Enlaces accesibilidad

Los 27 aprueban negociar una prórroga del acuerdo de pesca con Marruecos

  • Un centenar de barcos españoles podrán seguir faenando
  • La UE pide a Marruecos que el Sahára Occidental se beneficie del acuerrdo

Por

Acuerdo UE-Marruecos

100 licencias para España

42 en Andalucía

37 en Canarias

17 en Galicia

2 en el País Vasco

2 en Cantabria

4.000 euros por licencia al año

El actual acuerdo pesquero de la UE con Marruecos expira el próximo domingo y, para que la flota comunitaria no tenga que dejar el caladero marroquí durante la negociación, los ministros de Agricultura y Pesca han aprobado este lunes que la Comisión Europea negocie una prórroga de un año.

La semana pasada la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, pidió a los Veintisiete su apoyo para la negociación y planteó también medidas "transitorias" para que la flota comunitaria pueda continuar faenando mientras se pacta con Rabat la prórroga.

Las negociaciones para un nuevo acuerdo están bloqueadas por las dudas de los servicios jurídicos del Parlamento Europeo y de la comisaria sobre los beneficios que recibe la población del Sáhara Occidental.

Vital para los pescadores españoles

El acuerdo actual concede 119 licencias a la flota comunitaria -de las que un centenar son para España, sobre todo para barcos andaluces y canarios- a cambio de una compensación de 36,1 millones de euros anuales, pero el Sáhara Occidental reclama que sus recursos sean excluidos.

Precisamente, el 80% de los 101 pesqueros españoles beneficiados por el convenio faena en las aguas del Sáhara Occidental, la zona más rica. En la actualidad, existe un cupo adicional de 60.000 toneladas para la pesca artesanal pelágica (anchoa, caballa y arenque) pero se excluye la pesca en la costa y la de especies sensibles como cefalópodos, gambas o pez espada.

A pesar de la retención puntual de pesqueros españoles por parte de las autoridades marroquíes, este marco legal ha permitido potenciar una industria pesquera al sur del Estrecho, que cuenta con unos 150 buques pertenecientes a sociedades mixtas hispano-marroquíes, y destina el 90% de sus capturas al mercado español.

Marruecos, donde es obligatorio desembarcar parte de las capturas, no es un buen mercado, ya que el consumo medio individual de pescado no llega a los 10 kilogramos por año, cuando la media mundial se sitúa en los 16 kilos por persona y en España ronda los 35.

Prórroga urgente, pacto díficil

Los ministros van a confirmar este lunes al acuerdo logrado el viernes por los embajadores por mayoría cualificada para que Bruselas negocie la prórroga, pese a la oposición de Suecia y Dinamarca. Por su parte, España y Francia pidieron una extensión mayor, de dos años, pero no lograron el respaldo del resto.

Damanaki ha necesitado más de un año para que Rabat responda con información "concreta y extensa" a las garantías exigidas por la UE sobre el respeto de los Derechos Humanos y la pesca sostenible, según fuentes comunitarias.

Su departamento examina ahora los informes recibidos a finales de diciembre de 2010 para aclarar si la población saharaui disfruta de los beneficios del acuerdo por la explotación de sus recursos. Las conclusiones determinarán las negociaciones para un nuevo pacto.

El Ejecutivo comunitario negociará con las autoridades marroquíes una renovación "transitoria y por tiempo limitado" del régimen actual, e incluye condiciones adicionales como ajustar las posibilidades de pesca a lo que exijan los científicos y compromisos internacionales de la UE, así como adaptar la compensación económica a dicho ajuste.

El tiempo apremia para cumplir todos los trámites jurídicos y burocráticos necesarios para que la prórroga temporal entre en vigor antes de fin de mes, cuando expira el actual convenio, y advierten de que la propuesta necesita ser confirmada por Rabat, los 27 y la Eurocámara.

No obstante, la prórroga puede aplicarse de manera "provisional" tras los primeros pasos y la negociación con Marruecos y entrar en vigor de manera "definitiva" con la luz verde del Parlamento Europeo. 

Noticias

anterior siguiente