Enlaces accesibilidad

Cuanto más nos rascamos, más nos pica debido a la segregación de serotonina

  • Al rascarnos el cerebro segrega serotonina
  • Un experimento con ratones ha demostrado el aumento de picazón
  • Unas células nerviosas de la médula espinal transmiten la sensación

Por
 Una mujer rascándose un brazo.
Una mujer rascándose un brazo. Getty Images/iStockphoto noticias

La sensación que tenemos cuando nos rascamos nos pica más es real. Un estudio de la Escuela Universitaria de Medicina de St. Louis (EE. UU.) indica que rascarse hace que el cerebro segregue serotonina, lo que intensifica la picazón.

Los investigadores llevaron a cabo un experimento con un grupo de ratones a los que se había bloqueado la producción de serotonina y les inyectaron una sustancia que provoca picor en la piel.

Compararon sus reacciones con las de otros ratones no modificados y comprobaron que los roedores que no producían serotonina se rascaban menos.

Liberación de serotonina

“Rascarse puede aliviar el picor creando un pequeño dolor en la piel. El cuerpo responde al dolor liberando serotonina, que aumenta la sensación de picazón”, ha comentado el investigador senior Zhou-Feng Chen, PhD, director del Centro Universitario para el Estudio del Picor de Washington.

Aunque impedir al ratón segregar serotonina le hace menos sensible al picor, el investigador no considera que el bloqueo de esta sustancia sea la clave para aliviar la picazón en humanos.

“La serotonina está implicada en el crecimiento, el metabolismo óseo y en la regulación del humor, y su bloqueo eliminaría la forma natural de controlar el dolor”, ha señalado.

Bloqueo de un receptor

Las células nerviosas de la médula espinal GRPR son las encargadas de transmitir la sensación de picazón desde la piel al cerebro. Para Chen, una forma de tratar el picor crónico podría ser “bloquear la comunicación entre la serotonina y las células GRPR. Para ello hemos aislado el receptor 5HT1A, utilizado por la serotonina para activar las neuronas”.

El equipo de investigadores bloqueó el receptor 5HT1A de un grupo de ratones a los que inyectó la misma sustancia causante de la picazón. El resultado fue que estos ratones se rascaron mucho menos.

Según los investigadores, este trabajo proporciona algunas claves para romper el ‘círculo vicioso’ de picar y rascarse, sobre todo en personas que experimentan picor crónico. Pero, hasta que la investigación avance, Chen aconseja “prestar atención a los consejos de las madres”.

Noticias

anterior siguiente