Enlaces accesibilidad

Carrascal: "El placer de las pequeñas cosas es inversamente proporcional a la edad"

  • A sus 87 años el veterano periodista acaba de publicar Todavía puedo
  • En este libro plasma su filosofía de vida para estar en plena forma física y mental

Por
Las mañanas de RNE - Carrascal: "El placer de las pequeñas cosas es inversamente proporcional a la edad"

José María Carrascal se jubiló hace 20 años y desde entonces no han cesado de pedirle que escriba sus memorias. "Pero las memorias o son auténticas y deja uno mal a mucha gente, incluso a sí mismo, o si no son auténticas son para engrandecer aquello que se ha hecho bien o para ajustar cuentas... Mientras pueda escribir otras cosas, mejor", ha asegurado el veterano periodista en Las mañanas de RNE donde ha presentado Todavía puedo.

Un libro que lleva como subtítulo la frase "quedan muchas cosas por vivir", una filosofía que le mantiene en plena forma física y mental a sus 87 años.

Carrascal sigue haciendo lo que le gusta: "Pasar en Nueva York los otoños y primaveras, seguir dando un paseo cada día con su mujer, comprar y leer los periódicos a diario, nadar mucho, sobre todo en verano, o coger el coche e irme a comer unas buenas chuletas a las afuera de Madrid".

"El placer de las pequeñas cosas es inversamente proporcional a la edad", ha asegurado el mítico presentador de las noticias de la noche en Antena 3 durante los años 90.

Portada del libro 'Todavía puedo' de José María Carrascal
Portada del libro 'Todavía puedo' de José María Carrascal

Portada del libro 'Todavía puedo' de José María Carrascal rne

"La vida va en tramos: 20, 40, 60 y a partir de los 80 es cuando uno toma distancia de la vida, es la única parte de la vida en la que el hombre es completamente libre porque al principio son los padres, luego los profesores, luego el jefe... y cuando por fin se es completamente autonómo se quieren hacer tantas cosas que uno tiene menos tiempo que nunca".

Pero aún así, el excorresponsal en Nueva York siempre guarda un ratito de su día para leer porque "el cerebro hay que cultivarlo y la lectura es una forma de hacerlo". Asegura que de vez en cuando vuelve a sus libros de cabecera pero sobre todo lee mucha novela negra americana. "Para mí Ross Macdonald es el maestro, un vicio que también le he pegado a mi mujer", ha confesado.

Nunca se va a la cama sin haber leído un poco y sin haber visto las tertulias televisivas de la noche "para poder escribir luego mi columna", la que firma en ABC. En su día a día duerme poco más de seis horas pero lo compensa por el día con una breve siesta "media hora y me levanto fresco para estirar hasta bien entrada la noche".

Es fiel a la expresión alemana "desayuna como un rey, come como un burgués y cena como un pobre", por eso en la noche toma "algo de fruta y poco más", ha confesado, y también que las corbatas las deja ahora "para casos muy especiales".

Radio

anterior siguiente