Nómadas   Setúbal, un mundo abierto al mundo 20.11.2021 56:57

Desde el tiempo de los fenicios el estuario del río Sado ha sido un nexo de culturas. La arqueología confirma que, en época romana, las ánforas setubalenses llegaban hasta lejanos puertos del Mare Nostrum. Por esta zona se ubicaba la fábrica de salazón más importante del imperio: visitamos sus ruinas junto a Inês Vaz Pinto, directora del yacimiento. Se llega fácilmente en ferri desde Setúbal, municipio del que se dice popularmente que é um mundo. Lo es porque combina en un reducido espacio una hermosa ciudad portuaria, una bahía en plena desembocadura, una sierra boscosa y un frente atlántico con playas y acantilados. Comenzamos nuestra ruta sonora en la céntrica plaza de Bocage; nos acompaña la técnica de turismo Sandra Felicidade, con quien descubrimos las calles de la colorida baixa, sus templos, panorámicas y visitas imprescindibles, como el histórico Mercado do Livramento, en plena avenida Luísa Todi. De la mano del guía local Vitor Guerreiro, gerente de Setúbal4You, visitamos los castillos que rodean la ciudad y su monumento más valioso, el convento de Jesús, con una iglesia de estilo manuelino y las dependencias monásticas transformadas en espacio museístico. Los biólogos marinos Gonçalo Silva y María José Valera Jiménez nos invitan a descubrir su lugar de trabajo, el Parque Natural da Arrábida. Lo observamos también desde el mar con la ayuda de los veleros de Vertigem Azul y en compañía de su responsable, Maria João Fonseca. Nuestro viaje termina en la alargada y arenosa península de Troia, donde la arqueóloga Sofía Fonseca nos invita a dar un paseo desde la moderna punta hotelera hasta los tradicionales cultivos de arroz de Comporta y el puerto palafítico de Carrasqueira. Nos despedimos probando el famoso moscatel setubalense en las bodegas del cercano pueblo de Azeitão con las recomendaciones de Kate y Denys, autores del blog Viajamos Juntos.

Nómadas
Más opciones