Enlaces accesibilidad

Bebe revoluciona su sonido con 'Un pokito de rocanroll, no?', su tercer disco

  • El tercer disco de la cantante se publica en febrero de 2012
  • Siglo 21 estrena el primer sencillo, "K.I.E.R.E.M.E."
  • Viajamos a París para escuchar todo el disco. Te contamos los detalles

Por
Siglo 21 - K.I.E.R.E.M.E., nuevo single de Bebe - 28/11/11

A estas alturas, ya son pocos los fenómenos musicales que explotan en el panorama musical español con apenas un disco publicado. Uno de aquellos últimos grandes descubrimientos llegó en 2004 precedida por la típica historia: chica que llega a Madrid y empieza, con muy buena suerte a labrarse una carrera cantando de bar en bar.

En aquel año, esa muchacha extremeña, que entonces contaba los 25 años, pegó una sacudida con Pa Fuera Telarañas, una colección de canciones que poseían una mezcla de valentía, rebeldía, rabia y un extraño punto de ternura. La punta de lanza fue "Malo", una canción que denunciaba el puñetazo de un delicado y preocupante tema como el de la violencia de género. Le siguieron "Con mis manos", "Ella", "Siete horas", o "Siempre me quedará", todos sencillos con una gran acogida por parte del público.

El resultado fue más de medio millón de álbumes vendidos; disco de Oro en Estados Unidos, Italia, Argentina y Colombia; cuatro Premios de la Música (2005); Premio Ondas 2004 a Artista Revelación; y el Grammy Latino a Artista Revelación (2005). Lo dicho, un fenómeno.

La presión de estar bajo la lupa

¿Puede alguien estar preparado para tal éxito? Bebe no tuvo tiempo para asimilarlo y a medida que su popularidad crecía, la pérdida del anonimato y de la consiguiente intimidad la agobiaba hasta términos extremos. Lo cuenta como confidencia Puri Mora, su mánager y gran amiga desde las épocas en las que cantaba en los bares.

El segundo disco de Bebe se ha hecho esperar, pero lo ha presentado en No disparen al pianista.

Tras aquella marabunta, la cantante decidió hacer un parón en su carrera para dedicarse a la actuación, y tras una larga espera (quizá demasiado larga) publicó en 2009 su segundo álbum. Con Y. Bebe repetía con Carlos Jean a la producción, pero con un patente cambio de rumbo respecto a las pegadizas melodías de su debut. "No quería un disco fácil", llegó a reconocer la cantante. Aunque lleno de estupendos detalles, esta segunda entrega no logró superar las expectativas de ese fenómeno que supuso su primer álbum.

Y al tercer disco, todo cambió

28 de octubre de 2011. Dos años y un embarazo después, Bebe se prepara en los estudios Ferber de París para mostrar a la prensa española las canciones de su tercer disco. En una atmósfera especial, propia de un lugar en donde han grabado Jean-Michel Jarre, Nick Cave, Manu Chao o Vanessa Paradis, la cantante maquina un regreso crucial a los escenarios.

"Quería trabajar con alguien que no supiera de mi, ni yo de ellos". A pesar de esta afirmación, el elegido para las labores de producción fue Renaud Letang, productor iraní de padres franceses con una envidiable carrera detrás de la mesa de mezclas: a los 20 años ya era ingeniero de sonido de Jarre, y por sus manos han pasado artistas de todo pedigree, entre ellos Peaches, Beck, Jamie Lidell, Mocky, Gonzales o Feist. Fue amor profesional a primera vista.

"Me pintaré", una declaración de intenciones

Un vídeo colgado en YouTube hace unas semanas daba a conocer un adelanto de "Me pintaré", la canción más representativa de este tercer disco de la extremeña. Seguro que no deja indiferente a nadie, ya que a pesar de mostrarnos a una Bebe tan arrolladora como siempre, los esquemas sonoros cambian totalmente.

La canción es contundente, directa y prácticamente no deja ni un segundo para el respiro. Ante este garrotazo que mezcla psicodelia, electrónica e incluso un punto de electromerengue, la artista aclara: "No estoy agresiva, pero tenía ganas de hacer canciones de cuna". Esta declaración marca al completo el rumbo del álbum, titulado Un pokito de rocanroll, no?

Ante tal vuelco, Letang explica: "No se trata de un disco que se pueda mostrar con una sola canción, pero con esta no engañamos a nadie. Es muy directa y universal". A partir de aquí se construye el nuevo sonido de Bebe, igual de valiente y desenfadado, pero vestido de electrónica, de pequeños detalles que suman, y de una presencia constante del bajo y de la batería. "No hay nada programado, todo se ha grabado en vivo", cuenta el productor que sólo ha contado con tres músicos para esta tarea.

Bebe tiene ganas de mostrar estas nuevas canciones, y aún más de presentarlas sobre un escenario: "Quiero tocar en directo y pasármelo bien". Por lo visto, para estos conciertos, también las canciones antiguas pasarán por este nuevo tratamiento.

"Voy a dejar que me magreen", bromea la cantante cuando se le pregunta por lo apropiado de estas canciones para ser remezcladas. Su jefe de producto, anuncia que los colombianos Bomba Estéreo ya trabajan en una de ellas.

Radio

anterior siguiente