Enlaces accesibilidad

'Extraterrestre', una comedia de Nacho Vigalondo con los marcianos como excusa

  • El director combate la falta de presupuesto con imaginación
  • Una comedia con Michelle Jenner, Julián Villagrán y Carlos Areces

Por
Tráiler de 'Extraterrestre', de Nacho Vigalondo

Extraterrestre se estrena en los cines el viernes 22 de marzo

Nacho Vigalondo es un marciano dentro del actual cine español que, en vez de echar la culpa de todo a la crisis como hacen otros, ha decidido rodar cine con poco dinero y mucha, muchísima imaginación.

Descubierto con el corto 7:35 de la mañana, con el que consiguió una nominación al Oscar, sorprendió con Los Cronocrímenes, una película sobre viajes en el tiempo rodada con cuatro duros que triunfó en festivales de todo el mundo y que incluso influyó en la quinta temporada de la serie Perdidos (Lost).

Ahora vuelve a hacer valer sus mejores armas: otro guion tan sorprendente como imaginativo, con toques de comedia fabulosos, y unos actores que, sin ser primeras figuras (salvo el fantástico Carlos Areces), son de lo mejorcito que se puede encontrar en el actual cine español. Gracias a eso la película ya ha triunfado en festivales como el de Toronto y Austin (donde Julián Villagrán fue premiado).

Y es que parece que la falta de dinero es un aliciente para Vigalondo: "He intentado jugar con la falta de presupuesto. Una gran superproducción se puede permitir muchas cosas y mostrar todo. Pero para una película pequeña, como esta, es casi tan importante lo que se ve como lo que no se ve".

"Por eso intento jugar con los elementos que aparecen en la pantalla. Pensaría que he fracasado si el espectador echase algo en falta. Pero creo que he conseguido que se vea lo que quería que se viese. Y  que he conseguido que los personajes sean el motor de la historia y nos interesemos por sus relaciones más que por las naves espaciales".

Una película de extraterrestres sin extraterrestres

De hecho, los extraterrestres solo son la excusa para contarnos la historia de cuatro personajes atrapados en una ciudad abandonada.

Todo comienza cuando Julio (Julián Villagrán) y Julia (Michelle Jenner), que no se conocen de nada, despiertan en la misma cama (tras una noche de juerga) y descubren que la ciudad (Madrid) está completamente desierta, salvo por un vecino cotilla (Carlos Areces) y el novio de Julia (Julián Villagrán) que vuelve a rescatarla. El resto de los madrileños se han refugiado en la sierra tras la aparición de unos gigantescos platillos volantes que nos recuerdan a los de V y a los de Independence day.

"No creo que los directores de cine sepamos entender nuestro tiempo mejor que el resto de la gente, como aseguran algunos. Más bien creo que la época en la que nos toca vivir condiciona nuestro cine. Yo quería hablar más de la desinformación que de la información y por eso pensaba que era más importante que los platillos volantes se vieran a través del televisor que por la ventana".

A partir de ese momento, los cuatro aprovecharán la excusa de los extraterrestres para manipular a los demás en su propio beneficio, acusándolos, cuando les conviene, de ser extraterrestres infiltrados. "El mundo se acaba pero seguimos dedicándonos a joder al prójimo", bromea el director.

Unos actores a gran altura

Una propuesta tan disparatada no habría sido posible sin la colaboración de cuatro estupendos actores, que se toman sus alocados personajes muy en serio.

"Creo que los personajes, en concreto el mío, no están tan alejados de nosotros mismos. Cuando me enamoro soy un mezquino y puedo hacer cualquier tontería", asegura Julián, que se enamora del personaje de Michelle y hace cualquier cosa para conquistarla.

"Yo imitaba a Julián, que creo que es la persona más mezquina que he conocido", bromea Raúl Cimas, el novio que acabará creyendo en los extraterrestres.

"A mi me llamaron para interpretar al galán de la película pero me han engañado, como le pasaba a Margaret Dumont en los films de los Hermanos Marx, y la gente se ríe de mí", comenta Carlos Areces, que interpreta al personaje más divertido de la película.

"Aunque el mundo se acabe lo único que quieren es quedar bien los unos con los otros", sostiene Michelle, que interpreta al objeto de deseo de los tres hombres, y por la que hacen tonterías impensables en circunstancias normales.

Una comedia de personajes y de actores

Y es que, ante todo, Extraterreste es una comedia de personajes.

"Quería rodar una película -asegura Vigalondo- en la mejor tradición del humor absurdo español, desde el teatro a la comedia madrileña de los 80; también me han influido las series británicas, el show de Larry David y, por supuesto Muchachada Nui... Resumiendo, un sentido del humor surrealista y enfrentado a lo cotidiano. Y he tenido la suerte de contar con unos actores estupendos".

Unos actores que son incluso más divertidos que sus personajes y que describen el rodaje como una experiencia "inolvidable":

"Fue una especie de Gran Hermano, con un solo baño diminuto y sin puerta", asegura Julián

"Fue tan malo que destacar una sola cosa sería injusto. Y ahora me tienes aquí otra vez con estos individuos retomando el pasado que prefería olvidar", ha bromeado Raúl.

"A mí me gustaría desarrollar la idea del baño -apunta Areces-. Una cosa ultramoderna para parejas que se quieran mucho y a uno no le importe lavarse los dientes mientras la otra... Pusieron un biombo pero se quedaba muy oscuro y entonces tenías que elegir entre buscar el papel a tientas o encender la luz del baño y que la gente que estuviera fuera adivinase lo que estabas haciendo por tu silueta al trasluz. Al final optabas por bajar al baño del bar más cercano".

"Para mí, lo más difícil ha sido trabajar con Carlos Areces. Los ataques de risa eran tremendos", ha asegurado Michelle.

Extraterrestre es una estupenda comedia surrealista, de uno de los directores más imaginativos del actual cine español. Nos preguntamos qué sería capaz de hacer Vigalondo con un gran presupuesto. A lo mejor hasta nos enseñaba a los extraterrestres.

Noticias

anterior siguiente