Enlaces accesibilidad

"La Barraca", la más universal de las novelas de Blasco Ibáñez

  • Publicada en 1898, su origen se remonta a un cuento escrito en 1895
  • Su traducción al francés la convirtió en el primer éxito del autor, dentro y fuera de España
  • El protagonismo subyacente del reparto de la tierra, clave de su proyección universal

Por
"La Barraca" es la más valenciana y a la vez la más universal de las novelas de Vicente Blasco Ibáñez, un escritor polémico, cosmopolita, disidente, revolucionario y aventurero que, por sus implicaciones en el mundo de la política y el periodismo, fue despreciado por buena parte de sus coetáneos.

Publicada en 1898, "La Barraca" es una tragedia rural en la que la violencia está presente a todos los niveles. Ambientada en la huerta valenciana, retrata el drama de una familia que, harta de vagar de un sitio a otro, encuentra al fin un techo y unas tierras que trabajar pero debe enfrentarse al odio irracional y ensañamiento de sus vecinos; una excusa argumental muy localista que encierra un mensaje universal gracias al protagonismo subyacente del reparto de la tierra y la crueldad del ser humano.


UNA NOVELA CON HISTORIA


Tercera del ciclo de novelas valencianas del autor, es el resultado de un recuerdo infantil y de la soledad del hombre obligado a permanecer escondido durante días. Según el propio Blasco, el germen de la novela se remonta a su infancia, a la visión de una barraca abandonada y derruida en unos campos desolados de la huerta valenciana, elemento disonante que emergía en el camino compartido con su madre para visitar a una de sus hermanas, criada por una nodriza de la zona.

Para que el miedo y la tristeza que provocaba aquella imagen en el niño Vicente Blasco tomara forma de novela, tuvieron que pasar algunos años. Fue a mediados de 1895, cuando, perseguido por sedicioso tras participar en una manifestación contra la guerra colonial, se vio obligado a esconderse en la parte superior de un despacho de vinos próximo al puerto de Valencia. Durante el tiempo que se vio obligado a permanecer solo y oculto sintió la necesidad de escribir y, con los rudimentos facilitados por su benefactor: una botella de tinta violeta, un portaplumas rojo y tres cuadernillos de papel de carta dio a luz a "Venganza moruna", el antecedente inmediato de "La Barraca".

Huído a Italia, a su regreso a España, el dueño de la casa que le sirvió de escondite le entregó aquel cuento y en lugar de publicarlo como tal, decidió transfórmalo en "La Barraca", un texto de 200 páginas con apenas diálogo que en francés se publicó bajo el títuto de "Tierras malditas".
Fue precisamente su traducción al francés la que convirtió "La Barraca" en el primer éxito de Blasco dentro y fuera de España. De la primera edición española sólo se vendieron 500 ejemplares pero tras la edición francesa, las realizadas en España hasta 1925 alcanzaron los 100.000 ejemplares.

El ciclo valenciano de Blasco Ibáñez se inicia con "Arroz y tartana", que aparece como folletón en el diario El Pueblo, fundado y dirigido por él desde 1894, le siguieron "Flor de Mayo", "La Barraca", "Entre naranjos", "Sónnica la Cortesana" y "Cañas y Barro".