Enlaces accesibilidad

Somos Cine

Películas gratis y online: el mejor cine español

Por
Somos Cine - Un día más con vida

Los días se hacen más largos y parece que el reloj no avanza. Seguimos buscando vías de escape y entretenimiento durante nuestro verano más extraño, con el ocio afectado por el COVID-19. El cine, nuestro cine, es una buena opción porque nos abre la puerta a otros mundos y a otras historias. En esta lista están algunas de las películas españolas más interesantes. Incluidas cintas que presentaron candidaturas a los Goya, que recibieron notificaciones y que ganaron el deseado cabezón. Una selección con géneros para toda la familia y para todos los gustos. ¡Déjate envolver por la magia del cine! 

Un día más con vida

Docudrama de animación ganador del Goya a la mejor película de animación en 2018. Kapuscinski es un reportero polaco, idealista y amigo de las causas perdidas. En 1975 viaja a Angola, el último campo de batalla de la guerra fría, un lugar donde el saludo equivocado puede costarte la vida. El país africano y las personas que conoce en su inolvidable aventura, como la carismática guerrillera Carlota, lo cambiarán para siempre. El viaje suicida al corazón de las tinieblas transformó al periodista en escritor.

Somos Cine - Un día más con vida - Ver ahora

Petra

Petra no sabe quién es su padre, se lo han ocultado a lo largo de su vida. Tras la muerte de su madre inicia una búsqueda que le conduce a Jaume, un célebre artista plástico poderoso y despiadado. En su camino por conocer la verdad, Petra también entra en contacto con Lucas, hijo de Jaume, y Marisa, esposa de Jaume y madre de Lucas. A partir de ese momento, la historia de estos personajes se va entretejiendo en una espiral de maldad, secretos familiares y violencia que los lleva a todos al límite. El destino dará un giro a su lógica cruel abriendo un camino para la esperanza y la redención.

Somos cine - Petra - Ver ahora

Viaje al cuarto de una madre

Leonor y su madre, Estrella, viven juntas en un pequeño pueblo. Ambas se protegen y se cuidan como mejor saben hacerlo, incluso cuando se enfrentan a una nueva etapa de la vida en la que su mundo en común se tambalea. Este invierno ambas tendrán que emprender un viaje para dejar de ser hija y madre las veinticuatro horas del día y descubrir quiénes pueden llegar a ser por separado.

Somos Cine - Viaje al cuarto de una madre - Ver ahora

Enemigo

Abundie Bell es un profesor de historia con una vida monótona y una relación aburrida con una mujer llamada Mary. Un día, viendo una película alquilada, Abundie descubre un actor que es físicamente igual que él. Exactamente igual. Abundie comete el error de buscar a esa persona: un actor de poca monta llamado Anthony Claire. Este error desencadena una revolución en la vida de Abundie… pero también en la de Anthony, en la de Mary y en la de Helen, la esposa embarazada de Anthony. Anthony se obsesionará y llegará demasiado lejos para determinar quién de los dos "dobles" es el original y quién la copia. Abundie, por su parte, se verá obligado a tomar medidas desesperadas para sobrevivir, para intentar seguir siendo él mismo. Aunque a esas alturas, ya será difícil saber quién es quién.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Enemigo - Ver ahora
Transcripción completa

(CONTESTADOR) "Hola, cariño, soy tu madre".

"Gracias por haberme enseñado tu nuevo piso".

"Eh...".

"Me tienes un poco preocupada".

"No sé...".

"¿Cómo puedes vivir así".

"En fin...".

"¿Por qué no me llamas y nos vemos otro día?".

"Te quiero".

(Gemido de mujer)

(Gemido de mujer)

(Gemido de mujer)

(Gemido de mujer)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

"Control".

"Todo se reduce al control".

"Toda dictadura tiene esa única obsesión".

Y nada más.

Así, en la antigua Roma,

al pueblo se le ofrecía pan y circo.

A la plebe se la distraía con espectáculos.

Pero otras dictaduras utilizan otras estrategias

para controlar las ideas, el conocimiento.

¿Cómo lo consiguen?

Limitando la cultura,

bajando el nivel educativo,

censurando la información.

Esa censura se amplía a cualquier forma de expresión individual.

Y debemos tener presente que este es un patrón...

que se repite a lo largo de toda la historia.

Muy bien.

Hasta la semana que viene.

(CHICA) Espérame.

(Ladridos)

(SUSPIRA)

(Timbre)

(Puerta abriéndose)

(Pasos acercándose)

"Hola". "Hola".

¿Qué tal?

¿Cómo estás?

Estoy bien.

(Puerta cerrándose)

(TARTAMUDEA) Veréis, toda dictadura, eh...,

siempre tiene una única obsesión: el control.

Quiere ejercer su control sobre el pueblo.

En la antigua Roma, lo que le daban era pan y circo.

"A la plebe, se la distraía con espectáculos".

"En otras dictaduras, utilizan otras estrategias".

"Limitar la información, las ideas y el conocimiento".

"¿Cómo lo consiguen?".

"Limitando la cultura,

bajando el nivel educativo,

censurando cualquier forma de expresión individual".

"Es importante tener presente que es un patrón...

que se repite a lo largo de la historia".

(Puerta cerrándose)

(HOMBRE) Tú no vas al cine, ¿verdad?

¿Al cine?

Sí, si ves películas... en tu tiempo libre.

No lo sé, yo no...

Yo no...

salgo mucho de casa...

y no me gusta mucho el cine.

Ah.

No hace falta salir para ver una buena película.

Es cierto. Sí.

Yo las alquilo en un videoclub.

Eh... La mayor parte de la gente ya no lo hace, pero, mira, yo aún sí.

Es lo que... ¿Me lo preguntas por algo?

No.

Al sacar de repente el tema,

quizá querías recomendarme alguna película que te ha gustado

o querías hablarme de ella. Bueno, claro.

La verdad es que siempre hay alguna.

No sé...

Me apetecería ver algo entretenido.

Hum...

Eh...

Ya.

"El que la sigue la consigue".

Muy cierto.

No, es una película.

La vi hace algún tiempo.

Sí, recuerdo que...

Sí, la verdad, me gustó.

"El que la sigue la consigue". Eso es.

Está hecha aquí, por si...

Lo tendré presente.

(Ladridos)

(Canción en inglés)

Hum...

Creo que estoy borracha.

¿Nos acostamos?

¿Eh? ¿Quieres que vayamos a la cama?

No. Acabaré de corregir estos exámenes

y, después, iré a la cama contigo, ¿vale?

(VÍDEO) "Sr. Anderson, mi marido va a volver".

-"Su marido acaba de ganarme muchísimo dinero".

"El brillo de sus ojos decía que no iba a abandonar".

-"¡Oh, no! No debería usted hacer eso".

-"Ya es demasiado tarde".

¡Oh!

¡Para!

Para.

Vale, vale, vale.

¿Qué te pasa?

Te llamaré mañana.

(Puerta cerrándose)

(Música de tensión)

Siento el retraso.

Eh...

Muy bien.

El otro día, hablamos de dictaduras.

Hoy seguiremos con Hegel.

Eh...

Fue Hegel quien dijo

que los grandes acontecimientos mundiales...

ocurren dos veces.

Entonces, Karl Marx añadió

que la primera vez, como tragedia y la segunda, como farsa.

"Resulta extraño pensar en...

que a muchos de los pensadores actuales les preocupa que...

que este siglo sea una... una repetición del anterior".

"Y existe una interesante observación de que...

la memoria activa creativa, recordar algo o a alguien,

siempre está coloreada por las emociones".

Estoy buscando "Llámame luego" y "El pasajero sin billete".

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Música de tensión)

¿Anthony?

¡Anthony!

(RÍE) ¡Cuánto tiempo!

No te había reconocido con esa barba. ¿Es para una peli?

Sí.

Tío, hacía un montón que no venías.

Sí, no sabría decir cuánto hace.

Pues unos seis meses.

Seis meses o aún más.

(RÍE) Sí. Oye, ¿cómo te va?

Genial.

Eh... ¿Venías a ver a alguien? Porque no hay nadie.

¿No? No.

Los sábados no viene nadie.

Ah, claro.

Tenía... Sí, tenía que pasarme a recoger lo de...

lo que... lo que... el... el...

para la... para la peli, la que..

Eh...

No he caído en que era sábado. Tengo la cabeza...

Los actores siempre igual. ¡Uf!

Espera, veré si hay algo para ti. Genial.

Sí, aquí está, mira.

Ah, sí, creo que es esto.

Sí, esto es lo que esperaba.

Ahí lo tienes. Muy bien.

Ya está. Y déjate ver más. Sí, lo intentaré.

Suerte con la peli. Gracias, eso espero.

"Anthony Claire".

El 3650 de la calle Rathburn.

(Música de tensión)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

"¿Diga?".

Eh... Buenas tardes. "Hola".

Llama...

Llamaba para hablar con... "¿Desde dónde llama?".

Perdón. Creo que hay un malentendido.

Pregunto por Daniel St. Claire. "¿Anthony?".

"Anthony, has llamado a casa".

Perdone, pero no la entiendo.

"¿A qué estás jugando?". No, no me llamo Anthony.

"No eres Anthony". No.

Eh... Lo que quiero es hablar con Daniel St. Claire, el actor.

Eh... Si no me equivoco, es el nombre que Anthony Claire...

acostumbra a usar para las películas,

para... para... para... para su trabajo.

"Vale". (RÍE)

"Vale, pues Daniel no está en estos momentos".

"Puedo decirle que te llame él".

Muy bien. Espero no haberla molestado.

"¿Qué?".

¿Qué?

Verá, yo... yo...

"¿Quién es?".

"¿Oiga? ¿Quién es usted?".

Él no me conoce. No.

Llamaré más tarde. "¿Anthony?".

(Claxon)

(Cláxones)

(Música de tensión)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

"¿Diga?".

Hola. Usted es Anthony...

(TITUBEA) ...es Anthony Claire, ¿no?

"¿Quién llama?".

Eh...

Hace un rato, le he llamado. He hablado con su mujer.

Verá... "Es usted".

"Si vuelve a llamar, avisaré a la Policía".

Procuraré explicarme. Le pido que me escuche.

Puede volver a hablar. Diga lo que sea.

"¿Quién es usted?".

¡Es acojonante!

¡Es increíble!

Eh... Su voz es igual que la mía. ¿Oye mi voz?

Su voz es igual que la mía.

(Llamada interrumpida)

¡Joder!

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

¡Por favor, por favor, escúcheme un minuto!

Sé que parece una locura. Perdone mi emoción.

Cuando me altero, me comporto raro. Le pido un minuto.

He... He visto tres de sus películas

y... y... y es usted genial.

Es usted genial y somos idénticos físicamente.

Antes llamé a su mujer, hace un rato,

y me dijo que le parecía que nos...

Ella creyó que yo era usted.

Y... la verdad es que estoy confundido.

Ya sé que esta llamada le dejará tan confundido a usted como a mí.

Y yo... yo solo...

Me llamo Adam Bell, soy profesor de Historia

y creo que deberíamos conocernos.

De acuerdo, se acabó.

Escuche mi voz. No vuelva a llamar aquí nunca más.

¿Quién era?

El tío de antes.

¿Qué quería?

Yo qué sé, está loco.

Es una especie de acosador o algo así.

¿Un acosador?

Sí. Dice que me admira mucho y que deberíamos quedar y vernos.

¿Qué?

¡No! Sí.

Te estás quedando conmigo.

¿A que sí?

Anthony. Eh...

¿Salimos a comer algo?

¿Con quién hablabas?

Helen, con el mismo tío que llamó antes, con el mismo tío.

Hablaba con él.

Ya te lo he dicho. ¿Por qué iba a decirte otra cosa?

¿Me estás mintiendo?

Eh...

Me estás mintiendo.

Te has vuelto loca.

No me he vuelto loca. ¿Con quién hablabas?

Ya te he dicho con quién estaba hablando.

¿La estás viendo?

Helen, no empecemos.

¿Has vuelto a verla?

Voy a comer algo.

Salgamos a tomar algo, Helen.

¡No quiero tomar nada!

¡Era un hombre! ¡Era un hombre!

¿Crees que era un marido celoso?

Sí.

No empecemos con eso otra vez.

¿Vale? Yo paso del tema.

(SUSPIRA) Voy a dar una vuelta.

(Puerta cerrándose)

(Móvil)

(Móvil)

¿Diga? "Soy yo".

Es extraño.

Tenía el presentimiento de que llamarías.

"¿Cómo? ¿Tenías un presentimiento?".

Es... Es... Es... Es una...

una forma de hablar, solo eso.

"Vale. Me lo he pensado. Quiero que nos veamos".

Muy bien. "Conozco un hotel,

el Gracebourg Inn".

"Está a una hora de la ciudad. ¿Sabes dónde queda?".

No. "Vale".

"Te llamaré el domingo y te diré cómo llegar".

"A la una allí, ¿vale?".

Vale. "Muy bien".

Eh...

Hasta... Hasta pronto. "Sí".

"Sí, hasta pronto".

(SUSPIRA)

Hola.

Hola.

¿Está todo en orden?

¿De cuántos meses está?

Eh...

De seis.

Es fantástico.

(GIME)

Debería ir a dar esa clase que tengo ahora.

(RÍE)

Nunca sabes lo que te depara el día.

Que vaya bien.

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

"¿Qué pasa, cielo?".

"¿Hola?".

"Hola".

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA) ¡Uf!

(JADEA) ¡Menudo palizón!

En los últimos diez minutos,

un chaval que tendrá unos veintitantos años...

me ha ido comiendo terreno.

(JADEA)

Nunca podré ganarle.

He empezado a tirar y...

Oye, ¿qué tal si me afeito la barba?

¡Da un calor!

¿Para qué me llamaste antes? ¿Querías algo?

¡Oh, cielo!

¿Dónde están los arándanos?

¿Dónde están los arándanos?

Pero te lo dije antes de ayer.

Arándanos ecológicos, no esos normales.

No puedo usarlos en la...

Pero ¿qué te pasa? Lo digo porque...

¿Vas a decirme qué te pasa?

Eh...

He ido a...

He ido a ver a ese tío.

¿A qué tío? ¿De qué estás hablando?

Al tío que llamó. Me he presentado en su trabajo.

¿Y por qué lo has hecho? Es peligroso, cielo.

Quería comprobarlo.

¿Estás bien?

Tiene la misma voz.

Es idéntico a ti.

¿Cómo que es idéntico a mí?

¿Qué está pasando?

Eh... En serio, no sé a qué te refieres.

Yo creo que lo sabes.

Yo creo que lo sabes.

(GIME)

(Música de tensión)

¿Hola?

(Pasos acercándose)

(Puerta abriéndose)

Te lo dije.

(Puerta cerrándose)

Enséñame las manos. ¿Por qué?

Vamos, enséñamelas.

(RÍE)

A lo mejor, somos hermanos.

No somos... No somos hermanos. No lo somos.

¿Cómo lo sabes?

¿Tienes una...?

¿Tienes una cicatriz en el pecho?

Como esta.

La tienes, ¿a que sí?

Yo... ¿Cuándo es tu cumpleaños?

No ha sido buena idea.

Esto ha sido un error.

Eh...

Tengo...

Tengo un sobre.

Un día, fui a tu agencia y me dieron esto para mí.

Para ti. Perdona.

Perdona.

No te preocupes, cielo.

Ese tipo ya no volverá a llamar.

Joder.

(Ladridos)

(Ladridos)

Solo será un momento.

(Música de tensión)

(Timbre de apertura)

(MUJER) Habrá alguna diferencia.

No la hay.

No podéis ser idénticos. Es imposible.

(SUSPIRA)

Lo somos.

¿Acaso te desnudaste delante de él?

No.

Pues ya está.

No has comido nada.

Lo último que necesitas

es quedar con desconocidos en habitaciones de hotel.

Suficientes problemas tienes para relacionarte con una sola mujer.

Ten.

No me gustan los arándanos.

Claro que te gustan. Son muy sanos.

Haré como si no hubiera escuchado nada de lo que me has contado.

Solo quería pedirte consejo.

No necesitas consejos y no quiero saber nada más de todo esto.

Tú eres mi único hijo.

Yo soy tu única madre.

Tienes un empleo respetable, tienes un bonito piso...

Y, puestos a ser sinceros, deberías abandonar esa fantasía

de convertirte en un actor de tercera.

Cómetelos. ¿Quieres café?

(Música de tensión)

"Quiero hacerte una pregunta".

"¿Te has follado a mi mujer?".

"¿Te has follado a mi mujer?".

"¿Te has acostado con ella?".

¿Has follado con mi mujer?

¿Has follado con mi mujer?

Estupendo.

De puta madre, tío.

Esto es lo que haremos.

Me dejarás tu ropa y tu coche,

y tu amiguita y yo haremos una escapada romántica.

"Mañana, la dejaré en su casa,

volveré aquí,

te devolveré todas tus cosas

y, después, desaparecé de tu puta vida para siempre".

"Me esfumaré".

¿Qué haces tú aquí?

Menudo antro de mierda. ¿Vives aqui?

Te quería hacer unas preguntas.

Márchate o aviso a la Policía.

Adelante, llama a la Policía. ¿Qué les vas a decir?

¿Qué les vas a contar, tío?

¿Por qué quisiste dar conmigo?

No lo... No lo sé, no lo sé. Solo...

quería saber.

Querías saber, ya, vale,

pero, cuando llamaste a mi casa,

hablaste con mi mujer.

¿Por qué lo hiciste?

Ella contestó al teléfono.

Vale, ya, pero...

¿Puedo preguntarte algo de hombre a hombre?

Eh...

¿Te acostaste con mi mujer?

No tengo ni idea de qué me hablas.

¿Te follaste a mi mujer?

Esto es de locos.

Contesta a mi pregunta, tío.

Tú contéstala y luego me iré.

Eres un puto tarado.

Vale.

Yo soy un puto tarado.

Yo soy un puto tarado.

¿Yo soy un puto tarado?

¿Yo soy un puto tarado?

Tú has metido en esto a mi mujer.

De manera que ahora yo voy a meter a tu amiguita.

¿Quieres que salga de tu vida? Pues haremos esto.

Déjame tu ropa y tu coche.

Tu amiga y yo haremos una escapada romántica,

mañana la dejaré en su casa, volveré aquí, te daré tus cosas

y, después, desapareceré de tu puta vida para siempre.

Así estaremos en paz.

(Música de tensión)

Señor Claire, buenas tardes.

¿Va todo... bien?

Sí. Es que resulta...

que me he olvidado las llaves.

¿No está la señora Claire en casa?

¿Quiere que le abra yo?

Eso sería estupendo, sí.

No puedo dejar de pensar en la otra noche.

¿Eh?

No me lo quito de la cabeza.

Ya sé que no debería hablar de ello, pero...

me encantaría volver.

Ah.

He oído que han cambiado la cerradura...

y que han enviado llaves nuevas,

pero...

(SUSPIRA) ...no creo que yo esté en la lista.

Necesito volver.

Ya.

Eh...

Yo... Yo...

veré lo que puedo hacer. No...

La verdad, no sé si eso será posible.

Si se entera de algo, dígamelo.

Pase usted.

Bien, ya está, señor Claire. Gracias.

¿Hola?

(Música de tensión)

(Puerta abriéndose)

¿Anthony?

Hola.

Al ver la luz encendida, me he asustado.

Perdona.

¿Qué haces aquí? ¿No estabas con tu madre?

Eh... Al final,

le dije que no iría.

Pues haberme llamado.

Me he quedado más tiempo en la piscina porque...

porque creía que no estarías en casa.

Eh...

¿Necesitas algo?

No, gracias.

Voy a acostarme.

Vale.

(Puerta abriéndose)

¿Estás segura de que no necesitas nada?

Porque,

al entrar, has dicho que venías de la piscina,

y he pensado que, tal vez, has pasado mucho tiempo allí

y que has tenido que volver a casa andando

y seguro... ¿Te pasa algo?

Es que estás embarazada de seis meses y no sé si...

Estoy perfectamente.

¿Por qué no vienes a la cama?

Claro.

¿No piensas quitarte la ropa?

Sí.

¿Qué tal hoy en la facultad?

¿Qué?

Olvídalo.

¡Eh, eh, eh, eh! ¡Oh!

¡Mary, Mary, Mary, Mary!

(GIME)

"Eh, ¿qué te pasa?".

El anillo, la marca en tu dedo.

¿A qué viene eso?

Siempre la he tenido. ¡No!

¡No!

¿Quién eres? Ven.

¡No me toques! Vamos.

¿A qué viene esto? ¡Quita! ¡Déjame!

¿Qué te pasa?

La marca en tu dedo. Ven.

Eh, ¿qué te pasa?

¿Qué pasa?

No podía dormir.

Yo tampoco podía dormir.

Lo siento.

¿Por qué me has hecho esto?

¿Qué...? ¿Qué es lo que te he hecho?

Por favor, quédate.

Para el coche. ¿Que pare el coche?

¿Que pare el coche? ¡Para el puto coche!

"¡Ya pararé! ¿Quieres que lo pare?".

¡Lárgate! ¡Estoy harto de esto!

"¡Contigo no se puede hablar!".

¡Que te den! ¡Eres como una cría!

Tú no eres un hombre. ¿No lo soy?

Esperabas a que durmiera. ¿No soy un hombre?

No. No soy un hombre.

¡No soy un hombre!, ¿verdad? ¡No me toques!

¡No!

(Música dramática)

(RADIO) "Brilla el sol y alcanzaremos los 24 grados".

"Por la noche, descenderá hasta los 13 grados".

"Información del tráfico".

"La avenida Lake Shore está cortada entre Bathurst y Strachan,

mientras se retiran los restos del accidente producido esta noche".

"La Policía confirma que había un único vehículo implicado".

(Canción en inglés)

Olvidé decirte que llamó tu madre.

Deberías llamarla.

Vale.

Helen, ¿tenías algún plan para esta noche?

Porque yo tendré que salir.

Somos cine - Enemigo - Ver ahora

Insensibles

Historia de un brillante neurocirujano necesitado de un trasplante de médula que, para sobrevivir, se lanza a la búsqueda de sus padres biológicos. Aunque las respuestas sobre su origen parecen ocultarse tras un velo de silencio y misterio, en su búsqueda descubrirá que, en los Pirineos durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de niños sufría un extraño y desconocido mal: eran insensibles al dolor físico.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Insensibles - Ver ahora
Transcripción completa

(Sonidos del bosque)

(Cuervo)

(Sonidos del bosque)

(Crepitar del fuego)

Inés, ¿eres tú?

Papá nos ha dicho que no juguemos con el fuego.

Que es malo.

¿No te duele?

¿No me hará daño?

(Música de tensión)

(LLORA)

(GRITA)

(Viento)

(Música de tensión)

(Ruidos)

(Ruidos)

¡Madre de Dios! ¡Hijo mío!

¿Pero quién te ha hecho esto? ¿Pero qué te ha pasado?

(GRITA)

(Gritos estremecedores)

50 horas de quirófano a la semana es un locura.

(SUSURRA) Incluso para ti.

¿Crees que él me perdonará?

Él te perdonará.

Pero yo, nunca.

Tendrás tiempo para él.

Para mí.

¿A qué te refieres?

A la única semana entera que paso contigo

en 10 años de matrimonio. Anaís, por favor.

Fue la mejor semana de su vida. Anaís...

De hecho, fue la supersemana.

¿Puedes dejar de hablar con Judith, por favor?

¡Cuidado!

(Frenazo)

(Música intriga)

Doctor Martel, ¿me oye? ¿Cómo coño se llama el doctor?

-David. -¡David! ¿Me oye?

Si me oye pero no puede hablar, pestañee.

El brazo, ¿lo puede levantar?

-No hay midriasis. ¿Presión intracraneal?

-Sufre daño pero no hay hematoma.

-¿Habéis hecho placas? -Sí.

-Quiero los resultados de la analítica en mi despacho.

Ya me encargo yo.

(CONMOCIONADOS) ¡Oh!

(EXCLAMACIONES DE ASOMBRO)

Anhidrosis, secreción lacrimal ausente.

Hay que administrarles colirio permanentemente

o acabarán todos como este.

¿Quién es el cabrón que ha podido hacerles esto?

-Ahorcaremos al culpable como una mala bestia.

(GRITA) ¡Hay que darle un castigo ejemplar!

No se lo ha hecho nadie.

-¿Qué quiere decir?

¿Que se lo han hecho ellos mismos?

Si me permiten, me gustaría mostrarles una cosa.

(EXCLAMACIONES DE ASOMBRO) -¿Pero se ha vuelto loco?

Estos niños no saben qué es el dolor.

Eso les vuelve extremadamente peligrosos para los demás

pero sobretodo para ellos mismos.

¿Y qué podemos hacer para curarlos?

Desgraciadamente, nunca he visto nada igual.

Estos niños tienen una enfermedad desconocida.

(Música intriga)

Conciudadanos,

estos niños padecen un mal desconocido.

(Barullo)

Los hechos extraños que han pasado en la comarca estos últimos meses,

y que se han cobrado la vida de muchos inocentes,

estas tragedias,

son testimonio de la amenaza que representa

este mal desconocido. -¡Mamá!

(TODOS) ¡Oh!

Estos...

Estos niños son un peligro para los demás.

Son un peligro para ellos mismos.

Y no les podemos curar.

Por consiguiente, tengo el deber de anunciaros,

que hemos decidido, por su bien,

confinarlos hasta nueva orden. (GRITAN)

(Barullo)

(Disparo)

(Disparo)

(Gritos)

(GRITA) ¡No! ¡No! ¡No!

¡No! ¡No!

¡No! ¡Benigno!

¡No! -¡Mamá!

-¡No!

-¡Atrás! ¡Atrás!

(Disparos)

(Disparo)

-¡No! ¡Hijo mío!

(Barullo)

-¡Mi niño! ¡No!

(Música dramática)

(Ruido perturbador)

(Voces a lo lejos)

(Ruido perturbador)

(HABLA A LA VEZ)

(Ruido perturbador)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

David.

Levántate.

¿Dónde está Anaís?

Ven conmigo, por favor.

(Pitido intermitente)

Anaís ya no está David. La perdimos.

Pero hemos podido salvar a vuestro hijo.

A tu hijo.

(Continúa pitido intermitente)

-No te muevas.

A este ponedle la mordaza.

Ponedles las camisas de fuerza y llevadlos a celdas vacías,

limpias, sin ningún objeto a su alcance.

(SUSURRA) Es por tu bien.

Les quitaréis las camisas únicamente para las comidas.

(Gritos lejanos)

(Música intriga)

-Aquí estarás a salvo.

No te podrás herir ni podrá hacerte daño nadie.

(Música dramática)

(Cierran con llave)

(Música dramática)

David, ¿se puede saber qué haces?

No puedes volver al trabajo así y lo sabes muy bien.

David, por el amor de Dios, ¿me estás escuchando?

¿Puedes mirar esto, por favor?

Son ganglios linfáticos. He visto unos cuantos.

¿A qué viene esto?

Si te interesa, a tu paciente le quedan meses.

Tal vez ni eso. David.

Pero no es mi especialidad. Llévalo a Oncología.

Esto no es de ningún paciente mío.

Si en el accidente no te hubiésemos hecho las pruebas

no lo habríamos detectado.

(EMOCIONADA) Pero aún te podemos salvar la vida.

Gracias a que he tenido el puto accidente, ¿no?

(RESOPLA)

Si es un linfoma es de la células T. Es el peor que hay.

No es un linfoma. Entonces, si es lo otro,

sabes, perfectamente, que no hay nada que hacer.

Hay una técnica experimental que está dando muy buenos resultados.

Olvídalo.

Necesitaría un trasplante de médula compatible al 100%.

David, tus padres están vivos los dos.

No los veo nunca.

Son mayores, no puedo pedirles algo así.

Lo tienes que hacer.

Es tu única oportunidad de continuar con vida.

¿Continuar con vida?

Tienes un hijo ahora. Un hijo.

Judith, es un feto. De seis meses.

Que no tiene madre y del que ni aún sabemos si vivirá.

Vivirá. Y necesitará un padre a su lado.

(Música dramática)

(SUSPIRA)

(Continúa la música)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Dial marcando)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(TELÉFONO) "¿Sí?"

"¿Diga?"

"¿Sí?"

(Música triste)

(Música emotiva)

(Canto a lo lejos)

(Pasos)

(Puerta)

Ten cuidado, que quema.

(Música triste)

¿Qué es esto?

-Una lágrima, cariño.

Salen de los ojos cuando se siente placer o dolor.

-¿Qué es el dolor?

-Lo contrario del placer.

-¿Y esto es placer? ¿O dolor?

-Es placer, amor mío.

Es placer.

(Música triste)

Doctor, ¿cuántos años más van a estar encerrados así?

¿Qué quiere? No los podemos curar.

Sabe que es la única solución.

-¿Y el alemán que nos ha mencionado? ¿Holzmann?

-Si puede hacer algo por los niños, ¿por qué no intentarlo?

Si lo toma en serio, no haré bromas. ¿Qué se ha creído, joven?

A una eminencia no se le ha perdido nada en un pueblo como este.

No seré yo quien le escriba una carta para pedirle un favor.

No soy tan descarado.

-Quizás haya quien sí. Muy bien.

Si quiere perder el tiempo, escriba la carta. Yo la firmaré.

(Música triste)

(Continúa la música)

(Pajarillos)

(MADRE) ¿Cómo le vas a llamar)

No le voy a poner nombre todavía.

Y hay otra cosa. Algo que tengo que deciros.

Tengo una leucemia prolinfoncítica. Un cáncer.

La única terapia que puede salvarme a estas alturas

es la irradiación masiva.

Es un tratamiento brutal

que destruye las células madre y obliga a realizar

un trasplante de médula.

El trasplante

tiene que venir de uno de vosotros.

Porque un rechazo equivale a... una sentencia de muerte.

No tenéis que darme una respuesta ya.

Entiendo perfectamente.

Lo...

Lo que nos estás pidiendo es...

imposible, hijo.

No os lo pediría si tuviera otra opción.

Padre,...

¿Qué pasa aquí?

Deja que tu padre y yo hablemos a solas.

¿Hablar de qué?

(Canto a lo lejos)

(Tararea una canción)

(Música)

Inés.

(Continúa la música)

(Golpe)

(ACENTO ALEMÁN) Hola, pequeño.

Me llamo Hubert. Hubert Holzmann.

Debemos humedecerles los ojos constantemente.

Tienen muy poca secreción lacrimal. Anhidrosis ocular.

¿Ha ocurrido ya que... sufren daños en la córnea?

Sí, dos de los niños se han vuelto ciegos.

El resto se ha apañado con su propia saliva.

Y, aunque no han perdido la vista, ahora sufren conjuntivitis crónica.

(HABLA ALEMÁN)

Usted debe ser el doctor Carcedo. Profesor Holzmann.

Le pido disculpas por irrumpir así.

Estaba impaciente por ver a los niños con mis propios ojos.

Le agradezco su invitación.

Perdone que haya tardado tanto, salir de Alemania no fue fácil.

En el pueblo hay una pensión muy decente.

Llevaremos su equipaje allí ahora mismo.

No he traído equipaje. ¿Qué quiere decir?

Que me quedaré con ustedes tanto tiempo como haga falta.

Pero... Vamos a salvar a estos niños.

Tengo una idea.

Lo único que le pido a cambio

es su hospitalidad.

¿Qué es lo que tiene en mente?

(Música emotiva)

Estos niños tienen todos en común ciertas anomalías.

Las pruebas han demostrado que la actividad neuronal

de las fibras sensoriales "A-beta" es totalmente nula.

Los niños no pueden ser curados, es un hecho.

Pero he pensado un programa educativo especial

para rehabilitarlos.

En unos pocos años, deberían ser capaces

de llevar una vida normal.

El concepto es bastante sencillo:

Los niños no conocen el dolor, lo que les hace muy peligrosos

e incapaces de sobrevivir en el mundo exterior.

Luego, hay por tanto, que enseñarles lo que desconocen.

Hay que enseñarles el dolor.

(RÍE)

(Música suave)

...diversos...

(RÍEN)

Benigno,

¿qué estás haciendo?

Muéstrame tus manos.

Vosotros dos, comportaos.

Maldito, mocosa.

¿Ha perdido usted el juicio?

Tendré que informar al Dr. Carcedo de lo ocurrido.

Muy bien. Por mí, puede hacerlo ahora mismo.

(Respirador)

Tu madre ha venido a verte.

Es un milagro. Sí.

Un milagro que necesita una máquina para respirar.

Es tu hijo. ¿Para qué has venido?

Ya sabes que...

a tu padre siempre le ha costado hablar.

No es necesario que le disculpes siempre.

Él siempre quiere lo mejor para ti. Ya lo sabes.

Tu padre no quería decir que nos neguemos a ayudarte,

sino que, aunque quisiésemos, no podemos hacerlo.

Hace muchos años ya, en la década de los sesenta,

tu padre trabajaba en una prisión, cerca de un pueblo llamado Canfranc.

¿Era policía, no?

Entonces, yo me quedé embarazada y

di a luz a un niño muerto.

Para mí fue muy duro. Para Adán...

Pensé que tu padre se volvía loco.

A los pocos días se produjo un milagro.

Una noche me acosté y al despertar,

tenía otro bebé en los brazos.

Eras tú.

¿Quiénes eran mis padres biológicos?

Adán no...

No me habló nunca de tu padre de verdad.

Pero recuerdo que una vez mencionó a tu madre.

(ALZA LA VOZ) ¿Y quién es? No lo sé.

Solo sé que estaba presa en Canfranc. No sé si estará viva.

O si a muerto. No sé nada.

Tu padre me hizo jurar que no te lo diría nunca.

(Música triste)

¡Mira!

(Exclamaciones de alegría)

Silencio.

Calmaos de una vez.

Uno de estos perros tiene un tumor en un riñón.

¿Quién sabe decirme cuál?

(Música suave)

Muy bien.

Y ahora,

¿quién se atreve a sacarle el riñón enfermo?

El animal no está anestesiado.

(Continúa la música)

(Silencio absoluto)

Profesor.

¿Me lo puedo quedar, profesor? (SECO) No.

Este perro no es para ti.

Además, ya es hora de que vuelvas a tu celda.

Venga, andando.

No sea tan duro con él, Carcedo. Por Dios, Hubert.

¿Hasta dónde quiere llegar con todo esto?

Ese crío es excepcional. No es como los demás.

Estoy al tanto.

Por lo que sé, cada vez que tenemos un problema

él y su amiguita están cerca.

Debo reconocer que sus métodos me dejan perplejo.

Pero se lo advierto, profesor:

espero que sepa muy bien lo que está haciendo.

No toleraré problemas en esta institución

mientras yo esté al cargo.

(Música suave)

(SUSURRA) Inés...

(Continúa la música)

(SUSURRA) Mira esto...

(OLFATEA)

(LADRA)

(Gritos)

(Ladrido)

(Lamento animal)

(GRITA)

Benigno... (GRITA MONJA)

(HABLA ALEMÁN)

(Gritos de dolor)

Benigno, por favor,

dame eso ahora mismo.

¡Monstruo del demonio!

¡Ya basta! ¡Solo es un niño!

Le dije que este crío estaba endemoniado, Holzmann.

A partir de ahora, queda excluido del programa.

¡Nunca más saldrá de la celda 17! Compórtese como un científico.

Debemos continuar el experimento. ¡A la mierda con ese experimento!

¿Cómo se atreve?

¿Sabe usted quién soy en Alemania?

Sé perfectamente lo que es usted en Alemania, profesor.

Ambos sabemos por qué está aquí.

-Profesor,...

Profesor, el Dr. Carcedo ha dicho... ¡Ya sé!

¡Ya sé lo que ha dicho Carcedo!

(Cierran con llave)

(Música intriga)

Le daré otro si me espera aquí mismo.

(Música triste)

(Continúa la música)

(Viento)

(Música misteriosa)

(Viento)

¿Y la comida? ¿Y las medicinas?

Tengo unos 30 pacientes en esta institución.

¿Qué va a ser de ellos? A su debido tiempo, doctor.

No hemos recibido suministros desde hace semanas.

La administración no responde ni llamadas ni telegramas.

Mire, no hay administración. Ya no hay gobierno.

Lo único que queda es el pueblo por un lado,

y por el otro, los fascistas. ¿De qué lado está usted?

¡Sacadme a ese crío!

Aquí guardaremos la munición para las ametralladoras.

Esperen, ese niño debe permanecer encerrado.

¿Niño por celda? Desaprovechamos el espacio.

Juntad a todos en una celda.

Perdone, señorita, pero soy el director de ese centro.

Yo soy el único que dice cómo deben de hacerse las cosas.

¡Los niños se quedan donde están!

Lárgate de mi camino ahora mismo, burgués de mierda.

Los niños tienen una enfermedad muy grave y muy contagiosa.

Tienen que estar encerrados.

Espera. No toques a ese crío. Es un "apestao".

Vamos.

Gracias.

(Música triste)

(HABLA EN ALEMÁN)

(Voces lejanas)

Buenas tardes. Soy David Martel.

Busco la Asociación de Antiguos Combatientes.

¿Qué quiere?

Es un poco largo, la verdad.

¿Se encuentra bien? ¿Quiere un coñac?

Aquella cárcel no era un buen sitio, se lo aseguro.

Si su madre estuvo allí y pasó por la celda 17,

lo más probable es que nunca más sepa nada de ella.

¿Qué ocurrió en aquella celda?

Peinado Solera. 100 años. ¿Le gusta?

Tengo que encontrar a mi madre biológica.

Es una cuestión de vida o muerte.

¿Sabe por qué

Caín mató a Abel?

¿Perdón?

El primer asesinato, el que la humanidad pagará

hasta el fin de sus días.

Fue un crimen por envidia entre hermanos.

Una cosa muy española.

La gente se figura que lo peor ocurrió durante la guerra.

Pero no fue así.

(Música de tensión)

Lo peor vino después.

A Caín no le bastó con vencer.

La vieja idea de la "limpieza de sangre", ¿sabe?

Exterminar hasta

la semilla.

Erradicar el gen rojo.

A nadie le importa ya todo eso.

A nadie le importa saber la verdad.

Lo importante es olvidar.

Olvidar para sobrevivir.

Los lugares

como la celda 17

no aparecen en los libros de historia.

Mi hermano...

Mi hermano José

conoció la prisión de Canfranc.

Y que yo sepa,

es el único que ha salido con vida de la celda 17.

Entonces, ¿su hermano está vivo?

¿Podría hablar con él?

(Estruendo)

(Bombardeo)

(Voces lejanas)

(Disparos a los lejos)

(Pasos)

(Música de tensión)

(Continúa la música)

Hay rojos aquí.

Desabrochaos las camisas.

(GRITA) ¡Las camisas, coño!

Los niños también.

Luego os ponéis todos en fila.

(GRITA) ¡En fila, joder!

(Disparo)

(Lamentos)

(Disparos)

¿Quién de vosotros dos es el director de este establecimiento de mierda?

¡Fusiladme a toda esta escoria roja!

(HABLA EN ALEMÁN)

¡Apunten!

Esto es España y las órdenes las doy yo.

Tú o tu compañero soy responsables

de haber dejado una partida de rojos instalarse aquí.

Y disparar sobre mi unidad.

Y os voy a repetir la pregunta.

¿Quién de vosotros dos es el director de este establecimiento de mierda?

Yo.

Yo soy el director.

Bien.

(HABLA EN ALEMÁN)

Apunten.

¡Fuego!

(Disparos)

Hemos hablado.

No estoy aquí para juzgarte ni para hacerte reproches.

Estoy convencido de que lo que hiciste

fue con buenas intenciones.

Pero si quieres darme una posibilidad de salir

de esta situación, tienes que ayudarme.

(BALBUCEA) Si...

Si la encontraras,...

(BALBUCEA) suponiendo...

suponiendo que siga con vida,

(BALBUCEA)

¿tú crees que todo sería como antes?

Mis sentimientos hacia vosotros siempre serán los mismos.

Papá, yo sé que no te gusta recordar el pasado,

pero he hablado con el presidente

de la Asociación de Antiguos Combatientes de la CNT,

que tiene un hermano, José Barkos, que fue prisionero en Canfranc

cuando tú trabajabas allí. Mañana iré a visitarle.

Hablaré con él.

(SUSURRA) ¿Está vivo? Sí.

Y puede que sepa algo de mi madre.

¿Le conoces?

Papá, sé que has vivido cosas difíciles

pero si sabes algo que pueda salvarme la vida.

¿Salvarte la vida?

Donde buscas solo hay locura

y muerte.

No puedes negarme mi única posibilidad.

Basta he dicho, ahora mismo, David.

Hay que olvidar, hijo.

No remuevas el pasado, por el amor de Dios.

El pasado no está, no existe. ¿Qué crees que vas a encontrar ahí?

¿Por qué no me lo dices tú?

La persona a la que estás buscando está muerta.

Todo el trabajo que estás haciendo, tu pequeña investigación,

no sirve de nada.

Y respecto a mis intenciones,

estás equivocado.

Quisiera ayudarme, hijo, pero no puedo.

La conociste.

David, tu verdadera madre está ahí.

¿Cómo sabes que está muerta?

¿Viste su cadáver? ¿Sabes quién es, no?

Conoces su nombre.

Me lo has estado ocultando desde el principio.

No te miento, David.

La persona a la que estás buscando ya no es de este mundo.

Por el amor de Dios, ya basta. Haces sufrir a tu madre inútilmente.

Mientes.

Hueles a mentira.

Toda esta puta casa apesta a mentira.

David, no te vayas, por favor, te lo suplico.

(Portazo)

(Viento)

(RESPIRACIÓN FUERTE)

(Música triste)

(TOSE)

Tiene que haber otra solución.

¿Cuál? (TOSE DÉBILMENTE)

Ya has oído a Torrenegra.

La penicilina

y los alimentos son solo para sus hombres.

(TOSE DÉBILMENTE) Ese hijo de punta los está matando.

(Música triste)

(TRISTE) Podríamos devolverles a sus familias.

Hay una guerra civil ahí fuera, Magdalena.

Seguramente, están ya todos muertos.

(Continúa la música)

(LLORA)

(LLORA)

(TOSE)

(LLORA)

Que Dios nos perdone.

(RESPIRACIÓN ACELERADA)

(Pasos)

(Cerradura)

Benigno.

Hijo.

Esto es para descansar. ¿Mm?

(Crujido)

(Música de tensión)

(Cierran con llave)

(Pasos)

Deme la llave de esta celda.

¿Es la única?

(Viento)

(Truenos)

(Pasos)

(Música de tensión)

(HABLA EN ALEMÁN)

(Música de tensión)

(HABLA EN ALEMÁN)

¡Eh!

(Música suave)

(Continúa la música)

(Temblores)

(Temblores)

(HABLA EN ALEMÁN)

(HABLA EN INGLÉS)

(Música de tensión)

(Continúa la música)

(GRITA)

(HABLA EN INGLÉS)

(Gritos desgarradores)

(MEGAFONÍA) "Por favor, una enfermera a la habitación 206."

No se acerque. No toque la cortina.

Dele tiempo para pensar las respuestas y no le presione.

¿Entiende? Sí.

A causa de su estado, se cansa enseguida.

Pregúntele enseguida y acabe. Cuanto antes, mejor.

(Respirador)

Cuando quiera.

Hola, José. Me llamo David.

David Martel.

Estoy buscando a una persona a quién quizá usted conozca.

(VOZ GRAVE) ¿Qué quiere saber? Es mi madre.

Estuvo presa en Canfranc. En la década de los 60.

Cuando nací yo. Lo siento.

Los recuerdos que tengo de aquella cárcel horrible

son confusos. (SUSPIRO FUERTE) Berkano...

¿Berkano?

¿Quién era Berkano?

¿Ese Berkano se dedicaba a interrogar?

Berkano no interrogaba nunca. A nadie.

Lo mataba. Era el dolor.

¿Y cómo consiguió salir con vida de allí?

Después de unas cuantas sesiones con aquel monstruo

su cuerpo había cambiado tanto

que consiguió escapar por un agujero que había en su celda.

(CON MUCHO ESFUERZO) -El agujero por donde pasaba la mierda.

(Pitido respirador)

¿Vio a este hombre alguna vez?

(CON MUCHA DIFICULTAD) ¡El confesor!

(Música de tensión)

¡Lo sé todo!

Quiero que me digas la verdad. ¿Quién era Berkano?

¿Estuvo mi madre en la celda 17?

En menos de una hora voy a estar ahí.

¡Y me lo vas a contar todo! ¿Me entiendes?

Lo quieras o no, ¡me lo vas a contar todo!

(Música de tensión)

(SOLLOZA) Tened piedad...

Os lo suplico.

El comunismo es una enfermedad mental.

Una degeneración biológica que tenemos que extirpar quirúrgicamente

del cuerpo de la Nación

cortando en la carne viva. (LLORA)

¡No sabían que eran comunistas! ¡Lo juro!

(GRITA)

(Gritos desgarradores)

(Continúan los gritos)

¿Cuánto tiempo llevas conspirando con los ojos? ¡Habla!

(Música de tensión)

(Tararean al fondo)

(TARAREAN)

(TARAREA)

¡Cállate!

(TARAREA)

(TARAREA)

Yo soy tu confesor.

Y me lo vas a contar todo.

Quiero los nombres de tus superiores jerárquicos.

Pero quiero... (ESCUPE)

(Música de tensión)

En mis sesiones suele haber dolor

y preguntas.

Hoy no habrá preguntas.

(Música de tensión)

(LLORA)

(Continúa la música)

(Música suave)

(LLORA)

(Música de tensión)

(Agua corriente)

¿Sabes lo que es el terror, David?

(Música de tensión)

Tus ojos...

Tus terribles ojos verdes

cuando eras un niño,

esos ojos me miraban fijamente, en silencio y muy abiertos, como...

como si supieran

esos ojos que no son mis ojos.

Ni los de tu madre.

Te imaginas que lo que más amas en el mundo

tenga los ojos...

A pesar de todo, te quiero.

Como a mi hijo. Como a mi propio hijo.

Buscabas la verdad, David,

aquí la tienes.

(Disparo)

Vaciad las celdas.

(Gritos y disparos de fondo)

Tengo órdenes, Berkano.

Apártate, Berkano. No me obligues a hacerlo.

Escúchame.

Te propongo un trato.

Si me das al niño me iré,

y os dejo a la mujer y a ti para siempre.

Te doy mi palabra.

(Música de tensión)

(Música dramática)

(Música triste)

(Música de tensión)

(Continúa la música)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(Viento)

(Viento fuerte)

(RESPIRACIÓN FUERTE)

(Música de tensión)

(Música suave)

(Música dramática)

No te conoceré nunca.

Ni sabré nunca tu nombre.

Pero he mirado en tus ojos

como mi padre miró en los míos.

Ahora tu historia te pertenece.

Así serás libre.

Así serás un hombre.

Hijo mío.

(Música créditos)

Somos Cine - Insensibles - Ver ahora

Bajo el mismo techo

La coincidencia de dos crisis, la matrimonial a los 50 y la inmobiliaria de 2008, obliga a Nadia y Adrián a vivir bajo el mismo techo, el del "casoplón" de sus sueños, ahora una pesadilla.

Para todos los públicos Somos cine - Bajo el mismo techo - ver ahora
Transcripción completa

¿Cómo te vas a venir a vivir aquí? Esto está en el culo del mundo.

Está exactamente a 27 minutos del centro.

A 27 estaría si tuvieras una estación del AVE en la puerta.

¿Sabes los atascos que te vas a comer cada día?

¿Qué dices atascos? Si voy en sentido contrario.

Ya verás, te va a encantar. Es una casa-casa, ¿eh?

Nada de adosados.

¿Y cuánto te ha costado la "casa-casa"?

Pues una ganga. Para lo que es, una ganga.

¿Cuánto?

Bueno, el propietario tenía prisa por vender

y la he conseguido un 20% más barata

de lo que se está pagando por la zona.

¿Cuánto?

600.000.

¿600.000 euros? ¿Que habéis pagado 600.000 euros?

¿Pero os habéis vuelto locos? ¿Os habéis hipotecado hasta los 80?

A ver, es una inversión.

El ladrillo nunca baja, eso lo sabe todo el mundo.

Y si nos cansamos, vendemos y punto.

Mira, ¿qué te parece?

¡Madre mía, qué casoplón!

Solo faltan un par de enanos en el jardín, ¿eh? (RÍE)

Un poco sí, ¿eh?

Joder. Pero, vamos a ver, ¿ya es vuestra-vuestra?

Ahora mismo no. O sea, dame veinte años.

Mira, ¿a que nunca pensaste que iba a tener una casa así?

Yo tampoco.

Este... es el salón.

Aquí...

Aquí va un plasma de 60 pulgadas.

Y justo enfrente, mi trono.

Lo veo, lo veo:

altavoces, ocho. Allí, allí, allí y allí.

Con Dolby Surround para ver el fútbol los domingos.

Como un sultán... Bueno, como dos sultanes.

Yo estaba muy a gusto en el centro, pero Adrián insistió.

Y para una vez que toma la iniciativa...

Bueno, mira, mira, mira qué maravilla. ¡Qué bonita!

Mira qué luz.

Aquí voy a poner un sofá.

Mi mesa de trabajo va a ir aquí.

En ese rincón voy a poner el Buda.

Y quiero mucho verde, todo verde. Incluso las paredes.

Porque la casa tiene feng shui.

Nada de tele.

Y esta pared va repleta de fotos.

Y en el centro, el tesoro familiar:

la foto de mi bisabuela Ramona con su certificado de divorcio

en 1933.

La primera mujer...

(AMBAS) ...que se divorció durante la República.

Que años después se tiró por un puente

porque estaba pillada por un tío que pasaba de ella.

Mira qué maravilla de piscina. La voy a usar todos los días del año

Joder, qué cabrón. Un chapuzón para empezar el día. Como los ricos, ¿no?

Y ahí va una barbacoa desproporcionada.

Y todos los domingos parrillada.

Lo veo, lo veo: las famosas parrilladas de Adrián.

Ya sabes quién te va a cuidar esta chocita

mientras estéis de vacaciones, ¿no?

(Música disco)

Ya veremos, Álex. Ya...

Ya veremos. Si te digo la verdad, me sobra la mitad de esto.

Pero a Nadia le hace ilusión tener una casa-casa.

¡Guau! ¡Pedazo de jardín!

¿Esto quién lo va a cuidar? ¿Tú? (RÍE)

Esto debe de ser carísimo de mantener.

Mira qué vistas.

El sol sale justo por ahí,

ideal para hacer yoga al amanecer.

(Golpe de gong)

Mmm...

¿Yoga?

Pero si tú no has hecho yoga en tu vida.

Porque nunca he tenido una casa así.

Bueno, ¿qué? ¿Qué te parece?

No sé. ¿Pero qué pintas tú aquí, en este barrio tan pijo?

Lo mejor es la tranquilidad,

no veo la hora de empezar a escribir mi libro. (UFANA) Mmm...

(Música)

(Crujido)

(Golpe)

(Viento)

(Trueno)

(TV) Messi con Jordi Alba.

Recupera la pelota el Barça. Busquets...

Esta tele es enana.

La pierde. Saque de banda para el Madrid.

(SUSPIRA)

¿A qué huele? A tofu.

He pensado en tomarme un añito sabático.

¿Una vuelta al mundo antes de empezar la universidad?

No exactamente.

Me voy a Malta. ¿Malta?

¿Y qué se te ha perdido en un país que encaja 12 goles en 90 minutos?

Exenciones fiscales, papá. Es el paraíso del póquer online.

¿En serio vas a malgastar un año de tu vida en eso del póquer?

¿Y si me va bien? Nos echas un cable con la hipoteca.

Pero si te va mal, te vuelves, ¿eh? Hecho.

No, no... Eh, ¿cómo que "hecho"?

Soy tu madre, alguna cosa tendré que decir,

¿no? Mamá, mamá.

Soy una mujer adulta que toma sus propias decisiones.

¿No es eso lo que siempre has querido? ¡Felicidades!

A su edad una aventurilla no...

¿Cuándo te irías?

Pronto.

Qué prisas, ¿no?

Pues sí.

(Música tranquila)

(SUSPIRA)

Cuidado, el ojo de Sauron vigila.

¿Qué te pasa? Estás "empanado".

Estaba pensando que yo ya nunca le voy a poder comprar

su primer coche a mi hija. Es que ya es tarde.

Venga, no seas llorón. Tu hija se va a Malta, no a la guerra.

Además, ella es lista. Le va a ir bien, ya verás.

Ojalá mi hijo hubiera salido así. Ahora dice que quiere ser "youtuber"

Lo que inventan ahora para no estudiar.

¿Sabes lo que tienes que hacer? Date un capricho, te lo mereces.

Además de vibradores, tenemos una gama de aceites eróticos.

Este no tiene sabor a nada. ¿Quieres probarlo?

-Perdona. Dime.

Si no me ajusta bien, ¿lo puedo devolver?

Sí, claro, devolverlo...

Bueno, de hecho, este me lo devolvieron ayer.

Que lo disfrutes.

¿Qué?

No me hago a la idea de que se haya ido.

¿Marina?

Ay, ay, ay, tú con síndrome de nido vacío.

A ver si te da por comprarte un caniche, como las viejas.

(RÍE)

Tu hija tiene un par de ovarios como los tenías tú.

En el fondo es pionera en un mundo de hombres, deberías estar orgullosa

Venga, que te invito a un pelotazo en el mexicano.

¿Qué tendrás tú en ese mexicano?

¡Compra, compra, compra!

¡Bien!

Alejandro, aquí se trata de vender, no de comprar.

Y, Adrián, ¿te importa pasarte por mi despacho? Quiero hablar contigo.

Hola. Hola, cariño.

¿Qué tal tu día?

He estado pensando.

Creo que tenemos que aprovechar, ahora que estamos solos,

para hacer cosas juntos. ¿Qué te parece?

Bueno, pues hacemos cosas.

¿Qué pasa, Adri? ¿No te apetece? No, no es eso.

Es Arancha, mi nueva jefa. ¿Sabes qué me ha dicho?

Que en la convención anual tengo que dar yo el discurso.

Pues te vendrá bien, así sales de tu zona de confort.

A mí mi zona de confort me encanta.

¿Y si me pongo malo? ¿En serio te vas a escaquear?

Álex tiene un amigo que por 50 eurillos te hace un justificante.

¿Qué? Adri,

tienes que aprender a ser flexible, a abrazar el caos.

Como los edificios de Japón, diseñados para soportar terremotos.

(Timbre)

(RÍE)

Si es que el caos... No me gusta el caos.

Firme aquí.

Gracias.

(Se cierra puerta)

¿Cómo era eso de ser flexible y abrazar el caos?

Curioso. Tu hija se va de casa y lo primero que haces

es comprarte la tele más grande del mercado.

Sabes que tenía ganas desde hace mucho tiempo.

Ya puestos, también podemos hacer algo que quieras tú.

¿En serio? ¿De verdad? Ay, qué generoso.

Claro.

Pues mira, ahora que lo dices,

podríamos... reactivar nuestra vida sexual.

Ah.

Claro, claro. Bien.

¿Ahora?

(Timbre)

Buenos días. ¿Nadia?

Felicidades. La Srta. Marina le envía una tarta ecológica por su cumple.

Y para empezar con buen pie los cincuenta, una canción.

# Nadia.

# Nadia,

# los cincuenta están aquí.

# Los cincuenta están aquí. #

¡Vamos!

# Los cincuenta han llegado,

# quién te lo iba

# a decir. #

"El último año las ventas fueron buenas.

Diecisiete..." ¿Qué haces ahí?

El coche. Es el único que puede darme paz en estos momentos.

¿Todavía con el discurso? Todavía.

Pero si te acostaste tardísimo.

Pues no me acuerdo de nada, estoy en blanco absoluto.

Adrián, relájate, lo vas a hacer bien. Solo tienes que ser tú mismo.

O mejor: lee las tarjetas y punto.

Vale. ¿Por qué no subes y me haces de público para el ensayo general?

Porque tengo hora en la peluquería y luego he quedado con Lucía.

Ah.

(SUSPIRA)

¡Ay! ¡Oye, oye, oye!

Felicidades, ¿eh? Dime qué regalo quieres y te lo compro,

que últimamente nunca acierto.

La reserva es a las 9, acuérdate.

Sí, después del discurso soy todo tuyo. Es que no me lo sé.

320 cristalitos en el coño con forma de mariposa.

Hala, ya te lo he dicho. ¡No!

¡Sí!

(RÍE)

¡No! ¡Y me he hecho una foto!

Por favor, pero, pero...

¿La quieres ver? ¿A ver?

Mira. ¡No! (RÍE)

Pero, mírala, la guardiana del feminismo.

Oye, ¿qué pasa? Es mi cumpleaños.

Se puede ser feminista y sexy. No, no, si está bien.

Sí.

Para la Mansión Playboy, claro.

No te lo tenía que haber contado. (RÍE)

¡Lo sabía!

Las chicas de la financiera tienen Tinder. Y están a menos de 2 km.

Ven, vamos a buscarlas.

Tienen que estar por aquí.

A ver...

Míralas, ahí están.

La parejita de nuestros sueños. Ven, ven.

"Lorena, 31. Me gusta la velocidad y no soporto las medias tintas."

Esta para mí.

"Manuela, 34. Muy amiga de mis amigas."

Esta para ti. En serio, socio, hazte un perfil de Tinder pero ya.

¿Sí? El harakiri me haría ahora mismo.

Así de histérico la vas a cagar, hazme caso.

Enchúfate una de estas. No, no. no.

Que sí, es un ansiolítico muy suave combinado con un relajante muscular.

Hazme caso, es mano de santo. Adrián, Alejandro:

hoy es un día importante, nos jugamos mucho.

Hay que dejar el pabellón bien alto, han venido los jefazos americanos.

No hablan español, el discurso lo tienes que dar en inglés.

¿Cómo? En inglés.

Hablas inglés, ¿verdad? Me dijiste nivel medio-alto.

Sí, sí. Yes, yes.

Yes, no problem. Very well. All.

¡Hostia!

Mejor... enchúfate dos. Sí, sí, dame dos.

(Aplausos)

Hello.

(Se acopla el micro)

Sí. (MAL PRONUNCIADO) Hello... everybody.

My name is Adrián Pozo.

I prepared the speech in... "Spain",

but Arancha came and said:

"Adrián, is possible in English?"

"Arancha, for Jesus Christ, is possible!"

Eh... Last year we "sell" cars. ¿Eh?

Good.

And this year we "sell" more cars. Very good.

"More good" than last year.

Eh...

Creciendo.

Que es el objetivo, the objective. ¿Eh? (BUFA NERVIOSO)

(Galope de caballos)

(Relincho)

Qué hijoputa. ¿Qué me ha dado?

A ver... (DUDA) Eh... Bueno...

(DICE ALGO ININTELIGIBLE)

Lo siento, tengo que servir ya el primer plato:

"Espuma de mar y montaña".

¿Qué hacemos con el menú de su acompañante?

(Ovación)

Van un inglés, un americano y un alemán,

y le dice el americano...

Do you translate for me, please? Este es buenísimo.

Plato número 9, señora:

"Presa ibérica sobre lecho de aguacate".

No me llames "señora", barbitas, guapetón,

que hoy es mi cumpleaños, coño. A ver ese regalazo.

(RÍE)

¡Ay!

(JADEA)

(Música latina)

(SE SOBRESALTA)

(Música dramática)

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

Lo siento, amor mío. Lo siento, lo siento, lo siento.

¿Me dejas que te lo explique?

A ver, me tuve que tomar un par de pastillas, por los nervios.

Y como no había comido,

claro, al mezclarlo con el champán, mezcló mal.

Cariño, no me mires así.

Entiendo que estés enfadada y que estés así,

pero al no comer... Esto ya lo he dicho, estoy entrando en un bucle

Son dos filipinas

que no conocen la piedad.

Primero te depilan con cera, que duele que te cagas.

Después te untan con un pegamento...

que pica como si hubieras metido el coño

en una colmena de avispas asesinas.

Y empieza el ritual:

320 cristalitos,

uno a uno, durante cuatro horas.

¿Y todo para qué?

Para esto.

¿Pero eso qué es? ¿Qué... te has hecho?

Adrián,

quiero el divorcio.

(SE LAMENTA)

La casa costaba 600.000,

pero ahora mismo... no os darían ni la mitad.

Así que esto os deja una deuda de...

180.000 por barba. ¿Eh?

Treinta kilitos de los de antes.

Ya. Mi consejo ahora mismo es no vender.

Lo más sensato, creo, es esperar a que el mercado vuelva a las andadas.

No, a ver. Pero eso pueden ser años. Sí,

pueden ser años, pueden ser lustros, décadas...

Esto es lo divertido del mercado, que es imprevisible.

¿Y si buscamos otra solución? ¿Y si la alquilamos?

Eso no llega ni para pagar la mitad de la cuota.

A ver, estoy convencida de que podemos

vender esa casa por lo que nos costó.

Seguro que hay alguien que se enamora de ella como nosotros

Y dispuestos a pagar el doble de lo que pagan por la casa de al lado.

Pues sí, porque esa casa tiene una energía muy especial.

Ya estamos con el feng shui.

Lo que está claro es que no voy a vivir contigo.

Cómprame mi parte. Pero tendrás que vender muchos consoladores.

Bueno, vamos a ver, tranquilos.

Yo he tenido aquí delante a muchas parejas

y les puedo decir una cosa:

se nota,

se percibe que todavía queda algo entre ustedes.

Casi se puede oler.

Además, háganme caso, "más vale lo malo conocido".

¡Esto es increíble!

¡La psicóloga esta!

Hola, cariño.

Mira, he comprado algas, vino ecológico.. Bueno, cositas.

¿Adónde vas?

A una cata de tequila. Volveré sobre las 11 o...

Ay, si ya no tengo que darte explicaciones de nada.

He puesto la casa en venta: 600.000 euros. Adiós.

Han llegado los papeles del divorcio Están en la cocina. Fírmalos.

(TV) Para la manada ha sido un buen día.

(Móvil)

¡Huy!

En cuanto al grupo de búfalos, tras meses de ataques,

están a punto de conseguir un indulto. Al menos temporalmente.

No todos los leones cazan búfalos.

# Por eso, por eso me voy.

# Qué lástima, pero adiós,

# me despido de ti y me voy. #

(RÍE)

# Qué lástima, pero adiós. #

(TARAREA LA CANCIÓN)

¡Ah!

Perdón, perdón. Adri, ¿qué haces aquí?

No, no, no...

Te voy a enseñar una cosa, vas a flipar.

Mira, mira, mira, qué esplendor. (RÍE)

Si parece que va a hablar. ¡Malote!

Tápate eso, por favor.

¿Seguro que no quieres darte un homenaje? No me lo creo.

No, seguro.

Hay otro.

Ya te he dicho que no.

Hay otro, es la única explicación.

Adri, créeme, solamente estás tú. Ah, entonces el problema soy yo.

Has cambiado.

Cuando te conocí, querías dar la vuelta al mundo en Vespa.

Los dos hemos cambiado.

Te aburro. Dejémoslo en que...

solo ves lo que hay, Adri,

no ves más allá. Piensas en pequeño, joder.

Claro. Y tú eres una visionaria, la Steve Jobs de los consoladores.

Mira, se ha acabado. Y en el fondo lo sabes.

No me lo pongas más difícil.

Joder, pero yo te quiero. Esa no es la cuestión.

Y cuanto antes dejemos de vivir bajo el mismo techo, mucho mejor.

Entonces eso es lo que quieres, ¿no? Muy bien.

¿Y por qué te has ido tú?

No sé, yo es que creía que me iba a pedir que me quedara.

Pues igual que yo con Elena.

Te digo una cosa: cuando una mujer decide que se ha acabado,

no hay marcha atrás. Si hubieras sido tú el que hubiera roto, todavía

pero habiendo sido ella, llevaba años rumiándolo.

Y tú a por uvas.

Un licor de hierbas para levantar el ánimo.

Muchas gracias, Carmina, por dejar que me quede, ¿eh?

Serán solo un par de días.

Eso mismo dijo este cuando lo dejó la otra.

Mamá, lo mío es temporal. Claro que sí.

Vamos, chicos, por los nuevos comienzos.

Que la vida son dos días.

Me gustaría mentirte, pero... yo creo que hay otro. Fijo.

Pero no te preocupes, lo vamos a descubrir. Te lo prometo.

Mañana. Ahora a dormir.

Oye,

apunta con el "periscopio" para otro lado. Vamos.

Al mínimo roce, te vas a dormir al suelo.

¿Y qué hago con esto yo ahora?

Tiene mala pinta. No sé, ponte a hacer flexiones.

Pero no te acerques. Date la vuelta.

(SUSPIRA) ¿Sabes cuál es tu problema, Adri?

Que no tomas decisiones. Y cuando las tomas, siempre llegas tarde.

Gracias, tío.

Pero ahora tranquilo, ¿eh?

No pienses en nada, la mente en blanco te va a ayudar.

Y, sobre todo, no te des la vuelta.

¿Se puede saber qué haces aquí?

Bueno, me apetecía desayunar un huevo frito

en "mi" casa. Pensé que te habías ido.

¿Irme por qué? Sigo pagando la mitad de esta casa.

¡No te jode! Vete tú. ¿No querías empezar una nueva vida? ¡Pues hala!

(Timbre)

Mira, llega prontito tu amante.

(SUSPIRA)

(Timbre)

Corre, que se te escapa la nueva vida.

Hola. Viene a ver la casa, ¿verdad?

Sí. Pues pase, por favor, pase.

Antes de nada, por confirmar,

piden 600.000, ¿no?

Bueno, eso no tiene importancia, sino que vea la casa.

Tiene una energía...

Pase, pase.

Pase, le va a encantar. ¿Es negociable o no?

No. 600.0000 y punto.

Hemos sido demasiado felices aquí como para andar de rebajas,

¿eh, cari? Mi ex.

Todavía no, querida. Pero vas a firmar los papeles.

Ya lo vamos viendo. No creo que sea el momento...

Perdón. Cuando se pongan de acuerdo, me llaman.

No, pero si ya... ya estamos...

Bueno, era una venta perdida de antemano.

Está muy gordo para tantas escaleras Mira...

(Música ranchera mexicana)

Sal de ese avispero.

Sabes que en mi sofá siempre serás bien recibida.

¿Y aún pagar mi mitad de la cuota para que se adueñe de la casa?

Jamás, Lucía. ¿Qué tal, chicas? Lo de siempre.

No, ponme dos más. Pero bien cargaditos, ¿eh?

Esa casa... ¡Madre mía, esa casa!

Es casa, nada. El problema es él, que no se cree que voy en serio.

Piensa que es una venganza por lo de mi cumpleaños, una rabieta pasajera.

¿Algo que celebrar?

Pues sí, la verdad. Mi amiga, que por fin se separa.

¡Uh!

A ver, se lo has explicado. Si no quiere entender, es su problema.

Estáis separados, ¿no? Pues que se note en todo.

En todo.

Bebe.

Ahí, ahí.

Toma. Se va a cagar.

¡Se va a cagar!

(Truenos)

Tranquilo, cariño, que tú... hoy duermes a cubierto.

¡Me cago en la leche!

¡Nadia! ¡Abre, no te escondas!

¿Por qué has puesto tu coche en mi sitio?

¡Nadia!

¡Joder!

¿Pero qué coño...?

Ay, Dios...

¡Nadia, abre!

IRACUNDO ¿De qué vas con la mierda esta de las etiquetas?

¡Nadia!

¡Dios mío, granizo!

(RÍE MALIGNAMENTE)

(ESTORNUDA)

Joder.

¡Psicópata!

¡Mierda!

¿Tú por aquí?

Buenos días. Pues no, muy buenos no son.

¡Huy! ¿Una noche difícil?

¿Me dices por qué has etiquetado toda la casa?

Muy sencillo. Ya que tenemos que convivir hasta que se venda la casa,

no nos queda más remedio que organizarnos.

Claro, de tu manera.

Desde ahora cada uno se lava su ropa,

se saca su basura, se limpia su habitación y se hace su compra.

Y tenemos que hablar del dinero de la cuenta. Tendremos que repartirlo.

Con la subida del Euribor, la hipoteca se lo ha comido casi todo.

Lo que quede. No queda una mierda, te digo.

Y muy importante, no cogerle las cosas al otro.

Ese café... es mío.

Y la taza... también.

¿Ves qué bien?

Socio, Nadia te está ganando la partida.

Va siempre por delante.

Que no es ella, joder. ¡Ella no era así!

Es la otra, la amiga, la que está detrás de todo.

Ya. Esa bruja bollera... es lista, hay que admitirlo.

Pero da igual, tú tienes lo más importante. Me tienes a mí.

Yo hice un máster en Psicología Femenina cuando me separé.

Lo sé todo. Entonces, ¿qué hago?

¿Que qué haces? Muy fácil, llevar el conflicto a tu terreno.

Debes utilizar tus propias armas.

Tampoco quiero empezar la III Guerra Mundial,

lo que quiero es que todo vuelva a ser igual que antes. Igual.

Borrar estas últimas semanas y recuperar a Nadia.

Grave error, compañero.

Pero, bueno, si es lo que necesitas, yo ahí también puedo ayudarte.

Pues es lo que necesito.

El "reseteo" comienza de fuera a dentro.

Lo primero que haremos es ponerte al día en materia de vello corporal.

Vale.

¡Madre...! ¿Qué pasa?

Nada, nada, tienes la parte de atrás un poquito frondosa. Pero tranquilo,

relájate.

(EN VOZ BAJA) Fuerte.

¡Ah! Hostia, qué impresión.

Bien, bien.

Le haces también las axilas, ¿vale?

¿A ver?

Yo es que no lo veo, no es mi estilo.

Pero, ¿qué dices, tío? Esto es lo que se lleva ahora.

Perdona, ¿a que está guapo mi amigo?

¿A que tú le ves una noche a las 3 en un garito y le tiras los trastos?

¿Ves? No ha dicho que no.

Está fetén. Te busco otra cosa.

("Felicità", de Al Bano y Romina)

# Felicità...

# è tenersi per mano, andare lontano, la felicità.

# Un sguardo innocente in mezzo alla gente, la felicità.

# È restare vicini come bambini, la felicità.

# Felicità. #

(ROMINA) # Felicità...

# è un cuscino di piume, l'acqua del fiume che passa e che va.

# È la pioggia che scende dietro le tende, la felicità... #

¿Qué te has hecho?

Un poquito de chapa y pintura.

Renovarse o morir. Venga,

ahora... siéntate y prueba el vino.

Siéntate, que quiero decirte algo.

Dime.

A ver... O sea...

Hemos ido demasiado lejos. He captado el mensaje, Nadia...

El único mensaje que tienes que captar es "firma los papeles".

Vale, vale, pero antes...

Mira esto.

Venga.

¿Qué te parece?

París, un hotelito con vistas a la Torre Eiffel,

buena comida, buen vino,

museos...

A ver, Nadia, está bien.

Lo siento, Adri,

pero los años que me quedan no los quiero pasar contigo.

Y unas gafas nuevas no van a cambiar nada.

Mejor ceno arriba.

# ...una sera a sorpresa, la luna accesa e la radio che va.

# È un biglietto d'auguri pieno di cuori, la felicità.

# È una telefonata non aspettata, la felicità.

# Felicità. # (AL BANO) # Felicità... #

Te lo dije. Te lo dije y no me hiciste caso.

Pero, bueno, da igual, no pasa nada.

Ha llegado el momento de tomar la iniciativa.

¿Estás preparado? Preparado.

Dame el móvil. ¿Para qué?

Lo primero que vamos a hacer es abrirte un perfil en Tinder.

Sí, hay que ampliar horizontes.

Defínete con dos palabras. ¿Dos palabras? "Adrián Pozo".

No, coño, "Adrián Pozo" no.

Tiene que ser algo... con fuerza:

"Lobo solitario" o...

"Madurito dulce como un mango tropical".

Que sí, sugiriendo.

No lo veo yo eso. Vamos a ver, Adri.

Yo llevo seis meses como "Caradura con principios"

y me va que te cagas. No hay nada como dejar las cosas claras.

Ya está, publicado.

¿Eh?

¿Y esa foto? Que tiene más de diez años.

No, si quieres pongo una actual. ¡Hombre!

¿Tú eres el de la foto? Pues ya está Pero tenía pelo. Mira qué pelazo.

Pues cuando quedes con alguien, dices que te lo has cortado.

¡Pero qué dices!

No. ¡Madre mía!

¿Sabes quién está en Tinder?

Tu prima, te lo juro.

Le daré un "Me gusta" de tu parte. No, no.

Sí, para ir abriendo boca. ¡No!

Sí, sí.

No le has dado, ¿no? Es broma. Es broma.

Sí, es broma.

Si recibes una notificación suya, adelante.

¿Qué?

Ya te dije que lo del punto G está ya muy trillado.

No.

Hay que empezar a vender online, te lo he dicho miles de veces.

Mira, llámame romántica o lo que te dé la gana,

pero yo, antes de invertir en eso, haría una reforma en el local.

¿Cómo?

Que sí, lo transformaría en una librería-cafetería sex shop,

donde la gente pudiera venir aquí tranquilamente,

sin la presión de tener que comprar.

Eso, sin la presión de tener que comprar. Justo lo que necesitamos.

¿Qué? Lucía, tenemos que hacer cuentas.

Despídeme de las incondicionales.

(RÍE)

¿Pero qué es esto?

Hola.

¿Has visto? Yo también sé organizar.

Esa es tu mitad, ahí puedes hacer lo que te dé la gana.

Esta es la mía, ¿eh?

Para mis cositas de persona sosa, aburrida y normal.

¡Ay, y lo más importante!

Ya he firmado, como tú querías.

Mira qué bonita me ha quedado.

¿Qué significa esto?

Significa... ¡guerra!

¡No vuelvas a dirigirme la palabra!

(RÍE MALIGNAMENTE)

("La cabalgata de las valkirias" de Wagner)

¡La madre que...!

¡Qué hijo de puta!

(RÍE)

¡Qué hija de puta!

¡Hombre, Adrián!

No te vi ayer por la tarde en el training del nuevo modelo.

Pásate por mi despacho y hablamos de la evolución de tus ventas.

O mejor dicho, de la involución.

-Perdone. Este es el coche que se conduce solo, ¿no?

Que es como llevar un copiloto.

Bueno, a veces es mejor ir solo, ¿eh?

Navegador de última generación, ¿eh?

Así evitamos discusiones sobre por dónde hay que ir ¿Usted está casado?

En un mes. Este va a ser nuestro regalo de boda.

¿Sí?

¡Vaya por Dios! Pues nada, enhorabuena.

Gracias.

La radio.

La radio. Lo que yo le recomiendo es que memorice usted sus emisoras.

Del 1 al 3 para Vd., del 3 al 6 para su mujer.

Las cosas claritas desde el principio.

Pues a los dos nos gusta la misma música.

¿Ah, sí? Pues nada, ya me lo cuenta usted dentro de veinte años.

¿Y eso de que frena solo en los atascos?

Yo no me fiaría. A veces chocar es inevitable.¡Cuidado!

(Frenazo)

Ah, pues sí que frena, ¿eh? Frena solo.

(Música andina)

¡Dele!

Qué auto tan histórico. ¿Has visto, mijo?

-Ahorita saco yo.

-Pásamela.

¿Pero qué coño está pasando aquí?

Familia, este es Adrián,

el individuo con el que por desgracia

tenemos que compartir la casa.

Hola. -Que Dios le bendiga.

-Hola, ¿qué tal?

Pero, ¿qué has hecho, loca?

Subalquilar la habitación de Marina.

Así no voy tan ahogada. La maldita cuota me estaba matando.

¿Y metes a una familia de desconocidos

a vivir en mi casa sin consultarme?

Tampoco es que nuestra comunicación estuviera siendo... muy fluida, ¿no?

Esta señora les está timando, ¿eh? ¡La mitad de la casa es mía!

Ni caso, amigos, ni caso. Todo chévere.

Mi mitad es suficientemente grande para ustedes y para mí.

¿Ah, sí? Ya lo veremos.

¡Ya lo veremos!

¡Hala, a jugar a la pelotita a su mitad del jardín!

¡Eh, en mi lado no se pisa!

Ni caso.

¡Venga! Vamos, a jugar, a jugar, a jugar...

¡Vamos, vamos! ¡Jueguen, jueguen!

¡Jueguen, jueguen, jueguen!

¿Se puede saber qué haces?

Establecer la frontera.

Ni tú ni tus nuevos amigos

podéis cruzar esta línea.

A no ser... que me des la mitad de lo que les estás sacando.

Hay que decírselo como si fuéramos unos padres civilizados.

¿Serás capaz?

Qué cínica eres.

Si quieres le enseño algunos de tus Post-it de buen rollo.

¡Vete un poquito a la mierda! ¡Estoy en la...!

¡Hola! Hola, cariño, ¿cómo estás?

Genial.

Adivinad quién es la quinta mejor jugadora sub-21 de Europa.

¡Enhorabuena! En serio? ¡Felicidades!

Gracias. ¿Vosotros qué tal?

Tenéis mala cara. ¿Va todo bien?

Bueno, estamos vivos.

Pues seguid así, que me estoy organizando para ir en Navidad.

Papi, mami, que os echo de menos.

¿Seguro que estáis bien? ¿No os pasaréis el día discutiendo?

-Buenas noches, que sueñen bonito.

-¿Pero quién es ese?

Eh...

Un niño. Un niño.

Un niño sirio

que... hemos adoptado entre todos los vecinos. Nos vamos turnando.

¡Fíjate! Me he quedado flojo.

¿Sirio? ¡Pero si tiene un acentazo que no puede con él, mamá!

Bueno, ¿empiezas tú o yo?

Marina, cariño,

¿tú crees que yo he sido un buen padre?

Contéstame, con sinceridad. ¿A qué viene eso?

Bueno, según tu madre, soy un cero a la izquierda,

poco más que un despojo humano...

¡Eres el ser más despreciable y ruin que me he echado a la cara!

¡Te odio!

¡Esta puta casa y este matrimonio es lo peor que me ha pasado!

¡Te odio más!

¡Pues lárgate ya de una vez de esta puta casa si tanto asco te da!

¡Vete a la mierda, gilipollas! ¡Ya lo estoy, como has dicho tú!

¿Quién ha hecho salir al niño? Has sido tú, ¿verdad?

Cariño... Cariño, ¿por qué has salido a lavarte los dientes?

¡Si no hace falta lavarse cada día los dientes!

Tú hazme caso, Walter. Hay que andarse con pies de plomo.

¿Tienes algo a medias con tu mujer?

Sí, nos estamos haciendo una casita en Guayaquil.

¿Una casita en Gua...? ¡No te la hagas, no te la hagas!

¿Pero usted cree que mi Gladys...?

Mira, yo solo creo en las palabras mágicas: reparto de bienes.

Para ti, para mí. Para Gladys, para Walter. Para Walter.

Independencia económica, Gladys. Esa es la clave.

¿Serías capaz de vivir de las jarapas

si te separaras de Walter?

Pues malamente.

Créeme, no te fíes de nada que tenga pene.

(RÍE) ¿Y usted en qué trabaja? Yo tengo un sex shop.

¿Ah, sí? Sí. ¿No has estado nunca en uno?

(SE ASUSTA)

¿Estás loco?

Nadia, basta ya de medias tintas. Mira,

un murete como Dios manda, como el de Berlín.

¿A que sí, Walter?

(CON MIEDO) Lo siento mucho, señora Nadia, pero es que...

él...

me obligó a serruchar el sofá.

Ahí lleva razón "Waldorf"... Walter.

Walter Jefferson, albañil.

Venga, un palmito más y electrificamos.

Gladys, dile al impresentable de mi ex marido

que quiero que ese estúpido muro fuera de mi casa hoy mismo.

No, mira. Mejor le vas a recordar a esta absurda propietaria

que fue ella la que empezó etiquetando la casa.

A ver si consigues, Gladys, que se meta en la cabeza

que lo único que tiene que hacer es firmar los papeles del divorcio

de una puta vez.

¡No pienso firmar nada

hasta que reconozca que va folleteando por ahí!

¡Eso es mentira!

Gladys, dile que ojalá tuviera un amante.

"Ojalá tuviera un amante", díselo.

¡Que ya te oigo, gilipollas!

Os bajo el alquiler.

Y os doy acceso a la bañera de hidromasaje.

Gracias, pero ni modo.

En esta casa habita el mal.

Busquen a Jesucristo en sus corazones, Él les guiará. ¿Sí?

Vale, pero tú recuerda las palabras mágicas, ¿eh?

Reparto de bienes. "Para Walter, para Walter".

Gladys, lo siento mucho. Nos habéis conocido en un momento malo.

Como dicen en mi tierra,

en los malos momentos se conoce a la gente.

Que lo pasen bonito.

-Mami, yo me quería quedar.

-¿En esa casa de locos? ¡Ja! Ni hablar.

-De locos no, mamita. De huevones.

(SUSPIRA) Otra vez solitos, ¿eh, cari?

¡Quita!

Te he cogido un poquito de papel higiénico, ahí van cinco céntimos.

Estás guapa hoy, ¿eh? ¡Sí, señor!

Si te soy sincero, esta falda no termina de hacerte justicia.

Se te ve un pelín... (RÍE)

Tenemos una dilatada experiencia en el sector de más de veinte años,

así que necesitamos una inversión de unos 200.000 euros

para posicionar y lanzar la web.

-Me queda una duda.

¿Qué vendéis exactamente?

Bueno, tenemos un catálogo de más de cien productos...

No,

me refiero al corazón de vuestro negocio.

Lo que os hace distintas, especiales,

únicas.

Bueno, Nadia y yo somos las primeras que abrimos un sex shop

para mujeres en España. Hace ya muchos años.

Y queríamos seguir liberando toda esa energía femenina

que lleva tantos años sometida.

Mmm... Un poco de activismo, qué sexy.

Pero no, tampoco va por ahí. Os voy a decir una cosa.

Si no podéis definir lo que vendéis en una palabra, jamás funcionará.

¿Eh?

A ver...

(ASIENTE)

Vendemos algo que les encanta a todas las mujeres del planeta.

Algo que no engorda,

que nos hace sentir guapas y... llenas de confianza.

Algo salvaje y rompedor

que tiene la capacidad de cambiar el mundo.

Se llama...

orgasmo.

Así, en una sola palabra.

"Orgasmo".

Me gusta.

¿Qué? A casita del tirón hoy viernes, ¿no?

Qué remedio. Qué triste.

Tú estabas soltero, ¿no?

¿Te apetece dar una vuelta?

No jodas, tío, ¿te lo vas a llevar?

"Nos" lo vamos a llevar, un rato.

He quedado con una amigas. A ver si sabes quiénes son.

Venga.

Vamos, tigre.

(Arranca el coche)

(RÍE)

(Motor a muchas revoluciones)

(Derrape)

(Frenazo)

(RÍE)

Tranqui, que yo controlo.

Sí, sí, si yo estoy tranquilo.

¿No te he dicho que hago tests en circuito?

Bueno, cuando quieras te enseño algunos truquillos.

¡Por la noche, que es muy larga y muy joven!

Y ya está. Y ya está.

Venga, adentro.

-¡Hombre, Álex!

¿Qué pasa, chiquitín? ¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

Bueno, bien. Últimamente no salgo.

Pero, bueno, ahora mi socio se ha separado y estamos aquí a tope.

(RÍE)

Moni, ponles otra ronda.

-Una pregunta. Vosotros sois muy amigos, ¿verdad?

¿Nosotros? Más que amigos, hermanos.

Porque nosotras somos pero que muy amigas.

¿Ah, sí? Sí. Y nos gusta compartirlo todo.

-Queremos proponeros un juego. ¿Un juego? ¿Qué juego?

Nosotras lo llamamos "Cuatro por cuatro".

Dieciséis.

(RÍEN)

O dos y dos...

-¿Os animáis o qué? Sí, claro.

¿O vosotros sois más de "Seiscientos"?

¡Venga, otro! -Venga.

Adri, písale un poco, ¿no?

Ay...

(Cindy Lauper en versión techno)

¡Madre mía!

Esto va a ser mítico.

Ya, ya.

(Claxon)

(ASUSTADO) Adri...

Joder, si tengo que morir esta noche, que sea de placer.

Perdona.

¿Es buena idea lo de ir a tu casa? Joder...

Que no, mejor vamos a un hostal. Hazme caso.

Pago yo, que hoy vamos a hacer mucho ruido.

¡Que no, coño!

Si Nadia puede meter a ecuatorianos, yo puedo montar una fiesta.

Chicos, ¿falta mucho para llegar? Estamos ya... Poquito.

Aguantad un poquito. Sí, cuanto antes lleguemos,

antes empezamos.

(EXCITADO) ¡Joder!

(Programa en el ordenador en chino)

Qué bien me caen. ¡Colega!

¡Cuidado!

(Frenazo)

(MALDICE EN CHINO)

¿Está bien? ¿Está...?

¡Todo roto! ¡Roto! ¡Todo roto!

(SIGUE MALDICIENDO EN CHINO)

Estamos todos bien, ¿no? Bueno, pues si estamos todos bien,

sacamos el coche y seguimos por donde íbamos, ¿vale?

Vamos, Adri.

Nosotras nos vamos. ¿Os vais adónde?

Que no, que tenemos que seguir con la fiesta.

¡Gracias por una noche mítica!

Eh, que pedimos un taxi y seguimos con lo nuestro.

¡Eh! (EN VOZ BAJA) No os vayáis.

(DECEPCIONADO) Bah.

(SE LAMENTA EN CHINO)

Bueno, el coche tampoco está tan mal, ¿no?

Espera, que llamo a un amigo mío chapista que nos lo va a dejar fino.

Espera, que lo voy a llamar. Estamos muertos, Álex.

Estamos muertos.

No, no, no pasa nada. ¡Qué coño!

Adri, ¿sabes lo que vamos a hacer?

Que conducían ellas. Me tenía que haber ido a mi casa.

Amigo, una cosita. Todo ha sido muy confuso, ¿vale?

Pero tú has visto quién conducía. Nosotros no.

Conducían ellas, las chicas que se han ido corriendo, ¿vale?

Diez mil euros.

Tú debes diez mil euros.

¿Cómo?

¿Por un escaparate y unos panchitos? ¡Tú estás flipando!

¡Todo roto, todo roto! ¡Diez mil euros!

Vale, te doy a dar mil euros porque me has caído bien.

Pero tienes que decir que conducían ellas.

¿Tú chantaje a mí?

¿He dicho yo esa palabra?

¿Qué dice el chino?

(HABLA EN CHINO)

Creo que está llamando al seguro.

Está muy enfadado.

Una historia muy interesante. Bueno, bueno, bueno...

Pensareis que estoy disfrutando con todo esto.

Pues sí. (RÍE) Sí, sí, sí, para qué os lo voy a negar.

Ya estaba resignada a teneros por aquí, pero...

por fin voy a poder contratar a dos chicos más jóvenes, con máster,

que cobren la mitad de sueldo.

Si sois tan amables,

me firmáis aquí.

Y mucha suerte, la vais a necesitar.

¡Guau!

Ya no quedaban garitos por cerrar, ¿eh?

Y ahora de empalmada al curro. ¡Di que sí!

(RESACOSO) Vete a la mierda.

Resumiendo: nosotros inyectamos 250.000 euros,

y compramos la marca y el 99% de la compañía;

y vosotras sois parte del equipo directivo.

Esto es un win-win total.

Esto un contrato estándar. Lo firmáis y cerramos el acuerdo.

Bueno, pero por muy estándar que sea,

habrá que leerlo primero, digo yo. ¿Qué estás haciendo?

Esta relación debe basarse en la confianza. Si no lo veis claro...

Sí, sí, sí, lo vemos cristalino.

Nadia, no podemos firmarlo sin haberlo leído.

¿No te das cuenta de que nos están haciendo el lío?

¿Qué lío? Siempre desconfiando. Yo tengo una hipoteca que pagar.

Ya salió el temita de la hipoteca. ¡Estoy hasta el coño de tu hipoteca!

Si tenéis visiones distintas, hay una solución:

mantener la tienda física al margen del acuerdo.

Pero tendríais que dejar de ser socias.

Bueno, tu madre, ya la conoces.

Llevaba tiempo queriendo hacer cosas juntos

y al final nos vamos a París.

Como una segunda luna de miel.

¡Qué bien! Papá, me alegro mucho. Me dejasteis muy preocupada.

Bueno, hemos pasado un bachecillo.

Pero nos hemos propuesto superarlo juntos.

("Karma Chameleon", Culture Club)

# Dessert loving in your eyes all the way.

# If I listen to your lies, would you say

# I'm a man without conviction,

# I'm a man who doesn't know.

# How to sale a contradiction?

# You come and go,

# you come and go.

# Karma, karma, karma, karma, karma chameleon.

# You come and go,

# you come and go.

# Loving would be easy if your colors were like my dreams.

# Red, gold and green.

# Red, gold and green.

# Didn't you hear your wicked words every day

# and you used to be so... #

Lo difícil era dar con el socio adecuado

para "Los juguetes de Nadia".

Y, la verdad, es que conectamos desde el principio.

Sí, formamos un tándem... fantástico.

(RÍE)

Claro. Yo aporté la visión empresarial,

y ella el espíritu y conocimiento del público femenino.

Al fin y al cabo, no se trata solo de vender, ¿no?

(Se abre y cierra puerta)

(Música de intriga)

(Ruido de ducha)

# Qué lástima, pero adiós... #

(TARAREA LA CANCIÓN)

¡Lo sabía! (ASUSTADA) ¡Ah!

¡Sabía que tenías un lío! ¡Te he pillado!

¿Qué haces aquí? ¿Estás loco?

¡Y aquí están las pruebas!

¿Me estás espiando el móvil?

Pues claro que te estoy espiando. Y ya no hay ninguna duda.

Mira, frasecitas con puntos suspensivos,

emoticonos con guiños y besines...

¡Y hasta un selfi!

Y hasta es guapo el hijo de puta. ¿O también me lo vas a negar?

Un segundo, ¿crees que tengo una historia con Nacho?

¡No es que lo crea, lo sé!

Claro, como hacéis "un tándem fantástico".

¡Por el amor de Dios, Nadia! Si tendrá trece años.

(CARCAJADAS)

Ay, si te vieras...

Entonces lo reconoces.

¿De verdad crees que hacemos buena pareja?

¡No me busques! ¡No me busques, que me encuentras!

¡Esto es muy serio!

No, lo que es serio es que ya estemos a día 15

y tú no hayas pagado tu parte de la cuota.

¿"Problemillas económicos"?

Un retraso más y hablo con mi abogado para que te eche de aquí.

Lo sabía, es que lo sabía. Y además es un chaval, joder.

Pero es guapo, ¿eh? Yo lo veo...

guapo.

Te lo dije. Pero no te quejes, que lo mío es muchísimo peor,

llevo dos meses sin pasarle nada a Elena.

Y ahora mi hijo me ha pedido un móvil para su cumpleaños.

Pero no un móvil normal, no,

un móvil... de los caros. A ver qué hago ahora.

Si es que somos dos gilipollas a la deriva. ¡De verdad!

Chicos,

¿os interesaría una inversión que dé dinero rápido? ¿Eh?

Nadia,

¿dónde estabas escondida tú?

No estaba escondida,

estaba anulada.

Demasiada gente a mi alrededor que me decía "no puedes",

"no merece la pena", "no lo intentes"...

Y yo me lo creía.

Si tú lo tienes claro, no dudes en lanzarte a la piscina,

aunque todo el mundo te diga que es una locura.

Tienes razón.

Voy a por un reserva.

Hay que brindar por estos 6 meses de muy rentable asociación.

Y lo que nos queda.

Ponte cómoda.

Los dos éramos de lanzarnos a la piscina, ¿no?

Eh...

(Timbre)

¿Esperas a alguien?

Pues sí, al resto de la empresa.

Están todos invitados.

Bueno, pues casi que lo dejamos para otro día, ¿no?

(Timbre)

(ACENTO ESLAVO) No os preocupéis, chicos. Son muy tranquilas.

Lo más importante: la comida.

He traído un aperitivo, para que veáis cómo funciona.

Mirad.

La echáis ahí dentro

y ellas se encargan de todo.

Vosotros dejadlas engordar

y en unos meses valdrán diez veces más.

Esto es como tener lingotes de oro en casa.

¡Madre mía, el dinero que vamos a ganar!

Eso sí, hay que ser muy frío;

Si no, (RÍE)

cuando toque venderlas se os va a romper el corazón.

Claro.

Venga, ven con papá.

¿Pican? Qué va, son constrictoras.

Ya. A ver...

Oye, ¿y Nadia qué opina de todo esto?

(RÍE)

Nadia...

Eres tonta.

Eres tonta, eres tonta.

¿Cómo puedes ser tan tonta?

Si no comes, no engordas. Y si no engordas, no me sirves.

Para eso crío... periquitos, ¿eh?

Ya lo sabes, el próximo día... dos ratones.

Uno no, dos.

¿Qué es eso?

¡Ah!

Mi nuevo trabajo, herpetólogo.

Bueno, pues ya soy un emprendedor, como tú.

¡Saca a esos bichos de mi casa!

¡Sabes que si hay una cosa en la vida que no soporto son los...!

Porque no las conoces. Si son más buenas... Mira, te las presento.

Ella es Daisy, ella es Pimpinela, Isabel...

Anda, me falta la grande. ¡Conchita!

Si la ves por arriba, dímelo.

¡Te odio!

Guapas. ¡Cabrón!

(SOLLOZA)

(Música rock)

¡Esto sí que es un reparto justo!

(GRITA CONTENTA)

¡Jódete!

¡Nadia!

¡Nadia! ¡Para, para, por favor!

¡Para!

Hago lo que tú quieras, pero este coche es lo único que me queda.

¡Tienes una hora para sacarlas de casa!

Vale... ¿Una hora? ¡Una hora!

Nadia, por favor...

¡Nadia! Vale, tú no te preocupes, ¿eh? Pero tú tranquila. Tú...

tranquila. Sí, estoy muy tranquila.

Estoy muy tranquila. No, yo te creo. ¡Hostia puta!

Lo siento, chicos, pero no os puedo devolver la pasta.

Mira, como mucho, me quedo con ellas.

Y si aparece algún comprador, vamos a pachas.

¿Cómo que a pachas? Nos has soplado 3.000 pavos por las culebras.

Ya te dije que lo siento,

pero... es lo que hay.

Pues nada, nos las llevamos.

Ya os dije que os iba a costar deshaceros de ellas.

(RÍE)

Buenísimo el arroz con leche, ¿eh, Carmina?

Espectacular.

A ellas también les ha gustado, se relamen.

Te lo digo por última vez: o te las llevas

o se las regalo a los chinos del restaurante de abajo.

Hola, buenos días. -Hola, buenos días.

-Venimos de la agencia. -Ah. Pasad, pasad, bonitas.

-Buenas...

-Paca me ha dicho que vosotras os encargáis de todo.

-Por supuesto, señora. Usted solo tiene que cobrar.

-Qué maravilla. Mamá, ¿no irás a vender el piso?

No, de eso nada.

Voy a ponerlo en el (MAL DICHO) "AirBnB" ese,

porque Paca, la del tercero, está ganando un dineral.

¿Y tú adónde vas a ir?

A Gandía, a vivir como una reina.

¿Y yo?

Tú te buscas la vida, que ya eres mayorcito.

¡No me jodas!

Vamos para adentro. Ya veréis qué vistas.

Nadia, Nacho está reunido.

-Nadia, justo estábamos hablando de ti.

Mira, ella es Susan Wong.

-¿Qué tal, Nadia?

-Medio minuto y vuelvo contigo.

Siéntate.

Quería pedirte disculpas, anoche creo que hubo un... malentendido.

No, tranquila.

No es la primera vez que me pasa.

Por cierto,

las previsiones para estos próximos meses son decepcionantes.

No vamos a crecer más del 12%.

¿Y eso es malo? Malo no, letal.

Estancarse es la muerte.

Pero ayer estábamos celebrando...

Ayer es el Neolítico, querida.

En este negocio hay que mirar al futuro y moverse rápido.

Por eso está aquí Susan. Habla inglés, español y mandarín,

lo que impulsará nuestra expansión internacional.

A partir de hoy es la nueva directora general.

(SORPRENDIDA) ¿Qué?

Yo soy la directora general de "Los juguetes de Nadia".

¡De "Nadia", no de Susan!

Ya hemos firmado tu destitución.

Página 83, tercer párrafo, punto 5: "En cualquier momento y sin aviso,

y siempre que la marcha del negocio así lo aconseje,

la junta de accionistas..." ¿Qué dices?

No te lo tomes como algo personal, te lo pido por favor.

Business is business.

¿Ves esa joya de primera generación?

Mírala.

Era una máquina prometedora, pero luego vino otra mejor.

Hay que mirar siempre hacia adelante y no estancarse,

no aferrarse a las cosas.

Nadia... ¡Nadia!

(GRITA)

¡Vete a la mierda, niñato! ¿Qué has hecho?

¡Este ordenador valía más de lo que vas a ganar en toda tu vida!

¡Te voy a demandar! ¿Me oyes?

¡Tus nietos me van a seguir debiendo dinero!

(LLORA)

¿Pero qué has hecho?

"Atrévete a soñar", dicen.

"La edad no importa".

¡Venga ya!

"Sé tú misma, recíclate,

reinvéntate,

llénate el coño de cristalitos de colores".

Y yo, como una imbécil, me lo tragué.

Y claro... ¡Pum!

Me he pegado el hostión padre.

Oye, la amiga con la que venías siempre, ¿dónde está?

Buena pregunta.

Anda, ponme otra.

Traicionado por la mujer que me dio la vida.

Tu madre tiene derecho a mudarse a Gandía.

Sí, claro, tú dale la razón.

Voy cuesta abajo.

Bueno, hombre, para eso están los amigos.

Oye, si no te importa, déjame la habitación grande.

Necesito estar conmigo mismo. Ya.

(Explosiones)

¿Pero qué es esto?

Nadia, cuánto tiempo.

Estás más fondoncilla, ¿no?

¿Qué haces tú en mi salón?

No, "nuestro" salón.

He llegado a un acuerdo con Adri, ahora también es mío.

Lo que me faltaba...

Prefiero vivir con las serpientes, mira lo que te digo.

¡Largo!

¡He dicho que largo!

De eso nada, Álex se queda. ¡Y suelta el atizador!

¡Este cretino se va ahora mismo de mi casa!

He dicho que se queda. En mi mitad de la casa

hago lo que me da la gana. ¿Sabes qué te digo?

¡Que vamos a solucionar esto de una vez por todas!

Socio, creo que se está caldeando el ambiente. Yo mejor me voy.

No, no, no, tú te quedas. Te necesito a mi lado.

¡Ahora sí vamos a repartir como Dios manda, para que no haya dudas!

¿Eh, Adri?

¿Pero adónde va?

¡No, no, no!

¿Pero qué haces, loca?

¡Mi tele!

¡La madre que te parió!

¡Tu... puto... ordenador!

¡Cabrón!

Quiero la mitad de mi home cinema.

¡Mira, la pantalla para ti entera!

¡Así puedes seguir con tu puto libro!

¡Gilipollas! ¡Te vas a enterar!

¿No querías que leyera sobre feminismo? ¡Toma!

Para mí. Para ti y para mí. ¡Hala!

Chicos, que yo me pillo un hostal y estoy como un rey, ¿eh?

¡Que te calles! ¡Siéntate de una vez!

Yo quiero mi mitad de tu superbutaca favorita. ¡Aquí la tienes!

¡Mira tu feng shui!

¡A la mierda el puto chino!

¡Hala!

¡Te vas a enterar, hija de puta! ¡Te vas a enterar!

(GRITA ENTUSIASMADA)

¡Ahora ya hay dos butacas!

Que no sea por mí, ¿eh, chicos?

(GRITA)

Tus trofeos.

Tu trofeo "Vendedor del mes de 2006".

¡Te voy a guardar la placa!

¡Te la guardo para que te acuerdes del momento cumbre de tu carrera!

Los zapatos también habrá que repartirlos.

¡No, mis Jimmy Choo!

¿Qué quieres? ¿Punta o tacón? ¡Hala!

¡Te odio!

¡Y odio tu música italiana!

¿Cómo se llamaba esto? ¿"Sujetador de encaje"?

¡Toma, ya tienes dos, para que combines!

"La dolce vita". ¡La dolce mierda!

Tu Château Margaux. ¡A volar!

Hombre, el viaje a Marruecos.

Mi mitad de tu Vega Sicilia...

se me ha caído.

¡Qué coñazo de viaje! ¡Qué aburrimiento!

El té rojo, el té verde... ¡El té mierda!

Tú queriendo dar la vuelta al mundo en Vespa.

Mira lo que queda del aventurero. ¡No queda nada!

El viaje a Galicia.

Tu intoxicación por marisco, lo mejor. Casi te mueres.

Y tú en la Feria Internacional del Automóvil de Múnich.

Esta mierda.

¡Nada!

¡Basura!

¡Recuerdos de mierda, una vida de mierda!

Mira, mira, mira lo que tengo aquí.

Nuestra boda.

¿No serás capaz?

¿Lo mejor de todo?

El guapo del bigote.

Pero, ¿cómo no se me ha ocurrido antes?

¡A la mierda con la boda y conmigo! ¡A la mierda con todo!

¡Adrián!

(SE LAMENTA)

¡No, Adri, no! (SE QUEJA)

¡No, eso no, por Dios, que hay límites! ¡Adri!

¡Adri!

¡Adri, por favor!

¡Adri, no! ¡Adri! ¡Adri!

¡Adri! Adri...

No, no, no, Adri. No, espera.

¿No querías romper con el pasado? Pues hala, dile adiós a la yaya.

¡Dile adiós a la yaya!

¡Adri, por favor! ¡Devuélvemela, devuélvemela!

¡Y una mierda! ¡Bruja! ¡Te odio!

¡Devuélvemela! ¡No me da la...! ¡Ay!

¿En los huevos, hija de puta?

¡Ay, mi oreja!

¡La oreja! ¡Ay, hija de puta!

¡Joder!

¡No me pegues más!

¡La nariz no! ¡No!

¡Fuego!

¡Fuego! ¡Fuego!

(Sirena)

¿Tienen alguna idea de cómo se originó el fuego?

No.

¿Pero qué ha pasado?

¡Hola! Marina, ¿qué haces aquí?

Os avisé de que venía por Navidad.

Bueno, que... os presento a Andreas.

¡Sorpresa!

¡Madre mía!

Pero, ¿os habéis vuelto locos o qué?

¿Es esta la segunda luna de miel, papá?

A ver... Eh...

Nos estamos divorciando.

Sí, nos estamos divorciando y ha habido tensión, cariño.

Las cosas..., bueno, se han ido un poco de madre.

¿Un poco?

Esto no es un divorcio, es el Apocalipsis.

¿Habéis visto "La guerra de los Rose"?

Y queréis acabar como ellos.

Pues quién lo diría.

Come on, Andreas.

¿Os vais?

Pues sí. Creo que tenéis mucho de lo que hablar.

¿Sobreviviréis...

o nos quedamos aquí en plan cascos azules de la ONU?

Estaremos bien, somos adultos.

-They're getting divorced. -Ah. Oh, okay. Uh...

(TÍMIDO) Good luck with... that. (RISA NERVIOSA)

(Música triste)

(SUSPIRA RESIGNADA)

Mira lo que ha sobrevivido al aquelarre.

Tus pastillas del amor.

(RÍEN)

Menuda la que liaste aquella noche. Madre mía...

(Disparo)

(Golpe)

(Golpe)

(Golpes)

Hola.

Buenos días. Buenas. ¿Quieres?

Firmado.

Divorciados.

Divorciados.

(Móvil)

¿Sí?

Antes de nada, ¿volvió a prender la mecha del amor?

Prendió la mecha, punto. Esto.

Bueno, a lo que iba.

Les presento el casino Dragón Amarillo.

Hoteles, parque temático, línea de metro directa al aeropuerto.

¿Y a que no saben dónde se va a ubicar este complejo?

Exactamente en la puerta de su casa.

Así que tienen que comprar la urbanización entera.

¿Eso es verdad? ¿No hay ninguna cámara oculta?

Ninguna cámara, amigo. Esto es la economía global.

Los chinos tienen dinero, nosotros tenemos casas.

Bueno...

Pues nada, ya les iremos informando.

¿Tú crees que esto será verdad? No sé, a mí..

Estos macroproyectos acaban siendo siempre humo, acuérdate de EuroVegas

Hala, hasta luego. Hasta luego.

Bah, una mierda.

¿Pero el eslovaco y tú vivís juntos? Sí.

Es decir, os acostáis juntos. Es polaco, no eslovaco.

Pero, además, la pregunta del millón es otra.

Ahora aquí, ¿qué?

Pues a seguir intentando vender esta casa.

Mientras no acabéis juntos otra vez...

Ni loca.

Ni aunque se apunte a un gimnasio, vamos. Ni que se ponga pelo.

Tu padre tiene micropene. ¡Mamá!

Y tenías que saberlo. ¡Que no!

(RIENDO) Así te lo digo. ¡Qué mala, mamá!

¿Tienes un coche clásico y le quieres hacer una puesta a punto?

Te lo recogemos en casa y te lo devolvemos como nuevo.

Tenemos más de 20 años de experiencia

y solo usamos recambios originales.

Ven a Carroza's, tu taller mecánico vintage.

¡Y corta!

(Clic)

Perfecto.

Ahora vamos a hacer una escenas como si estuvierais trabajando.

Lo que quieras, hijo. Eres el "youtuber" de la familia.

Gracias.

Adrián, ¿qué tal? ¿Cómo está?

Le presento a Mister Wang Xi-Tse. Ah.

Él es Adrián Pozo, uno de los propietarios.

Pero, vamos, con él ya hemos negociado.

-(MUJER HABLA EN CHINO)

Arigato.

Ni hao. -Bueno... (RÍE)

A Mister Wang le gusta supervisar personalmente sus proyectos.

-(HABLA EN CHINO)

Bueno, pues ya está, ¿eh? Está todo solucionado, enhorabuena.

Vamos a ver la zona de la laguna.

No se preocupen, que en España no llueve nunca. Esto es raro, díselo.

Adri, ¿no iréis a vender la casa? Sí.

Pero, ¿y dónde vamos a currar?

Hay que ser flexibles, Álex, como los edificios de Japón.

Esta vida nómada me está martirizando.

No me lo creo.

(Música oriental)

Por la libertad,

que no se valora hasta que se pierde.

Y por los chinos, que no se valoran hasta que te salvan el culo.

(RÍEN)

Oye,

ya que es la última noche...

Es que, si no te lo pregunto, reviento.

Era Nacho, ¿no?

No. "N-O", no.

Nunca he tenido nada con Nacho.

¿Nunca me has puesto los cuernos? No.

¿Y tú? Nunca.

¿Ni cuando te ibas a Alemania? No, no, nunca.

¿Ni en cenas de empresa, con Álex? Nunca, nunca.

(RÍE)

Pues yo, en 2005,

creo que fue... que fui a Ámsterdam, a una feria de juguetes eróticos.

Con un australiano que estaba buenísimo. (RÍE)

Vaya...

Y un polvo esporádico con João, el profesor de capoeira.

¿En serio? ¿Con el armario ese, el mulato, negro...?

Joder.

Así que dos, ¿eh?

Joder.

¿Y tú ninguno? Soy gilipollas.

¿A qué hora llega tu camión?

A las 7. ¿Y el tuyo? A las 7:30.

Bueno, pues a descansar. Pues a descansar.

Buenas noches. Buenas noches.

(SIMPÁTICO) Perdona. No, pasa.

Voy yo ahí.

(BAJITO) Vale.

¿Tienes fuego?

No.

Iba a por una madalena. Y yo a fumarme un porro.

(RÍEN)

Bueno, me voy antes de que llueva más.

Bueno, pues... nada, que te vaya bien.

Nos vemos, ¿no?

Oye, oye,

¿sabes qué? Ayer estuve a punto de llamar a tu puerta.

Pues te hubiera echado el mejor polvo de despedida de la historia.

(INCRÉDULO) ¡Sí, hombre! ¡Sí!

Si es que somos más tontos...

(Móvil)

¿Sí?

Sí.

¿Qué?

¿Cómo?

Hostia...

¡Nadia, espera!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Espera!

Nadia.

¿Qué pasa?

¿No será la típica carrerita de final de peli romántica?

¡Malas noticias!

Muy malas, malísimas.

¡Habla, coño! ¿Qué pasa?

Bolsa de Shanghái hundida, Mister Wang... arruinado.

¿Cómo? ¿Y entonces? Pues que se anula la operación.

Nos quedamos con la casa y con la hipoteca.

¡Ya está vendida, ayer ingresamos los cheques!

No, que los han rebotado. Se ve que hay una mierda de cláusula...

(GRITANDO) ¡No!

(Zumbido de motor)

(ENTUSIASMADA) Adrián, ¿lo has visto?

Lo he visto.

¡Hoy es el día! Sí.

Vamos a celebrarlo. Anda, abre.

(Descorcha)

Esta mañana, cuando he visto que era la última cuota,

no he podido evitarlo y me he puesto a llorar.

Sí.

Bueno, por la mejor... pareja,

ex pareja, vecina y compañera de piso

que un hombre pueda tener.

Bueno, ¿y qué planes tienes ahora?

Disfrutar de mi casita. ¿Y tú?

Pues han abierto un hotel con encanto en la Luna.

En la Luna tiene que ser carísimo. Bueno, barato no es.

Por eso he estado pensando pedir una hipoteca inversa ¿Qué te parece?

Es como una hipoteca normal,

pero el banco te paga un dinerito al final de mes

y, cuando la palmas, se quedan con la casa.

Nadia, si acabamos de... Bueno, piénsalo un poquito.

Tampoco nos ha ido tan mal.

Nadia... ¡Va!

("Felicità", de Al Bano y Romina)

Somos cine - Bajo el mismo techo - ver ahora

Lejos del mar

Santi sale de la cárcel y viaja al sur para visitar a Emilio, un antiguo compañero de celda que arrastra una enfermedad terminal. La casualidad hace que tropiece con Marina, la doctora que atiende a su amigo, con quien Santi tuvo un encuentro terrible hace muchos años y que ha marcado desde entonces la vida de ambos. Este reencuentro les hará revivir los horrores del pasado.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Lejos del mar - Ver ahora
Transcripción completa

Perdón.

¿La calle del Carmen?

Sí, no tiene pérdida, al fondo a la derecha.

Gracias. Nada.

Hola.

¿Está Emilio?

¿Quién pregunta?

Un amigo suyo.

¿Qué quieres de él?

¿Usted es su madre?

Coincidimos en Soto.

Soy Santi.

¿Santi?

¡Ay! ¡Pasa!

¡Pasa, pasa, Santi! ¡Modesto!

¡Ay! Dame un abrazo.

Lo bien que te portaste con mi Emilio.

No te creas que no lo sé yo.

¡Modesto! Pasa.

¡Modesto!

(CON LA BOCA LLENA) Y viene... con el juguete roto,

que cómo lo podía arreglar.

Además de roto, viejo, el juguete no valía pa' na'.

Y le digo:

"Emilio,

eso es pa' tirar".

Y me mira todo chiquitico,

con esos ojos de gatico bebé y me dice:

"¿Tirar de dónde?".

Y obediente, y buen niño,

el que más.

Luego, los amigos que se echó,

a los 14, a los 15.

Los sobrinos de Hortensia, la ferretera de Campohermoso.

A esos no los perdono yo.

Si te hubiera conocido a ti de joven...

Es lo que tiene crecer en un pueblo chico.

Lo que hay es lo que hay,

y tú te haces a lo que hay. Y no hay más.

¿Cuándo le dan el alta?

Ya mismo.

Tiene una poquita de neumonía, pero muy poquita.

¿Neumonía? -Tiene hecho polvo el hígado

de la dichosa hepatitis,

y todo se le complica.

Y tiene una infección en los pulmones.

Una neumonía muy chica, muy chica.

¡Tan chica no será si lo han tenido que ingresar!

Santi, ¿qué es lo que tienes ahí? No, es una...

Me quemé con un soplete en el taller.

Ay, ya está aquí la niña.

¡Hola, princesa!

Anda, hija, que vaya horas.

La hora a la que salgo, ¿qué quieres?

Ay, que te sirvo.

Y saluda, que tenemos invitado. -Hola.

Hola, ¿qué hay? Es Santi,

el ángel de la guarda de tu hermano, en Soto.

¡Ah, el famoso Santi! Sí.

De todas maneras, se avisa, ¿eh?

Bueno, ¿me habéis esperado? No, pues no se me riñe.

Te enfadas si esperas, si no, no.

¿Vas a ir a ver a tu hermano? -¿Cómo no va a ir la niña?

Pues te llevas a Santi.

Tengo curro, pero mañana libro.

Te quedas aquí.

(JUSTA) Sí, si tenemos dos camas.

¿Pero lo habéis hecho con el profe o es un material nuevo?

De mi plastilina también naranja.

¿Los brazos y las piernas eran del mismo material?

No tenía piernas. Ah, ¿no le has hecho piernas?

¿Y la cabeza?

Con color naranja.

Buenos días.

¡Mamá, mamá! -¿Doctora?

Doctora Marina...

Mamá, ¿estás bien?

¿Qué te pasa?

Mamá, levántate.

Mamá. Coge esto.

Niño, ven.

¿Puedes?

Vamos.

(Puerta abriéndose)

¡Oh!

¿Qué pasa, tío? ¿Cómo estás?

Cuidado, cuidado, cuidado. Cuidado.

¡Joder!

Tienes una pinta cojonuda.

¡La Virgen!

¿Pero cuánto tiempo llevo yo aquí?

Si mi compadre y mi hermana no se conocían

y tienen un niño criado. ¿Tú eres mi sobrino?

No. -El hijo de la doctora, chacho,

que se ha desmayado, se la han llevado a Urgencias.

La doctora de los ojicos bonicos.

Mira. ¡Oh!

¿Qué te traigo?

(RÍE) ¡Coño!

Nuestra ventanita al mundo en el chabolo.

Esta foto la tenía yo en Soto.

se la dejé a mi compadre pa' que la cuidara

y me la devolviera al soltarle.

¿Cuándo has salido?

Este miércoles.

Llegó ayer a casa.

He dormido en casa de tus padres.

En tu habitación. (RÍE DOLORIDO)

¡Lucas! Vamos, campeón.

¡Muac!

(Mensaje del móvil)

Qué callada estás.

(Mensaje del móvil)

(Marcación telefónica)

¿Me lo dices a mí o a tu teléfono?

Mamá se ha desmayado.

¿Es verdad eso? No.

Me ha bajado un poco la tensión, eso es todo.

A ver si estás embarazada.

Mira que... Que no, Andrés.

Me han hecho una analítica.

(Mensaje del móvil)

No sé quién está en el periódico, pero igual tengo que ir al cierre.

(Móvil)

¡Joder! ¡Perdón!

Sí, soy Andrés, dime.

Me pillas cenando.

No, si tengo que ir, voy.

El tiempo de llegar, sí.

Hasta ahora.

(Motor en marcha)

Ya está.

9922,

este es tu pin.

9 de febrero.

¿Cómo-cómo hago pa'... pa' llamar a mi madre?

Dime. Eh...

944...

150... 444.

¿Ya está?

Ama.

Ama, soy Santi.

Bien. Bien, bien, aquí en la playa. Bien.

Bueno, qué novedad, ahí siempre llueve.

¿Qué tal tú? ¿Qué tal estás?

¿Qué tal el viaje de vuelta con Asun?

Ya te dije, sí, sí voy... a volver.

Eh... No sé.

Sí, no... Ama, no lo sé...

Espera un momento. ¿Qué hostias haces?

Joder... Ama.

¿Ama?

Pues claro que os quiero, joder.

A mí también se me hace duro, ama.

Sí, sí.

Claro que echo de menos, ¿cómo no voy a echar de menos?

Ama, mamá, no llores.

No.

Dale un beso a Asun. "Agur". Os quiero, "agur. Agur".

¿Qué?

Qué jodido.

Me vinieron a buscar a la salida del maco y...

y volverse otra vez pa' arriba solas pues...

pues es jodido.

Y no me entienden.

No entienden que esté aquí.

¿Qué vas a hacer?

No sé.

Ahora volver pa' arriba pues...

No sé, son muchas cosas.

¿Te vas a quedar aquí?

Siempre has sido muy rarito.

¿Eso de ahí qué es?

Aquí siempre lo hemos llamado El Balneario.

Lo hicieron los de las minas de Rodalquilar.

El Valdemontero me contrataba cuando de chaval "pa" vigilarlo.

Una vez se me colaron unos punkis alemanes.

O sea, ¿eso es de Valdemontero?

De Valdemontero,

del súper Las Negras. Es suyo.

Su abuelo, que era capataz en la mina,

pero no vienen nunca

y siempre tienen jaleo con los okupas en verano.

¿Eso de al lado, eso que se vende?

Eso es pa' las canoas.

Cerró, una ruina de negocio.

Si en invierno aquí no viene ni Dios.

¡Joder! Qué limpio y ordenado está todo esto.

El chabolo siempre es limpio, padre.

Toma, es tuyo, te lo has ganado.

Lo que va de mes currando.

Pero estoy viviendo aquí.

En casa eres mi invitado; en la furgoneta, mi empleado.

Cógelo. Yo lo cojo.

No sabes cuánto me hubiera gustado dártelo a ti,

no lo sabes bien, hijo.

Venga, muchas gracias.

(SUSURRA) La mitad de esto es tuyo.

Yo te lo guardo.

Aquí va lo mío...

y lo tuyo, aquí.

Listo.

Ay.

(Claxon)

(Risas)

¡Cosa guapa mi máquina, ¿eh?!

¡Es de los dos!

¡Es un regalo, toda tuya!

¡No! ¡No, no, es de los dos!

(Motor acelerando)

(GRITA A LO LEJOS)

¡Está to' guapa mi máquina! ¿Eh? ¡Hostia!

(Claxon)

(Claxon)

¡Qué guapa, chacho!

¡Hostia...!

Sí, sí va a haber fiesta, ¡es mi cumple!

No, porque yo he hablado para que no tengas cumpleaños este año.

¡Que tú no cumples! ¡Ay!

¡Hola!

¡Mami!

¿Qué tal, mi amor? ¡Huy!

¿Qué ha pasado, Marina?

No fuiste buscar a Lucas al colegio.

Me avisaron, llamé a Alfonsina, lo llevó al hospital,

pero no estabas.

He salido antes.

Ya. Me lo trajo al periódico.

Mami, ¿a que sí que voy a tener fiesta de cumple?

Claro que sí, mi vida, pero todavía falta.

Oye, ¿quieres ver a la abuela este fin de semana?

¡Sí! ¿Sí?

¿A Madrid? Claro, si te lo dije.

Te dije que íbamos a verla este fin de semana.

Había quedado con Juanjo para tirar unos zarzales.

Vamos Lucas y yo.

Se lo prometí hace tiempo.

¿Qué te iba a decir yo a ti? ¿Sabes la hora qué es?

Sí.

En el Cerro Negro.

Vale.

(SILBA)

Trae dos.

¡Eh!

¿Eh?

Siéntate. Tómate una cervecica. -Quita, hombre.

¿No habrán sobrado jibias o algo de pescado?

¿Y todo lo que te llevamos esta mañana al súper?

Ha volado. Le ha dado a todo el mundo por comprar hoy.

Algo queda.

¿Es este?

Santiago, es de fiar.

Sí, como el otro. -Mi hijo no ha sido de fiar

en la puta vida, fue justa la que te lió.

Yo pago puntual todos los meses.

Y le tengo aquello limpio.

En cuanto me quiera fuera, con que me dé una hora

pa' recoger mis cosas... Media.

Tres cuartos.

¡Punto!

¡Punto!

¡Punto! Mira, Lucas, mira quién está ahí.

¡Abuela! -¡Ay, Lucas, cariño!

¡Ay, ay, ay, ay!

¡Pero bueno! ¡Hola, mamá!

¡Hola, Marina! Hija, ¿cómo no me habéis dicho

nada de que veníais? Sorpresa.

Bueno, mira quién ha venido. ¡Hala, vamos!

Venga, vamos a casa.

(Tictac del reloj)

(Tictac del reloj)

(Vehículo acercándose)

¿Qué hay?

¡Ah!

(SE QUEJA)

(TOSE)

¡Ah!

(SE ESFUERZA)

¡Ah...!

¡Ah...!

¡Ah...!

¡Ah...!

¡Oh!

¡Ah!

¡Ah...!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ay...!

¡Ah...!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah...!

(JADEA)

¡Ah...! ¡Ah!

¡Ah!

(RESPIRA ACELERADAMENTE)

¡Ay!

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Llave girando)

¿Qué ha pasado?

¡Hostias!

¿Y esa sangre? Cariño.

Nada. Un trauma de tráfico de última hora,

ya me iba, pero no había nadie y...

(SUSPIRA)

¿Estás bien?

Voy a darme una ducha.

(SUSPIRA)

(Despertador)

¿No lo vas a apagar?

(Despertador)

Llama tú a Lucas.

(Despertador)

(Voces a lo lejos)

Marina, te he estado llamando, ¿dónde estabas?

En... administración. Venga, te acompaño a la ronda.

No, hoy no hago ronda.

¿Y eso?

Porque me voy unos días. He adelantado las vacaciones.

¿Vacaciones? Tú no me fastidies.

No, vacaciones no,

porque Arranz no me ha dejado, pero sí me voy unos días.

Necesito unos días para mí.

¿Para qué? Para mí.

(SUSPIRA)

Ah...

Oh...

(SUSPIRA)

Si Cañete no quiere ir a Sevilla, vas tú.

Que te lleve Samuel y tú pasas la gasolina.

Me llamas al acabar la rueda de prensa,

no quiero cerrar sin saber qué dijo la presidenta.

¿Y si va Cañete? (TV) "Santiago Argote Bengoa".

"Este era el momento en que abandonaba la prisión".

Le llamas, que te lo cuente y luego me dices.

(TV) "Me parece terrible".

"No-no soy capaz... no soy capaz de-de-de verlas

porque me pongo en la piel de los familiares

que han asesinado todos los etarras".

-"Pues yo considero,

igual que mucha parte de la ciudadanía de nuestro país,

que estos son unos delincuentes especialmente crueles

y hay que tratarlos con la dureza

que su actuación requiere".

"Santiago Argote... Bengoa,

un individuo que, incluso, mató a un militar

delante de de su niña de ocho años".

"¿Por qué no le preguntamos a esa niña qué le parece

que salga de-de la cárcel?".

-"Está claro que estamos ante un asesino,

pero es un asesino que ha cumplido con la ley".

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(SUSPIRA)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

(Móvil y vibración)

Bueno. A la cama, ¿eh?

Duerme bien, cariño. Te quiero.

Un beso, bichito. Chao.

(TV) "La Justicia española que, contrario a los Derechos Humanos,

que se aplique la Doctrina Parot".

"Por tanto, quienes,

según lo establecido en el Código Penal de 1973,

han cumplido la pena que se les impuso al ser juzgados,

se les han aplicado beneficios penitenciarios regulados,

deben salir de prisión. Es lo que está ocurriendo".

"Esto es algo, Fernando, que habrá que analizar

y que la sociedad que somos tendrá que tomarse con calma".

-"Sí, pero toda toda la calma...".

(Mensaje del móvil)

"...que queramos imponer en el tema,

queda superada por la propia crudeza y dureza de los hechos".

"Oiga, ¿cómo le vamos a pedir calma a las a las víctimas,

a los familiares de las víctimas?".

"Yo no defiendo el resentimiento...".

-"¿Sin calma sin calma se pueden analizar las cosas, Fátima?".

-"Yo creo que no. Necesitamos calma".

"Pero el terrorismo está tan asentado dentro

de la conciencia de la sociedad que es muy difícil,

es muy difícil. Yo creo que..., no sé si alguna vez lo lograremos".

"Yo... Este señor me repugna, no puedo, no puedo".

(MODERADOR) "Pero uno deberá entender...".

(FERNANDO) "No se puede gobernar

con sentimientos,

la ley no se aplica con sentimientos".

"Los sentimientos están claros, son horrorosos,

pero han cumplido con la ley y ya no hay más que hablar".

¡Ay!

Oh...

¡Oh!

(SUSPIRA)

Ah...

(Oleaje)

(Pitido)

(TOSE)

Ah...

(SE QUEJA)

(Puerta cerrándose)

(SE QUEJA)

(Televisión de fondo)

¡Ah!

¡Ah!

(TOSE)

¡Ah!

Oh...

(Graznidos)

¿Conoce usted a Modesto Merchá?

Gracias.

Venga, pues que sean 250.

Hasta luego. -Adiós.

¿Modesto?

Sí. Andrés Velarde,

"La voz de Almería".

¿Me concede un momento? Le quiero preguntar por Santiago Argote,

Santi Erreka, un activista de ETA condenado por asesinato

que salió de la cárcel por la anulación de la Doctrina Parot.

¿Y yo qué tengo que ver con eso?

¿No es usted Modesto Merchá?

¿Y Erreka no trabaja con usted de vez en cuando?

Déjeme en paz.

¿Quién eres?

(Ventana cerrándose)

(Cerrojazo)

(Puerta cerrándose)

(Llave girando)

¿Y tú lo sabías? ¿Lo sabías y no has dicho nada?

Pues me alegro de que se haya ido.

Algo se olerá,

¡valiente hijo puta!

Ojalá se vaya del to'.

Verás Valdemontero cuando se entere.

¿Qué más da?

Si ha estado en la cárcel, algo habría hecho. Ya ha pagado.

"Algo habría hecho".

A ver, que una cosa es

robar o matar a alguien sin querer,

¡o queriendo, coño! ¿Pero esto?

¿Ser un etarra?

Eso no, hombre, no.

¡En mi casa no! ¡Nunca!

¡Ni cerca!

Padre se equivoca, te juro que no hay nadie como él.

Pero de joven...

Hay que pensar las cosas dos veces,

de chico es fácil confundirse.

Luego lo paga uno "toa" la vida.

¿Le preparo algo de comer?

No, gracias, Alfonsina, mi mujer estará al caer.

De verdad, no me cuesta nada. Ahí está.

Mañana por la mañana hago la tarta, vengo después de comer.

Muchas gracias. Buenas noches.

Buenas noches.

¡Hola! Hola, Marina.

Hablábamos del cumpleaños,

que mañana... Alfonsina.

Buenas noches.

Buenas noches. Adiós.

(Puerta cerrándose)

Tengo que hablar contigo, Marina.

Siéntate.

Dime.

¿No te vas a sentar?

No, prefiero quedarme de pie.

Sé que este es un tema del que no te gusta hablar

y siempre lo he respetado.

¿De qué?

Santiago Argote Bengoa...

está libre.

Puede que esté en el Cabo de Gata. Puede.

No estoy seguro. No estás seguro.

Marina, ¿tú entiendes lo que te estoy diciendo?

Puede que el asesino de tu padre viva

a menos de media hora de aquí. ¿Y?

¿Cómo que "y"? Que no sé a qué viene esto, que...

desde cuándo te importa Argote Bengoa,

en 11 años, es la primera vez que lo nombras.

Bueno...,

pensaba que no te gustaba hablar de la muerte de tu padre.

Quería respetar tu dolor. Respetar mi dolor.

Qué valor tienes.

Te has pasado la vida huyendo de esto.

¿Qué coño sabrás?

¿Me has preguntado acaso alguna vez?

(Risas)

¡Bien!

Hola.

Marina, ¿verdad?

Soy Pilar, la madre de Jonás.

Jonás, de... judo.

¿Estás bien? Sí.

Pilar...

Jonás, de judo.

Sí. Marina.

Encantada.

Igualmente.

Andrés, tengo que irme a trabajar. ¿Qué?

Sí. Tú estás bien. Lucas está bien. Tengo que irme.

¿Te importa más tu trabajo que el cumpleaños del niño?

Ni ha soplado las velas.

Luego vuelvo, ¿vale?

¿Desde cuándo lo sabes?

¿Desde cuándo sabes quién soy?

Desde que tenía ocho años.

Chacho, ¿qué? ¿No enciendes el tel...?

Hola, Emilio.

Yo no he visto na', ¿eh?

Yo no he visto na'. Mira qué cosa más bonica.

¡Ay, mis niñas! Mira, mira.

¡Mira, mira, mira!

¡Una top model! 90, 60...

Santi. Sal de ahí.

¿Esto cómo... cómo se hace?

Ayúdame a cocinar un poquico a esta belleza.

Mira qué cosa, mira, Mira qué cosa más bonica.

¡Ay, que te..., ay! Vente pa' acá con el papi.

¡Vente, que te lo voy a dar to'!

¡Huy! Hace ruidico y to', mira, mira. Habla.

¿A ti te parece normal?

En el cumpleaños de tu hijo.

¿Y dónde estabas?

Porque Almudena ha venido y al hospital no has ido.

Marina, o hablamos, o esto se va a la mierda.

¿Qué quieres?

Te he visto cada día.

Llevo 27 años viéndote cada día.

Siempre estás ahí.

Siempre tienes ocho años y siempre me estás mirando con tus...

coletas y tus zapatitos.

Toda manchada de sangre.

Perdona.

Te pido perdón, de verdad. De corazón.

Lo siento.

Lo siento. Te jodí la vida a ti y tu familia.

Y a la mía.

Y a mí mismo.

Joder.

Perdona. Si ya sé que no tengo derecho a quejarme.

No tengo derecho a ser feliz, no tengo...

Joder, son tantos años sin derecho a nada...

22 años en el talego.

22 años.

Poco antes de salir, no sé no sé cuándo exactamente, empezó...

empezó, no sé,

a creer que podía vivir con eso.

Empezaba a...

empezaba a perdonarme.

Yo qué sé.

A coger fuerzas, joder, pa' vivir.

Al salir,

cuando me diste los dos tiros, he vuelto al primer día.

Ya no lo sé.

Ya no lo sé.

¿Qué quieres de mí, Marina?

(Portazo)

Almudena, tú tienes guardia esta noche, ¿verdad?

Sí. Y tú también.

Yo no. La he tenido que cambiar.

Escúchame. Emilio ingresó anoche.

Está en fase terminal.

Cuídamelo, por favor.

¿Vale? Sí. Tranquila.

Marina, ¿te puedes sentar, por favor?

¿Para qué?

Desde que has vuelto, no hemos hablado nada.

¿De qué?

Estás viendo a alguien.

¿Quién es? Almudena, ¿te lo ha pedido Andrés?

Que hables conmigo para que se lo cuentes.

¿Andrés? ¿Por qué Andrés va a pedirme que...?

¿Y tú, Almudena? ¿Tienes que contarme algo a mí?

Hola.

Hola.

Emilio está mal.

¿Qué le pasa?

Que se muere, ¿qué le va a pasar?

(Llaman a la puerta)

(Puerta abriéndose)

Hola.

¿Qué pasa, flaco?

No sabía cómo llamar la atención más.

(SUSURRA)

Hola.

(SUSURRA) No hables, no hables.

¿Este qué hace aquí?

Largo. -Papá.

Ni papá ni hostias. -Roberto, por Dios.

Papá, por favor.

Déjalo, Anabel.

Nos vemos mañana.

Adiós.

Ya está, mi vida. Ya está.

Lárgate.

Aquí no se te ha perdido nada. -Papá.

¡Lárgate y no vuelvas, escoria! -Que estamos en un hospital.

Díselo a ese. -Ay, por favor, baje la voz.

Bajaré la voz cuando se haya ido. ¿Usted sabe quién es ese, doctora?

¿Sabe con quién está?

Con un etarra.

Un asesino de la ETA. -¡Papá!

Vamos, Santi.

Vamos pa' adentro. Vamos.

(Intermitente)

¿Qué haces?

Una sorpresa.

(LEJOS) ¡Vivan los novios!

Te juro que era un sitio muy tranquilo, no esperaba esto.

Bueno.

Mi primer gin tonic.

El primero de mi vida.

No te creo.

Te lo juro. De joven, en la cuadrilla esto no se llevaba.

Y ya luego...

Nosotros no podemos beber alcohol.

Por tu primer gin tonic.

Amargo.

Pues sí, la... la tónica es amarga.

Está bien. Está rico.

Ten cuidadito, que son un peligro.

¿Por qué?

Quiero olvidarme de mi pasado

y ya estar junto a ti...

en el calor de tus brazos... No, no...

...que yo quiero vivir.

Cómo escapar de esta pena.

¡Ay! Que me lleva a morir.

Me atormenta por dentro.

Qué triste sin ti.

Cada lágrima tuya,

cada lamento quisiera borrar.

Toda lumbre de besos.

Todas tus heridas poder sanar.

Adiós, pareja.

Se lo han pasado bien, eh.

La novia estaba encantada.

Sí.

Qué vergüenza, por Dios.

He hecho un ridículo. No.

Un poquito solo.

Oye, tú tenías todo muy recogido esta mañana.

Ajá. ¿Te vas a algún sitio?

Sí.

No sé cuándo, pero sí.

Es que no... no te puedes ir.

¿Por qué?

Porque no.

¡Buh! ¡Ay!

Qué susto.

Bueno.

Gracias por traerme.

¿No me vas a invitar a entrar?

Pero si entras siempre y sales cuando quieres.

Esta vez es distinto, ¿no?

¿Me miras esto?

Sí.

Ahí.

¿Qué tal?

A ver esta.

¿Por qué me has besado?

Para ver qué sentía.

¿Y?

Nada.

Marina... Calla.

No.

(JADEA)

(JADEA)

¿Y mamá? ¿Le puedo dar un beso antes de irme?

No, no puedes.

¿Está dormida? Está en el hospital,

tiene guardia. ¿Acabas de desayunar?

(Risas)

(SUSPIRA)

¿Qué haces aquí?

He venido a hablar contigo.

¿Dónde has pasado la noche, Marina?

¿Es importante?

Lucas ha preguntado por ti.

¿Qué le has dicho? Que estabas en el hospital.

¿Qué quieres que le diga?

Gracias.

Marina, cariño. Por favor.

Andrés, voy a llevarlo a Madrid. ¿A Lucas? ¿Por qué?

Porque prefiero que no viva esto.

Que no viva los gritos, las peleas.

¿Pero qué peleas ni qué gritos, coño?

Si lo dejas en Madrid, es para aliviar tu sentimiento de culpa.

No me siento culpable.

Pues lo eres.

¿Que tienes una historia con alguien o qué?

Vete, Marina.

Vete, por favor.

Y deja que conserve un poquito de dignidad. Ahora.

(Puerta abriéndose)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Vehículo acercándose)

(Puerta abriéndose y cerrándose)

¡Asun!

¡Ahí va, la hostia!

La hostia, ¡Santi! No jodas.

¿Cómo estás, tío?

Joder.

Estás igual, hijo puta.

¿Qué hay? ¿Qué?

Venimos enseñarte a usar el móvil.

Parece que no has aprendido.

¿Y la ama, todo bien? Sí.

¿No ha venido? ¿No la conoces o qué?

Cualquiera la saca de allí. -Me "cagüen" la puta.

Tío. ¿Cómo estás, hostias?

¿Cómo estás, tío?

Joder.

La llamé con la excusa de verte a ti cuando salieras.

Quedamos, nos vimos,

nos volvimos a ver y... ya ves.

Quién te lo iba a decir, ¿eh?

Se me hace raro.

Cómo me alegro, Santi, hostia. Cómo me alegro.

¿De qué?

Pues de haber venido aquí.

De estar con tu hermana.

De que hayas salido del "maco", después de tantos años.

22.

Demasiados.

¿Tú has oído un coche?

No.

Tranquilo, Santi, estás libre.

Estás fuera.

Yo puedo volver.

No tengo delitos de sangre.

Nunca te lo agradeceré lo bastante.

Imagino que te pondrían fino.

¡Mikel!

¡Está buenísima!

-¡Tú sí que estás buena!

¿Por qué no te vienes? -¿Yo?

¿Demasiado vasco para bañarte en pelotas?

-¡Exactamente!

(HABLA EN EUSKERA)

Nos guardan la reserva del hotel hasta las 18:00.

Ah.

Ahora, este brazo...

Así.

(Motor en marcha)

¿Qué haces aquí?

Qué recibimiento, joder.

¿Has bebido?

¿Qué quieres?

¿Se puede saber qué haces?

Que tenías tú razón.

¿Razón en qué?

Almudena...

Andrés.

Quieto.

Pasa. Te preparo un café.

Y, después, te vas.

Mamá. ¿Qué, mi vida?

Papá dice que tienes un novio. Ah, ¿sí?

¿Te ha dicho a ti eso?

A la tía Inés.

Los oí.

Bueno. Pero tú no tienes que hacer ni caso.

¿Tú te has lavado las manos antes de acostarte?

Sí. Estas uñitas están un poquito...

A ver que meriende. A ver que yo no he "merendao".

Te quiero mucho, mi amor.

Mucho.

(SUSURRA) Ya toca dormirse, ¿vale?

Sueña cosas bonitas.

Vale. ¿Vale?

Bueno...,

levanta la cabecita. Ay.

(PEDORRETA) (RÍE)

Venga, a dormir, que yo te vea.

Recuerda que te quiero mucho, mi amor.

(SUSURRA) Toma. Gracias.

Has cambiado la cocina.

Perdóname, Almudena. De verdad.

No sabía dónde ir.

Que Marina me va a dejar.

Qué coño, que me ha dejado.

Y estoy seguro de que hay alguien.

Andrés.

Júrame que no se lo vas a contar.

Júralo.

¿Qué pasa, Almudena?

¿Qué te está pasando, hija?

¿Qué me va a pasar, mamá?

¿Es verdad lo que dice Lucas?

Marina, soy tu madre.

Voy a estar de tu lado, pase lo que pase.

Lo siento mucho.

¿Tienes un amante?

A mí me lo puedes contar, todo.

No sé por dónde empezar.

Prueba por el principio.

Por el principio.

A ver.

¿Recuerdas hace un mes

cuando vine, que estaba aquí

tu amiga Casilda? Sí.

Bueno.

Pues estabais hablando de que Santi había...

De que Argote Bengoa había salido de la cárcel.

¿Te acuerdas?

Vive en Almería, me lo encontré por casualidad.

Y le he conocido.

Oh... Marina...

Lo siento, mamá.

Marina...

Lo siento, mamá.

Hola.

Usted es Santiago Argote Bengoa. Santi "Erreka", ¿no?

De "La voz de Almería", quiero entrevistarle.

No doy entrevistas. La historia saldrá igualmente.

Queríamos darle la oportunidad de contar su versión.

(Llaman con fuerza a la puerta)

¿Qué? ¿Te crees que no debes explicaciones a nadie,

hijo de puta? ¡Asesino!

No es tan fácil ser un hombre y dar la cara sin una pistola, ¿no?

¡Hijo de puta!

¡La doctora Marina García Pizarro!

¿Te suena?

¡La tía que te follas!

Huérfana del comandante Adolfo García Sempís.

"Asesinao" de dos tiros a bocajarro el 14 de mayo del 87.

¿Te suena ahora?

Soy el marido de Marina, hijo de puta.

No sabía que tuviera marido.

Pero sigue siendo mejor que te vayas.

Te voy a joder la vida.

Te va a faltar parque pa' esconderte.

(Vehículo acercándose)

Marina... No hagas esto más difícil.

"Te voy a joder la vida, pero no me lo pongas difícil".

Andrés, por favor. ¡Mató a tu padre, hostia!

¡Es el asesino de tu padre! Eso a ti no te importa.

¿Desde cuándo te importa mi vida?

No me no me dejes, no me dejes, por favor. Yo te quiero.

Marina, te quiero de verdad.

Vámonos a casa.

Hazlo por Lucas.

Por favor.

¡Marina, por favor!

¡Te voy a joder la vida!

¡Te voy a joder la vida a ti y al hijo de la gran puta ese!

Ay...

Mi hermana.

¿Tu hermana?

¿Qué hay?

Ya me parecía raro que no contestaras. ¿Eh?

¿Qué andas haciendo?

Hola. Asun. Hola.

Soy Marina.

Veníamos a invitarte, a invitaros a cenar.

No, no podemos. Joder, Santi.

Santi, Anabel ha traído un montón de pescado y unas gambitas.

Cenamos aquí, ¿no?

¿He oído gambas?

No se hable más, ¿no?

Por mucho que les digas que no quieres...

"No me pongas nada, pero nada, ¿eh?",

bueno, pues siempre tienen que poner un poco.

Un poquito del suyo.

Al principio, me ardía la boca.

A mí me gusta el picante.

Pues marcha a México,

allí ibas a ser feliz.

Mira, nunca lo había pensado.

El chacolí de la ama era para ti, ¿eh, Santi?

Nos lo estamos bebiendo nosotros.

¿No quieres un poquito? ¿Eh?

Un poquito sí que puedes. Un poco, eh.

Está rico.

Y el queso, también.

Es Idiazábal.

Es postre. Bueno, allí se come como postre.

¿Vais en serio vosotros?

Asun. Ya me entiendes.

Si queréis vivir juntos...

¿Pero qué dices?

¿Cuánto tiempo lleváis?

Joder, ¿es un interrogatorio esto o qué pasa?

Tranquilo, Santi. No pasa nada.

¡Joder! Estas gambas sí que están buenas.

No las que comemos allí.

Son buenas, sí.

(ASUN) Por Santi.

(MIKEL) Por Santi.

Es de puta madre, ¿eh?

Santi es de puta madre.

Un tío íntegro.

Mikel.

Yo le debo la vida.

No me debes nada.

¿Cómo que no?

¿Íntegro por qué?

Es una historia muy larga.

Tendrás que llevarla a Bilbo y que la conozca la ama.

Asun...

¿Conoces Euskadi?

Os pido un favor. Que no hablemos de Euskadi durante esta cena.

Sí, co... sí...

Sí que lo conozco, sí, estuve...

Estuve en Donosti de pequeña.

¿Fuiste con el cole?

No.

Mi padre estuvo allí un tiempo, trabajando.

¿Ah, sí? ¿Y de qué trabajaba? Asun, ya.

¿Ya qué? Ya, ya te callas.

Estamos hablando... ¡Ya te callas, joder!

¿Y de qué trabajaba?

¡Te callas y os vais! ¡Me cago en...! ¡Os vais!

¿Qué coño te pasa, Santi? ¡Que recojas y os vais!

¡Te lo he dicho varias veces, coño!

¡Os vais, hostias! Deja la copa.

¡Os vais!

Os vais. Venga, fuera. ¿Se puede saber

qué cojones te pasa? Fuera. ¡Fuera, coño!

Asun, os vais.

Iros. Va.

(HABLA EN EUSKERA)

(MIKEL HABLA EN EUSKERA)

(ASUN HABLA EN EUSKERA)

No hace falta que me protejas.

Mikel estaba ahí.

Mikel estaba en la Concha conmigo.

Mikel y yo matamos a tu padre.

Mikel y yo matamos a tu padre.

Ya.

¿Y?

Me parecía una barbaridad que estuviera cenando contigo

y que tú no supieras nada. Ah, eso te parece una barbaridad.

Mikel no pagó por lo que hicimos. Yo sí.

¿Tú sí? ¿Tú crees que sí?

¿Tú crees que así se pagan las cosas?

¿Eh?

Y el dolor de mi madre, ¿qué?

Yo también llevo viéndote la cara 27 años, hijo de puta.

Tenía ocho años, joder.

Tenía ocho años. Iba con mi padre de la mano

y le pegasteis dos tiros.

¡Me lo arrancasteis para siempre, joder!

No se trata de que te perdonen, Santi.

Se trata de conseguir olvidar.

¿Tú crees que de verdad me importa una mierda tu amigo Mikel?

¿Crees que me importa una mierda su vida?

Yo llevo toda la mía soñando con que fuese otra.

No sabes cómo he soñado tener una vida distinta.

Una vida normal.

¿Sí?

Hola, mamá.

Bien, bien. Sí, llegando al hospital.

(Toses)

Pásamelo.

Hola, cariño.

Sí. Sí, sí.

Claro. No te preocupes que te llevo yo o papá, ¿eh?

Pues todavía no lo sé, amor.

Pero, en cuanto lo sepa, te llamo y te lo digo.

Sí. De momento, la abuela.

Sí, no te preocupes.

Le digo que te compre nuevos y los lea contigo, ¿vale?

Sí, mi amor. Te quiero mucho.

¿Lucas?

¿Lucas?

Marina.

¿Qué pasa? Ven.

Vamos.

¿No lo sabías?

¿El qué?

Marina.

Marina, atiéndenos un momentito. Son dos preguntas.

Son dos preguntas, nada más.

Dos preguntitas. ¿Vienes a ver a Santiago?

¿Te imaginas que no hubiera pasado nada?

¿De qué?

De nada.

Que yo no hubiera hecho nada hace 27 años.

No, no me lo imagino.

(Motor acelerando)

(Disparo)

(Disparo)

Somos Cine - Lejos del mar - Ver ahora

Pensé que iba a haber fiesta

Lucía se toma unas cortas vacaciones con su novio y deja su casa al cuidado de su amiga Ana. Ricki, el ex marido de Lucía, llega a recoger a su hija y se encuentra con Ana, a quien no veía desde hacía dos años. Los dos descubren que se gustan y empiezan un romance hasta el día en que regresa Lucía.

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Pensé que iba a haber fiesta - Ver ahora
Transcripción completa

(Continúa el ruido)

(Silbido)

(Silbido)

¡Ah, para, para! A ver... Dale.

Hola. Gracias.

Perfecto.

¿Qué tal? ¿Cómo va?

Bien. ¿Todo bien?

Sí, muy bien. Bien.

Qué lindo esto. Ah, es así de feria.

¿Sí? No parece.

Espérate.

Pará. ¿Querés manejar vos?

¿Desde aquí? Sí, está bueno.

Sí, sí, sí, sí, sí.

Porque por casa es fácil. Dale.

Bueno...

Vas bien, muy bien.

Acelará un poquito, lo único.

Es que me olvido.

No pasa nada.

Es más peligroso que vayas tan despacito

que si le metieras un poquito más rápido.

¿Sí? Sí.

En la autoescuela dicen

que por área residencial hay que ir a 30.

Bueno, olvídate de la autoescuela, acá nadie le da bola.

Es todo por aquí.

¿Practicaste esta semana?

Qué va.

¿No? No.

Nadie me presta el auto en la ciudad.

Creo que no puedo hablar y conducir a la vez.

No, obvio, es que es muy difícil. Me pasaba lo mismo.

Al principio no podía hablar y manejar a la vez.

Después te vas a acostumbrar.

Ponés música, fumás, manejás, haces todo.

Igual me callo y no te hablo más.

Un ratito.

¿Año Nuevo pasás con nosotros?

¡Ay, ay, ay, ay, ay! Perdón. No pasa nada.

Perdón. Perdón. Pase usted.

¿Paso yo? Yo.

Perdón. Perdón.

Listo. Perdón, no, no...

No te hablo más, nada.

Acá doblamos a la izquierda.

¿Aquí? Sí. Acá.

Y acá más adelante cuando llegues te subís a la vereda,

como si fueras a meterte en el garaje.

Y estuvo muy bien.

¿Sí? Sí.

¿Te acuerdas que te dije que me llamó un director español?

Sí.

En el guion me pone una notita

que me dice que el personaje es Marta.

Hay otro personaje que tiene un diálogo que dice:

"No sé qué me lo dio la gorda Marta".

A mí no me dijo que quiere que engorde,

así que asumo que no sabe quien soy.

No, porque además nunca le puedes ver gorda a vos.

Vení, vamos por atrás.

Sí, por eso digo.

No sé, podría haberme...

buscado en internet o algo así, ¿no?

Seguro que algo leíste mal. No sé...

No.

Hola.

Hola, Abi. Hola, ama.

Hola. Hola. ¿Cómo estás?

¿Qué tal? Bien, ¿y vos?

Muy bien todo.

¿Todo bien? Todo bien.

Te dejé el freezer lleno.

No tenés que salir. Hay de todo acá.

¿Ah, sí? Pues gracias. No hacía falta, yo traje cosas.

Pero bueno, hay sobras de Navidad alcohol por todos lados...

¿Abi ya tiene móvil? Sí.

Su papá.

Es así. Tomá, ¿querés? Venga.

Un regalito.

¿Para mí? Sí.

Es una tontería que te dejó Papá Noel.

Gracias, está buenísimo. Qué lindo.

Pruébatelo.

Qué lindo, Abi. Te queda muy lindo.

Los hace una amiga mía.

Gracias. Me encanta.

Qué maravilla.

De poco me vaya te puedes cambiar al cuarto mío.

Ay, después... estoy acostumbrada al mío ya.

El mío es más cómodo. Tenés tele...

Ya, pero... mi cuarto es fantástico, de verdad,

no te preocupes. Bueno.

Año Nuevo pasás con nosotros, ¿no?

Ay, no sé, Lu.

Me deprime el tema, la verdad.

No, no, lo pasás con nosotras y ya está,

así no te deprimís y punto.

No sé, Lu, viene... viene la familia de Edu por primera vez

y creo que no me apetece mucho estar en medio.

Y vos sos mi familia.

Aparte no va a estar solo la familia de Edu.

Va a haber otra gente, no solo la familia de Edu.

Si quieres que venga, vengo, no te pongas así.

No, aparte, ¿sabés qué necesito? ¿Qué?

El... Que me hagas la mus de chocolate.

Necesito un postre que esté bueno.

La mus de chocolate te la hago igual aunque no venga.

No, pero venís. Sí, venite.

¿Por qué te has metido en esta

con lo que te estresa ser anfitriona?

No te explico lo que me deprime ir a casa de mi cuñada.

Prefiero estar estresada acá en mi casa

que ir a la casa de él.

¿Te conté que me salió el proyecto de la cafetería en el museo?

¿En serio? Sí.

Qué bien, ¿no?

Sí.

Es un poco lejos.

Me... me... me angustia un poco.

No sé, pero desde que me confirmaron

estuve todo el fin de semana llorando.

¿Por qué?

No sé, me agarró así como un...

un sinsentido, una tristeza de...

Pero no lo entiendo, ¿no? Es...

Está muy bien tener un proyecto nuevo

para empezar el año y además...

siendo un proyecto que te apetece.

No, obvio, obvio, está buenísimo.

(Móvil)

Bueno, no sé.

¿Te atiendo, Abi? ¡No!

No me atiendas.

(Móvil)

Nunca me deja que la atienda.

Normal.

Ana.

¿Te ayudo, Lu? No.

Soy una idiota. Ya me puse nerviosa.

¿Sí? ¿Por qué?

No sé por qué.

Antes de viajar... El barco, no sé.

¿Me dejas esto en la escalera? Sí.

¿Lo vas a tirar?

Sí, o no sé, o se lo doy al de la garita.

Lo que no quiero es estar juntando cosas que no me sirven.

¿Me lo puedo quedar?

¿Te gusta? Está hecho mierda. Bueno, no está tan mal.

Me viene bien para yoga y eso.

No, más vale.

Y si querés debajo de la escalera hay un montón de cosas.

Lo que no uso lo dejo debajo. Vale.

¿Estás lista? Sí.

Bueno, empezamos por la terraza.

Vale.

De acá, en la terraza...

La canilla esta por ejemplo,

esta pierde.

Pero no te preocupes, no es que esté mal cerrada...

Es así. Pierde, va a perder siempre, no pasa nada.

Vale.

Acá en la terraza nada más.

¿Qué más?

El jardinero tiene llave del portón,

así que él entra directo, no te asustes.

Te aviso porque lo vas a ver adentro.

Creo que lo conozco, ¿no? Sí, Ariel. Lo conocés.

Sí.

El filtro de la pileta está automático.

Así que, nada.

Vos no tenés que prender ni apagar, ni nada.

Acá está la bomba, acá está el filtro

y él se ocupa de eso y ya está.

Genial.

¿Qué más? Del jardín de acá nada.

Abi ya te dije.

Eh...

El aire acondicionado.

Si vas a prender el lavarropa y el aire a la vez

y te saca la térmica del sector este...

No te preocupes, no encenderé el lavarropa.

¿No? No.

O te apagas el aire acondicionado.

¿Qué más? Ricky me dijo que pasaba a las 10 a recoger a Abi.

Conociéndolo pasa a las 16. No lo llames, no te preocupes.

No la despiertes tampoco a Abi, porque sale pedo total.

¿Te conté que se compró una Coupé? ¿Qué es eso?

Un auto de dos puertitas. Retro.

Lo tenés que ver, patético total.

No le entra, pobre Abi, ni la mochila.

¿De verdad? No sabes lo que es.

Y... La alarma, ¿ya sabés?

Sí. Cero, cinco...

Mi fecha de cumpleaños y...

Hola, amor. Hola.

Es en la casa, ¿verdad?

Para ponerlo... Sí.

Hola. ¿Cómo estás?

Bien, ¿y tú? ¿Bien?

Qué calor, ¿eh? Sí, ¿no?

¿Querés un vaso de agua? Dale.

Y... nada, eso.

No te quedes sola. Invitá a alguien, llamá a alguien.

Ni loca. He venido a estar sola y a quedarme aquí tranquila.

¿Haces café? Sí.

¿Me servís? Claro.

Este... ¿Quieres...?

Eh... Sí.

No, no, no, mejor no. Toma.

¿Tienes todo listo ya?

Sí, sí, igual no llevo nada.

¿Y Carmelo lo conoces?

Eh... Sí, sí, estuve el año pasado.

Está bien.

Te quería hacer una pregunta. Dime.

¿Viste mi hermano, el abogado?

Pero no me lo presentes.

No, no, no te lo quiero presentar.

Tiene mujer, hijo...

Toma cocaína.

Me enteré.

No muy seguido, poco, pero...

Lo que te quería preguntar es, ¿cuánto es poco?

No sé, yo no me meto, no... no tengo ni idea, la verdad.

Pero digo, si usa un pase por fin de semana,

¿eso es mucho, es poco?

No sé, supongo que si lo controla...

¿Cómo sé si lo controla?

Ay, Edu, no sé...

¿No le puedes preguntar a alguien,

a algún amigo tuyo...?

En tu ambiente es común, ¿no?, la cocaína.

Eh...

Común regular, ¿eh? O sea...

El director.

El que era novio tuyo director de cine.

¿Él no usaba cocaína? No, bebía alcohol.

Pero no se metía coca, no.

Ah... Oh, qué cagada.

Edu. ¿Vos llevás tu raqueta?

Eh... No, no, no... ¿Con quién voy a jugar?

Conmigo. ¿Te conté que estoy sacando arriba?

Muy buena. Sí, me enganché.

¿No? Estoy bien.

Bueno, vos no me tenés confianza pero progresaré.

Sí...

Sí, está sacando bien. ¿Viste?

Sí. Me lo viste en la cara.

Sí. Estás sacando bien. No...

Sí, tenés que concentrarte más en el juego, pero...

sí, sacar, estás sacando bien. Sí.

Bien.

Bueno.

Amiga... Amiga, gracias.

Muchas gracias. Bueno, ya sabés.

Si te aburrís puedes hacer abandono de hogar.

Que no. Cerrar todo, llevarte a Abi.

Chao. Pórtate bien.

Pórtate bien.

¿Sí?

Chao. Gracias.

Chao.

Que estén bien.

Pasarlo bien, ¿eh?

¡Adiós! Daros muchos baños.

Se corrió un poco.

Yo lo veo estupendo. Gracias.

A ti.

Me estás dejando hecha una princesa.

Es como amarillo huevo, ¿no?

Patito.

Patito.

Me encanta.

Es divino.

(Canto de pájaros)

(Llaman a la puerta)

¿Hola?

¿Quién es?

¡Ricky!

Ah, hola.

Eh...

¡No tengo llave de ahí, te abro por la otra puerta!

¡Dale!

Hola.

¿Qué hacés? ¿Te agarré en mal momento?

No, estaba en la pileta.

Pasa. Abi está dormida. ¿Sí?

¿Está dormida? Sí.

Habíamos quedado en este horario, me pidió que fuera puntual.

Ya. Sí, sí, me lo dijo, pero... Bueno, perdón.

Me ha dao pena despertarla porque anoche nos...

nos acostamos un poco tarde. Ah, mirá. ¿Qué hicieron?

No, nada, que yo... soy un desastre.

Cuando no duermo en mi casa duermo muy poco.

Ah.

¿Quieres subir a despertarla o prefieres tomar algo?

No, como quieras.

Yo por vos así te liberas y te podés organizar.

Me da igual. Yo me voy a quedar aquí, no tengo nada que hacer.

Bueno, te acepto algo fresco entonces.

Venga. Dame un segundo que estoy chorreando.

¿Quieres... jugo o agua?

Jugo.

Yo voy a tomar agüita. ¿Cómo va, tanto tiempo?

Sí, es verdad. Sí, ¿no?

Sí.

¿En el cumple de Abi del año pasado puede ser?

Creo que no, el anterior. ¿El anterior?

El pasado yo no estuve.

¿Estás trabajando? No, ahora no.

Tengo algo para el año que viene, pero no me decido.

Avísame cuando hagas algo así vamos a verte con Abi.

Me encanta el teatro, no sé por qué al final nunca voy.

En teatro es más... es más difícil que me veas.

Tienen que necesitar una española.

Siéntate aquí.

En el cine también, ¿o no?

Sí, bueno, pero se me da mejor.

Con eso de las coproducciones...

Aunque no me quieran siempre les sirvo para algo.

¿Y con ese novio?

¿Cuál?

El que tenías en ese cumpleaños, uno que era actor.

¿Cuál?

No me acuerdo bien. Uno rubio, joven.

¿Joaquín? No...

No, no. No sigo. No...

No sigo con ninguno.

¿Y tú todo bien?

Sí, bien.

Todo bien.

Creo que debería estar funcionando la... la bomba de la pileta o algo.

No, no se ha encendido.

¿A qué hora está programada?

Eh... Por la mañana o por la noche, no recuerdo muy bien la hora,

pero se prendía sola en teoría. ¿Quieres que la mire?

No, no te preocupes.

No me molesta, si la conozco.

Bueno, vale.

Está programada a las 10. Es raro.

No sé, igual se enciende en un rato, ¿no?

No, sí, pero no cambia solo el reloj.

Está a las 10. Tiene que andar.

Ni idea.

De todos modos no te preocupes,

hoy viene el jardinero y se ocupa también de la pileta.

No importa. Quemada no está porque enciende.

Chupa aire, no entiendo.

Lu me dijo algo de la térmica. Igual es eso, ¿no?

No, no es eléctrico, no.

Ni idea.

Le falta agua al filtro para mí, ¿sabes?

De verdad, no toques nada, no vaya a ser que la caguemos.

¿Con qué? Hola, pa.

Hola.

¿Qué pasó?

No, la bomba del filtro que no anda. ¿Estás lista?

Sí, ¿bajo? Vale.

Te queda relindo el vestido de mamá.

Era el único que había a mano aquí abajo.

¿Eso te lo hizo Abi?

Sí. ¿Cómo lo sabes?

Me lo quiso hacer a mí una vez.

Qué lindos pies tenés.

Gracias.

Las manos también.

Que no es que sean lindas, que también me las ha...

me las hizo.

Están muy bien también.

Gracias.

¿Te vas a poner protector?

Te estás poniendo muy colorada, ¿eh?

¿Sí?

A ver...

Hola. Hola.

¿Qué hacés?

Qué buen sombrero ¿eh? Me lo regaló.

¿Ah, sí? Está buenísimo.

¿Tenés todo listo vos? Sí.

¿Dormiste? Sí, un poquito.

Me da pena que te quedes sola.

No, Abi, a eso vine.

Bueno, si me llamás te ayudo con la bomba, si me necesitás.

Nada, no te preocupes, seguro que se arregla.

Papá. ¿Qué?

¿Tienes pasta de dientes en tu casa? Sí. ¿Por qué?

No había. Sí había, pero no me pediste.

Bueno, pasadlo muy bien.

Un besito, cariño.

Chao. Lindo verte.

Lo mismo.

Nos vemos dentro de unos años supongo.

¿No?

(Ruido)

(Gritos de niños)

(Gritos)

(The Bird and The Bee "My love")

# My love let me go again.

# Right back, back to the top of the slide

# down sad clown.

# My clown let me love you.

# What's that back to the back of the rebound.

# Clown hang around.

# Hey boy wont you take me out tonight.

# I'm not afraid of all the reasons why we shouldn't try.

# Hey boy wont you make me out tonight.

# I get excited when I think of crawling into your arms.

# My light take me there again.

# Up top to the top of the free

# fall a great wall.

# My mouth let me kiss again.

# Sift out, sift out all of the dust.

# Hole black hole.

# Hey boy wont you take me out tonight.

# I'm not afraid of all the reasons why we shouldn't try.

# Hey boy wont you make me out tonight.

# I get excited when I think of crawling into your arms. #

¿Hola?

Buenas tardes. Hola.

¿Quién eres tú?

El jardinero. Ah.

Ariel, ¿no?

No, a Ariel le mordió un perro. Lo estoy cubriendo yo.

Ah.

Yo ya vine otras veces. La señora me conoce.

Ah.

¿Y... y de la pileta entiendes?

Sí, con Ariel hacíamos lo mismo.

Claro. Ahora es como que hacéis las dos cosas, ¿no?

Ahora es como que el jardinero entiende de pileta

y la sabe arreglar. Hacemos mantenimiento general.

Hacemos el combo porque conviene. Claro.

¿Pues sabes qué? Me parece que...

que se ha estropeado la bomba del motor o algo,

porque no, no, no está filtrando.

No se encendió esta mañana y no sé anoche.

¿No me convida a un vaso de agua?

Claro. Sí, sí, perdón.

Gracias.

Gracias.

¿Cuándo vuelve la señora? El treinta.

Vuelve y está el agua podrida y quién la aguanta.

Insoportable.

Bueno, nadie tiene la culpa, ¿eh?

Oye, ¿y a ti no te importaría mirarlo un segundito?

Para mí en estas fechas es un quilombo.

Tapado de trabajo, tengo que ir al centro a buscar repuestos.

Lo de Ariel me mató.

Ya. ¿Pero sabes cuál puede ser el problema o no?

Digo, no sé, a lo mejor la podrías mirar un segundito.

Anda, por favor.

No me gustaría que la señora vuelva y se encuentre con un problema.

Déjame a ver cómo vengo con otros clientes

y me fijo si me puedo pasar, pero no...

no le aseguro nada ahora.

Si llego a poder me doy una vuelta el lunes.

¿No se va a pudrir el agua sin filtrar de aquí al lunes?

No, le tira. Póngale precipitante.

¿Qué es eso?

Termino acá y después le explico.

(Teléfono)

¿Hola?

Hola.

¿Eh?

Eh...

Estaba leyendo, sí.

¿Cómo?

¿Ahora?

¿Qué?

(Claxon)

(Claxon)

Hace años que no la veo.

La última vez fue en un velorio.

¿En serio? Sí.

Me acuerdo porque...

le sonó el móvil en mitad del entierro a la tía.

¿Atendió?

Sí.

Esto tenés que probarlo.

¿Es nuevo? Sí.

Está buenísimo.

(Mensaje de móvil)

¿Ya tienes que volver?

No.

No. Mi hermano. Después le llamo.

¿Dónde le has dicho a Abi que estabas?

No le dije nada. No le cuento planes.

Hizo planes con una amiga...

y la paso a buscar por lo de mi hermano.

Es muy dulce esa niña.

Es normal, sale al papá.

Bueno, su madre también es dulce.

No creas.

¿Quieres un poquito de té?

¿Le das contacto ahí?

La llavecita. ¿Esta?

Sí. Pero lo prendés con el botón de al lado.

¿Ese es el contacto? Ese es contacto.

Este es el contacto. Apretás y aceleradle un poquito.

Esa, fuerte.

Esa.

Primera es así.

Embrágalo.

¿Ahí, primera? Sí.

Durísima, ¿no?

Ay, no...

No viene nadie. Punto muerto.

Aprieta el botón.

Acelera.

Dale fuerte al embrague.

Embraga, embraga, embraga.

Vas bien.

(Ruido)

(Jadeo)

¿Nos vamos de aquí a un rato?

¿Sí?

¿Puedes? ¿Tienes tiempo?

Sí. Vestite.

O no. Como quieras.

(Vibración de móvil)

(Vibración)

(Vibración)

¿Hola?

¿Qué hacés? No, no vi.

Ah, sí.

No, todavía no.

En 20 minutos puedo estar en casa.

Sí, la escucho. Pásamela.

Hola, amor.

"Se va a quedar a dormir Tati".

¿Le preguntó a la mamá? "Sí".

Bueno. Hacé una cosa. Pasale mi celular.

¿Tenéis llave de casa?

No, por si llegan antes.

No me la pases. Después la veo.

Chao, hermosa. Chao, pa.

(Ruido)

(Canto de pájaros)

Toma. Gracias.

¿La arreglaste?

Se la dejo filtrando la tarde.

¿Qué era?

La bomba estaba descargada.

Ah, qué bien. Gracias, ¿eh?

No se meta si no mueve la tierra de fondo.

No, no, no, no.

¿Qué... qué te debo? Ya arreglo con la señora.

No, no, no, arréglalo conmigo.

No hace falta, está bien.

No, pero yo prefiero, así queda entre nosotros.

Lo has arreglado y, no sé, como...

Entre nosotros. Como una propina.

¿Eh?

He visto que la vecina te ha dado.

Toma, por favor. Le da a todos.

A mí, al de la garita, a Ariel.

Es de las que dan. Le hace sentir bien.

¿Y Lucía te da?

No. Una vez porque la señora de al lado me daba.

No le quedaba otra.

El señor una vez que le ayudé con los muebles.

¿Uno alto? Siempre acá.

Ah, sí.

Yo me voy. Tengo llave. Entre y salga cuando quiera.

Hasta luego, gracias. Bueno...

(Acorde suave de piano)

Hola.

¿He cerrado bien? Sí, te vi cerrar.

¿Qué querés comer?

¿Parrilla?

Genial.

¡Ay! Hola.

Qué susto.

Hola. Hola.

Os habéis adelantado un poquito, ¿no?

Nos vinimos antes por tener que hacer un trámite.

Tenía que ir al banco. El banco... Hola.

¿Cómo va? Pensé que te iba a encontrar durmiendo.

Bueno, sí, estaba limpiando.

Ah. ¿Con esa ropa?

Sí. Ah.

Que... no me queda más ropa limpia.

Bueno... ¿Abi?

Está en casa de su padre.

Yo le dije que no... que no la trajese antes de las 16.

Ah. Bueno.

Bueno, ahora lo llamo.

Que es mi culpa. ¿Qué cosa?

Eso.

Que yo le dije que... le insistí que no la trajese antes.

No pasa nada, ahora lo llamo.

Subo a cambiarme. Para, para un momento.

Déjame que saque esto de acá.

Le arrancaste raro la bolsa.

Un regalito.

Ay, ¿por qué me trajiste un regalo?

Y porque tenía ganas.

No hacía falta. Pero yo te quise regalar.

Aparte no te había regalado nada para Navidad tampoco.

Yo tampoco.

No pasa nada.

Hola. Sí.

Sí, llegamos antes al final.

Porque teníamos que hacer un trámite y vinimos antes...

Sí, eso te quería decir,

cuando quieras me la puedes traer. Estoy acá, me quedo acá.

Bueno... ¿Todo bien?

Bueno, genial.

No, y aparte mejor porque...

así me doy una mano con toda la mañana.

Dale. Bueno, un...

No, no, no confirmemos... Yo ya estoy acá.

Traela cuando quieras. Dale. Besos.

Es muy bonito. Muchas gracias.

¿Te gusta? Sí.

Qué bueno. ¿Viste que es estampado? Sí. Sí, sí.

Bueno...

Yo me voy para casa que tengo un montón de cosas que hacer.

Espérate que quiero hablar con vos.

¿Sí? Sí.

¿Ahora? Sí.

¿Todo bien? Más o menos.

¿Qué pasa?

Si llega a bajar cambio de tema. Claro.

Es del viaje. Te quería contar del viaje.

Ah.

Este...

Nada, sale el tema de vivir juntos, cosa que me parece renormal,

porque hace siete meses que estamos juntos...

Me dice que está bien así, que no necesita.

Es raro, ¿no? Vamos a ser novios a los cincuenta.

Tú no querías convivir con nadie, Lu.

Eso fue cuando me separé de Ricky..

Me sacó las ganas de todo.

Pero con él estaba bien. No sé...

Había vuelto a tener ganas.

No sé... ¿Y se lo dijiste?

Sí, por supuesto. Yo saqué el tema.

Bueno, el tema salió... "Hablemos". Ya está.

Y con eso que...

que prefería volver más temprano por tener que ir al banco.

De repente...

Raro.

No es culpa de nadie. ¿Qué cosa?

Eso.

¿Qué?

Que tú le hayas dicho lo que quieres,

lo que realmente quieres y que él...

que haya querido volver al banco antes.

No sé.

No sé si tengo ganas de tener a su familia en mi casa

el día de la fiesta. Claro.

Lo mejor es que yo no venga tampoco.

Puedes estar a solas con él. No.

Vos venís. Vos venís. Ahora no puedo suspender todo.

Ya.

(Puerta)

Obvio, dale. Aparte me ducho, te llevo, vos tenés las llaves.

¿Sí?

Vale.

La puedo llevar yo.

No sé.

A mí como queráis, me da igual.

Bueno...

No sé, ¿qué hacemos? Te llamo yo después

por si necesito algo o lo que fuera.

Sí.

Voy a por mis cosas y ya bajo.

Sí, tengo tiempo todavía.

¿Las llaves del auto las tenés vos? Sí.

Bueno... Permiso.

¿Todo bien? Sí.

¿Y qué tal la casa?

Bien. Bien, bien. Todo bien.

Cómoda, ¿no?

Sí.

Un poco a trasmano igual, para mí.

Digo, es cuestión de gustos, para mí es...

un poco lejos. Claro, como todo.

Muchas gracias. Bueno...

Nos vemos mañana. Dale. Hasta mañana.

¡Ana!

¡Ana, Ana!

¿Qué?

No, quería saber si me habías averiguado algo de eso.

¿De qué?

Del tema de mi hermano.

No. Bueno, es que no vi a nadie.

Me estuve fijando en cosas de internet. Es terrible.

Ay, mira, internet es el peor sitio, ¿eh?

No mires más. Sí, pero horrible.

Dice una cosas horribles. Sí.

Se le caen los dientes... Voy a perder el tren.

No te preocupes, tu hermano es un tipo grande que sabe...

sabe lo que hace, ¿no? Como tú, que sabes tomar decisiones.

Sí. Sí, claro. Por eso.

Que me voy, que pierdo el tren.

Chao.

Cualquier cosa hablamos mañana.

(Megafonía)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Teléfono)

Ahora te ayudo, Lu, con lo que falte.

No te preocupes.

(Teléfono)

Hola.

Cierra el ojo.

Sí.

(Explosión)

Mirame.

(Silbido de fuegos artificiales)

Mira para abajo.

(Explosión)

Mirame.

Mira para abajo.

Mirame.

Ma, ¿compartes secador? Sí.

Abi, dale a bañarte. Ya van a venir.

Pero me fala el brillito.

Después le pones el brillito, amor.

Yo me lo pongo. Voy a fumar y si no se me quita.

Juntá todo, Abi.

En serio. Sí, ma.

Me acaba de llamar Ricky

que quiere pasar a saludar a Abi después de las 0.

Ah...

Pesado. ¿Y hace siempre eso?

¿Qué cosa?

Pasarse a saludar en las fiestas.

No, bueno, no sé.

Pero ahora sí.

No lo sé. El año pasado...

El año pasado lo pasó con Abi y el anterior...

No me acuerdo. No importa.

Es un desubicado. Está la familia de Edu y va a venir...

Seguro es un toque.

Sí, bueno, es lo que le dije, un toque.

Te tomás una copa y te vas. Ya está.

Eh... Voy a fumar, ahora que...

¿Tenés armado o te armo? Tengo.

¿Sí?

Bueno, yo voy con vos.

Para prender.

¿Quieres?

(Murmullos)

No viene, ¿no? No.

Con Abi tenemos como dos horas hasta que se seque el pelo,

se pone brillito...

Está enorme. Sí.

Está gigante Abi.

¿Te pusiste... rosa? (ASIENTE)

¿Sí?

¿Pudiste hablar algo con Edu anoche?

No, pero porque decidí que no quiero hablar.

No me quiero cagar el Año Nuevo.

Ya está. Además está todo sensible.

(Explosiones)

Edu invitó a un amigo del trabajo para presentarte.

Ay, no.

Sí.

Es muy buena onda. Te va a caer bien.

De verdad. Es rebuena onda.

Joven.

Bueno, no, no, eso es mentira. No, no es joven.

Pero te va a caer muy bien, de verdad.

Sabes que odio las presentaciones.

Ya lo sé, pero tuvo esa idea y me dio como...

no sé qué cortarle el rostro. Justo que está todo como raro.

No importa, va a ser todo muy casual.

Si no querés no le hablás. No, no, no...

No necesito que me presenten a nadie.

Bueno, Ana, ya está, pará. No es tan grave tampoco.

No pasa nada.

Saco la bebida del freezer porque está todo que explota.

(Explosión)

No va a conseguir trabajo nunca así.

Va a la secundaria, Eduardo.

¿De qué trabajo me hablas? Igual.

Es un horror.

¿Qué te molesta? Es mi hijo no el tuyo.

Tranquilo vos acá.

Estoy tranquilo.

Parece que se lleva bien con la hija.

Abi.

¿Vos estás bien? (ASIENTE)

Permiso.

¿Puedo?

¿Abrirla? Claro.

¿Te ayudo? Sí.

Vamos a descorchar.

Sí... ¿Hace mucho que estás acá?

Ocho años.

Un montón.

¿Y por qué te viniste?

Vine a rodar una película y me quedé.

¿Vos?

Sabés que yo soy medio desastre con las actrices y...

vos debes ser recontraconocida y yo...

Ay, no, no, yo no soy nadie. No te preocupes.

No me mientas que Lucía me dijo que...

hacés televisión, que hacés cine...

¿Sabes qué? Yo soy ese tipo de actrices

que se queda con su cara pero no con el nombre.

Yo de tu cara no me olvidaría.

No, es... es el nombre lo que se olvida, no la cara.

Bueno, quise decir lo mismo.

Bien, ¿no?

Buena pareja. Sí.

¿Qué dicen?

Yo creo que sí. Soy buenísimo para esas cosas.

Bueno, más o menos.

¿Le contamos? -Sí.

Nos vamos. ¿A dónde?

A Cuba.

Me estás jodiendo.

¿Y cómo?

Hace dos semanas no tenías un mango.

Eh... ¿Llevamos el vinito a la mesa?

Dale. Vamos.

¿Esto quieres? No.

Vos... Vamos.

Bueno, bueno...

Sí.

¿Y los chicos, no van a tomar nada?

(Explosiones)

¿Qué te pasa, amiga?

Perdóname siempre...

¿Qué llevo? Esto, ¿no?

Sí. ¿Y el cuscús lo llevamos ya?

Todavía no, ¿no? ¿Y qué onda?

¿Con qué te ayudo?

Y... esto. ¿Querés llevar esto? Dale.

Perfecto.

Bueno...

Bien. Bien, bien, bien, bien.

A ver este plato.

¿Hacemos lugar? Sí.

Están medio justos con el lugar.

A ver, corre un poco las cosas.

Nos organizamos y ya está.

Listo.

Abi, saca al perrito de la mesa, corazón.

Okey. -¿Te molesta el perro?

No, no me molesta el perro,

pero digo para estar comiendo me da cosa.

Lo puedes dejar en el piso...

Bueno, bájalo entonces, Abita.

Le voy pasando. Dale, bájalo.

Gracias.

¿Tú quieres arroz?

Vos me dijiste que querías.

¿Vos querés?

¿Querés arroz? -Sí, un poquito.

No.

Rico y bien presentado.

-A mí me gustó mucho...

Berenjena.

Qué rico.

¿Vino?

Yo tengo. Gracias. Está bien.

Yo. Un poquito.

Muy rico esto.

¿Sí? Buenísimo.

¿Pasas a quinto?

Qué bueno. Ya terminás. Sí.

Por suerte.

¿Después qué hacés? ¿Qué te preparas?

Tengo ganas de hacer derecho...

Ah, mirá qué bueno.

Y por ahí el conservatorio de batería.

Mirá qué bien.

¿Vos derecho con esos pelos?

Bueno... -A la carrera no.

-Son épocas.

Explicale al tío que son otras épocas.

Sí.

No es serio. En una audiencia igual te dicen algo.

Te lo recoges...

No insistas. Ya se va a cortar el pelo.

Está muy bueno la batería...

Tiene una pasión que es increíble.

Al principio un poco molesto.

Por los vecinos, pero a nosotros nos encanta.

Hay unos paneles que se pueden poner.

Sí, pero no alcanza.

-Están medio caros.

-No te hace nada...

¿No? Poquito, pero no...

¿Aunque los pongas aislantes con...?

Hace ruido igual.

Hay que poner paneles en todas las paredes,

pero cuestan un montón. Claro.

Es un instrumento ruidoso, sí.

(Explosiones)

¡Chui!

¡Chui!

Sí...

¿Me lo pasás? -Sí.

Llamo a los chicos, van a ser las 0.

Dale.

¡Abi! ¡Pablo!

¿No quieren venir que van a ser las 0?

Vale.

Pobre, tiene miedo.

¿En serio? ¿Por qué?

Por el ruido.

Pero después de las 0...

No, porque tengo que ir para ese lado...

Ahí va... Ahí va...

(Ladrido)

¿Todos toman champán o alguno quiere que le sirva un vino?

No, para brindar todos champán.

¿Ponemos la tele? ¿Eh?

Está arriba.

Toda la tarde mirando el año nuevo en Asia, en China...

¿Qué tienes? Soy alegre, me gustan los festejos...

Lo que pasa es que la tele está en mi cuarto...

Es medio raro. Otro plan. Sí, no...

Radio, no sé.

Podemos hacer lo de las uvas como en España.

No tengo uvas. Ah.

Siente, seis,... Seis,

...cinco,... ...cinco,...

cuatro, tres,

dos, uno...

¡Salud! ¡Feliz Año Nuevo!

Feliz Año Nuevo. Feliz año.

Feliz año. Feliz año.

Feliz año.

Feliz año.

Feliz año.

-Feliz año.

Feliz año. Feliz año.

Ana, feliz año.

Feliz año.

¿Te di dos?

En España son dos, ¿no? Sí.

Feliz año.

Feliz año.

Muchas gracias por la invitación.

Feliz año. Feliz año.

Que se te cumpla todo lo que deseas.

Todo. A ti también.

Todo.

No llores.

Qué tonta.

No.

No, no. ¿Por qué?

Alegría. Alegría.

Feliz año.

Abita...

Vamos.

Arriba.

Ay, qué lindo.

Guau.

(Explosiones)

¡Pum!

(Explosiones)

(Explosiones)

(Explosiones)

(Explosiones)

(Explosiones)

(Explosiones)

Venía a la mesa. No me dejes sola con tu familia.

Voy.

Estoy viendo para poner algo.

¿Hola?

Hola.

Sí. Feliz año, mamá.

Sí.

¿Cómo?

Sí. Sí, sí, sí sí.

Sí, aquí, donde Lu. Sí, todo bien.

Si no sale en cinco del baño, ¿le golpeas?

¿A quién? A mi marido.

La puerta, golpéale y decile que lo necesitas para algo.

¿Pero para qué?

No sé, cualquier cosa, que lo necesitás.

A mí ya no me da bola.

Bueno, a ver.

Gracias.

Hola. ¿Qué hacés?

¿Qué hacés? ¿Todo bien?

Bien. ¿Vos? Bien.

Están acá.

Feliz año. Igualmente.

Hola.

¿Qué tal? Hola.

¿Todo bien? ¿Todo bien?

¿Cómo estás? Bien. ¿Vos?

Bien. Feliz año.

Igualmente. Feliz año.

¿Un perro?

Tiene miedo. ¿Tiene miedo por los cohetes?

Sí.

¿Cómo va? Bien.

Un amigo, Juan.

¿Qué tal? Felicidades. ¿Cómo andas?

Mi cuñada. Hola.

¿Cómo andas? Feliz año.

Ovidio, mi hermano.

Feliz año. Feliz año.

El dueño del perro.

¿Todo bien?

Sentate. Hola.

Feliz año. Feliz año.

¿Todo bien?

¿Una copa de vino?

Siéntense.

Sentate, sentate, está libre.

No, no quiero.

¿No querés tomar algo? ¿Querés?

No... Bueno, sí, sí, lo que sea. Dale, vino.

Siéntate. No. No, no.

Compartimos.

¿Querés sentarte aquí? No, te juro, estoy bien.

Todo bien.

Bueno, feliz año.

Felicidades. -Felicidades.

-Felicidades.

-Chinchín.

-Salud.

Feliz año. Salud.

Salud, chicos. No te voy a regalar un perro.

Feliz año.

Feliz año.

Feliz año.

Perdón. No te vi.

Ricky. ¿Qué?

¿Diste permiso a Abi para la fiesta de los Amato?

Sí, ¿por?

Porque le dije que no.

No me dijo nada. Me preguntó y me pareció bien.

¿Te parece bien que vaya a una fiesta de egresados,

que son chicos de 17 años que se dejarán hasta las 5?

No pensé que esté hasta las 5, la puedo ir a buscar yo.

Claro, cualquiera la puede buscar antes. No tiene edad para ir.

No sé cuál es la edad. ¿Van amigas? Van dos amigas.

Pero igual qué importa que vayan las amigas.

No sé, pensemos nosotros si nos parece bien que vaya o no.

Bueno, decile que no.

¿Yo le tengo que decir que no? Vos sos la que no quiere que vaya.

¿Por qué le tengo que poner los límites?

No es que no quiero que vaya.

No tiene edad para ir. ¿Me entendés lo que digo?

Bueno, no estoy de acuerdo.

¿Dónde están los espirales?

Ahí voy. Ahí voy.

Bueno, ¿hablas vos con ella y le decís?

Y después te vas rápido y no me cagas el Año Nuevo de paso.

(Risas)

Yo me quiero ir para mi casa.

Yo me ocupo.

¿Todo bien? Sí.

Permiso.

¿Sabes de una fiesta para ir esta noche?

No.

Estoy más para irme a mi casa que para ir a una fiesta.

¿En serio?

Permiso.

Que...

La semana que viene queremos ir al teatro.

¿Se acoplan a venir con nosotros? Sí, está bueno.

¿Y conocés alguna obra de teatro para ver?

¿Yo? No, pero Ana...

Anita, ¿vos conocés alguna obra de teatro para ver?

Sí. Hay muchas.

Ellos quieren ir al teatro. No saben qué ir a ver.

No sé, depende. ¿Qué... qué os apetece?

No queremos ver nada del off. Hay una obra... "El señor Schultz".

Lutz. Lutz.

Yo no la he visto, pero creo que es buena.

¿Y "Vida en club? ¿La viste?

Sí, a mi me pareció...

una pavada. Pero vamos, es personal.

Mira, justo mi analista me la recomendó.

Ah. Claro, sí, por eso digo que...

es personal.

¿Vos sabés de alguna?

¿Qué?

Una obra de teatro para recomendarnos.

No voy al teatro.

No. Bueno, yo me voy.

Dale. ¿Le dijiste a Abi? Sí.

¿Y, todo bien?

No se enojó.

Bueno. Gracias.

¿No querés tomar una copa más, quedarte un ratito?

No, gracias. Yo ya... me voy.

¿Venís?

Sí.

¿Seguro que no te desvío? No, te acerco.

¿Qué, te vas? Sí.

Que estoy cansada y quiero ir a casa

y así aprovecho el coche para que me acerque.

Bueno, feliz año.

Igualmente. Muy rico todo.

¿Te espero en el auto?

Sí, ahora voy. Dale.

Gracias por venir. ¿Lo dices en serio?

Sí.

¿Por qué no te quedas un rato más? Te puedo llevar yo.

Qué buen gesto, ¿no?

Gauchito.

Pues podría no haber venido si quería.

Tranquilamente.

Che... Este...

Emilio, eh... vos sabés que cualquier cosa

podés contar conmigo, ¿no?

Sí, lo sé, no te preocupes.

Estoy bien.

Digo si necesitás hablar con alguien...

Gracias, Eduardo. Gracias.

Vos también.

Sí, quédate tranquilo. Estamos bien.

¿O no? -Sí, claro.

¿No querés quedarte un rato más, que te lleve Juan,

que va para el centro? No, ya está.

Dice que está muerto con vos.

¿No?

Bueno... Ya está.

Gracias. A ti.

Chao.

Te quiero. Y yo.

(Lucía Jiménez "I see a darkness")

# And that I see a darkness.

# And that I see a darkness.

# And that I see a darkness.

# And that I see a darkness.

# And did you know how much I love you.

# Is a hope that somehow you.

# Can save me from this darkness.

# Well I hope that someday, buddy.

# We have peace in our lives.

# Together or apart.

# Alone or with our wives.

# That we can stop our whoring.

# And pull the smiles inside.

# And light it up forever.

# And never go to sleep.

# My best unbeaten brother.

# This isn't all I see.

# Oh, no, I see a darkness.

# Oh, no, I see a darkness.

# Oh, no, I see a darkness.

# Oh, no, I see a darkness.

# And did you know how much I love you.

# Is a hope that somehow you you.

# Can save me from this darkness. #

¿Qué pasa? Ay, perdón.

Nada. Estaba mirando la hora.

¿Sí?

Duérmete. ¿Qué hora es?

Es muy temprano. Va a amanecer.

¿Nunca dormís vos?

Me cuesta cuando no estoy en mi casa.

Bueno, y he tenido una pesadilla.

Soñé que me moría.

Qué horrible. Sí.

Bueno, no me moría, me desmayaba, creo.

Y me encontraban aquí en tu casa tirada.

Y... entonces venía Lucía y decía

que por qué estaba en su casa.

La oía gritando mucho de fondo.

Por eso creo que no estaba muerta, estaba desmayada.

Estaba furiosa.

Creo que quiero ir a casa. Necesito estar ahí.

¿Me llevas, por favor?

Gracias.

¿Te conté que al final voy a hacer la peli del director español?

¿En serio?

¿Y qué onda, que... que tenés que engordar?

No, qué va. Al final me dijo que...

que el personaje de Marta es como...

como el de una exgorda.

Pero que ahora está muy flaca.

Como que se pasó para el otro lado.

Se pasó de rosca. Está bueno.

Está bueno, ¿no? Es como...

Para trabajar es como todo una psicología.

Sí. No sé, es...

es raro igual, pero es trabajo. ¿Sabes?

Bueno, es lo que te digo siempre, es trabajo, obvio.

Sí.

¿Sabes? Estoy con alguien.

¿Con quién?

Con Ricky. Con Ricky, ¿qué Ricky?

¿Ricky, mi Ricky?

Tu exRicky, sí.

Me estás jodiendo.

¿Cómo? ¿Cuándo?

Pues... Bueno, desde hace nada.

¿Pero nada cuándo, de nada para Año Nuevo?

No, bueno...

Qué importa. Sí que importa.

¿Cómo qué importa?

¿Qué fue acá en casa, mientras me cuidabas la casa?

Aquí nos vimos, pero no fue en Año Nuevo.

¿Te cogiste a mi exmarido mientras me cuidabas las casa

con mi hija dentro? Aquí sí, aquí fue,

pero... pero... pero...

no cuando estaba tu hija dentro, no.

Sos tan tremenda, Ana.

Sos tan tremenda.

Llegás, arrasás con todo.

¡Eh!

No te importa nada, pero no dejas uno.

Te juro por momentos...

Perdóname.

Perdóname. Bueno...

Te juro que no fue para nada premeditado. Pasó.

Te lo juro.

No sé...

Hace más de tres años que estás separada.

No sé, tienes otra pareja, estás feliz,

enamorada. No sé, pensé...

Pensé que quizás caducó, ¿no?

No, no caducó. Sabés que no caducó.

No caduca nunca porque es el padre de mi hija.

Al que dejaste porque ya no soportabas.

¿Abi lo sabe ya?

Vas a ser la madrastra de Abi, ¿sabés?

Aparte a vos te va a adorar.

¿Van a tener hijos?

¿Qué? ¿Qué?

¿No me digas que no lo pensaste? Te conozco.

¿No pensaste en tener un hijo con él?

¿Estuvieron en mi cama?

No, no estuvimos en tu cama.

Son unos traidores ustedes dos.

Pensé que había pasado mucho tiempo y que no sé...

y que ya no te importaba.

Además él te parece patético.

¿Ya se lo dijiste? ¿Ya sabe lo que pienso de él?

¿Qué dices? ¿Hablaron... hablaron de mí?

No, no hablamos de ti.

Obvio, más vale.

No soy idiota. No estoy pensando que están hablando de mí.

Pero aparte, Año Nuevo...

La pantomima que me hicieron a mí como si fuera una idiota.

No sabía que iba a venir.

Me enteré aquí cuando me lo contaste.

No me mientas, Ana. No es contra ti.

Por favor, perdóname.

Yo no quiero que nos peleemos, por favor.

Te juro que no lo planeamos, pasó.

Bueno, estas cosas no pasan así como así.

A vos solamente te pasan así como así.

¿Quién es?

¡Yo, señora!

¿No tenés llave?

Sí, tengo. No quise entrar por si hay alguien desnudo.

¿Qué?

¡Si hay alguien desnudo no quiero entrar así!

¡Quiero golpear antes! Pasá, no hay nadie desnudo.

Buenas tardes. Feliz año.

Cómo está la Santa Rita, impresionante.

Yo vengo acá para afuera, señora. Dale.

Ah, una cosa.

Con Ariel nos dividimos nosotros.

Usted tiene que elegir si se queda con él o conmigo.

Está bien, dale. Te aviso.

Piénselo tranquila.

Me voy.

¿Caminando te vas? Sí.

Bueno.

Le decís a él que te venga a buscar.

De paso me trae la cuota del mes. No sabés que genial me vendría.

¿Dónde mierda está?

¿Qué buscas? Las llaves de tu casa.

Tomá.

Así se las das a él que lo tenés más cerca.

Dale. Tomá.

¿Sabes qué?

Pégame una bofetada.

Pégame. Pégame una bofetada. Termínala. Termínala.

Pégame, te va a ayudar a sacarte el enfado.

Bueno, dale, ahora te pego.

Me pegaron muchas veces en la ficción.

Aunque digan que es mentira, siempre son de verdad.

Qué mala actriz sos. Vete de mi casa.

Pégame. Pégame, por favor.

Pégame, por favor. Pégame.

(Portazo)

¡Ey!

Vení. Subite.

Dale, idiota.

Te quedan tres kilómetros a la estación. Subite.

Está bien. No pasa nada.

(Ladridos)

Gracias por traerme.

De nada.

No quise cagarla, de verdad.

Hubiera preferido no enterarme de nada.

Y menos en este momento.

No sé qué es lo que querías. Si verme...

sacada horrible.

¿Verme muerta de celos, no sé,

para después ir y contárselo a él?

Te lo he contado porque no quería mentirte más.

Porque necesito tu consentimiento para poder avanzar.

¿Para poder avanzar en qué, Ana?

¿En qué?

Si te vas a cansar, como te cansas de todos.

No me lo contabas,

yo no me enteraba de nada y todo sigue igual.

Me lo hacías más fácil.

Quizás esta vez no me canse.

O sí.

Pero me gusta, me gusta de verdad.

Lo siento.

Bueno...

Bajate del auto.

Dale. ¿Te bajás?

(Ruido)

(Música suave de guitarra)

Somos Cine - Pensé que iba a haber fiesta - Ver ahora

Zona hostil

Un equipo militar en misión de rescate queda atrapado en Afganistán, tendrán que conseguir aguantar con vida hasta el amanecer para ser evacuados. Inspirada en hechos reales que sucedieron en agosto de 2012 al norte de Bala Murghab (Afganistán). Con Ariadna Gil, Roberto Álamo, Raúl Mérida, Antonio Garrido e Ingrid García-Jonsson.

Para todos los públicos  Somos cine - Zona hostil - ver ahora
Transcripción completa

(Música árabe)

(Pisadas y respiración profunda)

Abda, corta la camisa. A la orden.

No respira. Está cianótico.

(MADRE HABLA EN OTRO IDIOMA)

Joder. El guedel no entra.

Tiene mucha metralla. No importa. Primero, que respire.

Luego miramos lo que hay.

Isabel, date prisa. Un segundo, por favor.

Sobrino, dime algo. Desde aquí no veo, joder.

Voy a cortar.

Nos vamos. Dame un minuto, Luis.

Nos vamos. Aguanta, por favor.

Ahora, Isabel. Ahora.

Mi capitán. Mi capitán.

(MADRE LLORA)

Aguanta. Aguanta.

Ya lo tengo.

Vamos.

(Pitido)

No, no, no, no, no.

(Continúa el pitido)

Está reventado. No respira. Está destrozado.

Mierda.

(Música triste)

(MADRE LLORA)

Abda, conmigo. A la orden.

(Música suave)

Sí. Nos calmamos los dos. Yo no estoy alterado.

Yo le digo que no le compro móvil hasta que no cumpla 12 años

y tú se lo compras.

Si justificación hay para todo.

Bueno, sí, lo que tú quieras. Vale. De tu parte.

Tu hermana. Un abrazo de su parte. Me parece bien.

¿A qué hora tomamos tierra? 14:03.

Vete a descansar. Tengo para un rato.

Bueno, te espero. No me esperes. Hasta mañana.

Hasta mañana.

(PROTESTA)

(LLORA)

A sus órdenes, mi capitán. Buenos días.

Buenos días.

Gracias.

-A la orden.

-Capitán, le presento a la nueva sanitaria: la Cabo Sánchez.

-A la orden, mi capitán. Bienvenida.

¿Cuándo has llegado? Hace una hora.

Te esperábamos ayer. ¿Tu primera misión en Afganistán?

Sí, mi capitán.

¿Qué experiencia tienes?

En lo civil estuve trabajando en un ambulatorio en Barcelona.

Cuando me alisté me destinaron a la UME.

-A la orden, mi capitán.

Cabo Sobrino, tiradora. Cabo Sánchez, sanitario.

Bienvenida. -¿Qué tal?

¿Experiencia sanitaria en combate?

No.

Aparte de a cabo Sánchez, ¿respondes a otro nombre?

Raquel, mi capitán. ¿Has desayunado, Raquel?

Sí. En el avión. Mejor. Ya estamos de guardia.

Joder con Ledesma.

El vuelo ha ido bastante bien con este calor.

Mi comandante, estás como una puta cabra.

Sí, pero tenemos sitio para tomarnos la cervecita.

Y estos no se comen solos. Cuando acabe el turno.

Cuando acabes no queda ni la guita.

Monitor de constantes, respirador conectado con la botella de oxígeno.

La bomba de perfusión, el aspirador de secreciones, la fluidoterapia.

El desfibrilador debajo de ese banco. Abda lo maneja.

Todo el instrumental, esas cosas, en tu chaleco. Siempre a mano.

Perdona. ¿Podemos hablar? Ahora no. Estoy con Sánchez.

¿Alguna duda?

Cuando haya que intervenir, ¿dónde prefiere que me ponga?

Siempre atrás. Yo estoy aquí con la cabeza de él abajo,

el alférez Abda a este lado con las vías, y tú nos pasas

el material de esas bolsas.

Ten siempre tu material a punto. Aquí nunca pasa nada hasta que pasa.

"Galgo, aquí Halcón. ¿Cómo me recibes? Cambio".

(INCOMPRENSIBLE)

"Galgo, llegas entrecortado. Limpia el micro y prueba".

"Halcón, aquí Galgo. ¿Cómo me recibe ahora?"

"Galgo, aquí Halcón. Ahora fuerte y claro".

"Halcón para toda la malla".

"Permaneced sobre las rodadas del Husky".

"Repito: que nadie se salga de las rodadas".

"Halcón para todo el convoy. IED. IED"

"Preparaos para recibir ataque complejo".

Galgo. Recibido.

Maño, Garfio, Puma, desplegaos.

"A todas las unidades: desplegad a los tiradores a las cotas".

Lince, colócate en una posición elevada.

"Tiradores, atentos a trampas bomba arriba".

"A toda la malla, atentos. Si hay algo me avisáis".

Peña, ¿estás bien? Estoy bien, mi teniente.

-"Halcón a todos los jefes de unidad. Pongan en situación".

-Busca un punto de toma para el MEDEVAC.

Te dejo un pelotón, un binomio de tiradores y al intérprete.

-Rashid.

-El sargento Aguilar se quedará de apoyo.

-A la orden, mi teniente.

-En cuanto evacúen a los heridos sales de aquí echando hostias.

Listo.

A la orden.

No hace falta que te diga quién es. -El hijo del general Conte.

-Que, en algún momento, también fue teniente.

Échale una mano.

"Dos militares americanos heridos".

"Uno grave. Contusión en el pecho. Dificultad para respirar".

"El otro más leve. Heridas en la cara".

¿Presenta hematoma el tórax?

¿Movimientos respiratorios asimétricos?

"Afirmativo". Parece un neumotórax.

Túmbelo en posición horizontal con la cabeza un poco elevada.

"Recibido. Procedemos. Amplío información".

"Un militar español con golpe en el casco por una piedra

y arena en los ojos. No parece grave. Cambio".

No ha perdido la conciencia. ¿Mareos? ¿Desorientación?

"Negativo". Que no se duerma.

Le paso con el capitán. ¿Cómo es el terreno?

"Irregular y polvoriento".

Aseguren un punto de toma. "Recibido".

ETA estimada en 9:00. Corto. Isabel, pasa a canal dos.

Canal dos.

Que me entere por tu hermana que vuelves a Madrid tiene delito.

Por eso no te lo he dicho. Para que no me dieras el coñazo.

¿Por qué te quieres ir? No me jodas, Luis.

Luego te dibujo un mapa. Tengo que preparar la evacuación.

Paso a canal uno.

Preparados para tomar tierra.

Hombres aquí, allí y allí. Ya.

-No se ve nada, joder.

Pasamos a reducción rápida, Luis. Ok.

(GRITA) Agarraos. Volcamos.

Agarraos.

Cuidado con las palas.

De puta madre.

¡Dios!

¿Estamos todos bien? Bien.

¿Abda? Sí, mi capitán.

¿Sánchez? Sí, mi capitán. Bien.

(SE QUEJA)

¿Qué cojones es esto? ¿Qué cojones es esto?

Vaya mierda de punto de toma. No es tan difícil, joder.

Nos podíamos haber matado todos. ¿Están todos bien?

¿Quién eres?

A la orden de usted, mi capitán. Teniente Conte.

Joder, vaya hostia. Coged todo el material.

¿Están todos bien?

¿Los heridos dónde están? Allí, mi capitán.

Vamos, el equipo.

(HERIDO RESPIRA CON DIFICULTAD)

"Hello. I'm doctor Varela".

Un neumotórax. Sánchez, el material.

Vamos a bajarlos.

"Ok. Fine. You are gonna be fine".

Aguja.

"Don't look now".

¿Me recibes?

Capitán Torres.

¿Que ha volcado qué?

El convoy americano hubo de proseguir su camino.

La escolta de la legión continuó con ellos y dejó en el POI

un destacamento de cinco vehículos.

Son 25 hombres más los dos heridos americanos

y la tripulación del MEDEVAC siniestrado.

El teniente Conte espera órdenes.

-Los chinos están listos para volar y recogerlos a todos.

-¿Cuándo podríais salir? En 20 minutos, mi general.

Informen a Conte de que vamos para allá.

Mi general. ¿Sí?

Lo ideal sería, para no volver, traernos el helicóptero.

¿Quieres traerte el helicóptero? No vamos a dejarlo allí.

El MEDEVAC lo vamos a volar. Tenéis que evacuar

a la tripulación y a los heridos. Mi coronel, con su permiso.

Si el helicóptero solo ha volcado se puede recuperar.

Ese helicóptero puede salvar muchas vidas.

El Súper Puma está en el límite de lo que carga el Chinook.

Sí. 7900 kg. Pero perdió las palas. Son 250 kg menos.

El capitán Torres podrá quitarle el resto.

Tendrían que pasar la noche allí.

-Mi general, ¿vamos a convertir una misión de recuperación rutinaria

en una operación compleja, sin garantías de éxito?

El problema es la foto.

La foto. Si dejamos el helicóptero, lo volemos o no lo volemos,

los malos se harán la foto con él.

A mí me toca los cojones, con perdón.

Si nos lo traemos,

si nos lo traemos podemos convertir el accidente en una victoria.

Comunicadme con el médico.

Isabel.

¿Sí? Dra. Varela al habla. A la orden de usía, mi coronel.

Estamos considerando el rescate del MEDEVAC.

"Antes necesitamos saber

si los heridos pueden pasar la noche".

Están estabilizados. Convendría evacuarlos lo antes posible.

"No contesta a mi pregunta. ¿Sí o no, Varela?"

Sí pueden, mi coronel.

Gracias, Varela. Mi coronel, ¿puedo hablar con ella?

Varela, pásame con Torres. Pero dile que soy el coronel. Díselo, cojones.

Mi coronel.

Mi coronel.

¿Qué pasa, Luisito? ¿Se te ha olvidado aparcar o qué?

"Si sacaras los ojos de las tetas de Varela".

Déjate de tetas que no está el horno para bollos.

¿Nos sacáis de aquí?

"Ya que me has jodido la cena algo tendré que hacer".

Necesito que hagas algo por mí.

Toca palmas, que yo bailo.

Tienes que desplumar tu pájaro. Tiene que pesar 1500 kg menos.

Les has convencido de que lo haremos sin herramientas. Qué cabrón.

En serio, no me dejes mal. Desplúmalo todo lo que puedas.

Nos ponemos a ello.

Pasa buena noche. Te veo mañana.

Aquí te esperamos.

¿Dime, Vilches?

¿Cómo va esa pierna? Mucho mejor.

Has estado rápido con la palanca de expansión.

Los motores no han sufrido daños. Ni equipo eléctrico ni hidráulico.

¿Cómo podemos quitarle al bicho tonelada y media?

Se viene con nosotros. De puta madre.

Desmontamos soporte de armas, quitamos las palas

y en blindaje tenemos 300 kg. Hay que sacar el combustible.

Debe ser una tonelada. Tardaremos, pero es lo que hay,

así que venga, cuanto antes.

No te vas hasta que no te vea esa pierna.

Ahora no. Ahora sí.

Eres igual de cabezota que tu hermana.

Maño, tu vehículo lo quiero en esta ladera

cubriendo el sector desde ese roquedal hasta esta zona.

El RG. Garfio, ¿dónde estás? Orden.

Que parapete el flanco descubierto del nido de heridos.

El resto usaremos ese talud a modo de trinchera

para defender el sector sur.

Y el helicóptero.

Mi teniente, me preocupan esas alturas a nuestra espalda.

¿Por qué no ponemos los vehículos contra el talud como parapetos?

Esas alturas están cubiertas con los tiradores.

¿Cómo andamos de comida y munición? ¿De munición? Justitos.

Comida queda de los americanos. Agua, para un día.

¿Dudas? Ninguna.

¿Algo? ¿Dudas? ¿Algo? ¿Más dudas?

Señores, a trabajar.

Señores, a la de tres levantamos. Una, dos y tres.

-Cuando voy a devolverle la pashmina a la tía

se agacha tapándose como si hubiera visto al diablo.

-Eso es que te vio feo de cojones.

Movimiento a las diez.

Unos 300 metros.

Es un zorro.

-"Lince, aquí Toro. Vamos a reorganizar el perímetro

para pasar la noche".

Esperad instrucciones. -"Enterado, Toro"

-De Lince para Toro: si nos quedamos ¿puede subir Peña a apoyarnos?

"Nos está entrando frío por la espalda".

-Negativo.

"Peña está fuera de peligro, pero tiene los ojos tocados".

"Ahora os enviamos a alguien. Fin". -Recibido.

Gracias, Isa. Sé que el helicóptero se viene gracias a ti.

No me las des. Preferiría haber evacuado a los heridos.

Mejor que se lo lleven. Solo nos queda un MEDEVAC.

Sin rescates médicos no sé qué razón tenemos para estar aquí.

A ti parece que ninguna.

Me han ofrecido el puesto... (DOLORIDO)

...de jefa de urgencias en el Clínico de Madrid.

Es una superoferta.

Como dice Sabina,

te vas a sentir como un torero al otro lado del Telón de Acero.

Tú eres médico militar. No me jodas, te vas a aburrir.

Sí. Porque esto es una risa.

Lo dices por el niño del otro día.

Me voy y ya está.

Puma, tu vehículo sale demasiado. Lo quiero en desenfilada de casco.

"Galgo, aquí Lince".

Aquí Galgo.

"Hombre. 3-0-0 metros. Sur, suroeste de su posición. Observamos".

Recibido.

Galgo para toda la malla: todo el mundo al loro.

Parece un pastor.

(IRÓNICO) Sí, todos son pastores.

(Balidos)

Lince, aquí Galgo.

"Interrogo si le veis armas". Si las lleva no las veo.

-Negativo.

"¿Un disparo de aviso?"

Negativo. Seguimos reglas de enfrentamiento.

Maño, Garfio, mantened el sector, cojones.

(Balidos y música de tensión)

Mi teniente, ese ya se sabe la talla de nuestros calzoncillos.

Teniente Conte. No combatiente, desarmado. Observa el campamento A2.

0-0 metros sur, suroeste de nuestra posición.

Solicito seguimiento por satélite.

Vamos a ver, si se va de aquí estamos vendidos.

Necesito la puta confirmación de que es hostil.

Putas reglas.

El que las inventó nunca ha pisado Afganistán.

Si no sabría que aquí todos los tukus van igual:

el mismo turbante,

el mismo chalequito,

el mismo kalashnikov.

-Galgo, aquí Lince. Informo: es solo un chaval.

-Si se va estamos vendidos. Dé usted la orden. Alégreme el día.

(GRITA) Rashid, vuelve aquí.

Me cago en el truco de los cojones. Rashid, vuelve.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

(Música tensión)

Qué hijo de puta.

-Galgo, aquí Lince. Informo: lo tengo a tiro.

Va a desaparecer en desenfilada tras el talud. Última oportunidad.

No.

Galgo, aquí Lince. Lo he perdido. Repito, lo he perdido.

(Música tensión)

¿Tú estás loco? ¿Qué coño habéis estado hablando?

-Tranquilos. Es un niño. No pasa nada.

Dice que viene de un pueblo cercano. Oyó la explosión y se acercó.

-A mí no me mientas, cabrón. ¡Aguilar!

(Teléfono)

Lo tenemos.

¿Qué está haciendo?

(Música árabe)

Recibido.

Puta madre.

¿Un pastor? Mis cojones. Sargento primero.

Alerta a todos de que la insurgencia conoce nuestra posición.

A la orden.

¡Dios!

Castro, Rodríguez, conmigo.

Señores, vamos a calcular para un sobrepeso del 20 %.

¿Y esas caras?

¿Qué os preocupa?

Los amarres, mi comandante. Podríamos poner una prolonga

a la cabeza del rotor para sostener el peso;

y otra, del gancho trasero al puro de cola para evitar el balanceo.

-No sabemos en qué estado ha quedado.

Lo mejor es evitarlo para que no se deforme y centrarnos

en la cabeza del rotor.

-Con un solo punto de elevación el balanceo va a ser tremendo.

-Como haya viento, ni te digo. -Esa zona es jodida.

Hay que hacerlo a dos ganchos.

Enganchamos en la cabeza del roto. Y una prolonga.

Al gancho trasero y otra al gancho delantero.

¿Cómo va la carta de prestaciones? Va.

¿Os traigo un cafelito o algo? Disculpe, mi comandante.

-Cuidado. -Agárrala. Coge. Venga.

Capitán.

¿Les queda mucho?

Toda la noche. Seguramente no será suficiente.

Están haciendo demasiado ruido. Intentaremos ser más silenciosos.

Cuando oscurezca no puede haber luz en el perímetro.

Y necesitaré a uno de sus tiradores. Llévate a Sobrino. Es muy buena.

Sobrino.

A la orden, mi capitán. Ponte a las órdenes del teniente.

Sin pega, mi capitán. Mi teniente, la culpa no fue tuya.

Yo soy el piloto. Yo soy el responsable.

Lo sé, mi capitán. Conte,

cuando un superior te pida disculpas acéptalas.

A la orden.

Lince, aquí Galgo.

"Te mando a la tiradora del Súper Puma".

No me jodas.

Galgo, aquí Lince. Con el debido respeto, lo puede hacer Maño.

Sabe cómo hacemos las cosas en la Legión.

Negativo. Lo hará ella.

Sobrino, súbete a la cota.

Preséntate al cabo primero Carranza y ponte a sus órdenes.

No le voléis la cabeza cuando suba.

Nos mandan una pistolo. -Bueno, si está buena...

-Aquí la tenemos.

-A la orden, mi primero. Cabo Sobrino.

-Vale. Este es Angulo.

Te subes ahí y nos proteges la espalda con la máquina esta.

Para la defensa del helicóptero no está mal. ¿Lleva trazadoras?

-Sí. -Va a delatar la posición.

Dispara como último remedio. -A la orden.

Mi primero, ¿cómo se hace la cosa de la Legión?

-Bien.

Pues sí está buena, sí.

-Pasa a visión nocturna. -A la orden, mi coronel.

-Ellos no tienen visión nocturna. Si atacan lo harán al amanecer.

-Aun así será una larga noche para nuestros hombres.

Esto lo compraste tú, ¿no? Claro. Soy el mejor.

¿Cuánto habremos quitado? No llegamos ni a 700 kg.

Madre mía. Venga, al lío.

Luz. Luz fuera.

"You good?"

-Cabeza, dolor. -A ver.

¿Hablas español? -Un poco.

Paella. Una cerveza, por favor.

-Estos guiris no pierden el tiempo.

-Hola, guapa. ¿Quieres rollo?

¿Cómo lo ves, Sánchez?

Me parece que calladito estás más guapo.

-¿Tú tienes novio or anything? -No.

-La acabas de cagar, compadre.

Estás muy verde, Sánchez. Así no te lo quitas de encima.

Ni de encima ni de abajo, con mis respetos, mi cabo.

-Mi alférez, ¿ha traído la bomba de perfusión?

-Se me ha olvidado. -Voy yo.

Sánchez, la luz.

Lo siento, mi capitán. No me he dado cuenta.

Luz. Luz fuera.

¿Se puede saber en qué cojones estabas pensando, cabo?

Lo siento, teniente. ¿Dónde coño te crees que estás?

Ya vale, mi teniente.

Es su primera misión aquí. Me da igual, mi capitán.

Has venido a una guerra.

Estamos en zona hostil. No ha pasado nada.

Pero va a pasar, mi capitán.

Yo estoy aquí para cuidar de todos y cada uno de ustedes.

Incluido su precioso helicóptero.

Mi precioso helicóptero ha salvado cientos de vidas.

¿Sabes cómo le llaman los afganos a mi precioso helicóptero?

El sonido de la vida.

Con el debido respeto y subordinación,

pero esto es una guerra y no somos una ONG. Somos militares.

Sánchez, compórtate como tal. A la orden, mi teniente.

A la orden.

Luz.

Con el debido respeto, el teniente tiene un palo metido en el culo.

Sí, pero tiene razón.

Un fallo de nada y la gente muere.

Son esos los que recordamos. No los que salvamos. Ten cuidado.

Que no nos vuelvan a sacar los colores.

Vámonos, señores, que estamos metidos en la mierda.

Ve arrancando. Alvite, llama a la torre y pide salir.

¿No salíamos a primera hora? Cambio de planes. Nos vamos.

Comandante, ¿adónde?

-¿Por qué quieres volar ya a Bala Murghab?

Estaremos más cerca cuando amanezca.

Nos dará la oportunidad de entrar en cuanto una ventana se abra.

100 %. ¿Torques unidos? Unidos.

¿Instrumentos de transmisión y motor en verde?

Verde.

Listos para despegar. -Atrás estamos listos.

"Erac, Back Bear 71 ready for departure".

Muy bien. Mío. Suyo.

Nos vamos en cinco, cuatro, tres, dos, uno.

Despegando.

(Música acción)

1200 metros a roquedal en pista.

La muy cabrona le deja por Skype.

-Vaya racha de mierda que lleva Peña.

-950 metros a cresta en talud.

-La tía está buenísima. Si no está con él me la puedo tirar yo, ¿no?

-Joder, Angulo, estás enfermo.

Mi primero, hace rato que no veo al zorro.

(Motor)

(Motor)

Lince, aquí Galgo. ¿Veis la moto?

Negativo. No veo ningún objetivo.

-Vamos, cabrones, asomad la boquina.

-Galgo, aquí Lince.

"La tengo. Listo para disparar".

"¿Apreciáis armas o movimiento hostil?"

Negativo. No aprecio armas.

Espera, Galgo.

Se va.

(Teléfono)

Aquí el teniente Conte.

Cuatro todoterrenos y tres motos se acercan a vuestra posición

desde la cota 405. Te voy informando de sus movimientos.

¿Cuántos? -47, mi capitán.

-¿Has escuchado, Conte? 47 insurgentes.

"Para Exrei: 3-2-5-7-0".

Para Yankee: 6-9-5-4-1. "Recibido".

Aquí Galgo. Todo el mundo alerta para recibir posible ataque.

Ni te muevas, ni hables, ni respires. ¿Recibido?

-Joder. -¿Qué pasa?

-Cabras. Un rebaño sin pastor. Al norte.

-Mierda. Galgo, aquí Lince.

Informo: rebaño sin pastor a seis metros de nuestra posición.

Observamos. "Recibido, Lince".

Dile a Sobrino que ni se le ocurra levantar la cabeza.

Ni un puto tiro hasta que no den la cara.

Joder.

Galgo, aquí Lince. Informo: moto acercándose del oeste a su posición.

Recibido. Les oímos pero no les vemos.

Hay dos más. Se acercan en paralelo por la pista.

Galgo, aquí Lince. Informo: están detenidos a 3-7-0 m de su posición.

-¿Qué cojones? Están levantando polvo.

Para ocultar el ataque.

Aguilar, cagando hostias. Salta esas piedras para coger el flanco.

Vázquez, conmigo. A la orden.

-Vázquez.

A cubierto.

Responded.

¡Médico!

¡Médico!

Personal sobre la cresta.

Puta madre.

¡Vilches, apaga esa luz!

Aquí Lince. Estamos recibiendo fuego de supresión.

"Imposible apoyar". Me cago en la puta.

Luz.

Solicito permiso para sacarlos de la luz.

Os están usando como cebo. No os acerquéis a la luz.

Eliminad la amenaza primero.

¿Dónde vas, Angulo, coño? -Los tengo.

10 km a la derecha de la cota. Al otro lado del valle.

-Baja, coño.

(ANGULO GRITA)

-Galgo, aquí Lince. Han herido a Angulo. Han herido a Angulo.

Joder. Fuego, fuego. Concentrad. Fuego.

Cubridme.

Si lo tocas te vuelo la cabeza, hijo de puta.

-Que te den por culo.

-Ayúdame.

(SOBRINO) -Ahora, mi primero.

-Cubríos, cubríos.

Capitán, al suelo.

Mierda. Cabrón.

Galgo, aquí Lince. Informo: tiradores enemigos se retiran.

He abatido una moto. La otra se me ha escapado.

-Me han dado en el culo. Joder.

Un poco más y se tira usted a la novia del Peña.

Galgo para toda la malla: extremad precaución. No quiero más heridos.

Aguilar, ¿estás bien? Bien, mi teniente. ¿Y Vázquez?

Herida penetrante con orificio de entrada en escápula.

Ha perforado el pulmón. Hay que intubar. Abda.

La botella de oxígeno está en el MEDEVAC.

Lo llevamos ahí. Sánchez, laringo tubo.

Mantened el perímetro.

Lince, aquí Galgo. "¿Cómo está Angulo?"

Bien. Solo está tocado.

"Recibido. Venid para abajo. ¿Necesitáis ayuda?"

Negativo. Entre Sobrino y yo nos arreglamos.

-Joder, mi primer tiro. Está calentito. Como si me hubiera meado.

Abda, atiende al sargento primero. A la orden.

Mi teniente, la camilla. Ayuda. A la orden.

Gavilán, dos tíos contigo aquí.

A la de tres. Una, dos, tres.

Encárguese de Vázquez, alférez. Ya me ocupo yo de esto.

-Apriete. Apriete.

-¿Pero tú quién te crees que eres?

Los policías que entrenabas se liaron a tiros con nosotros.

Qué pena. Pero yo no soy como ellos.

Los talibanes mataron a mi familia

por llevarnos a mí y a mis hermanas a Barcelona.

Yo sí tengo razón para estar aquí. Más que tú.

Yo no soy como ellos.

(Música acción)

Black Bear 71. A la vista el punto de aterrizaje.

Autorización para la toma.

Lo que necesite, mi comandante.

-Capitán, con su permiso. -Adelante.

Discúlpeme, comandante. Capitán Lázaro.

¿Qué pasa? Malas noticias de la zona.

Ha habido un ataque. Los insurgentes se concentran a retaguardia

de estas alturas. Nuestra gente se encuentra en esta depresión.

Estamos aquí, ¿verdad? Sí, mi comandante.

Fijaos bien. Esto es como una olla de polvo. Es nuestra dificultad.

Podemos colocarnos sobre la carga antes de que el polvo la tape.

Entrar sí pero ¿cómo nos mantenemos? Si no vemos la carga derivaremos.

Pongamos dos vehículos en la distancia como referencia.

Si fijamos la vista en ellos notamos si nos estamos desviando.

Luego es cuestión de destreza.

Destreza. Pues que lo lleve otro.

Me parece buena idea. Entre los dos malo será que no lo consigamos.

¿Tú qué dices, Castro? En teoría, podríamos.

Nacho. Yo creo que sí, mi comandante.

Que estén preparados los tiradores. Me encargo.

Comemos y bebemos dentro del Chinook. Al lío.

Lázaro, necesitaré que me des toda la munición posible,

comida, agua. Lo que me puedas dar.

Lo que necesite, mi comandante.

-Toma, para los tiradores.

-"Conte, te pongo al tanto de la nueva situación".

"Ha aumentado la actividad y hemos identificado dos picks up,

tres todoterrenos y un buen número de motocicletas".

"Creemos que preparan un ataque al amanecer. Te voy informando".

Dame la cuenta de los que bajen.

-La frontera está a 350 km del POI. ¿Cuánto llevan de emisión los Tigre?

Antes de llegar al límite de combustible me los mandas.

-Dos grupos de seis hombres cubren la pista de salida.

-Mi capitán, siguen entrando.

-"Tienes unos 200 insurgentes".

"Hay otro camión en tránsito a 4 km al norte de la posición enemiga".

-Al alba serán más.

-Conte, soy el coronel Bermúdez.

Si la posición se vuelve indefendible tienes autorización

para volar el MEDEVAC y evacuar en los vehículos.

A la orden de usía, mi coronel.

A la orden.

Mi capitán, ¿tiene un segundo? Sí.

¿Qué tal se encuentra Vázquez?

Estabilizado. Me gustaría decir que fuera de peligro. Es pronto.

¿Puede mover los heridos a los vehículos, mi capitán?

Sí puedo. Hágalo.

Y la tripulación del MEDEVAC que se meta también.

No sufran. No nos vamos.

Lo que hay en este terreno lo controlamos. Lo de fuera...

Dentro de los vehículos estarán a cubierto de fuego.

La próxima vez empiece por ahí. La próxima vez. A la orden.

Aguilar. Teniente.

¿Te acuerdas de los vehículos sin batería que me dijiste?

Sí. Hazlo.

A la orden.

-Los americanos no nos pueden enviar sus Apache. ¿Los Tigre?

-Justos. -¿Si los mandamos a la COP

a repostar y cargar munición cuánto se retrasarían?

-40, 45 minutos. -Es demasiado.

-Los insurgentes no saben que vamos casi sin munición.

-Manda dos Tigres al POI.

Con suerte los insurgentes se tragan el farol y huyen.

El otro Tigre lo mandas a repostar.

-Démosle una oportunidad a Ledesma para que entre a sacarlos.

Le bajamos con cuidado.

"Ok. Up". Venga, Norris, arriba.

"Be careful".

(GRITA)

¿Luis? ¿Luis?

(Teléfono)

Cógelo, cógelo. Cógelo.

"Luisito".

Dichosos los oídos, mi comandante. "¿Qué has hecho con mi amigo?"

(DOLORIDO)

Habíamos quitado alrededor de 650 kg hasta que empezó el ataque.

No creo que podamos quitar más. Tiro en el culo.

Dime.

Le ponemos boca abajo.

Sí, te escucho perfectamente, Ramón.

Yo se lo digo a Vilches. Sí.

Claro, claro.

Se me ha debido de joder mi detectabala.

No te preocupes. De esta no te mueres.

No puedo dejaros solos un momento. -A ver si aprendes, Peña.

La cabo se ha fundido solita a cuatro tukus.

-¿La fichamos para la Legión? -Negativo.

(ANGULO DOLORIDO) -Aguanta, que no es nada.

Lo lleváis al RG, ¿sí? Listo.

Peña, échanos una mano.

Así lo haremos. Adiós, Ramón.

Isa, dile a Vilches que busque un punto de toma para Alfa 2;

y a Conte, que necesitamos dos vehículos como referencia.

¿Algo más?

Ana me ha pedido el divorcio.

¿Qué?

Quiere una vida más normal, que es lo que no puedo darle.

Voy a hacer eso.

Isa.

A la orden, mi teniente.

¿Quieren agua? -Sí. Gracias, Sánchez.

¿Cómo andamos de munición? Secos.

Como mucho, para repeler un ataque.

La medalla es la de su padre, ¿no?

Hay una cosa que nunca entendí del general.

¿Cómo podía gustarle la mierda esa de la cerveza con limón?

Se la bebía a litros. Mi padre no bebía.

(RÍE) Con nosotros sí.

Su padre era un jefe cojonudo.

El mejor hombre con el que he servido.

Tenía huevos para mandar, para repartir,

para beber cuando había que beber

y para llorar, si hacía falta.

¿Por qué me estás contando esto?

Con el debido respeto,

porque me está poniendo de los nervios con la medallita.

(Música suspense)

(Alboroto)

Esto es como último recurso.

Tú haz tu trabajo y deja la defensa a los legionarios.

Raquel, todo va a ir bien. Tranquila.

Los del Clínico se llevan una médico de la hostia.

Como no vengan los Tigre ya poco se van a llevar.

Eres la mejor militar que he visto en mi vida.

Eres una mujer extraordinaria.

Cuídate, por favor.

(Música suspense)

Mi teniente, creo que a todos nos convendría escuchar un espíritu.

Caballeros legionarios,

de nuestro credo,

recitad conmigo "El espíritu a la muerte".

El morir en el combate es el mayor honor.

(TODOS) El morir en el combate es el mayor honor.

No se muere más que una vez.

No se muere más que una vez.

"La muerte llega sin dolor". La muerte llega sin dolor.

El morir no es tan horrible como parece.

(TODOS) El morir no es tan horrible como parece.

Lo más horrible es. (TODOS) Lo más horrible es.

Vivir siendo un cobarde. (TODOS) Vivir siendo un cobarde.

(GRITOS EN OTRO IDIOMA)

(Disparos)

Cubierto.

Ojo al consumo de munición. Asegurad el disparo.

Desplegaos. Solo tirador y conductor en los vehículos.

Directos a los morteros.

"Galgo para toda la malla: mantened el perímetro".

Ramírez. Médico.

Ahora.

Último cargador.

Estoy sin munición.

-Mierda. Joder.

(Helicóptero)

Mi capitán, sabe que vienen de vacío, ¿no?

Joder, es usted un pozo de dicha.

(Música acción)

Ogro 1. Enemigo localizado. Identificación positiva.

Munición agotada. Ogro 2. Toma relevo.

-Ogro 2. También estoy a cero.

(Música acción)

Alfa 1. Aquí control. Hemos abierto una ventana.

Dos, ¿ves el punto? "Aquí Alfa 2. Lo tengo a la vista".

"Alfa 2, podéis tomar tierra".

Joder la que se monta. Es peor de lo que pensaba.

"Alfa 2 en tierra. Mantengo potencia por si esto no cede".

Que baje el equipo de carga.

Parece que vienen los Reyes Magos. A ver qué coño traen.

-¿Quién es el jefe? Yo mismo. Teniente Conte.

Brigada Rodríguez. Le traigo munición de fusil, ametralladora.

Parte la tiene aquí y parte donde el helicóptero.

¿El capitán Torres? Por allí.

Gavilán, cógete a alguien y a por la munición.

Maño, Garfio, aquí Galgo. Colocad vuestros vehículos para referencia.

(Música acción)

¿Qué tal, mi capitán? Todo asegurado, Rodríguez.

Perfecto. Lo del polvo está jodido. Lo sé.

Alfa 1 de tierra. "Aquí Alfa 1".

Estamos preparando la carga. Le paso con el capitán Torres.

Ramón, pide lo que quieras.

Gracias. Buen trabajo con los vehículos de referencia.

"A ti. Te devuelvo a Rodríguez". Gracias, mi capitán.

Alfa 1 de tierra. La carga está preparada.

(Música tensión)

Castro, ¿cómo lo ves?

Jodido un poco, mi comandante. Muy jodido.

Vamos a intentarlo.

Carga a la vista. Carga debajo del morro.

Ya no la veo. -Carga a la vista aquí atrás.

-Largo gancho.

-Prolonga suelta a 100 m sobre la vertical.

-Comienza a bajar. 80 metros.

70 metros.

-Puto polvo de los cojones.

No veo nada, mi comandante. Yo sí. Vamos bien.

40 metros.

La madre que me parió.

Seguimos en 40 metros.

(CASTRO TOSE) -Sigo sin ver nada. ¿Tiene referencias?

¿Ve usted el suelo, mi comandante?

¿Mi comandante?

-Mi comandante. ¿Abortamos?

Abortamos.

¡Isabel!

¿Qué ha pasado, mi comandante? ¿Quién es Conte?

Lo siento, Luis. ¿Qué te ha pasado? No te preocupes. Nada.

¿Quién es Conte? A la orden.

Hay que volar el MEDEVAC. ¿Cómo?

No veo, coño. Con la de polvo que se levanta no veo la referencia.

¿Cómo que volarlo? Hay que volarlo, coño.

Tienen que llevárselo.

Con el debido respeto, mi comandante,

no se imagina lo que hemos pasado por ese helicóptero.

Se tiene que poder hacer algo.

Aquí Ogro 1 con función de preserva. Nos tenemos que ir. Suerte.

Vale. Creo que lo tengo.

Tenemos dos prolongas de 25 m.

Vamos a empalmar las dos prolongas: 25 m y 25 m.

Desde el gancho central del Chinook.

Son 50 m. Por mucho polvo que levante

yo creo que no llegará al Chinook, que veré la referencia.

Pero con una prolonga tan larga el balanceo será brutal.

Como se rompa la prolonga, el latigazo va al rotor.

Luis, ¿cómo lo ves? El hierro es tuyo.

Julia.

Julia, coño.

Va. ¿Lo intentamos?

Vamos.

Vamos, señores. Vamos.

Luis, me subo con Rodríguez y su gente.

Sánchez, quédate con Abda y los heridos.

A la orden, mi capitán.

(Música acción)

Mío. Suyo.

(Música acción)

Tierra, buena suerte. Vamos a por ello.

Carga sobre la vertical.

No se vaya a la derecha, mi comandante.

-Comience a bajar.

80 metros.

70 metros. -Ya no veo nada, mi comandante.

Yo sí. Veo los puntos de referencia. Sigo bajando.

60 metros. No se vaya atrás. Siga bajando.

50 metros.

Alto.

(Música tensión)

Soltamos prolonga.

100 % torques unidos. Todo en verde. Suelta prolonga.

-Prolonga suelta.

-"Comandante, aquí control".

Tienen a los insurgentes en la zona. Se están reagrupando.

Prepárense para recibir un ataque. Rápido, tierra.

RPG a la derecha. Su puta madre.

La prolonga se balancea.

Comience a subir.

Prolonga techa. Continúe subiendo.

-Mi comandante, sobre la vertical suba seis pies.

-Cuidado. No se desplace a la izquierda. Siga subiendo.

(Música acción)

Un médico. Un médico.

-70 metros. -Libre para el vuelo.

Tierra, recoge a tu equipo. Os vamos a buscar.

Alfa 2, baja a por ellos. "Recibido. Inicio maniobra".

-Tiradores. Cobertura Alfa 2.

(Disparos)

(INCOMPRENSIBLE)

(Música acción)

Mi capitán, tenemos que irnos cagando melodías.

Si llegáramos a perdernos van a buscarnos al calor de los motores.

A la de tres nos vamos. Tres.

-La carga se balancea.

(Música acción)

Está girando, mi comandante.

Dios.

Estoy aquí. Aguante. Aguante.

(Música acción)

Tenemos a Alfa 2 a las nueve. Ya lo sé, Ali. Voy.

(Música acción)

Mío. Mío.

La carga se estabiliza.

La tengo. Teniente, ayúdeme. Hay que llevarlo al Chinook.

Sánchez, cógelo tú.

"Alfa 1, listos. Todo el personal embarcado".

Alfa 2, dadnos cobertura. Subimos.

Señores, vámonos.

(Música acción)

Es un coche bomba. No le embistas.

¡Aguilar, zúmbale a la pick up!

Joder, están atrapados.

Están atrapados, Luis. Están atrapados.

Sargento.

Ledesma, ¿me recibes? "Dime".

Los legionarios están atrapados. Tenemos que volver a por ellos.

Mierda. ¿Qué hacemos?

Hay que tirar el MEDEVAC.

Ellos llevan a los heridos. Tenemos que ir.

¿Está seguro? Completamente.

Arma gancho. Armando gancho.

Gancho armado.

Listo para cortar.

Para, para, para.

"Alfa 1 a Ogro 3. ¿Me recibe?"

-Que Dios le conserve la vista, mi comandante.

Te recibo, Ogro 3. Casi os perdéis la fiesta.

Espero que recogierais los regalos. "Reforzados y municionados".

-"Objetivo marcado con láser".

"Identificación positiva. Listo para hacer fuego".

-Venga, vamos, vamos.

Vamos, que no nos pese el culo.

Buen trabajo, chicos.

José.

Cuando lleguemos a la base, la cerveza es a mi cuenta.

¿Es usted merengón, como su padre?

Hasta la muerte. Va a ser que no, mi teniente.

"Are you ok?"

Todo bien.

Os voy a decir una cosa. Estáis como unas putas cabras.

No me vuelvo a montar con vosotros.

(Música triunfal)

Somos cine - Zona hostil - ver ahora

Incierta gloria

Frente de Aragón, 1937. Lluís, un joven oficial republicano, destinado a un puesto temporalmente inactivo en un páramo desierto, conoce a una enigmática viuda de la que se enamora y que logra embaucarlo para falsificar un documento que la convierta en la Señora de la comarca. Una película distinta sobre la Guerra Civil con Núria Prims, Oriol Pla, Bruna Cusí y Terele Pávez.

Para todos los públicos Somos cine - Incierta gloria - ver ahora
Transcripción completa

(Música dramática)

(Música de tensión)

¡Ven aquí! -¡Registrad los cuartos!

-Mira lo que tenía escondida aquí...

-¡Sujétala! ¡Sujétala!

¿Dónde está los chicos?

¡Ven pa' ca!

¡Vamos, putita!

¡Ven pa'ca!

-¡No lo toques! -¿Dónde está tu puta madre? ¿Eh?

¡Déjalos en paz! ¡Solo son unos niños!

¡Déjalos en paz!

¡Hay que cazarlo vivo, coño!

¡Que muerto no tiene gracia!

¡La hostia, acabemos con esto de una puta vez!

¡Os podéis cargar a todos los curas y terratenientes de España,

pero nunca saldréis de vuestro agujero! ¡Escoria!

(Música dramática)

(Relincho)

Y ahora sacad fuera a la mujer y a los herederos de ese cabrón.

¡No, no, no! ¡No podéis matar a los niños inocentes!

¡No! Además, yo no era su mujer.

¡Josico! Josico, tú me conoces.

Sabes que soy la hija del Cagorcio, que nunca hubo casamiento

y que estos pobres niños son burdos sin derechos.

¿Es eso verdad?

Sí, señor. Ella siempre fue querida.

Don Carlà nunca quiso casarse con ella por ser criada.

Y los críos bastardicos nacieron.

Pues vaya con el señorito.

¡No me toques!

Por favor... ¡No me toques!

¡Por favor!

Les dejaremos ir.

¿Y qué hacemos con el castillo? ¿Lo quemamos?

No, no, no. Nos irá bien como cuartel.

Seguro que la criada se encargará de tenerlo en orden. ¿A que sí?

¿A que sí?

¡Y a este payaso lo tiráis a la buitrera!

(Música suave de piano)

Adiós.

-¡Viva la República! -(TODOS) ¡Viva!

(Risas)

(Graznidos)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Ladridos)

(Canto del gallo)

(Claxon)

Estaba de guardia.

Soy el teniente Sales.

Disculpe, teniente. Descanse, descanse.

Tengo que presentarme al capitán Picó.

Hace días que le espera. Ahora está en el río.

Soao, acompaña al teniente.

¡Tenemos dos grandes enemigos, los piojos y la pornografía!

¡Las dos plagas de la guerra como decía Napoleón!

¡Los piojos y la pornografía!

Solo venceremos a nuestros enemigos,

si antes nos sacamos de encima la roña.

Tanto la física como la moral.

Venga, ya puede hacer la entrega.

Sí, señor capitán. -Hagan buen uso de este jabón.

Y recuerden que tiene que durarles.

¿Entendido? ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, señor capitán!

Ahora ya se pueden desnudar.

Rompan filas.

(Griterío)

(Griterío)

Usted también, teniente, sin cumplidos.

-¡Viva la República!

¡Y no tengan miedo de mostrar sus vergüenzas!

Peor serían que no las tuvieran.

Me propongo convertirlos

en el regimiento más limpio del frente republicano.

Solo cuando lo hayamos conseguido

estaremos a punto para ensuciarnos las manos

con la sangre fascista.

¡La higiene es el primer paso hacia la gloria!

Este batallón, seamos francos, es una porquería.

Ni higiene ni cultura.

Mientras tengan ganas de luchar y mantengan sus ideales.

Aquí ya nadie tiene ideales.

Ni principios. ¡Chaval!

Pues son necesarios si queremos ganar.

Este es un frente muerto desde hace meses.

Franco se ha concentrado en Madrid

y aquí estamos como putas viejas abandonadas.

Algo tendremos que hacer.

Le veo con ganas de matar fachas.

Ojalá no tuviera que matar a nadie.

Pero hay que recuperar los derechos ganados con la República.

Me han dicho que en este regimiento

hay un oficial que se llama Soleràs.

¿Juli Soleràs? Juli, sí.

¿Por qué le interesa? Somos amigos de hace tiempo.

Hicimos la carrera juntos. Jamás lo diría.

Un oficial culto y educado como usted...

¿Qué quiere decir? Juli es un hombre instruido,

inteligente. Pero sin moral ni principios.

¿Sabe qué hizo en el último combate? ¿Qué?

Con una ametralladora se cargó él solo a 20 fachas.

Y después el muy bestia desaparece

dejando su puesto de oficial en plena batalla.

No se ría, no.

Tendríamos que haberlo fusilado, pero ¿quién tiene valor?

Bueno, hemos llegado. Aquí estará bien.

¡Tía Olegaria!

Mándeme, mi capitán.

Ya verá qué bien se come en esta casa, maño.

Mira.

Un mortajico bien rico, ¿eh?

Vale. Venga, que le enseño.

Mi sobrinico.

¡Guapo!

Dieciséis años y alistado.

Ni en qué regimiento sé, pero en el otro bando está.

Suba, don Luisico.

Ahora el cuartico del chico será para usted.

Pobrete, la guerra lo pilló en el otro lao.

Y aquí las cosas son así,

o te alistas o te cepillan.

Y menos mal que no le tocó con los anarquistas.

Los muy bestias se cargaron a todos los frailes del convento.

Ay, don Luisico...

No se me ofenda,

pero a mí ya me da igual quién gane la guerra.

Lo que quiero es que se acabe pronto.

(Música dramática)

En el pueblo al menos teníamos arados para cavar la tierra.

Pero no te regalan jabón.

¿Y alguien sabe para qué cojones quieren este agujero?

Para echarnos dentro cuando nos maten

y ahorrarse trabajo.

¡Compañía!

Esta trinchera está estratégicamente diseñada

para protegernos del enemigo.

Desde aquí hay que alertar de cualquier movimiento en contra.

Nos protegerá de tiros y bombas.

Quizá alguno de nosotros morirá en este agujero.

La idea es vencer al enemigo desde aquí. ¿Queda claro?

¡Sí, teniente!

(Graznidos)

(Graznido)

(Graznidos)

(Graznidos)

(Graznido)

(Graznidos)

(Graznidos)

Aquí traemos a los animales cuando están a punto de morir.

Aprovechamos cuando aún pueden caminar para despeñarlos.

Los buitres se encargan del resto.

También lo hacen con algunas personas.

Mi marido está aquí.

Acaba de llegar al pueblo, ¿no? Sí, sí.

Para entrenar a los soldados. Ah, ¿sí?

¿Y en qué consiste?

En enseñarlos a matar.

Pensaba que no hacía falta entrenarse para eso.

Yo estuve a punto de matar a mi madre al nacer.

Y aquel pequeño de allí, casi hizo lo mismo conmigo.

Suerte que no lo hizo.

Usted no parece de aquí.

Mi marido era de Barcelona. Viví allí mucho tiempo.

Usted es de Barcelona, ¿no? Sí.

¿Y a qué se dedica cuando no da clases de matar?

Estudié derecho. Quería ser abogado.

Ya se le ve que viene de buena familia.

Este desierto es más grande de lo que parece.

Y con esas botas no llegará ni a ver al enemigo.

(Graznidos)

(Graznidos)

(Música de tensión)

Ajá... ¿Qué?

¿No se te ocurre llamar a la puerta? Arriesgado, no me dejarían pasar.

Va, no nos entusiasmemos.

Debes de tener unas vistas increíbles desde aquí.

¿Cómo es que siempre tienes lo que que querría?

Siendo amable y educado.

¿Aún lo tienes?

¿Esto? Hasta que me muera.

¿Algo interesante ahí arriba? Más que aquí abajo.

Y que lo digas, esto está bien muerto.

Los fachas ya podrían haber llegado a Barcelona.

Han desprotegido el Frente de Aragón

para que dure la guerra.

Cuanto más dure más triunfal será la victoria.

Y aquí estamos muertos de asco.

Aunque eso sí, perfumados de jabón.

¡Ah! ¿No lo dirás por ti?

Vas como un dandi, pero hueles a cerdo.

Así podrás seguirme para pegarme un tiro.

Ya me gustaría, ya.

¿Por qué no celebramos

que somos tan buenos amigos con coñac fascista?

¿Qué dices? Yo no tengo de eso. Sé dónde encontrarlo.

No te entiendo, Juli.

Alcanzas la gloria cargándote a un montón de fachas

y te vas en el mejor momento. No, me fui cuando se acabó.

La gloria solo dura un segundo.

Yo la viví y me escapé.

Y te confieso que se me hizo eterno.

Y ahora me han puesto a contar garbanzos.

Se ve que alguien que aparece y desaparece

de su puesto cuando le da la gana no... no es de fiar.

¿Tú crees que soy un mal ejemplo para los soldados?

Sí.

Juli.

¡Cúbrete la espalda! Siempre has de cubrirte las espaldas.

No te fíes de los tuyos.

La cena está servida.

Mira.

Hostia, un piano.

(Música animada)

¡Eh! ¡Eh!

¡Yuju!

(GRITA)

(TARAREA)

¡Jía!

¡Yuju!

Juli...

¡Juli, joder!

Juli...

(Música suave de piano)

(Ruido de piano)

(Golpes)

Ey, esta casa será de alguien.

No creo que cuando alguien abandona su casa

espere encontrársela como la dejó.

Juli, eres un oficial. Gracias.

No tendrías que dedicarte a la rapiña.

Y a contar garbanzos tampoco. Lo hace mi subalterno.

Sabes que los números no se me dan bien.

Et voilá!

¿Y qué se te da bien? ¿Me lo quieres decir?

El escapismo.

¿Ves? A eso sí que me podría dedicar profesionalmente

cuando sea mayor.

Aunque a ti también se te da bien.

¿Yo? ¿Por qué lo dices?

Pregúntaselo a Trini,

ya que ni siquiera abres sus cartas.

¿Es que ahora espías hasta a tu mejor amigo?

¿No hay nada que respetes y te importe o qué?

El hombre de grandes principios ya vuelve a equivocarse.

¿Sabes qué me importa a mí?

Las estrellas. Y hay una en especial que me preocupa.

Una que cada día pierde un poco de luz,

que está a punto de extinguirse.

Estrellas hay millones.

Cuidado, Lluís.

Trini es como una de estas casas abandonadas.

En cualquier momento la puede saquear un extraño.

No vuelvas a hablarme de Trini.

(Murmullo)

(Música dramática)

(Murmullos)

Juli, ven.

Ven.

¿Qué pasa?

Hay un par de fachas enfrente.

¿Los ves? Sí. ¿Y qué?

Están a la mitad que les toca.

¿Qué quieres decir?

Estos pueblos abandonados

son la tienda donde compramos los dos bandos.

Mientras uno no cruce al otro lado todo está bien.

Guarda la pistola.

(Risas)

(Música dramática)

A sus órdenes, capitán. Descanse, descanse.

Mire, me ha pillado haciendo un artilugio

para cazar moscas.

Aquí me informan que he de requisar un caballo.

El territorio es muy extenso y andamos escasos de caballería.

En algún momento tendrá que acercarse al otro bando.

¿De dónde saco un caballo? Solo se ven asnos de los vecinos.

Podrá disponer de la yegua del Carlà.

La viuda le ofrece amablemente su montura.

¿A mí? Parece que le ha caído bien.

(Música suave de piano)

(Ladrido)

¡Calla! ¿Está la señora Olivella en casa?

(Relincho)

(CARRASPEA)

Puedes irte, Fermín.

Y guarda el hacha, maño, que aquí no estamos en guerra.

¿O sí? No, no.

No tengo servicio.

Solo este jornalero y una recogida que me ayuda con los niños.

Señora Olivella.

Disculpe mi atrevimiento.

Me envía el capitán por el asunto del... caballo.

El caballo de su... De mi difunto esposo, sí.

Sí. La yegua le será muy útil.

Ya le dije que con esas botas no llegaría a ningún lado.

Va, venga.

Tiene que cepillarla con fuerza y suavidad a la vez.

Mi marido lo hacía cada noche.

Quería a la Bellota más que a nada en el mundo.

Solamente él podía montarla.

Siento que tenga que renunciar a la yegua.

Estamos en guerra.

Nuestra obligación es colaborar en lo que podamos.

No debemos aferrarnos a lo que tenemos.

Podemos perderlo todo en un instante.

Además, desde que nadie la monta...

está muy triste.

Se hace mayor y cree que ya no la quiere nadie.

Suba.

¡So!

¡So!

¡So!

¡So!

Tranquila.

So, Bellota.

Muy bien. Parece que se han gustado.

Ande, tendrá cosas que hacer.

Sí, pasar revista al regimiento.

No se olvide de enseñarles a sobrevivir.

Es más difícil que matar.

Aunque a veces ambas cosas van de la mano.

(Música dramática)

(Relincho)

Pero qué bien acompañado me viene, don Luisico.

¿Dónde puedo dejar la yegua? Póngala a cubierto.

Porque aquí en el pueblo amenazan lluvias y se inunda pronto.

-Carmela, mira qué caballo lleva este.

¿A qué vienen tantos cuchicheos?

¡Hala a cascarla, mañas! -¡Ah!

Será por el caballo.

Es de La Carlana, ¿verdad? Sí.

De todo una señora.

¿De qué se ríe?

Pues que la Carlana es cualquier cosa menos una señora.

¿Qué quiere decir? Si usted supiera...

Su propio padre, el Cagorcio, la llamaba la Gran Puerca.

Porque era muy marranuza.

Se bañaba desnuda en una tina.

Y eso aquí no se ha visto nunca.

Pues a mí me ha parecido muy amable. Lo que usted diga.

Pero la Carlana, ni es señora, ni es viuda de Carlà, ni nada.

Dos bastarcicos que le hizo y ya.

(Ronquidos)

(Ronquidos)

(Ruido de motor)

(Silbido)

Buenos días.

Estoy con los republicanos de Castell de Olivo,

y tengo la mujer enferma en Barcelona,

y si usted fuera en esa dirección...

Yo le puedo dejar en Plaza Palau, que allí paro.

Luego no me pida que le lleve a ningún sitio más.

No, no, no, no. Aquí no, atrás, con las ovejas.

Mejor, me gustan más que las personas.

(Música dramática)

Hasta luego. -Adiós.

¡Espabila!

¡A mandar!

¡Camarada!

(Tintineo)

(Timbre)

(Tintineo)

Cómete la cebolla.

(Música dramática)

(Tintineo)

(Tintineo)

Vamos a casa de la abuela.

¡Trini!

¡Ay, Juli!

Cómo te gusta jugar. Qué bien hueles.

¡Pues tú apestas a oveja! No, nena, es moñiga.

El último grito en perfumes de París.

¿Qué tal está Lluís?

Bien. Se espabila con el nuevo regimiento. Bien.

Hace meses que no recibo carta suya.

Porque aquello es un lío.

Pero no te preocupes, ahora el frente es una balsa de aceite.

Pues si vieras aquí. En el frente no se imaginan

el infierno que es vivir en Barcelona.

¡Ramonet!

¡Tío Juli! ¡Hola!

¿Qué me has traído? ¡Ramonet!

Ahora verás. Este niño siempre pide.

Igual que yo.

Mira. Mira que muñeca ha traído tío Juli.

Pero si esto es de niña.

Hola. Hola.

No es una muñeca, es un soldado, como tu padre y como yo.

Ya verás, le haremos una escopeta y le pondremos uniforme.

¿Sí? Cógela. Sí.

Pon estas acelgas a hervir. Estás muy mayor.

¿Y las patatas? No, no tenemos patatas.

También he traído algo para ti, Trini.

¿Y ese árbol de Navidad? Me da pena tirarlas.

Son como un tesoro.

No sé qué hubiésemos hecho sin ti.

Me gustaría hacer mucho más.

Y ya lo haces.

¿Sabes que nos vamos a bautizar?

No, eso sí que es un milagro.

Trini, la atea, la anarquista, se bautiza.

A quien no sé cómo decírselo es a Lluís.

Te mataría. Claro que me mata.

Pero así me siento menos sola.

Pon la mano.

Es preciosa.

¿Dónde estaba?

En una iglesia sin techo, muy oscura.

Es un sitio donde voy a mirar las estrellas.

¿Qué es? ¿Un meteorito?

No lo sé, la geóloga eres tú.

La estudiaré.

Venga del cielo o de la tierra

es el mejor regalo que me han hecho nunca.

(Truenos)

(Gritos)

(Truenos)

(Truenos)

¡Va, venga! ¡Daos prisa que está a punto de caer un diluvio!

¡Que quede bien afianzado o el agua se lo llevará todo!

(Truenos)

¡Maldita! ¡Maldita!

¡Me has dejado ciega!

¡Me has dejado ciega!

Pero la niña aprovechó para escaparse.

Y cuando llegó a la puerta de casa abrió los ojos como platos,

porque la madrastra traía un palo bien gordo

para descalabrarla. ¿Y mi papá?

¿Por qué no "apalizó" a la madrastra?

Porque no puede, está en la guerra.

Pues yo también quiero ir.

Ah, ¿sí? ¿Y quién me cuidará a mí? Alguien tendrá que cuidarme.

Yo, mamá, yo.

¿Cómo estás?

Agotado, Trini.

Con ganas de irme de este mundo.

O, de casarme y contarle cuentos a un niño, como haces tú.

¿Y a qué esperas?

No voy a encontrar a una mujer que me quiera.

¿Tú? Tú eres perfecto para hacer feliz a una mujer.

Ah, pues cásate conmigo. ¡Ay, no seas bruto!

¿Bruto? ¿Yo? Sí, tú.

Bruto.

Mira, Juli, contigo puedo hablar como un hermano.

Lluís me tiene totalmente abandonada.

Ya sé que intentas influenciarle para devolvérmelo.

Pero creo que nunca volverá a ser lo mismo.

(Explosión)

(Sirena)

(Explosiones)

(Estruendo)

Esta tierra ha quedado envenenada para siempre.

Sí, pero no dejes que la mierda llegue a tus ojos.

Tienes que ver las estrellas.

Eran tan buenos nuestros ideales,

tan hermoso llevarlos a la práctica.

Creer en ellos con toda el alma. Eso se acabó, Trini.

Un año no volverá la primavera.

Abril, el de la incierta gloria, se nos escapa entre los dedos.

E incierta, o no, es la única gloria.

Lo que vendrá después será la náusea.

(Música de tensión)

(Gritos)

(Gritos)

¡Cuidado!

(Gritos)

(Ladridos)

(Balido)

(Balido)

¡Teniente! ¡Pase! ¡Pase! No se quede ahí fuera.

Ay, Pastora.

Mejor cobijo hubiéramos podido ofrecerle en nuestro molino, pero...

Ya vio como quedó.

Una buena desgracia. Una "catastrofa".

Primero se nos muere la nuera de tanto parir críos.

Nuestros hijos se los llevó la guerra.

Y ahora sin molino...

Nos vamos a quedar muertecicos de hambre tos.

Mujer, ya solo falta que llores tú y se nos inunde el chamizo.

Ay, madre mía.

No te preocupes, mujer, que iré a hablar con la Carlana

y le diré que nos arriende el molino.

Con la puertecica en las narices te va a dar esa.

A mí me dejó la yegua del Carlà,

para colaborar con nuestra causa.

Nos ha jodío.

Porque eres el señorito.

Bueno, no creo que sea ajena a las necesidades de sus vecinos.

¿Esa? Cuando consiguió entrar en el castillo,

no volvió a hablar ni media palabra con nadie del pueblo.

Mi mujer tiene razón.

Yo... vergüenza me da pedírselo,

pero ya que... usted le ha caído tan bien...

Podría hablarle de nuestra parte.

Bueno, solo me dio el caballo.

Yo no he visto que le deje montar la yegua a nadie.

Está bien. Hablaré con ella.

¡Eh, Bellota!

¡Eh!

¿Dónde estabas?

Pero ¿qué hace?

Vamos, siéntese.

Le dejé las botas en ese rincón.

Ya le ayudo, estoy acostumbrada.

Empuje.

Me tranquiliza saber que la Bellota está aquí.

Estaba preocupado.

No se preocupe tanto o le saldrán arrugas en la frente.

¡Y empuje fuerte!

¡Ah!

Usted me lo ha pedido.

Póngase esto.

Eran de mi marido.

Bien. ¿Qué quiere de mí?

¿No me dirá que ha venido solo por el caballo?

Bueno, yo... yo no quisiera abusar de su amabilidad, pero...

El molinero y su mujer quieren saber si usted

podría arrendarles... Mi molino.

Sí. ¿Cómo lo sabe?

Ya he visto que el río les ha inundado el suyo.

Desde este castillo se ve todo, ¿sabe?

La pobre familia se ha quedado si nada y...

Pueden venir a hablar de las condiciones cuando quieran.

Gracias. Se lo diré.

Siéntese, por favor. Sin cumplidos.

A usted le gusta ayudar a la gente, ¿no?

Sí, cuando puedo, sí.

¿Y a mí podría ayudarme?

¿A usted?

Me dijo que era abogado.

Estudié para ser abogado.

Necesito que alguien me asesore sobre un tema legal.

Si puedo lo haré.

Dígame.

Supongo que habrá oído por el pueblo

que yo era la criada del Carlà y por eso no se casó conmigo.

Sí, sí que lo ha oído.

Lo que la gente no sabe es que cuando mi marido sospechó

que los anarquistas venían a matarlo,

me desposó para no dejar a nuestros hijos sin nada.

Eso fue en el monasterio.

Pero los anarquistas arrasaban con todo lo que encontraban

y no dejaron ningún testigo vivo de la boda.

Y ahora nadie me cree.

Pero usted debe tener certificado de matrimonio.

No.

Va, venga aquí.

Deme el pie.

Lo malo es que sin este papel...

los parientes de mi marido

reclamarán estas tierras en cuanto acabe la guerra.

Y yo y mis hijos no tendremos ni un techo bajo el que dormir.

Pero ese certificado estará en algún lugar.

En el monasterio, ya se lo he dicho.

Pero yo no sabría encontrarlo. No sé cómo es ese papel.

Además, aquel lugar da escalofríos.

¿Por qué no va a buscarlo por mí?

(Música de tensión)

(Revoloteo)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Música de tensión)

¡Joder, Juli!

Siempre tienes que aparecer de una manera más absurda.

Podría decir lo mismo de ti.

¿Qué haces aquí? Este es mi lugar favorito.

Muertos que no hablan, olor a traiciones.

Lo obsceno y lo macabro... Como si estuviera en casa, vamos.

Mira, Juli, si quieres tener conversación

sobre el absurdo no es el mejor día.

Veo que montar según qué tipo de bestias te sienta fatal.

¿Qué has dicho?

¿La de fuera no es la yegua de la Carlana?

Sí, la que cedió al regimiento.

Va, no te quites importancia. Eres el único que lo ha conseguido.

Yo me quedé con las ganas. ¿De qué hablas?

Pues eso, que a mí nunca me dejó... montarla.

¿Qué insinúas? Nada.

Solo he deducido que como te ha hecho un favor...

a cambio le habrás hecho otro, ¿no? ¡Eh!

No dejes que te atrape, Lluís, esa mujer es una araña.

¿Quién eres tú para darme consejos? ¿Tu mejor amigo?

¿Te acuerdas?

Hazme caso y ocúpate de los que te necesitan de verdad.

(Sirena)

¡Los aviones!

¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera! -¡Aviones!

¡Por favor, démelo!

Deme... ¡Salga, señora Trini!

Venga, va. ¿No ve que lleva al niño?

Fuera, salid.

¡Salid! ¡Salid!

(Gritos)

(Gritos)

¡Venga, vamos! ¡Rápido!

¡Ayudadme! ¡Ayudadme! -¡Venga!

¡Venga!

(Sirena)

¡Pasad, pasad! ¡Al fondo hay sitio!

¡Venga, rápido!

¡Adelante!

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

(Gritos)

(Explosión)

(Explosión)

Si como acaba de decir,

es imposible encontrar ese documento,

¿por qué no hacemos uno nuevo?

¿Qué quiere decir? Usted sabe de leyes.

Usted sabrá qué hacer para que un juez

redacte un documento que demuestre...

¿Que le ayude a falsificar su certificado de matrimonio?

Le pido que nos ayude a mí y a mis hijos.

Lo siento.

Entiendo su situación y la compadezco,

pero lo que me está pidiendo es un delito.

Va contra la justicia. ¿A mí me habla de justicia?

¿Con todo lo que me han hecho?

Precisamente lo que le pido es que me ayude a hacer justicia.

Mire, yo vengo de la miseria. Sé lo que es.

Soy la hija del Cagorcio, ya se lo habrán dicho.

He visto día sí, día no cómo untaban con mierda

las puertas de este castillo y me tachaban de puta.

Todo eso lo puedo soportar.

Pero lo que no puedo permitir es que dos niños inocentes

paguen por los disparates de esta guerra.

Mire, si al menos tuviera algún testigo yo...

podría hacerlo declarar. Ya le dije que están muertos.

(Ladridos)

(Música dramática)

Le ruego que no vuelva

si no es para decirme que todo está resuelto.

(Música de tensión)

So.

Buenos días.

¡Hombre! Sea bienvenido, don Luisico.

Pero pase, pase, y probará las hogazas,

que aún están calenticas.

Vosotros no paréis, ¿eh? Me cago en...

Mira que te lo dije.

Te dije que nos chuparía la sangre para cobrarte el favor.

Pero, calla ya, mujer y deja que se explique el teniente.

Solo tendrán que declarar ante el juez

que fueron testigos del casamiento.

Estoy seguro que si le corresponden les compensará de alguna manera.

¿Usted cree que nos podría hacer una rebaja en el alquiler?

Que hasta les podría ceder el molino.

Pero ¿qué me dice? Sí.

¿Esto que nos pide usted es legal?

Bueno, ¿es legal matar a una persona?

Sin embargo ahora ocurre cada día.

¡Porque estamos en guerra!

Exacto.

Si no hubiesen asesinado a los frailes

no hablaríamos de esto. Un momento, un momento.

Pero todo esto que nos está usted pidiendo...

¿Esto no se puede volver contra nosotros?

La Carlana y yo nunca diremos nada.

¿Qué hace un hombre de leyes metido en todo esto?

Porque hay dos niños pequeños

que si no hacemos algo acabarán en la calle.

¡Donde deben estar! -¡Calla ya, joder!

¿No ves que tiene razón el teniente?

Además, los críos

no tienen por qué pagar los pecados de sus padres.

Claro.

No se preocupen, están haciendo lo correcto.

Cago en la leche...

Firme aquí.

Ponga una cruz.

Y ahora tú, mujer.

Al infierno vamos a ir tos.

(Música de tensión)

(CARRASPEA)

María, llévate a los chicos.

(Ladridos)

¿Pone lo que me imagino?

Se lo agradeceré toda la vida.

No quiero su agradecimiento.

¿Entonces qué quiere?

Usted ya lo sabe.

Creo que esta situación excepcional nos ha alterado a todos.

Confío que no hablará en serio.

Nunca he hablado tan seriamente.

Usted no me conoce.

Sé que nadie la ha querido nunca como se merece.

Yo estoy dispuesto a hacerlo. ¿No se da cuenta?

Soy una mujer de vuelta de todo y usted empieza vivir.

No me importa. A mí sí.

Pero ¿por qué no se deja querer?

¿Por qué no se deja?

¡No, no, no, no!

No me haga creer que todo lo que ha hecho

es para tener mi carne de recompensa.

Usted es un buen hombre

y no le deseo ningún mal.

Ojalá algún día pueda ayudarle a usted o a su hijo,

como usted ha ayudado a los míos.

¿Cómo sabe que tengo un hijo?

Sé que tiene hijo y mujer, aunque no se haya casado.

También sé que es un hombre de ley y palabra.

Débil, inocente y moralista.

Aunque ahora veo que su moral no es tan fuerte como pensaba.

Le aconsejo que regrese al pueblo y olvide este incidente.

Y cásese con su mujer, lo digo por el bien de su hijo.

¡Yo no me casé con mi mujer por principios!

Y a mi hijo lo reconocí en cuanto nació. ¡Míreme!

No como ese sinvergüenza que dio su espalda a los de su sangre.

Le recuerdo que gracias a usted

ese sinvergüenza ahora es mi marido.

Y que a mí me debe un respeto, porque ahora sí soy la Carlana.

Salga.

(Música de tensión)

Vecinos todos,

pensábamos que ya no podríamos celebrar nuestras fiestas,

pero gracias a la generosa aportación

de la señora de este pueblo

hoy, podemos rendir honores una vez más

¡a nuestra Virgen del Olivé! -¡Viva!

La guerra nos ha traído hambre, miedo y odio,

pero jamás podrá arrebatarnos nuestra fe

en la santísima Virgen de nuestro pueblo.

-¡Bien! -¡Bravo!

-¡Bravo!

(Música animada)

Quién nos lo iba a decir, ¿eh, Picó?

Pues ya ve, doctor, ahora todo el mundo

está convencido de que estaban casados.

Esta repentina recuperación de memoria colectiva

es más que sospechosa.

A ver si tendremos una epidemia.

Son más listos que el hambre

y saben bajarse los pantalones cuando les conviene.

Mientras no nos den por culo.

Solo Lluís se dio cuenta desde el primer momento

de que la Carlana era lo que ha resultado ser,

todo una señora. -¿Qué me dice?

¿No es así, Lluís?

¿Así que ahora nuestro cliente tiene ojo clínico?

Señores, disculpen.

Últimamente a este chico parece

que le han metido una escoba por el culo.

(Música animada)

Ya puede estar contenta esta señora con el favor que le has hecho.

¿Qué dices? No le hice ningún favor.

Conseguir un certificado de matrimonio es un señor favor.

¿De dónde sacas eso? Porque me pidió lo mismo.

¡Ah!

Estuve tentado, he de reconocerlo.

Es una mujer impresionante y persuasiva.

Pero si para disfrutar tengo que pagar, prefiero ir de putas.

Sinceramente, Lluís, cuesta imaginar que precisamente tú

hayas quedado atrapado en su tela de araña.

Pensaba que tu moral tan estricta te protegía de peligros mundanos.

No eres quién para hablar de moral. Claro que sí.

Puedo hacerlo

porque mientras montas yeguas y falsas señoras,

llevé comida a tu casa

para que Trini y Ramonet no se mueran de hambre.

Veo que no dejas pasar ocasión. Ojalá lo hubiera hecho,

pero la quiero demasiado para herirla con la verdad.

No sabía que fueras tan romántico.

Escríbele ahora y pídele que venga.

No pienso aceptar órdenes de ti. Si no lo haces tú lo haré yo.

¿Y con qué excusa? No te hagas el idiota.

Sabes que Picó quiere traer a las mujeres en Navidad.

Sabes que no estamos casados. Le pides matrimonio, Lluís.

Le escribiré, pero cuando lleguen tú desapareces.

(Griterío)

(Ruido)

Abre el portón. Tenemos visita.

(Música de tensión)

Olivella.

Pase usted, padre.

Me alegro de verte.

Yo no.

El Carlà te trató siempre como una puta,

pero has conseguido vivir como una señora.

¿Qué quiere?

Hasta el frente llegan las buenas noticias.

Hija, un par de miles

y me callo to' cuanto tenga que callar.

A puesta de sol se lo llevaré a la paridera.

Fácil me lo estás poniendo, Carlana.

Si quiere se lo complico.

Coño. Nunca... Y ahora váyase.

Y que no le vean por el pueblo.

Fermín, ¿queda gasolina?

Sí, hay un bidón de los grandes.

Pues quítale la lona al coche.

Bandido. Bandido...

(Ruido de motor)

(Ruido de motor)

(Música dramática)

(Toses)

(Toses)

(Música de tensión)

(Toses)

(Toses)

El genio de siempre. Igualica que la difunta.

Si no hubiera matado a madre a palizas, quizá sabría decirle.

No estamos aquí para discutir. Dame el dinero y lárgate.

Tú ya tienes tu castillo.

Sí, pero sigo siendo la hija del Cagorcio.

¿Qué... qué quieres decir?

Que aunque sea la dueña de media comarca

sigo siendo la hija de un cerdo.

No te permito que me avergüences, Cagorcia.

Si usted nunca tuvo vergüenza, padre.

Si la hubiera tenido

no me habría hecho las cosas que me hizo.

Fuiste la que se entregó al señorico y le parió a sus burdos.

¿Se acuerda de esta tina, padre?

Aquí, aquí es donde mi Lidia se lavaba el coño,

como la gran puerca.

¡No! ¡Suéltame!

¡Ah!

¡Ah!

(Música de tensión)

Ya puedes ir.

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Claxon)

(Claxon)

Mira a papá, hijo. Qué alegría.

Qué ganas tengo de verte.

Lluís. Lluís.

Pensaba que no volvería a tenerte así.

Siento no haberte escrito más a menudo.

La última carta es la que cuenta.

Mira qué mayor está.

Eh.

¿Qué?

¿Eso es todo lo que me quieres? Venga, dale un beso a tu padre.

Qué guapo estás.

Ya se ha dormido.

¿No te parece raro que Juli no haya venido a vernos?

A mí de Juli no me extraña nada.

Mañana podríamos ir a verle. Olvídate de Juli ahora.

¡Ay!

(Música dramática)

(Gemidos)

(Gemidos)

(Gemidos)

(Gemidos)

(Gemidos)

Lo siento.

No te preocupes.

Un año sin mujer es mucho tiempo.

(Ronquidos)

(Ronquidos)

(Música dramática)

(Grito)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Murmullos)

(Murmullos)

Ahora arriba, arriba, arriba, arriba.

Bien.

Ahora la acaricias y ahora so.

Como un soldado. Mirada seria, saca pecho.

Haces el saludo así.

Venga, Ramonet, y ahora ya puedes galopar.

Siéntese, galana.

Ahora aviso a su marido. No, no se preocupe. Ya le aviso yo.

¡Buenos días!

Mamá, mira qué bien lo hago.

¡Venga, va, ven a probar esto! A desayunar.

Venga. Espabila, menudo soldado.

Ya verás qué desayuno.

¡Aúpa!

¿Y dónde va hoy tan engalanada?

Al funeral del padre de la Carlana.

¿Ha muerto? Sí, hijo mío, sí.

Un accidente horrible.

¿En el frente? ¡Qué va!

Ha venido de permiso y se le ha quemado la casa

con él dentro.

Va, se enfría la leche.

(Música de tensión)

(Silbido de tren)

Buenos días. Buenos días.

Mamá, mira, la leche del tío Juli. Deja eso en su sitio.

¿Qué hacéis aquí?

Busco a Juli. Yo también.

Anoche desapareció.

Le tocaba guardia y la ha hecho este soldado.

Su macuto no está. Informe al capitán ahora mismo.

Ya lo sabe, señor. ¡Pues vaya otra vez!

¿Es normal que desaparezca sin decir nada?

Claro que no, pero ya le conoces, no puede estarse quieto

Le escribí para avisarle de cuándo veníamos.

Ya ves el caso que te hace.

Oye, Lluís, todo lo que nos traía lo robaba aquí, ¿verdad?

Está claro, ¿no?

Ya ves que no respeta nada. Eso lo dices tú.

Pero si no hubiera sido por él...

¿No sabes dónde puede estar? Ni lo sé ni me importa.

¿Te da lo mismo saber si tu amigo está vivo o muerto?

La verdad es que sí. Y tú deberías hacer lo mismo.

(Música dramática)

¿Quién es? La Carlana.

Una señora del pueblo.

Entrad en la capilla.

(Campanada)

(Campanada)

Criada y mosquita muerta... -De eso nada.

Mi más sentido pésame. Gracias.

Me gusta verle acompañado de su familia.

Mi mujer y mi hijo.

Encantada. Me llamo Trini.

Olivella, para servirla.

Y este es nuestro Ramonet.

Que niño más guapo.

Tienes un pelo precioso.

Gracias, señora.

Bueno, no quiero hacer esperar a la gente.

Un placer conocerles. Quiero acabar con todo esto.

Que mujer más elegante.

¿Verdad, Lluís?

Y cuánta tristeza en sus ojos.

(Música dramática)

(HABLAN ÁRABE)

(HABLA ÁRABE)

¡Eh!

(GRITA EN ÁRABE)

María, lleva la ropa de luto a la habitación del señor

y almidona los trajes de color. Sí, señora.

Y llama a Fermín, ahora.

Olivella.

Házselo llegar al alcalde de Olivella.

Es un salvoconducto para que venga en Navidad.

Pero ¿cómo voy a entrar en el otro bando?

Les dices a los soldados de la trinchera

que traes recado para el alcalde.

Al ver el coche ya sabrán quién te envía.

El Señor es contigo.

Bendita tú eres entre todas las mujeres

y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Bendita tú eres entre todas las mujeres...

Dios te salve...

¿Le importa que rece con usted?

Hija, no, claro que no. Así nos hacemos compañía.

(Música dramática)

Todas las mujeres de aquí llevamos clavaos esos puñales.

Desde aquí... La nuestra no es vida.

¿Rezaba por su sobrino?

Todos los días le pido a mi Virgencica que me lo salve.

¿Y usted... y usted por quién rezaba?

Por alguien a quien quiero mucho.

¿El de la piedrecica? No, no es una piedra,

es una joya.

¡Ah! De don Luisico, ¿verdad?

Vamos a una copica.

Aquí le tenemos mucha fe a esta Virgen.

Es la patrona de los males de matrimonio

y los disgustos familiares. Siéntese.

La de verdad está en el castillo de La Carlana.

La tiene cerrada a cal y canto.

La gente no parece apreciar mucho a esta mujer.

Porque no se relaciona con nadie.

Pues en el entierro trató a mi marido con deferencia.

Pues será porque don Luisico le cuida bien a la yegua.

¿El caballo es de ella?

Pues claro, como todo en este pueblo.

¿Y por qué se lo cedió a mi marido?

Váyase usted a saber. Eso tendría que preguntárselo a su marido.

¡A sus órdenes! -¡Descansen!

Descanse y déjese usted de mariconadas.

Haga honor a este uniforme.

Con nuestra sangre construiremos una nueva patria.

¡Sí, señor!

Mira. ¿Has visto cuánta nieve?

Sí. ¡Ay! ¿Qué hay ahí?

¿Dónde van? No lo sé.

Van a África porque tienen frío. ¿Está fría?

Está tan fría que quema.

Va, cerrad o cogeremos todos una pulmonía.

Venga, que si no mamá nos reñirá.

Muy bien.

Eres como un soldado, ¿eh? Tengo caca.

Pues ve tú solo que ya eres mayor. Venga.

(IMITA EL RUIDO DE UNA SIRENA)

Es como si hubieras envejecido de golpe.

No sabes lo contento que estoy que estéis aquí.

¿Sabes qué me ha pedido para Reyes? ¿Qué?

Un caballo, como el tuyo.

Sí, tres le compraremos.

Sí. Lástima que no podamos comprarle ni uno de cartón.

Ah, sé cómo hacerlo.

Por cierto, ¿cómo conseguiste un caballo tan bueno?

Me lo dio Picó, era el único que quedaba en el regimiento.

Ya, qué suerte que tuviste.

Sí, mucha suerte. ¡Mamá, ya estoy!

Ya voy yo.

(Graznidos)

(Chasquido)

(Redoble de tambor suave)

(Percusión fuerte)

(Cánticos festivos)

¡Teniente!

Feliz Navidad.

Adeste fideles...

Corpus Christi. -Amén.

Venite... Venite...

Corpus Christi.

Natum videte

regem angelorum.

Venite, adoremus...

Venite, adoremus...

Venite, adoremus...

dominum.

(Continúan los cánticos)

Atención, brindemos.

Brindemos por nuestras esposas,

que gracias al capitán nos pueden acompañar

en esta noche de Navidad tan especial.

Venga, va. Brindemos pues. -Salud.

No sé cómo hemos podido sobrevivir sin ellas durante tantos meses.

-Salud. -Salud.

-Que no crean que las mujeres nos desatendieron.

Estos puros son el regalo de Navidad de la señora del pueblo

para los oficiales.

Y este paquete lo ha enviado especialmente para usted.

No sé qué será esto tan grande.

-¡Un saco de boniatos!

Que botas más bonitas.

Mira... -Primero el caballo y ahora esto.

Esa mujer debe de creer

que nuestro teniente tiene los pies delicados.

Escuche. Yo también tengo un regalo para usted.

¡Doctor, hombre! Cuidado.

En la tercera página el protagonista ya es un cornudo.

¡Va! "Los cuernos de Roldán".

Nada de perder el tiempo describiendo paisajes,

sino mujeronas siempre a punto.

¿De dónde ha sacado esta maravilla? -¿No se lo imagina?

De Soleràs. -Ese hijo de puta.

Perdone, será un hijo de puta,

pero no me negará que tiene su gracia.

Sí, muy gracioso. Sí, sí.

Un oficial que deserta de su batallón

en mitad de la noche. -En mitad de la noche.

¿A usted también le parece gracioso su amigo?

Ya no es mi amigo.

Hombre, al fin ha abierto los ojos.

Un cobarde eso es lo que es.

Por mí como si le hacen un consejo de guerra.

Pero no me negarán que es ingenioso.

Aún recuerdo aquel día

que vino aquel diputado inglés que lo criticaba todo,

mientras visitaba nuestro regimiento.

Y entonces le dijo...

¿Qué te pasa? ¿Qué tienes? Me pica la garganta.

¿Le ocurre algo, señora?

Me parece que el niño se ha resfriado.

"En este desierto hace mucho frío".

Ni se te ocurra llevarte al crío ahora.

Pues te lo llevas tú.

¿Qué pasa aquí? Perdonen, no me encuentro muy bien.

Ay, que la ha hecho enfadar, teniente.

Que no llegue la sangre al río.

¿Qué coño te pasa?

¿Cómo permites que se burlen de Juli

cuando no sabemos si está vivo o muerto?

¡Basta ya, joder! Está vivo.

Y haciendo de las suyas. ¿Le has visto?

Sí. ¿Dónde?

En el otro bando. ¿Prisionero?

No, vestido de facha

y apuntando hacia nosotros, Trini.

Además de un irresponsable y un mentiroso, también es traidor.

¡No te creo! ¡No te creo!

Pues es la verdad sobre tu queridísimo amigo.

¿Pretendes que te crea a ti

cuando eres tú que no paras de mentirme?

Tú sí que eres un traidor. ¿Qué dices?

Me traicionas a mí, que el caballo te lo dio la Carlana.

Eres su amante. ¿Quién te dijo eso?

Por Dios, lo sabe todo el pueblo.

¿Tú sabes lo humillada que me siento? No me toques.

No vuelvas a tocarme nunca más. Trini...

Siempre he sabido que no serías capaz de quererme

como yo te quería.

Pero jamás pensé

que te convertirías en un farsante y un cínico.

¡Te juro que no pasó nada!

Ella me rechazó y...

Ni siquiera pudiste disfrutarla. No quise decir eso.

Trini, por favor, déjame arreglarlo.

¿Por qué no nos casamos y olvidamos todo esto?

¿Ahora me lo dices?

¡Ahora! ¡Solo para pulgar tus culpas!

No, lo que quiero es empezar de nuevo.

Como una verdadera familia, Trini.

Eres el padre de Ramonet y eso no cambiará nunca,

pero no esperes que seamos una familia.

Trini, entiendo que estés dolida. Tú no entiendes nada.

¿Y sabes lo que más me duele?

Que te importe una mierda tu mejor amigo.

La única persona que me ha querido de verdad.

La única que se ha interesado por saber quién era yo

y qué es lo que yo necesitaba.

¡Anda, ve a divertirte con esa panda de borrachos!

Ramonet y yo no te molestaremos más.

Mañana mismo me lo llevo a Barcelona.

(Música dramática)

Señor, te damos gracias por poder celebrar tu nacimiento un año más

y por dejarnos vivir entre tanta muerte.

Te damos las gracias también

por permitir que la amistad y las alianzas

aún sean posibles en medio de esta guerra tan cruel.

Y te pedimos que cuides de nuestros hijos,

que son nuestro futuro.

Amén. Amén.

Espero que les guste la cena.

La vajilla es nacional.

Usted es el menos republicano. Muy acertada, señora.

Les agradezco muchísimo

que nos acompañen en una noche tan especial como esta.

Para mí es muy triste festejar estos días sin mi marido.

Y para más inri atrapada aquí, en territorio enemigo.

Por eso tenemos que unirnos en los momentos difíciles.

¿Verdad, Federico? -Faltaría más.

Todo lo que hemos sufrido, la entereza que hemos mostrao,

es lo que nos llevará a la victoria.

Dios le oiga, alcalde.

Lo tenemos de nuestra parte.

Y eso ya es suficiente garantía.

Ojalá vuelva a imponerse el orden y vuelvan a unirse nuestros pueblos.

No se puede separar lo que Dios y la naturaleza

unieron hace miles de años.

Me alegra oírle decir eso.

Cuando acabe esta maldita guerra,

haré todo lo posible por compartir posesiones y riqueza.

Mis tierras están a ambos lados,

y aunque haya un río de por medio,

no tenemos por qué darnos la espalda.

¿No lo cree así, señor alcalde?

Brindo por este futuro, señora.

(Golpe)

(Música dramática)

(Relincho)

¡Juli!

Cuánto te añoraba.

Venga, sube.

(Continúa la música)

Va, baja.

¿Y esto?

No lo entiendo.

No me juzgues por lo que ves.

A estas alturas me resulta difícil juzgarte.

Pero ¿por qué?

Creí que al fin había muerto,

pero no tuve el valor de morirme.

Siento haberte fallado.

Eres el único que nunca me ha fallado.

Eso es lo bueno de ser un inconstante.

Conmigo nunca lo has sido.

Cuando te miro me veo reflejada en tus ojos

y me reconozco.

Soy la Trini que quiero ser, no la que quieren que sea.

¿Qué haces?

Ven.

Observa el firmamento.

Las estrellas nos enseñan muchas cosas.

Es precioso.

¿Ves estas dos inmensidades?

Unas estrellas que brillan

y unas oscuras tinieblas que las rodean.

Son como la sed y el agua,

una al lado de la otra, pero sin mezclarse nunca.

Si lo hicieran nacería el más glorioso de los planetas.

¿Sabes cómo se llamaría ese planeta?

No. ¡El planeta Soleràs!

Espera desde hace miles de años

para florecer un instante de gloria y después morir.

En geología los siglos son un suspiro.

Pero nosotros solo tenemos un instante.

Un solo destello de esta gloria tan incierta.

He venido a buscarte.

No puedo.

Estoy seca.

Acabarías odiándome por lo que no te puedo dar.

Del mismo modo que ahora odio a Lluís

por lo que no me sabe... No hables ahora.

No puedo. Me ha humillado.

Me ha dejado de respetar,

pero aun así no puedo dejar de quererlo.

Tal vez Lluís sea débil,

pero nunca dejará de ocuparse de ti y de Ramonet.

¿Y mientras tanto qué he de hacer?

Recordar este momento perfecto.

La luna, las estrellas...

Tu sonrisa.

Tu sonrisa.

Nunca me la quitaré.

Juli, ya la analicé.

¿Y?

Es como tú, de otro planeta.

¿Dónde estabas?

No creo que tenga que darte explicaciones.

Trini, no es momento de discutir.

El niño no se encuentra bien.

(TOSE) ¿Qué le pasa?

No lo sé.

Este niño está ardiendo.

Avisa al médico enseguida. Estará borracho.

¡Pues le das un café!

(Música dramática)

Muchísimas gracias. Ha sido una cena estupenda.

A ustedes por venir. Buenas noches.

Muchas gracias. A ustedes.

Buenas noches.

Fermín, cierra la verja.

Ya veo que no le haces ascos a ninguna visita.

Vengan del bando que vengan.

Siempre he sido una mujer previsora.

No conviene dejar nuestro destino en manos del azar.

En eso llevas toda la razón.

¿Más ron? Sí, gracias.

No esperaba que me recibieras tan bien.

Me has pillado de buenas.

Te sienta mucho mejor ese uniforme.

A ti también te sientan mejor esos colorines.

El sol siempre sale por el mismo lugar.

Somos nosotros los que tenemos que girar para atraparlo,

si queremos seguir vivos.

Como los girasoles. Como los girasoles.

Siempre nos hemos entendido bien.

Eso creía yo también.

Hasta que me di cuenta de que me utilizabas.

Vamos, todos nos utilizamos. No, todos no.

De todas maneras no me hiciste el favor que te pedí.

Así que no nos debemos nada. Te equivocas.

Me debes mucho.

¿Qué es lo que te debo?

Una compensación.

¿Por qué?

Por destruir la moral del hombre más decente que he conocido

y haber condenado a su mujer a la peor de las humillaciones.

No sé de qué me hablas.

¿No te suena un certificado de matrimonio falso?

Es dinero lo que quieres.

No, no quiero tu dinero.

¿Pues por qué has venido?

Quiero que te desnudes.

Debes de estar de broma. No, para nada.

Quiero ver cómo es el interior de una mujer araña,

como tú.

¿De verdad crees que puedes obligarme a que me desnude ante ti?

Ahora estamos en el mismo bando.

Puedo hablar, ya sabes que se me da bien.

O puedes morir de un tiro.

También podría ser.

Nadie creería a un desertor y un borracho.

Basta con lanzar el rumor y sembrar la duda.

Sabes tan bien como yo,

que para destrozar la reputación de una mujer

tanto vale un chismorreo,

como una verdad enorme como una casa.

Te destrozaré antes de que puedas hacerlo.

Sí, por favor. Estoy dispuesto a correr el riesgo.

No tengo nada que perder.

Algo que tú... no puedes decir.

O sea, ¿que quieres humillarme

para compensar la humillación de otra mujer

y restaurar la moral de tu amigo?

¿Y crees que eso les hará sentirse mejor?

No, a ellos no, pero a mí sí.

¿Qué quieres? ¡Ya te lo he dicho!

Quiero ver lo que me imagino...

Los pechos caídos de una mujer que parece joven,

pero que tiene la carne vieja.

A la hija del Cagorcio.

¡La gran puerca!

Eso quiero ver.

Ni muerta.

No serás capaz. Ponme a prueba.

(Música dramática)

Del todo.

¿Sabes cuántos años tenía cuando mi padre me hizo esto?

Cuatro.

¿Y esta?

Diecisiete.

Y entre medio dejé de contar.

¿Pensabas que ibas a ser el primero en tratarme

como si no fuera una persona?

Ahora ya sabes cómo es una mujer araña por dentro.

¿Te hace sentir eso mejor?

A ver, pequeño, abre la boca. Saca la lengua.

Di: "Aaaaa". -A.

Bien, este niño no tiene nada.

Solo son unas anginas que le han infectado las amígdalas.

Eso no puede ser. Claro que puede ser.

Tiene una fiebre alta. Le digo que no.

Se las quitaron el año pasado. ¿Está segura?

Claro, que estoy segura, soy su madre.

Pues me parece que no tengo buenas noticias.

¿Qué quiere decir?

Que si no son anginas se trata de difteria.

Pero de eso se mueren los niños.

Bien. En circunstancias normales no.

Con un suero... con un suero en pocos días estaría recuperado.

Y lo malo es que ya no nos queda en nuestra farmacia.

¿Está seguro de que no queda nada? Oiga, soy un borracho,

pero sé lo que tenemos y no tenemos en nuestra farmacia.

¿Y qué podemos hacer?

Tal vez en Sant Pau.

En el hospital de Sant Pau en Barcelona.

Hablaré con el capitán e iré para allá.

Escuche. Váyase ahora mismo.

La vida de su hijo es cuestión de pocos días.

Pregunte por el doctor Vega y dígale que va de mi parte.

Gracias.

(Música dramática)

(Toses)

(Toses)

Perdone. Busco a un pediatra, el doctor Vega.

Pediatría en el tercer piso, en el ala izquierda.

(Toses)

(Toses)

(Llanto de niño)

(Toses)

¿Doctor Vega? Sí, yo mismo.

Me envía el doctor Puig del Frente de Aragón.

Mi hijo está allí enfermo de difteria

y no tenemos suero ni modo de conseguirlo.

Quisiera pedirle una dosis.

Sí, se la daría con mucho gusto,

pero hace una semana que se nos agotó.

Cada día he de cubrir la cara de media docena de niños como este.

¿Y no sabe si puedo conseguirlo en otro hospital?

Por desgracia no.

Los fascistas no permiten que nos llegue nada.

Lo siento.

Bendita tú eres entre todas las mujeres...

Abre, abre. Abre la boca. Abre la boca.

Muy bien. Traga.

Ya no puede ni beber.

La fiebre no le baja.

Se muere.

Este niño se nos muere.

(Llaman a la puerta)

Señora Trini, hemos recibido un telegrama de Lluís.

Dice que no hay suero en toda la zona republicana,

que todo está en manos del otro bando.

También dice que no se preocupe, que encontrará el suero como sea.

No lo encontrará.

No lo encontrará.

Por favor, Dios mío...

No te lo lleves...

Dios mío, por favor...

Atienda, señora Trini.

¿Por qué no va a ver a La Carlana?

¿A la Carlana? ¿Por qué?

Pues porque ella, por si las moscas, está bien con los dos bandos.

¿Y ella qué podrá hacer?

No sé, pero ella conoce a todos los mandamases del otro lao.

¿Por qué no va usted? Yo no puedo ir a ver a esa mujer.

Claro que puede, y lo hará.

(Ladridos)

(Ladridos)

Buenas noches. Venía a ver a la señora.

Déjala pasar, María.

¿Ocurre algo?

Quería pedirle un favor, para mi hijo.

¿Qué le pasa a su hijo?

Tiene difteria.

Si no le administramos un suero urgentemente morirá en pocos días.

Lo siento muchísimo.

Comprendo que le disguste hablar conmigo,

pero la quiero ayudar.

¿Qué puedo hacer por usted?

En el bando republicano no queda suero

y he sabido que conoce a gente del otro lado.

¿Sabe su marido que usted está aquí?

No, he venido por mi cuenta.

Pues dígale que venga a verme.

(Música de tensión)

Espera aquí y apaga la luz.

¡Alto!

Por favor, no dispares.

Avisa a Soleràs. Es compañero vuestro.

Dile que su amigo Lluís le busca. ¿Por qué?

Espera.

¿Qué haces aquí?

Ramonet. ¿Qué pasa con Ramonet?

Tiene difteria.

¿Qué? Le queda muy poco tiempo.

En nuestro bando no queda suero.

He pensado que... que tú... ¿Que yo?

¿Yo qué? Aquí también nos hemos quedado sin nada.

Pero, miraré en las boticas de los otros regimientos.

No te preocupes, Lluís. Lo encontraré.

Eso espero.

Mañana por la noche en el monasterio.

Antes no creo que pueda.

Gracias.

¿Y Trini?

¿Cómo está?

Ya te puedes imaginar.

Gracias, compañero.

Trini. ¿Cómo se encuentra?

Ay, Lluís, suerte que ya estás aquí.

¿Cómo ha ido?

Hasta la noche no sabré nada.

¿Y es seguro? No, Trini, no.

Pues vete a ver a La Carlana.

¿A La Carlana?

¿Por qué?

Nos ha prometido el suero si se lo pides tú.

¿Fuiste a verla?

¡Va, Lluís, apúrate! ¡No pierdas tiempo!

(Música de tensión)

María, lleva a los chicos a su cuarto.

Y que se laven la cara.

Tú quédate, Fermín.

Mi mujer me ha dicho que viniera a verla.

Buenos días, Lluís.

Acérquese al fuego.

Siéntese.

Un día le dije que si necesitaba ayuda para su hijo

podría contar conmigo.

Se lo dije y se lo vuelvo a repetir.

Le conseguiré el suero, pero con una condición.

¿Cuál?

Que mate a Soleràs.

¿Qué?

Ya me ha oído.

¿Por qué?

Porque es un hombre peligroso.

No me pida eso.

Soleràs es como un hermano para mí.

Soleràs es un soldado del otro lado nada más.

Estamos en guerra. ¡Deme el suero, joder!

¡Mi hijo se está muriendo!

Mire, las cosas están así.

Si quiere salvar la vida de su hijo ya sabe lo que tiene que hacer.

Nunca he matado a nadie.

Pues ya es hora.

¿No me va a responder?

(Explosión)

(Explosión)

(Pasos rápidos)

(Explosión)

Lo siento, Lluís, no he podido conseguirlo.

(Explosión)

¿Qué piensas hacer?

(Explosión)

He dado pasos para conseguirlo. ¿Qué pasos?

(Explosión)

La Carlana me lo dará.

¿La Carlana? ¿Y a cambio de qué?

Esa mujer no regala nada.

(Explosión)

Lluís.

Eh.

Eh.

(Explosión)

Bien.

Lo importante es que Ramonet viva.

Tiene que vivir. Y vivirá.

(Explosión)

Su vida vale más que la de cualquiera de nosotros.

Claro.

Juli...

Quiero que sepas que a pesar de nuestras diferencias

siempre te consideré de la familia.

En todas las familias siempre hay una oveja negra.

No, tranquilo, tranquilo.

(Explosión)

Tranquilo.

(Explosión)

Ensúcialo con mi sangre.

Vete, Juli.

Vete.

No te sientas culpable, Lluís.

En realidad me haces un favor.

Es lo que siempre he querido, morirme.

Y así al menos mi muerte servirá para algo.

Solo te pido que los cuides, que no los dejes nunca.

Te lo juro.

No quiero arriesgarme

a que me entierren con los vencedores ahora.

Una guerra solo puede acabar bien si se pierde.

(Explosión)

(Explosión)

Venga, Lluís, estoy preparado.

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

(Música dramática)

Matémonos como buenos hermanos.

(Trote de caballo)

¿Y el suero? Acabo de dárselo a su mujer.

Sabía que lo haría.

(Ladridos)

Parece que está mejor.

Cuando ha venido La Carlana

he pensado que la vida no tenía sentido.

Me parecía absurdo que la misma mujer

que nos ha hecho tanto daño

haya salvado la vida de nuestro hijo.

Lo importante es que Ramonet está vivo.

Él sí, ¿y nosotros, Lluís?

(Música dramática)

(Ruido de avión)

(Disparo)

(Música dramática)

¡Hay tiros!

Corre, Agustinico, corre.

No pasa nada. No pasa nada.

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

Id a la cama.

(Explosión)

Venga, Agustinico.

(Explosión)

(Explosión)

(Explosión)

Todo va bien.

A dormir.

A dormir.

Diz que, cuando la luna

brilla en lo cielo,

lo sol ya se'n ye íu,

ya muito suenio.

Amonico, amonico,

zarra ixos güellos;

que yes, nirna, lo sol

que yo más quiero.

Ya acucuta la luna

en lo aposento,

y dice que t'aduermas,

que no hayas miedo.

Y soniando tú chugas

tú chugas con un lucero,

impliendo d'alegría

lo firmamento.

¡Aduerme, nirna, aduerme,

aduerme, nirna,

que tu madrí con goyo

te acuna y mima!

Que tu madrí con goyo

te acuna y mima!

(Música dramática)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

Somos cine - Incierta gloria - ver ahora

Todos están muertos

Viendo a Lupe encerrada en casa en bata y zapatillas nadie diría que en los 80 fue una estrella del rock. Atrás quedaron los conciertos, la fama y los éxitos. La agorafobia no le permite salir de casa. Depende totalmente de Paquita, su madre, una mexicana supersticiosa, y de enorme corazón, que no solo se ocupa de su hija sino también de su nieto adolescente. El problema es que a Paquita se le acaba el tiempo y no quiere marcharse sin antes recuperar a su hija. La tienes disponible en España hasta el 05 de septiembre de 2020.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Todos están muertos
Transcripción completa

A todo el mundo le gustaría que su madre

fuera una estrella de rock, pero eso es

porque no conocen a mi madre.

Desde que yo recuerdo la abuela esperaba que Lupe

bajara a desayunar,

a mí ya me daba igual.

A veces yo la despertaba con música,

pero la música había dejado de gustarle.

Mierda.

Fui criado por Paquita la pegadora,

como le gustaba que le llamaran a la abuela.

Pancho.

La odio.

No digas babasadas y muévete.

Ella se ocupaba de mí, mientras Lupe se quedaba

haciendo tartas de manzana.

Yo quería mucho a la abuela y detestaba las tartas.

Que feo es Madrid.

Escuchando una ranchera todo es más bello, ¿no es cierto?

Yo conocía muy bien a la abuela

y cuando ponía música mejicana en el coche es que algo no iba bien.

He recorrido un rosario de médicos

todos coinciden en el diagnóstico

así que no se me anden con rodeos.

Ese mismo día conocí a Víctor,

necesitábamos un guitarra para nuestro concierto de Navidad,

Víctor fue el único que se presentó.

Eh, me han dicho que los chicos de Los Castores tienen un grupo.

¿Sabéis quiénes son?

Castores

a la barilea

Vais a tener que buscar a otro.

¿Qué pasa tío?

¿Comiste?

Nada de preguntas.

Súbelo a la acera.

La abuela me obligó a llevar a Lupe a la noche de muertos,

decía que tenía algo muy importante que solucionar contigo.

Venga una, dos y arriba.

Decía que te habías marchado dejando muchas cosas pendientes

y que por eso Lupe no estaba bien.

Es mi hija, es que

es que no hay manera de sacarla de la casa.

No conseguimos llevar a Lupe a la ceremonia,

pero aquel día aprendí que a veces que algo no te salga bien

es lo mejor que te puede pasar.

Espérame aquí, ponga eso en el altar, con cuidado.

Ya llegué, ya te ayudo.

No, que me ayude esta.

¿Quién yo?

No quiero que ande por ahí drogoteándose.

Ya se volvió hermana.

Para mí que ya no la duermen ni veinte valium,

le di un golpe en la cabeza y se despertó.

Paquita, tú eres mi mejor amiga, ¿confías en mí?

No pasa nada, deja a la Lupe ya tranquila,

ya irá y traigamos a Diego.

Pero tú estás mal de la cabeza o ¿qué?

Mi hijo está muerto.

Pues precisamente.

Hoy puede cruzar el velo,

hoy se come lo que le ponemos,

se bebe lo que le dejamos

y nos oye,

porque no intentar que se le aparezca a la Lupe así como un rayo,

arreglan sus cosas, él se vuelve para acá

y nadie tiene que enterarse de nada.

Bueno pues si no quieres no.

Espérame, yo soy capaz de cualquier cosa.

Esperemos a que anochezca.

Y lo mejor que nos pudo pasar

es que la abuela aquel día te trajo

para salvar a Lupe.

(Llaman insistentemente a la puerta)

(Aparece Diego)

No sabes cómo me meo, es como si llevara años sin mear.

Lupe.

(Ella está escondida detrás de la puerta asustada)

No me encuentro bien,

me voy a mi cuarto.

¿Cómo pasó?

¿El qué?

Morirme.

Es que este también es su cuarto.

¿El cuarto de quién?

¿Qué hacen ahí las botas de Diego?

¡No las toques!

no las toques mamá, ya, siéntate.

Loca.

¡Basta!

A comer.

Lo siento

no tenía que haber bajado.

Lárgate.

Mamá

mamá,

¿tú sabes que hago aquí?

Nos vamos.

Vale.

¿Cuánto tiempo estarás ahí dentro?

Una hora.

¿Luego voy a por ti y ensayamos un poco?

Vale.

No me lo puedo creer, ¿ese es el pringao de la prueba?

Si.

Joder tío, ¿sabes de quién es hijo?

Es que no sé cómo se hace.

¿El qué?

Irme.

Anda sal de ahí.

Supongo que ahora seremos una especie de leyenda, ¿no?

Oye, ¿damos una vuelta?

Toma es para ti.

Pancho

el otro día me comporté como un gilipollas contigo,

lo siento.

Vale.

¿Nos tomamos unos chupitos?

No puedo.

Venga tío, solo uno.

Como quieras.

Está bien.

Joder.

¿Pero qué hacías en la bañera?

Ya son y media

Hoy hay un montón de tartas que hacer.

Ni siquiera te reconozco.

Necesito entrar.

Lo que faltaba

No digas tonterías, sal por ahí.

Esa ventana está cerrada.

Tienes que salir.

No.

Esa habitación es mi cuarto y el baño está cerrado

¿y qué?, de aquí no me muevo.

(Siguen llamando insistentemente a la puerta)

No tienes por qué estar celoso.

No me jodas,

celoso,

ese crio no te soporta

y a ti tampoco te gusta.

Los hijos nunca tienen que gustarte.

(vomita, se moja la cabeza)

Pancho, Pancho, ¿qué ha pasado?

eh, ¿estás bien?

¿Desde cuándo te importa eso?

Eso ya no tiene arreglo.

Tú no puedes ser madre de nadie Lupe,

es ridículo.

Por cierto, olvídate

en el sótano ya no queda nada.

Como dice mamá, da mala suerte guardar las cosas de un muerto.

¿Quieres?

¿Cuándo me ibas a contar lo de tú madre?

Tío me muero por conocerla

¿Cómo es?

Especial.

Me lo imaginaba.

¿Irá a vernos tocar en el concierto?

Pensé que no querías hacer el ridículo con nosotros.

Venga tío claro que sí.

Yo ahora estoy loco con los sintex.

Los hay mejores.

Si tú lo dices.

(Pancho pone el cassette y Lupe va a la habitación)

¿Qué buscas?

Una palabra.

¿Cuál?

Sintetizador.

Un amigo sabe tocarlo y quiero saber qué es.

Quizás ese no sea el mejor sitio para buscarlo.

(Se ponen a separar el frigorífico porque detrás hay una puerta)

Mira.

Ven.

Baja

¿Dónde vamos?

A Groenlandia.

Que guay.

Quédatelo.

Quédatelo todo.

Pareces feliz.

Menudas pintas.

Diez mil personas abarrotaron el recinto,

Groenlandia incendia las ventas

con su arrolladora propuesta.

¿Por qué ya nadie se acuerda de vosotros?

Vamos anda.

Psssssss.

¿Por qué?

Dice que nadie se acuerda de nosotros.

Porque es la verdad.

Enchiladas o chilaquiles.

Enchiladas, a Víctor le van a gustar más.

¿Víctor?

Es un amigo de Pancho, viene a cenar no más.

Voy a hacer enchiladas.

No quiero que venga nadie a cenar.

Tú nunca quieres que venga nadie.

Quiere conocerte, para él eres una estrella.

Si quiere ver animales en cautiverio que se vaya al zoo.

Aquí no se permiten visitas.

Se acabó.

Si me entiendes se acabó.

Vas a entender que esa es la persona que Pancho necesita,

empezando por esta noche.

¿Víctor?

Gracias.

Esto está increíble.

Nos va a tener que disculpar mijito,

pero ya no estamos acostumbrados a recibir visitas.

No importa.

Soy Lupe.

Yo Víctor.

Está rico mamá.

¿Nunca se le pasó por la cabeza volver a cantar?

Diego aprendió a cantar con seis años.

No podía decir dos frases de seguido,

era tartamudo.

A él no le gustaba que lo supiera nadie,

saltando fue como logró decir sus primeras frases de corrido.

No tenía ni idea.

Siempre que íbamos a casa de mi abuela

mi tío nos ponía corazón automático,

me acuerdo que lo poníamos una y otra y otra vez, como locos

y al final me regaló el disco.

Lo guardo desde hace diez años.

No tiene ni una raya eh.

De pequeño siempre escribía en mi diario que

ojalá algún día pudiera ir a verte a alguno de vuestros conciertos,

y ahora aquí estoy

No te imaginas el esfuerzo que le costó a Diego salir

a actuar en su primer concierto,

tranquilo, como un caracol,

Lupe en cambio

nació con un carácter

fuerte, respondona,

bella,

como una amapola.

Voy por el postre.

Tengo algo que decirte, una cosa muy importante

olvídate de todo ya nada será como antes

todos me dicen que señale

donde va la gente normal

y si me pongo un disco me muevo de forma elegante

(Lupe y Diego cantan unas frases en francés)

(Ella sigue cantando)

Alégrate voy a buscarte, alégrateeee y en un corazón automático

para hacerte feliz

un robot romántico sin cables.

Por eso quiero que nos ayudes a elegir el tema del concierto,

para nosotros sería muy importante.

No sabía que teníais un concierto,

yo no he vuelto a saber nada de la música desde el accidente.

¿Qué accidente?

Diego murió en un accidente de coche,

yo conducía,

siempre bebíamos antes de subirnos al escenario,

nos animaba y bueno

al terminar el concierto volvíamos a beber un poquito más para

para celebrar.

Esa noche conducía yo hasta el hotel,

pero Diego iba

dormido como un ángel

y no se enteró de nada.

Hay una tía que no para de llamarme.

Se habrán enamorado muchas chicas de ti.

Algunas.

Pero yo paso de las tías.

A mí lo que me interesa es la música.

Por eso me alegro tanto de haberte conocido tío.

Yo también.

Lupe

perdóname.

Me he estado portando como un imbécil.

Yo no tenía

ni idea por lo que has estado pasando.

Ha debido de ser una tortura

y quería decirte que

te perdono por haberme matado,

ya está.

Ya está.

Ya está.

Ya está.

Ya está.

Serás hijo de puta.

(Lupe está en la cocina él oye una guitarra, va a ver)

Joder Diego.

(Es Víctor quien está tocando)

¿Qué canción queréis tocar en el concierto?

Una escout.

Podíamos tocar una de Groenlandia.

No podemos hacer eso.

¿Por qué?

Porque no pega.

(Pancho canta)

Por ser scout sueño noche y día en volver mi mochila a cargar

de emociones cantos y esperanza y de amigos que el bosque

me dará mírame oh Dios en el cielo responde si mi canto llega a ti

ya sabes que soy un hombre y como.

A ver, ¿y no habéis pensado en nadie más para cantar?

(Víctor se ríe y Pancho se va enfadado)

No me lo puedo creer.

Otra vez voy a tener yo que ir a hablar con ella.

No te metas.

Esto es una cosa entre Pancho y yo.

Ojalá tú pudieras hacerte cargo.

No claro, para eso estas tú,

así empezó todo ¿te acuerdas? no te preocupes mijita

que yo me hago cargo.

Yo no tuve la culpa.

Tú no tienes la culpa mamá, tú todo lo haces para ayudar.

Gracias, pero yo ya no quiero más tú ayuda.

Entonces deja de ser una inútil.

Es esa canción tío,

esa canción es imposible.

Pues yo la cantaba bien.

Sabes que me recuerdas a él.

¿A quién?

A Diego.

¿Por?

No sé, lo veo parecido a ti.

Imagínate ser tartamudo

quieres decir las cosas,

pero no puedes.

Si te sientes como el culo ¿cómo lo ocultas?

o sí le quieres decir a alguien que te gusta, imagínate.

Por eso vamos a dar todo, ¿vale?

(Pancho está viendo un video e imita los gestos de Diego)

Mañana es el cumple de Víctor

¿le puedes hacer una tarta?

Eso puedo hacerlo.

Pero no la quiero de manzana.

A Víctor le gusta el chocolate.

Creo que eso también puedo hacerlo.

(Llaman al timbre)

Es Víctor,

le he dicho que ibas a tocar para nosotros.

¿Cuándo?

Ahora.

Eres muy especial para él.

¿Para quién?

Hace mucho que no soy especial para nadie

¿qué tiene eso de malo?

Víctor es solo un crio.

¿Y?

Está en una edad de confundirse, ¿no?

Nunca,

me oyes,

nunca dejaste que se me acercase nadie.

Hubieras tenido bastante con joderme la vida una vez

¿no crees?

¿Y tienes agua?

Ha llegado tu rojo fuego.

Ay gracias Paquita.

Vaya ya era hora por fin.

¿Verdad?

Un tío

Diego.

Ay Dios.

¿Qué dice?

Espera que me está contando algo de su hermana.

Dice que necesita saber qué pasó con Lupe.

¿Entonces Lupe puede verle?

Aja.

¿Y por qué carajos no puedo verlo yo?

No sé.

Quiero drogarme.

Paquita.

Lo que oyes.

Y dale, que yo no me drogo.

Mira, ven, ven acá

yo me tengo que tomar todo esto todos los días

así que.

Paquita,

¿me lo pagas?

Nadia.

Era para mí.

Pero si me ayudas vencereeee

Con gafas de sol piensas que los demás no te ven,

por eso muchos músicos las llevan,

a ver.

¿Quieres que traigamos la tarta?

¿Qué olvidas?

Te quiero.

No digas babosadas.

¡el cinturón!

Hace quince años tú cuerpo

salió disparado junto a un parabrisas como este,

tus pies tardaron dos días en encontrarlos,

le jodiste la vida a tu hermana y a tu vieja

y todo por no ponerte el pinche cinturón.

(Pone una canción)

¿Oyes?

Ay Dios.

Esta canción viene del puritito paraíso

Esto está de puta madre.

Pancho está arriba.

Si, me ha dicho que le espere.

Además, quería darte las gracias

porque este cumpleaños,

ha sido el mejor cumpleaños de mí vida

Me alegro.

Lupe.

Estoy loco por tú madre.

Y nosotros.

¿Nosotros?

Yo no soy maricón.

Yo tampoco.

Chssssss

ay la casa

está llena de fantasmas.

Pancho no debió nacer aquí,

Lupe nunca me lo dijo,

pero siempre supe que era tuyo,

así que cuando Lupe se quedó embarazada

y no quería tenerlo claro, yo la convencí,

yo la convencí

pensaba

que tal vez tú

volverías un poco,

toda la vida he buscado en Pancho algo,

un gesto,

algo tuyo,

pero no os parecéis en nada.

Diego,

me estoy muriendo,

como se los digo yo a ellos,

bueno,

parece que irse sin despedirse es tradición de la familia.

¿Vas a ir al ensayo?

No.

Esperan que vayas.

Me da igual.

Sé cómo te sientes.

Yo sí sé cómo se siente.

Igual puedo ayudarle.

¿Cómo?

Es duro despedirse,

pero es más duro irse sin decir adiós.

Yo no puedo seguir tocando contigo,

esta va a ser la última canción de Groenlandia

y es para ti.

Duele cuando das a los demás

todo aquello que a mí no podrás darme jamás

nunca diste una oportunidad para decir adiós al mundo y

¿En qué le puede ayudar a Pancho esta canción?

Habla de un amor que no puede ser.

¿Y por qué no me la distes antes?

Porque no me dio tiempo.

¡Lárgate!

Pancho no ha venido al ensayo general.

Hemos venido a por él.

Es que mañana es el concierto,

¿Le puedes decir que baje por favor?

Diles que se vayan.

Esta es la última canción que compuso Diego,

nadie la ha escuchado nunca.

Quiero que seas el primero.

Mira, puedes hacer dos cosas,

cualquiera de las dos me parecerá bien.

Puedes

puedes ser como yo

y quedarte aquí encerrado

y perderte todo lo que te toca vivir

o puedes

puedes hacer frente a todo como siempre has hecho

Te aseguro que a partir de ahora todo va a ser mejor.

¿Qué va a ser mejor?

Yo.

Mamá.

¿Y si soy maricón?

Si eres maricón no pasa nada.

Quiero que toquemos una canción de Groenlandia.

No nos da tiempo.

Nunca nadie la ha tocado

y si no lo hacemos nosotros

nadie lo hará.

¿Por qué has cambiado de opinión?

Porque pega.

¿Con qué?

Con nosotros.

Mamá.

¿Qué tiras?

Pues nuestras caducadas.

Mamá se viene conmigo.

¿Puedo decir algo?

en plan de hermano mayor que sabe de lo que habla.

Mamá estará bien.

¿Te puedo decir yo algo?

en plan hermana mayor,

tú nunca fuiste de este mundo,

cualquier amor

te hubiese decepcionado,

por eso me elegiste a mí,

pero yo si soy de este mundo,

siempre lo fui,

solo que

se me había olvidado.

Esta vez me

gustaría dejar algo,

seguro que a Pancho le sirven más que a mí.

Vamos.

Joder.

Puedo hacerlo.

Eh, esperarme.

Arranca.

Pásame tus zapatillas.

No querrás que vaya descalza, ¿no?

Tengo algo de Diego para ti,

a mí me han ayudado a salir de casa

y a ti te van a ayudar a lo que haga falta.

Chsssss nos toca.

Eres un tío especial,

Es de familia.

Es duro despedirse, pero es más duro irse

sin decir adiós,

por eso alguien escribió esta canción.

Todo va a estar bien mamá.

Un, dos, un, dos, tres

La abuela murió poco después,

el día de la lotería de Navidad,

su día favorito del año.

Como dice mamá ahora todos están muertos.

Pásame a Diego.

Todos menos nosotros

y llevaba mucho tiempo esperando para hablar contigo

y hoy que puedes oírme

quiero decirte que a todo el mundo le gustaría que sus padres

fueran estrellas de rock,

porque las estrellas del rock son gente especial

como nosotros.

Somos cine - Todos están muertos

Que baje Dios y lo vea

La historia de los monjes y seminaristas de San Teodosio, un monasterio en quiebra cuya única oportunidad de salvación está en ganar la “Champion Clerum”: un torneo europeo de fútbol sólo para religiosos. ¡El problema es que en esa congregación no juega al fútbol "ni Dios"! Una comedia protagonizada por Karra Elejalde, Alain Hernández, El Langui, Macarena García y muchos más.

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Que baje Dios y lo vea - Ver ahora
Transcripción completa

(Tambores africanos)

(Disparo)

(Amartillan armas)

[ACENTO ITALIANO] Soborno a funcionarios congoleños en el 96.

Compra de avionetas robadas a la milicia del Chad en el 2001.

Falsificación de documentos en la frontera con Sudán en el 2007.

¿Continúo?

-Fue en 2008. -¿Qué?

Eminencia, sabe que ese dinero ha sido bien empleado

No, no lo sé. Y no lo quiero saber.

Tú me lo dices y con eso me basta.

Te conozco desde que te daba clases de Teología Bíblica.

¿Ma come no me voy a fiar?

¡Se acabó lo de ser el Indiana Jones del clero e se acabó África!

Tengo unos chicos que dependen de mí.

Con los guerrilleros yo no puedo dejarles solos, los van a matar.

(Sonido router)

Comprendo que de situaciones límite se sale como se puede, pero...

Hackear la cuenta de los fondos reservados del Vaticano,

eso ya es de otro nivel, de Champions.

(Teclea)

Ma no, no de Champions League. No, que esa es otra:

tu obsesión per evangelizar a través del dichoso fútbol.

No, esto está más cerca de la Champions de la delincuencia,

el desfalco e del crimen organizado.

Por los pelos he conseguido que el Santo Padre no te excomulgue,

pero a cambio me he comprometido a que volverás al apostolado

e a la catequesis.

Mañana mismo te trasladarás a tu nuevo destino.

Sudamérica, la India...

¿San qué? ¿Eh?

(Campanas y música de órgano)

A ver qué pasa, que no llegan esas sagradas formas.

No acabaremos nunca.

Ramón, criatura, ¿eres tú? ¡Coña!

Perdone, padre.

Me has quemado, puñetero.

Y recoged ahora mismo las sagradas formas.

A ver, no se me apelotonen todos en el centro

que esto no es una competición.

Hay comunión para todos, así que, por favor, hagan una fila perfecta.

A ver, Purificación, no empuje a las demás.

¡Venga!

El cuerpo de Cristo.

El Cuerpo de... A ver, Angustias, siempre igual.

Hágaselo mirar, mujer.

Hala, el cuerpo de Cristo.

Y así lo dejó escrito nuestro santo fundador,

San Teodosio Cenobiarca,

hace ya de esto quince siglos...

-¡El nuevo, que ha llegado el nuevo!

-A ver, jóvenes,... -Ya está aquí.

-Que me dejan ustedes con la palabra de san Teodosio en la boca.

¡Ah! ¡Me ha pisado, concho! Perdón.

Mire, si por mí fuera, ya estaría excomulgado.

Yo, a diferencia de usted, acato órdenes.

Y más si vienen del obispo, porque la jerarquía está para eso,

para a-ca-tar-la.

Sí, ya sabemos que usted va de estrellita,

pero nosotros aquí también damos el callo, ¿eh?

Y sin tanta monería.

He leído en su currículo que tiene postgrados.

Muy bien, nos será muy útil

porque el padre Huerto ya no tiene edad para seguir ordeñando a Leonor,

nuestra vaca lechera.

Así que ya sabe lo que toca... [IMITA SONIDO DE ORDEÑO]

(Mugido)

Las vacas en África son mucho más salvajes.

Esto es pan comido.

¿Cómo lo ha hecho?

Si Leonor sólo se deja ordeñar por el padre Huerto.

El truco está en que no te huelan el miedo.

(Ventosidad)

El miedo no lo habrá olido, padre,

pero la mierda nos ha dado de lleno.

(Arcada)

¡Shh!

[EN VOZ BAJA] Abuelo... Abuelo.

[SUSURRANDO] ¿Qué?

¿Has conseguido eso? Eso, ¿qué?

Venga, anda, no te hagas el tonto. "Eso".

Pero solo una almendrita, ¿eh? Que esto vicia.

La gomina multiplica 100% el pecado de la vanidad.

Juanito, el manual de san Teodosio

habla de perfumes, ungüentos y resinas,

pero no dice nada de la gomina.

¡Y dale con san Teodosio!

Vamos a ver, ¿qué pasa por usar un poquito de gomina?

¿O es que si quiere uno sacarse partido no va a ser un buen cura?

Buenos días, chavales.

-Buenos días. Buenos días.

¡Ahí va, la Virgen! No, no, la Virgen no, es Jesucristo.

Y sombreado.

Bendícenos, Señor, y a los alimentos que estamos manipulando.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

-¡Amén! -¡Amén!

Buenos días, padres.

Hermano, una pregunta. Es que estoy un poco perdido.

¿Mi celda por dónde anda?

El padre Antoñanzas lleva veinte años de riguroso voto de silencio.

-Al fondo, a la derecha, 22 pasos.

Gracias, hermanos.

¡Vaya por Dios!

¡Hombre, el manual de san Teodosio!

En África, de donde yo vengo,

como algunos ya sabréis,

este manual también sería muy útil.

Pero para calzar la mesa en la que comen mis chicos.

(Golpetazo)

Señores, mi primera lección de teología para vosotros es

que hay dos tipos de curas: los curas como manda

nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana,

y los curas como Dios manda.

Decidid de qué tipo queréis ser:

de los que estudian la correspondencia de san Teodosio,

que está muy bien,

o de los que salen al mundo a calzar mesas.

Pero si elegís ser de los primeros,

yo, sintiéndolo mucho, no os puedo enseñar nada.

Perdón, me olvidaba. Acercaos.

Olvidaba que hay una tercera clase de curas.

-¿Sí? Sí. Acercaos más.

Es una especie rarísima.

-¿Sí? Sí. Acercaos más.

Y está en peligro de extinción.

-¿Sí? Sí.

Me estoy refiriendo... ¡al padre Munilla!

¡Se presenta desnudo con el cuerpo lleno de tatuajes!

¡Qué bien que nos plantó el culo en toda la cara, monseñor!

Ven, come. Come un par de gambones.

Yo los miércoles no me pierdo la comida de aquí.

Insisto en que estaría mejor en este seminario, monseñor,

estaría más controlado.

No te preocupes, lo estará.

¿De verdad?

Sí. Él y tú, y todos los de San Teodosio.

He decidido fusionar los dos seminarios.

Precisamente ahora acabamos de recibir una magnífica oferta

para hacer allí un Parador de Turismo.

¿Un parador?

San Teodosio... es nuestra casa.

Demasiadas deudas.

El presupuesto que me tiene asignado no da para más gaitas.

Entonces, ¿qué va a ser de nosotros?

A ti te haremos un hueco aquí con Cienfuegos

y tus novicios también los traeremos aquí.

-Monseñor. -¡Hombre, Cienfuegos!

-¿Todo de su gusto?

Por cierto, lo del Parador es una gran oportunidad.

La fe no paga facturas, ¿verdad, Munilla?

Y tú tranquilo, Jacinto,

que bajo mi cuidado vas a estar muy cómodo.

-¿Y usted? ¿No quiere unos gambones?

(Silbato)

¡Novicios, "labor-laboris"!

¡Significa "trabajo"!

Míralos, el orgullo de mi obispado.

Seguro que este año ganamos la Champion Clerum.

¿La "Champiñons Plenum"?

Ay, Munilla, la Champion Clerum es como la Champions League,

pero entre religiosos.

La final se juega en Roma

y todavía nadie ha conseguido ganar a la selección vaticana.

Sí, su estadio es una especie de coliseo

rehabilitado en terreno de juego.

"El foso" lo llaman.

El ganador se convertirá

en el emblema del nuevo cristianismo.

Y no te voy a engañar, Munilla, para mí ganar la Champions

sería... un campanazo muy importante.

A nivel de Su Santidad, me refiero. Entiendo, monseñor.

(Teléfono)

¡Coño, Rouco! ¿Qué tal? ¿Cómo va la jubilación?

Sí, sí, ya sé. Un ático maravilloso.

-¡Así! Así, ¿veis? ¡Coño, no es tan difícil!

¡Venga, vamos, Jacinto, pásala, que eres un crack,

que estás hecho un "jugón"!

-¡Ostras, marisco!

Vaya homenaje, ¿eh?

(Campanilla)

[SORBEN]

Queridos hermanos,

vamos a ser trasladados al seminario diocesano,

porque aquí van a hacer un Parador de Turismo.

De verdad que me gustaría poder decirles otra cosa,

pero hace tiempo ya que San Teodosio está en números rojos

y no hay modo ni manera de solucionarlo.

O sí.

¿Pero qué hace, padre? Siéntese y no me interrumpa.

¿Qué hago? Hago lo que tú deberías hacer y no haces:

buscar soluciones para conservar tu monasterio.

¿Cómo te atreves?

Monta un equipo de fútbol, Munilla.

Revienta al equipo de Cienfuegos.

Revienta al dichoso "Foso vaticano" y gana la Champion Clerum.

Nadie se atreverá a cerrar el emblema del nuevo cristianismo,

¿no lo ves?

¡Échale huevos! ¿Huevos?

¡Sí! No.

¡Orden!

Haga el favor de salir conmigo un momento.

(Portazo)

No es usted más que un recién llegado,

¿y se atreve a desautorizarme delante de todos

con esa estúpida idea del fútbol?

Es una solución peregrina, sí. Sí.

Pero mucho más que rezar letanías lauretanas,

que es lo único que sabes hacer tú.

Munilla,

¿no te das cuenta?

Tienes la oportunidad de dar a esos chicos la lección de su vida,

¡que luchen por su monasterio, joder, por su casa!

O calla,

que a lo mejor lo que te apetece realmente es compartir litera

con el idiota aquel de Cienfuegos.

A ver, ¿qué conchos pasa?

Padre Munilla. ¿Qué?

A nosotros nos haría mucha ilusión intentarlo.

[VARIOS] Sí.

[ANCIANO] A nosotros también nos gustaría.

Si esto no es un mot...,

una rebe...,

un acto de...,

que baje Dios... y lo vea.

Yo sé que no sé mucho de fútbol,

pero me encomiendo a mi Virgencita de Guadalupe

y doy unas pinches patadas bien chingonas, profe.

-Yo soy brasileiro, llevo o fútbol en la sangue.

pues su posición natural es en el centro del campo,

repartiendo juego. Ya.

Bien de "tiquitaca".

Con dribbling.

Además, yo soy de bicicletas repetidas.

Non preciso de entrenar.

Con ese cuerpo tan hermoso que Dios te ha dado,

te veo más de...[ACENTO MEXICANO] pinche portero bien chingón, güey.

A huevo.

Porque vose é un "crack", certo?

Ya. Sí.

Por alto voy muy bien, también en los corners.

¿Sabes qué pasa, Ramón?

Que yo lo que veo es que...

es que tú...

es que tú tienes conocimientos de fútbol.

¡Y que lo diga!

Mi padre, que en paz descanse, era muy forofo del Leganés.

Y algo se queda.

Ramón, lo tuyo es más desde la banda.

Eh, no se hable más. ¡Adjudicado, segundo entrenador!

¿Qué?

¿Segundo entrenador? Sí.

Me gusta.

¡Corre, Simón, que ya tenemos cinco balones!

¿Lo tienes? -Sí.

¡Vámonos! -Esto no está bien, Ramón.

Ni mal. El colegio es de pago, será por balones...

¡Cabrones!

(Frenazo)

¡Quita!

Era Sara, ¿no?

[EL MOTOR PETARDEA]

Simón, que me estoy llenando de cal.

¡Frena, Simón!

Simón...

Simón, endereza, que hacemos el campo redondo.

Atento, Juan Bautista. Tú mira y aprende.

Venga, Simón, dale.

Levantadme, que ahora os voy a decir cómo se hace una "bicicleta".

-¡Bien, Simón! -¡Buena, Simón!

-Que no. No van, no van. -A la próxima.

Pero, padre, no van. Así no puede ser.

¡Levantaos el hábito, estirad abductores!

Verdes, lo que le dije. Están verdes, muy verdes.

Bueno, hoy empezarán a madurar.

¿A madurar?

Los van a moler a palos.

Pues eso, madurar.

(Pitido inicial)

-¡Vamos, vamos! -¡Vamos, señores, vamos!

-¡Pero no, hombre, no! ¡Así no!

No, no, no.

Venga, chicos.

¡Marcaje al hombre!

¡Venga, hay que estar un poco atentos ahí! ¡Arriba!

¡Pero ojo con esta gente, por Dios!

Que van muy bien por alto.

¡Dásela ahí, que no la pierda!

No pasa nada. Seguimos igual nosotros, ¿eh?

Bueno, un poco mejor. Un poco mejor, ¿eh?

Bautista,

no te pido que pares todas las que van dentro,

pero no me metas las que van fuera.

Otro gol. Otro gol, padre, otro gol.

¡Va, va! ¡Al pie, al pie! ¡Muy bien! ¡Ahí está, Simón!

¡Vamos, vamos! ¡Árbitro!

¡Cucarachón! ¡Así no se arbitra, hombre!

¡Árbitro, falta, hombre! ¡Falta!

¡Falta, hombre! ¡Simón, presionando! Bien.

¡Sanitario!

A ver, a ver. Dejadle espacio.

¿Estás bien? A ver, ponte boca arriba.

Despacio.

Ha sonado a roto.

A escroto.

Creo que se le ha subido el huevo. Muchas gracias, "doctor".

El izquierdo.

¿Te ayudo a bajarte los pantalones? -No, no, no.

Ya me podía haber dado a mí el balonazo.

Tú verás, pero si se te necrosa, yo no quiero responsabilidades.

Y la necrosis, te digo yo, es bien jodida.

¡Volando, Ramón!

A ver, ¿qué se nos ha perdido aquí?

¿Qué se nos ha perdido aquí? -¡Nada, nada, nada!

¿No se os ha perdido nada? ¡Hala!

¿Está inflamado?

Uff,

no sabría decirte.

La última vez que te vi los "bajos" teníamos 10 años...

Oye, ¿es grave?

Para el uso que le vas a dar, novicio, ¿qué más da?

A ver, hombre, hinchado está.

Sí, pero no hay torsión.

Oye, igual no es un buen momento para decirte esto,

pero dentro de poco celebro mi cumpleaños. ¿Te apetece venir?

¿O qué pasa? ¿Que vas para monje de clausura?

Pues no sé... ¡Ay, duele! ¡Ay!

¡Duele! Duele, duele, duele...

Perdón. Duele.

(Crujido)

Simón.

¡Bravo, Simón!

Muchachos...

Muchachos, tranquilos.

Miradme. Miradme.

Miradme.

Todo va a ir mejor a partir de ahora, ¿vale?

Es lo único bueno que tiene

haber jugado...[GRITA] ¡como el culo!

¿Cuándo es el próximo partido?

Dentro de tres semanas, contra el Molinaseca.

Muy bien, pues ya lo habéis oído.

Tenemos 3 semanas para convertiros en futbolistas

que jueguen a fútbol y no a eso.

Mañana por la mañana vais a sudar sangre.

Padre.

¿Qué?

¿Y por qué esperar a mañana?

¡Eso!

-Eso. -Esa es la actitud.

-¡Claro, a huevo! ¡Venga, novicios!

-¡A huevo! -¡Vamos, novicios!

[ALGARABÍA]

¡Vamos, vamos!

Por el amor de Dios...

Por el am...

¿Qué te he dicho de las perrunillas, Juan Bautista?

Ni una más, ni una más.

Le pongo los dos de tinto para consagrar

y una de blanco para cocinar. No, sólo una de cada.

Y el tinto, a poder ser, cosechero y de marca blanca.

¡Pero padre!

No estamos para alegrías.

Le traigo una cosa que no me va a poder decir que no.

Mire, por favor, qué maravilla. ¡Por el amor de Dios!

Esto es ahora mismo tendencia en el Vaticano.

Pruebe, padre.

¿Puedo? -Sí.

Álcelo. Álcelo y consagre.

# Aleluya, aleluya #

¡Ande, quite, quite!

Y déjeme en paz. No me líe, que tengo mucha tarea.

Me llevo los catálogos. Ya le diré.

Padre, pues el padre Béjar sí que me lo va a valorar.

¡No me lo puedo creer! ¿Un poquito de agua te molesta, Ulises?

¿Molesta un poquito de agua? ¡Arriba!

¡Venga, chicos! ¡Juan Bautista!

¡Sí puedes, sí puedes!

Ave María purísima, padre.

Le traigo una sorpresa, una estampita que se está vendiendo divinamente.

En el Vaticano, preciosa. Del Niño Jesús.

Eso es, Simón. ¡Eso es!

¿Padre? ¿Ya se me ha ido?

¡Padre Munilla! ¿No estará corriendo, no?

-¿Qué vamos a ganar? -¡La Champion Clerum!

-¡Que no os oigo!

-Tanta escalera... ¡Espéreme ahí!

...dos, uno.

Que yo no me quiero meter,

el "míster" eres tú,

pero es que a mí me parece que es mejor jugar de cara al gol.

-Eso. Y que nos metan otros siete. -¡Anda!

Eso está muy bien, pero es inútil si no reforzamos el centro del campo

¿Cómo se llamaba el chico morenito este que nos las colaba todas?

Jesús.

Se llamaba Jesús.

Creo recordar que Jesús Heredia. Heredia.

O sea, ¿que Jesús será nuestro salvador?

[ACENTO GITANO] ¡Señoras y señores, hoy es "Blass Fradei"!

Señora, para su marido, para que parezca Ussain Bolt.

¿Lo quiere? Lo quiere, ¿no? Antonia, ¿unos "tapachichis" para usted?

Todo un eurito, ¿eh?

¿Jesús? ¿Eres Jesús? -Jesús Heredia, para servirle.

¿Qué quiere? ¿Bragas, sostenes, "eslipses"...?

Mira, son Calvin Klein, pluma de gallo. Con elástico y todo.

¿Ve? "Water resistant".

Y unos calamarcitos a la romana para Jesús.

-Qué alegría. ¿Todo para mí? Todo, todo.

Pues, yo por mí, no tengo problema.

Lo que no sé es qué pensará el padre "Grabiel".

¿El padre "Grabiel"? -El padre "Grabiel". Sí, señor.

El padre "Grabiel" es mi pastor.

Mira.

-Hermano, hermana, ¡deja las drogas!

[TODOS] ¡Amén!

Hay que dejar de "desendrogarse".

Las drogas no te llevan a ningún sitio,

esos son caminos de perdición.

Deja el alcohol.

Deja las "caínas" esas raras,

que te llevan a los caminos de destrucción.

Las mujeres viciosas. [TODOS] ¡Amén!

Los tabacos, ¿eh? - ¡Aleluya!

Pero eso sí, poco a poco.

Aleluya. [TODOS] ¡Aleluya!

Poco a poco, progresivamente.

¡Aleluya! ¡Aleluya!

[TODOS] ¡Aleluya! -¡Gloria a Dios!

Aleluya, gloria a Dios.

Cuando estás en el camino de Dios,

estás en el camino del nazareno de gloria.

[TODOS] ¡Gloria a Dios! -Que te realza,

que te purifica,... [TODOS] ¡Amén!

...que lo sientes dentro de tu corazón.

¡Aleluya! [TODOS] ¡Aleluya!

¡Aleluya! "Sus" digo una cosa,

porque la hija del tío Elisaldo tiene un problema,

que hay que ponerle unos aparatos de estos de las "dodoncias", ¿eh?

Y vale un dinero fuerte. ¿Cantamos un servicio de júbilo?

Pasamos la "oflenda" y... ¡Aleluya, gloria a Dios y un "ablazo" a todos!

[TODOS] ¡Aleluya!

-¡Aleluya! ¡Aleluya!

¡Recibe ahora, recibe a Dios!

¡Úngelo, Señor! ¡Úngelo, padre!

¡Aleluya, aleluya!

¡Ay, Señor! ¡Sácame de las tinieblas, Padre!

¡Aleluya, aleluya!

¡Ay, Señor, aleluya!

¡Qué no! ¡Qué no!

¿Qué dónde se ha visto a un evangélico jugando a favor del papa?

Eso mismo digo yo.

Venga, padre "Grabiel", de padre a padre.

Échenos una mano, joder,

que sin su chico no ganamos al equipo del obispo.

Ah, ¿qué todo esto es para... joder al obispo?

No. -¡Ja!

El Señor me perdone.

Que el obispo es un payo malo,

que no hace más que cerrarme todos los locales del culto, ¿eh?

Así que con que me deis... unos eurines...

Por lo del traspaso, digo.

-El Señor me perdone. Claro.

A ver, padre Salvador.

Usted y ese tal padre "Garbiel"

se están saltando a la torera todas las leyes de la Santa Madre Iglesia.

¡Mienten,

sobornan como sinvergüenzas!

Y si el chico estuviera dispuesto a bautizarse, ¿qué?

¿Pero todo esto por un futbolista? ¡Sí, por un futbolista!

El que necesitamos para ganar la Champion Clerum.

¡Ni "Chaspium" Clerum ni "Chaspium" leches!

¡No!

¿Estamos?

¡Novicios!

¡Calentamos bien, estiramos!

¡Venga, chicos, vamos!

-¡Curillas, que aquí las hostias las repartimos nosotros!

-¡"Torrezno", como vaya, te voy a soltar la hostia consagrada!

¡Apóstata!

A ver, Ramón, nosotros no entramos en provocaciones, ¿estamos?

¿Estamos? Estamos.

-Que no os influya el factor campo. -¡Salimos a ganar!

¡Vamos, chicos! ¡Venga, repartimos juego!

-Hola, Munilla. ¡Señor obispo!

Cuando me enteré de que jugabais hoy, no dudé en venir.

Bueno, gracias, monseñor.

El último partido no os fue muy allá, ¿no?

[SUSURRANDO]Pues no.

A ver si tenéis un poquito más de suerte hoy.

-Gracias. -Campeón...

A ver, padre, ¿qué le iba a decir yo?

¡Ah! Nosotros..., bueno, el equipo este,

¿tenemos realmente alguna posibilidad o...?

Hombre, con un centrocampista morenito que yo me sé...

¡Dios todopoderoso y eterno!

Dios todopoderoso y eterno, te pedimos que este...

Jesús Heredia, para servirle.

-Bragas, sostenes... Jesús Heredia,

a quién hoy lavamos del pecado original,...

Párrafo corto, Munilla.

sea templo tuyo en el Espíritu Santo, por Cristo nuestro señor.

Amén. El agua.

¿Qué es esto? Está bendecida.

¡Hala! ¡Evangélico y católico!

Ya tengo la doble nacionalidad.

-¡Árbitro, cambio! Prepárate, Jesús, ¿eh?

-Mándame fuerzas, papa, ¿eh?

Vamos, Jesús, a por la remontada! ¡Venga, vamos!

¡Jesús!

Jesús, Jesús...

[TODOS] ¡Gol!

¡Gol! Eso es.

¡Muy bien, Juan Bautista!

¡Así, sin miedo! ¡Tirarse sin miedo!

¡Chuta, Simón! ¡Sin misericordia!

[TODOS] ¡Gol!

¡Gol!

-Vaya, vaya, Munilla, qué calladito te lo tenías, ¿eh?

Sí, señor, buen dibujo de equipo, mentes ganadoras...

Un día me paso por tu monasterio y me cuentas tu secreto.

Claro, claro, monseñor, pásese cuando quiera.

Mire, el jueves tenemos cocido de oreja con garbanzos.

Ah.

-¡Uy, nos los chingamos por el ojete! ¡A huevo, a huevo, a...!

Fue con todo el respeto, padre.

Chicos, chicos, nosotros somos hombres de Dios.

No nos vanagloriamos de la desgracia ajena.

¿Estamos? -Sí, sí, sí, estamos.

¿Estamos? -¿Y Munilla?

¡Munilla, ven! Ponte en la foto, anda.

-Venga, decimos todos "tiquitaca".

¡Vamos!

[TODOS] ¡"Tiquitaca"!

Una más.

[TODOS] ¡"Tiquitaca"!

[MANOLO LAMA] Vamos, que resulta que estos chavales

han puesto en el mapa el monasterio de San Teodosio.

Que tiemblen los chicos del Padre Cienfuegos,

que parece que les ha salido un serio competidor.

Atención, se verán las caras el próximo domingo en la gran final

de la fase española de la Champion Clerum.

Y para animar a los chicos del San Teodosio

a que sigan dando espectáculo,

¡ojito!, les dedicamos esta canción para ellos y para su prior...

el padre Jacinto Munilla.

["Bailando" de Alaska en la radio]

# Bailando, #

# me paso el día bailando #

# y los vecinos, mientras tanto, #

# no paran de molestar. #

# Bebiendo, #

# me paso e