taillón.

Vale.

Ayer a las 09:00 salió y tenía que haber vuelto

yo calculo que a mediodía.

-No se ve nada. -Nada.

-Este paredón...

-Porque por aquí, que se hubiera asomado...

-Si se ha asomado y se ha caído,

a saber, puede haber llegado abajo.

-Vale.

Ha aparecido.

-Pero ¿está bien? -Sí, parece ser que sí, sí.

Bueno. -"COS de cuco Huesca".

-Nosotros avisamos a los pilotos.

-Cuco Huesca, adelante.

-"Hay un herido en el barranco del Viandico".

-"Ha sido una llamada

que nos ha alertado. Una persona"

que realizaba barranquismo

ha sufrido un accidente

y tenía una fractura abierta de tobillo.

-"El helicóptero nos recoge"

en la helisuperficie de Boltaña.

-Hemos activado el dispositivo de rescate

y nos hemos dirigido al lugar.

-La historia de la Torca del Cerro fue,

en lo que llevo en unidades de montaña,

uno de los rescates más importantes en que he participado

y ocurrió, creo recordar, a finales del mes de julio

del año 2005.

Para la gente que no tenga conocimientos de "espeleo",

que sepa que Picos de Europa es el Himalaya

"de la espeleología, donde va la gente más allá que el resto".

-"La Torca del Cerro es una sima muy dura.

Tiene un nivel de dificultad de cinco de cinco

debido a su baja temperatura,"

gran humedad y sobre todo estrecheces,

como casi todas las de la zona de Picos de Europa.

-"Recibimos la llamada"

de nuestra unidad operativa,

en la que nos comunicaba que un espeleólogo

"de origen húngaro se había caído en una sima,

unos 80 metros, y que estaba fallecido.

Al recibir la llamada,

yo con el sargento Nodar, que estaba entonces,"

que dirigía la unidad de Cangas de Onís entonces,

le digo que lo primero es alertar a muchos componentes

para llevar el rescate a buen término.

-"Yo en el año 2005, cuando sucedió"

el accidente en la Torca del Cerro, servía

en la unidad de Boltaña, en el Pirineo aragonés,

y recuerdo que estaba durmiendo, era de noche.

Eran sobre las 03:00 o las 04:00 aproximadamente,

y me llama mi jefe de unidad

y me comunica que, de madrugada, sobre las 06:00 o las 07:00,

teníamos que salir hacia Jaca para desde allí

"trasladarnos en convoy a los Picos de Europa porque había habido

un accidente en una sima a -1500".

Llegamos a Cangas de Onís y el helicóptero

"estaba trasladando gente y subiendo personal.

Recuerdo que el primero que subió fue el sargento Laureano,"

que era el que más entendía y el que más sabía de todo esto.

-El muerto está a 372 muertos.

Está en la base de este pozo de 86. -Sí.

-"Yo contaba con que iba a haber paisanos,

¿no?, gente de la federación asturiana".

Pero entonces no tenía grupo de socorro.

"Se movilizaron como unas 30 personas o así,

30 guardias civiles de montaña".

-"Uso el rocódromo

para mantenerme en forma.

Yo en la escalada encuentro libertad,

encuentro un reto personal.

Dejas de pensar"

en la vida y solamente piensas

"en los movimientos propios de la escalada".

En los rescates no hay pesadillas,

hay situaciones más fáciles o más difíciles

que deben solventarse

"y con lo que tenemos debemos resolver lo que haya".

Mientras haces un rescate, no sientes,

solo piensas y actúas.

Pero, cuando el rescate acaba, montas en el helicóptero

a la víctima, cierras la puerta.

"En ese momento, nos miramos"

los rescatados y los socorristas

y siempre hay una sonrisa de complicidad

y se nota el alivio, es una satisfacción personal.

¿Nos vamos?

Vale, Viandico era antes de Castillo...

-De Sallent, sí.

-Ahí está el final.

-¿El accidentado está al final?

-No. -Al principio, justo...

-Nosotros ya conocemos ese barranco porque hemos hecho rescates allí

"y se decide que se va a hacer un ciclo de grúa".

-Tenemos...

-Sí, es aquí, a la izquierda. -Exacto.

-Ahí está. El problema es normalmente en las praderas.

-Que se venga... -¿A bajar?

-...uno más el médico...

-Eh... Brotons. -Dime.

-El directo 8.

-Llévatelos en el patín preparados.

-Vale.

-Vale, enganchaos.

-¿Okey? -Okey.

Está todo correcto.

-Estamos. -Vale, pues venga.

Es donde empieza el barranco, ¿no?

-Donde termina.

-A ver si veis algo.

-"Se trata de un barranco muy estrecho.

Y hay zonas que, hasta sobrevolándolas,"

no se ve el fondo y una de nuestras preocupaciones

"es que se pudiera encontrar en una de esas zonas".

-Nada. Se ve perfecto.

Viene una zona

con más árboles.

A ver...

Vale, está marcado. -¡Vale!

-Vale. -Aquí delante.

-Vale, tres izquierda... -"Todos los ciclos de grúa

son operaciones críticas y complicadas"

en las que la precisión con la que las haces

es superimportante.

-Buscas la opción más óptima para realizar el estacionario

"y, si estás en una situación cómoda,

empezar a proceder al ciclo de grúa".

-Desenganchamos.

-¿Te lo quito? -Sí.

Empieza a bajar.

Vale, bajando...

-"Y teníamos la dificultad

de lo estrecho del lugar.

Si no, no habríamos usado tantos metros.

Intentamos ajustarnos más,

pero había un árbol a centímetros del rotor principal y eso hacía

inviable el poder acercarnos más".

-Aquí estamos.

Desengancha.

-El herido está algo más adelante.

Vamos a ver qué podemos hacer.

"Cuando llego a la boca de la cueva

y me entero exactamente de cómo es,

me entrevisto con el que iba a hacer las veces de desobstructor.

Él me comunica que no se ve con la capacitación suficiente"

para llevar a cabo esa misión que se le encomendaba.

"Le dije que me diera un curso in situ allí, al lado de la boca"

de la cueva, de cómo funcionaba el explosivo.

Me lo explicó en cinco minutos

y, con las mismas, con otro compañero

que estaba conmigo de equipo, el cabo Antolín de Potes,

"pues él y yo fuimos los primeros en bajar

a la sima, adonde estaban estos estrechamientos,

y bajamos con tres kilos de Goma 2 y 30 detonadores.

O sea, algo que era un poco fuera de lo común. (RÍE)"

-"Por donde ha pasado una persona no pasa una camilla.

La camilla viene a medir

unos 2,5 metros". -Esto...

no dobla.

-"Pasa a ser una plataforma rígida, necesita

un espacio donde realizar una maniobra. Hay que quitar

ciertos puntos para que la camilla"

pueda girar y entrar.

Si no, no hacemos nada.

Sin la camilla no podemos evacuar a la persona.

-"Llegamos al primer punto estrecho,"

que era el que debíamos desobstruir

"para que funcionara la camilla.

Cogimos el taladro

de gasolina. Metimos el primer agujero,

con una broca de 20, creo recordar. No nos podíamos desplazar

mucho del punto donde habíamos puesto el cartucho

a desde donde lo íbamos a detonar. Apenas había cinco o seis metros".

Nos parapetamos con las petacas, con piedras a modo de refugio

y el cabo Antolín y yo,

que conformábamos ese equipo de locos,

por decirlo así, cuando le dimos al explosor la primera vez,

pues no funcionó y yo, acto seguido, de un ataque de rabia,

le di un poco más fuerte y aquello dio un pepinazo.

"Se nos apagaron a los dos"

los carbureros como si hubiese sido un soplido.

Nos quedamos a oscuras y yo pensé:

(RESOPLA) "¡Estoy en el infierno, me cago en la mar!".

Y le di al mechero del carburo.

Cuando se encendió, vi la cara de Antolín,

de asombro como yo, nos reímos y eso fue como...

una descarga de adrenalina.

A partir de entonces todo fue rápido,

salieron las pegas bien y tuvimos la suerte de hacer...

lo que hacía falta para que todo funcionase.

-La llegada al herido fue un poco difícil

"porque estaba un poco más lejos"

y había que caminar un poco

"en la pared del barranco. Fue..."

un camino un poco técnico.

-Saca el pie del agua.

(ANTOINE) Para mí no es problema.

-Duele un poco. -Sí, sí.

Pero poquito, ¿eh? -Poquito.

-Poquito, porque entonces el dolor es más abajo.

-Sí, sí. -Okey.

¿Tienes cosas para darte calor?

-Tenía una manta técnica, me la he quitado.

-Okey, pero ya debes colocártela de nuevo.

-Sí, vale. -Por favor, okey.

Tengo que examinarte el pie, ¿okey?

-Vale.

-¿Qué hacemos? -Debo colocar una vía venosa

porque pienso que hay que reducirla.

-Se le suministra medicación para controlar el dolor,

"aunque este muchacho es bastante valiente

y no se queja, no como en otros casos,"

y lo puso bastante fácil para realizar el rescate.

-Es un momentito, como 15 minutos.

-¿15 minutos? Vale.

Cuco Benasque de GREIM Boltaña.

-Sí, adelante.

-"Sí, necesitamos"

15 o 20 minutos.

-Recibido, pues cortamos aquí.

-Ok.

-"Yo entré a las 22:00 de un día"

y salí como 18 horas después.

-A las 12:40 han salido los cuatro de desobstrucción.

-"Sobre las diez"

o así ya estábamos en la cabecera

"del último pozo.

El cabo Toñino, de Boltaña, que era el jefe

del equipo 1, me dice que si no me importa bajar yo solo.

Yo tenía el curso de espeleosocorrista

de la Guardia Civil. Digo que sí,

llego abajo, busco el cuerpo,

que estaba apartado de la vertical, lo subo a la camilla"

como puedo,

lo amarro lo mejor que puedo y espero.

"Nosotros vimos, cuando llegamos a la cabecera del pozo

donde había caído, que faltaba una línea de vida".

Algo fundamental. Sin línea de vida,

cualquier fallo o error que puedas tener

no tiene solución.

Si él hubiera llevado un cabo de anclaje en la línea

"de vida, o los dos, no habría caído,

habría quedado colgando".

-"Entonces usábamos carburo, no como ahora, que usamos ledes"

y que tenemos lámparas estupendas.

El carburo, cuando estás en pasos estrechos,

la gente que hace "espeleo" sabe que, si pasa cerca de la roca,

"por obra de un movimiento se te puede apagar.

La bolsa o la saca, que decimos, iba muy cargada"

y él, posiblemente...,

siempre vamos pasando la saca delante para avanzar,

en una de estas veces, a la vez que se le apagó el carburo,

adelantó la saca, pero esta, en vez de encontrar el fondo,

"el suelo, encontró el vacío y esa misma saca lo pudo...

precipitar a él posteriormente".

"Para poder inmovilizar su pie,

que es una maniobra que puede generar dolor"

en este tema de fractura,

con la ayuda de los mórficos y otros tratamientos

ha sido posible.

-¿En qué te puedo ayudar?

¿Me cuentas un poco cómo ha sido la fractura?

Has pillado una piedra.

Pero, bueno, te ha tocado. Ya está.

Te veo bien, eres un tío duro.

Nos habían dicho fractura abierta, eso entendimos.

-Pero no es. -No es, no es.

-¿Escribes con la mano...? -Con la izquierda.

(ANTOINE) No te muevas.

-¡Ah! (RÍEN)

(ANTOINE) ¿No tienes alergias?

¿Enfermedad o alergias?

No, ¿eh? Nada.

Voy a colocarte morfina, ¿eh?

-Te vamos a llevar a Boltaña

y allí pedimos una ambulancia.

Irá al hospital de Barbastro. ¿Qué crees?

-Sí. -Por decírselo a tus amigos, ¿no?

Bien, ¿okey?

(ANTOINE) Vamos a colocar la férula.

"El hacer la sima más profunda de un país

es la satisfacción de un deportista,

es casi como..."

batir un récord personal, ¿no?

"Oye, yo he estado en la sima más profunda o más larga

o, no sé, el pico más alto...".

"Si algo hay dentro de la Guardia Civil"

es el espíritu de sacrificio y de hacer todo lo posible

por ayudar al prójimo, ¿no?

Entonces, aquí lo tenemos eso grabado a fuego.

"Espero a que monten el contrapeso"

para ascender por la cuerda por la que había bajado,

al lado de la camilla,

"por si se enganchaba en algún punto o que hiciera falta cualquier cosa".

-"Usamos un sistema de contrapeso, ponemos una polea"

de cierto diámetro en la cabecera,

un socorrista

"se cuelga en un extremo de la cuerda

y lo que quieres subir,

en este caso, era la camilla con Gabor...".

El socorrista está arriba, y la camilla, abajo.

Y el socorrista baja y la camilla sube.

"Te lleva cinco o diez minutos".

-"Ese primer pozo,"

que creíamos que sería más costoso porque eran muchos metros,

se nos dio bien, salió bastante rápido.

Llegamos a la cabecera y tenemos que reinstalar

toda la cabecera y montar una cuerda de seguridad

para movernos con seguridad y evitar accidentes.

-Lo peor que puede pasar en un espeleosocorro

"es tener más accidentes".

-"Dejamos la camilla en un sitio plano y cómodo".

-La camilla la tienen que mover, normalmente, entre seis personas.

En una zona estrecha caben uno delante y otro detrás.

-Procedemos a la evacuación en el siguiente tramo,

un pozo de..., no recuerdo exactamente,

"creo que eran solo 25 metros o algo menos.

Pero era un pozo muy estrecho

y el problema que se nos dio fue que no caímos en la cuenta"

en ese preciso instante

de, entre los que estábamos allí,

recolocar el cuerpo en la camilla.

Y empezamos a izarlo

y, al ser muy estrecho,

empezó a hacerse como una bola

de los enganchones hasta que no hubo modo.

-"Allí mismo, in situ, arriba,

el socorrista tuvo que abrir la camilla,"

colocar otra vez al espeleólogo húngaro,

apretar bien todas las cintas...

Se tardaron cinco horas.

-El resto de equipos tuvieron que estar

"mucho tiempo parados, a la espera,

y eso, en esas condiciones, desgasta muchísimo,

más que el trabajo en sí".

Al final se logra pasar de ese punto

y nosotros subimos la camilla hasta la cota de -250,

"donde ya la entregamos al siguiente equipo".

-"El miedo existe, no podemos decir"

que no porque... Una persona que no sienta miedo

creo que sería peligroso.

Una vez que has finalizado la operación y vuelves a casa

es cuando empiezas a pensar

"cómo tú has pasado de estar en una situación muy crítica,

muy tensa, de mucho estrés,"

a luego has aterrizado, vuelves a tu casa como si nada.

Es un contraste muy grande y hay que gestionarlo.

"Lo más importante en mi vida, sin duda, es mi hijo Raúl.

Desde que nació,

cambió mi vida. Me di cuenta

de que todo lo demás es secundario".

Es lo que realmente me hace resetear, cargar baterías

y, bueno, seguir ahí.

"Si, por algún motivo,"

él acaba pilotando helicópteros, me encantaría. Decir lo contrario

"sería mentir, ¿no?

Pero lo que quiero es que mi hijo sea feliz".

Okey.

(ANTOINE) Vamos a intentar colocar

la férula ya. -Vale.

-¿Qué tal el dolor? Mejor, ¿no?

A ver...

(EL HERIDO SE QUEJA)

¿Se le venda...?

-Dime. -Para aquí.

Tranquilo.

¿Qué tiempo le digo al helicóptero? -Cinco minutos...

y podemos ya. -Sí.

"Sí, cuco, en cinco minutos estamos preparados".

-"Copiado". -Necesito llevarlo ahí.

-Sí. -Entonces, ¿lo llevamos...

-Sí. -...tú y yo o...?

(Gemidos)

Vamos...

-Aquí, en este pico...

En este pico... (GIME)

Ahí, ahí estamos...

¿Qué tal? -Bien.

Cuco Benasque de GREIM Boltaña...

-Adelante.

-"Estamos listos para tracción".

-Recibido, vamos.

"Cuando estás haciendo la maniobra de grúa,"

el helicóptero está en estacionario

y, en caso de tener alguna incidencia,

"es una maniobra comprometida".

-"Hay que tener en cuenta..."

que los pilotos de la Guardia Civil son

unos profesionales con una pericia increíble.

Justo aquí abajo, ¿no?

-Sí, están aquí, justo.

-Vale, ve bajando.

-Vale, bajando.

Estamos en el punto. Mantén aquí. -Vale.

-¿Okey? -Tengo potencia.

-Subiendo. -Venga.

-"Cuantos más metros sacamos,"

más tiempo va a durar la maniobra

y más tiempo tenemos a las personas colgadas del cable.

-Yo sabía que el ciclo de grúa era muy largo.

-46 metros ahora mismo.

-Vale. -Tensando...

-Tensa...

-"Son riesgos inherentes al tiempo que va a durar".

-"Nos tenemos una confianza

al cien por cien".

-Lo tenemos casi en el patín, ¿okey? -Vale.

-Para que lo sepas,

están aquí sentados.

Le viene bien porque tiene lesión en la pierna.

"A media mañana"

ya se había evacuado la camilla

"de la boca de la cueva".

-Despacio. -Despacio.

-Ya quedará poco, ¿no? -Sí.

-Despacio, ¿eh?

-Despacio. -Bien.

-Un poco. -Id... Id colocando...

-Ahí. Colocando...

-Suelta a ver.

Suelta de aquí, venga.

-Venga, afuera.

-Un poco más y ya está.

-Venga. -Vale.

-"Era un espacio muy pequeño, debía subir y bajar el personal,

estaba todo concentrado en un foco.

El helicóptero trabajó muchísimo,

hizo un montón de porteos de gente".

-El helicóptero lo lleva a Llanes.

-"Sí, al tanatorio, que está a disposición judicial".

-La verdad, los pilotos se portaron genial.

-"Estuvimos trabajando entre 18 y 20 horas cada componente

del rescate sin parar. Participamos"

activamente en el interior de la cavidad

46 socorristas de la Guardia Civil de Montaña,

"siete espeleólogos, que son los compañeros

del accidentado,

además de los que se encuentran"

en las unidades, prealertados.

-Creo que, hasta la fecha, es el que más gente ha invertido,

tiempo, esfuerzo..., y que todo ha salido muy bien.

"Iba a ser la primera vez que la Guardia Civil, solo nosotros,

íbamos a hacer una desobstrucción de una caída. Hasta la fecha,"

la misión la hacía gente civil que estaba vinculada a la federación

y que tenía una formación adecuada

o al menos una pseudoformación como para llevarlo a cabo.

-Había carencias en aquel momento.

Faltaban espeleosocorristas, formados como tales.

Faltaban, que no existían,

"en los grupos de rescate de la Guardia Civil, técnicos

de microvoladuras. En aquel momento,"

hubo que apañar con lo que había.

-"Pero, a partir de ese rescate, ha sido"

un punto de inflexión donde hemos cambiado de mentalidad.

-No fue hasta el 2007

cuando el servicio de desactivación de explosivos

ya nos dio los primeros cursos

para usar explosivos en la roca y, en especial, en las cuevas.

-"Nosotros fuimos muy arriesgados y valientes

haciendo algo que se nos escapaba

de nuestro control. Lo hicimos bien,"

tuvimos suerte y salió todo genial,

pero no controlábamos ni de gases ni de posibles derrumbes

ni de si lo que hacíamos lo hacíamos de modo totalmente certero y eficaz.

-Un rescate así te marca.

En aquel momento fue lo más.

Y hoy en día sigue siendo lo más que hemos hecho

porque no se ha dado nada similar.

Chicos, Boltaña en cinco minutos.

-"Recibido, ambulancia convencional. Cinco minutos en Boltaña".

-"Estando en la maniobra,"

es un momento muy intenso.

Aunque hayas hecho más de 1000 o 1500 rescates,

no es uno más.

"No debes confiarte nunca,

siempre aprendiendo

y, una vez que has acabado y te bajas del helicóptero,"

pues sientes una relajación y una satisfacción, evidentemente.

-Agarra.

Rescate - Episodio 5: Bajo tierra - ver ahora

Las más increíbles historias de rescate en Alta Montaña son narradas en esta serie documental y recreadas por los que fueron sus protagonistas. En sus más de 50 años de historia, el GREIM, Grupo de Rescate Especial e Intervención en Montaña de la Guardia Civil, ha ayudado a más de 35.000 personas. En 2019 llevó a cabo cerca de 1000 intervenciones.

26 de febrero, en directo

Sobre todo ello, charlaremos este viernes 26 de febrero con el teniente Fernando Rivero, presente en más de 200 rescates. Una entrevista digital que se podrá seguir en directo a través del canal de Youtube de La 2 desde las 17.30h y en la que se podrá participar enviando preguntas.

Una charla para descubrir más detalles sobre el trabajo que realizan el Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) y el Servicio Aéreo (SAER), apoyados por los médicos del 061, que forman uno de los modelos de rescate más avanzados de Europa.

Un serie con vocación de servicio publico

A lo largo de 13 capítulos, Rescate refleja la intensidad, emoción y el peligro que envuelven las intervenciones de los profesionales más preparados para afrontar los rescates en difíciles situaciones en la montaña. Los espectadores podrán conocer cómo esta unidad realiza salvamento de personas en escenarios tan diversos como alta montaña, barrancos, cuevas o senderos. En cada programa, los espectadores podrán asistir a un rescate en directo.

Para todos los públicos Rescate - El peligro escondido - ver ahora
Transcripción completa

¿Dónde estás?

¿Dónde estás? ¡Va!

Esta vez por la derecha, a ver si lo vemos.

¿Igual es esa mancha de nieve?

(Sintonía: música de ritmo vivo)

(Graznidos y trinos)

Se ha caído desde arriba.

-Habrá caído hacia la vertiente de Estós.

Es el único sitio con nieve.

-Me llevo una de 60.

Yo cojo uno.

Yo me cojo para montar reuniones.

-Llevo agua,

llevo ropa de abrigo...

-Cuando nos estamos preparando, ya se nota ahí un estrés de...

"¡Venga, venga, vámonos ya,

porque... en minutos esta persona se nos va!".

-Son 11:27, nos han llamado a 11:20, venga.

-¿Vale?

-Nos han llamado.

Decían que eran un grupo de seis personas

que han subido al Posets y en el descenso uno ha caído...,

ha caído de la cresta, unos 70 metros.

-¿Va a poder contactar con el...? -No.

-A ver. -Vale, aquí estamos listos.

(OFF) "El GREIM para mí es una vocación.

Entré bastante joven, bueno, muy joven,

y buscando un trabajo

en el que podía disfrutar de mi pasión,

que era la montaña,"

y desde aquel día, que tomé esa decisión,

hasta el día de hoy, he estado vinculado al GREIM.

"Los GREIM

son los grupos, que están en torno a unos 11 especialistas,"

y al mando, un suboficial.

-"Grupo de rescate, ¿me recibe?".

-Adelante. -"SEREIM,"

la sección de montaña, está al mando de unos 15 guardias

"y de un oficial,

y luego tenemos los EREIM, que son equipos más pequeños,

de cuatro y seis personas, al mando de un cabo".

Todo distribuido por distintas zonas de la geografía española.

(Ruido de aspas de helicóptero)

"Fue un 26 de junio del año 2011.

Estaba en la base, en Huesca.

Yo recibí esa llamada. Me acuerdo bien: un grupo"

de barranquistas habían tenido un accidente

y una mujer había desaparecido.

(MUJER) "Yo soy quiromasajista

y siempre me ha gustado un poquito así, la aventura.

Hice parapente, espeleología"

y barranquismo no lo había pensado nunca,

pero unos amigos iban a hacerlo y me animé.

-"Nos dijeron que había desaparecido

en la Peonera,"

pero no dijeron que fue en la zona del paso de Anaís.

(LUISA) "Uno de los chicos lo había hecho ya

y nos habló de que ese sitio era un punto negro".

-"Esta zona se llama así por la muerte de una mujer"

hace muchos años y ese sitio quedó con el nombre de esta mujer.

"Es una especie de sifón entre dos piedras,

un agujero donde entra el agua al caudal con mucha fuerza,"

y, si te caes ahí, puedes meterte directamente

en una especie de cueva prácticamente cubierta.

"O tienes la posibilidad, según dónde te lleve el agua,

de ir a otra zona,

debajo de unas piedras, sin cavidad de aire".

-El sifón de Anaís en 1995 no existía.

Hubo una gran riada en ese año

"y lo que hizo es que lo formó.

Entonces, una persona inexperta llega, no recuerda"

que está ahí y cae en una trampa mortal.

Están en la cima.

Nos harán señales al vernos

y me han dicho que debajo de ellos

está el paisano que ha caído.

-Y no se mueve.

-No. Que no contesta y que no han hablado con él.

-¿Chocó con piedras?

Sí, ¿no?

-Yo creo que es por el otro lado.

-Vale. -Pero muchas veces entramos

de este lado... -Aquí, nieve no parece

que haya, será... -Claro.

...en la cara oeste, ¿no? -En la cara oeste.

En la parte norte,

ahí sí hay nieve porque eso es un pequeño glaciar.

-¿Igual es esa mancha de nieve?

-Es posible. -Donde están esos dos rotos

de tierra, ¿no? -Sí, dicen que ha caído

unos 60 o 70 metros... Que ha caído a la nieve.

En la cresta hay uno haciendo señales, perfectamente.

Pues aquí no está.

-A ver aquí...

-A ver, ¿dónde estás?

-"Ha sido un poco angustioso

porque sí que teníamos localizada la zona,"

nos estaban marcando, ¿no?, pero el terreno era tan abrupto

que al final nos ha costado llegar

"a ellos.

Había restos de mochila que se habían quedado más arriba,

bolsas abajo,

y no pudimos de primeras localizar

el cuerpo".

-A ver, ¿dónde estás?

¿Nos pueden indicar dónde ha caído,

que no vemos a la persona que ha caído?

-"Bien, una última comunicación con el 112.

Otro alertante decía que estaban en la cresta norte,

en un nevero".

-Recibido. La siguiente es la norte.

Venga, a ver, ¿dónde estás?

-"Indicaban que estaba en la ladera norte,

pero, claro, allí había muchas grietas,

había rimayas y no localizamos"

de primeras.

Sí que después vimos sangre en la roca

"y pudimos ahí ubicar el cuerpo, ¿no?".

-¿Qué vemos? -¡Allí, visto!

-¡Visto!

Algo rojo.

-En la roca, ¿no? -He visto algo.

No se mueve, en la roca esa.

-Ahora. -Pero no sé si será,

está... -Lo mismo es algo de él.

-Ahí está el tío.

-La mochila. -No sé cómo estará para dejaros

donde la mochila, ¿eh?

-"Dejamos a los dos especialistas de montaña"

de primera vez

para descargar peso. También se metían...

"nubes que nos dificultaban la aproximación

y, con los dos especialistas a bordo,

íbamos menos cargados.

Pudimos hacer un reconocimiento más seguro".

-¿Podríais bajar ahí, Carlos?

-Eh... -Un poco más adelante.

Ese es uno...

Baja otro, puerta abierta...

-La puerta, por favor. -Sí.

-Está cerrada.

(LUISA) "Yo quería cruzar de una piedra a otra

y enfrente había una amiga dándome la mano.

Cuando resbalo, que ella ya se quedó...

Se quedó en shock porque ya no me volvió a ver.

Me mete por entre rocas y aparezco en la cueva".

(JADEA)

(OFF) "Cuando llegué a la cueva, dije: '¡Oh, puedo respirar!'".

Pero en la cueva tenía que estar así,

agarrada, porque dentro hacía efecto lavadora.

Al principio empecé a gritar para que me escucharan,

pero vi que no me escuchaba casi ni yo

con el estruendo del agua,

porque había muchísima corriente.

(GRITA)

Entonces, me agarro aquí...

Tenía que estar así, sujeta a la pared,

y había un palo y cojo y lo tiro para ver cómo hacía,

"a ver si se movía de alguna manera.

Y veo que era infinito el movimiento".

Claro, yo digo: "Tengo que salir de aquí".

(ISRAEL) "Si te caes en este sifón, en este agujero,

tienes dos posibilidades:"

hay una pequeña cavidad que, según el caudal del agua,

"tiene una pequeña cavidad de aire,

pero ahí dentro hay mucha fuerza del agua"

y estás como en una lavadora.

"La otra posibilidad es una zona

de piedras, pero ahí es sumergido

y no hay sitio donde respirar.

Habría un hueco debajo de esas piedras,

pero eso no lo sabe mucha gente".

-Entonces miro la apertura que hay abajo,

¿sabes?, de la roca,

"y digo: 'Si me sumerjo lo más posible,

lo mismo puedo salir de la cueva'.

Y fue lo que hice.

Y, efectivamente, salí muchas veces,"

pero yo llegaba fuera

y yo buscaba un sitio donde agarrarme

y hacía así, daba golpes con la...,

para poder salir de la corriente.

Pero, qué va, me volvía a meter dentro. Y así, no sé,

"a lo mejor 10, 15 veces".

Aparte de trabajar en el GREIM como guardia civil,

soy biólogo, estudié Biología en su momento

y me gusta, me apasiona y disfruto de ella cuando puedo.

Es como una manera también

"de evadirse de este trabajo y hacer otras cosas que también me gustan.

De la biología, lo más interesante,"

lo que más me llama la atención

es la ecología, las relaciones entre los seres vivos, el ver...

las asociaciones a nivel animal y vegetal.

"Estamos en un punto interesante

de transición y es curioso verlo aquí".

Aquí la verdad es que sigo disfrutando y haciendo

desde un plano más amateur.

¡Eh, eh, eh, eh!

-Espera, espera.

Debajo de la nieve...

-¿Eso es sangre, lo que hay en la roca?

-"Sí, confirmad cuando veáis el cuerpo".

Donde está la mochila es donde ha caído el cuerpo

"y se ha deslizado hacia abajo".

Estará mucho más abajo, al final del nevero.

-Tío, en la rimaya esta.

Mira, que ahí se ve un charco de sangre.

-A ver si está metido ahí. -Sí.

(CARLOS) "Cuando yo llegué,"

la verdad es que no veíamos a la persona, pero...

yo ya, desgraciadamente, empecé a ver restos de sangre.

"Cambias el chip y te dedicas

a sacar a esa persona lo más rápido posible".

-"Está aquí metido". -¿En la rimaya?

-(SILBA)

Tiene que estar ahí.

-"Lo hemos encontrado: está en una rimaya".

-No había visto nada igual. -Dame mi mochila.

-¿Le has dicho al sargento que lo vemos?

-Sí, que está fallecido y que...

(Voz por radio)

-Deberíamos bajar uno, picar y descubrirlo.

Necesitamos palas para excavar.

Para sacarlo.

-La nieve está dura.

-"Uno está preparado cuando va al primer rescate duro

y se da cuenta de si podrá hacerlo bien,"

de lo que le afectará luego

y... Pero no lo sabe.

Hasta que no llega al sitio,

pues no está preparado, creo yo,

hasta que no le toca la primera vez.

¿Querías más cuerda, Jorge?

-Tenemos que descubrirlo para pasarle algo al grueso.

Yo creo que desde ahí

lo podemos sacar un poquito para ponerlo en la repisa,

¿vale? -Venga, tirad, tirad.

Que saldrá.

-Vale ahí. Para ahí, para ahí.

-Venga, da cuerda.

-¡Ya, tira, tira!

-Tira de la cuerda.

-(GIME) Más...

-Venga. -¡Más!

Preparamos uno dentro de otro.

-Ponemos otro. -Los sudarios.

-"Yo, cuando llegué a la persona

y vi que los amigos o familiares

aún seguían arriba, viéndonos,"

fue en plan "¡Pobre gente!

Pobre gente, que ha visto...

cómo ha tenido un accidente su amigo".

Y esa sensación no me gusta nada.

-"Los acompañantes, los compañeros del accidentado,

¿les digo que bajen?".

-Que bajen.

(Ruido de aspas de helicóptero)

-"Cuando nos llamaron,"

esta persona ya llevaba cerca de una media hora

debajo del agua.

No sobresalía ni salía a flote

"ni estaba visible en esa misma zona.

Las posibilidades de supervivencia son mínimas".

Una vez activado el protocolo, llegamos al barranco

justo donde creemos que está, que es el paso de Anaís.

Y resulta que allí no hay nadie.

"Sobrevolamos el barranco río abajo y nos topamos

a tres personas pidiendo auxilio.

Y les pregunto dónde está esa persona y otra sorpresa:"

me dicen que ahí no es, que está mucho más arriba.

Y eso ya me descoloca, digo:

"¿Y la habéis dejado sola?".

"Tenían bastante miedo después de ver lo ocurrido"

y pensaban que su integridad física peligraba.

Lo suyo es que una persona se hubiera quedado allí.

"Entonces subo a uno de ellos al helicóptero con una grúa

y le digo: 'Vamos a sobrevolar el barranco

a ver si ves el punto donde está esa mujer'"

"o donde creéis que ella se ha sumergido".

"No sabe decirme dónde está. Es lógico porque desde el aire...

La percepción desde abajo cambia".

Y lo primero que hago es, después de eso,

ir a ver si está en el paso de Anaís.

"El caudal se veía bastante fuerte

para la época del año.

Montamos un sistema de seguridad

porque yo iba a entrar en la cavidad

a ver si estaba el cuerpo allí".

Yo me decía en voz alta: "No, yo tengo que salir,

que mis hijos...".

Cuando me entraba así, cosa chunga,

decía: "¡No, no, no! ¡Yo salgo de aquí!".

Yo me animaba yo sola, pero en voz alta, ¿eh?

El instinto de supervivencia no te puedes imaginar

lo que es capaz de hacer,

porque a mí me lo dices y no me lo creo,

de la actitud y lo bien que lo llevé, ¿eh?

Porque podía entrar en pánico, ¿entiendes?, y peor.

"Creo que Jorge lo gestiona, el tema de llamadas y avisos...".

Primero piensa qué va a decir, qué palabras, qué entonación.

Todo eso lo piensa, lo valora y luego llama.

"O sea, yo creo que Jorge no llama...

e improvisa".

-Hola, buenas tardes.

Llamo del GREIM de Benasque, soy Jorge, el sargento.

Eres compañero del accidentado, ¿verdad?

Lo siento mucho, pero ha sufrido lesiones

que eran incompatibles con la vida y ha fallecido.

Ha tenido una caída muy larga, ha sufrido un...

Lo siento muchísimo.

Uno va cogiendo ese temple

a la hora de comunicarlo lo mejor posible

para intentar que el daño sea el menor,

si es que puede reducirse un daño en una situación así.

Sé que ahora es un momento muy duro, ¿vale? Entonces...

Sentaos un momento, no lo vais a asimilar,

pero sentaos, respirad y bajad poquito a poco.

Bajad poco a poco,

que lo importante es que no os pase nada a vosotros.

Bajad despacito, tranquilos

y, al llegar al refugio, llamadnos y subimos.

Venga, lo siento mucho.

(Voz por radio)

Van a avisar al hijo, que trabaja

ahora mismo. Está en su trabajo, con más compañeros, y lo avisarán.

Prefieren avisarlo ellos.

Siempre es mejor que avise una persona conocida

porque la noticia llega de otro modo que si...

te llama por teléfono un desconocido y te lo dice. No se asimila igual.

¿Cogemos una cuerda de 60 y lo intentamos bajar?

-Nos vamos para abajo

con él, ¿no? -¿Ya?

-Nos vamos todos,

eso digo.

¿Va bien?

-Vale.

-"No es plato de buen gusto ver a una persona,

cómo ha fallecido, que iba con amigos,

y te pones un poco en la situación"

de ellos, empatizas

y al final sí que te choca al principio.

Te choca, piensas en ellos, piensas...

en lo devastados, en la desolación que tendrán...

Pero, bueno, aquí ya sabemos

que la montaña es un terreno hostil.

Nunca sabemos qué puede pasar.

Va el sustito...

Un pequeño tirón. ¿Vale? ¿Corte?

Vale. Okey.

-¿La camilla cómo está anclada?

-Eh... Al mi... Coordino.

-Vale, perfecto.

(Música de tono trágico)

"La primera vez que entré en la cueva,

el agua era muy fuerte, llevaba gafas de buceo y no se ve nada.

Ves burbujas y mucha presión, como una lavadora gigante.

Hago un primer intento entrando en ella...

y noto"

la cabeza de una persona, toco el pelo de una cabeza.

-"Noté que era alguien,"

que no era un palo ni nada. Pero me volví a meter.

"Salí porque llegué al extremo de la cuerda

y le dije al especialista: 'Dame un poquito más de cuerda'".

La segunda vez que entro, no toco nada,

porque vas casi a ciegas

a ver qué tocas.

"No toqué nada y salí.

De repente, estoy mirando dentro de la cueva,

prácticamente a ciegas...".

(LUISA) "Entonces cojo aire y vuelvo a hacerlo...".

(ISRAEL) "Cojo un antebrazo".

Y lo agarro fuerte.

Pero también noté un pequeño gesto, como de...,

como de querer cogerme el brazo.

Tampoco lo achaqué...

a que alguien estaba vivo.

No podía estar vivo.

Y empecé a sacar fuera el cuerpo

y esta persona está morada, hinchada,

como si llevara sumergida una hora u hora y media.

"Prácticamente, sacaba un cadáver.

Para mi sorpresa, al empezar a ver la luz,

ese cuerpo abrió los ojos"

y empezó a echar agua por la boca.

Y ya me coge así por los brazos y ya me sienta en una roca y...

Y ahí fue cuando me dolieron las manos,

todo, que hasta entonces... Yo sabía que sangraba.

-Le dije al médico que actuara rápido, que vivía.

-Cuando me sacó del agua, fue un subidón...

Cuando me sacó y me sentó en una piedra,

que me dijo: "Estás bien, estás viva",

me dio un abrazo... Todos, la verdad, muy cariñosos.

-"Y el médico la empezó a estabilizar.

Apenas tardaría 15 minutos...

La pudimos evacuar ya en helicóptero".

Yo le vi, porque es muy guapo, y dije: "¿Estaré en el cielo ya?".

(Ruido de aspas de helicóptero)

-"Hacer este descenso"

con un guía profesional,

que, si es de la zona, mejor, porque lo conocemos,

y, con el equipamiento que nosotros damos,

no suele entrañar riesgo.

"Me parece milagroso"

que tuviese esa resistencia a vivir, ¿no?,

y poder salir viva, vamos. Me parece un milagro.

-Realmente, es muy gratificante cuando crees una cosa

y la vida te da otra oportunidad.

Fue algo que llevo en el recuerdo para siempre.

-"Si no llega a ser por los guardias civiles,"

yo no salgo de allí.

¡Imposible! De hecho, lo int...

Más que lo intenté yo, no sé si hubo alguien que lo intentara, ¿eh?

(Ruido de aspas de helicóptero)

Se nos quedó allí.

-Es igual.

-Más que nada... -¿En el lateral?

-Vale, dejadlo. -Coge tú de ese lado.

-Vale...

Soltamos...

-"Este verano, por suerte, ha disminuido"

el número de fallecidos. Llevamos dos

y...

Bueno, esperemos que no sean muchos más.

-Ahora os doy los datos. El hijo..., la familia está avisada.

-Vale. -Pero el hijo está a la espera...

¿Hay que llevarlo...? -A Huesca.

-Ya. -Al Provincial.

-El hijo ha preguntado. Le he dicho que los llamáis...

-Vale. -...y se lo explicáis,

en cuanto a gestiones y todo. -Sí, vale.

-Tengo los datos aquí,

os doy el número del hijo... -Vale.

-Y ahora faltan sus datos. -Sí.

-"Los rescates que salen mal,"

de fallecidos o lesiones muy graves,

pues yo creo que siempre estarán en mi cabeza

y yo a todos esos rescates les pongo horas,

les pongo personas

y el lugar. De todos me acuerdo.

"Luisa, encantado de mandarte un saludo,"

un mensaje...

Espero que estés bien

y que cada 26 del 6

tus amiguetes te inviten a una buena cena

"o a algo de eso". -Sí que lo celebro, ¿eh?

-"Y...". -"Tenía muchas ganas"

de reencontrarse contigo.

-Imagino que, cuando salga el capítulo, podrás revivirlo.

"Si algún día vienes a Madrid, puedes contactar"

conmigo y nos echamos unas risas o nos tomamos un café.

"Espero que estés bien". -Es muy majo.

-Y no te metas más allí.

-¡No te preocupes, que no vuelvo!

Rescate - El peligro escondido - ver ahora