Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

b!lly: "En la cuarentena nos pasó una cosa un poco trambólica y acabamos detenidos"

  • Lleva unos años trabajando con artistas como Pedro Ladroga o Selecta y ahora quiere probar suerte con su propio proyecto musical
  • Conoce un poco más de b!lly (Aleix Moya) en esta entrevista

Por
 Billy
Billy cropper

Puede que su nombre artístico b!lly, aún no te suene. Y si te decimos Aleix Moya puede que tampoco. Pues este barcelonés afincado en Madrid que lleva un tiempo trabajando para Helsinkipro, la promotora de artistas tan reconocidos como Selecta, One Path o nuestro queridísimo Pedro LaDroga, ha descubierto un nuevo talento, que aunque no estaba del todo oculto, todavía no había salido a la luz. Lo suyo, dice, es el rock fusionado con la electrónica. Resultado de ello su último track: "carnaval sin disfraz".

La cuarentena le ha hecho ampliar horizontes, aunque fueron sus colegas los que más le empujaron a lanzar su primer tema "vuelvo pa madrid", los mismos que han permitido que Aleix desarrollase su carrera dentro de estudios y discográficas. Porque b!lly lo mismo te monta un evento, que te escribe una rima. En su nueva faceta artística tiene muy clara una cosa: "No quiero prejuicios con nadie o que traten mal a nadie. Cuantos menos prejuicios, mejor te va", dice b!lly desde la experiencia que le otorga haber trabajado con tantos artistas. Él no quiere cometer los fallos que ya ha visto en otros, y está dispuesto a hacer lo que le echen. Hablamos con b!lly sobre su nueva aventura musical y sobre la industria actual en general.

P: ¿Por qué b!lly?

R: Porque con los colegas, cuando nos pasaba algo malo o se nos rompía algo, siempre decíamos: “Oh, Billy se te ha roto esto." Era una frase que decíamos mucho y decidí ponérmelo en el arroba de Instagram. Lo único que como hay tantos Billys, tuve que poner la exclamación. Así como algo distintivo y que solo hubiera uno.

P: ¿Y por qué “Carnaval sin disfraz”?

R: Porque el tema salió en carnaval, pero no parecía carnaval. Todo el mundo sin disfraces, había sido un poco pocho. “Carnaval sin disfraz”, quiere decir party sin disfraz. Es decir, fiesta sea como sea.

P: ¿Las ilustraciones de la portada no serán de bejo, no?

R: No, es Pablo Carballo, un ilustrador que trabaja en publicidad. De hecho, él ha dibujado al Bejo y a esta gente alguna vez. Me gusta porque me tiene el rollo pillado. No le tengo que decir las cosas que me molan, porque él ya sabe lo que me gusta. Me clava muy bien el chico, por eso hago todo con él.

P: ¿Cuál es tu propuesta cómo artista?

R: Son todo historietas de b!lly. Me gusta hablar en tercera persona de b!lly porque así puedo decir más cosas, como si fuera otra persona. Me ayuda a soltarme. b!lly es una excusa.

P: ¿En qué género te incluyes?

Yo no creo que sea ningún trapero, ni rapero, ni nada de eso. No lo he sido nunca, aunque curré con gente que está en esos mundos. A mí siempre me ha gustado mucho el pop, como así bien rimado y fácil de entrar. Yo vengo un poco de las bandas de la época skater, tipo Blink 182, y de la electrónica. Entonces dije: yo voy a hacer esto; un poco de rock, pero en lugar de con una banda, hecho con un ordenador. Juntar la electrónica al rock, que es de dónde yo vengo.

P: Pero también hay mucho autotune, ¿no?

R: Sí, claro. ¡Mira mi voz! ¿Cómo voy a cantar yo con esta voz? No es que sea el mejor cantante del mundo, la verdad. Creo que se me dan mejor otras cosas. El autotune le tengo ahí para que me ayude. Yo escribo y ya.

P: ¿La cuarentena te ha dado para indagar en tu lado más musical?

R: En realidad, siempre he hecho cosas relacionadas con la música, con los artistas con los que trabajo en el estudio. Todos participamos de alguna forma en hacer las canciones. En la cuarentena es cierto que ya recibí mucha presión de diferentes lados. En plan: “chaval, ya lo tienes que hacer tú, tienes que grabarte algo y sacar un tema.” Entonces, al final dije: venga va, lo voy a hacer. Empecé a trabajar en ello online. Muchas veces no he currado con los productores físicamente. Ahora que se está abriendo un poco todo, sí que estoy haciendo más sesiones con ellos en persona. Antes era más te mando este beat, si te gusta te subes y sino chao, aunque de ahí también han salido cosas guays.

P: ¿Serás tu propio manager?

R: No, no. Tengo un mini equipo de cuatro personitas locas que son las que me presionan para que haga cosas, por suerte. Porque si no yo no tendría muy claro que hacer conmigo mismo. Así como con otra persona sí, a mí me cuesta venderme. No sé cómo hacerlo.

P: Trabajas con bandas como Pedro LaDroga, Selecta o One Path. ¿Cómo llegaste a trabajar con ellos?

R: Todo ha sido como muy orgánico. Yo siempre he estado en la música. Al final, van pasando los años y ves que tus amigos acaban siempre siendo gente que se dedica a esto. De forma que acabas diciendo: ¿por qué no curramos juntos? Por ejemplo, a Pedro yo lo conocía porque me gustaba mucho lo que hacía y estuve mucho tiempo diciéndole: tío, curremos juntos, curremos juntos… Hasta que un día él me dijo: “Venga va, hagamos algo juntos.”

P: ¿Pedro Ladroga en persona es cómo en pantalla?

Pues no es que sea un personaje. Pedro no se inventa nada que no sea. Lo único que es muy talentoso. La gente tiende a pensar que es un loco de la cabeza, y obvio que tiene muchas locuras, pero detrás de esa locura hay talento y profesionalidad. Él se preocupa mucho por todo, sufre porque todo esté muy bien preparado, porque todo el mundo esté a gusto. Luego además es muy agradecido y nada nazi, ni maleducado. Le gusta prepararse todo mucho, desde cómo va vestido, lo que va a decir, hasta su peinado. Desde fuera parece más destroyer, pero es muy pulido.

P: Hablando de colaborar, ¿qué te parece lo último de Tangana?

R: Yo soy muy fan de eso. Creo que todo lo que podemos, lo hacemos en el tema de cruzar cables. Si puedo coger el rock más raro y juntarlo con otra cosa que no le pega nada, seguro que sale algo súper potente y súper curioso.

P: ¿Está sentando un precedente dentro de la música urbana?

R: Sí, ha echado ahí una buena palada a las colaboraciones raras. Ya estaba cambiando todo un poco, aunque él le ha dado ahí un empujón fuerte. A mí me encanta que lo haya hecho. ¿Qué va a hacer lo mismo toda la vida? Está guay. Ha cruzado cables, mundos, públicos… Estoy súper a favor de eso. Nosotros lo hacemos siempre que podemos, quizás no tanto porque no tenemos los recursos de C.Tangana, pero ole.

P: ¿Cuál es la situación más extraña que te ha ocurrido con un artista?

R: Te podría decir cien burradas, pero es que hay muchas que no se pueden contar porque son too much. Hemos perdido trenes, coches, aviones... No hemos perdido barcos porque de momento no los cogemos, pero si no los hubieramos perdido también. Nos han echado de hoteles, de todo... En la cuarentena nos pasó una cosa un poco trambólica y acabamos detenidos. Al final se solucionó y no ha pasado nada. Pero nos ha pasado de todo. Que te pare la policía en México y tenerles que sobornar o llevar porros en China cuando no se podía porque e ilegal. En fin, mil historias... Esto es solo un resumen de lo que se puede contar.

P: ¿Cómo es tu visión de la industria ahora?

R: Está guay, yo soy muy fan de internet. He crecido con ello y me gusta cómo se ha viralizado todo en los últimos años con el boom de internet. Ya no están solo las tres típicas discográficas que lo controlan todo. Para triunfar ya no tienes que estar con ellos. No sé, me gusta un poquito este caos porque ha hecho que se caiga lo que siempre estaba y que salgan cosas nuevas. Internet ha dado eso a la música: la ha liberalizado y me gusta mucho. Creo que aún estamos es el principio, porque va a cambiar todo mucho más. Youtube, por ejemplo, ¿qué tiene 15 años? No es nada. Creo que todo está avanzando, cada vez nos ayudamos más entre todos, se hace más piña y hay menos hate, porque antes había mucho en España. Me encantan los grupos que hay porque nadie se parece a nadie y todos nos gustamos entre todos. Están pasando cosas que no habían pasado antes: como los productores que ahora están pillando reconocimiento y son considerados artistas.

P: Pero el hate siempre sale cuando aparece alguien nuevo a comerse el pastel, ¿no?

R: Sí, pero si tú estás al día de lo que está pasando nadie se come tu parte del pastel. Tú siempre tendrás tu trocito. Supongo que la gente que está apalancadita, pues dicen: “¡Ay!, el único trocito que tengo me lo van a quitar.” Por eso hay que cocinar todos los días. No vale con tener el pastelito ahí.

P: ¿Y tú a dónde esperas llegar como b!lly?

R: No sé, no tengo muchas pretensiones. Me cuesta hacerme como mi planning. Quizás mi manager me ve más haciendo cosas. Él siempre me dice que tengo que salir en sitios y estar en vídeo. Le gusta mucho mi imagen y confía en eso mucho. Yo no tanto. Él me chincha en que haga todo el rato y yo voy haciendo cositas, pero todavía no me veo mucho tocando. Algún día lo haré, eso seguro. De momento solo tengo un par de tracks y aún tengo que rodar, pero no me cierro a nada. Si me proponen hacer algo de reguetón, también lo haría. Si me dicen cantar en un concierto, también me apunto. Puedo decir que lo que me llevo de haber trabajado directamente con artistas es eso; quitarme todos los prejuicios a la hora de colaborar con otra gente o hacer según qué cosas. Ya he visto las cosas que no molan. Yo no quiero cometer esos fallos. No quiero prejuicios con nadie o tratar mal a nadie. Cuantos menos prejuicios, mejor te va. Al principio había mucho beef y ahora todos somos hermanitos y nos llevamos bien. Eso está muy guay.