Enlaces accesibilidad

Ya tenemos los ganadores del concurso 'El libro de Un país para comérselo'

Por

Los 20 lilbros de Un país para comérselo que sorteábamos, ya tienen dueño. Cada uno de ellos nos ha mandado ese producto o plato que se comerían... Ahora, los compartimos con vosotros. ¡Estos son los ganadores!

María Guerrero / Filloas

Me comería unas filloas (dulces) gallegas. Y, ¿por qué? Porque son suaves, esponjosas y sabrosas... la cocina huele de maravilla cuando se preparan. Huele a invitación o meriendas en familia con abuelos y niños sentados alrededor de la mesa. Huele a recuerdos de la infancia de generaciones pasadas y de las futuras también.

Ana de Miguel / Calderillo bejarano

Mi plato típico sería el calderillo bejarano. Está hecho a base de carne de aguja, guisantes, patata, pimentón... Está riquísimo y apetece tomárselo en cualquier época del año.

Alfredo Sanz / Pionate de Huelva

Este dulce es uno de los mejores recuerdos de mi infancia, cuando iba a pasar las vacaciones de verano al pueblo de mi madre, un pueblecito con muy pocos habitantes llamado La Nava y que se encuentra en Huelva (en la zona de la Sierra de Aracena). Recuerdo cuando me llevaban a rastras para hacer la ronda de visitas a todas las familias de las cuales no conocía a casi nadie... lo único que las hacia soportable era que muchos te ofrecían estos deliciosas dulces que te hacían mas llevadera la visita. Hace tiempo que no voy por este pueblo, pero ya casi nadie se molesta en elaborarlo en casa. Ya se comercializa de modo semindustrial y no se si será por los años, o por las diferentes circunstancias en los que se comen, pero a mi, la verdad, es que me sabían mejor los antiguos. Pero, en fin, hay gustos para todo.

Beatriz Casanova / Gachas Manchegas

Es un plato muy típico de la Mancha, aunque, debido en parte a la humildad de sus ingredientes y en parte a que es un plato muy contundente, se está perdiendo. Pero os aseguro que no hay nada mejor para calentarse en el invierno que unas buenas gachas manchegas, sobre todo las que se hacen en cocina de leña, acompañadas de su panceta frita, como en este caso, o de unos tropezones de chorizo.

  • Elaboración

La receta es bien sencilla: se fríe panceta troceada, y si se quiere unos tropezones de chorizo, y se reservan. En un poco de ese mismo aceite se fríen 2 dientes de ajo y una cucharadita de pimentón dulce, teniendo cuidado de que no se queme.

A continuación se echa la harina de almortas (aproximadamente una cucharada sopera por persona), y se fríe, hasta conseguir una textura terrosa. Insisto mucho en que hay que tener cuidado de no quemar ni el pimentón ni la harina, pues habría que tirarlo y volver a empezar. ¡No hay forma de arreglarlo!

Cuando se ha conseguido la textura terrosa,se empieza a añadir el agua, hasta que queden espesas, pero no duras. Se deja un momento al fuego, y cuando empieza a hacer 'plop plop' y salen gotitas de aceite en las pompas, se retira. La panceta y el chorizo se pueden echar en trocitos en las gachas, o como en este caso, aparte. ¡Que os aprovechen!

Kar García / Rollo de bonito

Es una de las recetas que más me gusta, Rollo de bonito, típico de mi tierra, Asturias. Es una receta laboriosa, pero merece la pena hacerla por el resultado final. Espero os guste.

  • Ingredientes:

1 kg de "morros de bonito"; 1 tira de panceta ibérica; 100 gr de taquitos de jamón (opcional); 4 cebolletas; 1 o 2 ajos; perejil; 2 huevos; 4 o 5 pimientos del piquillo; pan rallado (o pan de molde mojado y escurrido en leche); sal; vino blanco; pimiento verde; 1 pastilla de caldo de pescado; 1 cucharadita de pimentón o dos cucharadas de salsa de tomate.

  • Elaboración: 

Comprar en la pescadería morros de bonito (es la parte más jugosa). A ser posible, que lo piquen muy picadito. Poner en un cuenco y empezamos a mezclar todos los ingredientes (todos ellos muy picados): primero las cebolletas en crudo, después los pimientos del piquillo, los ajos, el perejil, los huevos (sin batir), los taquitos de jamón, la panceta y la sal (un poquito).  Mezclamos todo muy bien y, por último, añadimos el pan rallado o el pan de molde mojado en leche.

Tiene que ir ligando bien todo para poder ir formando los rollos y freirlos sin que se nos desparramen (no es conveniente ponerle mucho pan rallado, los dejaría muy secos..). Seguimos mezclando todo muy bien y vamos formando los rollos uniformemente.

Una vez dada la forma, los pasamos por harina y después por huevo batido (pasando suavemente las manos por todo el rollo para que quede simplemente pintado). Lo freimos en aceite caliente, dorándolo por ambos lados. Los reservamos en una olla.

En el mismo aceite (si ha quedado bien después de haber pasado los rollos, sino ponemos aceite limpio..) ponemos dos cebolletas en aros a pochar, junto con un ajo laminado. A continuación, un buen chorro de vino blanco y la pastilla de caldo. Agregamos en trocitos, más o menos iguales, el pimiento verde y 2 o 3 más del piquillo, la cucharadita de pimentón, rectificamos de sal y agregamos todo a la olla junto a los rollos.

Dejar a fuego muy lento unos 10 minutos una vez subidos los aros. Ya cocidos, dejarlos enfriar a temperatura ambiente y después meterlos a la nevera. Cuando se hayan enfriado, los cortamos en rodajas del grosor que más nos guste. Calentamos la salsa (pasarla por el pasapuré, es opcional..), la ponemos  por encima de las rodajas y listo para servir.

Se pueden hacer también rollitos individuales, quedan más jugosos aún, pero llevan más tiempo. Acompañar con fritos de patata, puré o, simplemente de una rica ensalada. Es una receta laboriosa pero compensa hacerla por lo rica que es...

Eliecer Miota / Morteruelo

Me comería un buen plato de morteruelo, plato típico de Cuenca. Eso sí, hecho a fuego de leña y hecho por las mejores manos, las de mi madre. También me comería unas sopas tosta, comida típica de los pastores de la serrania de Cuenca.

Sonia Cándano / Tostos con picadillo

Este plato es muy simple, pero ¿a quién no le gustarían unos tortos con huevos y picadillo. Y si los acompañas de una buena botella de sidra asturiana, mejor que mejor.

  • Ingredientes: 

300 gr. de harina de maíz; 50 gr. de harina de trigo; 4 huevos; 200 gr. de picadillo; agua y sal.

  • Elaboración de los Tortos:

La masa elaborada de los tortos sirve para tomar sola o acompañada. También se utiliza esta misma masa para los minitortos o tortinos. Realizamos una masa con la harina de maíz y la de trigo, sal y poco de agua templada. La repartimos en pequeños trozos que extenderemos con la ayuda de un paño húmedo para que no se peguen. Cuando hayamos dado la forma a los tortos, los freímos en una sartén con abundante aceite. Freímos los huevos en abundante aceite, con un poquito de sal en cada uno. Freímos también el picadillo en un sartén con poco aceite. Sacamos y dejamos escurrir. Servimos el plato con los tortos usados como base, sobre los que colocaremos los huevos y el picadillo.

Francisco Mont / El rovellón

Os propongo una seta muy apreciada en Cataluña, el rovellón. Es de un bocado exquisito. Es consistente en la boca y de un gusto espectacular. Complementa con cualquier plato de carne y con muchos de pescado. Pero la forma mas tradicional es comerlo a la plancha, con un picadillo de ajo y perejil,  bien macerado con aceite de oliva.

Los primeros de la temporada se suelen ver a principios de septiembre, sobre todo en puestecillos de carretera de los pueblos prepirenaicos. Los aficionados a su recolección son centenares. Se echan a la montaña con la ilusión de echar unos cuantos a su cesta. Es una propuesta muy humilde y sencilla de preparar.

Rosa Mora / Delicias andaluzas

Durante mis años de estudio en Sevilla me hice amiga y compartí piso con almerienses y granadinos. Gracias a ellos disfruté del choto al ajillo, por la zona de Castril, y descubrí la relación de Saramago con el pueblo y lo mucho que le gustaban los maimones.

Y tras una buena comida, el postre, los piononos de Santa Fe de Casa Isla. El padre de uno de mis mejores amigos, que era de Almería, cada vez que venía de visita a Sevilla se pasaba por Casa Isla y nos traía los piononos. Me decía que nos había unido la historia, por aquello de que yo era de Moguer, lugar Colombino, y las Capitulaciones de Santa Fe.

Cada vez que había alguien en casa que no había comido nunca piononos, esperábamos a que le diera el primer bocado y le cayera encima parte del almíbar, como un bautismo. Ahora, viviendo en Inglaterra, me comería todo eso rodeada de los mismos amigos.

Antonio Manuel Salado / Habas con arro de Lines

Las Habas con arroz de Lines es un plato lebaniego.

  • Ingredientes:

1/2 kilo de habas; 1 cebolla; tacos de jamón serrano (dos lonchas gruesas); una pizca de pimentón o tomate natural; un vaso de arroz.

  • Elaboración:

Cogemos una la cacerola y echar el aceite y la cebolla picadita. Rehogamos. A continuación, echamos las habas y el jamón. Seguimos rehogando.

Después, añadimos una pizca de pimentón y, al poco, echamos agua hirviendo hasta cubrir las habas. Dejamos cocer media hora hasta que las habas estén tiernas. Como última fase, se echa un vaso arroz y la sal. Esperamos a que el arroz esté hecho (unos 15 minutos) y... ¡A comer!. Excepcionales....

Daniel Santos / Ñame

El Ñame es un tubérculo típico del Norte de la isla de La Palma, en Canarias, de donde soy originario.

¿Cómo lo podemos preparar? Por ejemplo. Lo cocemos, lo cortamos en rodajas y, una vez en el plato, le ponemos miel de caña por encima.

Eduardo Romero / Tostada triguereña

Se trata de uno de los platos típicos de Trigueros, en la provincia de Huelva. Es bien sencillo de elaborar.

Se hace a partir de un tipo de pan específico de la zona que se llama "medio kilo". Se corta una de las partes de ese pan y posteriormente se le marcan los gajos. Tras esto, la tradición manda tostarlo al fuego de una lumbre para, después, aliñarla con ajo refregado, aceite del terreno y sal.

Finalmente, para comerla, se puede acompañar de un pescado asado, carne asada también al fuego, berberechos (llamados berdigones por esta zona) y un buen mosto del condado de Huelva. Este plato es algo más que un manjar simple y sencillo. Cobra mayor importancia si se degusta acompañado de amigos y familia en un lluvioso día de otoño o invierno. Su sencillez lo hace único. En cuanto el tiempo se enfría un poco, por el mes de octubre, y caen las primeras lluvias se empiezan a comer tostadas.

Santiago Baronat / Calçots

Unos calçots con salsa romesco. Los calçots, recién recolectados de la huerta de mi hermano y cocidos con la llama de ramas de parra, junto a unos amigos al lado del río Ter... ¡Ah! ¡Y qué no falte el vino!

Joanna Matías / Farinato

Creo que uno de los platos típicos que más me gusta es el farinato. Muy típico de Salamanca. Fuera de ella, mucha gente no la conoce.

Su preparación es sencilla: pasarlo por la sarten y acompañarlo con un huevo frito y un buen pan colón de Salamanca. Un plato más sencillo y más típico de las matanzas salmantinas, hay pocos.

Marit / Patatas revolconas

Un plato que me gusta mucho son las patatas revolconas, que son típicas de la tierra extremeña. Es un plato del que no se puede abusar mucho -ya que la patata tiene muchos hidratos de carbono- pero saborearlo de vez en cuando es maravilloso.

En la receta original suele servise con panceta y chorizo, pero en Getafe solemos tomar solo la patata muy blanda, que queda hecha casi papilla, aderezada con pimentón dulce del valle del jerte, aceite de oliva, sal y coronamos con una hojita de laurel.

María del Mar Hernández / Frangollo

El frangollo se hace con una harina de maíz ( no es igual al gofio, es menos tostado) especial para hacerlo. Es muy nutritivo y sabroso. Se puede hacer de muchas maneras, una de ellas es como lo he hecho:

  • Ingredientes

1 kilo de Frangollo (Harina de millo); 1 limón; 3 o 4 trozos de canela en rama; 1/2 litro de agua; almendras y pasas al gusto.

  • Preparación:

En un caldero pones el agua con la cáscara entera de limón y una rama de canela. Cuando esté hirviendo le añades el frangollo, removiéndolo constantemente para que no se pegue (se suele pegar un poco).

Al rato le quitas la cascara del limón y la canela, le añades las pasas y las almendras, y a medida que el agua se va consumiendo le vas echando más hasta que el millo esté guisado. En ese momento se vacía la mezcla en una escudilla grande y, una vez fría, se desmolda, y se sirve con azúcar, con leche por encima o con miel (al gusto de cada uno).

Como preparar la leche(si te gusta con leche): Pones 1 litro de leche en un caldero. Le añades la cáscara de 2 limones, y varios trozos de canela, y lo colocas al fuego. Lo dejas hervir removiéndolo para que no se suba, hasta que la leche esté justo en el mitad del caldero. En ese momento se le añaden 6 cucharadas rasas de azucar, y lo dejas hervir durante 15 minutos más. Pasado ese tiempo la vacías en un jarro y, cuando se fríe, se la pones al frangollo por encima.

Ángela García / Cocido Madrileño

Como buena 'madrileña de adopción', no puedo más que escoger el cocido madrileño como 'plato que me comería'. Ya se que ahora estamos en verano y que con estos calores no apetece demasiado un plato de tal embergadura. Pero siempre resulta una receta estupenda para compartir en familia, el típico domingo de invierno.

  • Ingredientes:

250 gramos de garbanzos, medio kilo de morcillo, caparazón de gallina, 2 pechugas de gallina o de pollo (como a cada uno de guste más, morcilla y chorizos (la cantidad, dependiendo un poco de lo que más le guste a la gente), 1 trocito de tocino, 1 punta de jamón, 1 repollo, 1 cebolla, 3 zanahorias, 6 patatas pequeñas, ajo y fideos (o similar) para la sopa.

  • Elaboración:

Lo primero, y casi más importante: el día anterior a la elaboración del cocido, deberemos poner los garbanzos a remojo.

¡Empezamos! Ponemos a cocer  la carne, la punta de jamón, el tocino, el pollo o la gallina (lo que hayamos escogido). Cuando empiece a hervir, añadimos los garbanzos, la cebolla y rectificamos de sal. Lo dejaremos a fuego medio durante unas 2 o 3 horas (dependiendo de la cocción de los garbanzos). Durante este tiempo iremos retirando la espuma que se haya ido formando y, si fuera necesario y para que no se quede seco, añadiríamos agua.

Cuando a nuestros garbanzos les falten una media hora, añadiremos los chorizos, las morcillas y las zanahorias, previamente peladas y troceadas. A falta de 15 minutos, añadiremos las patatas. Mientras, podemos ir cociendo el repollo.

Una vez que nuestros garbanzos estén tiernos, colamos el carlo y hacemos la sopa. ¡Ya tenemos listo nuestro cocido! Podemos servir, los garbanzos, la verdura y la carne por separado.

Julia Olmedo / Cecina

Para una leonesa como yo, que vive fuera de su tierra desde hace muchos años, siempre es un gusto comer y saborear un poquito de cecina. La cecina es un producto parecido al jamón, pero se realiza mediante el curado de la pata de la vaca.

Se puede comer de muchas formas: sola, con un poquito de pan, con un chorritín de vinagre... Cuando tengo invitados, suelo preparar un buen plato de cecina con un poquito de aceite de oliva virgen y, en el centro del plato, un trocito de rulo de cabra... ¡Riquísimo!

Francisco Robles / Longaniza de Fuentes

La longaniza de Fuentes (Fuentes de Ebro) es un producto que nadie debería perderse. Está elaborada a base de carne del cerdo, condimentada con frutas, anís, vinagre, ajo... Se puede tomar a la parrilla, en guisos, frita, a la plancha...

Pelayo del amor / Productos de la tierra

A mí lo que más me gusta de mi tierra, Extremadura, son los productos sacados directamente de la tierra o los animales y hecho 'en casa' y por 'los de casa'. Nosotros solemos elaborar gran parte de los alimentos que nos comemos.

Mi preferido es el bocadillito de chorizo de matanza con el aceite de los olivos extremeños que, desde hace mucho tiempo, hace mi familia.

¡¡¡Pa’ chuparse los dedos!!! Invito a Imanol y Juan a que vengan otra vez a Extremadura a comer ibéricos, aceite y pan.

Televisión

anterior siguiente