Enlaces accesibilidad

"Astrocopla", divulgación científica a ritmo de Rocío Jurado

  • Natalia Ruiz divulga ciencia a través de versiones de copla y canciones populares 
  • Una manera de sacar a los científicos de su "jaula de cristal" fomentando la divulgación

Por
Solamente una vez - Coplas sobre ciencia

Todo empezó con un concurso de monólogos sobre ciencia. En 2015 Natalia trabajaba en el Instituto de Ciencias de Materiales de Madrid y un día su compañero Manolo González le confesó que estaba preparando una nueva forma de divulgar ciencia a través del humor.

Poco tiempo después ya estaban inmersos en un "duelo de copleras", una fusión de ciencia y copla que fue bautizada como "Astrocopla". Natalia se ha puesto frente a los micros de Solamente una vez para cantarnos y también contarnos la importancia de la divulgación científica en el mundo actual.

Como una "onda" la ciencia llegó a su vida

"El acceso a los resultados de la ciencia es un derecho de todos", declara. Ella no es científica, de hecho se define con orgullo como una mujer de letras. Pero ¿Por qué no utilizar el teatro, el cabaret, la copla y el humor como herramientas para hacer crecer la ciencia?

Su trabajo consiste en trasladar la ciencia a un grupo masivo ¿y qué hay más masivo en España que las canciones de Raphael o Raffaella Carrá? la Astrocopla es un género abierto a cualquier estilo.

También a las canciones Disney que han sido el último elemento de inspiración para Natalia. Con ellas ha hecho un recorrido a través de las infraestructuras científicas en España como el Observatorio Pico de la Veleta del Iram o el Gran Telescopio de Canarias, uno de los más grandes de Europa.

 rne

Ciencia en una jaula de cristal

Natalia no solo se dedica a divulgar los resultados de la ciencia sino a denunciar mediante el humor lo que les preocupa a los trabajadores de la ciencia. La fuga de cerebros o la ausencia de debates entorno a la inversión en investigaciones científicas también salen a relucir en sus versiones musicales.

"Los científicos tienen que atender a cuestiones científicas que dentro de sus dinámicas de trabajo a veces les impide mirar más allá", declara. Sin embargo defiende que sus compañeros también están implicados en la divulgación.

Su equipo también ha ganado el Prisma de divulgación científica por el documental El enigma de Agustina. Un reconocimiento por el que Natalia se muestra especialmente agradecida. Concluye diciéndonos que la divulgación científica es un compromiso, los científicos una profesión callada y la ciencia cultura.

Radio

anterior siguiente