Enlaces accesibilidad

Muere el escultor Josep Maria Subirachs a los 87 años

  • Es autor del conjunto escultórico de la fachada de la Sagrada Familia
  • La muerte se produce tras una larga enfermedad neurodegenerativa

Por
FALLECE EL ESCULTOR JOSEP MARIA SUBIRACHS
Fotografía de archivo tomada el 25/03/2003 del escultor, pintor, grabador y escenógrafo Josep Maria Subirachs. EFE EFE/ARCHIVO/GUSTAVO CUEVAS

El escultor y pintor Josep Maria Subirachs, autor del conjunto escultórico de la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia, ha fallecido en Barcelona a los 87 años, ha informado a Efe la hija del artista.

La muerte de Subirachs se produjo anoche tras una larga enfermedad neurodegenerativa que el artista sufría desde hace unos años.

Nacido en Barcelona el 11 de marzo de 1927, Josep Maria Subirachs es uno de los escultores y artistas españoles más prolíficos y de más prestigio en el ámbito nacional e internacional.

Desde dentro de la Sagrada Familia

Vivió donde trabajó, en una modesta vivienda ubicada en la Sagrada Familia, igual que había hecho el arquitecto Antoni Gaudí. La  ubicación de su morada y que no le impusieran un estilo determinado fueron las dos condiciones que Subirachs puso para aceptar el encargo, en 1986.

Veinte años después, en 2005, dio por finalizada su obra para la Sagrada Familia, consistente en más de 100 figuras esculpidas en piedra y cuatro puertas de bronce, y en la que se recrean los dos últimos días de Jesús con un expresionismo figurativo y dramático.

Las líneas modernas y más contemporáneas del estilo de Subirachs contrastan con el realismo de las esculturas que proyectó Gaudí en la Fachada del Nacimiento, lo que levantó una gran polémica en los medios artísticos que ha continuado hasta hoy.

Monumentos públicos en Barcelona

Además, Subirachs marcó un hito con Forma 212 (1957), primera obra abstracta que se ubicó en un espacio público de Barcelona y primera de una larga lista de intervenciones públicas de Subirachs, como Les Taules de la Llei (1960), realizada en la fachada de la facultad de derecho de la Universitat de Barcelona (UB) con Antoni Cumella, Evocación Marinera (1960), en el barrio de la  Barceloneta -y no exenta de polémica-, Monument a Narcís Monturiol (1963), y Monument a Ramon Llull (1976) en Montserrat.

Otro de sus monumentos más destacados y conocidos es el dedicado al expresidente de la Generalitat de Cataluña Francesc Macià, obra de 1991 y que está situada en la Plaza de Catalunya de Barcelona.

Es especialmente relevante el conjunto de 13 monumentales figuras, cuatro puertas de bronce y varios elementos decorativos realizado para el santuario de la Virgen del Camino de León, obra que culmina la etapa expresionista del escultor y que se considera un hito en la escultura española del siglo XX.

Asimismo, Subirachs fue elegido por una serie de críticos del mundo para realizar una gran escultura que presidiese los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, para lo que el artista realizó un bloque de base circular y 15 metros de altura, en hormigón oscuro.

Estilo e influencias

Como no pudo estudiar arquitectura porque la economía familiar era precaria después de la Guerra Civil, Subirachs empezó a trabajar con 14 años en el taller de un dorador aficionado a la escultura y más tarde, de 1942 a 1947, hizo de aprendiz del escultor Enric Monjo, del que aprendió las técnicas.

Pero quien realmente le influenció fue el escultor 'noucentista' Enric Casanovas, con quien trabajó sólo unos meses porque falleció en 1948. Dos años después, Subirachs fundó el grupo Postlectura, junto a los escultores Francesc Torres Monsó y Martí Sabé, y los pintores Esther Boix, Ricard Creus y Joaquim Datzira.

Con una beca para ampliar estudios viajó a París y posteriormente a Bélgica, invitado por el pintor Luc Peire, que descubrió sus obras en el Saló d'Octubre de Barcelona, encuentro en el que Subirachs participó de 1949 a 1957.  

Reconocimientos

Su técnica, su análisis de las dualidades, como el positivo y negativo de las esculturas, y sus símbolos tales como la torre de Babel, el obelisco falo, el árbol pubis y la cinta de Möebius, le hicieron valedor de múltiples reconocimientos, como el de artista catalán vivo más importante del siglo XX, según una encuesta realizada por varios medios de comunicación en 1997, y Officier dans l'Ordre des Arts et des Lettres de Francia.

Algunos de los premios que recibió son la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya, la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, la Medalla de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Medalla de Oro del Fondo Internacional de Pintura de Barcelona.

Noticias

anterior siguiente