Enlaces accesibilidad
COVID-19

Mapa del coronavirus en el mundo: casos, muertes y los últimos datos de su evolución

Por
Consulta las novedades de la COVID-19 en España y en el mundo en RTVE.es
Consulta las novedades de la COVID-19 en España y en el mundo en RTVE.es RTVE.es

⏳ Esta noticia se actualiza semanalmente con información procedente de distintas fuentes internacionales.

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19, ha provocado hasta la fecha más de 523 millones de casos en el mundo y más de 6,27 millones de muertos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, que monitoriza la situación del coronavirus con los datos generales de todos los países del mundo desde el principio de la pandemia.

El mundo superó los 300 millones de contagios a principios de enero de 2022 y en tan solo un mes sumó otros cien millones a un ritmo frenético de más de tres millones de casos diarios de media, unas cifras nunca antes vistas en la pandemia, por la expansión de la variante ómicron por todo el planeta. En abril de 2022 la cifra ya rebasa los 500 millones.

Estados Unidos es el país con mayor cifra de muertos, con más de un millón de fallecidos; seguido por Brasil, con más de 665.000; e India, con más de 524.000 muertos.

Así evoluciona el número de casos y muertes en el mundo.

Resumen de situación

Un año después del inicio de la pandemia, a finales de enero de 2021, el mundo alcanzó los 100 millones de contagios. Doce meses después se sumaron otros 300 millones, los 100 últimos en poco más de cuatro semanas. El país más con más contagios en términos absolutos sigue siendo Estados Unidos, seguido de India y de Brasil.

Después del paulatino descenso registrado desde finales de marzo, los contagios de COVID-19 se han estabilizado y, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud, entre el 9 y el 15 de mayo se contabilizaron 3,7 millones de casos, un 1% más que en la semana previa, aunque las muertes se reducen un 21%, hasta situarse por debajo de los 10.000 decesos en el conjunto del planeta.

Por regiones, las infecciones bajan un 20% en Europa y un 19% en el Sudeste Asiático, mientras que aumentan un 14% en el Pacífico Occidental -la zona con más contagios en la última semana, con más de 1,36 millones-, un 26% en América y hasta un 63% en el Mediterráneo Oriental.

Los fallecimientos solo crecen en África, donde las 258 muertes contabilizadas suponen un aumento del 48%. A cambio, caen un 10% en el Pecífico Occidental, un 16% en América, un 20% en el Pacífico Oriental, un 24% en el Sudeste Asiático y hasta un 29% en Europa, que sigue siendo, pese a todo, la región con más decesos, casi 4.000 en una semana. Globalmente, se trata del nivel más bajo de mortalidad de la pandemia desde marzo de 2020, pero la OMS advierte de que estos datos deben seguir interpretándose con cautela, ya que varios países -entre ellos España- están haciendo cambios en sus estrategias de detección.

Por países, China casi duplica los casos detectados en la última semana, con 390.000 contagios, aunque el mayor número de infecciones se registra en Estados Unidos, con 605.000 nuevos contagios. También es el país con más muertes, un total de 1.849, aunque es un 27% menos que en la semana previa, seguido de Italia (765 decesos), Rusia (724) y Brasil (689).

A principios de junio, Perú llevó a cabo una revisión de sus datos que supuso la incorporación de más de 115.000 fallecidos por coronavirus a su estadística oficial. Con más de 213.000 muertes registradas, el país sudamericano se ha convertido así en el de mayor tasa de mortalidad del mundo. 

Con todo, el recuento oficial de muertes por COVID-19 es sin duda inferior al exceso de muertes reales. La propia OMS estima que las cifras reales de muertes por coronavirus son dos o tres veces mayores que el recuento oficial, debido en buena parte al colapso vivido en el sistema sanitario de muchos países, que ha impedido un seguimiento fiel del impacto de la enfermedad.

Datos por continentes

En Estados Unidos, la nación más azotada, se supera ya el millón de muertes por COVID-19, pese al cambio de rumbo que marcó la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca. Por otro lado, China, el país epicentro del brote, ha contenido durante meses el avance de la pandemia, aunque la llegada de ómicron disparó los casos. Con todo, en Asia el país más afectado es India, el segundo más poblado del mundo, que no ha podido evitar la expansión del SARS-CoV-2.

En África, los contagios se aceleraron en los últimos meses de 2021. El continente suma más de 11,8 millones de casos y supera los 253.000 muertes, cuando todavía los porcentajes de vacunación siguen siendo bajos. Y en Latinoamérica, los países con más casos son Brasil, Argentina y Colombia.

En Oceanía, la tónica han sido las restricciones severasAustralia, que ha registrado más de 6,8 millones de contagios y casi 8.000 muertes, está viviendo el peor momento de la pandemia tras mantener el virus a raya durante casi dos años. Nueva Zelanda, que impuso un confinamiento muy estricto, declaró el país libre de coronavirus el verano de 2020 y lo volvió a conseguir meses después tras controlar sus brotes activos.

El coronavirus, que ya ha dejado más de 6,27 millones de muertos en todo el mundo, ha tenido, sin embargo, una letalidad desigual en cada territorio: aunque Estados Unidos, Brasil e India son los tres países con más fallecidos en términos absolutos, la comparación entre las muertes de países con más de un millón de habitantes en relación con su población revela que Perú es el que presenta una tasa de mortalidad más elevada, con 645 decesos por cada 100.000 habitantes. España, que llegó a ocupar el segundo puesto en este ranking, reporta actualmente una tasa de 225 fallecidos y ya no está entre los 25 con más mortalidad.

El siguiente gráfico muestra los datos acumulados de la pandemia en cada continente y la proporción que supone respecto al total. Europa es ahora el continente con más contagios, con un 37%, por delante de América, con casi un 30%. En cuanto a las muertes, la región americana acumula el mayor número, un 44%, por delante de Europa, con un 29%.

Sin embargo, esta distribución no ha sido siempre así. El virus ya ha dado varias vueltas al mundo. Desde que la pandemia despuntara en China a finales de 2019, las distintas olas de contagios y muertes han afectado al planeta de forma desigual. Los casos crecieron en Europa en marzo de 2020, aunque el virus golpeó pronto a América, y en octubre ya se alcanzó el millón de fallecidos a escala global. En enero de 2021, el coronavirus superó los cien millones de personas contagiadas y unos meses después se alcanzaron los doscientos. El avance de nuevas variantes, como la delta y la reciente ómicron, ha hecho que los casos se aceleren en todo el globo.

Metodología y fuentes

Para la elaboración de esta información se recurría a datos de ministerio de Sanidad o fuentes oficiales de cada país, que se combinaban con los ofrecidos a escala global por el Centro de Ciencias e Ingeniería de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos. Sin embargo, esta última es la única fuente de datos para los gráficos de esta noticia desde agosto de 2021. No obstante, la información de este organismo se contrasta periódicamente con fuentes oficiales para asegurar su precisión. 

Para reducir la inconsistencia de los datos pendientes de consolidación, las curvas de casos, países que más casos han notificado en los últimos 14 días y muertes solo alcanzan hasta tres días antes de la fecha actual. 

Empleamos la definición de países fijada por Naciones Unidas: 193 países, Palestina y el Vaticano. Desde el pasado mes de julio, el gráfico de muertes diarias por 100.000 habitantes muestra los países que hayan registrado al menos 100 muertes y que estén entre los 15 más poblados de cada continente.

Por su parte, la tabla de casos y muertes de COVID-19 en el mundo ordena los países de mayor a menor incidencia acumulada. Para armonizar esta medida en todas las latitudes, se emplea la definición de casos por 100.000 habitantes notificados en los últimos 14 días, cuya evolución puede observarse en el gráfico que acompaña a cada territorio. La variación de la incidencia se calcula respecto al periodo de 14 días inmediatamente posterior al contemplado en el indicador principal. En cuanto a las muertes, se muestran las defunciones notificadas en los últimos siete días y su tasa por cada 100.000 habitantes respecto a la población de cada país.

Noticias

anterior siguiente