Enlaces accesibilidad

Somos Cine

Películas gratis y online: el mejor cine español

Por
Somos cine - 100 metros

Los días se hacen más largos y parece que el reloj no avanza. Seguimos buscando vías de escape y entretenimiento en la desescalada del confinamiento por COVID-19 y la entrada al verano. El cine, nuestro cine, es una buena opción porque nos abre la puerta a otros mundos y a otras historias. En esta lista están algunas de las películas españolas más interesantes. Incluidas cintas que presentaron candidaturas a los Goya, que recibieron notificaciones y que ganaron el deseado cabezón. Una selección con géneros para toda la familia y para todos los gustos. ¡Déjate envolver por la magia del cine! 

100 metros

100 Metros está inspirada en la increíble historia real de Ramón Arroyo. Ramón, padre de familia, vive para el trabajo hasta que su cuerpo empieza a fallar. Diagnosticado de esclerosis múltiple, todos los pronósticos parecen indicar que en un año no será capaz de caminar ni 100 metros. Ramón decide plantarle cara a la vida participando en la prueba deportiva más dura del planeta. Con la ayuda de su mujer y el gruñón de su suegro, Ramón inicia un peculiar entrenamiento en el que luchará contra sus limitaciones, demostrándole al mundo que rendirse nunca es una opción.

Protagonizada por Dani Rovira, si no has visto 100 metros, date prisa. Este contenido está disponible en España hasta el 23 de agosto de 2020.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - 100 metros - Ver ahora
Transcripción completa

"Esto va de llegar el primero a la meta.

Solo se trata de eso.

De ser el mejor.

Lo que vosotros hacéis está bien, está correcto, pero...

Michael Jordan, Nadia Comăneci,

Jesse Owens, Johan Cruyff...

no trataban de hacer lo correcto.

Hay que salir a disfrutar, a dejar la sangre congelada a los rivales,

como una llamada de madrugada.

Por eso nos necesitáis,

porque no queréis a un tío con capa.

Queréis a Iron Man".

¿Cuánto hace que no lo pasabais como anoche?

Si por la noche somos buenos,

durante el día somos muchísimo mejores.

Estamos perfilando una de las mejores campañas

que jamás hemos diseñado.

Va a ser para vosotros.

(Música)

Adiós.

(Móvil)

Inma, vaya moto que les he vendido. Al menos gano un poquito de tiempo.

Esta noche lo celebramos con sushi, ¿eh?

Oye, tenemos que ir a casa de mi padre. No sé qué ha hecho ahora.

"Y otra cosa, no he podido recoger el regalo del niño.

¿Lo puedes hacer tú? Pero que no se te olvide".

(Música)

Madre mía, papá.

Joder. No se puede ser más patosa.

Venga, a buscar trabajo.

Señora, su papá es un ogro. Sí.

Lo sé, lo siento.

Papá, solo tienes que hacer el nudo así.

¿Te duele? No, es un golpe.

¿Has traído a este? ¿Cómo estás, Manolo?

Como un perro con dos colas. Payaso...

Papá.

Dame eso. Dámelo.

Deja eso. Deja eso también.

No voy a dejar esto, no puedes vivir en este piso.

Deja tranquilo mi caos.

¿Qué ha pasado aquí?

¿Se puede saber qué hace el techo en el suelo?

Se cae.

Vístete, te vas a venir con nosotros.

No. Papá, te vas a venir con nosotros.

Inma, tampoco presiones a tu padre.

(Estruendo)

¿Qué es esto? Es pescado crudo.

¿Crudo? ¿Así es como educáis a vuestro hijo?

Hace lustros, milenios que el hombre inventó el fuego.

¿Qué somos, bichos? ¿Animales?

¿Esto es lo que te hemos enseñado tu madre y yo?

Está rico, papá. Pruébalo. No me jodas.

Y pruebe eso verde que hay. Se llama wasabi.

Está muy dulcecito y suavecito.

Ramón, ya.

Para con el móvil, que estamos en la mesa.

Estoy trabajando, Inma.

Si no se suda no es trabajo. Papá.

¿Es la hora de mi regalo?

¿Qué? Nada.

Nada.

(SUSPIRA) Joder.

(Música)

El primer cómic donde sale Iron Man. Esta es su primera armadura.

Cuídalo, esto es un tesoro.

Eso es un tebeo viejo.

Toma, criatura.

Toma cinco euritos y te compras uno nuevo.

¿Hay pan? En la cocina.

Inma, yo me voy al despacho.

No puedes ir al despacho

porque voy a instalar a mi padre en el despacho.

Está saliendo todo genial, ¿eh? Ajá.

Manolo.

Pero ¿qué haces cortando el pan encima de la tablet?

Cortar el pan en la tabla.

La de cosas inútiles que te has perdido, Pili.

Y tu Inmaculada se las ha quedado todas.

Todas.

Hace tiempo que sueño con ella,

y solo sé que se llama Noelia.

Oye, esto no es como en el pueblo. Aquí tenemos vecinos.

A lo mejor es un poco tarde para Noelia.

Y ya que estamos, te podías afeitar y asearte un poco

porque ahora estás en mi casa.

Mi casa, mis normas.

Mañana me voy a la mía.

No, te ves a quedar aquí hasta que arreglen el techo.

A lo mejor un poco más.

Que descanses.

¿Pollón?

¿Cómo eres tan cerda? Borra eso de mi mano.

Espera, espera. Lo voy a completar.

Venga, vale.

Venga, va, escribe. Estoy escribiendo.

Tengo un hormiguero superextraño.

¿Sabes de qué es? ¿De qué?

De no hacer ejercicio. Te pasas el día sentado.

Es como si tuviere piedrecitas dentro del calcetín.

¿Por qué no aprovechas que está aquí mi padre?

Tú estás zumbada con tu padre. Oye...

Ha sido profesor de gimnasia 40 años.

Sí, y ha sido un ogro 60 años. Así te quitarías el michelín.

Estoy muy liado.

Aparte, tengo que ir a la convención de Brasil.

Por cierto, pensaba que te gustaba mi michelín.

Me encanta. Pero también me gustan los abdominales.

Oye, en esta pareja hay una falta de comunicación enorme.

Yo pensaba que te gustaba.

Si yo no he hecho deporte en mi vida por ti.

Gracias.

Apaga la luz. Apágala tú.

No, apágala tú.

Como no la apagues, vas a ser testigo de un crimen, ¿eh?

¿En serio?

No me toques las palmas.

(RÍEN)

¿Todo bien, papá?

Hija, que ya estás embarazada.

¿Por qué estás siempre triste? ¿Te vas a morir?

Me moriré cuando me dé la gana.

Soy un hombre de verdad.

¿Qué es ser un hombre de verdad?

Tomar las decisiones que hay que tomar en el momento oportuno.

Entonces, yo de mayor quiero ser un hombre de verdad como mamá.

Ay, qué mala suerte has tenido, criatura.

Pásame a mí las cuentas del trimestre.

Sí.

Vale, espera un segundo.

Me voy a trabajar, papá te lleva al colegio, ¿de acuerdo?

Dime.

Ramón. No me cuelgues. Un segundo.

Ramón, podías haber hecho la cama.

Necesito que hagas un par de cosas antes de ir a trabajar, ¿te importa?

Por qué no... ¿No vas a ir a trabajar?

Trabajo...

¿Dónde...?

Inma, el...

Por...

¿Dónde...

(Música)

Muy bien, Ramón. Puedes quitarte las gafas, por favor.

Bueno, yo creo que ya está, doctora. ¿Y el hormigueo qué tal?

¿Sigue?

Bueno, sí, un poco el hormigueo en la pierna derecha.

Poca cosa más.

Eso tiene que ser del estrés.

No soy de esos que se ponen enfermos tan fácilmente.

Ya...

¿Eres de los que puede hacer así con la mano derecha?

Bueno, Ramón...

Voy a pincharte entre las vértebras. No te muevas.

Acompañadme, por favor.

Los resultados de la resonancia magnética y la punción lumbar

nos hacen pensar que estamos delante de una enfermedad

llamada esclerosis múltiple.

¿Qué?

Lo que has sufrido es lo que se suele llamar un brote de la esclerosis.

¿Cómo que un brote?

Nuestros nervios, tanto del cerebro como de la médula,

están protegidos como unos claves eléctricos,

por una sustancia que se llama mielina.

En la esclerosis,

las defensas de nuestro organismo, el sistema inmune se equivoca,

ataca y deshace esa protección.

Se puede producir un cortocircuito.

Un brote.

De algunos uno puede recuperarse más y otros pueden dejar secuelas.

¿Qué tipo de secuelas?

Hay que ir paso a paso. Ya, ¿qué tipo de secuelas?

Cada brote a cada paciente le afecta de una manera distinta,

por eso le llamamos la enfermedad de las mil caras.

Es...

¿Es una enfermedad degenerativa?

Sí.

Ramón, ¿quieres un poquito de agua? No.

A ver...

Inma, lo siento. Yo me tengo que ir a trabajar.

Ramón...

Ramón, el estrés no te va a ayudar nada.

Ahora tu prioridad tendría que ser el tratamiento.

Trabajar... Tu cerebro es un agujero negro...

Si quieres podemos empezar a hablar de algún tipo de...

Pero qué pasa, ¿que me voy a quedar en una silla de ruedas?

No sabemos ni qué ni cuándo va a pasar.

Puedes tener un brote cada diez años o diez brotes cada año.

Según el informe, Ramón, ahora mismo no podrías ni andar.

Venga, hombre. No poder ni caminar.

Inma, esto va a cambiar mucho las cosas.

Tendría que empezar a pincharse a diario

porque puede tener un brote.

No va a ser nada fácil, pero aquí estamos.

(Puerta)

¿Dónde estabas?

Llevo horas llamándote.

(EBRIO) Se me ha agotado la batería del móvil, ¿vale?

Estás borracho. Estoy como me sale de los cojones.

Estoy de puta madre. Sabré yo cómo funciona mi cuerpo.

¿Conoceré yo mi cuerpo?

Y lo que te han contado, que lo sepas,

son cuentos chinos para vender medicamentos,

Lo que pasa es que tú te lo crees todo.

Claro, yo soy imbécil. Siempre me fío de una resonancia.

Oye, ¡te estoy hablando!

A ver, Inmaculada. Son las 4:00 de la mañana.

¿Qué pasa? Si está borracho, a la cama y punto.

¿Todavía está el parásito de mierda aquí? ¿Todavía?

¿Cuándo va a arreglar el techo de su casa? ¿Cuándo?

¡Mierda ya! ¡Joder!

No. No. No le digas nada.

No quiero decirlo, pero lo voy a decir.

Por tu madre y por mí. No nos gusta este chico.

No nos gusta Ramón.

Papá,

tiene esclerosis múltiple.

¡Mamá!

(Música)

¿Te ayudo?

Como me siento ahora es como...

mejor me voy a sentir el resto de mi vida, ¿no?

¿Y qué pasa si mañana...

me da un brote y se me para el corazón?

O me quedo ciego

y no puedo ver la cara de mis hijos.

O la tuya.

Eso no va a pasar

porque nosotros somos de los que tienen suerte.

No te siento, Inma.

No siento tu piel.

Ven aquí.

Estoy aquí. ¿Sí?

Estoy aquí.

(Música suave)

Yo no conocí a mis abuelos

y no me importa. ¿Saben por qué?

Porque lo que importa es conocer a mis nietos.

Para los débiles, el futuro es lo inalcanzable.

Para los cobardes es lo desconocido.

(VOZ LEJANA) Para los valientes...

Su compañía necesita mostrar al mundo todo su potencial,

su fuerza.

Para hacerlo estaremos nosotros. Así será nuestra campaña.

La campaña que ha diseñado nuestro genio Ramón.

(Música lejana)

(VOZ LEJANA) ¿Estás bien?

Señores, la...

La compañía...

(Pitido)

Ramón, hoy hemos tenido mucha suerte.

Mira, son corticoides que te ayudarán,

te hincharán un poco, sentirás fatiga.

Luego probaremos con una medicación equivalente a las anfetaminas.

Oh, justo lo que me estaba pidiendo el cuerpo.

Eso está muy bien, hombre, sentido del humor.

¿Hay departamento de humor aquí? No...

Bueno, sí, el que hace las nóminas, sí.

Ramón, tu cuerpo ha rechazado el tratamiento.

Hay que empezar con otro ya.

Lo aplicaremos una vez al mes en el hospital.

¿Qué hago yo ahora con mi vida?

Buenos días. Hola.

Todavía no es hora de visitas, ¿eh? No soy una visita.

Ah, perdón.

¿Tienes la tarjeta? Perfecto.

Muy bien. Bienvenido, Ramón. Yo soy Claudia.

Mira, sígueme.

¿Vienes? Sí.

Mira, todo esto es el área de marcha.

Aquí tienes los bipedestadores, te ayudan a estar en pie.

Fidel, hola.

Los planos inclinados.

Aquí vas a estar muy bien, Ramón.

Ahora llegamos a la sala de tratamientos.

Esclerótico, siempre de mal humor.

¿Lo adivino?

Mario.

Este es tu sitio.

-Bienvenido, forastero.

-Mira, Ramón. Este será tu menú del mes.

No te va a sentar bien. Los primeros días estarás como...

Echo una puta mierda.

Gracias, Mario. Ahora vendré a ponerte la vía.

Y lo que te queda.

Vas a flipar con la fatiga.

Lo bueno es que las anfetas que nos pasan están ricas.

Has tenido suerte.

La mayoría de los casos se detectan antes de los 30.

¿Cuántos tienes? ¿50? 35.

Pues a ver si llegas a la edad que aparentas.

Pronto te sentirás como si tuvieras 90 como ese

o como este colgado.

A mí dejadme en paz.

Ah, y tráete un libro. Es difícil soportar a este.

Cállate. Si no ves una mierda.

Mira, lo mejor que puedes hacer es pillarte una silla como esta.

Total, vas a acabar en una. Róbala.

¿Qué van a hacer? ¿Perseguirte?

(CHISTA) Eh, a este...

No escucharle será tu mejor tratamiento, ¿de verdad?

Si te rindes, como ha hecho él,

o te enfrentas a la enfermedad...

te va a ganar.

¿Sabes?

Lo que tienes que hacer ahora, tienes que entender que es tu mejor enemiga.

Es como tener una mala compañera de baile.

Solo tienes que estar atento, que no es poco,

a que no te pise.

Ya verás que con el tiempo,

esta atención te va a enseñar a ver otra perspectiva

sobre las cosas,

otra forma de vivir.

Qué cansino, siempre con lo mismo.

Pero ¿qué coño te ha enseñado a ti la enfermedad?

¿A no poder follar?

Ya verás, en un año no podrás ni caminar 100 m.

Es lo único seguro en esta puta mierda de incertidumbre múltiple.

Compañeros, me voy.

No te preocupes. "Don't be afraid, my friend".

Hasta luego.

(Música)

Ramón.

Ramón.

Eh, Ramón, ¿qué pasa, tío?

Hola, Marcos, soy Inma. ¿Qué tal?

Hola, Inma.

Te llamaba porque había pensado que para animarle un poco,

a lo mejor los del trabajo podíais salir con Ramón una noche.

Lleva semanas encerrado.

A ver si salimos por ahí.

Pero, Inma, mira, respeto mucho a Ramón,

y no podría soportar volver a verle como la última vez.

Quizá necesite relax.

Dile que le llamaré. Esta semana no puedo.

¿Inma?

(Comunica)

(Tono)

Inma, se ha cortado. No, no se ha cortado.

Mira, te he colgado yo. Eres un hijo de la gran puta

y un mierda de tío.

No sé cómo hacer esto.

Lo harás.

Verás...

(RESPIRA)

Hija...

Vamos.

¿Segura? Sí.

Venga, vamos. Vamos.

(Música suave)

Yo creo que se parece a ti. Ojalá no se parezca en nada.

No sé cómo voy a poder coger a mi propio hijo.

Ni siquiera puedo coger un cepillo de dientes.

Coge a tu hijo.

No puedo, Inma.

Cógelo. Inma, no.

Inma, por favor. Quiero que cojas a tu hijo.

Está a punto de dormirse. Ramón, quiero que lo cojas.

Inma, que tú no puedes. Inma...

Oye, tú elegiste tener hijos.

Tus hijos no eligieron tener un padre amargado.

(Llanto)

Está...

triste y aburrido. Me preocupa.

Está triste y aburrido. Me preocupa.

Necesito que le saques por ahí y que le dé un poco el aire.

No quiero dejarlo solo.

Ya sé que no os lleváis muy bien, pero hazlo por mí.

Vale, vale.

Oye, te está dando un telele de esos.

Que no, que quiero coger la taza. Pues pide por esa boquita.

Que no la coja usted.

Lo quiero hacer yo.

Lo que pasa es que tengo que mandar a mi cerebro

que estire el brazo

y luego la mano,

al final los dedos

y si no me concentro, se va la taza a la mierda.

No sé para qué le estoy explicando nada.

Y no será más fácil decir al cerebro: "Coge la taza".

Coge la taza.

Dejo la taza.

(TV) "Vamos a iniciar nuestra rueda de adivinación.

Cojan sus Visas, su tarjetas en la mano y llamen.

Tendrán las mejores respuestas con los mejores profesionales.

Visa en la mano".

Manolo, ¿me da el mando? ¿Qué?

El mando. Estoy viendo esto, joder.

(TV) "Hola, Pepita. Me han hecho un 'yuyu'.

Quiero que me lo mires, por favor.

-Aquí hay un abandono de pareja. ¿Es cierto?".

¿Tú sabes que ese es mi asiento? Tienes cinco años.

¿Tienes cinco años?

(RONCA)

100 metros no es tanto. ¿Qué?

Que 100 m no es tanto. Claro, claro, claro.

(Puerta)

Hola. ¿Qué tal?

Bien, ¿y tú? Muy bien.

¿Ramón? No sé. ¿Ramón?

¿Dónde está? No sé, estaba aquí.

Ramón...

(Cláxones)

(Música)

¡Ramón!

¡Ramón!

¡Ramón! ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa?

Inma, no sé qué me pasa, no sé andar.

Haz lo mismo que yo. (SOLLOZA) No sé andar.

Haz lo mismo que yo. No sé andar.

Haz lo mismo que yo. La pierna derecha.

Solo quería hacer 100 metros.

¿Por qué?

Te dije que no dejaras solo a mi padre.

¿No te vas a curar nunca, no?

Eh...

¿Qué pasa, colega?

¿A mí me pasará como a ti? Siéntate aquí.

¿Tú sabes que los superhéroes todos tienen su punto débil?

Por ejemplo, el de Superman es la kriptonita.

El de Son Gokū es la cola.

¿Te acuerdas de cuál era el punto débil de Iron Man?

El corazón. Por eso lleva esa luz en la armadura.

Claro que sí. Choca.

No, ya soy mayor para esto.

Pero ¿qué haces, patán?

Vuelve a casa o me la cargaré...

Desde que está usted aquí, todo va mal.

¿Por qué no coge su chándal y se va a la cueva?

Pero mírate.

A ese ritmo, jamás te librarás de mí.

Hasta el crío te adelantaría a gatas.

Te vas a desmayar.

Cállese, joder.

Es peor usted que la puta esclerosis.

Enhorabuena.

¿Qué pasa, que se va a su pocilga?

Sí, yo ya he hecho mis 100 metros.

(Música)

Llame a un taxi, suegro.

Venga, no aflojes. Vamos, vamos, vamos.

No aflojes, vamos.

Vamos a hacer 100 m más. Más rápido. Más rápido.

Venga, no aflojes. Vamos, va.

¿Qué pasa? ¿No tiene partida de petanca o qué?

No, tengo que hacer de canguro de un hombre de 35 años.

Vamos. Rápido.

La semana que viene le quiero en su puta casa.

Bien, y la semana que viene quiero que estés allí.

Allí arriba.

Venga, dale.

Adiós, machote. A tomar por saco.

(Sirena)

¿Desde cuándo fuma? Desde los once.

¿Fumas marihuana en pipa?

Te ofrecería, pero es que es de la buena.

Los hombres de vuestra generación no sabéis fumar, ni beber,

ni vivir, ni bailar.

Los que la nuestra sí sabemos

porque eso es lo que hacemos los hombres.

¿Inma sabe que usted es un fumeta?

Tú calla y vámonos ya.

No soy de los que les gusta ver la puesta de sol junto a otro hombre.

¿Y tú qué? Mucho peor, ¿verdad?

Yo estoy muy jodido.

El otro día me dio un brote que me dejó sin gusto.

Se nota, se nota. Por tu jersey lo digo.

Me lo ha hecho mi madre, imbécil.

Y has perdido también el sentido del humor, veo.

Tengo 13 lesiones cerebrales, no tengo sentido del humor.

¿Tú lo has dicho ya en el trabajo?

Tranquilo.

Yo tardé casi dos años en decirlo.

Casi que prefería que pensasen que estaba deprimido,

que tenía un cáncer.

Pero hay que decirlo, hay que salir de este armario.

-Bon dia, senyors.

Os presento a Ariadna. Todos, todos, Ariadna.

-Mirad, un nuevo fichaje.

-A ver, un segundo, que ahora vendremos con la vía.

Ramón, ¿qué tal? Bien, Berta, gracias.

(Música clásica)

Ey, hola.

Nueva, ¿qué prefieres?

¿Que un brote te deje coja, ciega, sorda o muda?

Bueno, señores...

Que vaya bien. "Don't be afraid".

Hasta luego, Gandalf. Chao.

(Música disco)

Un, dos, tres cuatro.

Foto, foto.

Sexy, sexy.

Foto, foto.

Ese culito.

Ese culito.

Pero ¿adónde me has traído? Cállese, cromañón.

Es que no está acostumbrado a salir de la cueva.

Oiga...

Aquí no se puede fumar.

¿Ah, no? Voy a llamar a seguridad.

¿Sí?

Venga, aumentamos el ritmo. Venga, venga.

Muy bien. Poquito a poquito.

Pasito a pasito.

Uno, dos, uno, dos. Así me gusta.

Muy bien. Poquito a poquito.

Gracias.

Quita de aquí. Venga.

(Música)

3,8 kilómetros nadando,

180 en bici

y 42 kilómetros corriendo.

Pero ¿hay gente que hace eso?

Sí, yo. ¿Que qué?

Que voy a hacer un triatlón. Un Iron Man.

No, no entiendo. ¿No querías que hiciera deporte?

Sí, footing.

Bueno, seré un Iron Man. (RÍE)

Pero ¿tú te estás oyendo? ¿Te has vuelto loco?

Los mejores recuerdos vienen de las ideas más locas.

A mí no me tienes que vender un coche.

Tengo un año para prepararme.

Puede ser la mejor campaña para volver a creer en mí.

Yo creo en ti.

Pero tienes esclerosis múltiple.

¿En serio estamos hablando de esto?

Inma,

no puedes controlarlo todo.

Vamos a ver, ¿por qué alguien con esclerosis querría hacer algo así?

¿Y por qué alguien sin esclerosis querría hacer algo así?

Yo, por lo menos, tengo un objetivo.

¿Quieres un objetivo? Sí, quiero un objetivo.

No te pelees con mi padre.

Pero ¿tú estás de acuerdo?

No me lo puedo creer. Todo esto es culpa mía.

Inma, no te preocupes. Va a ser mi triatlón.

No, no es tu triatlón.

Si mientras yo voy a estar trabajando horas extra

para cubrir la poca pensión que nos queda,

tú vas a estar corriendo,

o si cuando yo voy a estar llevando a los niños al colegio,

tú vas a estar nadando,

o si cuando yo le esté dando el pecho a Martín

tú vas a estar con la bici, esto no es tu triatlón.

Es el nuestro.

(Puerta)

¿Qué pasa?

Nada, tu padre, que dice que va a hacer un Iron Man.

¡Hala!

Muy bien, tú harás el Iron Man,

pero solo si tú te encargas del entrenamiento.

Bueno...

Ya la hemos liado.

Sois unos inmaduros.

Madura de una vez. Madure usted.

Sois unos inmaduros.

¿Vienes a un duelo medieval?

Bueno, ¿qué?

¿Habrá un gimnasio por aquí cerca, no?

¿Aquí?

¿Qué te parece mejor gimnasio?

Tenemos campo, carretera, playa y el huerto.

¿El huerto?

Pero si en ese huerto puedo coger cosas peores que la esclerosis.

Venga, vamos a correr un poquito, ¿vale?

Que me estoy congelando.

Mañana correrás.

Ahora vas a coger la pala y el rastrillo.

¿Fumando ya? ¿Tan temprano?

¿Qué pasa, que no tiene café?

Me da diarrea. Muy bonito todo.

Buscar efectos de la marihuana en ancianos.

¿Me lo prestas un segundo? ¿Un segundo?

Pero, pero...

Mi casa, mis normas.

Venga, sí. Ritmo, ritmo.

¿Cuándo vamos a dejar de hacer esto y nos vamos a poner a correr?

No puedes empezar a correr así como así.

Empezaremos por el principio.

Pero si este es el Big Bang de un entrenamiento.

Venga, vamos.

Venga, esa hierba de ahí. Eso de ahí. Dale ahí.

Lo tienes idea.

Venga, avanza. No paramos, no paramos.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Qué tal todo, bien?

¿Y ese tío quién es?

¿Qué? Ese, ¿que quién era?

El albañil, que viene a lo del techo.

Y tú métete en tus asuntos. Recoger patatas, cebollas,

recoger, dedos.

Eso es una acelga, hostia.

Bueno, es igual. Recógelo todo.

Sácalo todo. ¡Dedos!

Mire,

estoy harto de tener que estar recogiendo su huerto muerto.

A ver, a ver. Mírame a la cara.

¿Qué ves?

Soy un puto carnívoro, joder.

A mí no me gusta comer verduras.

Así que ahora metes tus manitas,

las metes en la tierra y agarras todo.

Dedos, dedos.

No necesito un entrenador.

Estoy hasta los cojones de mancharme las manos de mierda.

Que sepa que yo estoy aquí por Inma.

Ah, y yo que lo hacía por ti.

Me rompes el corazón.

¿Qué corazón?

¿A nadar, a correr, a pedalear?

Eso lo sabe hacer hasta un puto mono.

Te he oído. Lo he dicho en alto.

(Música animada)

Que Dios nos asista.

¿Arroz? No, harina.

Cambiamos el saco.

Ahí, mete la mano. Vamos.

Arroz. Harina.

Y cambiamos el saco.

Ahí.

Café. No, arroz.

Mire, puedo estar andando kilómetros,

pero esto me cuesta la puta vida.

Es porque estás ejercitando tu cerebro, chico.

¿Ha estado leyendo sobre la esclerosis?

Mete la puta mano.

Harina.

Muy bien.

¿Te das cuenta de cómo poco a poco...?

Venga.

Vamos a probar aquí a podar unas plantitas que tengo que revivir.

Bueno...

Pero, Manolo... Ahí están.

Voy a llamar a la policía y le voy a denunciar.

No jodas. Claro.

¿Usted cree que hay derecho a tener las plantas como las tiene?

Están heladas.

¿Vino?

No, de verdad. Beber y fumar es lo peor para un deportista.

A mí sí, claro.

¿Qué tal el entrenamiento?

Bueno, considerando que lo que he hecho ha sido pintar,

plantar cosas y fumigar nidos de topo,

bastante mal.

Creo que tu padre no tiene ni idea de lo que está haciendo.

Para hacer karate,

primero hay que aprender a cazar moscas con palillos.

Pásame la sal, gandul.

Es para hoy.

Perdón.

Me cago en la leche.

¿Quiere un poquito de mi lechuguita, Manolo?

No. ¿No?

No. Te cambio el plato.

No, no.

¡Joder, coño, Inma! Qué susto me ha dado.

¿Qué haces aquí, papá?

¿Tú, no querías correr? Pues vamos.

Ya podéis salir corriendo los dos.

Son las 5:00 de la mañana.

Y rodilla arriba. Esa mano, esa mano.

Técnica. Venga, arriba.

Rodilla, rodilla arriba. Va arrastras.

Toca rueda.

Venga, giro. Esa mano, esa mano.

Venga, Ramón. Eso es. Recto, recto.

Muy bien.

Esa mano. Técnica. Ahí, mano, mano.

Ahí, alegre. ¡Alegre!

Muy bien, Ramón, hostia, venga. Giro.

Recto, Ramón. Mala suerte.

¡Joder! ¡Mierda ya!

Manolo, esto no tiene sentido. Es que no puedo, coño.

A ver, Ramón, hostia.

Si tú acabes un triatlón,

yo... me puedes pedir lo que quieras.

¿Esto qué es? La típica técnica de motivación barata, ¿no?

Es una forma de decirte que das pena. Mucha pena.

Si lo piensas, por lo menos no lo digas.

Pena.

Mira, porque es usted mi suegro.

Si no lo mandaba ahora mismo a la puta mierda.

Totalmente de acuerdo.

Si no fueras mi yerno, te mandaba ahora mismo la puta mierda.

Si quieres mi respeto, gánatelo.

¡Viejo!

Esclerótico. Mira, mira.

Esclerótico.

Dame esa mano. Venga, arriba.

No se crea que es tan buen entrenador.

Venga, vamos, Ramón. Venga, Ramón.

Vamos, tocamos, giro, recto.

Venga...

Esas rodillas, arriba, Ramón.

Muy bien, joder.

Toca, giro. Correcto.

Hola, bonitas.

¿Qué hacéis?

Qué guapas estáis.

Bueno, bueno, bueno.

Qué bien os está cuidando Ramón, ¿eh?

(Música suave, lluvia)

(Silbato)

No es lo mismo saberse el camino que hacer el camino.

Si te sales de la raya, te doy palo.

Venga, Ramón. Recto y por la línea. Venga, va. Vamos.

Esto parece un ejercicio par una niño de dos años.

Ya lo iremos completando. Venga.

Pero ¿cómo quieres que vaya recto si las líneas no están rectas?

¿Ha bebido? No.

Venga, llegamos aquí y giramos.

(SILBA)

¡Ay! ¿Qué haces, Manolo?

Lo que es importante es que puedas estar a dos cosas a la vez.

Concentración.

No te salgas de la línea, pase lo que pase.

Vamos, Ramón, vamos.

Venga.

Esa pareja nos está mirando.

Qué coño nos están mirando. Me miran a mí.

No han visto nunca un culo como el mío.

Vamos, vamos, Ramón.

Bien.

Concentración, repetición, reiteración, ¿de acuerdo?

Derecha. Muy bien.

Venga, Ramón. Parecemos dos tarados.

Coño.

Yo no sé esta metodología que usa usted.

La metodología casera, pero efectiva.

¿Qué tenemos aquí?

Tengo clavos desde la cadera hasta el tobillo.

Y bueno...

Estamos aquí atados,

pero no somos ni novios ni mariquitas playeros.

Ah, muy bien.

Bravo, sal de ahí.

¿Se llama Bravo? Sí, por Nino Bravo.

Nos encanta. Siempre ladra cuando le canto.

Bueno, él es mi suegro. Yo soy Ramón.

Pero ahora eso no importa. ¿Qué tal?

Bueno, él es viudo.

Yo también.

Ahora mi marido está en el cielo y yo en la gloria.

Yo soy Noelia.

Me encanta tu nombre, Noelia.

Pues deberías escuchar mi número de teléfono.

¡Uh!

Pues nada. Voy a ver qué me regala el mar.

Chao chao.

Hasta luego.

Eh... ¿Qué te estás creyendo? No, nada, nada.

¿Cómo nada? Nada, nada.

¿Qué sabrás tú de seducir mujeres?

Bueno, le recuerdo que me llevé al huerto a su hija.

Perro guarro. Apestas. Suéltame.

Sepárate de mí.

Eh... Bienvenida, forastera.

No me apetece hablar.

Aunque no lo parezca, esto es una fiesta de la hostia.

Esto da subidón.

Sí, y podemos hacer cosas como esta.

Tiene los nervios fritos. No siente nada.

¿Quieres probar? No, gracias.

Venga, ríete un poco aunque sea. ¿Por qué voy a reír?

Me diagnostican esta mierda y me dejan plantada.

Iba a ser primera bailarina del nacional.

Toda la vida obligándome a andar de puntillas

y ahora resulta que me obligan a andar de talones.

Esta enfermedad es como una mala compañera de baile.

Tienes que estar atenta, que no te pise mucho.

Ya.

Por favor,

no empieces con esa mierda de la esperanza,

el espíritu de superación.

Ya tengo suficiente con este.

Los mundos de hippie y su puta madre en colores.

Mario, siempre igual.

Que no soy una pizarra.

Ey, te has reído. Un poco. Lo justo.

Todo ese rollo de ser positivo

y de la autosuperación está muy bien para una canción del verano,

pero ¿no echas de menos a nadie por aquí?

"Don't be afraid".

¿Sabes dónde está el tipo ahora?

Pero con alegría. Mario, vale ya.

¿Y qué hacemos con esta puta mierda?

¿Y ahora quién lo coge?

Un día parecerá que la enfermedad no está.

Estarás bien.

Querrás demostrarte a ti misma que eres mejor de lo que eras,

pero la enfermedad siempre está.

Siempre.

Esperando.

¿Crees que la silla de ruedas es lo peor?

Espérate a cagarte encima. ¿Has terminado ya?

No, no he terminado ya, atleta.

Haz el favor a la niña y no la metas esperanzas en la cabeza.

Tú no eres una ONG, no eres Escleróticos Unidos,

solo eres un tío que corre.

De momento...

(Música)

Venga, te quiero aquí a mi lado. Aquí, a mi lado. Aquí.

Eso está muy bien, Ramón. Muy bien.

Perfecto, armónico, redondo, cojonudo.

A este coche le pasa algo, no sé qué hostias le pasa.

Aminore la marcha, aminore la marcha.

Qué marcha ni qué gaitas. No he hecho nada.

Este coche es una puta mierda.

Está quemando el embrague.

Manolo, no tiene ni puta idea de conducir.

Cago en la puta, chico.

Es un coche de pijos de mierda. Ya se ha cargado el coche.

¿Qué me voy a cargar? Sí, que huele a quemado.

Huele un poco a quemado. Ya huele desde hace 10 minutos, coño.

Se ha cargado el embrague, Manolo. Joder.

No me he cargado nada, coño, qué me voy a cargar.

El embrague ni la embraga.

El coche es nuevo. Tiene meses.

Yo estoy quemado. Yo.

Primero el tablet, luego el móvil

y ahora me jode el coche.

Bueno, quizás vaya siendo hora de sacarse el carné de conducir.

Yo flipo con usted, Manolo. Chico, quédate con lo bueno.

Lo bueno, ¿qué? ¿Qué es lo bueno?

Estas vistas.

¿Cree que lograré hacer el triatlón?

Hacer previsiones siempre es jodido,

sobre todo si tienen que ver con el futuro.

¿Quieres saber cómo es mi vida?

Dime, cómo es tu vida. Gire.

¿Aquí? Estás loco. Que sí, yo la agarro.

¿Aquí? Sí, yo le sujeto.

Venga, gire.

Eso. Va.

Va, va, va.

Venga, venga, venga.

(Música)

Bienvenido a mi mundo.

Con un pie en la tierra y otro en el abismo.

Joder, chico.

Sí que lo tienes jodido.

En esta casa no hay cobertura. Ni falta que hace.

¿Y cómo llamo a Inma?

Coño, pues por el teléfono.

Lleva ahí 50 años y nunca me ha fallado.

Así ejercitas los deditos.

Parece que vivimos en Atapuerca, ¿eh?

(FARFULLA) Esto tiene más mierda.

(Música)

¿Pero corrió el Tour?

Sí.

Hasta gané una etapa.

Pero ganar una etapa del Tour es la hostia.

Nos dejábamos la vida encima de la bici.

Nos cagábamos encima subiendo cuestas.

No deja de sorprenderme, viejo.

Anda, déjalo donde lo has encontrado.

Pues mire, ya tenemos otra cosa en común.

¿Ah, sí? Yo también me meo y me cago encima.

(RÍE) Pues mira qué bien.

Prueba esto, verás.

Toma, medicinal. ¿Medicinal?

Sí. "Caramelais".

Rica en CBD.

¿En qué? CBD.

CBD. ¿Son unas siglas, no?

(RÍE)

¿Por qué dejó usted la bicicleta? Por favor...

La bicicleta...

Sabía que iba a pinchar en la montaña

y que me iba a quedar sin el maillot amarillo,

así que... No me dio la gana.

Y dije: "Pues mira, no me presento a la siguiente etapa".

Claro, me echaron del equipo. Normal, también.

Bueno, pues sí.

No volví a montar en bici, pero me quedé con el maillot.

Oye, tutéame. Que me conservo mejor que tú.

Bueno, lo que pasa es que yo, Manolo,

básicamente, yo a usted le hablaba de usted por joder.

Básicamente.

Pero bueno, si usted quiere que yo a partir de ahora le llamé de tú...

Lo que pasa es que cada vez que le doy a esto una chufladilla...

(RÍE)

Me parece que eres mucho más gracioso.

Porque usted, tú, tú, tú, tú...

Tú eres muy raro.

Raro, lo raro es que mi hija se casara con un pájaro como tú.

Eso sí que es raro.

¿Qué pasa, Ramón?

Hostia, Ramón, me cago en la leche puta.

¿Otro telele de estos? Llamo a la ambulancia, hostia.

Manolo, que me ha dado un brote... en el dedo.

En un dedo de la mano.

Mira, mira cómo se me ha quedado. Mira, mira.

Báilalo, báilalo. Hijo de puta.

Hijo de puta.

Y lo sacas cuatro veces al día.

Oh, cabrón.

No lo has visto venir ni de lejos.

Quieto...

Vaya por la sombra. Que te jodan.

Que te jodan a ti.

Lo tenía todo controlado y ahora no puedo hacer planes.

Cada vez que me pica un pie me da miedo que se me pare el corazón.

¿Y quién puede hacer planes?

Tú has tenido suerte, suegro.

Has podido conocer a tus nietos.

También he visto morir a mi mujer.

La suerte es lo que tiene.

La echas de menos, ¿eh?

Echar de menos no es nada.

Tú tienes una enfermedad jodida,

tu cojera, la mano, todo eso.

Pero creo que todos,

todo el mundo tenemos una enfermedad degenerativa e incurable

que es la vida.

Si yo supiera que teniendo tu enfermedad,

me quitaba todos los sentimientos de la cabeza,

no dudaría en cambiarme por ti.

Bueno, me voy a dormir.

¿Y qué pasa con esa mujer? ¿Qué mujer?

¿Cómo que qué mujer? La friki de la playa.

No te metas en mi vida.

No te metas en mi vida.

(Música)

Eres un hombre espectacular.

Tú eres una mujer espectacular. Tú más.

No, no. Tú más.

Lo sé. Qué hija de puta.

Lo que pasa es que siempre tienes que ganar tú.

Siempre.

(RÍEN)

Eres un cerdo.

¿Te acuerdas cuando nos pilló mi padre aquí?

Mira que me falla la memoria, pero es que eso no se olvida,

no se me va.

No fue buen momento para conoceros. No.

Pero mira qué bien ahora. Cómo cambian las cosas, ¿eh?

Además, desde que me diagnosticaron...

No te diagnosticaron, nos diagnosticaron.

Muchas gracias, Inma.

Gracias por todo.

Gracias por quererme así, defectuoso y mal hecho.

Oye, tampoco te emociones mucho, porque te quiero por interés.

Ah... Que te quede claro.

Para que te sientas obligado a quererme tú a mí

cuando yo no pueda hacer mis 100 metros.

Y sé que lo vas a estar, porque yo te voy a necesitar.

Vamos. ¿A dónde vas?

Al agua.

¿Te vas a meter en el agua con 2000 tíos

y no lo vas a hacer conmigo?

(Música)

Bueno, Manolo. Ya tienes Wi-Fi.

Bienvenido al siglo pasado. A ver, quita eso de mi casa.

Todo era mejor el siglo pasado.

(Llaman a la puerta)

Adelante. Hola, señores.

¡Noelia! ¿Qué tal?

Hola. ¿Cómo estás?

Polvorones.

Polvorones Noelia.

Sí, era la fábrica de mi padre.

¿Y le puso tu nombre a los polvorones?

No, no.

Me puso a mí el nombre de su fábrica. Es que la quería mucho.

Manolo... Muchas gracias por invitarme.

Me hace mucha ilusión. Claro, claro.

Vale, pues...

Bueno, pues... Yo voy a ir a dar una carrerita.

Tengo que entrenar.

Hasta ahora. Chao.

Chao.

(RÍE) Bueno...

(Música)

(Música suspense)

Bueno, ¿qué? ¿Sigue todavía aquí?

¿Qué has hecho?

¿Tú has organizado esto, no? Sí.

Le he pedido una cita por ti. Te hice un perfil de Facebook.

¿Qué has hecho qué? Te voy a arrancar la cabeza.

Pero si lo he hecho por ti.

¿Quién te ha pedido que hagas nada por mí?

Te dije que no te metieras en mi vida.

A ver, seguramente...

Pili querría que tú...

¿Qué coño sabrás tú lo que quieren los demás?

Lo que quiere Pili.

Preocúpate de ti, que bastantes problemas tienes.

Sí.

Cada uno tiene las cartas que tiene, pero la partida hay que jugarla.

¿Quieres jugar la partida?

¿Como te quedarías tú si de repente te vieras sin Inma?

Sin mi hija.

¿Seguirías corriendo tan alegre?

¿Tendrías tanta ilusión por hacer el Iron Man?

Correr no siempre significa escapar de los problemas, chico.

¿Cómo tú con el Tour?

O mejor aún, dime,

¿cómo se rompió el techo?

Ahí está la puerta, se acabaron los entrenamientos.

Siempre me has odiado, ¿eh, Manolo? Lárgate.

Y otra cosa, ¿eh?

La vida no te debe una puta mierda. Lárgate de mi casa.

Será un placer.

¿Y qué tal?

¿Cómo te sientes? ¿Algún aviso últimamente?

No, nada.

Eso está bien.

Quiere decir que la medicación funciona.

¿Y el entreno qué tal?

Creo que voy a volver al trabajo.

¿Sí?

¿Estás seguro?

Pues sí.

Se me acaba la baja y tenemos que pagar muchas facturas.

Ya.

Bueno. Bastante bien.

(Música clásica)

Hola.

Se te ve muy bien.

Sí, bueno.

Cada vez que me meten la infusión me tiro una semana hecha polvo.

El ojo derecho me va como fibra óptica,

pero el izquierdo como si tuviera cable de cobre.

Así que, por este ojo me llegan las imágenes más tarde

y acabo viendo cosas que ya han pasado.

Bueno, sería mejor ver el futuro. Por lo menos te forrarías.

Bueno. Prefiero el pasado.

Por aquí eres un mito. Todos hablan de tu prueba.

¿Ah, sí?

¿Y qué dicen? ¿El Forrest Gump con esclerosis?

Dicen que quieren ser como tú.

Chao.

Ramón.

¿Crees que podría ir algún día a entrenar contigo?

Claro.

Ariadna.

¿Tienes una propuesta ya para Frankfurt?

No.

Pero tengo una propuesta para mí.

Despídeme, por favor. ¿Qué?

No puedo trabajar.

Llevo meses entrenando, pensaba que sí, pero no.

No puedo trabajar. ¿Qué te pasa?

Tengo esclerosis múltiple.

Lo siento.

Pero no voy a pagarte una indemnización ni a darte la baja.

Si puedes correr, puedes trabajar. Déjalo tú, si quieres.

Muy bien.

Eso, muy bien.

(Música)

Bueno, bueno, bueno, Ariadna.

Volviendo a la barra de ballet. Venga, vamos a correr.

¿Qué pasa?

No puedo verte.

-Ha tenido un brote muy duro.

¿Dime qué puedo hacer?

Correr. Corre por mí, ¿sí?

(Música)

Bien.

¿Qué deseo has pedido? Comerme la tarta.

Deseo concedido.

¿Cómo estás, papá? Muy bien, fantásticamente.

Estoy entrenando de nuevo. ¿Ah, sí?

Qué bueno.

¿A quién? A un fenómeno. Un animalón.

Una locura, ya verás, ya verás.

La verdad es que...

soy un buen imán para los buenos atletas.

Ramón tiene un regalo para ti. ¿Ah, sí?

Sí.

Lo venderé.

Pero ¿qué es esto? Pero ¿qué hace aquí?

Si esta es mi bici. Vaya regalo de los huevos.

Súbete.

Hace 40 años que no me subo en esto, mujer.

¿Cómo me voy a subir? Calla y sube.

Esto lo sujeta, ¿no? Ajá.

No sé si puedo levantar la pata tanto.

Vamos a ver, sí, sí.

¿Y qué es esto?

¿Esto qué es, el Giro?

Ah, no, no. Es el Tour.

Coño, Paco Galdós.

Suso.

Joder, Mancebo. Están ahí todos.

Todo el Kas, todo el Fagor.

¿De dónde habéis sacado esto?

Joder, esta es mi etapa. Cayó la de Dios.

Nos empapamos.

Al final llegamos hechos mierda.

Me cago en...

Mira, ahí estoy entrando yo.

Ahí está mamá.

Mira, esa es la abuela Pilar.

(Música emotiva)

(Claxon)

Cambio de pierna.

(Claxon)

Oye...

He estado reflexionando.

Me he dicho: "¿Por qué no te compras el "feisbur" ese?

¿El Facebook? Claro.

¿Comprarte Facebook?

Vale.

Si tienes en el bolsillo así como 100 000 millones de euros sueltos...

yo creo que no es problema.

Te lo miro, vale. Hago un par de llamadas y...

Pero qué coño...

¿Y el Facebook para qué?

Para cosas personales mías.

Cosas.

(RÍE)

(Claxon)

A ver, te voy a hacer una foto de perfil.

No, pero mira para acá.

El cuerpo también, Manolo.

¿Quieres mirar para acá? ¿No me vas a hacer perfil?

Vale. Ya está. Esta es perfecta.

A ver... esa.

Ponle pelo rubio y ojos azules. ¿Para qué?

La gente cuando se disculpa miente siempre.

Mira, si yo soy capaz de hacer un Iron Man,

tú eres capaz de hablar con una mujer.

¿Y si no qué haría Nino Bravo en tu hogar?

Lárgate y déjame solo.

No, no, no.

La última que te dejé solo, echaste a la pobre mujer al bosque.

Venga, a nadar, a la playa. Te quedan solo dos meses.

Vamos, vamos. Voy.

Qué haría Nino Bravo, dice el capullo.

¿Tú qué harías, Nino?

(CANTA) "Hace tiempo que sueño con ella,

y solo sé que se llama Noelia.

Hace tiempo que vivo por ella

y solo sé que se llama Noelia.

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noelia.

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noelia".

Hace tiempo que sueño con ella,

y solo sé que se llama Noelia.

Hace tiempo que vivo por ella

y solo sé que se llama Noelia.

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noelia.

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noelia.

Yo quiero hablarle de mi amor,

pero ella da la espalda y se va.

Parece que me va a llamar

y luego huye sin hablar.

Hace tiempo que sueño con ella,

y solo sé que se llama Noelia.

Hace tiempo que vivo por ella

y solo sé que se llama Noelia.

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noelia.

Eh, sirenito. Mira, ya tenemos patrocinador.

Polvorones Noelia.

(Música)

¡No me puedo levantar! ¡Ramón!

No me puedo mover.

¡Ayuda!

¡Ayuda!

¿Qué tal estás?

¿Y las manos qué tal? ¿Puedes mover los dedos?

¿Y el pie?

Tengo la parte derecha de mi cuerpo paralizada.

Ahora vas a estar unos días sin medicación

antes de empezar el nuevo tratamiento.

Vas a estar muy expuesto a brotes.

Lo siento, Ramón.

Bueno, todo está bien, hijo. Tranquilo.

Todo está bien.

El año que viene volverás a estar preparado.

La gente dice que las cosas son o ahora o nunca.

La gente dice, la gente dice mierda y no tiene ni puta idea.

Vas a volver a correr. Mírame.

Vas a volver a correr. Volveremos a hacer esos 100 metros.

(Música)

Bueno. Ya estamos aquí.

Ya sabes lo que tienes que hacer. A por ellos.

Codos en alto. Dar cera, pulir cera.

Hasta el infinito y más allá.

Que la fuerza te acompañe.

Perdona.

Quería decirte algo memorable y me ha salido esta mierda.

Más te vale llegar a la meta.

A ver, está el día muy raro, muy cambiante.

Lo mismo te asas de calor, que te cagas de frío.

Recuerda, rendirse no es una opción. No es una opción.

Tienes 17 horas para acabar con esto.

Si no lo haces en 17 horas, estás fuera.

¿Vale? Venga, Ramón.

(Aplausos)

(Música tensión)

(Aplausos)

(Respiración)

(Latido)

(Petardo)

(Aplausos)

(Música suspense)

"Estamos delante de una enfermedad llamada esclerosis múltiple".

¡Vamos, campeón! Venga, Ramón.

(Música suspense)

(Respiración)

(Continúa la música)

(Respiración)

"Si tú acabas un triatlón, yo...

Me puedes pedir lo que quieras".

¡Ya lo tienes!

-¡Vamos!

(Aplausos)

Vega, Ramón, venga, Ramón.

¡Vega, Ramón! ¡Venga, Ramón!

¿Qué te preocupa? ¿Te preocupa algo?

¿A mí? No, nada. ¿No?

La maratón.

¿La maratón?

Tranquila, mujer. Solo queda eso. La maratón.

(Aplausos)

(Continúa la música)

"Es como tener una mala compañera de baile.

Solo tienes que estar atento a que no te pise.

No te preocupes. 'Don't be afraid, my friend'".

(Continúa la música)

"¿A mí me pasará como a ti?".

(Claxon)

(Piano)

(Respiración)

A ver, oye, ¿estáis recogiendo?

Sí, claro. ¿Ha visto la hora que es, señor?

Bueno, no. No he visto la hora que es.

Lo que estoy viendo es que todavía queda gente por entrar.

No hay nadie por entrar. Se habrán retirado.

Es lo dirás tú, coño. Soy un familiar.

Sabré yo si queda gente por entrar. Puto picatoste.

(Piano)

(Respiración)

Corre por mí, ¿sí?

(Silencio)

(RESPIRA AGITADO)

Venga, arriba.

Venga, vamos, Ramón. Venga, Ramón.

"A ver, Inma, no te preocupes. Es mi triatlón.

No, no es tu triatlón. Es el nuestro".

(RESPIRA AGITADO)

(Música)

"Ya verás, en un año no podrás ni caminar 100 metros".

(Música emotiva)

(Continúa la música)

Todo me da vueltas, necesito respirar.

No me esperaba por tu parte algo así sin avisar.

Somos cine - 100 metros - Ver ahora

Solo química

Olivia vive un romance inesperado con un actor famoso, Eric Soto, adentrándose en un glamuroso mundo de éxito, fama y dinero. Mientras, Carlos, su mejor amigo y compañero de piso, escribe un libro para demostrar que el amor sólo es química cerebral que nos hace confundir la realidad.

No recomendado para menores de 7 años Somos cine - Solo química - Ver ahora
Transcripción completa

Hace tiempo que me encuentro

extrañamente mejor,

es inútil no ser parte de esta nueva sensación.

Quiero ser parte de esto.

"Como todo el mundo sabe, el amor no existe.

Es solo un efecto químico que genera nuestro cerebro

haciéndonos confundir la realidad.

Química. Es solo química".

Hace tiempo que me encuentro

extrañamente mejor.

Es inútil no ser parte de esta nueva sensación.

Hace tiempo que me encuentro...

Hace tiempo que me encuentro...

(Barullo)

¿Sabes qué hora es, querida?

¿Cómo es posible que tú, precisamente tú hoy llegues tarde?

Bueno, yo...

Anda, calla, que tú nunca te enteras de nada.

Siempre estás dispersa.

Será mejor que te quedes aquí. Con estas pintas...

(Música)

"En ese instante se pusieron a trabajar

12 áreas del cerebro de Oli, segregando dopamina, adrenalina,

oxitocina y vasopresina".

Es más guapo en persona que en la tele.

He estado hablando con él.

Interesante, simpático, humilde...

Vamos, muy normal.

Si no fuera porque está forrado y tiene un cuerpo...

¡Ay, qué escándalo de cuerpo!

¿Qué te ha dicho la loba Marga?

Qué coraje me da.

(Música)

Estoy encantada de tenerte aquí.

¿Sabes que me recuerdas a mi primer novio?

Ha tenido tres relaciones serias.

Una cantante, una modelo y ahora Alessandra.

He leído que son las mujeres las que le conquistan a él.

Que le encanta que le seduzcan.

Aunque ha confesado que aún no se ha enamorado de verdad.

Un poco joven para mí.

No le veo el padre de mis hijos.

Pero mira, nunca se sabe. Le gustan maduras.

Necesito un novio ya.

Oye, ¿el chico ese que vive contigo? ¿Carlos?

Olivia, por favor. Dejad de cuchichear.

Tú, Berta, vente conmigo.

La loba, que tiene hambre.

Todas un poquito a la izquierda.

"Ninguna de ellas olvidará el encuentro con el actor".

A la derecha, a la derecha mejor.

"Esa foto servirá para decorar salones,

forrar carpetas y colgar en Facebook.

Pero ella...". Aparta.

"Es como si nunca hubiera estado allí.

Ni siquiera saldrá en la foto".

He tenido un día horrible.

(Música)

¿Carlos?

Tantas semanas sin dar señales de vida.

Vaya, veo que sigues pensando que lavarse el pelo es malo.

¿Me estás diciendo que tengo el pelo sucio?

No. ¿Me has traído algo?

Uy, qué salchicha tan grande. Me encanta.

Lo que no sé si me va a caber entera en la boca.

Te va a caber.

(Llaman a la puerta)

¿Puedo entrar? Sí, pasa.

¿Qué haces? Terminando de ver "Hechizo de luna".

Pero es una comedia romántica.

Cher se enamora del hermano con el que se tiene que casar,

Nicolas Cage, que se ha cortado la mano.

Se define a sí mismo como un lobo herido

y ella como alguien con mala suerte.

Te la sabes de memoria. Sí, me encanta.

Las odio. Quién lo diría. Tienes todas.

"Pretty Woman", "Cuando Harry encontró a Sally",

"Cuatro bodas y un funeral",

"Cuestión de tiempo". Esta es más nueva.

Forma parte de mi investigación.

Para tu libro, ¿no?

Intento demostrar la influencia negativa de Hollywood

como propaganda sentimentalista.

"500 días juntos". Esta me encantó.

Funciona porque hay un cambio de rol.

La chica actúa como chico, el chico es el sentimental,

el abandonado.

En realidad es ficción manipuladora, algo emocional,

evasión de la realidad.

Pero ¿qué dices?

Cuando hacen el amor por primera vez

se pone a bailar por la calle como si estuviera en un musical.

Eso pasa.

Te cojo una camiseta.

(Música)

A mí me ha pasado.

¿Sí? ¿Que la gente se te ponga a bailar por la calle?

Claro, eso pasa cuando te enamoras.

¿Estás segura?

¿No te habrás dejado llevar por convencionalismos culturales?

Las comedias románticas están llenas de ellos.

Escucha, chico conoce a chica.

En la vida real jamás se habrían fijado uno en el otro,

pero en la pantalla resulta que tienen una química brutal.

Qué pesado con la química.

Su amor es imposible.

No sé, pertenecen a clases sociales diferentes.

Ella es puta, él un ejecutivo.

El caso es que, y esto va con el género,

tras una discusión, todo se arregla y ellos terminan juntos

con un beso francés. ¿Francés?

Con lengua.

Yo creo que tú y yo nunca nos vamos a poner de acuerdo en esto.

No quiero decir que no haya buenas películas, pero...

romanticismo y cine no es una buena mezcla.

Misterio. Misterio y cine.

Esa sí es una buena combinación.

A mí me encanta.

En "La boda de mi mejor amigo", al final,

cuando ella se queda con su amigo gay bailando.

¿La ponemos otra vez? ¿Tengo erección... elección?

¿Dónde está el mando?

El mando... El mando, toma.

(Música)

Nos encontramos en la inauguración del Imanfilm Festival.

Hay una enorme expectación para recibir

a las rutilantes estrellas del momento.

Cientos de fans se agolpan esperando ansiosas la llegada de su ídolo.

El guapísimo actor Eric Soto.

Ah, parece que ahí llega.

(Gritos)

(TODOS) ¡Oh!

Falsa alarma. Estos no sé ni quiénes son.

Ah, ahora sí.

-¡Es mío! ¡Mío!

(Gritos)

Viene acompañado de su novia,

la despampanante actriz y modelo Alessandra.

Mucho mayor que él, ¿eh?

Eric, Eric.

-¡Aquí, aquí!

(Música)

(GRITA)

(Gritos)

(RISA ESCANDALOSA)

¿Dónde me llevas? (CHISTA) Nos van a escuchar.

Qué disparate.

¿Qué es esto?

¿Te gusta el mar? Sí, me gusta el mar.

A mí me gustas vos.

Oh, Eric.

Hagámoslo ahora. ¿Cómo que acá?

Sí, acá. ¿Cómo que acá?

Acá, no nos mira nadie.

¿Escuchaste eso?

Ven acá, no te muevas.

Seguro que es alguna de esas pendejitas que te persiguen.

Eric.

¿Quién sos?

¿Yo?

¿Qué haces acá?

Yo pertenezco a la seguridad del festival.

He oído una risa un poco...

extraña. (RÍE)

¿Eric, quieres venir?

Bueno, pues...

Como veo que están perfectamente, ya me puedo marchar.

Dale, boludo, venid.

¿Quién era? Tienes razón. Una fan.

¿En qué estábamos?

No sé. Qué mala memoria.

(Música)

¿Has visto el nuevo anuncio de "New Sensation"?

No.

El policía de "En tu casa o en la mía",

"Gírate que me estoy cambiando". ¿"Gírate que me estoy cambiando"?

Sí, es el titulo de su nueva serie.

No puedo creer que te hayas encoñado

de un tío que solo has visto por la tele.

¿Qué eres, una fan? Hemos quedado varias veces.

En plan amigos.

Además, que yo no soy la típica que va por ahí persiguiendo estrellas.

(Música acción)

¿Tú de qué vas, capullo?

Suelta esa cartera, que no es tuya.

Que sí, que sí, hijo.

Que necesitas una dentadura nueva, pero no con esa pasta.

Dámela.

¿Y tú qué miras?

¿Estás bien? Sí, sí.

Creo que esto es tuyo.

¿Dónde aprendiste a pegar así? Me sale natural.

Ey, oye. ¿A dónde vas?

(Ladridos)

No te vayas, que no tardaré mucho.

Hola, Lola.

Cuánto tiempo sin aparecer.

¿Qué te hemos hecho que no quieres ni vernos?

Aquí ando.

Seguro que le pasa algo.

-Vamos. Encaja muy bien.

Da alguna tú, coño. Que mi abuela pegaba más fuerte que tú.

Vamos, dale. Esquiva, esquiva.

Bien. Bien. Sube la guardia, Tirillas.

Cúbrete, cúbrete. -Hola, Oli.

-Va. Joder...

El coño Tirillas. ¿Quieres concentrarte?

-Sí.

-¿Por aquí?

Vamos, venga, seguid. Vamos.

Feliz cumpleaños. ¿Es mi cumpleaños?

"New Sensation".

Ahora voy a tener que echarme una novia.

¿Tienes algo que contarme?

Nada.

¿No estarás embarazada? ¿Voy a ser abuelo?

No, papá. Mejor.

Porque críos ya tenemos unos cuantos aquí.

Bueno, por lo menos te he sacado una sonrisa,

que venías con una cara...

Tirillas, coño, ¿quieres prestar atención?

Este chico no aprenderá nunca.

Si no fuera por ti estarían en la calle metiéndose en líos.

Siguen siendo unos delincuentes.

Cada día me recuerdes más a tu madre.

Cómo la echo de menos.

Sube, pelea como te he enseñado.

Baja de ahí, Tirillas. -Lo que usted mande, jefe.

"En ese instante, su cerebro comenzó a activar

todo tipo de sustancias químicas.

Su corazón alcanzó 130 pulsaciones por minuto

y su presión arterial sistólica subió".

(Música)

Chico, chico. ¿Estás bien?

Oye, lo siento.

Me he olvidado por completo. Ya nos vamos.

¿Qué? ¿Por qué no os quedáis a comer?

No, no, tranquilo. Seguro que Carlos tiene prisa.

No, yo no tengo prisa. Pues ya lo has oído. No se hable más.

El pobre Tirillas está enamorado de Oli desde siempre.

Se le queda una cara de gilipollas cuando la mira...

¿Se ha sacado el carné? A la quinta.

Lleva uno de esos minibuses. Un peligro público.

Yo nunca he probado a boxear. Creo que me gustaría.

Y más aquí, en "Toro salvaje". Claro.

¿Sabes que Carlos es psicólogo? Vaya...

Pues no nos vendría mal aquí.

Le digo por los chicos.

-Ya, lo dices por mí.

Sí, estoy loca, ¿qué pasa? Troglodita.

-Yo también te quiero, Lola.

-¿Qué sabrás tú de las cosas del cuerpo y de la mente del ser humano?

-Era una broma.

-Pero si no te has aclarado en tu vida. Hay que explicártelo todo.

Siempre están así. Hace años.

No comes aquí más. -Eres un atrasado.

Podríamos hacer trueque. Clases de boxeo a cambio de terapia.

Psicólogo...

A mí me hubiera gustado que Oli estudiara una carrera,

pero ya ves. Le tiran más los perfumes.

Papá.

Seguro que tus padres estarán muy orgullosos de ti.

¿Mis padres? La verdad, no tengo claro qué piensan de mí.

Lo que sí sé es lo que piensan el uno del otro.

Mi madre, según mi padre, es una serpiente manipuladora

maniática enfermiza que debería morir sola,

y mi padre según mi madre es un tacaño con complejo de Edipo

al que su cobardía no le ha permitido ser nadie en esta vida.

Y es poco hombre para ella.

¿Y siguen juntos?

Gracias a Dios se divorciaron. Lola...

Oli, Oli sí que es una metepatas.

De pequeña la metía constantemente.

-Una vez metió dos hámsteres en la lavadora. ¿Sabes por qué?

Porque tenían manchas. Yo adoraba a Romeo y Julieta.

¿Qué quieres? Tuvieron un final trágico.

Qué gracioso eres. Muy gracioso.

(Móvil)

Te está sonando el teléfono, chaval.

Sí, perdón.

¿No me has dicho que es gay? Si quiere aprender boxeo.

Papá, qué tendrá que ver.

Pues anda que no hay boxeadores, futbolistas

y hasta toreros.

Tu padre no es homófobo, es un ignorante.

Ya me gustaría a mí que fuera la mitad de moderno que yo soy.

-Olivia...

Haz el favor de atarte la coleta como Dios manda.

Anda, hija...

Trae, trae, trae. Es que no os fijáis.

Tenías que tenerme a mí como referente.

Con esta elegancia natural que me caracteriza.

Tengo estudios, pero tú nada. No te fijas, claro.

En el fondo me gustaría que todas fuerais como Audrey Hepburn.

¿Cómo quién? Anda, déjalo.

El marido, que hoy tampoco la ha hecho el cunnilingus.

espero no acabar como ella.

A ti no te manda cada dos por tres al almacén.

Menos mal que a veces pasan cosas,

como el otro día cuando vino Eric Soto, que es el chico perfecto.

¿Una colonia, un perfume, una rubia como yo?

Lo que me costó encontrarte.

Muchas gracias por lo del otro día.

No fue nada.

Quiero decir que cualquiera hubiera hecho lo mismo.

Ahora me siento en deuda con vos,

así que si quieres esta noche te invito a cenar.

(TARTAMUDEA) ¿Hoy?

Hoy no.

Bueno, no pasa nada.

Gracias igualmente.

¿Pero cómo que hoy no, cómo que hoy no,

cómo que hoy no, cómo que hoy no?

¿Estás chalada? ¿Cómo que hoy no?

Dime, ¿qué tienes que hacer hoy? Disculpen.

Permiso.

¿Mañana? Mañana sí.

No.

Me viene mejor hoy.

Perfecto. Cenamos esta noche.

Permiso.

A las 9:30.

Chao, chao, chao.

(GRITA) (CHISTA)

Berta, Berta, Berta.

Al almacén a abrir las cajas.

Tú, Oli. Oli, cariño.

¿Te quieres quedar conmigo a atender a las clientas?

(Música)

Eric, esta noche el carpaccio está delicioso.

Gracias.

¿Te molestaría si pido por los dos?

Claro, yo me lo como todo.

Es él, qué guapo.

Este sitio es un poco pijo, ¿no? Un poquito.

¿Te gustaría compartir un Ribera del Duero?

Más que del Tajo.

Está buenísima, no la había probado nunca.

Un Malleolus Sancho Martín. Perfecto.

Hola, guapo. Fede, querido.

¿Cómo estás? Bien.

Pero qué lindo vestido.

Nada, un trapito de andar por casa.

Por cierto, el martes tienes fotos.

Bueno, ¿no nos vas a presentar?

Olivia, Fede, Eva.

Ya era hora de que salieras con alguien normal.

Bonita sonrisa.

Venga, nena, despídete, que nos tenemos que ir.

Bueno, ya está, nos vamos. Te veo luego. Chao.

¿Qué te tengo dicho?

Que no abras la boca porque la cagas.

-¿Le parece bien? Sí.

En boca es cálido y goloso.

Tiene una equilibrada acidez

y un tanino que acaricia el paladar.

Fueron 22 meses en barrica de roble francés.

Imagínatelo.

Por la chica que salvó mi billetera.

Y por Alessandra.

Es tu novia, ¿no?

No, no, ¿qué novia?

Éramos pareja en la tercera temporada de la serie.

Pareja en la ficción, pero en la vida real...

Solo amigos.

Bueno, ¿has decidido ya lo que vais a tomar?

¿Te gusta el carpaccio?

Sí, sí. Pero muy hecho.

Muy hecho...

Perdió a sus padres en un accidente cuando era pequeño.

Se ha quedado con su hermano en Buenos Aires

y ahora está aquí solo.

Solo el pobre, con lo majo que es.

Qué injusta es la vida, de verdad.

Y ya está.

¿Ni te tocó el culo, ni te metió mano,

ni te di un beso ni nada?

No.

¿Entonces puedo intentarlo yo?

Bueno, déjalo.

Igual tengo suerte con este. Me encantan los motoristas.

Hola.

Es de Eric.

Ya firmo yo.

Mi teléfono. Por si quieres llevarme de paquete en tu moto.

Son lindísimos. Y caros carísimos.

Bueno, señora. Ya hemos terminado.

Ya se puede ir.

Pero ¿cómo me voy a ir si me falta el otro ojo?

Pues ya hemos pintado uno, ¿no?

Ahora se va usted a su casa y se pinta el otro.

Hala.

Pero oiga, ¿cómo quiere que me vaya así?

La oferta no decía nada de dos por uno. Buena tarde.

Será posible... Buena tarde, señora. Adiós.

Tú tienes que cambiar de look.

Eric está acostumbrado a salir con modelos, con actrices.

Tú no me puedes llevar esos jerséis que me llevas tan anchos.

Mírate la cara, por Dios.

Parece que te falta hierro.

Tú hazme caso a mí.

Yo sé lo que les gusta a los hombres.

"La atracción sexual entre los humanos

puede sufrir un crecimiento exponencial

gracias a elementos como los olores, los colores,

el sonido, la forma de moverse o la vestimenta".

(Puerta)

¿Oli?

¿Esa de allí abajo eres tú? Ahórrate las ironías.

Eric es un tío con clase, por favor.

¿Eric? ¿El actor?

¿Vas a verle?

Está acostumbrado a salir con tías despampanantes.

Me resignaré.

Iré hecha una mamarrachada.

Ayúdame.

Que vosotros tenéis mucho gusto. ¿Nosotros?

¿A quién te refieres?

Bueno, ¿me vas a ayudar o no?

Hay que empezar de nuevo.

Primero, lávate la crema del pelo y quítate esas hombreras,

que dan repelús.

Vivan los 80.

¿Te va "New Sensation"? ¿Qué? No...

Así está mejor.

(Música animada)

¿Estás enamorado? Tú a mí no me engañas.

No me atrae lo más mínimo.

¿Y por eso la empujas a los brazos de otro?

De verdad que a los heteros no hay quién os entienda.

Seguro que no la has dado ya algún besito...

No. ¿Seguro?

No has cogido...

Hans... Vale, vale, Hans.

Por favor, vale... Hans, para.

¿No llamaré demasiado la atención?

Cariño, de eso se trata.

¿Para qué es eso?

Es una prótesis para envejecer a uno de los personajes.

Chulo, ¿eh?

¿Estamos? -Sí.

-Vamos a primera.

Atentos. Silencio. -Motor.

-Acción.

-Gracias, me has salvado la vida.

Y lo volvería a hacer sin pensarlo.

Hijo, los tienes bien puestos. Eres el mejor policía.

Además, tienes escrúpulos.

-Corta, buena.

¿Esta mejor? Esta mejor.

¿Esta mejor? Esta mejor, sí.

Vas perfecta para un estreno.

Me ayudaron Hans y Carlos.

Carlos es mi compañero de piso.

¿Tienes compañero de piso? Sí. Pero es gay.

(Gritos)

Estás estupendo, Eric. Felicidades por el éxito de tu serie.

Muchas gracias, Rossy. Estoy muy feliz con los resultados.

Todo esto eso gracias a este público maravilloso

que nos acompaña siempre.

¿Y cómo se llama tu acompañante?

Mi acompañante se llama Olivia.

Olivia, ¿qué eres, actriz, cantante o modelo?

-Olivia, un momento. Te quito el abrigo.

Un saludo para todos, chicos.

Cuéntanos cómo te encuentras.

Son momentos increíbles.

Está todo bien. ¿Qué más puedo pedir?

¿Qué te parece la película?

La película todavía no la he visto, pero seguramente será estupenda.

¿Cómo te sientes, Olivia? Coño.

Ya está todo dicho. El coño la delata.

Todavía no es una cara conocida,

pero siendo acompañante de Eric Soto pronto lo será.

Eric...

(Música)

¿Estás bien?

Que buen gusto has tenido siempre, Eric.

Gracias. Son esmeraldas de Colombia.

Ya vuelvo.

Los ojos de gato con el color rubio oscuro de su pelo

le quedan divinos.

-Mira qué tamaño. -Son enormes.

-Les habrán costado una pasta. Con el dinero de la serie...

-Gracias.

Y un gintonic, dos gintonic, un Bloody Mary,

un vino de Oporto y agua mineral.

¿No te lo apuntas? No...

Tengo muy buena memoria. Estamos allí.

No tenía que haber venido...

(Wáter)

La que no pinta nada aquí soy yo.

Si sumamos al acompañante y le añadimos ocho,

creo que todavía te gano.

¿Tú eres Sabrina? Fuiste chica boom.

Sí.

Ya nadie se acuerda cuando estas piernas

casi estrangulan a Sean Connery.

Quítate eso. Eso te lo arreglo yo en un momento.

Es de prestado. No sé cómo voy a devolverlo.

Aquí todas venimos de prestado.

Ninguna actriz de las que trabaja en este país

se puede gastar el sueldo en Gucci.

Bueno, yo no soy actriz.

He venido a acompañar a Eric Soto.

Muy buen chico. Sí.

Pero es actor. ¿Y?

Este espray es mágico.

Ojalá...

quitara las manchas del corazón.

Y de los pulmones.

Me recuerdas mucho a mí cuando empecé.

Yo también sufrí mucho.

¿Con un actor? No, con un taxista.

Ven.

Hazme caso. Olvídate.

Disfruta el momento.

Pensé que te habías ido.

Perdóname, te la he robado un momento.

¿Se conocen?

Uy, sí. Somos muy amigas desde chicas.

Sí, desde el cole.

Bueno, Oli, a ver si nos vemos más a menudo.

Chao. Cuidado con los taxistas.

Sí.

Me cansé de este lugar.

¿Nos vamos?

"Existen estudios científicos sobre el lenguaje corporal.

Un simple gesto puede activar una respuesta automática en el cerebro

provocando la atracción inmediata".

Nunca había visto una agente de seguridad tan linda.

"Se acordaba, no era tan invisible como ella creía.

Oh quizá pensó, simplemente estaban hechos el uno para el otro".

No te esperábamos hasta mañana.

-Bueno, cuéntanos cómo te ha ido con el actor desde el principio, ¿eh?

Fui a buscarle a su productora de televisión

y lo que más me gustó fueron los maquillajes de efectos especiales.

¿Cómo eran? Eso nos da igual.

¿Te besó?

Sí.

Vamos, Carlos. Suelta la pasta.

¿Estáis apostando conmigo?

Nena, vas vestida para matar.

(Móvil)

¿Sí?

Hola, Eric. Buenos días.

Hace buen día.

¿Un bañador?

Sí, claro que tengo. Muchos.

De acuerdo. Adiós.

(Música)

¡Alba!

Hace tiempo que me encuentro

extrañamente mejor.

Es inútil no ser parte de esta nueva sensación.

Ahora solo me conformo

con ser águila o halcón.

No se compra con dinero,

es una nueva sensación.

Que pica...

Hace tiempo que me encuentro,

hace tiempo que me encuentro

jodidamente mejor.

Es inútil no ser parte de esta nueva sensación.

Tía, qué envidia.

A mí mi mensajero solo me lleva a comer pizza.

¿Tú no me ves más gorda?

En las cinco semanas que llevamos juntos no lo hemos hecho.

¿Qué?

Tía, no.

A mí mi mensajero me lo hace todo el tiempo.

Ya, lo que pasa es que nunca podemos estar solos.

Siempre está trabajando, preocupado, yendo a estrenos,

presentaciones.

¿Tú sabes lo que te pasa?

Que no eres lo suficientemente guarra.

El 97 % de los tíos, si tú le pones la mano en el paquete,

no te la quita.

Tienes que ir directa. Pillarlo desprevenido.

Zas. Zas.

¿Me captas?

¿Por qué termina con su vida alguien que lo tiene todo?

¿Alguien que tiene trabajo, dinero, fama, prestigio?

¿Por qué es tal alto el índice de suicidio en los actores?

A veces no sé de qué se trata todo.

Por ejemplo Eric Clapton

cuando fue encerrado en una clínica psiquiátrica

por el abuso de drogas y alcohol.

En ese lugar nadie lo reconocía.

Nadie sabía que era Eric Clapton, el dios de la guitarra.

Él se volvió a sentir igual de inseguro y tímido

que cuando era chico.

Él mismo sintió la necesidad de contar a los demás

que era Eric Clapton.

Elvis Presley y sus adicciones.

Otro tipo que lo tuvo todo y no fue feliz.

Jim Morrison, Jimi Hendrix, actores como River Phoenix,

Heath Ledger...

Tal vez eran personas más sensibles que el resto.

Más vulnerables.

¿Vos qué pensás?

A mí es que me encanta como eres. No sé...

Esta serie...

Se trata de una nave espacial en el 2089.

Me están ofreciendo el papel del capitán.

Por un lado estoy muy contento porque es un protagónico,

pero por otro lado no quiero encasillarme en el papel típico

de héroe perfecto.

Los papeles de villano lucen más.

Cuando haces de malo todo el mundo dice: "Qué buen actor que es".

Si yo rechazo esta serie, de verdad que sería un boludo.

Disculpe, ¿está bien? Sí, estoy bien.

¿Le traigo un poco de hielo? No, gracias. Está bien.

La puta madre, estoy sangrando.

Pásame la servilleta.

Lo siento. Si yo solo pretendía, zas

Supongo que soy yo el que se tiene que acostumbrar

a una chica como vos.

¿Una chica cómo?

Ya sabes, ya me entendiste.

Un poco bruta.

¿Bruta?

Me acabas de meter un pie en medio de las pelotas.

Y aún así me gustás.

¿Entonces por qué no me echas un polvo?

(Música)

Olivia. Olivia... ¿Qué?

Que es por allá.

Ya lo sé.

No sé...

Estábamos tan bien...

No sé qué ha podido pasar.

Eso es que se os ha acabado la FEA. ¿Quién?

La feniletilamina.

Es la anfetamina que hace que quieras repetir

algo que te produce placer. Pero dura poco.

Si no moriríamos extenuados.

Y lo que vulgarmente se conoce como pasión, desaparece.

¿Pasión? Pero si ni siquiera quiere meterme mano.

Vamos, no sé.

Creo que cuando a un tío le pones lo normal es que se lance.

Y si no...

Si no es que es gay. Es gay.

Podemos presentarle a Hans.

Tiene lo que él llama radar marica.

Te dice en menos de dos segundos si un tío es gay o no.

(Timbre)

Es él. Qué va a ser él.

Que sí. Oli... Qué va a ser él.

Es él.

Tienes que ayudarme. Le digo que se marche.

No, no...

Dile que se quede, entretenle. No puede ver que estaba así.

No puede saber que he estado llorando.

Ah, hola. ¿Olivia está?

Sí, sí. Ahora sale.

¿Vos sos el amigo? Sí, el amigo.

Y tú eres... el actor.

¿Te jode si la espero dentro?

¿Hay muchos gais en Barcelona, no?

Sí, bueno, supongo.

Justo recién cuando venía para acá me crucé con dos.

Ah... Qué suerte.

Bueno, en Buenos Aires también. Está lleno.

Me parece bárbaro.

También está permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo,

igual que acá.

En mi gimnasio también hay.

De hecho, creo que la mayoría son.

¿Vos vas al gimnasio? Sí, bueno, no mucho, la verdad.

No mucho... Vas todos los días. Estás armadito.

Mira, sí vas. ¿Tú crees?

Sí...

Yo también le doy bastante duro. Mirá.

Toca, toca. No hay problema.

Tengo al mejor entrenador. Al mejor personal trainer que hay.

Y también es... Gay.

Sí, eso.

Pero tú...

A ti...

Tú...

¿A ti te gustan...? ¿Los tipos?

No, nunca, no, no, no.

Bueno, nunca digas nunca.

Por ahí algún día te agarra un despistado...

Despistado...

Ah, estás aquí.

Lo que pasa es que no estoy acostumbrado

a que, mientras yo abro mis sentimientos,

la chica con la que estoy no me está escuchando

y me pone un pie en el paquete.

(CARRASPEA)

¿Es un poco raro o no? ¿Te duele mucho?

No, me dolería mucho más perderte.

Y tienes razón. Nunca estamos solos.

No os preocupéis, yo ya me iba.

Podríamos, no sé, tal vez vos y yo...

juntos...

¿Te gustaría? No sé, no sé.

Vamos a la Toscana. Lejos.

¿A la Tos... qué?

A la Toscana. En Italia.

"Un bosto bellissimo. Molto romantico".

Todo el mundo se puede enamorar.

(Música)

Mi primera publicidad la hice cuando tenía 11 meses.

España.

Yo no elegí esta vida.

Tampoco me puedo quejar.

Si no, no te hubiera conocido a vos.

Para... Para, para.

Sí, sí, sí. No, no, no.

Que sí, que sí. No, no.

Un ratito, solo un ratito. No, por favor. No.

Para.

Contigo siempre me siento una golfa. ¿Qué pasa? ¿Que no te gusto?

Olivia...

Si no te gusto dímelo y dejo de hacer el ridículo.

(GRITA)

(TOSE)

No te rías, idiota.

Quita... Idiota.

No, déjame.

No, quita. Que no.

(Música)

Me la presentó un amigo mío.

Una noche puse la tele y ahí estaba.

Hablando de cómo era mi habitación,

de cuántas veces habíamos cogido.

¿Ahora me entendés?

Necesitaba estar seguro de vos.

¿Y ahora ya lo estás?

Ahora agarrate.

(Timbre)

Alessandra...

Arriba, bombón.

Dale, que están todos los ejecutivos de la cadena reunidos.

¿Qué pasó? ¿Te olvidaste de que teníamos una reunión?

Déjame...

(Móvil)

¿Sí?

Eric, no tenemos todo el día. Levantate.

Sí.

Está divino.

No te preocupes, vamos a llegar bien.

¿Por qué no me habías dicho que estaba aquí Alessandra?

Estás celosa. Sí, estás celosa.

Por fin te encuentro. No, escuchame.

¿Por qué no te quedas acá?

Estás tomando el sol, disfrutando del día.

Después te vengo a buscar y vamos a cenar los dos solos

a un lugar muy especial.

Alessandra. Ya estoy.

(Música)

(Móvil)

Eric, ya estoy aquí.

Hola. ¿Cómo ha ido la reunión?

¿Dónde estabas? Te estuve llamando todo el día.

Pasaron cosas muy graves.

Ahora mi avión está a punto de despegar.

¿Cómo tu avión?

Esa es mi Oli, sin rodeos. -¿Cuántas has comprado?

-Todas. He vaciado el quiosco.

-Por favor, parece una viciosa.

-¿Qué tal? ¿Cómo ha ido el viaje? ¿Os habéis hecho muchas fotos?

Un desastre. ¿Y esto?

A ver...

Dios mío...

"Ni corta ni perezosa. ¿Quién es ella?

Húmeda y caliente".

Yo juro que esto no fue así. De verdad, Carlos, no fue así.

Mira, mira...

(Móvil)

Es él...

¿Sí? Eric...

Sí...

Claro...

Claro...

De acuerdo...

Ahora nos vemos.

Hemos quedado para hablar.

Este todavía no me ha visto enfadada.

Está chocho con ella. -Pues no tiene nada que hacer...

Eric es tan guapo.

-A mí Carlos me parece mucho más tío.

-A ti lo que te pasa es que te mola Carlos.

-¿Se nota mucho? -Sí.

-¿Por qué no se lo dices? -Hay que ser muy valiente

para preguntarse realmente lo que uno quiere.

Sí, te tendría que haber avisado que ese tipo de cosas podrían pasar.

¿Por qué te fuiste? Me llamó Fede y me dijo...

que las fotos habían salido y había mucho en juego.

O sea que cuando hablamos tú ya lo sabías.

El contrato que tenía con Nines se fue al carajo, yo también perdí.

Ya, claro.

¿Dónde coño estamos?

Mira...

Siento mucho lo que pasó,

pero no podíamos volver juntos.

En el aeropuerto la prensa nos hubiera prendido fuego.

Te tienes que empezar a acostumbrar a este tipo de cosas

si quieres que estemos juntos.

¿Y esta casa? Nuestra casa.

(Música)

No sé qué decir.

No te estoy pidiendo matrimonio.

Quiero ser tu nuevo compañero de piso.

Ahí, atrás, atrás.

Vamos.

Esquiva, esquiva.

Hombro arriba.

Flota, flota, baila, baila. Estás en la luna, vamos.

Olé.

Coño, Tirillas. ¿Qué has desayunado hoy?

Así que acá es donde practicas tus ganchos.

Sí, desde los siete años.

Siempre rodeada de tipos duros.

Estate tranquilo que aquí nadie te va a reconocer.

Tú... Tú eres tú.

El de la tele.

-¿Ese no es el de "Gírate, que me estoy cambiando"?

-Ya te digo.

-Sí, sí. -Que sí, que sí. Que es Eric Soto.

-Ese tío mola mucho, ¿eh? -Oye, y va con Oli.

¡Oli!

(GRITAN) ¡Oli, Oli, Oli!

-Eric Soto. Soy tu fan. ¿Me firmas?

-¿Qué pasa ahí? -¿Esto, jefe?

-Te lo agradezco, hijo. Pero no es necesario.

Es mi padre. Julián.

Gracias.

Julián, no tengas ningún problema con la ropa.

Aquí nadie se fija en lo que tiene el otro puesto.

(Móvil)

Sí, ya me enteré.

¿Y quién va a ser el nuevo director?

Hoy hay jornada gastronómica dedicada a Japón.

Coño...

Nos vamos a vivir juntos.

Ha comprado una casa en las afueras.

¿Mientras seas feliz?

Lo soy, papá. Me alegro.

¿Y Carlos qué piensa de todo esto? ¿Carlos? No lo sé.

Mira a quién me crucé.

Me he quedado encerrada en una tienda.

Yo creo que me ha cogido el síndrome de Estocolmo.

¿Qué hora es? Creo que estoy muy pasada para esta hora.

¿Por qué no te sientas con nosotros? Pues sí, sí, sí...

Odio comer sola. ¿Y este chico tan guapo quién es?

¿Te conozco de algo? -No creo.

Es mi padre.

Tendrás algún nombre. A mí todos me llaman Sabrina.

-Julián.

-Nunca he sabido para qué sirven estos chismes,

y eso que a algún chino me he tirado. (CARRASPEA)

-Bebe.

Mira, esto es pez mantequilla.

Te aconsejo que no lo busques en internet.

Si te lo comes, sin mirarlo a la cara.

Nos vamos a vivir juntos,

así que vais a tener que buscar a alguien para mi habitación.

No creo que haya problema. Está muy bien de precio.

Incluso tiene un poco de luz.

Sí. Si sacas la cabeza por la ventana y miras para arriba...

puedes ver un trocito de cielo.

Oli, este tío te acaba de hacer una putada.

Se ha disculpado.

Además, la casa es una pasada.

No como ahora, que duermo en un zulo.

Ya, entiendo. Sé lo que estás pensando.

No soy una interesada. Yo no te he dicho nada,

te lo estás diciendo todo tú, pero si es así como te sientes...

¿Quieres dejar de psicoanalizarme?

¿Qué te pasa?

Deberías alegrarte por mí, en vez de estar con esa cara...

de perro sin dueño.

(Violonchelo)

Me voy.

Y no intentéis detenerme, que lo tengo muy claro.

(Música)

Acordaros del tío este que no lo recogió

porque el premio se lo daba una marca de cafeteras.

-Pero ¿quién? -Un actor en el festival de Málaga.

Te juro que es verídico. Un brindis.

¿Viste qué fiesta de inauguración?

¿Era necesario? No era necesario, era obligatorio.

Vamos a tomar algo. No, déjalo, que no estoy de humor.

Eric, tío... Vamos, vamos para adentro.

(Risas)

(Música)

¿Qué haces? ¿Qué pasa?

No, estoy aburridísima. Hablamos...

No me apetece.

Anda que habéis tardado en sustituirme...

Una semana...

No sé, no la conozco de nada. Ha sido Carlos.

Creo que le ha ayudado a la edición de su libro.

(RÍE)

De todas formas, yo no sé quién ha sustituido a quién.

Sí, tú estírate.

Estírate y ya verás lo que te pasa.

Qué hace esa perra intentando quitarme a mi amigo...

Sí, se ve que es divina.

Ey, Susana. Estoy hablando contigo.

Susana...

Se le ha pegado como si fuera una lapa.

Un palo de tía.

Soy sosa, estoy aburrida...

Me gustaba más cuando se ponía tacones

y tú no te lavabas el pelo.

-Ya no visita la nevera por las noches.

¿Qué tal, Alicia? Bien.

¿Por qué no te apuntas a un taller?

No tienes que pagarme nada

y después puedes acompañarme a alguna producción.

Hacer unas prácticas. ¿Sí?

Me encantaría. ¿Qué haces acá?

He venido a verte.

Tengo la tarde libre

y había pensado que podríamos comer juntos.

Prefiero estar solo.

Tengo que hacer ahora una escena de sexo

y son escenas que me cuestan mucho.

Bueno, yo creo que a ti no se te da nada mal.

Nos vemos en casa.

Bueno...

Tengo que pedirte algo muy importante.

Escúchame con atención.

Mata a Eric.

-¿Y cómo quieres que me lo cargue?

-No sé, ese es tu trabajo, para eso te pago.

-Y me pagas poco.

(Música)

La audiencia está bajando.

La cadena ha decidido despedirle y buscar a alguien con más tirón.

-Pero si es el personaje más importante.

Todas las tramas giran en torno a él.

(Música)

¿Quieres que contrate también a otro guionista?

(Música)

(GRITAN)

(LLORA)

Perdón, lo siento mucho.

Perdóname, es que me he tropezado sin querer.

¿Queréis acabarme la carrera?

Escuché que...

¿Me vas a dejar trabajar o me vas a seguir jodiendo?

(Música)

Ay.

¿Carlos?

Susana. ¿Qué haces? ¿A ti qué te parece?

Pues un poquito raro. ¿Y por qué es raro?

Porque eres gay. ¿Gay? Yo no soy gay.

Tú me lo dijiste.

¿Cómo te voy a decir que soy gay si no lo soy?

Hans, Berlín, no crees en el amor.

Nunca te he visto enrollarte con ninguna tía.

Tienes esa camiseta de lunares. ¿Lunares?

Pero si te gusta Beyoncé. A ti es a la que le gusta Beyoncé.

Y a mí.

Bueno, y ese punto que tienes así como...

Como muy educado.

¿Qué tendrá que ver ser educado con ser homosexual?

Lo certifico.

No es gay.

Bueno, vale, Pongámonos en el supuesto que no eres gay.

¿A ti te parece normal enrollarte con tu nueva compañera de piso?

Me cansé de esperar a la vieja.

Al menos yo tenía ganas de besarte

cuando te paseabas medio desnuda por mi habitación.

Eso lo hacía porque pensaba que eras maricón.

Pues entonces está todo aclarado. Todo aclarado.

(Música)

Pues todo esto que te está pasando, Oly, es estupendo.

Un novio famoso, un apartamento de lujo,

siempre rodeada de gente exitosa.

Oye, ¿Eric no tendrá algún amigo así potente para esta?

Yo ya tengo novio. Ya ves, un mensajero.

Y bien bueno que está.

De todas formas, yo ya sé cómo voy a acabar.

Con un poco de suerte, me paso la vida aquí encerrá,

maquillando a mujeres frustradas de mediana edad.

No creo, querida.

Tú tienes un par de recursos bien potentes

a los que sabes sacar todo el partido.

¿Te gusta calentar motores?

No eres Angelina Jolie, pero tetas tienes.

Yo tengo mucho de Angelina Jolie. Por lo guapa.

Por lo valiente.

Ella tuvo que ser valiente y lo mismo me tocó hacer a mí.

Mi madre y mi abuela murieron de cáncer de pecho.

(Música)

Cuando fui a revisarme,

porque yo era una loca que no pisaba una consulta

y eso de chequearme me parecía un absurdo,

me encontraron unos bultos

y tuve que tomarme la decisión

de quitarme los dos pechos para no correr riesgos.

Estos son nuevos.

No son tan bonitas como los de Angelina Jolie.

Tampoco están hechos para provocar a los tíos como dice Mónica.

Y sí, los luzco orgullosa, porque eso quiere decir que estoy bien.

(Música)

Son mucho más bonitos que los de Angelina.

¿Por qué no me has dicho nada?

Le quito hierro a todo.

No porque no sepa que pasan cosas malas, porque lo sé,

pero Oly, a la vida hay que mirarla con una sonrisa.

Por eso me gustan las comedias románticas.

Podíamos quedar el sábado y ver una en casa

o, mira, mejor, nos podríamos ir al cine.

Mi novio.

(Música)

Por cierto, eso es tuyo.

Ayer vino el excompañero de piso tuyo tan guapo y trajo esto.

Para no tener que nadar, naufragar.

Buscarás, sin encontrar ayuda.

No hay lugar donde escapar.

Para quieto.

No te muevas.

No te muevas que todavía no se han secado.

No te rasques.

Ven, ven aquí.

Bueno, no está nada mal. Parezco un auténtico zombi.

Los dos, los dos.

(Música)

Que no te toques.

Cuando descubres que has perdido al jugar.

Escapar de este viento que te envuelve.

(Música)

Eric.

Me echaron de la serie.

No me responden las llamadas.

No me coge mi hermano tampoco.

Estarán enojados.

No sé.

Sos lo único verdadero que hay en mi vida.

¿Y tus cosas? Lo he pensado mejor y me quedo.

De puta madre.

Que te haya genial en tu cuento de hadas.

(Motor)

(Música)

No, no, no, vosotros por aquí que llegáis directamente arriba.

Hoy estamos más que saturados.

¿Arriba, al gallinero?

Querido, hasta Paz Vega está en el gallinero.

Venga, vamos.

Reconozco que he soñado con la posibilidad

de poder tocarnos

hasta que se duerman las manos.

Reconozco que el invierno no ha podido ser mejor.

Mírate, ¿no lo ves?, sabes bien cómo desintegrarte.

Prefiero ir solo. No te molesta, ¿no?

No, claro que no.

Cómo desintegrarte.

Como los elementos de un universo.

Reconozco que he soñado con la posibilidad

de poder tocarnos

hasta que se duerman las manos.

Reconozco que el invierno no ha podido ser mejor.

Mírate, ¿no lo ves?,

sabes bien cómo desintegrarte.

Os quiero mucho a todas. Coge eso, sígueme.

Pero estoy viviendo un momento dramático.

Ante eso tengo que tomar decisiones drásticas.

Aquí.

¿Qué pasa? ¿No se vende?

No, no, no, se vende muchísimo. Pero somos demasiadas aquí.

Sobra una. Entiendo.

¿Cuándo quieres que me vaya?

¿Irte, tú? No, cariño. Me refiero a Berta.

Pero si lleva más tiempo que yo y, además, es la que más vende.

La pobre.

Por más que pasa el tiempo, no se refina nada.

En el fondo me da pena.

¿Has pensado que te iba a despedir a ti?

Pero como es posible, si tú y yo somos superamigas.

Además, la única colonia que se vende es la de tu novio.

He venido a devolver esto, no es de mi estilo.

(Risas)

¿Qué haces aquí? Y con sombrerito.

Huyamos de las fans Porto pueden ser tan cholulas.

¿Vos no eres una fan?

Oly. Eric.

¿Cuántas veces te lo tengo que decir? Nunca te encames con una fan.

Pero que sos boludo, Eric.

Harta me tenés.

(JALEAN)

Me gusta veros juntos.

No lo he dicho nunca, pero os quiero mucho, de verdad.

-Vaya cogorza que lleva Dolores.

Oye, ¿te importa que me quede unos días contigo?

Tu cuarto sigue igual, no he tocado nada.

Te he visto sufrir y he visto que perdía el gimnasio.

Sí, no quería decirte nada para no preocuparte,

pero me recortaron las ayudas

y la mayoría de los chicos no podían pagar.

El banco iba a quedarse con todo

y cuando estaba a punto de tirar la toalla,

la gente que menos te lo esperas,

que a veces es la que tienes más cerca,

es la que más te sorprende.

No siento nada por Alessandra.

Aunque lo leas en las revistas, no es verdad.

Vos misma viste cómo me difaman estos últimos meses.

Tengo que ponerme las pilas.

Entrenar, bajar de peso y... ¿Y liarte con una famosa?

¿Vas a acostarte con una actriz cada vez que las cosas se pongan feas?

Sí.

No, digo no, obvio que no.

Pero muy distinto sería que crean que sí.

De hecho, sería espectacular para este momento de mi carrera.

Va a ser la última vez, confía en mí.

Todo va a cambiar.

Ya ha cambiado.

Como dos elementos de un universo.

(Música)

Hay una diferencia fundamental entre la realidad

y lo que vemos en la pantalla.

No olvidéis que el objetivo mira de forma distinta

a como ve nuestro ojo.

Esa es la magia del cine.

Mañana hablaremos de la luz,

pero ahora quiero que abráis vuestros cuadernos por la página 1.

Para los que empezáis hoy, os diré que todo es posible.

Y que nuestro trabajo consiste en maquillar la realidad.

-Uno, uno, dos, uno, dos, tres.

Venga, una más. Uno; uno, dos; uno, dos, tres.

Uno.

Reconozco que he soñado con la posibilidad

de poder tocarnos hasta que se duerman las manos.

¿Qué haces? Tenía ganas de entrenar un rato.

¿Tienes que venir aquí a saltar a la comba?

Acabé el libro, esta tarde lo presento.

(Música)

Seguro que Susana ya lo ha analizado a fondo.

Susana, como tú la llamas, lo hace todo a fondo.

Pues me alegro mucho por ti.

Eric también lo hace todo a fondo y nos va muy bien.

(Música)

No entiendo por qué estás tan nerviosa.

¿Nerviosa? ¿Yo? Sí, tú.

Como los elementos de un universo

volvemos a ser átomos dispersos.

Si está claro que estáis hechos el uno para el otro.

Demasiado guapa, demasiado perfecta.

A mí me gustan más las chicas que se comportan como chicos,

los que meten la pata todo el tiempo

y no tienen filtro para decir las cosas.

Las que sueltan de todo por la boca.

No piensan las consecuencias que puedan tener.

(Música)

Puedes decir algo si quieres.

No.

A ver si voy a meter la pata.

Como no tengo filtro.

¿Qué pasa? ¿Que no hay otro gimnasio?

Me vas a perder de vista.

Cuando acabe la presentación, cojo un AVE a Madrid.

Dejó la casa.

(Música)

Que te vaya bien.

Como los elementos de un universo.

Reconozco que el invierno no ha podido ser mejor.

Mírate, ¿no lo ves?, sabes bien cómo desintegrarte.

¿Qué pasa ahí? ¡Mierda!

Ah, eres tú.

¿No tenías que estar en clase?

Si yo estaba feliz con mi vida y mis estudios.

Pero no, tiene que venir él a fastidiarlo todo.

No sé como se ha atrevido a decirme lo que me ha dicho.

Con esa superioridad asquerosamente irracional

de mente totalmente científica.

Además, ¿qué hacía en el gimnasio? ¿Quién?

Carlos. Viene a entrenar.

Cada miércoles, desde hace unos meses ya.

Ah, ¿y porque soy siempre la última en enterarme de todo?

Perdona, papá.

¿Qué es eso tan grave que te han hecho?

(Música)

Ayúdame.

Me ha dicho que le gustan que las chicas que se comportan como chicos.

Las que no tienen filtro para decir las cosas.

A mí nadie me ha dicho nunca nada tan bonito.

(Música)

(LEE) "Como todo el mundo sabe, el amor no existe.

Es solo un efecto químico se genera nuestro cerebro

haciéndonos confundir la realidad.

Una chica de 20 años con look informal".

"Tejanos gastados, jersey ancho, zapatillas planas muy a la moda.

Cabello largo y lacio de color castaño

camina con paso rápido entre la gente.

No es perfecta, es inconformista, impulsiva, fantasiosa

y a veces miente".

(Música)

Te cojo una camiseta.

Si vienes a repostar,

las aguas están caras.

Yo solo quiero que ocurran cosas

y algunas veces pasan

y otras simplemente no.

Y hacemos bloques de sal,

bloques de sal.

"La noche más larga de su vida. ¿Sería priapismo?"

¿Priapismo?

"Priapismo: erección permanente y dolorosa

por la que el pene no retorna a su estado flácido

por un tiempo prolongado".

Tenía que hacer algo.

Cada vez me gusta menos

el tacto del plástico.

Y el gusto metalizado.

Haremos como que no hemos visto nada.

(Música)

"Había consedido dos entradas para el concierto de Beyoncé.

Ese día discutimos y pensé que si no podía ir con ella

no quería ir con nadie.

Pero que importaba eso.

Había cosas a un juego mucho más importantes".

Hay que cerrar el gimnasio, lo siento.

No he podido hacer nada.

"No parecía haber marcha atrás. Había que hacer algo".

(Música)

Esta la hora, es la hora en la que todo sucede.

"Haríamos historia.

Sería la primera velada de boxeo con repostería fina".

(Música)

A colocarse monas, que viene la periferia, todos a sus puestos.

-Empezamos ya, ¿no? Yo estoy de los nervios.

¿Y Julián?

"Con la emoción del momento, se nos había olvidado

el protagonista de la historia".

No lo he conseguido.

Quizás cerrar sea lo mejor.

El gimnasio ya ha cumplido su función.

Los chicos han rehecho su vida.

Ahora soy yo el que tiene que mirar por sí mismo y por mi hija.

(Música)

Julián, eres un crack. -Estamos contigo.

(TODOS) ¡Julián! ¡Julián! ¡Julián! ¡Julián!

¡Julián! ¡Julián! ¡Julián! ¡Julián!

¡Julián! ¡Julián! ¡Julián! ¡Julián!

-Aquí tienes el dinero suficiente

para pagar los meses de alquiler atrasados.

Después pensaremos algo.

(Música)

"La gente que menos te lo esperas,

que a veces es la que tienes más cerca,

es la que más te sorprende".

(Música)

Me lo ha contado todo Mónica.

Tú no tenías que haber dejado el trabajo por mí.

¿De verdad que estás segura?

Para que pasen cosas tienes que provocarlas.

(Música)

¡Oly!

(Frenazo)

Oly, hija, ¿estás bien?

Qué susto me has dado.

Yo te mato, tirillas.

Tengo que llegar antes de que se vaya.

¿Quién? Carlos.

(Aplausos)

Gracias, muchas gracias.

Estudios neurobiológicos pretenden demostrar

que lo que llamamos enamoramiento

tiene todos los síntomas de una adicción.

¿Cómo me ves? -Perfecta.

-Yo estoy un poco cansada, no te voy a engañar.

-La mosca muerta no se da por vencida.

-¿Cómo lo hace para hablar sin mover los labios?

-¿Pero que habla? Pensaba que era playback.

-¡Shhhh!

Y puede provocar la misma sensación de euforia

que al ingerir alguna droga estimulante.

(Música)

Este libro empezó casi como un ensayo científico.

Quería demostrar y aportar mi punto de vista

sobre el hecho de que el amor, tal y como lo entendemos, no existe.

Es solo química.

(Puerta)

Ha venido.

(Música)

Pero poco a poco me fui dando cuenta de que no importa cómo lo llames

y que lo que estaba haciendo es, en realidad, una novela,

donde cuento mi historia.

La historia con la persona de la que inevitablemente,

por mucho que me costará aceptarlo, estaba enamorado.

Soy yo, habla de mí.

Pero el desamor forma parte del amor y la chica en cuestión

no tenía los mismos niveles de dopamina que yo.

¿Qué? ¿Qué?

Sí, sí que tenía los mismos niveles de dopamina.

Lo que pasa es que no había entrado en reacción con su cerebro.

Así se habla.

Es más, en este momento,

su corazón ha alcanzado las 130 pulsaciones por minuto.

¿Y su presión arterial? Está subiendo.

(Música)

Y tú, zorrón, no te metas.

-Carlos.

Creo que tú y yo tenemos algo pendiente.

(Música)

El amor es química mental.

Pura y dura electricidad.

Un montón de hormonas circulando.

Nada más, que neurotransmisión.

Si es que el amor puede estar en la puerta de al lado.

(Música)

Y sigo hablando de lo nuestro

que me parece una tremenda equivocación,

una ilusión.

Tan sólo conexiones que nos hacen reaccionar,

señales porque sí,

sinopsis neuronal.

El amor es química mental.

Pura y dura electricidad.

Un montón de hormonas circulando.

Nada más que neurotransmisión.

El amor es solo química.

Tenías razón, pasa.

Investigar los sentimientos,

Somos cine - Solo química - Ver ahora

Embarazados 

Parece sencillo: espermatozoide + óvulo = embrión. Pero si tus espermatozoides son "pocos, vagos y anormales" y tu mujer está premenopaúsica a los 37, las cosas empiezan a complicarse...

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Embarazados - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Recibido al menos un mensaje diario

de alguna chica pidiéndome que le deje embarazada.

A mí me han escrito hasta un par de gemelas

ofreciéndoseme para un trío. ¿De verdad?

Sí. Es muy fuerte.

Me mandan unos tuits tan fuertes que no me atrevo ni a retuitearlos.

Yo creo que muchas veces no me atrevo ni retuitear las fotos.

Una y nos vamos.

Chao.

Lo ideal es menos de 25, 26, 27 como mucho.

Más de 30 ya es peligroso. Más de 35 es un suicidio.

Las de más de 35 no te ven como un ser humano.

Para ellas eres solo un depósito de semen.

En serio.

Están absolutamente emisión túnel en sus cabezas,

todo el rato se repite el mismo mantra.

El tiempo se acaba, el tiempo se acaba.

Es verdad... ¿Ves a esas tías de ahí?

Ahora mismo vamos tú y yo, las convencemos de que somos heteros,

de que hemos acabado el bachillerato

y de que las drogas no nos han dejado secuelas,

y las tenemos con las bragas bajadas en menos de una hora.

Te lo garantizo. Vamos, venga.

Que no, hombre, que no. ¿Tú estás loco?

¿No has oído lo que te acabo de decir?

Esas te comen vivo.

Acabas empujando un carrito de gemelos en menos que canta un gallo.

Tú lo que necesitas para solucionar lo tuyo

es una de 25 para que puedas follar hasta que se te salten las lágrimas.

¿Esa soy yo? Sí.

Oye, esto se está amuermando. Vámonos, ¿no?

Tienes razón.

Bueno, hasta mañana. Hasta luego.

¡25!

Todo llega.

¿Tú crees?

¿Premenopausia?

No te asustes, suena peor de lo que es.

Básicamente, tu cuerpo ha interpretado que ya no ibas

a querer hijos y ha enviado una orden a tu sistema reproductivo

de autodestruirse. Dios mío.

Pero si solo tengo 37.

Una mujer de más de 35 tiene la mitad de posibilidades

de quedarse embarazada que una de 20.

Así que, reproductivamente, sí, eres casi una anciana.

Ha dicho una anciana.

Pero, como suele ser habitual,

no eres la única que va a necesitar ayuda.

Porque Francisco... Fran, Fran. Que soy estéril...

Bueno, no del todo.

Tienes lo que se llama un semen de baja calidad.

Pocos espermatozoides con poca movilidad

y muchos de ellos con malformaciones.

Sí, pocos, vagos y anormales. Eso es.

Pero no os preocupéis.

Cada día veo parejas como vosotros y, de verdad,

que la in-vitro da muy buen resultado.

Tendríais que empezar a medicaros.

La medicación son hormonas, ¿no? Efectivamente, ¿por qué?

Porque he oído que afectan mucho a algunas mujeres en lo emocional.

Todas las mujeres estáis locas.

Las hormonas solo lo acentúan un poco.

Te despistas 15 años de nada y ya estás premenopáusica.

Pocos, vagos y anormales. Qué guay.

Bueno, mira, lo mismo decían de los hippies

y cambiaron el curso de la historia, ¿no?

No, Fran. Llevamos un año intentándolo.

Teníamos que haber venido antes.

Además, ya has oído al médico. Somos ancianos.

Hay que pensarlo bien, ¿eh?

La in-vitro es muy dura. Hay que estar 100 % convencido.

¿Perdona?

¿Cómo sabes tú tanto de la in-vitro?

Porque he visto un documental en YouTube.

Sale una pareja a la que la in-vitro les había destrozado la vida.

¿Ah, sí?

La chica se había metido en una secta.

Había un gurú que había convencido a un montón de mujeres

que iban a venir extraterrestres a inseminarlas.

¿Extraterrestres?

A follárselas a todas.

Yo creo que necesitamos un periodo de reflexión.

¿Cuánto? No sé. Hasta que lo tengamos claro.

Indefinido, ¿no? Sí.

Muy bien.

(Música)

Últimamente tengo un sueño que se me repite mucho.

Llego un día a casa y no hay nadie.

Está todo en silencio.

Y digo: "Me voy a preparar un gintonic".

Preparo un gintonic, me pongo a ver el fútbol y, de repente,

me invade una sensación de paz tan heavy que digo:

"Hostias, esto es el paraíso".

Cago en el punto niño de los huevos. A ver, tú. Ven un momento.

Toma.

No, no, no. Chocolate no. Perdón, ¿es alérgico?

No, es que es malísimo antes de los cuatro años.

Ah...

Mira, mi amor. Te voy a dar una galletita de fructosa.

Perdón. Es que tú también...

Ten.

¿Es del pueblo? Está espectacular. Luego te llevas uno.

Mi suegro nos ha enviado otra remesa. Bueno, ¿y vosotros qué tal?

¿Qué os han dicho? Bien, muy bien.

Estoy premenopáusica. ¿Qué?

Premenopáusica. Y el semen de Fran no sirve ni para hacer caldo.

Ay, qué asco, Alina, por favor.

Cogedla con la lengua, mira.

¿Las madres antes eran así?

¿Cómo habrá sobrevivido la humanidad sin galletas de fructosa?

¿Qué te pasa? Nada.

Estoy reflexionando. ¿No estamos en periodo de reflexión?

¿Es por lo de la in-vitro? No...

Estoy pensando a quién voy a votar en las próxima elecciones,

no te jode...

No te pongas así porque solo llevamos una tarde de reflexión.

Ya, ¿pero a qué estás esperando?

¿A que se te aparezca el maestro Yoda en sueños

o lo vas a consultar de cañas con Guille y Tito?

Dímelo cuanto antes, por favor, porque necesitaría saber

de quién depende mi futuro.

Pues lo mismo si me presionas me bloqueo y es peor.

Ya...

¿Y si lo seguimos intentando por el método tradicional, Alina?

Alina, de trigo... Alina de maíz...

Buenas noches, amor.

Pues tú te lo has buscado.

Me voy a apuntar a una web de ligoteo.

¿Eh, dónde vas? ¿No irás a hacerte una paja, no?

No...

Que no tienes el semen como para ir desperdiciándolo por ahí.

Ponerte a mirar porno no te va a ayudar a decidirte.

Ay...

(Música)

"50 millones de resultados.

A ver, no sé qué hacer.

Mi chica está totalmente obsesionada con hacer la in-vitro

y yo no lo veo claro.

Me da miedo que no dé resultado.

También me da miedo que dé resultado.

No sé, estoy hecho un lío.

Estamos muy bien, nos queremos, el sexo es genial,

ya verdad es que no veo necesidad de meterse en este follón.

Tampoco quiero perderla".

"Hola, superconfuso. Estoy exactamente igual que tú.

¿Qué hiciste?".

(TV) "Llega lo último en cosmética.

El tratamiento de diamantes más eficaz...".

(Mensaje)

"Acabo de ver tu mensaje y me he dicho:

'Tengo que echar una mano a este chico'...

La ha mandado a la mierda...

"Chantajes... He renacido, he vuelto a la vida.

Me he liberado de las cadenas.

Esa tía me había castrado y ahora no paro de follar.

Juzga tú mismo".

Joder...

¿Qué? ¿Qué tal en la web de ligoteo?

¿Tienes alguna cita?

Ali...

¿Tú has pensado en la terrorífica posibilidad de que sean dos?

Imagínate a Chucky y la hermana de Chucky

en sus tronas con la cara llena de puré.

¿Estás seguro?

Pensándolo muy friamente,

tampoco hay tanta diferencia a como lo estamos haciendo, ¿no?

Ali...

Me tengo que ir a trabajar.

(Música)

"Chantajes a mí...

La mandé a la mierda y ahora no paro de follar".

(Música animada)

Hola...

Mira, Gloria, nuestra nueva becaria, Fran, nuestro director creativo.

¿Qué tal? Encantada. Igual.

¿Has diseñado tú esta maravilla que acabo de ver?

Sí, bueno, sí. Lo he diseñado casi todo yo.

¿Te ha gustado? Buenísimo, de verdad.

Yo he hecho la programación. ¿Ah, sí? Con Flash, ¿no? Imagino.

Sí, bueno...

Hemos trabajado con Flash, con After Effects

y con un programa nuevo que he diseñado yo

que optimiza hasta un 30 % los movimientos.

¿Nos perdonas un momentito? Sí, claro.

No te rasques tanto. Es que me aprieta un poco...

¿No vamos a entrevistar a nadie más o qué?

¿Pero tú la has visto bien?

A mí esta me parece bien.

Ya, pero a los demás no los vamos a despedir sin entrevistarles, ¿no?

Si queréis puedo hablar yo con ellos.

¡Ali!

Hola, pequeñín, ¿qué pasa?

¿Sabes que dentro de nada va a tener un primito o una primita?

Me lo tienes que contar todo, pero estoy con el grupo de lactancia.

¿Quieres pasar? ¿Puedo?

Claro, pasa. Vale.

Llevo ya dos meses intentando que se vuelva a enganchar

y no veo avances.

-Chicas, esta es mi hermana Alina. Hola.

Hola. ¿Os importa si me quedo un rato?

Bienvenida. Gracias.

Tu insistencia hace que estemos superorgullosas.

-Ya, pero es que yo me desespero.

Os prometo que cada vez que abro un bote de leche

es como si me metiera un clavo en el corazón.

-Somos mamíferos.

Tu pecho fabrica lo que tu cachorro necesita.

Confía en la naturaleza.

Pero ¿qué edad tiene? ¿Manuela?

Manuela tiene cinco años. ¿Y aún toma teta?

Ya decidirá ella cuándo quiere dejarlo.

Mientras lo necesita.

Bueno, ¿pero tú lo querías dejar, no?

¿Lo querías dejar?

Bueno, lo estaba pensando. -¿Cómo que pensando?

¿Tú sola?

-Ya, es que ahora con el trabajo se me complica todo.

Se me acaba la jornada reducida y mi jefa no es precisamente comprensiva.

-Entonces no es que quieras dejarlo, es que te obligan.

¿Has pensando en el mensaje

que le estás mandando a tu hijo si lo dejas?

Luego no te quejes en la guardería si se pone a morder.

-Pero bueno, ¿dónde está el problema, Alma?

Te puedes llevar el sacaleches al trabajo.

(RÍE)

Venga ya. ¿Te vas a sacar la leche en el bufete?

Perdón. Que nada, que me voy.

Bueno, estamos aquí echando la partida de los jueves.

Quédate y juegas. Mejor otro día.

Hasta luego. Hasta mañana, Gloria.

(IMITA) Hasta mañana, Gloria.

Tú ríete, pero ya he conseguido que me invite a su casa a una fiesta.

Que vive con otras dos de 25. El paraíso, vaya.

Fijo.

¿Te imaginas levantarte por la mañana

y encontrarte con las dos compañeras de piso?

En tanga, haciéndote el desayuno. Qué asco, ¿eh?

Si te la follas no quiero saberlo. Serías el primero en enterarte.

Oye, vente... He pillado un M...

Cremita vichisua...

No, no creo que el M le venga bien a mi semen.

Es que la semana que viene empiezo la in-vitro.

¿La in-vitro? Sí.

Bueno, ¿qué pasa? Tenemos la munición de fogueo?

Pues... más o menos. ¿Cómo que más o menos?

Pocos, vagos y anormales. Ese es mi semen.

Pocos, vagos y anormales. Qué crack.

Chicos... Llegas tarde.

No sabéis lo que me ha pasado. Fran se va a hacer la in-vitro.

¿Qué es eso, un perro? Un perro.

Me lleva siguiendo desde la parada del autobús.

Ha sido verte y ha salido directo a por mí.

Como si me conociese...

De verdad que lo he intentado todo para despistarlo,

pero es que... me ha sido imposible.

Bueno, mira, tu primer flechazo.

Hombre, saca al perro de aquí, que tiene que tener pulgas y de todo.

Fran, ¿te vas a hacer la in-vitro?

Sí...

¿Es vuestra primera vez?

Sí. Sí.

Ya me parecía, qué monos. Yo soy de las veteranas. Mi sexta.

Al principio parece que lo de las hormonas y los pinchazos

es lo peor...

pero lo verdaderamente duro es la beta.

Mi marido ya no quiere venir más. Le comprendo, ¿eh?

Yo también me he puesto límites. Diez como máximo.

¿Diez intentos? ¿Qué es la beta?

No les asustes a los pobres. -Alina Alba.

Sí... Vamos.

Suerte.

En la naturaleza, la fecundación es un proceso muy sencillo.

Un espermatozoide, un óvulo... un embrión.

Nosotros vamos a llevar a los espermatozoides de Fran

hasta las mismísimas puertas del óvulo de Alina.

Pero en lugar de que tengan que subir en bici el Tourmalet,

nosotros los vamos a llevar en helicóptero hasta la meta.

En fin... todo facilidades para conseguir ese embrión

que luego implantaremos en Alina. ¿Entendido?

Claro, que si luego el niño no aprueba las matemáticas

o le toman el pelo en el cole, no se admiten reclamaciones.

¿Esto lo hace con todos sus pacientes

o es que nos ha tocado el día del humor?

Es muy importante desdramatizar un poco.

¿Jugáis al golf? No...

Pues esto es muy parecido al golf.

Es normal que al primer golpe no lo consigamos,

pero poco a poco nos iremos acercando.

Muy mal se nos tiene que dar para que no consigamos meter la bola

en el agujerito.

Así que, sobre todo tranquilidad.

Estos para Francisco, Fran.

Estas para Alina. Una cada ocho horas.

Y...

¿Podemos seguir manteniendo...? Claro, hombre.

A ver si hay suerte y por lo menos metéis un gol,

aunque sea en la prórroga.

¿Por qué no mandamos a la mierda a este imbécil?

Porque es el mejor. Lo dicen en todos los foros.

Además, ya he pagado la mitad. ¿Cómo que has pagado la mitad?

¿Por qué? ¿Y por qué no?

Había un descuento. No, no. A ver, a ver...

Si vamos a hacer esto tenemos que tener unas reglas muy claras.

La primera, no ocultar información. Muy bien.

La segunda, no escaquearse. Vale...

Y la tercera, no obsesionarse.

Recuerda lo que dijo del golf, ¿vale?

Ajá. Pero yo qué soy, ¿el hoyo?

Efectivamente.

El hoyo.

(RESOPLA)

(Música)

Ya...

Es poco, ¿no?

Es que no es fácil ahí, en el bote.

No está diseñado bien. Espérate.

Voy a preguntar si es posible con esto.

Vale.

(Mensaje)

¿Podrías intentarlo otra vez? Eh...

Si no puedes, lo intentamos con eso, pero no creo que...

Al 14. Mira a ver que procurador tenemos.

Okey... Ahora te veo.

Uy, ¿quién está aquí? Mi Martín. ¿Qué pasa?

Gracias. Que justo esta tarde tengo una reunión con mi jefa.

Si le sube la fiebre le das Apiretal. El termómetro está en mi habitación.

Que no vea muchos dibujos.

Nico, te tomas todo el zumo, ¿vale?

Ali, cuando puedas congelas esto. Besitos.

Chao. Adiós.

Bueno...

(GRUÑE)

¿Tienes el juego de Fran? ¿Me lo pones?

Pónmelo. Nico, espérate... Para.

Para... Nico, oye, ¿tú no tenías fiebre?

A ver... Vamos a ver.

(Música)

Hala...

Tía Alina, ¿tú tienes clítoris?

Oye, Nico. ¿Por qué coges el móvil sin mi permiso?

Eso no se hace.

¿Qué es el clítoris?

(RÍE)

Eh...

Vamos a ver...

El clítoris es una cosa muy divertida que tenemos las chicas.

¿Y dónde está?

Pues...

Está escondido en una cueva secreta.

Hola, soy Anita, y no soy una niña normal...

No, porque tengo superpoderes.

Cuando me enfado me convierto en... Friki Girl.

Puedo hacerme invisible o volver atrás en el tiempo

para dar su merecido a los abusones del cole.

Friki Girl. Pronto estaré en vuestros móviles y tabletas.

Friky Girl, Contra las niñas pijas.

Bueno, ¿qué? Está de puta madre.

Yo creo que le falta mucho curro. Guille, ¿tú qué dices?

¿Qué?

Macho, ¿lo tienes que llevar a todos los lados?

¿Qué quieres que haga?

Si lo dejo fuera, se pone a aullar como un loco.

Bueno, la presentación es mañana así que está de puta madre.

Y hablo yo.

Con ese entusiasmo, ni aunque le lleváramos "Los Simpson".

¿Comemos?

Y tú mañana intenta no rascarte, por dios.

Guille, ¿vienes?

Tío, desde el cariño. Por ahí mal, por ahí mal.

Joder, con el señor de las bestias. Tú ni caso.

Mira, voy a hacer una foto y la subimos al Instagram.

¿Dónde estabas?

Tengo la extracción de óvulos y llego tarde.

Ya lo siento, Ali. Me ha entretenido mi jefa.

¿Quieres que te acompañemos? No, tranquila.

Va a venir Fran. Bueno...

Oye, ¿y a ti qué te pasa?

Me han ofrecido llevar un caso en el Supremo.

¿Es para estar así? He dicho que no.

Pero ¿por qué? Porque eso supone 16 horas al día.

Perdona, Ali, que no te quiero agobiar.

Venga, vete ya. Vale... Bueno.

Oye, ¿me va a ir bien, verdad? Buf...

Te van a sacar unos óvulos como melones, ya verás.

Fran, estoy en la clínica.

¿Te acuerdas que hoy a las 6

teníamos las extracción de óvulos, verdad?

Te he dejado un pósit en la nevera y te he mandado un WhatsApp.

Alina Alba. Sí...

Necesito cinco minutos. Mi marido no encuentra aparcamiento.

Miriam Romero.

Hay un parking en esta misma calle. Qué bien. Se lo digo ahora mismo.

Pero vamos a ver, Fran. ¿Se puede saber dónde coño estás?

Ya me han llamado, pero no quiero entrar sola.

Fran, haz el favor. Haz el favor.

Otra vez has dejado el teléfono móvil en el baño.

Hasta luego. Gracias, Kathy.

¿Qué pasa?

¿Vosotros no miráis el Twitter mientras cagáis o qué?

Pues no. Yo mientras cago solo cago. Estoy concentrado en eso.

El otro día cagué un número dos, perfecto.

Yo con un gorila así encogido. Mierda, me tengo que ir.

Pero ¿qué pasa? Que tenemos que dejarlo todo preparado para mañana.

Vuelvo luego. ¿Tienes extracción?

Sí. No te preocupes.

Ni te vas a enterar.

¿Tú también has pasado por esto? También.

Ahora me están llevando el embarazo. ¿Te quedaste a la primera?

Sí, he tenido suerte.

Y es raro, ¿eh? Porque yo no suelo tener suerte.

Vaya...

Entiéndeme...

Quiero decir que no soy de esa clase de personas

que consiguen las cosas a la primera.

Yo tengo que estar ahí, pin, pin, pin... ¿Me entiendes?

Sí...

Tú vas a tener suerte, ya verás. Lo intuyo.

Yo soy muy intuitiva, ¿eh?

Oye, mañana me han invitado para que vaya a una reunión

de mi grupo de betaespera.

Suena un poquito a secta,

pero es muy útil para darnos ánimos unas a otras.

Vente si te apetece.

Pues no lo sé.

Depende cómo se me quede el cuerpo después de lo de hoy.

Anímate.

Por cierto, soy Verónica.

Extrapecista y futura madre soltera.

Yo Alina, encantada. Encantada.

-Alina Alba... Sí.

Si no pasas ahora tendrás que esperar al ciclo del mes que viene.

Tú misma.

-Esto es como coger higos maduros de una higuera.

Hay que apretar lo justo, ni más ni menos,

para que no se estropeen.

¿Has cogido alguna vez higos, Alina?

No. Yo tengo un huerto.

Paso allí los fines de semana. Podando, abonando, cavando.

Qué vida tan completa.

El huerto, el golf, los embriones...

Perdón, ¿puedo?

Bueno...

Esto ya está. Diez hermosos óvulos.

En los próximos tres días os llamaremos para la implantación.

Puede ser en cualquier momento, así que tenéis que estar disponibles.

Atentos al móvil, ¿entendido?

Ali, que te juro que me dejé el teléfono en el baño.

Pregúntale a Tito y a Guillermo.

Ali...

Alina, por favor.

Alina...

Joder, no te pongas así tampoco.

Porque he llegado solo media hora tarde.

He estado en una reunión. Se me ha ido la cabeza, joder.

Estoy muy cabreada contigo, Fran.

Pero esto son las hormonas.

¿Cómo se te puede olvidar una cosa así?

¿Tú sabes cómo me he sentido? ¿Lo sabes?

Como una mierda, Fran. Como una mierda así de grande.

Ya está. No, no está.

Ahora mismo tendríamos que estar celebrando

que me han sacado diez óvulos.

No va a volver a pasar, ¿vale? Nunca más, te lo prometo.

A partir de ahora voy a estar contigo en esto.

¿De verdad?

Ay...

Mañana tengo una reunión con un grupo de betaespera.

Ya sé que suena a secta,

pero en realidad es un grupo de parejas que está pasando

por lo mismo que nosotros, y yo creo que nos vendría muy bien ir.

Vale, vale, vale. ¿Mañana a qué hora?

A las cinco. No puedo.

Es la presentación de la serie.

Llevamos años esperando este momento. No puedo faltar.

Siempre va a haber algo por delante, ¿verdad, Fran?

Me voy a dar una vuelta... sola.

Hola.

¿Es para regalo? Es para mí.

¡Qué guay!

(Música triste)

Alina, no merece la pena que nos enfademos.

Estamos hechos el uno para el otro.

Si crees que esto lo va a solucionar Heisenberg vas listo.

Ya, pero es que...

he comprado nubes.

Lo he arreglado para ir contigo a lo de la secta.

¿Has cambiado la presentación? Van Tito y Guillermo.

No... Tienes que ir. Quiero ir contigo.

No, ve a la presentación.

Que voy a ir contigo a lo de la secta y punto.

¿Quieres una nube?

Pues cógela.

(Música)

Oye, le tendríamos que hacer su propio canal de YouTube al baby.

Claro.

Igual nos sacamos un sobresueldo.

Y un Pinterest con todas sus fotos.

Ahora, Twitter ni tocarlo hasta que por lo menos cumpla los cinco años.

Mira...

Este...

nos lo vamos a fumar tú y yo cuando acabes la cuarentena.

Antes ni tocarlo.

Es maría pata negra.

De la del primo de Tito. María del monte.

Gracias.

El día diez me hicieron la transferencia.

Dos embriones de clase A,

uno de siete células y otro de ocho.

Y...

la betaespera está siendo muy dura.

Yo intento estar tranquila y positiva,

pero es que no...

no tengo dolor de pechos ni nada. -Y ayer sangró.

-¿Lo habéis consultado con el doctor?

Bueno, pues entonces tranquilidad.

La espera siempre crea angustia.

Pero muchas veces todo sale bien.

Por eso hoy he querido que viniera con nosotros Verónica.

Ya veis que ella va a ser una mamá.

Tenéis que confiar y ser positivas. Venga, un aplauso para Verónica.

Bueno, y hoy también tenemos con nosotros

a Alina y a Fran por primera vez.

Alina, ¿qué tal? Muy bien.

Bueno, hola. Soy Alina.

Estoy a punto de que me implanten mis primeros embriones.

Y la verdad es que...

De momento estamos muy tranquilos. Estupendo, Alina.

Fran. Hola, me llamo Fran.

Y la verdad es que, por ahora, ni me estoy enterando.

Yo creo que esto hay que tomárselo un poco con deportividad.

Que si funciona, genial y si no, tampoco pasa nada.

Que no hay que convertirlo en una tragedia.

Quiero decir, que igual es que no podemos tener hijos.

Pues tampoco... es el fin de la humanidad.

Yo conozco a mucha gente que no ha tenido hijos

y que ha sido muy feliz.

Mi tía abuela, mi tía Trini no tuvo hijos

y disfrutó muchísimo de la vida.

Una mujer moderna

que viajó por todo el mundo.

Conservo yo todavía una cerbatana que me...

(Móvil)

Que me trajo de Brasil cuando era pequeño. Es...

Perdón, ¿eh? Perdón, lo siento.

Tito.

No, que ahora mismo no puedo hablar, que estoy aquí en un... coloquio.

¿Sí? De puta madre.

Venga, te llamo luego. Hasta ahora.

Perdón...

Y bueno, un poco eso, ¿no?

Me tuve que salir de la comunidad del anillo.

Joder, pero qué guay... Friki Girl. Por Friki Girl.

Por Friki Girl.

Y por el semen de Fran.

(CANTAN) "Pocos, vagos y anormales.

Pocos, vagos y anormales".

Chicos, chicos... Me parto la polla con vosotros.

Bueno, y por si fuera poco, hoy es el cumple de nuestra becaria maciza.

¿En serio?

Ha montado una fiesta en su casa y va a estar llena de tías de 25.

¿Pero estamos invitados? Pues claro que estamos invitados.

O sea, los tres. Los tres.

Vamos a ser los abuelos. Pero ¿qué dices?

Si es justo nuestro target.

Licenciadas en paro con ganas de trabajar

en una empresa como la nuestra.

La última y vamos.

Hola, ¿está Gloria? Hombre...

Ya pensé que nos íbamos a quedar sin tíos buenos en la fiesta.

-Hola...

Nuestro target...

(Música)

Yo creo que estamos un poquito mayores para esto, ¿no?

La semana que viene vuelvo al gimnasio a saco.

Hombre, pero si habéis venido. ¿Qué tal?

Muy bien. Cuánto me alegro.

Bienvenidos. Muchas gracias.

La fiesta está en el jardín.

(Música)

El tema es que se me pone una tía delante

y es que me empiezo a rascar. No es algo que pueda evitar.

¿Eres Guillermo, verdad?

Sí.

Creo que fui alumna tuya en un curso de programación en HTML.

No sé... Había mucha gente. Era un curso online.

Te he reconocido por la foto de perfil,

aunque estás mejor al natural. Gracias.

Me encantó el curso.

De hecho, el curro que tengo ahora lo conseguí gracias a él.

Ah, pues qué práctico, ¿no?

Ahora han sacado un software nuevo que no necesita ni HTML ni nada.

Es una pasada.

Si saco tiempo, a lo mejor hago un taller

y si quieres te aviso o lo cuelgo en Facebook y eso, ¿vale?

Genial.

Bueno, nos vemos. Claro.

Pero tronco, que te ha entrado una tía.

¿Tú crees?

Y qué es esto de "Nos vemos".

Fran, código HTML. ¿En serio?

Hostia, qué fricaza. Es perfecta para ti.

No sabes ni su nombre.

¡Eh, cuidado, cuidado, cuidado!

¡Ahí va! ¿Qué pasa?

Que te he quemado el pelo un poquito.

Pero ¿qué dices? ¿Me has quemado mucho o qué?

Pero ¿tú qué llevas? ¿Llevas laca?

¿Y tú con qué te enciendes los cigarros, con un lanzallamas?

¿Me has quemado mucho?

A ver, son cuatro mechones un poco chamuscados,

pero ahora lo corto y ya está.

Llamo a Gloria, que nos traiga unas tijeras,

y lo hacemos ahora mismo.

¿Quemar y cortar la misma noche? No, gracias.

¿Por qué no? Si es solo igualártelo un poquito.

Pero bueno, ¿tú quién te crees que eres?

¿Eduardo Manostijeras o qué?

No, que corra el aire,

que ya has hecho suficiente por mí esta noche, gracias.

¿Qué pasa? ¿Cómo vais?

Veo que os habéis hecho amigos de Teresa, mi vecina favorita.

Ellos son mis jefes.

-¿El pirómano es tu jefe? Bueno, ha sido sin querer...

¿Qué ha pasado? -Me ha quemado el pelo.

Es que no soporta las coletas altas...

Pues menos mal que no ha sido en la cara, que si no...

Perdóname... Vamos a bailar.

(Mensaje)

(CANTAN)

Me recuerda a las New York Dolls.

¿Te acuerdas de...? ¿Lo conoces?

El año que viene me voy a ir a Nueva York.

¿Has estado?

Pues he estado un par de veces, pero de turismo, nada más.

Yo me voy a ir una temporada larga a hacer un curso de cine.

Qué guay. ¿Por que no pruebas a irte para allá?

No sé, siendo creativo tendrías muchas más oportunidades.

Pues lo pensé en su día y no lo hice.

Ahora es todo más complicado. Tampoco eres tan viejo.

De verdad, ¿eh? Gracias, ¿eh?

Es que no...

me quiero convertir en alguien que se arrepienta de lo que no ha hecho.

¿Y Tito y Guillermo? Se han ido hace un rato.

Pues...

Yo me voy a tener que ir también.

No me apetece nada, pero...

En fin.

Me voy.

Buenos días.

Menudo fiestón. ¿Qué guay, no?

¿Vas a salir? Sí.

Me acaban de llamar de la clínica. En una hora hay que estar allí.

Te he estado llamando, pero lo tienes apagado.

Y bueno, también he estado llamando a Tito,

a Guillermo, pero ninguno de los dos me ha cogido.

Los tienes muy bien enseñados. No sé.

Yo los he dejado ahí, en...

En un after, superdesfasados. No habrán oído el teléfono.

Me ducho y nos vamos. O no...

Puedes quedarte aquí tranquilamente durmiendo la mona,

mientras a mí me meten en el útero el embrión de nuestro futuro hijo.

¿En serio?

Pues no sabes lo que te lo agradezco, porque estoy...

Como ya nunca salgo. ¡Fran!

¿Queda ibuprofeno?

Esto es como los concursos de triples del All-Star.

¿Te gusta el baloncesto, Fran?

¿Qué?

Perdón.

Ay, mira, ya está listo.

(Timbre)

Su pedido. Tique.

Hasta luego.

¿Me traes la soja de la cocina, por favor?

Y la mantita, que tengo frío.

Y otra cosa. ¿Qué?

Perdona, tengo que estar en reposo absoluto.

Eso era en el hospital.

No creo que les pase nada a los embriones

si vas un momento a la cocina, pero ¿qué quieres?

Nada, no quiero nada, ya me levanto yo.

No, venga, ¿qué quieres, qué quieres?

Fruta. ¿Fruta antes de comer?

Es que es mejor tomarla antes de comer.

No queda.

¿Bajo al chino?

¿Adónde tengo que bajar?

Al Supercor, que todavía estará abierto.

Pero antes de salir pásame la progesterona,

que ya me toca.

Esto no, esto no es la progesterona.

La progesterona son los óvulos.

¿Dónde tienes la cabeza cuando el médico nos cuenta las cosas?

Te estás volviendo loca, ¿lo sabes, no?

Se me pasará. Pues a ver si se te pasa pronto.

¿Manzana está bien? Pink Lady, golden, reineta...

No quiero fallar.

Buenos días.

¿Qué tal, Fran?

¿Sabías que hay un montón de apps para perros?

Le encanta.

Está todo flipado el tío.

¿Y esto?

Es la camita del perro.

Pero tronco, que este es mi sitio.

Además, está todo lleno de cables.

Ya, yo creo que le gusta por eso, por el calorcito del ordenata.

Que ya está bien. El perro no se puede quedar aquí.

Si te lo vas a quedar, te lo llevas a tu casa,

y si no a la perrera.

Pero es que mi casa es muy pequeña, además, estoy todo el día aquí.

Me cago en mi puta madre. Fran, pero ¿qué haces?

Que le vas a hacer daño. Tu casa o la perrera, elije.

Tu casa o la perrera.

(Música)

Tronco, te has pasado con Guille esta mañana.

No ha abierto la boca en todo el día.

Ya... Bueno, me voy.

Una cervecita. No puedo. Tengo plan casero.

¿La conozco?

Perfectamente.

Gallina vieja hace buen caldo. Hay que probar de todo, chaval.

(Música)

Hasta luego.

No sabía que ibas a ser padre, felicidades.

Todavía no es seguro.

Me alegro de todas formas, hasta luego.

(Música)

He encontrado esta página de Internet que está genial.

¿Has encargado el desayuno por Internet?

Sí, mira, trae fruta fresca.

Está recién cortada, lo pone en la web.

¿Qué pasa? ¿Está mala?

(Música)

Fran, ¿tanto te cuesta coger un cuchillo y partirme una pera?

¿Es eso lo que quieres? Que te parta una pera.

No, no te preocupes, que ya me la apaño yo.

No, no, no, te la parto yo.

¿Quieres también café? No, prefiero té.

Pues el té, si no te importa, lo haces tú,

que yo no sé cómo va.

Tienes mil tipos de té y unos van con hierbabuena,

otros van con anís y otros con su puta madre.

Y también está la bolita esa que yo no sé hasta dónde hay que llenarla

ni cuánto tiempo tiene que hervir ni cuánto reposar.

Así que mejor te la haces tú, ¿vale?

¿Y esto cuándo se lo enseñamos a Fran?

Es que a Fran no se le enseña nada hasta que yo lo diga, ¿entendido?

¿Qué es eso?

A ver, Fran, es solo una propuesta que no han hecho.

¿Una propuesta de qué?

Quieren que sea un poco más guapa.

¿Pero cómo coño va a ser guapa si se llama Friki Girl?

Que nuestro target habría que ampliarlo un poco.

¿Es guapo Bart Simpson? ¿Es guapo Bob Esponja? ¿Es guapo Shin Chan?

Que no se han enterado de nada, que no se han enterado de nada.

A ver, Fran, no te pongas en plan talibán.

Tienen que opinar algo, es su trabajo.

Es el juego al que llevamos años queriendo jugar.

¿Eso es lo que les dijisteis en la reunión?

¿Que es el juego al que llevamos años queriendo jugar?

Yo estoy con Tito, es normal que quieran opinar.

Tenía que haber estado yo en esa reunión.

Pues te voy a decir una cosa, si llegas a estar tú,

que nunca habríamos llegado hasta aquí.

¿Qué?

¿De verdad pensáis eso? Además, ¿a dónde hemos llegado?

¿A dónde coño hemos llegado?

¿A que nos lo quieran cambiar todo y no se hayan enterado de nada?

Tenemos una serie cojonuda que nos van a destrozar

y a vosotros os da lo mismo.

¿Pero tú de qué vas? ¿De artista maldito?

Tranquilo, tranquilo.

Vete que te dé un poquito el aire, chaval.

Por encima de mi cadáver, ¿eh? Por encima de mi cadáver.

Joder, te has tomado en serio lo del reposo, ¿eh?

¿Qué tal?

De puta madre.

Han llamado los de Cartoon y dicen que les gusta mucho la serie,

pero que Friki Girl tiene que ser guapa

y que ya no se llamará Friki Girl, sino que se llamará Barbie Girl

y jugará a las princesas con sus amigas.

Lo siento.

Y lo peor es que Tito y Guillermo están como si nada,

les da lo mismo. Yo...

A lo mejor es porque tampoco es para tanto.

¿Cómo que no es para tanto?

¿Cómo que no es para tanto?

Friki Girl es así porque no puede ser de otra manera.

Porque si es de otra manera,

no solo se cargan el personaje, sino que se cargan la serie, joder.

Es que es imposible que sea guapa, imposible.

Si hubiera ido yo a esa reunión,

se la podía haber explicado a los de la tele,

pero no, había que ir a la mierda esa de las locas de la beta.

La reunión más importante de mi vida laboral

y no pude ir, joder.

Te dije que no hacía ninguna falta que vinieras.

Buenos, sí, no hace falta que vengas significa

si no vienes, me vas a oír el resto de mi vida,

que nos conocemos, Alina.

Oye, Fran... ¿Oye qué? ¿Qué pasa ahora?

¿Ya estamos con la lagrimita de las hormonas o qué?

Me estas hartando. ¿Te estoy hartando de qué?

¿De qué te estás hartando? ¿Eh?

Si vives como una reina.

Ahora quiero tener hijos, si no puedo, da igual, no pasa nada,

fecundación in vitro o embriones congelados, lo que haga falta.

Porque lo más importante del mundo es tener hijos.

Y eso que todavía no estás embarazada,

yo no me quiero ni imaginar cuando lo estés.

No me quiero ni imaginar. ¿A qué viene todo esto?

Pues viene a que estoy hasta las pelotas

de que haya que hacer siempre lo que a ti te dé la gana.

Y que nuestra vida gire en torno a la mierda esta de la in vitro,

cuando te he dicho por activa y por pasiva

que yo no necesito tener hijos.

¿Qué? ¿Qué me has dicho? ¿Tú a mí qué me has dicho?

Porque yo nunca lo he oído.

Porque tú oyes solo lo que te da la gana.

¡A lo mejor es porque tú no te expresas lo suficientemente claro!

¿Quieres que te sea claro? Por favor.

No quiero tener hijos, ¿lo pilla? ¿Te queda claro?

¿Qué te pasa? Que no quiero tener hijos.

¿Y me lo dices ahora? Sí, te lo digo ahora.

Gracias.

Incluso un poquito tarde, ¿no? ¿Qué pasa si ya estoy embarazada?

Prefieres que no lo esté.

Esto es como una hipoteca, ¿no?

Nos tenemos que quedar hasta que terminemos de pagarla.

Uy, no, qué va.

Esto es mucho más importante que una hipoteca.

Además, no tienes por qué pagarla si no quieres.

Esa es la ventaja, Fran. Pues de puta madre.

¿Dónde vas, Alina?

Alina.

(Música)

(Canción en inglés)

Alina. Hola.

¿Me puedo quedar? He discutido con Fran.

Claro.

(Música)

(Mensaje)

(Música)

Los de Cartoon ya me han llamado dos veces esta mañana.

(Música)

Fran.

Fran.

A ver, que no pasa nada, que tampoco hagamos un drama.

Lo de Cartoon era una oportunidad,

pero a lo mejor tampoco era para tanto.

Podemos tirar con los anuncios de Kellogg's y antigripales.

Si empezamos a ceder, acabaríamos destrozando la serie.

Si no lo vemos, no lo vemos.

(Música)

Ahora mismo voy a llamar y le voy a decir

que "Friki Girl" es así y punto.

Siempre podemos hacer un crowdfunding y colgarlo en Youtube.

¿Un crowdfunding?

Anda, déjame leer qué proponen.

Mamá, ¿tú tienes clítoris?

-Nicolás, ¿tú a quién le has oído decir eso?

-La tía Alina me dijo que las chicas tienen clítoris.

-¿Y qué más te dijo la tía Alina?

-Pues que es muy divertido. -Qué guay.

-¿Y Martín tiene? -No, Martín no tiene clítoris.

-Mamá, quiero clítoris.

(RÍE)

(TOCA LA PUERTA) ¿Puedo pasar? Estás en tu casa.

Oye, ¿tú qué le has dicho al niño? ¿Qué le he dicho de qué?

Del clítoris.

Me preguntó, ¿qué querías que le dijera?

Ah, pues nada, muy bien, ahora se va a dedicar

a buscar la cueva secreta de todas las niñas de su clase,

que lo conozco. Que cachondo.

Sí, muy cachondo.

Mira, Ali, cuando tú tengas niños les hablas

del clítoris, del coño, de la polla, de lo...

-Vamos a ver, Alina, los embriones no han prosperado.

Simplemente hay que volver a empezar, ¿de acuerdo?

Todavía te quedan congelados.

Recuerda que a cada golpe estamos más cerca.

No voy a seguir con el tratamiento. ¿Estás segura?

Piénsalo bien, con tu diagnóstico, cuanto más lo dejes, más se complica.

Esto es como el partido de tenis.

Una vez que llegas al tie-break, no puedes abandonar.

Una sola metáfora deportiva más y te juro que te tragas el chisme ese.

(Música)

Mírame a mí. Estoy bien solo, no necesito hijos.

¿Para qué iba a querer yo tener un hijo?

¿Cómo para qué? Sí, ¿para qué?

¿Para qué iba a querer tener yo un hijo?

Pero, a ver, ¿tú crees que tu padre se preguntó eso?

Hombre, pues no.

¿Cómo para qué?

Qué idea más mercantilista del tema, vamos,

para quererlo, para cuidarlo, para...

A ver quién te va a cuidar a ti cuando seas viejo, no sé.

Entonces, ¿quieres o no quieres?

No.

Pues eso. Pues eso.

(Música)

Quería saber cómo estabas. Pues mal.

Pero tú no querías ese hijo, así que para ti mucho mejor, ¿no?

Yo nunca dije que no quisiera ese hijo, Alina.

¿Pero tú piensas las cosas antes de hablar

o vas por la vida soltando lo primero que se te ocurre, Fran?

Yo pensaba que había algo muy fuerte entre tú y yo, pero ya...

Ya me he perdido, no sé qué pensar.

Yo aún lo creo. ¿Crees? ¿Qué crees?

En lo nuestro.

¿Sabes, Fran? Cuando tenía dos años, tuve tosferina.

Algo parecido al asma, pero más grave.

Mi padre me contó que me ahogaba por las noches

y que probaron con todo, pero yo no mejoraba.

Hasta que un pediatra le contó que si me subía andando cada día

una colina de 700 metros durante un mes me curaría seguro,

por el cambio de presión, los bronquios y todo ese rollo.

Y cada día, durante un mes,

ni padre subía la colina conmigo en brazos.

Estábamos allí un rato, respirando aire puro y luego me volvía a bajar.

Cada día,

hasta que dejé de ahogarme y de toser.

Y aquí estoy.

Bravo por tu padre.

(Música)

Tú lo que querrías es volver y que todo fuera como antes, Fran,

pero ya no es antes, es ahora.

(Música)

Y ya no amanecerá como era antes.

(Música)

Lo siento.

(Música)

Te llamaré para recoger mis cosas.

(Música)

(Canción en inglés)

La verdad es que no sé dónde ponerte, hija.

¿Pero tú exactamente qué haces? Community manager.

Diseño web.

Internet.

Te voy a poner en otro.

Oiga, he oído que si ahora se quiere montar algo,

se puede capitalizar el paro. ¿Usted sabe algo de esto?

Espera un momento.

Paco, ¿de lo de capitalizar el paro le puedes informar tú?

(Música)

Hola. Hola.

Felicidades.

Gracias, ¿pero cómo sabías que era hoy?

Una que tiene sus contactos.

(Música)

Bueno, chicos, hasta mañana.

Adiós.

¿Tú sabías que hoy era su cumpleaños?

No sé ni cuándo es el mío.

Bueno, me voy. Una cervecita, ¿no?

Es que tengo cita con la peluquería para el perro.

Tío, ¿tu vida tenía sentido antes de encontrar a ese chucho?

Sí, pues no sabes lo que se liga paseando al perro por el parque.

Increíble.

Oye yo tengo entradas para The Brownies. ¿Te apetece?

(Música)

Espera un momento.

(Música)

¿A qué vamos a jugar? ¿A los médicos?

¿Rosa o azul?

Eh... azul mismo.

(Música)

Date la vuelta. ¿La vuelta?

Te va a encantar. A ver.

¿Estás depilado? Eh... no.

No pasa nada.

(Música)

Vamos a ver.

Cuidado, cuidado. Entero no, para, para.

(GIMEN)

(Música)

Tito me ha pedido dos copias del teaser.

¿Me lo pones aquí? Vale, ahora te las grabo.

¿Qué? ¿Qué tal con esta? Bien.

A lo mejor es mucha tralla para ti.

¿Por? Pues...

Por lo que se escucha desde el piso de Teresa.

¿Qué es lo que se escucha?

(Música)

Toma, la vuelta. Me he equivocado de agujero, da igual.

He sido malo, he sido malo.

(GIME)

(Música)

Hola.

¿Puedes? Sí, sí.

También te he traído el sacaleches.

Jolín, justo se me ha olvidado que tengo curro hasta las mil.

Ya que lo has traído, le doy un poco.

¿Nos sentamos aquí mismo?

Hostia, no.

-Alma, ¿se puede saber qué haces?

-Le estoy dando el pecho a mi hijo, no es ninguna vergüenza.

-¿Y crees que esta es la imagen que queremos para nuestra empresa?

-Bueno, es mi media hora de descanso, puedo hacer lo que me dé la gana

y donde me dé la gana.

-Y tiene que ser aquí, tirada en la calle,

como una rumana y con una teta fuera.

Aquí se viene a trabajar y como mucho, te ordeñas en el baño.

(Música)

¿Sabes por qué le estoy dando de mamar?

-¡Por el amor de Dios! -Porque tengo las tetas a reventar.

-Guárdate eso. -Mira.

(GRITA)

Qué asco, ¿qué haces? Loca, por favor, ¡qué asco!

No vas a volver a la oficina ni para poner cafés,

loca, más que loca.

(Música)

Pues ya está, se acabaron mis problemas laborales.

(RÍE)

Hola.

Qué bonitas, me encantan, gracias.

Es feucho, pero me han dicho que luego se arregla.

¿No te parece que se da un aire a Woody Allen?

¿Sospechas que pueda ser el donante?

No sé, yo lo pedí con estudios, pero...

Yo lo veo igualito que tú.

¿Quieres cogerlo? ¿Puedo?

Ten cuidado, que me ha costado 8000 euros.

(Música)

Yo quería tener un hijo, pero con Fran.

¿Y sin Fran no?

Si te animas, nos podríamos echar una mano.

Seríamos dos madres autónomas con hijos de padres desconocidos.

No digas que no mola.

(Música)

Si vas a hacerlo, hazlo ahora que todavía estás a tiempo.

A lo mejor, dentro de diez años te preguntas: "¿Por qué no lo hice?"

Y para entonces quizás ya ni te acuerdes de Fran.

Ahora mismo me fumaba un cigarro.

(Música)

(Señal de llamada)

Hola, soy Fran, deja tu mensaje.

(Música)

Hola, Fran. Fran he decidido volver a hacerme la in vitro.

Voy a hacerlo con un donante anónimo,

necesitaba contártelo antes de empezar.

(GIMEN)

Tranquilo, no voy a utilizar nuestros embriones.

También quería pedirte que vendamos el coche.

Necesito el dinero.

Puedes contarlo si quieres. No, no hace falta.

Cómo son las cosas, ¿eh?

Si te hubieras quedado embarazada, ahora estaríamos juntos.

Y con un hijo.

Pero la cosa ha estado...

Tener que decidirlo, ¿no? En quererlo.

Me equivoqué, Fran. Te arrastré a hacer cosas que no querías hacer.

Pero, mira, yo ahora voy a convertirme en mamá

y tú en un soltero de oro.

Y todos tan contentos.

Que vaya muy bien.

(Canción en italiano)

¡Tenemos segunda temporada! ¡Bien! ¡Bien!

Chicos, tenemos segunda temporada.

(Aplausos)

Y ahora que estamos de celebración, quiero deciros

que le voy a dar un primito a Wondergate.

¿Eh? Que voy a ser papá.

Enhorabuena.

Pero, ¿tú no eras el de hijos para qué?

Ya, colega, pero si Teresa se ha quedado preñada con 45 tacos,

es que este niño tiene que nacer. ¿45 años?

Sí, tío. ¿A que no los aparenta? Mira.

Su primera instantánea, mira.

La verdad es que tiene toda tu cabeza.

A este voy a criarlo yo.

Ya se lo he dicho a Teresa, voy a ser el primer hombre de mi familia

en ocuparse personalmente de su hijo.

Que no tengo ni idea, pero aprenderé.

Estoy pensando en montar aquí una guardería.

¿En serio? Sí, en serio.

Algo en plan sueco, contratar a alguien

para que esté con los críos mientras nosotros curramos.

Un momento, o sea, perros no y niños sí. ¿Por qué?

Hola, ellos son Nadia y Adrián.

Hoy no tienen cole y su madre se ha ido a Polonia.

¿Podrían quedarse aquí mientras yo limpio?

¿Veis? No paro de recibir señales.

No te preocupes, Kathy, si estamos pensando en montar una guardería.

¿Sabéis jugar a la play? (AMBOS) Sí.

¿Sí?

Gracias.

(Llanto bebé)

Hola, ¿todo bien?

Se acaba de calmar, es que tenía gases y...

Lleva dos horas sin parar.

Tengo deseos de estrangularlo.

Bueno, tú no te agobies, yo no sé muy bien cómo,

pero al final se sale adelante, ¿de acuerdo?

¿Huelo a mierda?

¿Por qué no te vas a dar una ducha? Me quedo yo con él.

Ven aquí, chiquitín. Gracias.

Ay, cómo pesa.

Por cierto, creo que tienes más pedidos.

¿Ah sí? Sí.

Qué bien. De puta madre.

¿A ti qué te dan de comer? Madre mía.

(Música)

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

Adiós, ¿eh?

(Música)

A ver, chicos, la línea ya está marcada

y además que yo voy a venir una vez al mes

para ir revisando lo de los capítulos.

Es que no es solo por lo de Wonder, es por todo.

Llevamos tres años partiéndonos la cara

y cuando empiezan las cosas a funcionar, te piras.

Tener un socio en Londres siempre da caché.

Además, que aquí entre unas cosas y otras

vais a estar bastante entretenidos, ¿eh?

Te vamos a echar de menos, cabronazo.

Lo sé, hijos de puta, lo sé.

Oye, ¿se le está poniendo dura a alguien?

(RÍE)

(Música triste)

(Música rápida)

Fran.

Hola. Hola.

¿Qué tal? Muy bien por ahora.

¿De cuánto estás? 24 semanas.

¿Y son? ¿Cuántas son? 40.

40, eso es.

Estás guapa. Gracias.

Tú también estás... muy bien.

Diferente, te quedan muy bien las gafas.

Sí, no estoy mal.

Oye, ¿y tu hermana?

Muy bien, cambio de vida radical.

Se han ido a hacer quesos al caserío.

Qué valientes. Sí, mucho.

Bueno, hay que tirarse a la piscina. Es el signo de los tiempos.

Pues he venido a traerte esto.

Estuve desmontando la casa y, bueno, aparecieron cosas tuyas.

¿Te mudas? Sí, a Londres.

A Londres.

Mañana.

También quería disculparme contigo.

Porque yo...

Alina, yo nunca he pretendido hacerte daño,

pero sé que te lo hice

y que te culpé de muchas cosas que no...

Tú no me obligaste a nada.

Es que yo me agobié y...

Y lo estropeé.

(Música)

No quería irme sin que lo supieras.

Me alegro muchísimo de que al final haya salido todo bien para ti.

Oye, perdona, ¿de qué talla son estas botas?

(Música)

37.

¿Y los vestidos? Es que parecen un poco pequeños.

Perdona, perdóname un momento.

¡Fran!

(Música)

Gracias.

(Música)

Pues este lo mismo me lo quedo yo. ¿Es de tu hermana?

¿A que adivino en quién estás pensando?

Te parecerá raro, pero esto de que se vaya a Londres

me ha descolocado mucho.

Te da pena. Sí, no sé.

Es como que ahora sí que le pierdo para siempre

y ni siquiera me he despedido.

Pues llámale,

las cosas hay que cerrarlas o te persiguen toda la vida.

¿Y qué le digo?

O mejor, vas a verle y le llevas esto.

Le dices que te ha recordado a él, que le va a dar suerte. Toma.

¿Cómo le voy a llevar esto, Verónica?

No seas tonta. A lo peor te llevas un polvo de despedida.

¿Con esta barriga?

A los tíos les ponen cachondos las embarazadas.

Un trío en toda regla.

Tienes casi 40 tacos y él se va mañana.

A estas alturas de la película,

o te arriesgas a cagarla o la cagas fijo.

Venga.

Llévate mi coche, lárgate.

Pero que te largues.

Cada día trato de acertar

por dónde saldrás.

Eso es tanto como adivinar qué nos va a pasar.

Has estado, hace tiempo,

algo raro por momentos.

Me pregunto algo inquieta qué nos va...

(TARAREA)

Yo me guardo la esperanza

y las cosas que en la plaza

nos dijimos hoy.

Sin embargo, mientras tanto,

yo me guardo la esperanza

y las cosas que en la plaza

nos dijimos hoy.

Ahora que te vas pediré perdón y dirás que no

y estará muy bien, ya sabes por qué.

Yo me esconderé, ahora que te vas

ya no saldré más, dime para qué,

si no te voy a ver.

Cuando pase el tiempo conocerás a alguien más

y me olvidarás, y es que es lo normal.

Aunque nos dé rabia siempre ocurre igual

y nos esforzarnos en disimular.

(Timbre)

Hola, ¿quién eres? ¿Quién eres tú?

Yo he preguntado primero. Soy Alina, ¿está Fran?

Hola, ¿qué quieres? Que qué quiero.

Eso digo yo. Vale, pues adiós.

No, no, espera, espera. Es que quiero darle esto a Fran si está.

¿Con quién estáis hablando, chicos? Con una chica, ¿es tu novia?

Alina. Hola.

Pasa, pasa. Gracias.

Chicos, ¿por qué no vais a la cocina a elegir la pizza?

He venido a traerte esto.

A ver.

Es muy fea, pero te va a dar suerte.

Es... horrorosa.

Muchas gracias.

(Pitido)

Fran, está pitando el horno.

Pues no lo toquéis, que ahora voy yo.

Son los nietos de Kathy, que no tenía con quién dejarlos y...

Pero ya ves cómo está la casa.

Mejor os dejo. No, quédate un rato,

y así me echas una mano con ellos.

Bueno. ¿Sí?

¿Se mueve? Sí, ahora mismo ha dado una patada.

Mira. A ver.

-Fran, mira qué patadón.

¿Quieres tocar?

¿Cuándo va a nacer? En dos meses, ¿no?

Sí, en agosto.

¿Y cómo se va a llamar? Rafaela.

No me jodas. ¿Rafaela? ¿No lo sabías?

Bueno, mi madre y mi abuela se llamaban Rafaela.

¿Están muertas? Sí, están muertas, las dos.

¿Y tu padre? También.

Bueno, menos mal que tienes novio. Sí, menos mal.

Bueno, a ver, ¿os gusta la pizza así?

Sí. Pues así va a ser.

Bueno, bueno, bueno.

Con este tema yo he quemado las pistas de baile.

Vais a flipar.

(Canción en inglés)

(RÍEN)

¿Estás bien? No.

Eres un viejo.

Soy un chaval, soy un chaval. No, eres un viejo.

¿Ahora a quién le toca? A mí, a mí.

-No, a mí.

Eh, me toca a mí elegir la canción.

Y la tengo. A ver.

Quiero bailar,

quiero ganar,

quiero ese trofeo.

Uh.

Va a ser un poco difícil.

(Canción en inglés)

(Timbre)

(Canción en inglés)

Espera, han llamado, ¿no? Sí, han llamado.

Oh, chicos, se acabó la fiesta.

Hola, ¿cómo se han portado? Fenomenal, han cenado ya.

Alina, enhorabuena. Gracias.

¿Cómo no me has dicho nada?

Mil gracias, hasta luego. -Adiós, Alina.

Adiós. Adiós, ratones.

Bueno, pues yo también me voy.

Ha sido una tarde muy divertida. Inesperada, pero...

Que vaya muy bien en Londres y... Gracias.

Colgarás fotos en Twitter y todo eso.

Sí, claro, supongo que sí, ya irás viendo.

(Música)

Te sienta bien el embarazo.

(Música)

Alina.

(Música)

Joder, estoy hecho un viejo.

(Música)

Bájame, que estoy muy gorda.

¿Quieres ver algo gordo?

(Música)

Alina. ¿Mmm?

Vente conmigo a Londres.

(Música)

(Canción en inglés)

Somos Cine - Embarazados - Ver ahora

La playa de los ahogados

Un hombre aparece muerto en una playa de la costa gallega. ¿Suicidio? ¿Asesinato? El inspector Caldas se encargará de un caso que esconde demasiados misterios juntos, todos ellos ocultos tras las brumas del mar y el pasado lejano. Las pistas son muchas y, frecuentemente, terminan en callejones sin salida. Hay demasiado silencio y demasiados sospechosos .La película tiene un reparto de lujo: Pedro Alonso, Marta Larralde, Luis Zahera, Fernando Morán, Deborah Vukusic, Celso Bugallo, Celia Freijeiro, Carmelo Gómez, Antonio Garrido y Tamar Novas.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - La playa de los ahogados - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿No entras? Está dormido.

Está Leo aquí.

Hola, tío, ¿cómo estás?

(Llaman a la puerta)

Buenos días, doctor.

Doctor.

¿Alguna novedad? No, no, no.

(SUSURRA)

No entiendo. ¿Qué dice, tío?

(SUSURRA) Que apuntes al doctor en el libro de los idiotas.

¿Que apuntes al doctor en el libro de los idiotas?

¿Es verdad que tenéis un libro de idiotas?

¿No lo sabías? No.

¿Quieres que te lleve a algún lado? Depende, ¿dónde vas?

A mi casa. No querrás que me quede aquí con este ambiente.

¿Si te acompaño me puedes traer mañana?

Pues claro.

(Música)

Es de la última cosecha, Leo, a ver qué te parece.

Está bueno.

Y eso que aún le falta un poquito.

Está muy bueno.

¿Los apuntas ahí a todos?

A todos no. Hace años que dejé de actualizarlo.

Me daba demasiado trabajo. (RÍE)

(Móvil)

Espera, espera. Sí, dime, Rafa. "¿Dónde anda, jefe?"

¿Qué pasa? ¿Ocurre algo?

Han encontrado el cadáver de un hombre en una playa de Panchón.

¿Un marinero? "¿Cómo quiere que lo sepa"?

¿Va a tardar mucho?

La forense ha preguntado si podemos pasar a recogerlo.

Bueno, pues ve tú a recogerlo. ¿Yo solo? ¿Y usted?

¿Yo?

Aquí tengo, por lo menos, hasta mediodía.

Muy bien, pues nada, ya voy yo. Bueno, venga, hasta luego.

Hola.

Rafa.

De buena se ha librado. ¿Dónde estaba?

¿Has comido? ¿Comer? No, no voy a comer.

Pues yo me muero de hambre. ¿Me acompañas y me cuentas?

Cuando llegué ya estaba el cuerpo fuera,

estaba echando espuma por la nariz y por la boca.

¿Un marinero? (ASIENTE)

Se llamaba...

Justo Castelo.

En el pueblo le conocen como El Rubio.

El domingo salió en su barca a navegar

y ha aparecido flotando en la orilla.

¿Iba solo?

Llevaba las manos atadas con una brida de plástico.

Un suicida.

El forense dice que no. ¿Por qué?

¿Seguro que no quieres?

Está buenísimo. No, no, de verdad.

No me digas que es la primera vez que ves un ahogado en tu vida.

No, no.

En mi tierra alguna vez aparece uno en el río, pero...

A mí es que los muertos...

Y ese Castelo, ¿no? Justo.

¿Eh? Justo Castelo.

¿Tenía familia?

Ni mujer ni hijos, pero la madre y la hermana viven en el pueblo.

Esta tarde viene la hermana para identificar el cadáver.

¿Hablaste con ella?

¿No te dijo nada?

¿No hablaste con algún vecino? ¿Con nadie?

¿Usted qué cree?

Pero esto es lo de siempre.

La gente abre la boca para no decir nada.

Perdón, que a veces se me olvida que es usted uno de ellos.

(Música)

Rafa, entra si quieres.

Os puedo adelantar que murió ahogado.

(SUSURRA) Para saber eso no hace falta una autopsia.

Tenía los pulmones encharcados,

así que estaba vivo cuando cayó al agua.

¿Te ha contado Rafael que tenía las manos atadas con una brida?

Sí. Y que no crees que se las atara él mismo.

No.

Pues no sería el primero. No, no, a este se las ataron.

¿Por qué?

¿Cómo te ceñirías una brida?

No sé...

Con los dientes. Efectivamente.

Y el cierre quedaría aquí en la zona de los pulgares.

Pero en este caso estaba en la zona de los meñiques.

Pudo moverse después. No, no, mira la herida.

Demasiado apretada como para moverse. Y hay otra cosa.

La mayoría de los golpes que ves son traumatismos post mortem,

pero hay uno provocado en vida.

Se lo tapa el pelo, pero tiene más o menos...

Esta forma.

Le golpearon con algo alargado y con una bola en la punta.

O sea, que según tú, primero lo golpearon,

luego le ataron las manos y le tiraron al agua.

Por ese orden.

¿Y la hora de la muerte? Pues... 2-3 días.

La última vez que le vieron con vida fue domingo por la mañana, ¿no?

Sí. Pues eso, tres días.

Muy bien.

Sus cosas las tiene Clara García. Muy bien.

Esa es la ropa que llevaba puesta y estas sus pertenencias.

Las llaves, la medalla de la Virgen del Carmen y una figa.

¿Una qué?

Es un amuleto. Una figa.

¿Nada más?

También una bolsita con polvo blanco en un bolsillo.

¿Droga?

Supongo. Estaba mojada, la mandé al laboratorio.

¿Esa es la brida? Sí.

Nunca había visto una así.

Yo tampoco, pero no he encontrado nada que identifique al fabricante.

Eso es chino.

Últimamente todo es chino.

¿Qué pasó con el barco? No sé.

-Perdón, inspector, está aquí la hermana, Alicia Castelo.

¡Clara!

Hola, soy el inspector Caldas.

Siento mucho lo de su hermano. Muchas gracias.

El sábado estuvo en mi casa.

Venía casi todas las tardes a ver a mi madre.

Está impedida y vive conmigo.

Mi marido pasa muchos meses embarcado y nos hacemos compañía las dos.

¿Su hermano estaba bien?

Estaba como siempre.

¿Sabéis si había discutido con alguien o le preocupaba algo?

¿No?

¿Alguna amistad nueva o extraña?

¿Drogas?

No sé qué le habrán contado, pero Justo dejó eso hace mucho.

Mucho es... Años.

Gracias. Bueno...

Acompáñala dentro, anda.

(Móvil)

Caldas, la sustancia de la bolsita es sal.

¿Sal? Eso han dicho.

Yo me piro, chao. Bueno.

Chao.

(Música)

Buenas noches.

Oye, Carlos.

¿Tú por qué crees que alguien llevaría en el bolsillo del pantalón

una bolsa con sal?

No lo sé, Leo. Me rindo.

¿Por qué?

No es una adivinanza, es por si lo sabías.

Vete al carallo. Te pongo una de pulpo.

¿Sí? "Soy yo, lo viniste?"

No pude acercarme al hospital. ¿Cómo sigue el tío?

"Bueno, más o menos". Bueno...

Mañana tengo que acercarme a Panxón a primera hora.

A ver si me puedo pasar a la vuelta.

(Música)

(HABLA EN GALLEGO)

Dos kilos y medio. Y medio...

(HABLA EN GALLEGO)

El de la boina y las barbas canosas es uno de los compañeros del muerto.

El otro es aquel de naranja, se llama José Arias.

Empezamos por el marisco. Bien.

(HABLA EN GALLEGO)

¿Esos son hembras preñadas?

Son, pero no es por compasión.

Sin pesca no hay pan, amigo.

¿Cuándo vio a Castelo por última vez?

Estuvimos juntos en la subasta del sábado.

¿Estaba bien? Estaba como siempre.

¿Y el domingo?

El domingo no pescamos. Ya...

Pero el domingo por la mañana vieron a Castelo salir al mar.

Lo verían. Cuidado con los pies.

¡Coño! Gracias.

¿Quiere que le eche una mano? No, no hace falta.

Y...

¿Sabe si Castelo tenía algún problema con alguien por el puerto?

La verdad es que no teníamos mucho trato. Fuera de esto, no...

Ya, se llevaban mal.

Ni mal ni bien. ¿Entonces?

La vida, amigo. (RÍE)

Ya está todo vendido, ¿eh? No, no. No venimos a comprar nada.

Soy el inspector Caldas de Vigo.

Estamos aquí por lo de Justo Castelo. Ya sabe, ¿no?

Los domingos no hay lonja, ¿verdad?

Los domingos descansamos todos.

Ya, pero es que le vieron salir a pescar el domingo por la mañana.

No.

A pescar seguro que no iba, dejó las nasas en el espigón.

Que ojalá fuese a pescar.

Porque una cosa es morir faenando, pero echarse uno mismo al mar.

Cuánto miedo debía tener.

¿Miedo de qué?

¿Nadie le ha hablado del capitán Sousa?

No.

Inspector.

¿Quién es el capitán Sousa? ¿Va a hablar con Hermida?

¿Tendría que hablar con Hermida?

Él es el que mejor conoce toda esa historia.

-No, ahora no, gracias.

El capitán Sousa era el patrón del Xurelo.

Un pesquero de unas 20 t, más o menos.

Como aquel, ¿ve?

(HABLAN EN GALLEGO)

Tenga cuidado no resbale aquí.

Solían ir unas millas al norte a faenar.

Una noche que había tormenta, hará 10-12 años,

el Xurelo se fue contra una piedra.

Y los marineros que iban a bordo se salvaron tirándose al mar,

pero el capitán Sousa se hundió con el barco.

¿Se ahogó? Sí.

¿Y eso qué tiene que ver con Castelo?

¿Cómo que tiene que ver?

El Rubio era uno de los tres marineros que iban a bordo.

Sigo sin comprender.

Mire, inspector,

aquí últimamente están pasando cosas muy extrañas.

El barco del capitán Sousa navega por las noches por la bahía.

¿Qué?

Que navega por la bahía por la noche.

¿Pero no se había hundido? Hablamos de uno parecido, hombre.

Es eso, ¿verdad? Sí...

Toca madera.

Yo lo vi.

Una vez, pero lo vi.

Cerca del faro, una noche.

Estaba lejos, pero estoy seguro de que era él.

Y dicen que El Rubio también lo vio.

Para mí que se tiró al mar

porque no debía tener la conciencia muy tranquila, ¿sabe?

Y ahora, si me permiten, tengo que trabajar.

Sí, sí, claro, claro. Gracinhas.

Date una vuelta

a ver si encuentras al que vio a Castelo salir al mar.

Yo voy hasta su casa a ver si hablo con la hermana.

¡Me cago en los muertos del marinero,

sus supersticiones y su puta madre! ¿Qué te pasa?

Que me ha escupido en la bota, coño. (RÍE)

(Música)

Es para el entierro.

¿Cómo está su madre?

Mal.

¿Y usted pudo dormir?

Eso fue el año pasado.

Pescó un pez luna.

Fueron sus 15 minutos de fama.

Hasta vinieron de la televisión a hacerle una entrevista.

¿Le apetece un café? Sí.

Iba a prepararme uno.

Gracias.

¿Azúcar? No, no, no.

Yo lo tomo así, lo tomo solo.

Ayer me preguntó si había notado algo diferente en mi hermano.

Justo venía casi todas las tardes a casa a ver a mi madre.

No hablaba mucho, pero estaba un ratito con nosotras.

Se sentaba junto a la ventana

y empezaba a silbar.

Hace un par de semanas, un día se sentó, como siempre,

pero no silbó.

Y ya no lo oímos silbar nunca más.

Podría estar preocupado por algo.

Lo que sé es que mi hermano no se mató, inspector.

Nunca le causaría tanto dolor a mi madre.

Algunos de sus vecinos me hablan del capitán Sousa.

No sé si le conoce.

Sí.

Mi hermano navegó tres años con él.

El capitán le ayudó a apartarse de la heroína.

Nunca podremos pagarle lo que hizo.

Naufragaron el 4 de octubre del 2001.

Justo y los otros dos marineros eran jóvenes y se salvaron,

pero el capitán... Pobre.

¿Qué fue de los otros dos?

Marcos Valverde se casó con una veraneante,

se quedó aquí en el pueblo.

Y José Arias se marchó a trabajar el mar del Norte.

¿Arias?

Conocí un Arias en la subasta.

Volvió al pueblo hace un par de años.

Pero me dijo que no se trataba con su hermano.

Aquella noche les cambió la vida.

¿Le ayudo? No.

Una mujer vio salir a Castelo a las 6:30 de la mañana.

Iba solo.

Al parecer, su barco fue el único que salió el domingo

porque hizo malo. ¿Qué hay de Sousa?

Dicen que lleva tiempo amenazando a Castelo, dicen.

¿Le ayudo o no? ¿Amenazando cómo?

Que le hizo una pintada en el barco

que Castelo se puso pálido al ver lo que ponía.

¿Me deja? ¿Qué ponía?

No sabemos, llevó la barca a un carpintero y lo borró.

¡Rafa! ¿Qué quiere?

¿Y ese carpintero dónde vive? Tiene un taller en el puerto.

El Rubio me trajo hace dos o tres semanas el bote auxiliar.

Traía algo escrito en letras rojas.

Me pidió una lija y pintura y lo cubrió el mismo.

¿Pudo leerlo?

Había una fecha.

4 de octubre...

No recuerdo el año. 2001.

Puede ser.

Debajo me pareció que ponía asesinos.

¿Asesinos?

(Música)

"¿Sí?" Hola, soy el inspector Caldas.

Quisiera hablar con Marcos Valverde. "No, no está".

¿Con usted podría hablar?

"Sí, les abro". Gracias.

(Música)

¡Joder! Vaya casita, ¿no? ¿Te gusta?

La compramos hace dos años. Era de un arquitecto de Madrid.

Nos costó mucho que nos la vendiera, ¿eh?

Pero Marcos sabía que a mí me gustaba y no paró hasta convencerle.

Tiene un don para eso.

Por favor.

Es muy bonita. Gracias.

Pero los inviernos aquí son muy duros.

Me paso el año deseando que llegue el calor y la gente.

¿A qué se dedica su marido?

A demasiadas cosas.

Construcción, gasolineras... Ahora le ha dado por hacer vino.

Se pasa la vida metido en esa bodega.

Nos han contado que también trabajó en la mar.

Sí, pero a Marcos no le gusta hablar de eso.

Sobrevivió a un naufragio donde murió un hombre.

Ya, precisamente, el marinero que apareció ayer ahogado

formaba parte de esa tripulación.

¿Sabes si su marido y él se seguían viendo?

No. Marcos no trata con ninguno.

Yo creo que los evita propósito, como defensa para no...

Para no recordar.

Usted sí conocía a Castelo, ¿verdad?

Sí, alguna vez le he comprado marisco, sí.

Con quien yo me llevo muy bien es con su hermana Alicia, la maestra.

Gracias.

Es de lo mejorcito que hay en el pueblo.

¿Ha anotado si su marido estaba más preocupado últimamente por algo?

Marcos siempre está preocupado por algo.

¿Usted conocía al capitán Sousa? Y lo que dicen de él.

En un pueblo pequeño no se pueden tener secretos, ¿verdad?

Pero él le habrá contado que...

Mi marido no tiene tiempo para supersticiones.

¿Seguro que no quiere que le espere?

No, prefiero que vayas a ver dónde se pueden comprar esas bridas.

Mira quién está aquí.

-Hombre, Carlitos.

Qué sorpresa.

-Te quedas a comer, ¿verdad? -Naturalmente que sí.

Sabes que no eres el primer Caldas con el que hablo hoy.

¿Ah, no?

Tu padre me llamó hace un momento

para preguntarme el nombre de un imbécil.

Sí, los apunta en un cuaderno. Dice que es el libro de los idiotas.

¿Pero todavía sigue con eso?

Yo creo que empezó cuando tu madre aún vivía.

Te está sentando bien la jubilación, ¿eh?

Lo cierto es que un médico nunca se jubila del todo.

Pero no me puedo quejar.

Además, ahora tengo tiempo para salir de pesca todos los días.

Estás en Panchón por lo del ahogado.

Sí.

¿Tú llegaste a ver el cadáver? No, ya no me llaman para eso.

¿Qué pasa? ¿Había algo raro? No lo sé.

Parece un suicidio de manual.

El Justo Castelo era un tipo raro, solitario.

Y tirarse al mar atado es típico del que no quiere fallar.

Además, las adicciones suelen presentar cuadros depresivos

con el paso del tiempo.

Sí, llevaba una bolsita con una sustancia extraña.

Pero resultó ser sal.

Eso es un amuleto. ¿La sal?

Sí.

Unos prefieren la figa y otros la bolsa de sal.

Pues llevaba las dos.

¿Crees que puede ser por el capitán Sousa?

Siempre hubo algo extraño en aquel naufragio.

Lo primero, que la noche no estaba para navegar

y Sousa no era ningún imprudente.

No se entiende que no pidiera abrigo en algún puerto.

¿Dónde se hundió el barco?

Aquí, cerca de la isla de Sálvora. Sálvora.

Otro misterio.

Se fueron contra unas rocas que conoce cualquiera

que haya navegado por allí dos veces.

Sousa tenía que conocerlas.

Encontraron su cadáver semanas más tarde

en las redes de un pesquero. ¿Estuviste en el levantamiento?

No, lo mandaron a Vigo. Se ocuparía algún forense allí.

Pero alguien lo reconocería, ¿no? Sí, su mujer.

Era su única familia.

Y murió poco después.

Odiaba a esos tres chicos.

Decía que ninguno de ellos había movido un dedo

para sacar a su marido del agua. Tú también lo crees, ¿verdad?

Lo que sé es que antes del naufragio eran una piña, y luego se separaron.

Tuvo que pasarles algo. Un naufragio es algo.

Algo más, Leo.

Los náufragos que sobreviven crean lazos perpetuos,

como los soldados que comparten trinchera.

Y ellos tres dejaron de hablarse.

El Rubio se encerró en su caparazón, Arias emigró a Escocia...

Y Valverde no volvió a pisar un puerto.

Tú estuviste con ellos, ¿no?

Con Arias. Valverde no estaba en casa.

Estuve hablando con su mujer. No parece irle mal.

Dejó la mar y se dedicó a hacer casas.

Ya ves cómo tienen el pueblo.

Con la excusa de la arquitectura racionalista, lo escarallan todo.

Otro que se dedica al vino.

¿Alguien habló de vino? -Sí, pero no es como tu padre.

Valverde busca en el vino el prestigio que no da el ladrillo.

A tu padre el prestigio le importa un carallo.

Joder, vaya navajas, ¿eh? -Te quejarás tú.

¿Puedes beber o estás de servicio?

Es el de tu padre. Entonces, con más motivo.

Nunca te hablé de aquella marea en Terranova.

-Ay, lo pasaste tú mal en Terranova.

-Mira esta foto.

¿Este eres tú? Sí, y el otro es Sousa.

¿Qué llevaba ahí? Él lo llamaba la macana.

Era una especie de barra con una bola en la punta.

Supongo que se iría al fondo con ella.

¿Tienes más fotos suyas? Otra cosa no habrá, pero fotos...

-Mira, esta es de la tripulación al completo.

A ver.

Valverde, Arias, El Rubio, el capitán Sousa...

Llévate la carpeta, hombre.

Esa se la hice unas semanas antes del naufragio.

-¿Y qué tal tu tío?

Ahí va, ahí va. Que sí, hombre, ya verá.

Bah, es usted...

Nada, ni rastro de las bridas por ninguna parte.

¿Ve cómo ya decía yo que eran raras? En cambio, hay muchos marineros

que juran haber visto al Xurelo navegando.

En medio de la noche, entre la niebla.

Espera. Espera aquí.

¿Sale a pescar? Voy a reponer unas nasas.

¿Por qué no me dijo que Castelo y usted

navegaron con el capitán Sousa? No lo preguntó.

¿Sabe que alguien pintó la fecha del naufragio

en el bote de Castelo?

Sí.

Y escribieron la palabra "asesino".

No sé qué escribieron en el bote del Rubio, inspector,

en el mío nadie escribió nada.

(Móvil)

¿Sí?

Vamos.

Sí, dime.

Vamos para allá.

Apenas traté con Arias y con El Rubio durante todos estos años.

¿Por qué dejaron de verse?

Imagino que sabe que sufrimos un naufragio.

Más o menos. ¿Cómo fue?

Había muy mala mar aquella noche y ya volvíamos a casa.

El capitán Sousa iba al timón tratando de no perder el rumbo.

Nosotros tres estábamos a su lado sujetándonos como podíamos.

Hasta que llegó aquella ola.

Nos levantó,

y cuando caímos, oí crujir el casco.

El barco se escoró,

y antes de darnos cuenta estábamos en el agua.

¿El capitán? Ya no volvimos a verlo.

No sé cómo fuimos capaces de llegar nadando hasta la orilla.

Pero lo hicimos.

¿Llevaban puestos los chalecos?

Sí, sin ellos no habríamos salido. ¿El capitán también?

El Rubio le ofreció uno cuando la cosa comenzó a ponerse fea,

pero el capitán Sousa era...

Era un tipo duro.

Él solo pensaba en salvar el barco.

Ya.

Y si la mar estaba tan mal,

¿por qué no buscaron un refugio en algún puerto de aquella zona?

Imagino que porque llevábamos la bodega llena,

pero eso habría que preguntárselo al capitán.

Sí, claro.

Y después, ¿qué más pasó?

Cada uno siguió con su vida.

El Rubio siguió pescando,

Arias se marchó del pueblo poco después,

y yo salí adelante como pude. No le ha ido mal.

Que no le engañe lo que ve.

No siempre he vivido en una casa como esta,

y nadie me regaló lo que tengo. Claro, claro. Por supuesto.

¿Sabe que hay quien dice que vio al capitán Sousa navegando por aquí?

Ojalá.

Castelo debía tener más dudas que usted.

Iba cargado de amuletos.

No sé lo que quería El Rubio, inspector. El miedo es libre.

Pero usted no tiene miedo. No, de esas historias no.

Pero ¿sabe?

A día de hoy, aún...

Aún me cuesta meter los pies en la orilla del mar.

Estaba convencido de que le golpearon con una llave de tubo,

de las que utilizan para las tuercas de las ruedas de los coches.

Pero también pudo ser con esto. ¿Hay más fotos?

Sí, pero esta es la mejor.

Antonio...

Antonio Sousa.

Antonio Sousa, patrón de barco.

Ahogado en 2001. Eso es.

Apareció en la red de un arrastrero. Se lo estaban comiendo los cangrejos.

Qué bien. Está completamente desfigurado.

Podría ser cualquiera. ¿Se analizó el ADN?

Llevaba la misma ropa, la misma medalla. No hizo falta.

Hay cientos de marineros con esta ropa y esta misma medalla.

Lo identificó la viuda. ¿La viuda?

La vida no querría ni mirar.

Habría identificado a cualquiera para enterrarlo cuanto antes.

¿Qué es lo que quieres oír, Leo?

Lo que quiere saber es si puede ser otra persona.

¿Otro abogado con la misma ropa, la misma complexión?

Solo dime si es posible.

Vámonos, ¿no?

No te gusta el sitio.

(Murmullo)

¿Le pongo otra? Una.

Por cierto, la bolsa con sal es un amuleto.

Me acordé ayer al poco de marcharte. Ya lo sé.

No veo una desde que navegaba.

(Música melancólica)

(LLAMA A LA PUERTA)

Buenos días. Buenos días.

Acaba de llegar el registro de llamadas de Castelo.

Recibía todos los días llamadas desde una cabina del puerto.

No duraban más de cuatro o cinco segundos.

Hay más. ¿A que no sabe a quién hizo la última llamada?

A José Arias.

(Portero)

(Portero)

Estará dormido.

Se ha estado toda la noche navegando...

Pues que se levante. ¡Arias!

Déjalo. ¡Arias!

Déjalo. ¡Abre, coño!

Volvemos más tarde. ¡Arias!

¡Abre, que echo la puerta abajo!

¡Eh! ¿Qué pasa?

¿Aquí no hay nadie?

José Arias vive aquí, ¿verdad? ¿Sabes si está en casa?

Sordo no es.

Vino de la mar a primera hora, pero volvió a salir.

No creo que tarde.

Gracias. (CHISTA)

¡Ah!

Nos dijo que no se trataba con Castelo fuera de la lonja.

El sábado estuvieron hablando por teléfono durante ocho minutos.

¿Y eso quién lo dice? La compañía telefónica.

¿Qué pasa, este no es su número?

Perdió una defensa y quería saber si yo la encontré.

¿Una qué?

Una defensa, una boya. A veces se sueltan del barco.

¿Y le llevó ocho minutos preguntar por eso?

Vamos.

Rafa.

Me lo creo. Coño que si me lo creo.

Uno pregunta por la boya, el otro que qué boya,

y que pum, que pam, que pim, que pum,

ocho minutos hablando de la boya y no llegan a ninguna conclusión.

(Móvil)

¿Ese culo es el de la mujer de Valverde?

Dime, Clara. "Hola, Leo".

Ha aparecido el barco de Castelo. ¿Dónde?

Lo encontró un chico mientras hacía pesca submarina

junto al faro de Monteferro.

"¿Aún estáis en Panxón?". Sí.

"Vamos para allá".

Los marineros de aquí llaman a este lugar "la piscina",

porque las rocas sumergidas forman una pared natural alrededor.

¿Y el barco dónde está?

Ahí, sumergido. Con un agujero en el casco.

El que lo hundió no quería que apareciera.

¿No hubiera sido mejor hundirlo lejos?

No. En alta mar, las corrientes arrastrarían los restos a la costa.

En cambio, ahí abajo el mar está quieto.

El único riesgo es que lo encuentre un submarinista.

Pero no hay mucha gente buceando en esta época del año.

Lo normal es que quedara cubierto de algas ahí abajo para siempre.

¿Es posible que el cuerpo de alguien que se ahoga aquí

pueda aparecer en una playa al otro lado del monte?

Creo que no.

Habría que preguntárselo a alguien que conozca bien estas corrientes.

El faro está aquí arriba.

El cuerpo de El Rubio apareció en esta playa.

La corriente va en esta dirección.

Por lo cual, si se hubiese ahogado en el faro,

el mar lo arrastraría hacia allá, nunca lo traería a la playa.

¿Comprendes? Sí, más o menos.

Mira, yo pensaba salir a pescar. ¿Por qué no me acompañas?

Lo entenderás mejor en el mar. Venga.

¿Qué pasa, artista?

-Buenos días, doctor. -Está quedando preciosa.

Este chaval es un fenómeno.

La prueba evidente de que Dios hizo al hombre con dedos de más.

Ayer estuve rebuscando entre mis fotos viejas

y encontré esto.

Ahí está tu madre.

Supuse que te gustaría tenerla.

(Música melancólica)

Mira, el sitio aquí es perfecto para esconder algo

porque abajo el mar está en calma.

Pero hay que ser de aquí para conocerlo.

Allí se puede desembarcar, ¿no? Sí. Además, eso.

Es el único lugar en este lado el monte donde se puede desembarcar.

Pero ¿hemos venido aquí a pescar o qué? Vamos.

¿No se puede pescar en marcha?

La robaliza no. Pues pesca otra cosa.

Mira el faro.

Hermida dice que vio a Sousa navegando por el faro.

¿Tú crees que nos lo podemos encontrar?

Pues no lo sé.

Pero hay cosas de las que en un barco no se habla.

¿Por qué no volvemos? ¿De vacío?

Mira, deja de molestar y cébame este anzuelo.

¿Esto qué es?

¡Están vivas! Coño, claro que están vivas.

(VOMITA) (RÍE)

(SUSPIRA)

¿Qué?

¿Te parece bonito escarallarle así a un viejo en su día de pesca?

¿Qué, cómo estás?

Más o menos.

¿Vamos?

Espera.

¿Qué posibilidades hay de que vuelva a marearme?

¿Todavía te queda algo por echar?

¿Pescaste o qué?

Sí, porquería.

Botellas viejas, bolsas...

Mira, hasta una llave de tuercas para un coche.

Cualquier día tiran un volante.

¿Qué? Espera, espera.

Mira, ahí arriba hay un camino.

Puedes llamar y que te recoja alguien en coche.

Ya bastante me jodiste hoy.

Así que también nos mareamos en los barquitos, ¿no?

Toma, para el forense.

¿Se encuentra mejor?

¿Llevaste la llave al forense? De allí vengo.

Dice que la forma coincide, que el lunes lo confirma.

Pero yo no creo que le dieran con ella.

Hombre, si la forma coincide... Ya.

Pero es como lo de esconder el barco ahí, pegado al monte.

Ya oíste que era para que los restos no salieran a la superficie.

Además, desde allí se puede desembarcar sin testigos.

Si alguien se toma tantas molestias en hundir el barco,

¿por qué no con el arma del crimen? Porque no hay arma de ningún crimen.

Para todo el mundo, Castelo se suicidó. Punto.

Murió ahogado.

De no haber sido porque las bridas no estaban atadas a la altura

de los pulgares, nosotros habríamos pensado lo mismo.

Pues seguimos sin tener nada.

Sabemos que le tenía pánico al capitán Sousa.

Pero si le dieron con esa llave, la barra no tiene nada que ver.

La barra no, pero están las pintadas,

los amuletos, las llamadas entre marineros...

Además, tuvo que ser alguien que conocía esta costa.

¿Hemos comprobado si hay alguna cámara en las casas

que hay en el camino que va hacia el faro?

No.

Clara.

(Música suave)

Carallo, sí que tenías hambre.

Es lo primero que como desde el almuerzo.

Yo solo me mareé una vez, pero fue en el Índico.

¿Índico?

¿Cuántos años navegaste?

15. De los 24 a los 39.

¿Y sabes dónde vi las mujeres más guapas? En Mombasa.

Mombasa.

Kenia.

Oye, si tú estuvieses navegando por la isla de Sálvora

y se desatase un temporal, ¿dónde te refugiarías?

Vete al carallo, te estoy hablando de Mombasa,

me vienes con Sálvora.

Sálvora está aquí.

Pues supongo que iría a Ribeira, que tiene calado para un mercante.

Pero un pesquero pequeño,

de esos que pasan como mucho dos noches en alta mar.

Entonces, en Aguiño.

¡Aguiño! Yo diría que sí.

(Música suspense)

Aguiño, Aguiño, Aguiño.

Pesquero naufraga en Sálvora.

Aquí está.

Mujer desaparecida en Aguiño.

Rebeca Neira, de 32 años, falta de su domicilio.

Rebeca Neira.

Dos mil...

uno.

Rebeca Neira.

Fue vista por última vez con dos desconocidos.

(Móvil)

¿Sí? "Rafa".

Creo que estuvieron en Aguiño. ¿Eh?

"La noche en que se ahogó el capitán Sousa"

se denunció la desaparición de una mujer en Aguiño.

Fue vista por última vez con dos marineros.

¿Qué hora es, inspector?

"Escucha la descripción de uno de ellos".

Joven, delgado, con el cabello rubio.

Llevaba un traje de aguas azul oscuro.

Tiene que ser Castelo. ¿Me recoges mañana?

¿Mañana? Mañana es sábado.

A las ocho.

¿Quién era?

Quién va a ser, hija.

Quién va a ser.

Ven aquí, anda.

(HABLA EN GALLEGO)

¿Y Arias?

(HABLA EN GALLEGO)

¡Arias!

¡Llamó por unas putas defensas, por unas putas defensas!

Que no vengo por eso, no vengo por eso.

Es que nadie se explica cómo es posible que Sousa

no buscara un refugio en algún puerto de aquella zona

tal y como estaba la noche. De tormenta.

¿Seguro que no estuvieron en Aguiño?

Yo no le puedo responder a eso.

Puede ser. ¿Por qué se echaron a la mar

sin esperar a que amainase la tormenta?

No le puedo responder a eso porque yo no gobernaba ese barco.

Yo era un simple marinero en ese barco.

Tranquilo.

¿Le suena el nombre de Rebeca Neira?

¿Quién es Rebeca Neira? Una vecina de Aguiño.

Pasó parte de aquella noche con un marinero.

¿La recuerda? No.

No, no, deja. Pago yo. Gracias.

Una cosa, inspector.

Dime. ¿Hoy es sábado, verdad?

Sí.

Yo no tendría que estar aquí.

Yo tampoco. No me joda, ¿eh?

Estamos aquí por usted.

¿No podíamos esperar al lunes?

El lunes no hay lonja, Rafa. ¿Y qué, coño?

Esta gente no se desintegra porque no haya lonja.

A usted le da igual que sea domingo, lunes, por la mañana, por la noche.

Llama por teléfono, suelta su rollo y no se para a preguntar

si los demás tenemos cosas que hacer o no.

Si lo dices por lo de ayer...

Por ayer, por mañana, por pasado, por el otro, por el tío de la moto.

No sabía la hora que era. ¿Y qué?

No tenemos culpa de que usted no tenga más vida que el trabajo.

Vamos.

(SUSPIRA)

Les expliqué que llevábamos la bodega llena,

y para el capitán era lo primero. Pero recalaron en un puerto.

No.

¿Seguro? ¿Seguro que no estuvieron en Aguiño?

A ver, deje que haga memoria.

Si no recuerdo mal, yo diría que...

Sí, paramos a repostar aquella noche,

pero no sabría decirle si fue en Aguiño.

¿Pudo ser allí?

Sí, pudo ser. Nunca lo mencionaron.

Estuvieron con una mujer, ¿verdad?

¿Una mujer? ¿Dónde? ¿Dónde va a ser? En Aguiño.

No, claro que no.

Una mujer fue vista en Aguiño con un marinero rubio.

Sí. ¿Podría ser Castelo?

Mire, con toda franqueza, creo que es imposible que fuera él.

Si paramos, fue para repostar, tuvo que ser muy poco rato.

¿Vamos hasta Aguiño?

No, déjalo. Ya vamos el lunes.

¿Seguro? Sí.

¡Coño! Mira quién ha venido.

Qué buena cara tienes.

¿Qué, le invitamos a un vinito?

¿Qué se celebra?

Que por fin su sobrino ha venido a verle.

¡Vale!

Se va a casa mañana.

Con oxígeno, pero va a instalarse conmigo en la finca.

¿Lo vas a aguantar?

Te avisaré para que me eches una mano cuando le den el alta.

Oye, Leo, ¿cómo se llamaba el novio aquel de Aurora?

¿Cuál?

Aquel que era tonto del culo.

Jaime.

¡Jaime!

(Música suave)

La denuncia la puso Diego Neira, el hijo de la mujer desaparecida.

Era menor, fue acompañado por una mujer del pueblo.

Y él es el único que la vio con El Rubio y con el otro.

¿Y qué pasó con ella?

No lo sé, porque en el expediente solo consta la denuncia.

Esa era la casa de Rebeca Neira y de su hijo.

¿Y qué? No le han dicho ni pío, ¿verdad?

Se fueron del pueblo hace unos años. Afortunadamente, el compañero

que recogió la denuncia todavía sigue viviendo aquí.

Yo ya no soy compañero de nadie. Me retiré.

Bueno, estamos investigando el asesinato de un marinero.

¿Aquí, en Aguiño? Podría tener que ver con esto, sí.

Verá. En la denuncia,

Diego Neira hace alusión a un marinero rubio.

Creemos que podría ser este.

Naufragaron a pocas millas de aquí, en Sálvora.

El patrón se ahogó.

No sé cómo puedo ayudar.

Nos gustaría poder hablar con Rebeca Neira o con su hijo.

Sabemos que ya no viven aquí.

No.

Rebeca se marchó aquella noche y no volvió por el pueblo.

¿No volvió? Se largó con uno.

¿Con uno? ¿Con quién? Con uno cualquiera.

Ella era así. Pero ¿la buscaron?

Un tiempo.

Hasta que alguien contó que la habían visto en algún sitio.

¿Eso se comprobó?

¿Y el muchacho?

También se esfumó al cabo de unos días.

Creo que la madre vino a buscarlo.

Pero el chico no retiró la denuncia.

Le daría vergüenza admitir que todo era otra aventura de su madre.

¿La mujer que acompañó al chico a poner la denuncia

sigue viviendo en Aguiño?

Aquí tes. Verás como en dous, tres días, mellora.

-Ben. Moitas grazas, Irene. -Nada. Ata logo.

¿Sí? Buenos días.

Buenos días.

Soy el inspector Caldas. Él es el agente Estévez.

Venimos desde Vigo. ¿Por el robo otra vez?

No, no, no. Tratamos de localizar a una vecina de Aguiño.

Se llama Rebeca Neira. No sé si usted la conoce.

Sabemos que ya no vive aquí.

No, Rebeca no vive en ningún lado.

¿Murió?

No murió, la mataron.

¿Cuándo?

En el 2001.

Aquella noche, Rebeca salió a comprar cigarrillos al bar del puerto.

Como siempre que se quedaba sin tabaco por la noche.

"Diego se quedó adormilado en el sofá viendo una película".

(Música suspense)

-No vais a venir a mi casa.

Está el niño. Otro día.

(IRENE) "Diego entendió que estorbaba y se marchó".

-¡Diego! ¡Diego!

-"El pobre no sabía dónde ir. Era tarde.

Se paró y vio a uno de los hombres entrar en la casa".

"El otro se marchó hacia el puerto.

Tenía el pelo rubio".

A Diego le pareció extranjero.

En la denuncia no se describe al que entró en la casa.

Porque no pudo verlo. Nunca supimos quiénes eran.

A Diego le parecieron marineros, pero no podían serlo.

La flota estaba amarrada por el temporal.

Un barco que llegase esa noche debía estar por la mañana en el puerto,

y aquí no había más barcos que los del pueblo.

Ya. Pegamos carteles por todas partes.

Organizamos batidas durante días buscándola, pero nada.

¿Y por qué cree que está muerta?

Porque no se habría ido dejando a su hijo.

Además, Diego vio una mancha. Le pareció de sangre.

Eso tampoco figura aquí.

No le dio importancia hasta después de poner la denuncia.

¿No se lo contaron a este señor, al policía...?

Somoza. ¿A Somoza?

No.

Somoza había tenido un problema con Rebeca años antes.

Siempre fue un cerdo.

Rebeca le denunció por intentar pasarse de la raya.

La cosa quedó en nada, pero Somoza no se lo perdonó.

En la comisaría puso en duda cada cosa que Diego le contaba.

Lo humilló. No hizo nada por buscar a su madre.

Y el muchacho, Diego Neira, ¿dónde podemos encontrarlo?

Se marchó al poco tiempo a casa de su abuela, vivía al norte, en Ferrol.

Me llamaba de vez en cuando, y no sé...

Seguía teniendo pesadillas con el hombre rubio.

¿Siguen en contacto? No. Hace siete u ocho años

me llamó para decirme que su abuela había muerto.

Que se iba, pero no me dijo dónde. ¿No tendrá una fotografía suya?

No.

¿Puedo preguntar a qué viene este interés después de tanto tiempo?

Sí, claro, por supuesto.

Esta es la tripulación de un barco que se hundió

a pocas millas de aquí aquella noche, en Sálvora.

Es posible que pasasen unas horas en Aguiño.

El Rubio fue asesinado hace unos días.

Bueno, estamos investigando su muerte.

¿Creen que Rebeca iba en este barco?

Muchas gracias. Gracias.

Bueno, pues tenían un buen motivo para echarse al mar

en mitad de atormenta, ¿no? Sí.

Lo que no sé es cómo encontró a Castelo.

Panxón está al sur. Y él se fue a vivir muchos kilómetros al norte.

No lo sé, Rafa, yo tampoco lo sé. No lo sé.

Lo que sí sé es que Diego Neira

tenía un buen motivo para matar al Rubio.

¡Arias!

¡Venga, coño, abre ya!

Nadie les va a abrir. Se marchó.

Hace un par de días. Llevaba una maleta.

¿De verdad son policías?

Sí.

¿Están aquí por lo del Rubio? Exactamente.

¡Pobre rapaz! El otro día estaba ahí, donde está usted,

y al día siguiente ya está muerto. ¿Cómo?

¿Castelo estuvo aquí, vino a ver a Arias?

No le dijo que estuvo aquí la tarde antes de morir.

¿Les oyó hablar? Estaba desesperado, el pobriño.

Que si les oyó hablar. No.

Pero se le veía en los ojos.

Yo creo que ya había decidido quitarse de en medio.

-Se fue después de hablar con ustedes.

Sí, eso ya lo sabemos.

Pero se equivocan buscándolo a él.

No tiene nada que ver con la muerte de Justo, no tenían relación.

¿Sabe que estuvieron hablando el día anterior a la muerte de su hermano?

No fue mi hermano quien llamó a José Arias ese día.

Fui yo.

Le llamé yo desde casa de mi hermano.

Si les contó otra cosa fue para protegerme.

Estoy casada y este es un pueblo pequeño.

Bueno, no es solo la llamada.

Su hermano vino a ver a Arias la tarde antes de morir.

Eso no puede ser. ¿Arias no se lo dijo?

No. ¿Dónde ha ido?

No lo sé.

Solo espero que no tarde otros 11 años en volver.

Déjala.

Es que no sé qué más puedo decirles, ya les he contado lo que recordaba.

Usted sabía que las pintadas del bote de Castelo no tenían

nada que ver con la muerte del capitán Sousa, ¿verdad?

Mire, no le entiendo, no sé a dónde quiere ir a parar.

Venimos de Aguiño.

Esa mujer, Rebeca Neira, desapareció la misma noche

en que ustedes naufragaron.

Dos marineros estuvieron con ella en su casa, uno era justo Castelo.

¿Quién era el otro? Yo no.

No le ha preguntado eso. Mi respuesta está clara,

le digo que no lo sé, no sé quién fue, ¿qué más quieren?

¿Arias?

¿Fue Arias?

Puede hablar tranquilo, se marchó del pueblo.

Encubrir un crimen es un delito.

Escuchen, yo no encubro nada.

Pero no puedo declarar lo que no sé.

(Música)

Ya sé cómo lo localizó. ¿Cómo?

El Rubio pescó un pez raro,

vi el recorte de periódico enmarcado en su casa.

Además, creo que salió en televisión, me dijo la hermana.

¿Cuándo? No sé, el año pasado.

Era hoy, ¿verdad?

Lo siento, papá.

Lo siento.

¿Entonces no vienes?

No, hoy no voy a poder.

A lo mejor mañana.

Mañana, claro.

Arias figura como pasajero en un vuelo Madrid-Glasgow

el domingo por la mañana, tiene una hija allí.

Eilín. Sí, algo así.

¿Qué más? Sus antecedentes: violación,

lesiones. La última vez destrozó un bar en Baiona

hizo falta una patrulla para reducirlo.

No me extraña. ¿Qué hay del chico? Ese es otro fantasma.

¿Cree que puede haber ido tras José Arias?

No hay como salir corriendo para que te persigan.

Pues ojalá lleve razón y esté en Escocia, prefiero que sea

otro el que lo detenga. Yo también. ¿Qué más?

Clara Barcia, lo está buscando.

Dice que tiene imágenes de una cámara cerca del faro.

La cámara esta en una casa antes del desvío que lleva al faro.

Tiene un sensor de movimiento, por suerte hay poca cosa.

Esto es a las 6:05.

Un Land Rover va hacia el faro. Nos interesan los que vengan.

Bueno, yo os enseño lo que hay. Bueno.

La siguiente es a las 6:30.

Ese hombre con capucha que viene caminando del faro.

Demasiado pronto, a esa hora Castelo ya estaba en el mar.

Pues la última es de las 7:30.

El todoterreno regresando del faro.

Y no hay nada más. No.

Espera un momento. ¿Puedes poner otra vez al que va andando?

¿Se puede ver más grande eso?

¿Qué pasa? Que es el mismo, ¿no?

Yo creo que es el mismo, el que va andando y el que va en coche.

¿Puedes poner las dos imágenes juntas?

Podría ser. Vamos a ver si yo me aclaro.

Un coche va hacia el faro a las 6:05.

Y su conductor baja andando a las... 6:30.

Y una hora después el mismo conductor vuelve a bajar

montado en su coche. Sí, pero no lo vemos

ir a recoger el coche.

O volvió monte a través o tenía que haberlo pillado la cámara.

Rafa, ¿quién vio a Castelo el domingo por la mañana salir al mar?

Una señora mayor de allí. Pregúntale cómo iba vestido.

¿Qué llevaba puesto cuando lo sacasteis del agua?

Un impermeable azul finito.

Seguro que es el mismo coche, ¿verdad?

Seguro, eso ya lo comprobé antes.

Es un Land Rover, tiene un rayazo y le falta un retrovisor.

Llevaba puesto el traje de aguas de siempre.

¿Llevaba la capucha puesta? Perdone, ¿llevaba la capucha puesta?

Sí, gracias.

El hombre de la barca

no era Justo Castelo. ¿Me explicáis qué pasa?

Seguro que lo atrapó el sábado por la noche, le sacó

toda la información que pudo, le golpeó, le ató las manos,

y lo tiró al agua, como dijo el forense.

Necesitaba una coartada: la de hacernos creer a todos

que el domingo por la mañana Castelo estaba vivo.

El cabrón coge el coche, lo lleva al faro, lo deja allí, se viste

como Castelo y se va al puerto. Se deja ver por allí,

agarra la barca de Castelo, se va hasta el faro, y puede hundirla

sin testigos. Se monta en su coche y se va.

¿Pero sabéis quién es? (AMBOS) Diego Nei...

Diego Neira. Barcia.

La mujer de Valverde quiere hablar contigo.

Pásamela aquí. No, no es una llamada; gracias.

Pásamelo otra vez, por favor.

¿Qué pasa, ha ocurrido algo? Nos han destrozado

la puerta del jardín. ¿Cuándo?

Hace un par de horas. ¿Entraron en de la casa?

No, creemos que no, pero yo no pienso pasar otra noche allí.

Supongo que ha venido a poner una denuncia, ¿no?

Sí. Mi marido no quería, pero yo sí.

Ni siquiera sabe que estoy aquí, hablando con usted. Inspector,

yo estoy preocupada por mi marido.

¿Su marido está en la casa? Buscando un carpintero.

Tranquila. Tengo miedo de que pueda

pasarle algo. No se preocupe.

Nosotros nos encargamos. Tómele declaración, por favor.

Tranquila. Gracias.

Han intentado entrar en casa de Valverde.

¿El chico? Eso parece, nos vamos.

Quiero que Ferro y tú os acerquéis a Panxón, alguien tiene

que haber visto ese Land Rover, date una vuelta por allí.

Pues no entiendo por qué ha roto la puerta, era más fácil saltarla.

Rafa.

¿Qué están haciendo ustedes aquí?

Veníamos a hablar con usted, ¿han entrado en la casa?

No. Son solo un par de maderas rotas.

¿Quiere que le ponga un agente de guardia?

No, van a venir a arreglar la puerta,

y voy a instalar una alarma. Será suficiente.

Castelo ha muerto, Arias se ha marchado,

si ajustan cuentas el siguiente será usted.

Caldas.

Agradezco su ayuda, mándemelos mañana.

¿Llamaron a un carpintero? Sí, es ahí.

Y hay que ponerse el casco, ¿eh?

Clara y Ferro ya están por aquí, dicen que han estado hablando

con un comisario de Ferrol que conoció a Diego Neira.

¿Y? Al parecer Diego Neira

tuvo un accidente hace unos años. ¿Y?

El agujero sí era para entrar en la casa.

¿Cómo? ¿Recuerdas el muchacho que bailaba

la cometa el otro día en la playa?

¿Recuerdas que llevaba una pierna ortopédica?

Claro, coño, no puede saltar la puerta, por eso la ha roto.

Exacto. Exactamente, vamos.

(Música)

Jefe, están aquí. Llámame en cuanto tengas algo.

Llevo 10 minutos hablando con Tráfico.

No hay ningún Land Rover como el que buscamos matriculado aquí.

¿Te contó Rafa que nos llamaron de Ferrol?

Sí, lo del accidente de Diego Neira.

Tuvo que romper la puerta de la casa de Valverde para poder entrar

con la pierna ortopédica, creo que lo tenemos localizado.

¿Pierna ortopédica? ¿No es cojo?

¿No tuvo un accidente? Pero en una mano.

Se cortó varios dedos con una sierra, era carpintero. Construía barcos

de madera y cosas así. Barcos.

Preparad una unidad, nos vamos a casa de Valverde.

(Sirena)

Rafa.

(Claxon)

Diego Neira.

Hemos estado en Aguiño, venimos a buscarte.

Deja eso en el suelo, Diego.

¿Tú eres tonto o qué? ¿No has oído al inspector? Venga, deja eso.

Me cago en... Ven aquí. Rafa.

¡Rafa! Ven aquí, coño.

¡Ven aquí! Para qué corres, ¿eh?

¿Para qué corres? ¿Eh?

¿Es el hijo de aquella chica? Sí.

¿Pero por qué ha venido a por mí? Yo no hice nada.

No hacer nada no basta. ¿Y qué quería?

¿Que acabase en el fondo del mar como el capitán Sousa?

¿Quiere acompañarnos a comisaría y nos cuenta lo que sabe?

Cuando quiera.

Llegamos a puerto y nos pusimos a cenar en el puente,

como otras veces.

Arias estaba borracho cuando apareció aquella mujer.

Mira, mira. Mira que peixe, mira que peixe. Terra á vista!

Guapa! Estou buscando unha coma ti!

Saca de ahí, ti.

Los dos se marcharon con ella

y el capitán Sousa y yo nos echamos a dormir.

No sabría decir cuánto tiempo pasó hasta que regresaron, solo...

Recuerdo que me desperté con los golpes de las olas.

Luego accedí al puente y...

Y ya está. Arias.

Iba al timón, a sus pies estaba el capitán Sousa.

Malherido.

Tenía sangre en la cabeza.

Unos minutos después puso rumbo a las rocas. Nos pusimos el chaleco.

Y muy poco antes de estrellarnos nos lanzamos al agua.

¿Qué pasó con la chica?

Había un bulto en cubierta envuelto en una manta.

A una voz de Arias, El Rubio lo enrolló en una cadena.

Y lo tiró por la borda.

Muchas gracias. Eso es todo.

¿Crees que mantendrá su declaración cuando Arias esté delante?

No sé, le tiene pánico.

¿Qué opinas del chico?

Se niega a hablar, parece en shock.

Solo ha dicho que él no mató al Rubio.

¿Y tú le crees?

No.

Ay, si a mí me dejaran, si ibas a hablar tú o no...

Sabemos lo de tu madre.

Sabemos que no te abandonó.

Acabamos de tomar declaración a Marcos Valverde.

Nos ha contado todo lo que pasó en Aguiño aquella noche.

¿Fue él?

Arias.

¿Dónde está?

¿Lo van a atrapar? Eso espero.

¿Y qué hicieron con mi madre?

Tu madre está en el mar.

Cerca de Aguiño.

¿La van a buscar?

Solo puedo prometerte que haré lo que pueda.

¿Va a sacarme de aquí?

¿Vas a contarme lo que le pasó a Castelo?

No sé qué le pasó.

Yo no tengo nada que ver en la muerte de El Rubio.

¿Y con las pintadas tampoco? Sí, las pintadas sí que las hice.

Ah. Para que confesase.

Quería encontrar al hombre que mató a mi madre.

¿Y qué ibas a hacer con él?

Quería preguntarle por qué.

Bien. Me pongo en tu lugar.

Y entiendo que quieras matarlos. ¿En mi lugar?

La juez te creerá si declaras que le presionaste un poco

para que te diera el par de nombres, pero que resbaló tratando de huir.

Tú ya no pudiste hacer nada, en poco tiempo estarás en la calle.

Diego, estoy intentando ofrecerte una salida.

Usted no me ofrece una salida.

Usted quiere que me declare culpable de una muerte.

Yo no he matado a nadie.

Gracias.

(Música)

(RADIO) "En Vigo, no xulgado de instrución número oito, decretouse

este venres prisión incondicional e sen fianza para Diego Neira, de 26

anos, acusado da morte de Justo Castelo, o mariñeiro cuxo cadáver

foi atopado nunha praia de Panxón hai dúas semanas.

A noticia da detención de Neira, que traballa como carpinteiro naval

nesa localidade pontevedresa, produciu consternación e sorpresa

entre os veciños que sempre entenderon a morte do mariñeiro

como un suicidio".

(TV) "Segundo puido saber a Televisión de Galicia, a vinganza

sería o móbil do crime que estaría relacionado coa desaparición da nai

do acusado, ocorrida hai 14 anos en Aguiño.

Novas probas apuntarían a que a muller, en localización descoñecida

dende outubro de 2001, puido ser asasinada na mesma noite

da desaparición dos membros do Xurelo, o pesqueiro no que traballaba

o agora...

En Escocia prosegue a busca de José Arias. Os feitos polos que se busca,

remóntanse a outubro de 2001, cando coa colaboración doutro mariñeiro,

matou a Rebeca Neira, desaparecida dende entón e cuxo cadáver puideron

botar ó mar".

Han detenido a Arias en Escocia. ¿Le han tomado declaración?

Admite que estaba muy borracho, pero lo único que recuerda

es lo fría estaba el agua. ¿Cuándo lo trasladan?

No lo sé. Pronto, supongo.

Quería decirle que me voy a coger un par de días de descanso.

Me parece bien. Y usted también debería descansar.

Y abrir la ventana.

(Música)

Para arriba. Eso es, muy bien.

(Música)

¿De dónde sacaste esa brida?

Me mandaron unas muestras de la asociación de... De bodegueros.

¿A todos los bodegueros os mandaron bridas como esta?

Sí, ¿por qué?

Llévame a Vigo. ¿Ahora?

¡Sí, ahora!

Les agradezco mucho lo que han hecho por mi marido. Si no llega a ser

por ustedes, a saber lo que habría pasado, ¿verdad? Ahí está.

-Ya sé que atraparon a Arias. Sí, en Escocia.

Enhorabuena, inspector, hoy no se van a marchar ustedes de aquí

sin una caja de mi mejor vino.

Su mujer dice que tiene usted el don de conseguir lo que se propone.

Y es verdad. Pero seguro que no sabe

que una joven llamada Rebeca Neira se le resistió a usted.

¿Cómo dice? Y supongo que tampoco sabe

que el capitán Sousa también se enfrentó a usted porque no quería

zarpar en una noche de tormenta. Los dos lo pagaron con la vida.

Eso seguro que no se lo ha contado a su mujer, ¿verdad?

Imagino que tendrá alguna explicación para mantener lo que está insinuando.

Sí, tengo el testimonio de Arias. De Arias...

Así que ahora Arias ha decidido acusarme, precisamente él

que se esfumó después del naufragio y al que ahora le ha faltado tiempo

para salir huyendo de ese chico. Arias estaba huyendo de usted.

¿De mí? Un hombre como Arias huyendo de alguien como yo.

Arias solo es fuerte por fuera. No movería un dedo contra usted

sabiendo como sabe que es capaz de cualquier cosa

cuando algo se interpone en su camino. Otra cosa distinta

es Castelo. Castelo sí le había perdido el miedo.

Pero quería dormir tranquilo. Pero vamos a ver, cómo se atreve

usted a venir... Cómo se atreven ustedes a venir a mi casa

y acusarme de algo así ¡sin una sola prueba!

Tranquilo, ¿eh? Tranquilo. No me toques.

Tenemos la llave de tubo con la que golpeó a Castelo,

que ni siquiera se preocupó de tirarla al mar.

Claro, ¿quién iba a investigar el suicidio de un pobre desgraciado?

Mi coche está aquí, ¿por qué no lo comprueba ahora mismo

y nos dejamos de una vez de perder el tiempo?

Sí, sí, lo vamos a comprobar todo. Pero dígame una cosa.

¿Estuvo aquí el sábado por la tarde Justo Castelo? ¿Aquí en su casa?

Puede que pasara a ofrecerle a mi mujer algo de marisco.

A veces le compraba directamente a él. Lo único que sé es

que el domingo lo vieron en su barco,

y yo ese domingo estuve en mi bodega desde primera hora.

Puede usted hablar con quien quiera.

Si es de su bodega debería contestar.

Probablemente quieran avisarle de que unos compañeros nuestros

están allí con una orden de registro.

Ya le dije que lo íbamos a comprobar todo.

Todo.

¿Cómo no nos dimos cuenta de que un constructor no necesitaba

un carpintero de barcos para arreglar la puerta de su casa?

Tiene gracia, ¿eh? Nosotros vinimos a protegerle a usted

y salvamos a ese desgraciado de acabar como su madre, en el mar.

(Teléfono)

¿Sí?

De su bodega.

Tenemos el coche, inspector. Y falta la llave de tubo.

En el maletero están el traje de aguas y las bridas.

Muy bien.

Está todo.

(Música)

Hoy no sale a pescar, ¿eh? No, hasta que suba la marea no.

Ya me dijeron que estuvo esta mañana en el juzgado.

Casi dos horas.

Me dieron su recado y se lo agradezco, pero no...

No hacía falta que se disculpara. Yo creo que sí.

Como el pobre del Rubio, a eso vino él a mi casa la noche antes

de que ese cabrón lo liquidara. A disculparse, a desahogarse.

Además de las pintadas en el barco recibía llamadas casi todos los días

a cualquier hora y... No podía más. Me dijo que iba a hablar aunque...

Aunque al hacerlo pudiera acabar preso, iba a hablar.

¿La mataron entre los dos?

No, Valverde solo.

Esperta! Ven comigo, ven comigo. Sae! Veña, vamos, á présa.

El Rubio ya llevaba un buen rato durmiendo en el barco cuando vino

ese cabrón a despertarlo.

Y lo convenció para que le ayudara a limpiar la casa.

(Música)

Rubio.

Pero al barco sí la llevaron juntos.

Valverde golpeó a Sousa para poder zarpar, puso rumbo a las rocas

y el resto ya lo sabe usted.

¿Y usted por qué se marchó?

Valverde me amenazó desde el principio con cargarme

lo de esa chica si alguna vez hablaba. Yo ya había tenido

mis problemas con la justicia.

¿A quién de los dos iban a creer?

¿Va a marchar otra vez? No, me quedaré por aquí.

Hasta que suba la marea.

Hasta que suba la marea. Sí, señor.

Hasta que suba la marea.

(Música créditos)

Somos cine - La playa de los ahogados - Ver ahora

La punta del iceberg

Una gran empresa multinacional se ve sacudida por el suicidio de tres de sus empleados. Sofía Cuevas (Maribel Verdú), alto cargo de la compañía, es la encargada de llevar a cabo un informe interno que trate de aclarar lo sucedido. En sus encuentros con los trabajadores irá descubriendo abusos de poder, mentiras encubiertas y un ambiente laboral enfermizo...

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - La punta del iceberg - Ver ahora
Transcripción completa

Marcelo,

¿qué vamos a hacer?

-Cumplir los plazos.

-Eso es imposible.

Ya nos llamará.

"¿Sí?"

Ana, no me esperes para comer.

"Buenos días, ¿no?

¿Cuento contigo para desayunar mañana?

Era broma.

Bueno, nos vemos esta noche.

Si estoy durmiendo cuando llegues, no hagas ruido, por favor.

Te dejo, que estoy muy liada.

Que tengas un buen día, cariño. Un beso."

Te quiero.

(Grito)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Cómo es posible que me llamen de París

para echarme la bronca porque no han recibido los diseños?

¿Me lo puedes explicar, Arturo?

¿Quién coño se ha olvidado de enviarle el anexo a este tío?

¿Quién envió el email?

Normalmente se ocupa Raquel...

Pobre, igual se olvidó

porque estaba pensando en cosas más importantes

como, no sé, cortarse o no el flequillo,

cambiarse el color de uñas...

No sé si en esta empresa son más inútiles los empleados

o el que los entrevista para el puesto.

Pero tú, que supuestamente no eres tan inútil,

eres el responsable de lo que haga Raquel.

de que ese anexo esté en París cuando habíamos dicho.

Quiero los puñeteros diseños en media hora

en el correo de Mortignon, ¿entendido?

Pero va a tardar un poco.

Que no me cuentes historias. Vale.

Como si tienes que irte a París a entregarlos en persona, hostia.

Es que hoy he ido bastante liado... Que no me cuentes tu vida, joder.

Que lo hagas de una puñetera vez.

Dios...

(Teléfono)

Sí. "Sofía, Enzo quiere verte.

¿Qué quiere?

"No me lo ha dicho".

Voy para allá.

Ya puedes pasar, Sofía.

(SUSURRAN) "¿Qué hace Susana aquí?

llegar a un acuerdo con ella y con su abogado

para no tener que ir a juicio".

Hola, Enzo.

¿Cómo estás? Bien.

Siéntate.

¿Cómo vas con Mortignon?

Lo tenemos casi en el bote.

Muy bien.

Mañana te vas a pasar el día fuera a tu antigua sede,

Fresno nos tiene muy preocupados.

Los suicidios.

Ya, ¿y cuál es el problema?

El comité de empresa, los medios de comunicación...

Creía que los medios no pueden hablar de suicidios.

Dicen que son contagiosos, ¿no?

Pero son tres en la misma empresa.

Están empezando a sacar cosas a la luz,

van a empezar a husmear...

Y como comprenderás, eso no nos interesa en absoluto.

Queremos que hagas un informe sobre lo que está ocurriendo ahí.

Y que le aprietes un poquito las clavijas a Fresno.

¿Por qué no se contrata a una consultoría externa?

¿Para qué darle tanta importancia?

Tú vas ahí, haces el informe, nos lo entregas,

y resolvemos las cosas de la empresa dentro de la empresa.

Ahí tienes toda la documentación necesaria.

Incluso las preguntas y los cuestionarios.

¿Lo sabe Fresno?

¿Y él se siente responsable de algún modo?

Eso tendrás que averiguarlo tú.

Pero no creemos que sienta el menor remordimiento.

Y la verdad es que estamos preocupados con este tema.

Y nuestros socios en el extranjero, también.

Enzo, yo no soy de recursos humanos.

¿Sofía? ¿Señor Torres?

Enzo, ven a mi despacho cuando puedas.

-Por supuesto.

El señor Torres quiere que lo hagas tú

y no alguien de recursos humanos.

Sofía, eres la mejor analista que hemos tenido.

¿Puedo hablar con él?

Sabes que hay un protocolo, Sofía.

Yo me encargo de este asunto.

Verás, Enzo, soy experta en balances.

No se me dan bien las relaciones personales.

Precisamente.

Por eso eres la más indicada.

"Hola, soy yo.

no sé qué coño haces llamando a mi teléfono.

Pero si me conoces, deja tu mensaje.

Ya te llamaré, ¿vale?"

Hola.

Nada, que...

siento lo del otro día.

Estaba muy estresada.

Ya sé que pensarás que siempre es la misma historia,

pero lo siento de verdad.

Bueno, te echo de menos.

Me voy mañana de viaje y regreso por la noche.

si quieres podemos ir a cenar al "japo".

Un beso.

Hola, buenas, tengo una cita con Carlos Fresno.

¿Me permite el carné, por favor?

Ángela.

Está aquí Sofía Cuevas.

De acuerdo.

Enseguida vienen a buscarla. Gracias.

Hola, soy Ángela, la secretaria de Carlos Fresno.

Venga conmigo si es tan amable.

Espere aquí, por favor.

El señor Fresno está en la sala de reuniones.

Ahora mismo está ocupado, pero enseguida la atenderá.

No, por supuesto que no.

¿Yo te lo he pedido así?

Contéstame, por favor: ¿te lo he pedido así?

No sé ni cómo tienes los cojones de traerme esto.

Haz el favor de rectificarlo, y cuando lo tengas, me lo traes.

Y luego ya vemos qué hacemos contigo.

Señorita Cuevas.

Siéntese, por favor.

Bien, muy bien.

¿Quiere tomar algo: un café, un té...?

No, muchas gracias.

Bueno...

Pues dispare.

En la central se habla mucho de usted.

con el rendimiento de los dos últimos años.

¿Pero?

Pero...

de pronto, surge todo esto, y estamos desconcentrados.

Quizá si viviéramos en Japón, estaríamos más habituados, ¿no?

Pero aquí, sinceramente, no estamos acostumbrados a esto.

No, ninguno lo está.

He concertado unas cuantas entrevistas

con los jefes de sección y los colaboradores más directos.

Me gustaría llevar este tema con una cierta discreción.

¿Discreción? Bueno, no sé si va a poder ser.

Es usted el primer tema de conversación desde ayer.

que es usted una especie de detective

Me hubiera gustado pasar desapercibida.

Ya, es algo complicado con todo este revuelo,

haga su trabajo, que no la molestaré.

¿Cómo se explica lo sucedido?

Un cúmulo de fatalidades.

La crisis, problemas personales, depresión, miedo, qué sé yo.

Las mentes humanas no son engranajes perfectos.

Pero es que no se trata de un solo caso.

(Mensaje)

Marcelo Miralles.

45 años, ingeniero, casado, su mujer espera un hijo.

Desde hace ocho meses trabajaba en el proyecto Iceberg.

Ese cabroncete sigue dándonos problemas.

¿Perdón? El Iceberg.

Hay un fallo de fiabilidad con el prototipo

y los ingenieros no terminan de encontrar la causa.

Llevamos varias semanas de retraso, pero...

cumpliremos con los plazos.

El 27 de octubre de arrojó al vacío desde este mismo edificio

después de llamar a su mujer para decirle que no iría a casa.

Ni a comer ni a cenar.

Varios trabajadores que lo vieron necesitaron ayuda psicológica.

Como sabrá, la compañía asumió esos gastos

Uno de los que precisaron de esa ayuda fue Andrés Miró.

Técnico informático, 44 años, casado, tres hijos,

asociado desde septiembre al nuevo proyecto Nexus.

El mejor de la gama, sin duda.

Y se incorporó poco antes de morir al proyecto Iceberg.

Andrés Miró se pegó un tiro con la pistola de su cuñado,

guardia civil, que ha negado habérsela prestado.

Francamente, Andrés Miró era un...

un tipo raro.

Meses antes...

Eduardo Rus, técnico coordinador del nuevo Siris,

ejerciendo labores para el proyecto Iceberg,

se quitó la vida en los lavabos cortándose la yugular con un cúter.

Tenía 37 años, estaba casado, y según consta aquí,

iba a ser ascendido en un par de meses.

¿Qué está pasando?

¿Por qué se suicida la gente en este edificio?

La gente no se suicida en este edificio.

La gente se suicida y punto.

En este edificio y en cualquier otra parte del mundo.

Pero es que aquí ha habido tres casos en cinco meses.

¿Sabe cuál es la tasa de suicidios en este país?

25,9 cada 100 000 habitantes.

Solo nos superan los finlandeses.

El suicidio es la primera causa de mortalidad

entre los 30 y los 60 años.

Por encima de los accidentes de tráfico.

Estamos a un 0,9 puntos por debajo de la media.

Veo que se ha documentado.

La última semana he tenido que responder

a mucha pregunta estúpida.

Como las mías.

No, obviamente, no me refería a las suyas.

Puede atenderlo.

Gracias.

En la central no les gusta

que la compañía aparezca en los medios

si no es porque se ha disparado el índice de cotización en bolsa.

Tenemos un ritmo de producción

muy superior al resto de las factorías nacionales.

Hay una cosa que no entiendo:

¿por qué en lugar de cuestionarnos a nosotros

no van a investigar a ver qué cojones pasa

en la zona norte, por ejemplo?

Porque allí no ha habido ningún suicidio.

Hasta en eso carecen de iniciativa.

Mire... Yo sé por dónde va.

que porque tenemos un ritmo de trabajo duro,

se ha desatado una especie de...

yo qué sé, de epidemia entre nuestra gente.

Ninguna de estas tres personas que me ha mencionado

se suicidó por problemas laborales.

¿De acuerdo?

¿Cómo puede estar tan seguro?

Lo sé.

Se lo voy a decir con claridad.

Aquí hay un problema.

Y la empresa no quiere que haya más suicidios

ni en esta planta ni en ninguna otra.

Pero, vamos a ver, ¿qué se cree que es esto?

Hemos tenido tres desgraciados accidentes,

porque esas muertes no tienen nada que ver con el trabajo.

Averígüelo, hable con el personal,

haga todas las entrevistas que le salgan de las narices,

pero, por favor, no me joda.

No pretenda cargarme con esas muertes.

(Mensaje)

Y ahora, si no le importa,

tengo una reunión importante que atender.

Si necesita cualquier cosa, hable con Ángela.

Gracias.

Pues si me acompaña,

que le hemos reservado para sus entrevistas.

Perdón.

Ah, la cámara.

Están instaladas en todas las zonas comunes

y en las salas de reuniones.

Al señor Fresno le gusta registrar sus encuentros

con los jefes de departamento.

Ya sabe, para que luego no haya malentendidos.

Bueno, pues si necesita cualquier cosa,

díganoslo o marque el 02.

Que tenga un buen día. Escuche.

Esto no se considerará una sala de reuniones, ¿verdad?

No, no se preocupe.

Aquí no hay cámaras.

(Teléfono)

un tal Álvaro Granados quiere hablar con usted."

Pásemelo.

redactor del periódico local 'El mañana'.

Tengo entendido que está usted aquí

para llevar a cabo una investigación interna

sobre los suicidios que se han producido en su empresa."

Mire, no sé quién le ha dicho eso,

pero no voy a iniciar ninguna investigación.

Siento que haya perdido su tiempo.

¿me puede confirmar que no va a elaborar ningún informe...?"

Y mi trabajo no es contestar a los periodistas.

"De acuerdo, señorita Cuevas. No le molesto más.

"Una cosa más: si cambia de opinión,

he dejado mi número de teléfono a la recepcionista."

Muy bien.

Gabriela, usted trabajaba en el equipo de Marcelo Miralles,

Sí.

¿Diría usted que estaba deprimido?

Se mató porque era muy feliz.

¿Diría que estaba estresado?

Pues no lo sé, tanto como cualquiera, supongo.

Dependía directamente de Fresno, si no me equivoco.

¿Cómo era la relación entre ellos?

¿Diría usted que era una relación cordial?

Es todo muy cordial, sí.

Fresno ordena cordialmente, y nosotros obedecemos cordialmente.

¿Cree que el ritmo de trabajo de esta planta

Aquí el ritmo es...

es muy intenso.

Por decirlo de un modo elegante.

Ya.

Y el proyecto Iceberg llevaba más de dos meses de retraso.

Al parecer, había fallos estructurales.

siempre ha sido un hombre muy tranquilo,

pero entonces...

bueno, empezó a perder los nervios con mucha facilidad...

y nos echaba unas broncas terribles por...

por cosas sin importancia.

A veces nos...

nos insultaba.

Por eso pidió el traslado.

No, era porque no quería acabar como Mariela.

Una compañera que se quedó embarazada.

Cuando se reincorporó, le hicieron la vida imposible.

No tenía ni despacho.

Bueno, por no tener, no tenía ni ordenador la pobre.

Y le asignaron funciones que no hacía ni una becaria.

Y no hicimos nada.

Nadie hizo nada.

Gracias.

¿Diría que a Marcelo Miralles

también le hicieron la vida imposible?

No lo sé.

Se quedó usted embarazada, ¿verdad?

Sofía.

Hola. Hola.

Jaime Salas.

Sí, me habían dicho que estaba fuera, y he aprovechado para fumar.

Si quieres, aprovechamos y hablamos aquí.

Si no hay más remedio...

Bueno, ¿qué quieres que te cuente?

Háblame de Marcelo Miralles.

¿El saltador?

Miralles era un buen ingeniero, tenía buenas ideas.

Pertenecía al proyecto Iceberg.

¿Sabes si estaba presionado?

En esta empresa todos estamos presionados.

Aquí, o trabajas al máximo o te llevan por delante,

lo cual me parece correcto, eh.

Mira, este año hemos sacado al mercado siete modelos.

Siete modelos es la hostia.

Aquí hasta hace poco sacaban cuatro modelos

exprimiendo la máquina al máximo.

Tenemos mitad de personal y el doble de trabajo.

Pero, bueno, es el capitalismo, ¿no?

¿A ti te pone el capitalismo? ¿Cómo?

Que a mí me pone el capitalismo.

A mí me pone a cien, vamos.

Mira, tal cual están las cosas ahora,

o seguimos el plan de Fresno o esto se va al carajo, así de claro.

Aquí...

Aquí hay gente que dice que Fresno es un hijo de puta.

¿Quieres saber mi opinión?

Yo creo que los tiene bien puestos.

¿Y crees que Miralles opinaba igual?

Bueno, Miralles saltó de un quinto piso.

Supongo que pensaba diferente.

Rus era un gilipollas, esa es la verdad.

Era un tío raro, un tío con manías...

Carne de psiquiatra, vamos.

No estaba a la altura de su puesto.

Sabes que iba a ser ascendido, ¿verdad?

Uno de los tíos que menos idea tienen de su área

y le van a ascender a director.

No, hombre, no, esto no es así.

Esto es una empresa seria, cariño.

Esto no es la tienda de electrodomésticos de tu barrio,

Mira, yo creo que a Fresno se le ocurrió lo del ascenso...

para ponerlo más nervioso.

Quería meterle más presión encima para ver cómo reaccionaba.

Esto es una buena idea. Así de dirige una empresa.

Oye, me tengo que marchar.

¿Sabes si Miralles o Rus veían a un psicólogo?

¿Cuándo? ¿A las once de la noche?

Pilar.

Sí, estoy abajo, sí.

¿Ahora?

Muy bien, subo.

Me gustaría hablar también del caso Andrés Miró.

Tengo dos reuniones y me tengo que ir.

Serán solo dos minutos. No, esto no han sido dos minutos.

Tendrás que parar para comer algo, ¿no?

Cogeré algo de la máquina y ya está.

Vale, nos vemos en la máquina, entonces.

Eres insistente, ¿eh?

¿Nos vemos a las tres abajo, en la máquina de comida?

Muy bien. En Cancún.

Cancún.

¿Tú no estabas en Alemania?

(SILBA) Sofía...

Pedí el traslado hace un año.

No lo sabía. ¿Y eso?

Me cansé de las salchichas de Frankfurt.

Pero no de las cervezas.

No, de las cervezas no.

De las alemanas tampoco.

Bueno, solo de una.

Más bien se cansaría ella de ti.

¿Y qué tal te va todo por aquí,

Alejandro García, líder del comité de empresa?

Echándola de menos, señora alta ejecutiva de la central.

¿También me echaste de menos en Alemania?

Sí. Es que las alemanas son muy rubias.

Por cierto, ¿sigues con aquel jardinero?

Botánico.

Es botánico.

Y sí, sigo con él.

No pareces muy convencida.

Alejandro, ¿por qué se suicida la gente aquí?

Bueno, está en el convenio colectivo.

Todo el mundo tiene derecho a un sueldo y a un suicidio.

No, cínico Fresno por meterte en este despacho.

¿Qué tiene de malo este despacho?

¿No lo sabes? No lo sabes...

perdón, era el despacho de Miralles.

Qué cabrón Fresno.

¿Tú con quién has hablado?

De momento con una compañera de Miralles y con...

Ah, sí, compañera de Miralles...

¿Gabriela...? Benassar.

Exacto, Gabriela Benassar.

Miralles la dejó preñada y ella pidió el traslado,

aunque luego lo anuló.

Nosotros le ofrecimos asesoramiento, pero no lo quiso.

¿Me estás diciendo que Gabriela estaba embarazada

Se la follaba casi todos los días sobre esta mesa.

Es una mesa muy amplia.

¿Cómo podéis saber todo eso?

Sofía, aquí somos una gran familia.

En Navidad ponemos un arbolito y todo.

Cuéntame, ¿cómo es el día a día aquí?

(RESOPLA)

Día a día aquí, ¿cómo te lo contaría yo?

Charlot en "Tiempos modernos".

¿Te acuerdas de la película?

La vimos en mi casa juntos.

Pues eso, Charlo atrapado en la cadena de montaje.

Lo que pasa que lo de Charlot es una comedia.

Esta película se llama "Plan Fresno".

Y la trama va de un centro que produce 24 horas diarias.

(OFF) "¿Qué no puedes con el volumen de trabajo?

Te quedas más horas por tu cuenta y ya está.

¿Que la cagas? Tampoco pasa nada.

En internet hay un montón de tutoriales

de cómo hacer un curriculum.

Lo que pasa que a la gente no le gusta hacer curriculums

porque salimos mal en la foto,

así que todo el mundo prefiere hacer 12...

Resultado: cansancio y estrés a niveles insoportables.

los ratios de producción han aumentado exponencialmente,

con lo cual tus jefes en la central tienen que estar muy contentos.

Si están tan mal, ¿por qué no lo dejan?

¿Oíste lo que te dije sobre los curriculums?

Sí, pero estamos hablando de tres coordinadores

con puestos de responsabilidad.

Podían haberse ido a la competencia perfectamente.

Ya sabes cómo está el sector, ¿no?

Nadie quiere arriesgarse.

La mayoría están desangrados por las hipotecas.

Perdona, pero yo también tengo hipoteca,

y estoy de trabajo hasta el culo.

Pero tú no tienes hijos.

Perdona.

Sofía...

Aquí la gente ha tocado fondo.

Algunos lo único que les mantiene en pie

es ir al baño de vez en cuando.

Te dejo un resumen de quejas por discriminación,

mobbings, horarios de coña...

todo lo que nos ha traído el Plan Fresno.

Tienes que echarle. Sí, claro.

Los objetivos de Fresno son imposibles.

con ese proyecto Iceberg de los cojones.

¿Cuántos suicidios más necesitan en la central?

Allí le pondrían al frente de cada fábrica.

Sí, puede ser.

Pero ha reflotado a la compañía

cuando todo el sector está en números rojos.

¿Y qué cojones piensan hacer?

Porque te digo una cosa:

como el proyecto Iceberg continúe,

el día menos pensado...

otro que se nos va a ir por el balcón.

A lo mejor vamos a tener que dejar las ventanas abiertas,

Y dime, ¿vosotros qué estáis haciendo?

vamos a tratar de denunciar a Fresno.

Ahora mismo estamos en fase de recogida de firmas.

Sí, ya sé que es una mierda, pero, cuidado,

porque después de estos tres suicidios,

a lo mejor alguien de arriba va a tener que venir

Vamos, Sofía, por favor...

Haz un esfuerzo por recordar lo que era estar aquí.

Córtate el pelo, anda. ¿Qué?

Joder, eras de otra manera.

Vale, trabajabas en esto, pero tenías una vida.

Diseñabas, ¿te acuerdas?

¿Te acuerdas de aquella flor rarísima

Le pusiste un broche y la llevabas aquí.

Y con todo eso, le plantabas cara a los directivos.

Sí, señora, con un par, porque tú siempre has tenido un par.

Y seguro que todavía puedes con ellos.

¿Qué pasó de todo aquello?

¿Podemos regresar al presente, por favor?

Yo te puedo ayudar con el informe.

Imposible, vuelvo esta noche.

Mañana antes de las diez

tengo que presentar mis conclusiones.

En nuestros tiempos nos funcionaba bien trabajar juntos.

Por desgracia, no todo funcionaba tan bien.

¿Qué vas a escribir en ese informe tuyo?

Seguramente voy a proponer

que se refuerce la atención psicológica

Reajustar los horarios de la plantilla

y redistribuir los grupos de trabajo.

Bla, bla, bla, bla...

Alejandro, no puedo hacer otra cosa.

Pero si el problema es el plan de ese cretino.

El plan de Fresno es irrenunciable.

A ver si te enteras de una puta vez.

Y no voy a ser yo la que se enfrente a él.

Tú eres la única que se puede enfrentar a él,

Porque otra cosa que se podría hacer...

He pensado que a lo mejor tú podrías recomendar

que se hiciese una reducción de prototipos por año.

Primero tendría que leerme esto, ¿no crees?

Muy bien.

Te debo una.

Quédate esta noche. No.

Te invito a una copa, te sueltas el pelo,

te pones el broche y nos echamos unas risas.

Yo voy a estar en mi oficina.

Si acaso cambias de opinión y quieres venir a verme...

te prometo que no hablamos de trabajo.

Lo pensaré.

"Y si estoy durmiendo cuando llegues, no hagas ruido, por favor.

Te dejo, que estoy muy liada.

Que tengas un buen día, cariño. Un beso."

Te quiero.

(Teléfono)

Ya veo que aquí el servicio sigue siendo tan lamentable

Pero, bueno, qué guapa que vas.

Dame dos besos, mujer.

Bueno, ¿y qué haces tú por aquí?

Pues ya ves.

¿Tú eres la investigadora que han mandado de la central?

Bueno, investigadora... Anda, anda.

Tómate una cervecita... Gracias.

No todo va a ser investigar.

Colombo, colombina...

Bueno, ¿y cómo te va la vida?

¿Sigues con el jardinero?

¿Sigues con él?

Creo que no.

¿Y sigues diseñando aquellas cositas?

Ah, claro, que ahora eres la alta ejecutiva de la central.

Y los de los ordenadores negros.

¿Y qué, Carmelo?

Cuéntame, ¿cómo ves las cosas por aquí tú últimamente?

Pues no sé cómo estarán las cosas por la central.

Lo que te puedo decir es que por aquí

la gente cada vez come más deprisa y peor.

Eso igual indica algo, ¿no?

¿Los tres suicidios?

lo que te puedo decir es que esos tres...

no eran la alegría de la huerta precisamente.

Con todo el equipaje que llevaban a la espalda.

Por ejemplo, el que se pegó un tiro.

Andrés Miró.

Croissant a la plancha y café con leche.

Todas las mañanas desayunaba lo mismo.

La madre de Miró se suicidó cuando él tenía 16 años.

Con una escopeta de caza.

Imagínate el desastre.

¿Y sabes si los otros también tenían antecedentes familiares?

Ese solo tomaba café americano con sacarina.

Así tenía el pobre el carácter que tenía.

¿Y Marcelo Miralles?

Zumo multifrutas, pincho de tortilla y café con un chorrito de coñac.

Pues no sé si tenía antecedentes.

Lo que te puedo decir es lo de su historia.

Te habrás enterado, ¿no?

¿No me vas a decir qué desayuna?

Por lo visto, se trae la comida de casa.

Y sube sola a la azotea.

¿Cómo puedes saberlo todo, Carmelo?

Soy camarero, Sofía.

¿Pinchito de tortilla?

Venga...

Está prohibido subir aquí, ¿lo sabías?

Me gusta subir aquí en los cambios de turno.

A Marcelo también le gustaba mucho este sitio.

Al menos, al principio, porque luego ya no tenía ni tiempo.

Apenas dormía los últimos meses.

No sé, como con la mirada perdida,

como si ya tuviera la muerte por dentro o algo así.

Hasta que decidió tirarse.

¿El hijo que esperabas era de Marcelo?

Sí.

Sí, sí que lo sabía.

Sabía que iba a tener dos hijos casi al mismo tiempo.

Pero decidiste no seguir adelante.

Por eso anulé el traslado, sí.

Hay algo que nos atrae hacia el vacío, ¿verdad?

Algo así debió sentir Marcelo.

(Disparo)

Mierda.

Hola.

¿Quieres algo?

No, gracias, no tengo estómago para nada.

Coño.

¿Qué tal fue la reunión?

Ahora quieren que me haga cargo yo solo del proyecto Iceberg.

Y entre que no tenemos personal

y que el poco que tenemos se está matando,

pues digamos que lo tengo complicado.

¿Cuánto llevas trabajando aquí?

Cuatro años.

Y yo solo he sacado muchos proyectos adelante,

pero lo que quieren ahora es que me haga cargo también

de la parte del proyecto de Miró.

Y eso Andrés y yo lo hubiésemos hecho muy bien solos,

pero, claro, Andrés ya no está.

¡Me cago en todo!

¿Conocías mucho a Andrés?

¿Cómo?

Que si conocías mucho a Andrés.

Sí.

Sí, hemos trabajado muchos años juntos, sí.

¿Es verdad que tenía problemas personales?

No, y nunca ha puesto ni una pega en esta empresa.

Y su vida personal la tenía muy bien, no como el desgraciado de Rus.

¿Eso no te lo ha contado el patio de porteras?

Pues mira, estás igual que Rus,

que era el único que no sabía que su mujer,

la jefa de diseño de esta empresa, se estaba follando a otro

mientras él estaba arriba cortándose la yugular.

Y ahora está de baja por depresión.

Pobrecita.

¿Se puede saber con quién estaba...?

¿Con quién qué? ¿Con quién follaba? Bueno.

Sí, hombre sí.

Un tal Alejandro no sé qué.

Un capullo que quiere convertir esto en un spa.

En lugar de un centro de producción, que es lo que es.

Bueno, yo, si no me necesitas más, tengo que trabajar.

Que vaya bien el informe.

¿Por qué no me dijiste

que te acostabas con la mujer de Rus?

No sabía que estabas tan interesada en mi vida.

En la tuya no, gilipollas. Pero en la de Eduardo Rus, sí.

Que para el caso, es lo mismo, ¿verdad?

Eres un cabrón. ¿Qué pasa?

Tengo un lío con una mujer casa, ni que fuese la primera vez.

¿Tú no te has parado a pensar

que a lo mejor a Rus no le hizo ni puta gracia

descubrir que mientras él se tiraba 18 horas pringando,

tú te dedicabas a follarte a su mujer?

¿No está claro lo que insinúo o quieres que te haga un dibujo?

Rus se suicidó porque no soportaba la presión,

¿vale?

El puesto le quedaba muy grande.

Pregunta a quien quieras de su planta.

Estaba completamente desesperado con el trabajo.

Otra cosa es que a lo mejor tuviese algún problema para...

¿Cómo que algún problema?

Que te estabas follando a su mujer, joder.

Cálmate, por favor... Un problema dice.

Cálmate, Sofía. Cálmate...

Joder...

Mira, estuve buscando una cosa, la encontré.

Te lo dejaste en mi casa la última vez que estuviste.

Estábamos hablando de ti y de la mujer de Rus.

Yo no tenía ni idea de que estaba casada, ¿me oyes?

La conocí en un curso de formación y empezamos a vernos.

Que su marido trabajaba en diseño y programación de prototipos

es algo que no supe hasta muchísimo tiempo después.

Y te dio igual, claro. ¡No!

¡No me dio igual!

Pero ¿qué querías que hiciera?

Dejar de joder a los demás por una vez.

Habló la madre Teresa.

Perdona, pero yo no me follo a los maridos de mis compañeras.

No, no, solo echaste a tu cuñada de la empresa.

Eres un cabrón.

¿Quieres decir que tú no firmaste la carta de despido?

Vale, pero yo leí el informe, Sofía.

"Susana Vergés no controla suficientemente bien los idiomas,

no redacta bien los informes".

porque fuera de carta también llegó a oídos de los jefes

que hablaba mucho por teléfono con su marido

y que ponía a parir a su jefe.

Cosa que aquí no hace nadie.

Sorprendida, ¿verdad?

Ya te dije que éramos una estupenda familia.

Algunas veces nos decimos hola y todo.

Yo no quería que la despidieran.

Solo pretendía que rindiese al mismo nivel que yo.

Y a cambio obtenías un aumento, ¿de cuánto?, ¿2000?, ¿3000?

Anda ya, Sofía, que nos conocemos todos.

Alejandro, esto no está siendo nada fácil para mí.

Para mí tampoco.

Entonces...

¿no crees que lo de Rus tuvo que ver contigo?

Contéstame una cosa.

¿Miralles y Miró también tenían problemas de cuernos?

Miralles tenía un lío de faldas de cojones.

Y Miró estaba en tratamiento psiquiátrico.

Su madre se suicidó cuando él tenía 16 años, ¿lo sabías?

O sea que ahora va a resultar

que los problemas laborales de la empresa

Todo esto es armonía. Estamos en un centro zen.

Se nos ha olvidado colocar los muebles en plan...

rollo feng shui.

Pero estamos trabajando en ello.

Puede que el centro no haya sido tan determinante como tú piensas.

Esta mañana no decías lo mismo, bonita.

Porque esta mañana, bonito,

no sabía todo lo que sé esta tarde.

Rus era un idiota.

Si yo no me llego a haber tirado a su mujer,

se la hubiese tirado cualquier otro.

Vaya con el sindicalista.

Pensar que esta mañana estuve a punto de quedarme.

Debo tener la palabra "gilipollas" escrita en la frente.

Yo no maté a Rus.

¿Va a subir?

¿Usted es?

Víctor Santamaría.

De recursos humanos.

Ah, sí, sí, perdone.

Pase y siéntese, por favor.

Perdone.

Ya termino.

Es que alguien se la ha dejado en la máquina olvidada

O puede que a nadie se le olvidara.

Puede que la máquina tenga problemas de autoestima.

Bueno...

Imagino que querrá que le hable de Andrés Miró, ¿no?

¿Por?

Bueno, porque usted está investigando.

Y yo era al que mejor conocía de los tres.

Le escucho.

Pues mire.

Andrés era un tío muy currante.

Trabajaba todo lo que podía y más.

Ya, eso ya lo sé.

Claro.

¿Y algo más personal?

Pues... no sé.

Mire.

Andrés era un gran tipo, ¿sabe?

Con sus problemas, como todos.

Pero un tipo especial.

¿Por qué cree que acabó así?

Pegándose un tiro.

Él...

tenía algo en su cabeza que no iba bien.

Aunque eso nos pasa a todos.

Aun así, tenía un gran corazón.

Era muy generoso.

La gente que no habla bien de él es porque no le conocía.

Estaba muy estresado.

Primero fue el responsable de toda la informática del Nexus.

Y eso fue un cambio muy duro.

Pero luego ya con el Iceberg, creo que llegó al límite.

¿Diría usted que fue el estrés

lo que le condujo a quitarse la vida?

Yo no puedo contestar a eso, entiéndame.

Soy de recursos humanos.

¿Me podría dar entonces su opinión personal?

Mi opinión personal...

es que el trabajo no le ayudó a superar sus problemas personales.

¿Le gustaría añadir algo más?

No puedo.

Le entiendo.

Muchísimas gracias, Víctor, ha sido muy amable.

¿Sabe?

Usted tampoco es tan dura como dicen.

Casi todos hacemos unas diez horas extra a la semana.

Y hay que estar al cien por cien.

Desde las ocho de la mañana hasta que te marchas.

Esto es como...

una carrera de 400 metros vallas.

Aquí hay obstáculos a cada momento.

Y el que se tropiece y caiga...

la cagó.

Está fuera.

Al menos tengo un trabajo.

Tengo mujer, tres hijos y una hipoteca.

Y no pienso poner en riesgo todo eso

porque tres pirados hayan decidido quitarse la vida.

Supongo que todas las empresas son similares, ¿no?

Esto...

está lleno de trepas.

Yo hago mi curro, no me meto con nadie

y nunca he tenido ningún problema.

A ver si se ponen las pilas los del comité.

Que aprovechen la muerte de esos tres desgraciados.

Y conseguimos mejores condiciones.

¿Puede decirme qué cojones hago yo con 52 años?

Mire, señorita, ya sabemos cómo funciona esto.

A los de arriba solo les interesa

los índices de venta y la cotización en bolsa.

Eso es lo único que pienso.

Si uno de nosotros se pega un tiro, pues vale, qué putada.

¿A dónde voy a ir si deciden prescindir de mí aquí?

¿Que hago más horas? Pues sí.

¿Hemos protestado el resto? ¿Hemos hecho huelga?

Dígame una sola empresa en este país

donde los trabajadores no hagan más horas

de las que marca su contrato.

Será que al fin y al cabo

solo nos importamos a nosotros mismos.

Yo creo que como no haga usted algo...

va a ocurrir otra tragedia.

Muy amable.

Siéntese, por favor.

¿Nombre?

Marcelo Miralles.

Ningún trabajo merece la pena que te dejes la piel en él.

Ninguno.

Primero, porque te vendes demasiado barato.

Y luego, porque terminas vendiendo a los demás.

Como hiciste tú con Susana Vergés.

Ahora Susana se toma un cóctel de pastillas diario.

Tiene depresión.

Tiene 52 años.

Y en este país no hay futuro laboral

para la gente que se queda en la calle con 52 años.

Pero sus hijos...

porque tiene dos hijos,

están a punto de ir a la universidad.

Y su marido, que es tu hermano,

ya estaba en el paro.

Y ahora ella también.

Y no tiene futuro.

Tú estás cubierta.

Pero ella no, Sofía.

Ella no.

¿Está usted bien?

Sí.

Sí, perdón, puede irse.

Gracias por su colaboración.

(VOMITA)

(GRITA)

Sofía.

Hola. Hola, Jaime.

¿Qué tal?

¿Has terminado el informe?

Tengo que redactarlo.

¿Y sabes lo que vas a poner?

Bien.

¿Tú qué haces?

Nada, revisando... el trabajo de Andrés.

Sí...

Sí, no, solo...

su trabajo.

Bueno, pues...

en fin, que vaya bien el informe.

reducir los suicidios en la empresa, ¿no?

Pero aquí, o ponemos cerradura en las ventanas o...

Sofía.

No sé, que...

a lo mejor nos podríamos ver un día.

Fuera de aquí.

¿Te doy mi teléfono?

Adiós, Jaime.

Suerte.

Perdone que la moleste.

Supongo que estará ocupada.

Ya he terminado las entrevistas.

En realidad, solo quería entregarle esto.

Creo que le puede ayudar para la investigación.

¿Quieres pasar? No, no puedo.

Y, por favor, destrúyalo en cuanto lo copie.

Adiós.

o tienes el proyecto definitivo cerrado para el lunes por la mañana

o estás fuera, ¿me entiendes?

Así voy a tener la excusa perfecta

para que la central te dé la patada en el culo

Carlos, sabes que es imposible. ¿Cómo que es imposible?

No puedes amenazarme así.

Estamos al cien por cien con el proyecto.

Que no, que me tienes hasta los cojones.

Que no, que no, me la suda, Marcelo, ¿me entiendes?

como se te ocurra utilizar todo ese material

que te ha facilitado nuestro Bill Gates de los cojones,

ya puedes ir pensando en pedir el divorcio

porque el mismo lunes le envío a tu esposa embarazada

una bonita película que se titula 'Sexo en el despacho'.

Le va a encantar."

Pásame con Gabriela Benassar, por favor.

"Sí, un momento."

"¿Diga?"

¿quién es el Bill Gates de los cojones?

Andrés Miró.

Él le entregó el pendrive a Marcelo.

¿Le ha chantajeado Fresno con esto a usted también?

"¿Gabriela?

Dime, ¿lo utilizó para amenazarte a ti también?"

Ya me lo has entregado, lo difícil lo has hecho.

"Dilo, por favor."

Me dijo que...

que no me convenía que me quedase embarazada.

"¿Por qué le hiciste caso?

¿Por qué no le denunciaste?"

Mira el contenido de las otras carpetas.

Perdona, tengo que colgarte.

"Gabriela, espera...".

Carla, pásame con Ángel, por favor.

"Sí, el señor Torres está reunido en este momento."

"Te lo paso."

Sofía, "ciao, bella", ¿cómo estás?

"Bien.

A punto de redactar el informe.

Mañana antes de las diez estaré por ahí."

Perfecto.

Entonces, ¿algo más, Sofía?

Sí, una pregunta.

"¿Permitió Ángel a Fresno

colocar cámaras por todo el edificio?"

Eh, Sofía, céntrate en lo que te hemos pedido,

Lo de las cámaras de seguridad en las zonas comunes

es política de empresa y deberías saberlo.

"Y ya que preguntas, a mí no me parece tan grave.

En Italia estamos muy acostumbrados a este tipo de cosas."

¿ha habido algún problema con esto de las cámaras?

"¿Sofía?" No.

No, ningún problema,

era simple curiosidad.

Gracias.

A ti.

"Ciao".

(Teléfono)

Hay un hombre aquí abajo que quiere verla."

"Dice que es Álvaro Granados.

Es el periodista que le llamó esta mañana.

Si quiere, le digo que está reunida." Por favor.

"Muy bien, no se preocupe." Gracias.

Hola, Sofía.

¿Qué tal?

Bien, gracias.

¿Y qué?

solo he venido a despedirme

y a agradecerle su predisposición y amabilidad.

Las conclusiones se las entregaré mañana

al director general.

Soy el responsable de este centro, creo que...

merezco un adelanto, ¿no?

Dígame, por favor,

algo de borrador o hágame un resumen.

Está bien.

(Cesa la música)

Técnicamente no es posible establecer una relación causa-efecto

entre los suicidios ocurridos aquí y el nuevo plan de producción.

Resultaría...

precipitado e inconsistente.

Muy bien...

Pero no se equivoque, Fresno.

Igual piensa que estoy a favor

de los métodos que ha implantado usted aquí.

Y no está de acuerdo, ¿no?

Ya sabe que no.

Mira, la gente trabaja mejor bajo presión.

Eso es así.

Yo también tengo problemas personales, ¿sabes?

Problemas algo más serios que un lío de faldas.

Pero yo mis problemas los dejo en mi casa por la mañana

todos los días antes venir aquí.

Porque a mí lo que me pregunta la central

al final de cada trimestre no es por mi hija.

Me pregunta por la cuenta de resultados.

Hay una segunda parte de mi informe.

En esta empresa ha habido y hay demasiada presión psicológica,

por no hablar de las prácticas abusivas.

¿Prácticas abusivas?

Eso es.

si tú me quieres dar lecciones de ética,

yo te voy a dar lecciones de empresa.

Hay una cosa que se llama ERE: Expediente de Regulación de Empleo.

Es una cosa que está ahí y pende sobre nuestras cabezas.

Sobre todas nuestras cabezas, la mía incluida,

de modo que si hay que joderse y trabajar más horas,

pues nos jodemos todos y trabajamos más horas todos.

Porque al fin y al cabo todos estamos en el mismo barco.

Gracias por la lección.

Pero ya lo pongo en práctica cada día en la central.

Te felicito.

¿Y cuáles son sus sugerencias?

Lo primero sería hacer una redistribución

de tareas y grupos de trabajo.

"Redistribución de tareas"...

Reforzar la atención psicológica.

"Reforzar la atención psicológica".

Y hacer un reajuste de horarios.

"Horarios".

¿Algo más?

Marcelo Miralles.

Se ejerció sobre él una presión inaceptable.

Como habrás podido enterarte,

Marcelo Miralles se tiraba a su secretaria en su despacho

y la dejó embarazada.

Marcelo Miralles no cumplía con los plazos de entrega.

Marcelo Miralles me ponía a parir todos los putos días.

Y no está bien poner a parir a tu jefe

todos los putos días.

¿No te parece, Sofía?

¿Y Rus y Miró? ¿Qué pasa con ellos?

¿Cómo que qué pasa con ellos?

Si los tres suicidios no tienen nada que ver

con lo que está pasando aquí,

¿por qué se quitaron la vida en este edificio?

¿Por qué no lo hicieron en sus casas o se tiraron desde un puente?

Pues no tengo ni puta idea de por qué se mataron aquí.

Pero ni yo les maté ni les mató la empresa.

Ni nadie les obligaba a trabajar aquí.

Se podían haber marchado en cualquier momento.

¿Ha hablado alguna vez cara a cara con uno solo de sus empleados?

¿Ha atendido sus peticiones, ha escuchado sus problemas?

Porque yo sí lo he hecho hoy.

Madre mía...

Si me lo permites...

eso que tienes en tu preciosa cabecita...

es un mundo que no existe.

Pues debería existir.

Elimina la segunda parte de tu informe.

He hablado con la central.

¿Y?

Te han subido el sueldo.

Van a darte una buena bonificación por este trabajo extra.

Y en breve tendrás un nuevo despacho.

Todo esto si haces lo que debes.

Señorita Cuevas.

Jaime Salas ha dejado esto para usted.

Gracias. De nada.

Adiós. Adiós.

(Teléfono)

Sí.

Vale.

Gracias.

(Teléfono)

"Sofía, me ha dicho el señor Torres que me deje los informes a mí."

"Está reunido con el consejo de administración."

Sofía.

Sofía, te he dicho que estaba reunido.

¿Qué haces?

-Sofía.

-Buenos días, Sofía.

Hola.

Gracias, Carla, puedes cerrar la puerta.

Sentimos mucho lo de esta mañana.

No nos lo esperábamos.

¿Ese es el informe?

Sí, acabo de redactarlo.

Es el definitivo.

Está bien, Sofía, puedes irte.

Has hecho un buen trabajo.

¿Ya está?

¿Qué esperabas?

-Todo lo que has escrito aquí es confidencial.

Lo sabes, ¿no?

Muy bien.

Muchas gracias.

¿Qué vais a hacer al respecto?

Bueno, quizá haya que tomar alguna decisión.

Pero no es nada sencillo.

Es usted quien toma las decisiones.

No, siempre hay alguien más arriba.

No vais a hacer nada.

Verás, tal como van las cuentas anuales,

no creo que estemos en condiciones de poder hacer gran cosa.

¡Esta mañana se ha suicidado otra persona de la empresa

que llevaba más de diez años trabajando para nosotros!

-La pelota ahora está en nuestro campo, Sofía.

Tú ya has hecho tu parte

y me consta que has hecho un buen trabajo.

La empresa te lo agradece. Eres un hijo de puta.

(HABLA EN ITALIANO) Le has dado carta blanca a Fresno.

Y ese cabrón lleva la factoría como si fuera una prisión.

Extorsiona a los trabajadores

y hace solo lo que le conviene a la empresa.

En mi portátil tengo unas cuantas cosas.

Como una llamada que hizo tu querido Fresno a Marcelo Miralles

antes de que este se quitase la vida y donde le amenaza con despedirle

y con enviarle a su mujer una cinta grabada

de forma clandestina en su despacho

donde se está follando a Gabriela Benassar.

Y esto es solo un ejemplo.

Luego, unos pequeños detalles...

como unos cuantos archivos de vídeos

que muestran todas las actividades de vuestros trabajadores.

Y todo gracias a no sé ni cuántas cámaras de vídeo

que hay desperdigadas por ese edificio

que parece la puta casa del Gran Hermano.

Así que no me digas que no eres tú el que tomas las decisiones,

Sofía. Es normal que estés un poco alterada.

que no estás hablando con una becaria.

Enzo, siéntate.

¿Tienes copias de todos esos archivos

en algún otro lugar que no sea el portátil?

No.

¿Por qué tengo que creerte?

Lleváis haciéndolo desde que me contratasteis.

¿Qué es lo que quieres, Sofía?

Quiero que readmitáis a una antigua empleada.

-Pero si la echaste tú.

Quiero que la contratéis por mí.

¿Cómo pretendes que contratemos a alguien

que acabamos de despedir?

Muy sencillo.

Haciéndolo.

Tú...

¿Tú quién coño te crees que eres?

-Solo te voy a decir una cosa, Sofía.

Te vas a arrepentir.

Y mucho.

¿Qué haces con mi portátil, Arturo?

Querrás decir el portátil de la empresa.

Me lo ha pedido Enzo.

Ah, y llama a recursos humanos.

"Sofía, siento tener que decirte esto,

pero el señor Torres ha dado la orden de que estés fuera del edificio

en menos de 15 minutos.

Te enviaremos a casa los papeles del finiquito

y el documento donde te explicamos las condiciones de la indemnización."

Muy bien.

"¿Sí?"

Susana, soy Sofía.

¿Puedes salir un momento, por favor?

"Ahora salgo."

He venido a pedirte perdón.

Ya...

Me han ofrecido tu puesto.

Pero ya veré lo que hago.

Te deseo lo mejor, Susana.

De verdad.

"Sí, dígame."

¿Jaime?

"No, soy Álvaro Granados,

redactor del periódico local de 'El mañana'.

¿Quién es?"

Soy Sofía Cuevas.

"Ah, señorita Cuevas.

Jaime Salas me dijo que me llamaría."

Ya.

Jaime es una cajita de sorpresas.

"Desde luego.

¿Y a qué debo el honor de esta llamada?"

Un momento.

Creo que tengo algo para ti.

Y puede que sea algo más que la punta del iceberg.

Somos Cine - La punta del iceberg - Ver ahora

El fotógrafo de Mauthausen

Con la ayuda de un grupo de prisioneros españoles que lideran la organización clandestina del campo de concentración de Mauthausen, Francesc Boix, un preso que trabaja en el laboratorio fotográfico, arriesga su vida al planear la evasión de unos negativos que demostrarán al mundo las atrocidades cometidas por los nazis. Miles de imágenes que muestran desde dentro toda la crueldad de un sistema perverso. Las fotografías que Boix y sus compañeros lograron salvar fueron determinantes para condenar a altos cargos nazis en los juicios de Núremberg en 1946. Boix fue el único español que asistió como testigo.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - El fotógrafo de Mauthausen - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

(Música dramática)

En Mauthausen todo está preparado para impresionarte.

Puro teatro.

(Voces en alemán)

Los kapos. Actores que se creen su propio personaje.

Dale una porra a un preso común y será el carcelero.

Los triángulos verdes fueron los primeros en llegar:

delincuentes, violadores, asesinos...

Los niños mimados de los fritz.

(Ladridos)

Para el jefe del Servicio de Identificación,

lo más importante es la escenografía de la obra.

Paul Ricken, los ojos de Mauthausen.

Achtung!

Nunca se separa de su Leica.

Franz Ziereis, el director de la función.

El jefe supremo de Mauthausen.

(Puerta auto)

(Toses)

(SIGUE HABLANDO EN ALEMÁN)

(Órdenes en alemán)

El Erkennungsdienst: el Servicio de Identificación.

Dos cámaras oscuras y 210 metros dedicados a documentar

y fotografiar todo lo que sucede en el campo.

Lo vi claro enseguida.

Allí necesitaban fotógrafos y yo, casualmente, lo era.

Yo no quería dar golpes ni ser golpeado.

Mi única opción era quedarme fuera del encuadre.

Por cierto, no soy este novato que tengo enfrente.

Yo ya soy parte de la escenografía.

(Silba)

Que no es tan terrible, ¿eh?

A mí no me va mal.

¿Sabes?

Eso... solo te pasa si intentas huir.

Aquí somos prisioneros de guerra. No nos pueden hacer nada.

Se han llevado a mi padre.

¿En un furgón negro?

Tienes que ir con cuidado, chaval.

A ver...

Si no te tratas bien, los otros tampoco lo harán.

Mira, aquí hay gente de todas partes.

Hay polacos, rusos, delincuentes, políticos alemanes,

austríacos... y judíos.

Los españoles fuimos de los primeros en llegar.

Mira. Somos triángulos azules.

Sabes qué significa, ¿no?

Que para los fritz no tenemos patria.

¿Y dónde se lo han llevado?

Tú estate tranquilo. Se lo han llevado a Gusen.

A cinco km de aquí. Tu padre estará bien.

De hecho, estará mejor que aquí.

Gusen es como una enfermería y sabes qué hay en las enfermerías.

¿Qué? ¿Cómo que qué?

Enfermeras.

Que tu padre ha tenido mucha suerte, chaval.

Ya me gustaría a mí que me cuidara Greta,

Elsa...

No, no, Gertrud. Sí, Gertrud tiene unas tetas...

Así queda mejor.

Me llamo Francesc Boix.

Anselmo... Anselmo Galván.

Galván...

Anselmo.

¿Sabes?

Eres de mis primeras fotografías aquí dentro.

A ver...

Ahí arriba.

A ver, aparta.

¿Por qué le has dicho eso?

Nadie regresa con vida de Gusen.

Sin un poco de esperanza, no dura ni cinco minutos aquí.

Qué sabrás tú, si llevas solo dos meses.

"Nacht un Nebel".

¿Noche y...?

Niebla... Noche y niebla.

¿Era fotógrafo?

No está mal para hijo de sastre.

Esto es arte.

Me gusta tener referentes de artistas.

Yo prefiero fotografiar la realidad.

La realidad no existe, Franz.

No olvides.

(Llaman a la puerta)

Eh, ¿y Hans?

Ahí lo tienes.

(CARRASPEA)

¿Tienes lo mío?

Sigue.

¿Cuánto?

Diez.

A saber de quién eran. Importa de quién serán.

Seis. Ocho mínimo.

Ocho no.

Vale, vale.

(TARAREA)

Te he conseguido lo tuyo.

No sabía que fueras tan presumido, Valbuena.

¿Qué?

En unos días nos visitará un jefazo.

¿Kaltenbrunner? Apunta más alto.

¿Himmler?

(Truenos)

(Ronquidos)

(Toses)

(Música dramática)

(Graznidos de cuervo)

Esto no ha sido un intento de fuga.

Les han disparado de frente.

(SUSPIRA)

Boix...

No coinciden.

El número de identificación del cojo

no coincide con la fotografía y son el mismo.

Lleva ya las copias a la Oficina Política.

Fíjate. Es lo que tienes que hacer.

Vamos.

(Canción alemana)

(Puerta)

Las copias de los fugados de Gusen.

¿Me explicas esto?

Fíjate en los números.

Cambiaría la camisa con alguien.

También han cambiado el registro.

Un despiste.

Ya lo arreglaré.

Son demasiados despistes.

¿Me vas a denunciar?

Tú actitud nos perjudica. Tú eres comunista, joder.

Aquí soy un preso más.

Sí, y también comunista. Por mi boca te habla el partido.

Al partido le sobra paranoia

y debería limpiarse los dientes de vez en cuando.

Como si tú no trabajaras para ellos.

Ven.

Cambiamos números.

Los muertos ya no los usarán

y los Noche y Niebla necesitan otro nombre.

Salvamos vidas.

Hay 35 maneras de morir en Mauthausen.

Cámara de gas, inyección letal,

despedazado por los perros, duchas heladas en invierno...

La peor era morir por agotamiento en la escalera de la muerte.

La construimos con nuestras propias manos.

Bajo cada escalón, se esconde la sangre de un español.

Cristóbal Rosales, 29 años, madrileño,

bailarín profesional y comunista. Un Noche y Niebla.

Un Nacht und Nebel.

Alguien que los nazis quieren ver desaparecer.

Y este es José Pino,

de 33 años, catalán, electricista y tuberculoso.

Los dos están condenados a morir.

A uno lo podemos salvar, al otro no.

Me llamo José Pino Carballo.

Tengo 33 años y nací en Barcelona.

Soy electricista, tenía dos hijos...

¡Tienes dos hijos!

Cuando salgamos de aquí, los visitas y les das el pésame,

pero ahora seremos prácticos.

¿Solo con los del partido?

Con los de confianza. Con todos no podemos.

¿Puedes hacer un cambio con un preso de Gusen?

¿Le conseguirías trabajo a un Noche y Niebla?

Una foto está hecha de luz,

pero necesitamos oscuridad para que funcione.

Mira,

los golpes son para que las burbujas no se peguen en la película.

(RESOPLA)

Ponemos el papel fotográfico

aquí, en el líquido revelador.

A ver...

Se lava con agua y la cuelgas, para que se seque.

¿Qué hacéis aquí? Ya nos íbamos.

Ricken nos prohíbe entrar. Le enseñaba la cocina.

Vete, vete.

¿Cómo se dice?

Españoles, ¿verdad? ¿Tienen un cigarrillo?

(Música triste)

No hay corriente.

¡Vamos!

Vamos, vamos.

(Cámara)

A los primeros solo les toca agua sucia,

a los últimos, unas raciones pésimas, pero aquí,

en el medio, te pueden tocar carne y patatas.

Me dijeron que Gusen es una cantera terrible.

Lo dicen para que no os hagáis los enfermos.

(SILBA)

Te manda recuerdos.

¿Le has visto?

¿En la enfermería?

(Música tensión)

(Canción alemana)

(Canción patriótica alemana)

(Cámara )

(Cámara)

(Aviso por altavoces en alemán)

(Sirena)

(Música)

¡Eres un cabrón!

¿Qué es?

¿Qué pasa?

El sacrificio del VI Ejército no fue en vano.

Generales, oficiales, suboficiales

y equipos lucharon hombro a hombro hasta el último cartucho.

Han muerto para que Alemania viva.

¿Entonces?

¡Los nazis han perdido Stalingrado!

Buenas noticias.

¿Y ahora qué va a pasar?

Vamos, todos a vuestros sitios.

Y borrad esas sonrisas, joder.

¿Por qué te pones así?

Hasta ahora los nazis creían que ganarían la guerra.

Imagínate qué pasará si ven que la pueden perder.

(CHISTA)

Te toca.

Hoy nos ordenaron destruir las copias que nos enviáis.

Ahora ya sabemos por qué.

Acompáñame.

(Música tensión)

¿Qué haces?

¿Se puede saber...?

No quemaremos las pruebas de lo que han hecho.

Si Ricken se entera... Si se entera, sabré que fuiste tú.

¿Sabes qué les hacen los del partido a los chivatos como tú?

Les cortan los huevos y esperan a que se vacíen enteros.

Suéltame por Dios. Suéltame.

Mejor usar negativo virgen.

Si no, al quemarlos notarán la diferencia.

(Música dramática)

Hoy ha sido un día duro.

Vamos, Franz.

¿O prefieres aliviarte solo?

Disfruta, Franz. Te lo has ganado.

(Música tensión)

¿Eres española?

(Música tranquila)

Puta, alcohólica, anarquista...

Lo que prefieras. Pues a mí me...

¿Entiendes?

Nosotros salvamos vidas, no fotografías.

Debemos esconderlos en distintos lugares.

Separados no tienen tanta importancia.

¿Y cómo lo piensas hacer? Si los encuentran, nos fusilan.

Vale, como quieras.

No eres mi única opción. El Partido no eres solo tú.

Necesitarás a gente de confianza.

Del Lejías puedes fiarte. No te preocupes.

Antes trabajábamos juntos.

No son fotografías, son negativos.

Pasa rápido.

Los negativos son fáciles de esconder.

No pienso arriesgar mi vida por unas fotos.

Perdiste un hermano aquí, ¿verdad?

Todos hemos perdido a alguien aquí.

Sí.

¿Y no merecen justicia?

Tenemos las imágenes de nuestros compañeros asesinados,

de Himmler y la cúpula de las SS visitando el campo.

Tenemos pruebas para incriminarlos.

¿Queréis que se olvide lo que está pasando?

Nadie lo creerá si no lo ven.

Nadie.

(Pasos)

(CARRASPEA)

Me llevaron a Ravensbrüch.

Me dijeron que si aquí me hacía puta, en seis meses estaría libre.

Llevo ya casi un año.

¿Te gustaría hacer algo contra los fritz?

(Portazo)

(Música militar)

Mira, mira, mira.

(Ladridos)

(Risas y silbidos)

(Puerta)

Kapo de mierda.

¿Qué es? ¿Un drama, una comedia?

¿Perdón? La obra que preparas.

Revista.

El kapo quería hablar con Ziereis. Pero eso lo haré yo.

Los jóvenes afortunados se van con él.

Fuera se trabaja y se vive mejor que aquí.

¿Le has preguntado eso? Sí, sí.

El chaval se presentó voluntariamente No quiso ir con los Poschacher.

Se lo han llevado a Gusen a primera hora.

Enfermero.

(Música de armónica)

¿Te gusta?

Eso no es tuyo.

Ahora, sí. En Gusen no lo necesitará.

Toma.

¿En serio, quieres comprarme con tabaco?

La música ayuda a levantar ánimo.

¿Qué quieres?

Me debes una.

Es un triángulo verde. Nos denunciará.

No lo hará.

Seguro que querrá algo a cambio.

No podemos fiarnos de él.

Me fío más de los interesados que de los cobardes.

¿Dónde están escondidos?

Tranquilo, están a salvo. Cuanto menos sepas mejor.

(Música tensión)

Debemos sacar el negativo en las cajas de granito para Berlín.

Dudo que a Hitler le interesen los negativos.

Con un documento con tu sello

podríamos desviar una de las cajas.

¿Y quién los recogerá? Alguien puede viajar con ellos.

¿Dentro de la caja? No me jodas.

Yo me apunto. Es una locura.

No tanto. Contaré todo lo que está pasando.

Y además, con pruebas.

Yo solo me llevaré una pequeña parte.

Pero abriré un túnel, una puerta de salida.

Y cuando estés a salvo, te enviamos el resto.

Necesitaré documentos oficiales, algo de ropa, comida...

Han entrado en nuestro barracón. ¡Mierda!

(Música dramática)

(GIME)

Los negativos deben salir de Mauthausen. Inmediatamente.

Tenemos un plan.

Tenemos un héroe cojonudo.

Y una buena cortina de humo.

Si los fritz quieren entretenimiento del bueno, lo tendrán.

(CANTA) Que después de morir, no habló nada más.

La caja finalmente va a Polonia, justo en la frontera con la URSS.

Toma, esto te ayudará a estar más presentable.

Pasar de preso a mendigo es un ascenso, supongo.

Me vais a echar de menos, ¿eh?

Oye, dale las gracias a Bonarewitz por las pelucas.

Mucha mierda chicos. ¡Eso, tú!

Mucha mierda.

Vamos. Venga chicos, empezamos ya.

(Murmullo)

Después de una gira internacional por Francia y España,

llega al Konzentrationslager de Mauthausen...

la fabulosa...

y cojonuda compañía...

¡La Española!

De chico yo era baturro

y ahora soy medio alemán.

Espero llegar a ruso

o también americano,

pero eso no está en mi mano.

Que carrera más

triunfal.

(Vítores y silbidos)

¡Pepe!

¡Pepe, cántate algo para el Sr. Kapo!

¡Eh!

¡Eh, Herr!

Eh, mira.

A un concurso de ganado

ni se te ocurra ir a verlo,

porque pueden equivocarse

y darte el primer premio.

Tengo salchichas, manzanas...

Joder, has montado un apartamento. Un poco pequeño.

Así no oigo roncar al Lejías.

Me han dicho que a la hija de Don Paco le ha dado por el tabaco.

Con el tabaco rubio tiene guasa que lleve la ración siempre a casa

y cuando solo pasa media hora

resulta se han fumado tus pitillos la niña y la señora.

La escalera de la muerte. No es un mal nombre.

La niña y la señora en un descuido se fuman los cigarros del marido

y como la mujer no da en cartilla,

usted por no pegar un estallido, se fuma las colillas. ¡Olé!

¡Olé, olé!

¿Qué? ¿Tienes miedo?

¿Tú qué crees?

Quiero ver a mi hijo.

Ahora tendrá unos cinco años.

Casi, casi lo mismo que llevo yo metido aquí.

Está en Polonia, en un orfanato, quiero verlo.

Hans...

Lo siento, pero no te dejaré entrar en esta caja.

(TOSE)

(TOSE)

¿Qué haces?

Será por las buenas o por las malas.

Baja, nos van a matar. Yo ya estoy muerto.

Vale, está bien.

(Música tensión)

(Puerta)

Dámelos. Me los llevo.

No.

Tranquilo. Odio a los nazis más que vosotros.

Cuando esté en lugar seguro, les enseñaré.

Vale, pero no de inmediato.

Una vez a salvo, publica una esquela

en el Der Angriff a nombre de Fritz von Stroheim.

Fritz von Stroheim.

Sabremos que estás bien y enviaremos el resto.

Y además, el traje me va bien.

Sí.

Lo que no te irá bien es esto.

Hace tiempo que lo preparo.

Confía en mí.

(Aplausos y vítores)

¿Señorita?

No nos falles. Recuerda, Fritz von Stroheim.

Me debes un paquete de Lucky.

(Aplausos y vítores)

(Sirena de alarma)

¿Cuántos?

(Ladridos)

¿Cómo es posible?

(SILBA)

(Puerta)

¿Qué? Nada.

Me he leído las esquelas de los últimos días y nada.

Nos la ha jugado. Te dije que no podíamos fiarnos.

Von Stroheim morirá, confía en mí.

En quien no confío es en Bonarewitz.

Ten fe.

Y acuérdate de...

¿Los otros no daban la talla?

Mínimamente interesante.

Lo diferente, siempre es más interesante que lo habitual.

Depende del punto de vista.

Venga, como un animal de feria.

No es para tanto.

¿Hablas español? Y también alemán.

Perdona, yo... Pensaba que eras ruso.

Soy judío austríaco y profesor de lenguas.

Perdóname. No te preocupes.

Ser diferente tiene sus ventajas.

El otro día, incluso me llevaron al prostíbulo.

(Música tensión)

Por favor.

(Música clásica)

Déjame en paz. Disimula.

Te he conseguido un boleto para salir del campo.

Llevo unos negativos con las pruebas de lo que nos hacen.

Necesito que los escondas. Ayúdame.

(Sonata de Beethoven)

Eh, chaval.

¡Chaval!

(Para la música)

Yo me voy.

Ten cuidado.

La música alemana a veces puede resultar demasiado...

intensa.

¿Entiendes?

Bien.

Hazlo por tu padre.

Por favor.

(Palmadas)

Pamplinas.

Español, ¿eh?

Bienvenido. Ven.

¿Ella es de fiar?

Sí, sí, sí. Es de los nuestros.

Puedes pedirle lo que quieras.

Siéntate.

Los fritz se han quedado con ganas de teatro.

(Música alegre)

(La música para)

(Canción patriótica alemana)

(Música dramática)

Me gusta mucho.

Tiene un aire a Pieter Brueghel.

Hijo de puta.

¡Eres un hijo de puta!

Eres peor que ellos.

¿Qué?

Le gusta ver cómo los otros asesinan, ¿verdad?

Cómo los otros se emocionan, lloran, sufren...

Cómo...cómo follan.

Eres un puto mirón que espía el mundo tras un agujero

porque no tiene cojones de hacer nada.

¡Cállate!

¿O qué?

¡Vamos, dispare!

¿Solo sabe disparar con su maldita cámara de fotos?

Apriete el gatillo.

Inmortalice el momento. ¡Venga, Ricken!

Venga.

Venga...

(GIME)

(GRITA)

No.

(SE QUEJA)

¿Sabes lo que es el hambre?

¿Sabes lo que es ver pasar día tras día

con el estómago vacío?

Sin nadie con quien hablar.

Suerte de los gusanos.

Yo les hablo

y luego me los como, para que no se lo cuenten a nadie.

Francesc,

Paco,

Franz...

Creías que era un traidor. ¿Valbuena?

Tú y tus amiguitos creíais que era un traidor.

Soy un héroe.

Soy un héroe porque no les he contado nada.

No sabías nada. ¿Qué les ibas a contar?

Tu amigo también lo hizo.

Al otro lado del agujero.

Hans, el de la caja.

Acabó comiendo gusanos.

Y tú también lo harás. No te preocupes que lo harás.

¿O ya lo has hecho, eh?

Has comido gusanos.

¿Sabes qué?

No solo comía gusanos tu amigo. Cállate.

No, cállate tú de una puta vez y escúchame.

Tu amigo Hans no solo comía gusanos.

También comió negativos.

Sí, tiras de negativos.

Pero claro, los negativos no tienen proteína.

Así que más bien se los comió por detrás.

Por eso no los encontraron en la caja, los tenía dentro.

¿Dónde están?

Ah, no sé, busca. Busca, busca.

Busca, busca, busca.

Frío, frío, frío, frío.

Frío...

Templadito. Caliente... Ay, que te quemas, Francesc.

Te has quemado.

¿Dónde están?

Era yo.

Era yo o los gusanos.

Y uno no se puede fiar de los gusanos porque...

Porque por muchos que comas...

luego te comen ellos a ti.

(SISEA)

Los quieres, ¿verdad?

Pues ¿soy un héroe o no soy un héroe?

Eres un héroe, Valbuena.

Un auténtico héroe.

(Voces en alemán)

(Pasos)

(Puertas)

(Aria de Bach)

Diles lo que quieren.

(GIME)

(Aviones)

(Bombardeos)

No sé si es americana o rusa,

pero esta música al otro lado del Danubio suena celestial.

(Bombardeos)

(Disparos)

(Puerta)

No, no, no.

¡Larguémonos!

(GRITA)

(Música trágica)

Valbuena.

Gas.

¡Gas! !Gas!

¡Valbuena, gas!

(Bomba)

(Bomba)

¡Vamos!

Los kapos tienen las armas que los nazis abandonaron.

Toma, hay que defenderse.

(Música dramática)

¿Franz?

Soy inocente.

De eso precisamente le van a acusar.

Dime...

Dime que mi obra está a salvo.

Hola.

(Gritos)

(Música triunfal)

LOS ESPAÑOLES ANTIFASCISTAS SALUDAN A LAS FUERZAS LIBERADORAS

(EN INGLÉS) ¡Hola! ¡Gracias!

Sácanos guapos, Boix.

(Canción Corrandes D'Exili)

EL FOTÓGRAFO DE MAUTHAUSEN

Somos Cine - El fotógrafo de Mauthausen - Ver ahora

El médico alemán (Wakolda)

1960. Un médico alemán conoce a una familia argentina en la Patagonia y les acompaña en la ruta del desierto. Esta familia revive en él todas las obsesiones relacionadas con la pureza y la perfección; en especial Lilith, la hija adolescente. Decide alojarse en la hostería de la familia.

Para todos los públicos Somos cine - El médico alemán (Wakolda) - ver ahora
Transcripción completa

(Risas infantiles)

(TODAS) Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta y salgo para afuera.

¡Ya, ya!

Soy una tijereta que se abre y se cierra,

se abre y se cierra.

Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta... -¡Lilith!

-...y salto para afuera.

Yo soy... soy una tijereta que se abre y se cierra,

se abre y se cierra.

Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta y salgo para afuera.

Yo soy... soy una tijereta que se abre y se cierra.

"La primera vez que me vio,

pensó que yo habría sido un espécimen perfecto,

de no ser por mi altura".

"En su libreta, escribió:

'Misteriosa armonía en la imperfección de sus medidas'".

Ahí va el corazón.

¿Me la devuelve?

(ACENTO ALEMÁN) Por supuesto. Es tuya.

¿Cómo se llama?

Wakolda. Wakolda.

Igual ya estás grande para andar con muñecas, ¿no?

¿Cuántos años diría que tengo?

¿9?

¿10?

Tengo 12. 12.

Perdón. No importa.

Ya me acostumbré.

¿A qué?

A ser más grande de lo que la gente cree.

(Puerta abriéndose)

Lilith, ayudame con esto. Vení acá.

(ASIENTE)

¿Van al sur? Sí. Dame.

¿Vamos en caravana?

La ruta del desierto es... Sí, 300 km de nada.

Pregunte a mi papá. Está bien.

Me pregunta si puede venir con nosotros en caravana.

Si no es molestia.

Sí, no hay problema.

Todos los extranjeros temen esta ruta.

Lo importante es no agarrarla de noche.

Si salimos ya, llegamos al atardecer.

Vamos, vamos, vamos.

El señor nos va a seguir en su auto.

Helmut Gregor. Encantado.

(HABLA EN ALEMÁN)

(Motor arrancando)

(Banda sonora original)

¿Sabías que la "Grammostola mollicoma" puede vivir 30 años?

"Son arañas longevas y las hembras mudan de piel una vez por año".

¿Qué es "mudar de piel"?

¿Qué es "mudar de piel"? -No sé, Poldo.

(SUSURRA) ¿Qué es "mudar de piel"?

Poldo, dejame dormir. Papá...

(Trueno)

(Trueno)

(Trueno)

Vamos a tener que parar en alguna parte.

(Trueno)

(Ladridos)

(Disparo)

(Ladridos)

Quédense.

Disculpe que hayamos entrado sin pedir permiso.

Bien termine la tormenta, seguimos.

No tengo mucho para ofrecerles, pero pasen si quieren.

(Trueno)

Rápido, vamos, abajo.

¡Oh! Me parece que se murió...

del susto. No.

¿De qué se va a asustar si no pasa nada?

Dile que no tenga miedo. Aquí, la piel.

(TARAREA)

Agarrá, es carne seca.

No está muerta. ¿Ves?

Se mueve.

Está cambiando de piel, por eso está tan quieta, pero está bien.

Hay muchos insectos acá adentro. ¿Acá?

Tomá, es un regalo.

"Danke". "Danke".

Andá a buscarlo.

-¿Por qué salieron en la ruta con esta lluvia?

No estaba anunciado.

No hace falta para saber que venía la tormenta.

(Trueno)

Lo entienden.

(Trueno)

No hablo ni entiendo.

(Trueno)

(Trueno)

Sostenela acá.

No debería estar hablando con usted.

Lo tengo prohibido,

hablar con extraños.

Entonces, nos despedimos.

(ASIENTE)

Mi mamá dice que basta que algo esté prohibido para que lo haga.

¿Y es verdad?

Casi.

Hay cosas que da igual que no estén prohibidas.

¿Hablarías conmigo?

Creo que sí.

Crees, pero no estás segura.

Sí, estoy segura.

Lilith, vení.

Andá a tu cama.

(Banda sonora original)

Nosotros nos quedamos acá.

Bariloche queda a 30 km más adelante.

¿Ud. a qué dirección va?

Acá.

Ah, sí, es en el pueblo.

Siga derecho.

Que le vaya bien. Gracias por todo, Enzo.

¡Oh, oh, muy bien! Todo bien.

(HOMBRE) Hola. Vamos. Pasemos dentro.

-Vení, pará. -¿Qué querés?

¿Vamos al lago, papá? Espera, campeón.

Dale, ahora, vamos ahora.

(Avioneta)

¿Siguieron llegando?

Cada vez, más.

Llegan y se van en ese avión.

No salen nunca de la casa del vecino.

Vení.

Pintá la otra ceja vos.

¿Seguro? Sí, tomá.

Tomá este pincel. Agarrá.

Los dedos bien cerca de las cerdas

y apoyá el meñique en la muñeca para tener pulso firme.

¿Así? Exactamente, bien.

Ahí.

Miren.

20 empleados llegaron a tener mis papás.

¿Cómo vamos a hacer para sostener esto?

¿Cuándo la vamos a abrir?

Cuando podamos.

¿Sabés cuál soy?

¿Vos?

Esta.

¿Cuántos años tenías ahí?

¿Tú qué dices? Ven.

Mira cómo era tu mamá.

Tengo una foto que te quiero mostrar.

¿Esta era tu escuela?

Sí.

Esta va a ser tu maestra.

¿Iremos a tu misma escuela? (ASIENTE)

Pero si no hablo alemán.

Pero vas a aprender rápido.

(TODOS) # "... Recht und Freiheit

# Für das deutsche Vaterland!".

# "Danach lasst uns alle streben".

# "Brüderlich mit Herz und Hand!".

# "Einigkeit und Recht und Freiheit

# sind des Glückes Unterpfand".

# "Blüh im Glanze dieses Glückes,

# Blühe, deutsches Vaterland".

# "Blüh im Glanze dieses Glückes,

# Blühe, deutsches Vaterland". #

(Risas y voces indistintas)

"Es tut". Eva.

Soy Klaus Bayer.

¡Klaus!

Hola. ¿Cómo te llamas? Lilith.

Este es el grupo que está aprendiendo alemán. Sentate allá.

(Banda sonora original)

(CHICA) Ahí está.

Todos los días, las enfermeras le sacan.

¿Por qué está allá? Porque le operaron.

-¿El dueño de la casa es médico? -Cirujano.

-¿Y él? -Un paciente.

(GIME)

(Vehículo acercándose)

No, no, no.

Hola.

¿Te lastimaste?

No es nada.

¿Está tu papá?

Andá a buscarlo.

Me comentó su señora que van a reabrir la hostería.

En dos semanas.

Me gustaría quedarme.

No.

¿Ud. no tenía donde quedarse?

No se compara con esto.

Para mí, sería un honor ser su primer huésped.

Ayer mismo, se lo comentaba a mi esposa por teléfono.

La idea es que vengan y yo me instale en algún lugar.

Los cuartos no están listos todavía.

Puedo pagar por adelantado.

Seis meses.

¿Me cortas la carne, mamá?

¿Y su especialidad cuál es?

El ganado.

Mejorar la cría con hormonas.

¿Vaca por vaca?

Solo las embarazadas y los terneros.

Estimulamos la producción de una proteína

que el cuerpo genera naturalmente en menor dosis.

¿Qué tipo de hormona?

De crecimiento.

Pero, si es médico, ¿por qué trabaja en animales?

Lo nuevo se prueba en animales para asegurarnos de que funciona.

¿Y si no funciona?

Siempre funciona.

La genética es una ciencia compleja,

pero tiene explicaciones sencillas.

Se debe buscar lo que los genetistas llaman

"el efecto fundador".

Si uno encuentra un patrón hereditario,

puede trabajar para mejorar la raza.

"Esa noche, en su libreta, escribió:

'Sietemesina. Neumonía hasta los tres,

asma leve hasta el presente'.

'Gripes, anginas, infecciones y sinusitis crónica'".

"De mis hermanos, anotó:

'"Homo europaeus", embarazos normales'".

(Ruido)

¿Qué hacés acá?

(Puerta cerrándose)

¿Va a trabajar acá?

(ASIENTE)

¿Con animales?

Entre otras cosas.

¿Qué es esto? Sangre.

Mirá.

No hay nada más misterioso que la sangre.

¿Querés ver la tuya?

¿Me va a doler? Nada.

Cuidado.

¿Qué tienen que ver la sangre y el honor?

La mezcla impurifica la sangre y destroza la memoria.

¿Qué hay que recordar?

Quiénes éramos.

¿Quiénes éramos?

¿Alguna vez te hicieron una radiografía?

¿Para qué?

Para ver cuánto más puedes crecer.

Es una foto del hueso.

Vamos a hacer una de tu rodilla y otra de tu mano.

Ahora no respires, no te muevas.

¿Yo podría crecer más?

Con un poco de ayuda.

¿Buscás algo?

Un diccionario.

Gracias.

No lo vas a encontrar ahí.

¿"Sonnenmenschen"?

Vení.

Son estos.

¿Son superhombres?

Algo así.

(HABLA EN ALEMÁN)

Es un juego.

Les ponen puntos a los cuerpos de las mujeres.

Te acaban de poner un cero.

Dale, tu turno.

Vamos juntos.

("Lady Sunshine Und Mister Moon")

¿Después adónde vas? -A Ushuaia.

¿Viajas sola?

Siempre.

¿Me vas a decir que nadie te espera?

Nadie me espera.

Perdoná.

(RÍE) ¡No! (TOMÁS) ¡Vamos!

(Risas)

(GRITA Y RÍE) ¡Mirá!

¡No, no!

Está bien. ¿Lo ves?

Ailín.

No, quedate ahí, ahí, quieto.

Dale, Lilith, dale.

(RÍE) ¡No, para, no!

"Ja".

"Danke".

(Vehículo acercándose)

¡Ahí va!

Está creciendo 1 o 2 cm por año,

en lugar de 8, que es lo que debería.

Tiene los cartílagos abiertos.

¿Con qué permiso hizo el estudio? Quiere ayudar.

No necesitamos su ayuda,

ni Lilith ni nosotros.

Decíselo.

No experimentará con ella. No es un experimento.

Vení a jugar. Ya voy.

Es la hormona de los animales. ¿Y las pruebas con otros chicos?

Es el momento para hacerlo. Después será tarde.

Me dijo que no tiene riesgos.

Siempre los hay, aunque no te lo digan.

Es nuestro huésped, nada más, no el médico de la familia.

¿Vos creés que existen las ciudades subterráneas...

donde esperan los "Sonnenmenschen"?

¿Quién te mete esas ideas en la cabeza?

¿Tus papás?

¿Tus amigos?

¿Lo terminaste?

Ponelo en esa caja.

¿Te vas a pasar todos los recreos acá?

¿Tan mal te tratan ahí afuera? Un poco.

Entonces, ayudame.

Sentate ahí.

Yo también era la primera de la fila a tu edad.

Escribí. Número 7.

Fotos de los orígenes de la escuela.

(HABLA EN ALEMÁN)

Son esas tres.

"Bitte". -Está lo que querían eliminar.

Cállate, idiota.

-Nos vemos a la noche.

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

"Papá se empeñó en hacer una muñeca con un corazón mecánico".

"Le gustaba que fueran todas distintas".

"A mí también".

"Por eso elegí a Wakolda".

"Era la más rara de todas".

"Igual que yo".

Papá. (ASIENTE)

Quiero hacer el tratamiento.

Lo hablé con mamá y no me da miedo.

Vos no necesitás ningún tratamiento.

Soy la más bajita...

siempre.

Siempre va a haber el más alto, el más gordo,

una más rubia.

No todos somos iguales.

Eso es lo que nos hace únicos.

Dame una de estas, dale.

¿Puedo pasar?

¿Nunca pensó en producirlas en masa?

Podría hacer realidad sus diseños.

Hacer eso sería carísimo.

No si encuentra un inversionista.

¿Quién va a querer?

Yo.

Le estoy proponiendo un buen negocio. Piénselo.

Helmut.

Si le va a hacer un estudio a mi hija,

primero me pide permiso. ¿Estamos?

Pensé que habías faltado.

Me cambiaron al grupo de alemán.

No ha hablado en todo el día.

Vas a sentir como una picadura.

¿Dolió?

Aguantá eso.

¿No?

Vamos a tomar unas medidas.

Agarrate vos.

¿Y si no crezco nada?

Vas a crecer.

"Ja".

(Latidos)

(Latidos)

"Ese día, confirmaron que no era uno. Eran dos".

"Mamá confiaba en él".

"Hacía semanas que se sentía mejor gracias a sus vitaminas".

"Por fin podía probar los avances de sus hormonas de crecimiento".

"Ya las había probado en el ganado,

pero ahora tenía a mis hermanos".

(Música de miedo)

(Grito en la película)

¿Y Poldo? Con Tomás.

Eva, Eva.

Sonrían.

Ahí va.

-¿Voy...? ¿Voy abajo?

-Tomás, más a la derecha.

Ahí llegan. Muchas gracias. Enzo, muy bien.

(Puertas cerrándose)

(Motor arrancando)

(Puerta cerrándose)

Hola. Lo que me pidió.

¿Van al centro? ¿Me llevan?

Quedate en el auto.

(Voces lejanas en alemán)

(Llaman a la puerta)

(KLAUS) Nora. -Voy.

¿Qué pasa?

No me vas a hacer quedar mal, ¿no?

¿Con quién?

Con mis amigos.

Les dije que sos confiable.

¿Sos confiable?

(Gritos de júbilo)

(CHICA) ¡Bravo!

Feliz cumpleaños, tesoro.

(Canción en alemán)

(Canción en alemán)

Es un prototipo de sus diseños.

¿Vos le diste los planos? Era una sorpresa.

¿Dónde lo hicieron? En una fábrica en Trelew.

Lo único que debemos confirmar es con cuántas empezamos.

¿200?

(CHICO) Por fin solos.

(Risas)

Mira la cara.

¡Ay!

¿Qué tenés?

Nada.

¿Te duele? No, no.

¿Cuánto?

Casi dos centímetros.

¿Y esos dibujos?

Mi familia.

Los poetas escriben lo que ven.

Los pintores lo pintan.

Yo mido y peso lo que me interesa.

¿Nosotros le interesamos?

Vos.

"Ese día, le dije que me dolía el cuerpo,

las piernas, los brazos...".

"Dijo que era buena señal y aumentó la dosis al doble".

"En su libreta, anotó:

'Brote puberal'".

"Dijo que mi cuerpo era un campo de batalla,

que el dolor era bueno".

Acostalo a Poldo.

Dale, Otto, vamos.

Tengo frío. Te quiero mostrar algo.

Lo encontré ayer.

(Voces en alemán)

¿Estás bien?

¡Otto! ¡Otto!

Podés irte a tu casa. Otto dijo que no tenés nada que ver.

"Papá puso en práctica todos sus inventos".

"Cambió los ojos pintados a mano por ojos de vidrio móviles,

las peluquitas de lino por pelo humano".

"Hasta hizo manos y dedos articulables".

"Él lo convenció de que fueran muñecas perfectas, en serie".

(Banda sonora original)

Por un negocio que pueda seguir en su familia...

aun cuando yo ya no esté más con ustedes.

Salud.

¿Te sentís bien?

Hay varios compradores interesados.

Pagarán lo que pidamos.

¿Por qué?

Porque son únicas.

Le pregunto por qué invierte su plata y su tiempo en muñecas.

El gusto por la belleza.

(HOMBRE) Mañana estarán listas.

¿Las llevamos desarmadas? Como prefieran.

Faltan algunos detalles.

Labios, lengua, cejas.

¿Quiere alguna marca personal?

¿Algún lunar o marca de nacimiento? Nada.

Las quiero limpias.

Y esta...

es la muñeca que late.

¿Podría terminar de armar una? Desde luego, adelante.

Permiso.

(Latidos)

(BALBUCEA)

(GIME) Estás ardiendo de fiebre.

(GIME)

¿Dónde estamos?

En una hostería. ¿Recuerdas que salimos de viaje?

Tápate.

No, no, no. Hace mucho frío. Te hará bien.

¿Te pica?

Es bueno.

¿Qué es bueno? Él me lo dijo.

¿Qué te dijo quién? Pica.

¿Cómo?

A ver, dejame ver.

No. Es bueno.

Hija, dejame ver qué te pica. No.

Dejame ver. Es bueno.

Necesito ver qué te pica. Es buena señal.

¿De qué es buena señal?

(GIME)

¿Qué le hiciste a mi hija?

¿Qué le hiciste a mi hija?

¿Qué le estás haciendo a mi hija?

Nada que su mujer y su hija no me autorizaran.

(Pasos acercándose corriendo)

Creció 3 cm.

¡Me importa una mierda!

¡No le volvés a poner una mano encima!

¡Ni una sola!

Volvemos y te vas.

(Banda sonora original)

¿Qué pasó? Nacieron. No sabía cómo avisarte.

No respiran bien.

¿Cuándo nacieron? Hace dos horas.

Isa fue por el médico.

Con la nevada que hay, no van a llegar.

Hay que levantar la temperatura.

Necesitan oxígeno.

(Llanto de bebés)

Tengo que revisarlos.

Vayan a casa del vecino.

Tienen todo lo que necesito.

Dele esto a quien le reciba.

(Llanto de bebé)

Vos vení conmigo.

Quedate con mamá. No la dejes sola con él.

(Puerta cerrándose)

Subí al auto.

¿Qué es este lugar?

No sé.

Voy a buscar a un médico. (MUJER) No encontrará uno.

Con la tormenta, están todos los caminos cerrados.

El tubo ese.

(Llanto de bebé)

¿Dónde está Lilith? En su cuarto.

Voy a llevarlos al hospital.

¿Ahora?

Es una locura sacarlos de acá.

En ningún lugar, van a estar mejor que acá,

con él.

No me importa quién es.

A mí sí me importa quién es.

"Quería ser tan alta como la chica que me mostró en el dibujo".

"Dijo que nadie se imagina lo violento que es

empujar a un cuerpo a crecer cuando no es su naturaleza".

"Él sí lo sabía. Lo había visto en otros especímenes".

"En su cuaderno, escribió que solo sacaría adelante al más débil".

(Voces en alemán)

(CARRASPEA)

(CARRASPEA)

Le vamos a dar 10 cm, pero ahora cada 3 horas.

Al doctor le gustaría revisarlos.

El doctor tiene prohibida la entrada aquí.

Hoy se va.

Permiso.

(Puerta abriéndose y cerrándose)

Me gustaría tener una foto con los dos.

¿Podés llamar a la fotógrafa?

(TV) "Entró en la Argentina en 1952

y se evaporó en las calles de la capital".

"Viajaba con un documento de Cruz Roja

obtenido por el servicio del Dpto. de Ayuda del Vaticano".

No puede ser que nadie supiera.

Llamamos a la capital. Nadie sabía nada, excepto El Al.

(TV) "...que trajo a algunos en memoria de la Revolución de Mayo".

"Solo para conseguir una Alemania de raza aria,

había mandado a 6 000 000 de judíos a las cámaras de gas".

"Sobre la justicia argentina y el secuestro de Eichmann,

el primer ministro de Israel anunció hoy

que la cacería recién empieza".

Podés ir preparando la cámara.

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Banda sonora original)

¿Quién es?

Siempre lo hizo,

usar un bebé de control y experimentar con el otro.

(Banda sonora original)

(Frenazo)

(Música de los 60)

Va a venir gente a buscarme.

Traelos hasta acá. Deciles que se las traje de regalo.

¿Por qué?

Porque te lo pido.

¿Y?

Y vos harías cualquier cosa que te pida, ¿no?

No.

¿No?

Ya te vas a olvidar de mí.

(Llanto de bebé)

(Avioneta)

(Banda sonora original)

Somos cine - El médico alemán (Wakolda) - ver ahora

Lobos sucios

Galicia, 1944. En la esquina más alejada de Europa los nazis explotan una mina de wolframio, un mineral imprecindible para la construcción de su armamento. En esas minas trabaja duro Manuela para poder curar a su hija enferma, ajena a los chismorreos que la consideran una meiga. Su vida cambiará para siempre con la llegada de unos espías aliados con la misión de ejecutar un gran robo de wolframio. Los aliados prometen curar a su hija a cambio de su ayuda.Sin ser muy conscientes de ello, Manuela y su alocada hermana pequeña Candela, que inocentemente ayuda a judíos a escapar por la frontera, se verán envueltas de lleno en la Segunda Guerra Mundial.Inspirada libremente en hechos, historias y personajes reales Lobos Sucios cuenta una historia de supervivencia, espionaje y amor en medio de una atmósfera mágica.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Lobos Sucios - Ver ahora
Transcripción completa

(B.S.O de Sergio Moure)

"Era un día negro como boca de lobo".

"La 'moura' fue al teixadal

a buscar el agua de las tres fuentes".

"Llovía y corrió a refugiarse

debajo de un tejo que tenía más de 500 años".

"Se acurrucó entre sus raíces

y se quedó profundamente dormida".

(Aullidos lejanos)

(Toses)

Entonces oyó una voz

que salía de la cueva donde vivían los lobos.

¿Quieres saber lo que le dijo?

(Música instrumental suave)

Vamos.

(Toses)

¡Andando!

¡Venga, que es para hoy!

¡Vamos!

¿Tú qué "carallo" miras?

-No le digas nada a ver si nos echa mal de ojo.

No te preocupes, ya bastante maldición tiene con lo suyo.

-Sí, una hija bastarda que además tiene el aire.

Andando.

¡Venga, vamos!

Virgen, Espíritu Santo, amén.

Venga, pasando.

Venga.

Vamos.

Venga.

Pasa.

Pasa.

Tú, venga.

-Quietos ahí.

Los zapatos.

¡Ah!

¡Ah! -¿Qué miras?

-¡Vamos!

-¡Ah!

-¡Vamos!

-¡Ah!

-Andando. -¡Ah!

¡Ah!

-¡Aquí no queremos ladrones!

(Sonido distorsionado)

(Vehículo acercándose)

(Toses)

(Toses)

Vamos.

Vamos.

Rápido.

(Ladridos)

Una fila aquí, vamos.

Vamos.

Aquí.

Tú, ahí.

-Muévete.

-Sube tú ahí, sube tú.

-(ACENTO ALEMÁN) ¡Con cuidado!

¡Con cuidado!

-Perdone, señor Helmut.

"Sit".

(Música de piano)

A ver qué tenemos por aquí.

Bienvenidos al fin del mundo.

Estamos en las montañas más altas de Galicia

y, como acaban de comprobar,

la única carretera que llega muere aquí.

Estáis aquí

gracias al sistema de redención de penas por trabajo.

Es vuestra única oportunidad

para conseguir la libertad condicional,

así que no la jodáis.

El edificio del fondo es vuestro barracón.

El poblado de los mineros libres queda al sur.

Está prohibido salir del recinto,

relacionarse con los trabajadores libres

o tocarme los huevos.

(Silbido)

(ACENTO INGLÉS) ¿Solo me traes esto?

(SOFOCADA) Hay más de 15 kilos.

Es del bueno, señor Bryan.

Como mucho,

2000 pesetas.

Es poco comparado con lo que nos cuesta.

¿Así que es verdad lo que cuentan, que lo tiran a la ría de Vigo?

No es asunto tuyo.

Si fuera a buscar lo que tiraron, ¿me lo volvería a comprar?

Lo importante es que los alemanes no se queden con él

porque con este wolframio

que extraen donde trabaja tu hermana

fabrican tanques y bombas.

Son nuestros amigos.

¿Y los ingleses sois los buenos?

¿Y los españoles qué somos?

Mil...

y quinientas más.

Para vosotros, el wolframio es un negocio,

pero puede decidir quién ganará la guerra

y la vida de muchas personas.

Andáis como los lobos,

de noche, a escondidas.

(Toses)

No quiero que vuelvas al monte.

¿Me oíste?

Con las ocho pesetas que tú ganas, no nos llega para todo.

Tenemos que comprar medicinas para Alba.

Tu hermana tiene razón.

El otro día, Miguel Anxo, el hijo del molinero,

dicen que lo encontraron partido en siete cachos.

Fueron los lobos.

Los lobos no,

la Guardia Civil o los ladrones.

Puedes pedir trabajo en la mina. No voy a sacar wolframio de la mina

cuando pagan 10 veces más en el monte por el estraperlo.

(Ronquido)

¿Por qué no te rascas los cojones?

(TOSE)

Músico,

¿a ti te molesta?

(TOSE)

Tú eres Miguel Peña, el músico, ¿a que sí?

Pensaba que después de lo de Andújar te habían fusilado.

Veinte años te han caído, ¿no?

(Toses)

Tú tranquilo, ¿eh?

Tú tranquilo que a Franco le queda muy poquito, ya verás.

(Toses)

¡Oye, músico, músico!

Tú, si no puedes dormir, haz lo mismo que yo,

cuenta cosas, lo que sea,

los kilos de wolframio, las mujeres de tu vida, los presos,

tú cuéntalo todo y a ver si un día me cantas algo.

(Toses)

Venga, buenas noches, músico.

Y bienvenido, músico, bienvenido.

(Toses)

(Música de piano)

(Música instrumental suave)

(Música de piano)

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Bryan!

(RÍE)

¡Venga, bonita!

Mira que eres rabuda.

¡Venga!

(Ruido)

¿Quién anda ahí?

¿Quieres que te mate, cabrón? Candela.

Candela.

Baja eso.

Tenemos que hablar contigo y con tu hermana.

Esto es lo que está pasando no muy lejos de aquí.

Cientos, miles de muertos por culpa de los nazis.

Y no se trata de soldados, sino de mujeres, niños,

gente inocente.

Eso no es asunto nuestro.

(EDGAR) Con el wolframio que sacan de Galicia,

serán mucho más poderosos, casi invencibles.

También es asunto vuestro.

(BRYAN) Os necesitamos.

¿A nosotras?

Sí.

Sabemos que pronto va a haber un gran envío desde aquí

a la fábrica de Nordhausen.

Si las toneladas de wolframio

que se acumulan en el almacén de la mina

llegan a la Mittelwerk, podríamos perder la guerra.

Nosotros, con la ayuda de la guerrilla,

queremos robarles todo el wolframio.

Necesitamos presos de la mina para que nos ayuden.

Tú puedes contactar con ellos.

No me interesa todo eso.

¿No os importa para qué se utiliza lo que sacáis de la mina?

No.

Hacen bombas y tanques.

Me lo dijo él.

Nuestra guerra ya terminó.

Esa mina es lo mejor

que le ha pasado a este pueblo nunca.

Los alemanes nos está dando de comer a mí y a mi hija,

a mucha gente que hace un par de años

no tenía nada que meterse en la boca.

Eh, toma.

¿Qué es eso que le das a tu hija?

Bayas de tejo.

Tejo, ¿eh?

Mmm.

Es venenoso.

¿Qué sabrás tú?

(BRYAN) Edgar es médico.

No sé cómo has conseguido que sigua viva,

pero sin penicilina, la niña se va a morir.

No sé qué es eso.

Es una medicina nueva.

En España, es muy difícil de encontrar,

pero si nos ayudas, te conseguiré las inyecciones.

Solo tienes que darle esto a un preso.

No creo que sea mucho pedir a cambio de curar a tu hija.

¿Quién es ese preso?

Miguel Peña, lo conocimos en Jaén, es de confianza.

(EDGAR) ¿Quieres salvar a tu hija o no?

Vale, vale, vale.

Perdón, perdón.

¿Sabes dónde está Miguel Peña?

Sí.

En el segundo barracón.

Por ahí.

¿Por aquí?

(Música de tensión)

¡Mmm!

(TOSE)

¡Ah!

(TOSE)

¡Ah!

¿Eres Miguel Peña?

Hay un par de extranjeros en el pueblo.

Tienen tratos con la guerrilla, quieren que les ayudes.

Van a robar el wolframio para que no llegue. Toma.

Toma.

Tienes que cogerlos.

Hay vidas en juego.

¡Me dijeron que eras un valiente!

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

Es bolo del bueno.

Mañana me acerco al molino a encargar sacos de harina blanca.

Este mes no va a faltar pan en la casa.

No vamos a poder con todo.

Bueno, haremos dos viajes, yo no estoy cansada.

¡Vosotros! ¿Qué hacéis aquí?

¡Ladrones!

¡Fuera! ¡Marchaos!

(RÍE) ¡Nos ha salido brava!

¡Nosotros llegamos antes!

Esta veta es nuestra.

¿Eso dónde lo pone?

Aquí mi amiga lo dice.

Yo a ti te conozco.

-Y más que me vas a conocer como no te vayas.

Esteban, déjalos, tienen dinamita. -¡Alto a la Guardia Civil!

¡Alto todo el mundo!

¡Dejad lo que habéis robado!

-¡Corred! ¡Corred!

-¡Ah!

¡Uxía!

¡Uxía!

(Toses)

Ya verás como mañana estás mejor, ¿eh?

¿A que sí?

Le di el agua de las tres fuentes.

Esta niña llegó mal al mundo y mal se te va a ir de él.

Y eso no hay agua ni fuente que lo arregle.

¡Manuela! ¡Manuela!

-¡Ah! ¡Manuela!

¡Manuela!

¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!

¡Manuela!

¡Madre, traiga paños y desinfectante, rápido!

¡Rápido!

Vaya con la niña.

¡Ah!

-Tranquila.

Hay que taponar.

Aguanta, aguanta.

¡Ah!

No tengas miedo.

¿Traigo más paños?

(Música melancólica)

(Llanto)

(Música instrumental suave)

Venga, más rápido.

(Risas)

¡Menos risas!

Estos hijos de puta, cuando acaban su turno,

se pueden ir a buscar mujeres,

pero nosotros qué, ¿eh?

(Toses)

¿Qué esperáis, que llegue la primavera?

¡Venga, coño!

¡Vamos!

¡Mira, mira, mira! -Rapidito, venga, venga.

¡Que sí, hombre!

(TOSE)

(ULULA)

¡Salid! ¡Eh!

¡Van a morir! ¡Vuelve!

¡Salid! Cógela.

¡Párate, coño! ¡No!

¡Quieta!

¡Salid!

¡Quieta!

(Explosión)

¡Cuidado! -¡Cuidado!

(Gritos)

-¡Por favor!

(Gritos)

-¡Aquí!

-¡Por favor, aquí!

-¡Por aquí!

-¡Vamos, ayudadme aquí!

(Gritos)

¡Eh! ¿Estáis todos bien?

¡Ah!

¡Hay varios muertos!

(Gritos)

-¡Aquí hay otro! ¡Hay otro!

-¡Venga!

(Gritos)

¡Tú! El señor ingeniero quiere verte. ¡Venga!

¡Venga! ¿Qué miras? ¡Espabila!

-¡Socorro!

¿Cómo sabías que iba a haber un derrumbamiento?

He oído hablar de ti.

Te llamas Manuela, ¿verdad?

Por favor, siéntate.

No tengas miedo.

Cógela.

Para la mayoría de la gente,

esta piedra... es materia sin vida ni voluntad,

no pueden ver el inmenso poder que posee

ni entiende cómo ha podido formarse el wolframio

separándose por sí mismo del cuarzo.

Algunos dirían que se trata de magia o de poderes ocultos

o incluso...

de brujería,

pero son solo ignorantes

incapaces de comprender

que toda materia posee su propia alma.

¿Lo reconoces?

Parece el teixadal.

Mucha gente no se atreve a adentrarse en ese bosque.

Les asustan los lobos.

Pero a ti no, ¿verdad, Manuela?

Vi a muchos lobos muertos por el hombre,

pero nunca vi a un hombre atacado por los lobos.

Los tejos son unos árboles viejos y solitarios.

Nunca forman bosques,

pero aquí,

en esta tierra remota,

donde acaba Europa, se han juntado.

"¿Por qué?".

(Mugido)

¡Eh!

¡Eh!

¡Fuera!

¡Fuera!

¡Fuera!

(Mugido)

Espera.

Tú no eres de por aquí, ¿verdad?

(ACENTO ALEMÁN) Pereira.

¿El taxista?

Pereira.

Lleva meses muerto.

Pereira ha muerto.

Muerto, no está.

Muerto.

¿Portugal?

¿Portugal?

América.

América.

(Golpean la puerta)

¿Qué quieres, Canela?

Dije por la puerta de atrás.

No le traigo wolframio, necesito el coche.

Se llama Isaac, tiene que ir a Portugal.

¿Estás loca, Candela?

¿Cómo puedes pasearte con judío huido a plena luz del día?

¿Qué judío?

¿Lo ves?

Se ha escapado.

Viene huyendo de los alemanes.

¿Por qué? ¿Qué hizo?

¡Nada!

¡No hizo nada!

¿No sabes que los alemanes odian a los judíos?

Lo único que sé de los judíos es que mataron a Jesucristo.

Lo dice el cura, no sé de qué te ríes, listo.

Yo solo quería llevarlo hasta la frontera con el coche.

Me da igual lo que hicieran los alemanes.

(EDGAR) Nuestro deber es ayudarle.

(BRYAN) No.

No podemos llamar la atención

y poner en peligro lo que estamos haciendo.

¿Y qué propones, que lo echemos a la calle como a un perro?

¿No lucháis contra los alemanes?

¿No os importa tanto la vida de la gente?

Dejadme el coche, vosotros no hace falta que hagáis nada.

¿Tú sabes conducir?

Sé llevar un carro con mulo que es mucho más difícil.

De acuerdo, pero esperaremos a que oscurezca.

¡Ah! ¿Estás "tolo"?

Ven, vamos a preguntarle a ese a ver si sabe algo.

Diles que lo haré.

Cuando tengas que ponerte en contacto conmigo,

lleva algo de color en la ropa

y a la hora de comer, nos vemos en la boca de la mina cerrada,

detrás de los retretes. La boca Lola.

Sí. ¿Estás seguro?

No dudes nunca de mi palabra.

No me has dicho tu nombre. Manuela.

¡Shhh!

Se está cociendo una cosa gorda

entre dos extranjeros y la guerrilla.

Necesito hombres de confianza.

¿Y qué pasa conmigo?

Yo tengo ganas de darle por culo a esos cabrones.

Contigo contaba, hay trabajo para dos más.

"Carallo!".

Por eso el otro día te andaba buscando la viudita.

¡Shhh!

Yo pensaba que era de las que se mueve

según sople el viento.

(Toses)

Ya casi estamos en el puente.

¡La Guardia Civil!

Estate callada.

(Golpean la ventana)

-Buenas noches.

Buenas noches.

De pesca. -Sí.

Salga del coche.

Un poco tarde, ¿no?

A estas horas, los peces deben estar durmiendo

y ustedes deberían de estar en la cama, cada uno en la suya.

Con estas cañas, no creo yo que vayan a pescar mucho.

¿De dónde es usted?

¿Es francés?

"Oui".

¿Y qué se le ha perdido aquí a un joven extranjero como usted?

En este país, hemos tenido mucho jaleo.

¿No estará buscando líos?

No.

Estoy solo conociendo el paisaje

de un país neutral y en paz, ¿no?

Me ha invitado el embajador, es amigo de mi padre.

A él tampoco le gustan los líos.

Entra

y más te vale que no te vuelva a ver por aquí.

Tenemos que buscar otro paso.

(Música instrumental suave)

"Danke schön".

Que tenga suerte.

"Danke".

"Vielen dank".

¿Y cómo es que hablas español?

Nací aquí.

Sí, se nota que eres gallego.

(RÍE LEVEMENTE)

No, mi familia era propietaria de la mina.

¿Eres de los de D'Hoore?

Sí.

Pues dicen que... ¿Qué?

Que tu padre se ahorcó.

Pero bueno, solo son historias.

A mi padre lo asesinaron los Servicios Secretos alemanes

para robarle la mina.

Hicieron creer que fue un suicidio y el que diga lo contrario miente.

¿Está claro?

Espero que nos encontremos a la Guardia Civil otra vez.

Como vuelvas a besarme, te capo.

Vamos, madre.

Venga.

Madre. (EBRIA) Déjalo.

No me haga enfadar, ¿eh?

Vamos.

Déjalo. Vaya horas de venir.

Ayúdame.

Vamos. Te traje unos papeles.

Ahora no. Ayúdame.

¿Qué?

¡Madre, ya!

Venga, suba.

Son para Miguel.

¿Está lloviendo?

No.

Tienes el bajo de la falda mojado.

(SUSPIRA)

¿Edgar no te dijo nada de las medicinas?

Anoche no durmió ni una hora seguida

y vuelve a tener fiebre otra vez.

Te las traerá.

No me fío de esos extranjeros.

Pues ya va siendo hora de que te fíes de alguien.

Di algo, me estás poniendo nerviosa.

Empezaremos por las noches, cavaremos un túnel en el bosque

que nos llevará a la galería abandonada.

Tú y tus hombres, Navas, os encargaréis del túnel

mientras en la mina, Miguel y los suyos entrarán a la galería

por una boca abandonada

y harán un agujero que los conducirá

a la pared posterior del almacén de wolframio.

Cuando los dos túneles estén acabados,

tendremos una vía directa

desde el exterior...

hasta los sacos de wolframio.

Nos lo llevaremos todo

para que cuando los nazis lleguen para cargar sus camiones,

se lleven la sorpresa de su vida.

Esta mañana murieron dos presos más.

(HELMUT) ¿Tosiendo negro?

Sí, señor Helmut.

¿Enfermos?

Unos 15 más o menos.

Más o menos, más o menos, aquí todo es más o menos.

El wolframio no puede esperar.

Márquez,

envía una carta al patronato

para que nos manden más prisioneros.

¿Qué pasa?

Me gustaría conseguir más prisioneros,

pero no puedo hacer nada.

Pues que venga gente del pueblo.

Se dedican al estraperlo, sacan más dinero.

La Guardia Civil tendría que tener más mano dura con los ladrones.

La gente de aquí es pobre

y el wolframio se paga demasiado bien.

España...

está en deuda con nosotros.

Alguien tendría que hacérselo entender a su gente.

Sí, señor Franz.

Haré todo lo que esté en mi mano.

(Puerta cerrándose)

(Música de tensión)

Mira esa pendanga.

Muy viudita, pero ya cambió de color el pañuelo.

¡Rápido, venga!

¿A qué esperáis?

¡Vamos, venga!

¡Ole!

¡Eh!

¡Ole!

¡Ole!

Seguro.

Ahora todas hacen lo mismo.

Espera.

¿Qué pasa?

Los planos de la mina.

¿No te han dicho nada más?

¿Cuánto tiempo tenemos?

Nosotros estamos preparado, somos cuatros,

pero para hacer el agujero nos sobramos.

Se lo diré a los extranjeros.

¿Les has contado lo que estuve a punto de hacer?

Mejor.

Pero ¿no piensas en tu mujer y en tus hijos?

¿Y tú?

Yo nunca me casé.

¿Y el luto por quién es?

Por un sinvergüenza que ojalá esté pudriéndose en algún cementerio.

Tenemos que marchar, no quiero que me echen en falta.

(NIÑA) Ah... Ya, ya. Shhh.

Ah...

¿Se curará?

Tardará un tiempo,

pero con unas cuantas inyecciones más, creo que sí.

Es una niña muy fuerte.

No deberías tocar a la niña con esas manos.

Es que es tan pegajoso.

Es arsénico.

Veneno.

¿Le diste los planos a Miguel?

Tiene a tres hombres dispuestos para cavar.

¿Por qué le escogisteis a él?

Porque le sobra valor.

Participó en el asedio al santuario de Andújar.

Le conmutaron la pena de muerte por trabajos forzados de por vida.

No tiene nada que perder.

¿Y su familia?

Nadie lo espera.

Pobre hombre.

(Música instrumental suave)

¡Venga, rápido!

¡Vamos, seguid!

¡Venga, atendiendo a lo que estáis!

¡Andando!

¡Vamos!

Candela,

¿para qué es el agua?

Es para que se lave.

¿Y tú quién eres?

No te entiende.

Se llama Ruth y viene de lejos, de la guerra.

Es judía, los alemanes los persiguen.

¿A nosotros qué coño nos importa?

¿Mmm? ¿No tenemos ya suficientes problemas?

Necesitaba pasar a Portugal,

el río estaba crecido y temía que se ahogara.

¿Tú estás tola?

Es el señor ingeniero.

¿Qué hace aquí?

Siéntala.

¡A la mesa, ya!

(Llaman a la puerta)

Pela patatas.

¡Pela!

¡Que pele patatas! Sí.

(Golpean la puerta)

Tranquilas. ¡Shhh!

Pela.

Candela.

(Puerta abriéndose)

Buenos días.

Mi hermana Candela y mi prima Isabel.

Lo siento si os he interrumpido.

Patatas.

En Alemania, no comía otra cosa

y aquí lo mismo.

No sabía que vivíais con vuestra prima.

Isabel está de visita, vive en Oteiro.

Si me necesita para algo.

Sí, disculpa.

Si no estás demasiado ocupada, ¿podrías acompañarme al teixadal?

Por supuesto.

No quisiera que se perdiera en ese bosque lleno de lobos.

Espero que volvamos a vernos pronto.

(Puerta cerrándose)

¿Qué se dice del teixadal?

Son solo historias para asustar a los niños.

Pues cuéntame esas historias.

En este bosque, hay una cueva oculta,

"a Cova Dos Mouros",

donde se dice que hace miles de años

vivían unos hombres fuertes y poderosos.

¿Y esa cueva dónde está?

Decían que mi abuela era la única que sabía el camino.

¿Estás segura?

Son solo historias, ya se lo dije.

¿Un hombre leído como usted no creerá en esas cosas?

Este lugar es especial.

Sé que tú también puedes percibirlo.

Yo no pararé hasta que descubra lo que esconde.

¡No!

Escúpalas, son venenosas.

Lo sé.

Sabía que podía fiarme de ti.

(Trueno)

Se acerca una tormenta.

21, 22, 23, 24,

25, 26, 27,

28, 29, 30,

31, 32...

"¿Contaste los metros que hay desde el lavadero?".

Sí, unos 30 metros.

Pues esto no cuadra por ningún sitio.

¿Seguro? La galería abandonada tiene que estar aquí.

Esos planos son de la época de María Castaña por lo menos.

Ha cambiado todo, no valen para nada.

Son una mierda.

(TOSE)

(TOSE)

La madre que los reparió a todos.

(TOSE) -¿Y ahora qué?

(Toses)

Hay que quitarle los planos al nazi.

A Manuela la han visto por la casa, quizá ella podría cogerlos.

Tabaco.

Lo tenía en un cajón.

Se iba a echar a perder.

Gracias.

Los planos que me diste no sirven pa' na'.

No sabemos dónde empezar a cavar.

¿Y qué vais a hacer?

El ingeniero tiene que guardar los planos en su casa,

en el despacho o en alguna habitación.

¿Por qué me cuentas todo esto?

Porque eres la única que puede conseguirlo.

Yo ya hice bastante.

No sería la primera vez que estás en su casa.

Eso no es asunto tuyo.

Haz lo que tengas que hacer.

No vuelvas a faltarme al respeto, ¿me oíste?

¡Nunca!

No lo entiendes.

Nosotros no somos importantes.

(NIÑA) Ah...

Ah...

Manuela, hija,

mira lo que compró Candela.

¿Qué hace aquí? ¿Qué te pasa?

Me dijiste que te la llevarías.

Cenará con nosotras.

¿Qué quieres, que nos descubran?

A la gente le costaría poco contárselo al ingeniero.

Nadie la vio.

Y tú gastándote el dinero a lo loco.

Nos merecemos algo bueno y ella también.

¡Cállate, Candela, cállate!

¡Largo!

¡Largo!

(Quejidos de niña)

¿Tú no tienes corazón?

Tengo una hija

y no puedo permitir que me pase nada.

Si tú quieres jugar a hacerte la valiente, hazlo,

pero fuera de esta casa.

(Quejidos de niña)

"Siete, ocho,"

nueve, diez, once,

doce, trece,

catorce, quince,

dieciséis, diecisiete,

dieciocho, diecinueve,

(Toses)

veinte, veintiuno, veintidós.

Veintidós en la C.

¡Y ahora, a dormir todo el mundo que mañana no es fiesta!

(Ventisca)

Cógelo, por favor.

Por favor.

¿Dónde está tu hijo?

Tu niño.

Tu hijo.

¿Dónde está?

(Puerta abriéndose)

Tenemos que marchar.

Traeré algo para que se seque.

Tened cuidado.

Vamos.

(Música instrumental suave)

(Música de piano)

(RÍE) ¡Más rápido!

¡Uh!

¡No, no, no, no! ¡No tan deprisa!

Por favor, frena.

Frena. ¡Frena! (RÍE)

Con suavidad, Candela, por favor.

¿Cuánto cuesta un coche como este?

¿Eh?

"Tu es très belle".

¿Qué?

"J'ai dit que tu es très belle".

Si te besara ahora mismo, ¿qué podría pasarme?

(Música instrumental)

(Pasos acercándose)

Los planos de la mina, espero que funciones.

Se los has quitado.

Es lo que querías, ¿no?

Si hubiera podido hacerlo, no habría permitido...

¿Permitirme?

¿Quién eres tú para permitirme o no?

No lo hice por ti.

Manuela.

No, tenías razón,

tú y yo no somos importantes.

¡Mmm!

(Música de suspense)

(Toses)

(Música instrumental suave)

(Gemidos de perro)

(Aullidos)

(Aullidos)

(Aullidos)

(Aullidos)

¿Y Alba?

Fue a buscar la vaca con nuestra madre.

¿Y esto?

Lo trajo la Sagrario, la hija de la modista, para ti.

Es la firma de Franz.

Y el número ocho.

(Toses)

¡Eh!

¿Me toca? Mmm.

Estabas en la gloria, ¿eh?

¿Cuándo empezaste con esa tos?

-(TOSE)

Cuando terminó la guerra.

Ya está.

Eso que tienes no es ninguna broma, Virutas.

Es silicosis.

Esta noche, tú descansas.

No. Sí.

No. Sí, hoy vigilas el barracón

y nosotros continuamos.

¿Y qué vais a hacer sin estos brazos míos?

(TOSE)

Cuando el wolframio esté fuera, nos fugaremos por el túnel.

(TOSE)

Lo primero que haremos será llevarte al médico para curarte.

Y yo, cuando esté mejor,

os voy a llevar a casa de mi hermana, a mi pueblo

y os voy a hacer un cocido que os vais a chupar los dedos.

Os gusta el cocido a todos, ¿no?

(Silbido)

-¡Vaya con la viudita!

(VIRUTAS TOSE)

(VIRUTAS TOSE)

Ya te puedes ir.

Te queda precioso.

No estoy acostumbrada a estos lujos.

Pues deberías.

Una mujer como tú...

merece lo mejor.

¿Estamos celebrando algo?

La suerte de haberte conocido.

(Música de suspense)

Estuve en el teixadal.

Intenté encontrar la cueva de la que me hablaste.

Lo que yo busco...

es la prueba de que el alma reside en todas las cosas

y podría estar en esa cueva.

Sé que tú me entiendes.

Podríamos convertir este bosque en un lugar de peregrinación.

¿Me ayudarás a encontrar esa cueva?

Yo no sé dónde está y se lo dije.

Ni siquiera creo que exista.

En unos días,

vamos a hacer un gran envío de wolframio

para el ejército alemán.

Juntos podemos hacer grandes cosas, Manuela.

El almacén. Ahora solo falta que la guerrilla cave su túnel.

¡Señoritas!

Ya pueden soñar con la Pasionaria

y en tres horas, en pie para trabajar.

-¡Cuéntenlos!

¡Veinticinco en la C, primer barracón!

¿Qué pasa? -Veinte en la B, primer barracón.

Recuento. -¡En fila!

¿Y estos?

(VIRUTAS TOSE) -¡Son 20!

¡Moveos!

(TOSE)

¿Qué pasa, Virutas?

Estoy esperando a mi novia.

A su novia dice.

(RÍE)

¿Qué, Virutas,

acabaste ya de hacer el payaso

o tienes más repertorio?

Márquez,

¿a ti nunca te dijeron que bajo la luz de la luna

aún eres más feo?

(TOSE)

Mira, Virutas,

métete dentro o te reviento a hostias.

Métete dentro.

¡Métete dentro!

¡Suéltame, joder!

¡Quieto, Virutas!

¡Quieto!

¡Alto o disparo!

¡Viva la República! ¡Cabrones!

(Disparo)

(Disparo)

-¡Detenedle! -¡Quietos!

¡Quietos! ¡Que no se mueva nadie!

¡Quietos ahí!

¡Quietos, joder!

¡Quietos!

¡Quietos!

(Música melancólica)

Paso.

Déjalo ahí.

Que lo lleve a la enfermería.

-¡Ah! ¡Ah!

(Puerta abriéndose)

Diles que ya hemos alcanzado el almacén.

Los de la guerrilla llegarán esta noche a la galería.

Mmm.

Deberías dejar que ellos se encargaran del wolframio.

No vamos a quedarnos de brazos cruzados.

Pero ¿por qué eres tan terco?

¿Es que te da igual morir?

Como si te importara.

Anda, vete ya, por favor.

Vete.

Vete.

Mmm.

(LLORA)

(LLORA)

He dicho que te vayas.

(Música instrumental suave)

Esto te va a proteger.

Está hablando con Londres.

¿Y qué les dice?

Los americanos por fin están preparando algo importante.

¡Ah!

Parece que las cosas van a cambiar para los nazis.

Si conseguimos sabotear ese cargamento ahora...

¡Eh, eh!

Claro que lo conseguiremos.

Tenemos que celebrarlo, "okey?".

Pero, Bryan, no traigas té, ¿eh?

(BRYAN) Té.

(EDGAR) Pronto podría ser el fin de la guerra.

¿Y dejarán de perseguir a los judíos?

Será el fin de todo.

Podremos volver a casa en paz.

Tienes que estar contenta.

Lo que has hecho es muy importante, Candela.

Algún día, cuando todo termine,

el mundo sabrá que ayudaste a todas esas personas.

Últimamente, te lavas mucho.

No tiene nada de malo digo yo.

Te brillan los ojos de una manera...

Sobre todo, cuando vas a casa del inglés.

Candela, ¿qué tienes?

¿Pasó algo con ese Edgar?

¿Te besó?

Edgar besa mucho y habla mucho.

¿Y qué dice?

Me tengo que ir.

Espera, Candela.

Candela, espera, coge...

Candela.

Candela.

Candela, espera.

Espera, mujer.

¡Eh!

¿Qué pasa con Edgar?

Cuando acabe la guerra, marchará.

¿Eso te dijo?

Edgar puede tener a cualquier mujer.

Será un médico importante.

¿Por qué iba a querer a alguien como yo?

No sé ni escribir mi nombre.

¿Qué?

¿Mmm?

No quiero hacerme ilusiones.

No quiero que me pase como a ti.

Candela,

escúchame.

Eres la mejor persona que conozco.

Te mereces todo lo mejor de este mundo.

Incluido ese Edgar con sus besos.

(HABLA EN ALEMÁN)

"Heil Hitler!". "Heil Hitler!".

(Música de misterio)

¡Ah!

¡Shhh!

¡Miguel! ¡Navas!

Navas, ¿eres tú?

¡Miguel!

¡Un túnel!

(Golpean la puerta)

Edgar ha ido a ver a los de la guerrilla.

No tardará.

Es tarde, tenemos que aprovechar que el río está bajo.

Hay que esperar hasta que roben el wolframio.

Tranquila, pasad dentro,

os calentaré un poco de té y mientras esperáis.

¿Té?

Este hombre necesita algo más fuerte.

Tienes razón.

Ahí.

(Motor de vehículo)

"Dummy!".

"Merde!".

(Música de tensión)

(Ladrido)

¡Vamos!

¡Corre!

(Ladrido)

(Gente acercándose)

(Ladridos)

(HABLA EN ALEMÁN)

(Ladridos)

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

(Música de tensión)

¿Sabes quién era ese hombre al que has ayudado?

Un asesino.

Un enemigo de Alemania.

A mí no me contó nada.

¿A cuántos has ayudado?

¿Tu hermana lo sabía?

Ella no hizo nada.

Candela,

no creo que seas consciente de lo que has hecho,

pero si quieres que te ayude, debes contarme la verdad.

Lo encontré en el monte.

Estaba perdido y lo acompañé.

¿Tú sola?

Sí.

Tú sola.

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¿Vas a decirme la verdad?

¡Ah!

¡No!

¡Venga, que ya estamos acabando!

-¡Aquí están!

-¡Alto! ¡Alto todo el mundo!

¡Corre, corre, corre, vámonos!

-¡Abran fuego!

¡Quietos! ¡Alto!

(Disparos)

¿Y los otros? -No lo sé.

¡Tenemos que irnos, venga!

¿Qué hace? ¡Sujetadlo!

¡Quieto, cabrón!

¡Quieto!

¿Qué noticias traes?

Dicen que Candela confesó,

que contó todo lo que hacía Miguel en la mina.

Mataron a uno de la guerrilla.

¿Lo mataron?

Sí.

No lo entiendo.

Candela no hablaría.

¿Y sabes cuándo la van a soltar?

¿Y por qué la iban a soltar?

¿Qué sabe, madre?

¿Con quién habló?

El señor ingeniero me dijo que...

Fue tan amable...

Se lo conté todo y me dijo que soltarían a Candela.

Madre,

no sabe lo que hizo.

(LLORA)

(Disparos)

(Música melancólica)

No me habría ido sin ella.

¿Crees que lo sabía?

¿Crees que se imaginaba cómo la quiero?

Si no lo sabía entonces, lo sabrá ahora.

Por eso mismo no podemos abandonar.

Candela se la jugó por gente que ni siquiera conocía.

Se lo debemos.

Yo se lo debo.

Somos pocos y no tenemos suficientes armas.

La guerra no durará para siempre.

Los alemanes se están debilitando.

¿Cuándo terminará?

¿Mmm?

¿Quién lo sabe?

Para entonces, estarán todos muertos.

Saquemos a Casamayor y a Miguel. No.

Hay que sacarlos a todos.

Ya hablaremos mañana.

No será buena idea, Manuela, la guerra...

¡Que no es la guerra!

Es que no es la guerra.

Es la vida de unos hombres que se la han jugado por vosotros.

Se lo debemos.

"El ministerio decreta"

el embargo completo e inmediato

de las minas y de todo el wolframio almacenado.

Esperando su pronta resolución

y entrega de las instalaciones.

Esperad.

Antes tenemos que ocuparnos de los presos.

Son los culpables de nuestro fracaso.

Si hubiéramos conseguido el wolframio necesario...

Pero esta gente son como animales.

No entienden nada.

Los presos y la mina pertenecen a España

y no puedo permitir... ¿Ahora los defiendes?

Me limito a cumplir las órdenes.

Hasta que no nos marchemos las órdenes aquí las doy yo.

¡Alto!

¡Buenas!

¿Qué traéis, ataúdes?

A ver.

-Continúen.

¡Salid, vamos, vamos!

¿Vas a dar un concierto?

Mi mujer era la que sabía tocar de verdad.

Un pelo largo y fuerte hasta la cintura.

A veces no me acuerdo bien de su cara.

¡Venga, señoritas,

alegren esas caritas feas que hoy es fiesta mayor!

El señor Franz está muy contento con vuestro trabajo

así que venga, todos al barracón.

¡Venga!

¡Al barracón!

Músico,

para ti también hay vino.

¡Venga!

¡Venga, al barracón!

-¡Vamos!

(Música de suspense)

¡Es para hoy!

-¡Vamos!

¡Adentro!

¡Más rápido, venga!

-¡Vamos!

(EDGAR) ¿Qué están haciendo?

Vamos por atrás.

(Griterío)

¡Tenemos vino!

Voy a ver qué pasa.

Tengo que ir a orinar.

No puede salir nadie.

¿Quieres que lo haga aquí?

Mira por esa ventana. Voy.

¡Dinamita!

¡Nos quieren matar!

¡Esto va a explotar, hay que salir!

¡Vamos, hay que reventar la puerta!

¡Vámonos! ¡Vámonos!

¡Vamos, dale, dale!

¡Dale!

¡Vamos, hay que reventar la puerta! ¡Vamos!

¡Vamos!

¡Atrás! ¡A cubierto!

¡A cubierto!

¡Cuidado!

¡Fuego!

¡Atrás!

¡Vamos, atrás!

¡Atrás!

(Disparo)

-¡Disparad!

(Gritos)

(Disparos)

¡Que no salga ninguno!

¡Así, seguid!

¡No paréis!

(Disparos)

¡Seguido, así!

¡Disparad!

-¡Nos están disparando!

-¡A cubierto!

-¡A este lado!

(Disparos)

-¡Cuidado, son los de la guerrilla!

(Disparos)

(Disparos)

-¡Atrás! ¡Atrás!

¡Vamos, abajo!

-¡Cuidado, cúbrete!

(Disparos)

-¡Atrás!

-¡Corre!

-¡Venga, vamos, marchaos!

¡Casamayor, todos pa' fuera!

¡Vamos, rápido, rápido!

¡Vamos, salid!

¡Salid!

¡Pa' abajo! ¡Pa' abajo!

¡Vamos, vamos! ¡Rápido, coño! ¡Salid!

¡Venga!

¡Tira, tira, pa' abajo, va!

¡Vamos! ¡Manuela!

¡Miguel! ¡Manuela!

¡Miguel!

¿Estás bien? Sí.

Ese loco ha puesto dinamita, tengo que sacar a los presos.

No, no, voy contigo. No, sal y espérame en el bosque.

¡No, por favor! Hazme caso.

Por favor, vete, vete. ¡Miguel!

¡Vete!

¡Casamayor! ¿Queda alguien dentro?

¡No queda nadie, hay que largarse! ¡Todos pa' fuera!

¡Mmm!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA EN ALEMÁN)

¡Miguel!

(Música de tensión)

¿Por qué?

¿Por qué?

¿No te das cuenta de que yo soy el único que te entiende?

¿Por qué me has traicionado?

¿Por qué?

Sé dónde está lo que quieres.

No debes morir mintiendo.

Y usted no debería marcharse sin lo que vino a buscar.

(Música de misterio)

Es aquí.

Tú primero.

Continúa.

Para.

Para.

Aparta.

No me asustan los lobos.

(Gruñidos de lobos)

A mí tampoco.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!