Enlaces accesibilidad

Kazajistán, un enorme país en el corazón de Asia central

  • Visitamos las montañas, la ópera y conocemos el arte de cazar
  • Martes, a las 22.15 horas en La 1

Por
Españoles en el mundo - Kazajistán

Estamos en Kazajistán, un enorme país en el corazón de Asia central, tan grande como Europa occidental, pero con solo un tercio de la población de España. Astaná, después de Ulán Bator en Mongolia, es la segunda capital más fría del mundo en invierno llegan a alcanzar los 45 grados bajo cero. 

Kazajistán fue la última república soviética en independizarse, lo hizo en 1991 y con una nueva constitución. Almaty, antigua capital del país y centro económico y cultural, cuenta edificios construidos en la época soviética que conviven con modernos rascacielos.
 
La cetrería es el arte de cazar con aves rapaces y en Kazajistán es todo un emblema, ellos lo llevan haciendo desde hace 4.000 años.
 
Los arqueólogos creen que los primeros seres humanos domesticaron al caballo en estas mismas tierras, y es que la cultura kazaja no se entiende sin estos animales. Esta es la misma raza que cabalgaba el mismísimo Genghis Khan. Kazajo significa independiente, espíritu libre y durante mucho tiempo este ha sido nómada. La hospitalidad y el carácter abierto han hecho famoso al pueblo kazajo.

Benito

Benito trabajaba en una compañía aérea en Madrid cuando se enamoró de alguien que vivía en Astaná, lo dejó todo para venir a Kazajistán y vivir una bonita historia de amor. Con él conocemos las tradiciones nómadas del pueblo kazajo. 

Gustavo

Viajamos a la antigua capital de Kazajistán para conocer a Gustavo, él es delantero en uno de los principales equipos del país. Con él y sus compañeros españoles nos vamos a la montaña. 

Juan José 

Volvemos a la capital para recibir el tren de la mañana de Talgo. Empresa española donde trabaja Juan José, llegó aquí por primera vez para una reunión de negocios, y su cliente era una bella kazaja que acabó convirtiéndose en su mujer.  

David

Regresamos a Almaty para conocer a David. Él llegó aquí con solo 23 años, consiguió trabajo como profesor de español en la universidad y una de sus alumnas acabó convirtiéndose en su esposa y en el motivo para quedarse. Con ellos nos vamos a la ópera. 

Sergio

Con este coruñés descubrieremos entre otras cosas un árbol sagrado, donde la gente ata papeles y pide deseos.