Enlaces accesibilidad

El 'Blue Monday' o el 'Lunes Azul': ¿por qué hoy es el día más triste del año?

  • El día más triste del año se celebra el tercer lunes de enero
  • Parte de una fórmula pseudomatemática sin base científica

Por
 Madre e hija separadas a través de un cristal y con mascarillas por las restricciones sanitarias en la lucha contra la COVID-19
Una madre y su hija separadas por las medidas sanitarias GETTYIMAGES

Hoy, 17 de enero, se celebra el popularizado 'Blue Monday', 'Lunes Azul' o el día más triste del año. Este término, que carece de base científica y no es apoyado por el mundo académico, lleva resonando en nuestros calendarios casi dos décadas. Cuál es su origen, en qué consiste y qué repercusión tiene en la actualidad son algunas de las incógnitas a las que vamos a tratar de dar respuesta.

Bajo los hashtags #bluemonday, #lunestriste o #diamastriste los usuarios comparten cada año en redes cómo se sienten en este día. Su popularidad crece año tras año y cada vez más personas se suman a culpar de sus infortunios a este día aleatorio. Por ello, es fácil encontrar hoy recomendaciones de series, libros o películas para "superar el día más triste del año", o publicidad de empresas que buscan sacar algún beneficio de ello. 

El origen del concepto

El precursor de este término fue el psicólogo y experto en motivación Cliff Arnall. En 2005, mientras Arnall trabajaba en el Lifelong Learning Center, adjunto a la Universidad de Cardiff en Gales, fue contratado por el consultor publicitario Porter Novelli para que encontrara el día más triste del año.

¿Por qué querían darle una fecha? La agencia de viajes Sky Travel - hoy en día desaparecida - había sufrido un año de pérdidas y pocas reservas. Cada vez menos clientes requerían sus servicios y sabían que tenían que renovarse. Ante esto, decidieron realizar una campaña publicitaria para vender sus viajes como la receta perfecta contra la tristeza.

Así, contrataron a Arnall, quien creó su afamada fórmula para identificar cuál era el día más triste del calendario y este resultó ser el tercer lunes de enero. En esta pseudoecuación matemática intervienen varios factores, entre ellos, la presión económica por el despilfarro navideño, el clima poco favorable (frío y lluvia) y los propósitos de año nuevo que, apenas unos días después de lanzarse, ya han sido pospuestos.

Si bien no tiene base científica, responde a un cúmulo de fórmulas que se repiten. Tras la euforia de las navidades y el año nuevo, tenemos nuestra esperanza puesta en el año venidero, pero la realidad nos golpea. Los propósitos de año nuevo, como dejar de fumar o comer más sano, empiezan a fallar y nos damos cuenta de que empezar otro año solo implica sumar un número más al calendario.

Por otro lado, el experto en motivación también es conocido por identificar el supuesto día más feliz del año o 'Yellow Day' y por tratar de crear la fórmula del juguete perfecto. El 'Yellow Day' se celebra el 20 de junio y los factores que ayudaron al psicólogo a identificarlo fueron el aumento de horas de luz, las vacaciones, la temperatura agradable, el horario laboral estival y la paga extra del verano.

Respuesta de la comunidad científica

Cuando Arnall firmó el comunicado de prensa y lo hizo llegar a las principales agencias y periódicos británicos, el mundo académico se rebeló. Por un lado, la Universidad de Cardiff envió una carta a las portadas de Reino Unido para desentenderse de las declaraciones del exprofesor adjunto (se retiró a principios de 2006).

Por otro lado, Ben Goldrace, médico y columnista en The Guardian, arremetió duramente contra Arnall. En esta publicación destapaba que todo había sido fruto de una campaña publicitaria para aumentar sus reservas en verano. Con el paso de los años el concepto ha seguido extendiéndose y con él las críticas al psicólogo.

Diez años más tarde de que promoviera el concepto, el propio Arnall formó parte en 2016 de la campaña #StopBlueMonday del gobierno de Canarias. La campaña trataba de transformar un día malo del calendario en uno positivo y lleno de oportunidades, así como promocionar las islas como un lugar donde incluso los lunes podían ser increíbles. El psicólogo se ha hecho eco de esto mismo varias veces en sus redes y actualmente promueve soluciones más humildes.

La cuesta de enero y la llegada del frío

Es sabido que para muchos enero es uno de los meses más duros del año, hay que afrontar la conocida cuesta de enero y recuperarse de la reseca de los excesos navideños. A esto hay que sumarle que los últimos años se han salido de la norma, y es que el coronavirus, sus limitaciones de aforo y distancia social ha separado familias en las comidas de Navidad y se ha empezado el año con menos gente en el sofá. 

Por otro lado, aproximadamente el 15% de la población se ve afectada por la meteorosensibilidad. Esto es un trastorno afectivo estacional que provoca cambios de humor con la llegada del frío, la lluvia y los cambios de temperatura.

Además, el mes de enero es uno de los meses más fríos del año en el hemisferio norte y también uno de los que cuenta con menos horas de sol. Según los expertos, la ausencia de sol se puede relacionar con la falta de vitamina D, uno de los nutrientes responsables de la producción de la serotonina (un neurotransmisor estrechamente relacionado con el control de las emociones y el estado de ánimo).

¿Por qué un lunes y por qué azul?

Los lunes son el día más odiado de la semana porque representan la vuelta a la rutina tras un fin de semana de descanso o desfase. Varios expertos han establecido una relación para explicar esto: generalmente las actividades más agradables de la semana las hacemos los fines de semana. Pero, como pasa siempre, todo lo que sube baja y la vuelta a la realidad se hace más dura cuanto mejor ha sido la aventura.

¿Por qué azul? La psicología atribuye a este color las emociones de paz, tranquilidad, mente y aletargamiento, pero también es un color utilizado para representar la tristeza, el pesimismo o la apatía. Así, siempre que dibujamos a una persona llorando, sus lágrimas son azules e incluso en películas como Inside Out es el azul el color que representa la tristeza y la depresión.

Una estrategia de marketing: las 'compras terapéuticas'

No es la primera vez que el marketing utiliza cualquier tipo de evento para convertirlo en una oportunidad para generar ventas. De esta forma, se hacen promociones el Día de la Madre, el Black Friday, en San Valentín o incluso el Día del Soltero. Pero, ¿en qué se diferencia esta de otras fechas?

En este caso, las empresas tratan de incentivar al público a comprar con el único fin de que se satisfaga a sí mismo y recupere el ánimo. Según un estudio de Journal of Consumer Psychologyel proceso de comprar genera endorfinas y aumenta los niveles de dopamina, es decir, aumenta la sensación de bienestar.

Así muchas personas recurren a las populares 'compras terapéuticas' para sentirse mejor y cambiar el curso de su día. Sin embargo, esta no es la única alternativa para volver a sentirse en la cima del mundo. Según los expertos, hay muchas formas de sentirse mejor, lo único que hay que hacer es llevar a cabo una actividad positiva que mantenga tu mente lejos de las preocupaciones del día a día.

Noticias

anterior siguiente