Enlaces accesibilidad

Los anuncios de tu vida: sexto programa

"La familia, bien, gracias"

  • La familia es el objetivo más preciado para la publicidad
  • Hemos pasado de familias numerosas a familias monoparentales
  • Los anuncios de tu vida, los jueves en La 1, después de Cuéntame
  • ¿Te atreves? Juega con Quequé a adivinar anuncios

Por
Los anuncios de tu vida - La familia bien, gracias

El sexto programa de Los Anuncios de tu vida está dedicado a la familia y a sus componentes, desde el padre hasta la mascota. De cada uno de ellos vemos cómo ha evolucionado el papel que desempeñan en casa y cómo han cambiado las familias desde los años 60 hasta nuestros días. Todos estos cambios sociales están reflejados en la publicidad.

La evolución de la familia

En los años 60, el padre era padre y no papá. Y era el padre el que decidía cuándo se podía empezar a desayunar. El papel de la madre no era otro que el de servir la mesa. Lo hemos visto en un anuncio de café soluble de la época y ha sido uno de tantos ejemplos donde podemos comprobar cómo han cambiado las cosas. En un principio, el número de miembros es más propio de la mesa de un colegio que el de una familia.

Hoy en día es raro ver a una pareja con más de dos hijos, en aquella época lo extraño era que tuvieran menos de cinco hijos. Pero claro ahora no existen los famosos Premios a la natalidad que se otorgaban entonces y encontrar a una familia como los Fragoso del Toro, de Huesca, con 24 hijos, sería una noticia en un informativo y un claro récord Guiness.

Hoy día si una familia tiene más de tres hijos es porque el primero es de la primera mujer, los dos siguientes del segundo matrimonio y el que viene de la actual pareja. En muchos anuncios actuales vemos reflejada esta realidad, así como los nuevos conceptos de familias que antes eran impensables: familias monoparentales, madres solteras, parejas de hecho del mismo sexo con hijos adoptados, matrimonios de dos hombres y de dos mujeres, etc.
Los cambios en las familias españolas a lo largo de los años son evidentes, lo que no ha cambiado es el empeño de la publicidad en vendernos de todo a todos.

Mamá y papá trabajan por igual

Mamá ya no trabaja solo en casa. Ahora en casa y fuera y se las tiene que arreglar para que le dé tiempo a hacer todo. En los años 50-60 era la guardiana del hogar. No tenía ni voz, ni voto. El padre ha pasado a ser papá y ya sabe que no le pasa nada por pasar la aspiradora, hacer biberones o tender la ropa.

La Enciclopedia Álvarez con la que estudiaron casi ocho millones de niños españoles dejaba claro en una de sus páginas: "Toda agrupación, para conseguir sus fines necesita un jefe. El jefe de la familia es el padre. Como tal, trabaja y manda"...  Hoy las cosas han cambiado notablemente y el Señor Álvarez no creería lo que ve en muchos anuncios, que no es ni más ni menos que el fiel reflejo de nuestra sociedad actual.

Los hijos, en casa

¿Y qué pasa con los hijos? Antiguamente se casaban con 24 años (las chicas incluso más jóvenes) y formaban una familia siguiendo el ejemplo de sus padres. Según tenían uso de razón o incluso nada más soltar el chupete, se les abría la cartilla de ahorros. El ahorro era una de las cosas que se les inculcaba a base de bien.

Hoy día los jóvenes ni se casan, ni se van de casa. La independencia les tarda en llegar o se independizan para unas cosas sí y para otras no. La publicidad recoge todos los estilos de hijos y de hijas. Los veremos en esta nueva entrega de Los Anuncios de tu vida.

Los abuelos canguro

La figura de los abuelos ha cambiado notablemente. Han pasado de ser espectadores y estar todo el día en el sillón a canguros y herramientas indispensables en la educación y cuidado de los hijos.

El humor en los anuncios

Quequé nos ha traído como cada programa una serie de anuncios que ha destripado a fondo y con su particular visión. También, en su habitual sección Adivinar anuncios, ha puesto a prueba la imaginación de los invitados y de los que están en casa.

Televisión

anterior siguiente