24 horas   ¿Cómo se establece el precio de la luz y por qué sube? 24.06.2021 00:27

El gasto en energía representa alrededor del 5% del presupuesto en las familias que ingresan hasta 1.500 euros netos al mes, según el INE. Hacienda calcula que dejará de ingresar, tras la bajada del IVA de la luz, unos 857 millones de euros. En la factura, se suma el precio de la energía, los peajes y los cargos, otros impuestos y a todo eso se le aplica un 21% del IVA. Existe un impuesto municipal por el uso del subsuelo que equivale al 1,5% del precio de la energía y otro del 5% que originalmente sirvió para subvencionar al carbón nacional y que ahora va a las comunidades autónomas. Los peajes sirven para costear la distribución y el transporte. Y los cargos, para cubrir el sobrecoste de producción de energía en territorios no peninsulares, para subvenciones a las renovables y para seguir pagando el déficit de tarifa. Todo esto sirve, en principio, para sostener al sistema sin déficit. Una filosofía que se quiere llevar a las carreteras con los peajes. Además, desde el 1 de junio estas cargos y peajes se pagan por tramos horarios. Los impuestos y los cargos representan según la CNMC el 72% del recibo. Sin embargo, no son los impuestos los que han subido últimamente y los que provocan los picos sino el precio de la energía.

¿Cómo se forman los precios de la energía? Casando oferta y demanda en un mercado mayorista. Las ofertas llegan a lo que se conoce como Pool Eléctrico. Primero entran las más baratas: nuclear, eólica, solar o hidroeléctrica. A veces con eso es suficiente. Pero en otras ocasiones hay que tirar de ciclos combinados, que usan gas, que lo encarece todo. Como el mercado es marginalista, el último que entra, es decir, el más caro, marca el precio de todo el pool. Así es como las renovables o nucleares ingresan más de lo previsto. Es lo que se conoce como beneficios caídos del cielo.

¿Qué está pasando con el gas, que es el que marca el precio de todo? La materia prima se está encareciendo. Los futuros, que son contratos que ofrecen un precio previsto, han subido un 30% en lo que va de año. Pero también son más caros los derechos de emisión de CO2 que las tecnologías más contaminantes, como las que usan gas, necesitan para funcionar.

¿Qué son los derechos del CO2 y por qué están tan caros? Es un permiso para contaminar que se adquiere en una subasta. Bruselas da a las instalaciones que emiten C02 un margen para seguir haciéndolo de forma gratuita, pero ese margen se reduce año a año y cada vez de forma más rápida. Así que, si se necesita emitir más Co2, se tienen que comprar derechos. Eso, a su vez, genera un mercado secundario en el que agentes privados: bancos o fondos, por ejemplo, especulan con estos títulos como con cualquier otro activo.

Un trabajo del área de Economía de Radio Nacional, con Mar Reguant, especialista en mercados eléctricos y profesora titular de la Universidad de Northwestern; Mario Berná, socio de la consultora INGEBAU; Mario del Rosal, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid; Jorge Sanz, director de la consultora Nera y ex presidente de la Comisión de Expertos para la Transición Energética; Jorge Onrubia, investigador de Fedea; Francisco Valverde, responsable de Renovables del grupo ARA; Albert Guivernau, profesor de OBS Business School.

24 horas
Más opciones