Enlaces accesibilidad

Las cuentas del lechero

  • En los últimos 10 años España ha pasado de 140.000 a 20 mil granjas
  • El precio de la leche empieza a recuperarse y eso sirve para pagar deudas
  • Los ganaderos denuncian que los distribuidores son los que fijan el precio final
  • Se quejan de que hay supermercados que venden el precio a la baja, por debajo del coste

Por
Repor - Las cuentas del lechero - Avance


El mercado de Silleda, en Pontevedra es uno de los más importantes de vacuno de toda España, y son muchos los comerciantes que coinciden en que hay menos vacas porque muchas explotaciones han cerrado en los últimos años.
Las cifras, de hecho, hablan por sí solas; en los últimos 10 años se ha pasado de 140 mil granjas lecheras a apenas 20 mil. Fernando es uno de los muchos ganaderos que cerró “por los altos precios para producir y la leche por los suelos. Ni aunque ahora me la pagaran a 1 euro volvería a abrir”.
Los que han aguantado lo han hecho endeudándose. Es el caso de José Luis Camiñas, ganadero de toda la vida que pasa horas y horas haciendo números para cuadrar las cuentas: “ ahora los precios se están recuperando pero los beneficios son para pagar deuda. El 2009, 2010, 2011 y 2012 fueron terribles”.

Repor - Las cuentas del lechero - Declaraciones de José Luis

 

Para luchar contra los bajos precios, hay ganaderos que han movido ficha. Xosé Vence ha impulsado una organización de productores para vender de forma conjunta la leche. Cuantos más sean más fácil será pedir a la industria un precio justo.
De hecho la industria ha aumentado de 0,28 céntimos el litro a 0,38 céntimos el precio que paga al ganadero. Esto ha sido, según José Manuel Reguera, jefe de compras de Leche Río, “por el aumento de la demanda de leche de países africanos y asiáticos. No hay leche en el mercado y la que existe hay que pagarla”.

Repor - Las cuentas del lechero - Declaraciones de José Manuel

Esta situación puede cambiar el año 2015 porque la UE ha decidido eliminar las cuotas de producción lechera que tiene cada país. Cada ganadero podrá producir lo que quiera y habrá libre mercado total.
La distribución es la que recibe más críticas de la industria y los ganaderos. Son los supermercados, nos dicen, los que marcan el precio de la leche a la baja, porque les interesa tenerla como un reclamo para atraer consumidores.
Hartos de la lucha de precios, los hermanos ganaderos Ángel y Alberto Amandi, de Villaviciosa, en Asturias, decidieron romper  con la industria y la distribución. Ahora ellos mismos comercializan su leche: “ con los quesos y otros productos ganamos varios euros con un litro de leche, y no céntimos como hasta ahora”.
 

Repor - Las cuentas del lechero - Declaraciones de Ignacio

Televisión

anterior siguiente