Enlaces accesibilidad

El Gobierno vasco pide en la RAE que el euskera sea un puente, no un muro, entre culturas

  • La Real Academia Española ha sido el escenario, por primera vez, de un homenaje al euskera
  • El homenaje ha estado presidido por el ministro José Ignacio Wert

Por
El presidente de la Real Academia de la Lengua Vasca, Andrés Urrutia; el presidente de la Real Academia Española, José Manuel Blecua; y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, durante el homenaje al euskera. EFE EFE/Juan Carlos Hidalgo

La Real Academia Española ha sido este miércoles el escenario, por primera vez en su historia, de un homenaje al euskera en el que se ha apelado a la convivencia entre las lenguas cooficiales de España y pedido que en Euskadi, ahora que "ha callado la violencia", se pueda "hablar entre todos".

"El euskera no es un muro, sino un puente". Esa afirmación, y la alusión al final de la violencia, forman parte del texto que la consejera vasca de Cultura, Blanca Urgell, había preparado para el homenaje y que, al no poder asistir por problemas con su vuelo, ha leído Aizpea Goenaga, directora general del Instituto Vasco Etxepare.

El homenaje, presidido por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, fue también la primera ocasión en que representantes de instituciones lingüísticas del País Vasco, Galicia y Cataluña participaban en un acto público en la sede de la RAE.

Más de 850.000 personas lo hablan

Se trataba de destacar la importancia del euskera, y esta lengua cargada de historia y que hoy hablan más de 850.000 personas se escuchó una y otra vez durante el emotivo acto de la Academia. La mayoría de los participantes, incluido el ministro, la han alternado con el castellano.

Lo han hecho porque la ocasión lo requería y quizá porque, como decía la consejera en su texto, "pocas cosas ensanchan tanto el corazón de un vasco como oirles a ustedes unas palabras en euskera".

"El euskera no es solo una venerable herencia, sino una lengua viva cuya dignificación cultural nos incumbe a todos y más aún en tiempos" tan difíciles para todos, ha asegurado el ministro al cerrar este homenaje, amenizado por el violonchelo de Josetxu Obregón.

Este acto forma parte de las jornadas "El euskera, una lengua con futuro", organizadas por el Instituto Vasco Etxepare, por la Euskaltzaindia/Real Academia de la Lengua Vasca y por la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País.

"Que las lenguas nos unan"

"En Euskadi, ahora que ha callado la violencia, queremos hablar, pero hablar entre todos, y que las lenguas nos unan, que sirvan para expresar sentimientos, para trabajar, para convivir", decía también la consejera en su texto.

Urgell también ha considerado necesario que en RTVE "se puedan oír las lenguas cooficiales en todo el territorio español".

La presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, se ha mostrado convencida de que "el euskera tiene futuro", y de que éste depende de "encontrar vías para persuadir en lugar de imponer".

"Hay que proteger el euskera y la mejor forma de hacerlo es alejándolo de la política, devolviéndolo a la sociedad y persuadiendo desde dentro", ha señalado Quiroga en este homenaje al que han asistido representantes de partidos políticos vascos y de diferentes instituciones.

De dar la bienvenida a los numerosos asistentes al homenaje, en el que también se ha recordado al fallecido Henrique Knörr, miembro de Euskaltzaindia, se ha encargado el director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, quien ha subrayado "el afecto" con que son acogidas en la RAE las instituciones de las comunidades con lengua propia.

Un afecto que, según Blecua, ya se notó en la etapa del anterior director de la RAE, Víctor García de la Concha, actual director del Instituto Cervantes, que ha asistido al homenaje y cuya labor a favor de la convivencia entre las lenguas cooficiales también fue ensalzada por Wert.

La necesidad de conservar ese patrimonio que constituyen las lenguas ha sido subrayada por Xosé Luis Méndez Ferrín, presidente de la Real Academia Galega, quien cree que esa labor "pesa sobre toda la sociedad española".

Joan Argenter, del Institut d'Estudis Catalans, ha afirmado que la singularidad de la lengua vasca y su diversidad, "han dejado de ser percibidas como una amenaza a la unidad política, como una traba para proyectos políticos compartidos o como una rémora para el desarrollo económico".

Noticias

anterior siguiente