Enlaces accesibilidad

Dos sencillas reglas explican el éxito de los perros pastores para guiar los rebaños de ovejas

  • Recoger a las ovejas cuando están dispersas y llevarlas hacia delante juntas
  • Científicos británicos y suecos desarrollan el modelo matemático que lo explica

Por
Ovejas del estudio equipadas con mochilas GPS
Ovejas del estudio equipadas con mochilas GPS. A. J. Morton

Que los perros pastores son capaces de manejar un gran rebaño de ovejas para llevarlas hacia una dirección en concreto no es nada nuevo, pero hasta ahora no se sabía cómo conseguían hacerlo. Un equipo internacional de investigadores ha descubierto el modelo matemático que explica la 'mágica' habilidad de estos canes y que obedece a dos simples reglas: recoger a las ovejas cuando están dispersas y llevarlas hacia delante cuando están juntas.

Los científicos británicos y suecos que han realizado el estudio Solving the shepherding problem (Resolviendo el problema del pastoreo), que se publica este miércoles en el Journal of the Royal Society Interface, utilizaron la tecnología GPS para entender cómo los perros pastores hacen su trabajo de forma tan eficaz.

Los miembros del equipo de la Universidad de Swansea (Reino Unido) incorporaron a un rebaño de ovejas y a un perro pastor mochilas que contenían dispositivos GPS de gran precisión, diseñados por compañeros del Royal Veterinary College de Londres.

En la Universidad de Uppsala (Suecia), otro grupo de investigadores del proyecto utilizó los datos de estos dispositivos –junto con simulaciones por ordenador–, para desarrollar un modelo matemático del pastoreo de los perros, según explica la agencia SINC.

Dos simples reglas para conducir a las ovejas

Sus resultados indican que siguen solo dos simples reglas: unir a las ovejas en un único grupo cuando están dispersas y llevarlas hacia delante cuando están juntas. Un único can pudo guiar a un rebaño de más de 100 individuos con estas dos premisas.

Si observas a los perros pastores que rodean a las ovejas, el animal teje una recorrido de ida y vuelta por detrás del rebaño", declara Andrew King, coautor del trabajo e investigador de la Universidad de Swansea.

"Tuvimos que pensar –añade– en lo que el perro podía ver para desarrollar nuestro modelo. Básicamente ve blanco, figuras suaves frente a él. Si el perro ve fisuras entre las ovejas o dichos huecos son cada vez más grandes, el animal tiene que unirlos".

Según Daniel Strömbom de la Universidad de Uppsala: 'Algunos modelos indican que no son capaces de pastorear grupos realmente grandes. Cuando el número de individuos está por encima de 50 comienzan a necesitar varios pastores o perros pastores".

Este hallazgo podría derivar en el desarrollo de robots que recojan y guíen al ganado, técnicas de control de masas, o nuevos métodos para cuidar el medio ambiente, según la agencia Sinc.

Noticias

anterior siguiente