Enlaces accesibilidad
Seminci de Valladolid

'A cero.5', un documental sobre el poder reparador del baloncesto en silla de ruedas

Somos Cine

  • Gonzalo Suárez Garayo cuenta cómo el club de baloncesto Amfiv le ayudó en su recuperación
  • Estrenamos el tráiler de este documental, participado por RTVE, que se presenta hoy en la Seminci

Por
RTVE.es estrena el Tráiler de 'A cero.5', un documental sobre el baloncesto en silla de ruedas

Gonzalo Suárez Garayo soñaba con ser director de cine cuando un accidente, en noviembre de 2006, le confinó en una silla de ruedas. Cuenta que, cuando el Estado dio por concluida su recuperación, "decidí practicar baloncesto en silla de ruedas para no estar solo". Pero descubrió un mundo tan fascinante que quiso contar su experiencia, y la del club vigués de baloncesto Amfiv, en A cero.5, un estupendo documental que se presenta este sábado en la Seminci de Valladolid. Una película que cuenta con la participación de RTVE y cuyo tráiler estrenamos en primicia (lo tenéis encabezando esta noticia).

Gonzalo Suárez nos confiesa por qué quiso contar su historia: "Yo estaba obsesionado con la ficción y cuando tuve el accidente me di cuenta de que lo que me pasaba era algo que nunca había visto desde dentro. Así que, entre terapia mental mía y locura, quise contar mi historia y lo que supuso para mí conocer a los miembros de este equipo de baloncesto; la película dentro de la película, que son ellos. También quería pasar de lo individual a lo colectivo, aunque manteniendo en el modo narrativo mi. Porque cuando te pasa algo así te das cuenta de que no eres el único del mundo, sino que eres uno más".

Por eso empezó a grabar pocos días después del accidente, en el mismo hospital donde se recuperaba: "No sabía muy bien lo que buscaba. Era una intuición y una necesidad, o sea, no sabía dónde me iba a llevar el camino. E intente contar lo que me pasaba sin manipular nada, para que fuera lo más real posible".

Fotograma de 'A cero.5'

"Para mí el cine es una necesidad y el baloncesto un reto"

En el documental vemos cómo Gonzalo era un apasionado del cine desde muy pequeño: "Para mí el cine es una necesidad personal, es algo que necesito para vivir. Y es un arte en el que uno aprende muchas cosas, de la vida y de los demás. Creo que es una fuente de conocimiento".

En cuanto al baloncesto en silla Gonzalo confiesa que: "Era un reto muy grande y descubrí un mundo que no tenía ni idea de como era. Porque me gustaba el fútbol, pero prácticamente no sabía nada de otros deportes. La primera vez que vi jugar a mis compañeros en sus sillas, me impresionó. Practicarlo significó para mí ganar muchísimas cosas".

"Cuando sobreviví al accidente luchaba constantemente contra la frustración de lo que podía y lo que no podía hacer -asegura-. Aunque psicológicamente lo lleves bien, cada uno tiene que encontrar el método de pelear el día a día. Y eso se ve en el documental, en varios jugadores que crecen tanto en la cancha que es una cosa impresionante. En mi caso, esa lucha contra el fracaso fue terminar este documental a toda costa. Yo no era capaz de sacrificarme tanto como ellos para poder jugar profesionalmente, pero sí podía acabar mi documental".

Fotograma de 'A cero.5'

'A cero.5', un título que sugiere muchas cosas

En cuanto al original título, Gonzalo confiesa que: "Es un juego de palabras de muchas cosas. Medio metro (cero.5) es la altura a la que está la silla y mi punto de vista (y el del espectador) durante toda la película. Además, yo quería hacer una película y he terminado rodando un documental, por lo que también me he quedado como en medio. Y lo de 'a cero' es por la voluntad de los jugadores. Su personalidad es como el acero, tienen una mentalidad de ganadores y de competidores increíbles. Es un símil de su voluntad y de la dureza de la silla. Aunque la silla de aluminio. Pero ese acero del título también tiene que ver con la nobleza, del metal y del deporte".

Gonzalo, que es profesor de audiovisuales en FP, también habla en el documental sobre las posibilidades de integración de los discapacitados en la competitiva sociedad actual. "Es muy complicado. Depende mucho de la formación que uno tenga y de que sector sea. Todavía queda mucho que recorrer. En cuanto al deporte, hay muchos niveles de integración. El deporte amateur, por ejemplo, te ayuda a sociabilizar a mejorar cosas que valen para el día a día. Pero hay muy poquitos que consigan vivir del deporte o del baloncesto en silla profesional. Casi todos tienen que compaginarlo con otros trabajos para poder subsistir".

Fotograma de 'A cero.5'

"La silla te obliga a ir al tope de tus posibilidades"

Es impresionante ver los partidos que aparecen en el documental, con esos choques entre las sillas, las aparatosas caídas, la velocidad, la enorme competitividad y el compañerismo. "Esos partidos son mucho más intensos de lo que aparentemente se ve en la tele -asegura Gonzalo-.  Son muy duros y muy físicos. Aparte de que técnicamente son impresionantes. Por eso cuando alguna gente ve un partido de baloncesto por primera vez acaba saliéndose. Como el que va a ver un combate y dice "esto no es para mí". Pero al final acaban volviendo, les gusta y les engancha".

"Y es que los jugadores son buenísimos y hacen cosas increíbles -añade-, lo que contribuye a romper la imagen que tenemos de personas en silla de ruedas. Ten en cuenta que pueden meter triples sentados y sin moverse de una silla. Eso solo se consigue a base de entrenamiento y de machacarse mucho. La silla te obliga a ir al tope de tus posibilidades, no vale con ir a medio gas.  Y, si pudieran andar, muchos de ellos podrían competir sin problemas con Pau Gasol".

Fotograma de 'A cero.5'

"El equipo del Amfiv hace una gran labor"

Gonzalo destaca también la gran labor que hace el equipo Amfiv (Asociación de Minusválidos Físicos de Vigo): "Nos ayudan a todos los niveles, empezando por los niños disminuidos (físicos y psíquicos) a los que les da un espacio de juego que igual no tienen en su día a día. Igual un niño no puede jugar al fútbol porque cojea, pero una vez que se sienta en una silla es igual que el que tiene enfrente. Les da una libertad y una amplitud de miras que es muy importante para ellos"

"Y para los mayores es una manera de cuidarnos -añade-. Porque no hay casi otras posibilidades de practicar el deporte en grupo, al tener cierto tipo de lesiones. Y creo que a los espectadores que se acercan a vernos les cambia la visión acerca de todo lo que conllevan las discapacidades".

Fotograma de 'A cero.5'

El documental también rinde homenaje a Pablo Beiro, que fue pionero del baloncesto en silla de ruedas, participó en los Juegos paralímpicos de Seúl y fue presidente del Amfiv. "Pablo fue el padre del Amfiv aquí en Vigo. Ayudó a muchísima gente y gracias a él pudimos practicar baloncesto en silla de ruedas y otros deportes. Luchaba todos los años por mantener el equipo y porque mantuviera una solvencia económica. Era muy especial para muchas personas, por su trato y la huella que dejó en ellos. Eso lo podéis comprobar en el documental. Por ejemplo, gracias a él yo he podido acabar esta película".

En 2017, tras haber perdido las tres finales anteriores, el Amfiv se proclamó campeón de Europa y dedicó el título a Pablo Beiro. "Fue una forma de resarcir cuentas con el pasado -asegura Gonzalo-, porque ya habían perdido tres títulos en cuatro años. Y también fue un homenaje a una persona tan importante para todos como Pablo. Y un orgullo para todo Vigo".

En cuanto a lo que le gustaría conseguir con la película, Pablo asegura que: "Me encantaría que la viera mucha gente, cuanta más mejor. Para que conozcan a estos grandes jugadores. Y en cuanto a mí, espero poder seguir haciendo documentales o ficción. Ahora mismo estoy buscando historias para poder seguir trabajando en el cine".

Fotograma de 'A cero.5'

Noticias

anterior siguiente