Enlaces accesibilidad

Unos 200 inmigrantes subsaharianos protagonizan un nuevo salto a la valla de Melilla

  • Al menos una veintena ha conseguido superar el vallado perimetral
  • Decenas de inmigrantes han permanecido horas encaramados a la valla
  • Se trata del segundo intento masivo de salto en apenas dos días

Por
Segundo intento de salto a la valla de Melilla en menos de 48 horas

Más de 200 inmigrantes de origen subsaharianos han intentado entrar en Melilla este miércoles saltando la doble valla fronteriza con Marruecos, de los que una veintena lo ha logrado, según ha informado la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma. Se trata del segundo intento de entrada masivo en apenas 48 horas, el octavo en octubre, mes en el que se vivido un repunte en la presión migratoria tras el final del verano.

Tras el intento de entrada, que se ha producido sobre las 07.30 horas en una zona próxima al cementerio musulmán, un centenar de subsaharianos se han quedado encaramados a la parte alta de la valla en distintos puntos, algunos de los cuales han permanecido durante más de once horas, pese al calor y a la falta de agua y de alimentos. El último en bajar de la valla lo ha hecho a las 20:25h, tras 13 horas subido, según la Delegación del Gobierno.

A lo largo del día, los inmigrantes encaramados han ido descendiendo y han sido entregados a Marruecos, algunos por sus propios medios, otros ayudados por las escaleras colocadas por la Guardia Civil. Para evitar posibles caídas, los Bomberos han puesto a disposición de los agentes un colchón de salvamento.

Tras bajar, los inmigrantes, a los que se les ha dado agua, permanecían custodiados por los agentes a pie de valla, antes de ser entregados a Marruecos.

Estrategia coordinada y perfectamente organizada

La "avalancha", como la califica la Delegación del Gobierno, ha vuelto a producirse siguiendo los parámetros de los últimos saltos, en los que "se revela una estrategia previamente coordinada y perfectamente organizada".

El lugar elegido para el salto de este miércoles coincide precisamente con el tramo de la frontera donde Marruecos no ha desplegado medidas antiintrusión, como fosos y alambradas, debido a la ubicación del cementerio marroquí colindante de Sidi Guariach.

El salto se ha vuelto a caracterizar por una "intrusión violenta" de los inmigrantes, según la Delegación, que nuevamente se han provisto de garfios y cuerdas para sortear la malla antitrepa y avanzar entre vallas, al tiempo que "se enfrentaban abiertamente" a los agentes de la Guardia Civil.

Varios inmigrantes reciben asistencia médica

A causa de caídas y de la propia estrategia de avalancha con la que los inmigrantes realizan el salto, nueve de ellos han sido atendidos por los servicios de Cruz Roja y 061, pero sólo dos han necesitado ser trasladados al hospital, donde se les ha diagnosticado un traumatismo dorsal y un traumatismo en la rodilla.

La Guardia Civil una vez más ha desplegado todo el dispositivo antiintrusión habitual, conformado por unidades de su Comandancia en Melilla, miembros de la ARS y el helicóptero destinado a la vigilancia fronteriza.

Además, ha requerido el apoyo del Cuerpo Nacional de Policía para controlar a algo más de un centenar de inmigrantes subsaharianos acogidos en el CETI, que "en actitud eufórica e incluso de enfrentamiento con la Guardia Civil" han iniciado, en los alrededores del centro, "una algarada en apoyo a los encaramados en la valla".

En el lado marroquí, decenas de inmigrantes han sido interceptados por las autoridades de ese país y han sido subidos a autobuses para ser trasladados a una zona alejada de la valla.

La frontera de Farhana se ha tenido que cerrar y no ha podido reabrirse hasta las 9.25 horas, y el acceso de marroquíes a través del paso de Barrio Chino también se ha visto afectado a causa de las medidas de seguridad desplegadas por fuerzas marroquíes.

Aumento de la presión migratoria

Melilla lleva meses sufriendo una extrema presión migratoria, con alrededor de 60 intentos de entrada masiva en 2014, una cifra que duplica las registradas el año anterior y que supone una media de seis al mes y que ha convertido este año en el que mayor número de entradas de inmigrantes ha registrado.

Octubre está siendo un mes récord, con ocho tentativas de entrada masivas, en ocasiones con estrategias de protagonizar intentos por varios puntos dispersos del perímetro para garantizar un éxito mayor.

El último suceso de este tipo se vivió el lunes, día 20, cuando unos 60 subsaharianos accedieron a la ciudad en varios saltos.

Cinco días antes, el miércoles 15, la ciudad vivió uno de los saltos a la valla fronteriza "más violentos", que provocó heridos tanto entre los guardias civiles como entre los inmigrantes.

Noticias

anterior siguiente