Enlaces accesibilidad

Chelsea Manning, la analista que sacó los colores a Estados Unidos

  • Manning sale de prisión tras cumplir la quinta parte de una condena de 35 años
  • Protagonizó con WikiLeaks la mayor filtración de secretos en la historia de EE.UU.
  • Ex analista militar destinado en Irak tuvo acceso a miles de documentos
  • La ex soldado hizo público su deseo de reasignación de género tras el juicio
  • Entrevista a Nancy Hollander, abogada de Manning

Enlaces relacionados

Por
La ex militar Chelsea Manning, en una fotografía caracterizada de mujer antes de la reasignación de género (foto archivo)
La ex militar Chelsea Manning, en una fotografía caracterizada de mujer antes de la reasignación de género (foto archivo) AFP

Chelsea Manning, la analista que sacó los colores a Estados Unidos filtrando miles de documentos a WikiLeaks, ha salido este miércoles de la cárcel tras siete años de privación de libertad y 28 años antes de lo dictado por un tribunal castrense, gracias al indulto que emitió en enero pasado el entonces presidente Barack Obama.

Pese a su escasa estatura y aspecto frágil, Manning puso en jaque al Gobierno de Estados Unidos, convirtió en relevante a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, y generó un efecto dominó que es considerado uno de los detonantes de las denominadas "Primaveras Árabes".

La joven, que podrá cumplir los 30 años en libertad este diciembre, filtró 470.000 registros de las guerras de Irak y Afganistán, 250.000 cables del Departamento de Estado y otros documentos clasificados que supusieron un revés para la diplomacia estadounidense y alimentaron un debate sobre la oscura guerra contra el terrorismo yihadista.

¿Por qué lo hizo?

Según su propio testimonio, la dureza de algunas de las acciones bélicas que analizó le llevó a plantearse la necesidad de dar a conocer al mundo las injusticias que cometía su país para hacer "cambiar las cosas".

Su primera filtración a WikiLeaks la realizó a comienzos de 2010. Fue el vídeo "Collateral Damage", que muestra una matanza de civiles y de dos trabajadores de la agencia Reuters en Irak en 2007. Visto el éxito de su filtración, Manning se planteó objetivos de inteligencia más ambiciosos.

Tras el vídeo vinieron registros de acciones de guerra en Irak y Afganistán, información sobre la cárcel de Guantánamo (Cuba) y operaciones clandestinas de la CIA, y los cables del Departamento de Estado, que se publicaron en la prensa a finales de 2010.

La ex militar Chelsea Manning fotografiada antes y despues de su reasignación de genero

La ex militar Chelsea Manning fotografiada antes y despues de su reasignación de genero REUTERS/AFP

Una infancia complicada y un don para la informática

Bradley Edward Manning nació en Oklahoma el 17 de diciembre de 1987. Su padre era ex militar y programador informático, y su madre una británica de origen galés. Según los medios estadounidenses que han buceado en su biografía, Manning era un niño tranquilo, buen estudiante y al que se le daban bien los ordenadores.

Tras el divorcio de sus padres, el joven Bradley se traslada a Gales, en Reino Unido, con su madre. En esta época confía a algunos amigos su condición de homosexual.

En 2005 Manning regresa a Estados Unidos pero todo son problemas, relatan medios estadounidenses. No encuentra trabajo y la convivencia con su padre y su madrastra se hace difícil y violenta. En 2006 la policía acude al domicilio familiar tras ser alertados de que el joven amenazaba a sus padres con un cuchillo. El incidente se resolvió sin cargos.

En un intento por dar sentido a su vida y acceder a una educación universitaria que no se podía permitir, en 2007 Manning decidió ingresar en las Fuerzas Armadas. Los rigores del entrenamiento hacen mella en el muchacho, pero logra superar su formación como analista de inteligencia, recibiendo posteriormente acreditación para tratar información clasificada.

En 2009, con apenas 22 años, el joven soldado es destinado a Irak. Allí, desde 2010, Manning empieza a recopilar parte de la información clasificada a la que tiene acceso gracias a su posición de analista militar. Guarda unos 700.000 documentos en un CD con una etiqueta de la cantante Lady Gaga y posteriormente los transfiere a una trajeta SD que llevará consigo camuflada en una cámara de fotos cuando regrese a Estados Unidos.

En 2010, tras intentar ofrecer el material secreto a los diarios Washington Post y New York Times, Manning decide enviarlo a WikiLeaks. Desde una librería de la cadena Barnes & Noble se conecta a internet y entrega a la organización de Julian Assange lo que sería la mayor filtración de secretos de la historia de los EE.UU.. WikiLeaks pasó de ser un portal minoritario a convertirse en uno de los mayores temores de la inteligencia estadounidense y el golpe supuso un revés para la diplomacia de Washington y dio pie a un debate sobre el papel de este país en el mundo.

Fue condenada a 35 años de prisión en 2013 por espionaje y exonerada del cargo de colaboración con el enemigo, que la hubiera arriesgado a la pena de muerte. Tras conocer la sentencia Manning reivindicó su derecho a un cambio de sexo dentro de la prisión y pidió que se le dejara de llamar por su nombre de nacimiento, Bradley, para pasar a ser llamada Chelsea, porque se sentía mujer.

En 2016 Manning trató de suicidarse en dos ocasiones debido al duro régimen carcelario de la prisión de Fort Leavenworth (Kansas) y a su lucha para recibir tratamiento de cambio de sexo bajo la rigidez castrense. Consiguió reponerse gracias a un grupo de voluntarios, que ya ha recaudado más de 135.000 dólares para ayudarla a reincorporarse a la sociedad.

La pena contra Manning fue la mayor de la historia de EE.UU. por la filtración de documentos y fue entendida por grupos defensores de los derechos civiles como un intento del Gobierno de Obama por acallar a quienes revelan a la prensa malas prácticas gubernamentales.

Noticias

anterior siguiente