Enlaces accesibilidad

Los casos de maltrato contra menores aumentan un 13,6% en 2012, según la fundación ANAR

       
  • Las nuevas tecnologías se han convertido en un aliado de la violencia
  •    
  • El padre, compañeros de clase y la madre son, en ese orden, los agresores
  •    
  • La Fundación ANAR atendió 1.778 llamadas por casos de violencia en 2012

Por
La violencia contra los niños ha aumentado en España en el último año más de un 13 por ciento

La Fundación ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo atendió 1.778 casos de maltrato de gran violencia contra niños y  adolescentes a lo largo del año 2012, lo que supone un 13,6% más de las denuncias recogidas en 2011.

Así se recoge en el 'Informe ANAR 2012: Violencia infantil en España', presentado este  jueves en Madrid en el Día Internacional de la Lucha Contra el  Maltrato Infantil.

El documento muestra además que el pasado año la Fundación atendió  un total de 324.643 llamadas de petición de ayuda realizadas por  menores, de las que 5.922 comprendían casos graves y entre las que se encontraban esas 1.778 llamadas. De esos casos graves, el 28,7%  responde a maltrato físico; el 15,5% a violencia escolar;  el 14,7% a maltrato psicológico; el 12,4% sobre  abuso sexual; el 6,9% son denuncias sobre violencia de  género; y el 1,5% sobre pornografía infantil.

En cuanto a los casos de violencia escolar, el director de  Programas de ANAR, Benjamín Ballesteros, ha señalado que se trata del  segundo motivo de llamada por violencia ejercida hacia un niño en  España.

Respecto a la violencia de género, que afecta principalmente  a niñas y adolescentes de entre 13 y 17 años, ha indicado que el año  pasado la Fundación detectó 122 casos de menores que sufrían la  violencia de género directamente de sus propias parejas, de las que  el 67,4% no eran conscientes de que estaban siendo víctimas  de violencia de género.

"Tenemos casos de niñas que con 12 años  mantienen relaciones con personas adultas y en España cuando se  alcanzan los 13 años es considerado como algo legal, y esto tiene que  cambiar", ha aseverado.

Las nuevas tecnologías, "un aliado de la violencia"

Además, Ballesteros ha apuntado que ANAR ha atendido 565 casos, que no se han recogido en este análisis, de niños que han sufrido  violencia de género directamente dentro del entorno familiar, a  través de las agresiones efectuadas por el padre a la madre.

Respecto a las nuevas tecnologías, el director de Programas ha  destacado que "se están convirtiendo en un aliado de la violencia,  que trae nuevas formas de agredir muy graves de ciberacoso y abuso  sexual en la red". "Cuando los niños hablan con nosotros nos  trasmiten la desesperación, el acoso y la tensión tan grande que  sufren, que en muchas ocasiones les lleva a plantearse terminar con  su vida", ha explicado.

Por otro lado, ha recordado que el perfil principal de los  agresores es el del padre, con un 22,5%; seguido por el de  los compañeros de colegio, con un 18,4%; el de la madre,  con el 15, 5%; las parejas o ex del menor, con un 8,2%; o ambos padre, con un 6,3%.

Ante esto, Ballesteros  ha alertado de que con estos datos se ha descubierto "algo dramático,  como es que las personas que deberían proteger y cuidar de los niños,  sean precisamente quienes les están agrediendo". Asimismo, ha  destacado que la violencia hacia los menores se produjo en el 46,1  por ciento de los casos de forma diaria y además, el 43,5%  la sufrieron a lo largo de un año.

La inmensa mayoría no cuenta a nadie su situación

A pesar de todas estas cifras, el director de Programas de ANAR ha  asegurado que "la inmensa mayoría de los niños no le han contado a  nadie su situación, porque sienten que nadie les cree". "Esto provoca  que el menor tenga la sensación de que nadie le apoya y que nadie le  cree, se le revictimiza, aprende a guardar silencio y lo que es peor,  aprende a justificar esa violencia y tolerarla para el día de mañana  reproducirla", ha precisado.

Por su parte, el director general de ANAR, Tomás Lagunas, ha  reconocido que "lo que hay detrás de estas situaciones podría ser una  señal del fracaso del modelo educativo o una señal de la  incompatibilidad entre la vida familiar y laboral". Sin embargo,  Ballesteros ha asegurado que "se está olvidando a la infancia, y si  no  se educa ahí, el futuro no va a ser muy esperanzador".

Una de las propuestas es la planteada por la abogada del teléfono  de ANAR, Leticia Mata, quien ha destacado que debería existir una ley  integral contra la violencia infantil, al igual que la existente  contra la violencia de género. Además, ha señalado que uno de los  objetivos es la creación de un Registro Unificado para detectar la  violencia infantil --que sustituya al registro conocido como RUMI--,  que "aporte datos reales para poder hacer políticas de prevención".

Por último, la Fundación ha anunciado que contarán con una  novedosa campaña publicitaria, realizada mediante un sistema conocido  como MUPI, que permite transmitir dentro de un mismo soporte dos  mensajes a diferentes alturas para que los menores perciban una  información que será imperceptible para los adultos, y que en este  caso mostrará el número de teléfono de ANAR y un mensaje animándoles  a contactar con ellos.

Noticias

anterior siguiente