Enlaces accesibilidad

España, destino preferido por las europeas con problemas de fecundación

  • Nuestro país es potencia mundial por su calidad profesional y su marco legal
  • Los futuros padres se gastan entre 600 y 8.000€, según el procedimiento

Por
España vuelta y vuelta - España, potencia mundial en materia de reproducción asistida

En el ámbito ginecológico español, se ha puesto de moda un nuevo término, el de paciente internacional. Este concepto se utiliza para referirse a aquellas personas que viajan a nuestro país con problemas de fertilidad y con la esperanza de recibir un tratamiento adecuado y efectivo.

Desde la Sociedad Española de Fertilidad, se asegura que España es una potencia mundial en el tema de la reproducción asistida por una doble razón; por una parte, la calidad de los profesionales médicos y, por otra, un marco legal avanzado y moderno. 

Mujer embarazada
Mujer embarazada

Mujer embarazada

El doctor Agustín Ballesteros, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad y director de la Clínica IVI de Barcelona, ha dicho en España vuelta y vuelta que no les gusta el término turismo reproductivo porque sus clientes no vienen con intención de visitar monumentos. En su centro, el 50% de las pacientes son extranjerasmayoritariamente procedentes de Italia y Francia, aunque también se está incrementando el número de inglesas y suizas.

Jean-Paul Rouleau, ginecólogo del Centro de Fecundación in Vitro Anyela Palumbo (Fivap) en San Cristóbal de La Laguna, ha afirmado que sus usuarios lo que buscan es cumplir un sueño. Este doctor ve complicado que la legislación avance en materia de maternidad subrogada en España, ya que en nuestro país se considera madre a aquella que da a luz, y ha lamentado que las mujeres que necesitan este procedimiento se tengan que marchar al extranjero.

El proceso comienza por la evaluación de los posibles problemas reproductivos de la pareja, para determinar el tratamiento a aplicar. Los futuros padres permanecen en nuestro país unos cinco días de media y se gastan entre 600 y 8.000€, en función de la complejidad de la técnica a aplicar. El seguimiento del embarazo se realiza en el país de origen, ya que se desarrolla como uno natural.

Radio

anterior siguiente