Enlaces accesibilidad

ETA aprobó un manual con medidas de seguridad para la izquierda abertzale elaborado por EKIN

       
  • Las medidas para eludir la acción policial las supervisó López Peña, 'Thierry'
  •    
  • Se recomienda el uso del transporte público en lugar del coche particular
  •    
  • Se prohíbe a los militantes hablar de otras organizaciones del entorno de ETA
  •    
  • Deben evitar ser fotografiados con móviles y quemar las hojas de las agendas

Ver también:  Especial Tregua de ETA

Por

La obsesión por la clandestinidad dentro de ETA llevó a los integrantes de la dirección nacional de EKINdesarticulada la madrugada del pasado lunes en la primera operación tras la nueva tregua, a redactar un manual de seguridad para toda la izquierda abertzale para eludir la acción policial.

El documento fue aprobado por la dirección de la banda terrorista cuando la dirigía Javier López Peña, alias Thierrydetenido en Francia en mayo de 2008, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

El manual incluía, entre otras medidas, el uso de transporte público, y prohibía a los militantes de hablar entre ellos de otras organizaciones del entorno de ETA o ser fotografiados con el móvil.

El texto, elaborado por EKIN, recibía el nombre de Segurtasun-EA (siglas en euskera de Izquierda Abertzale) y  en el se incluían una serie de directrices a seguir en cuanto al  funcionamiento interno para preservar la seguridad en los movimientos  y actividades del entorno terrorista.

La primera vez que las fuerzas y cuerpos de seguridad tuvieron  constancia de la existencia de este manual fue a partir del año 2008,  cuando investigaban a D3M y Askatasuna por su relación con la ilegalizada Batasuna de cara a las elecciones autonómicas vascas del año siguiente.

En un registro de un local situado en Vitoria, que habitualmente era utilizado por organizaciones del entramado de ETA, se encontró un ejemplar.

Tras la detención de López Peña, alias Thierry, y el análisis de los documentos informáticos que tenía en su poder, se puso en evidencia que fue la propia dirección de la banda quien había supervisado y autorizado este cambio en los comportamientos de los miembros de la izquierda abertzale radical.

Obligatorio utilizar el transporte público

En cuanto a las medidas de seguridad contempladas en el citado  manual, EKIN consideraba obligatorio el uso del transporte público  evitando los coches particulares para los desplazamientos.

De ese  modo se conseguía pasar desapercibidos, evitar los seguimientos o las balizas  aplicadas en algunos vehículos por la Policía o la Guardia Civil para  realizar las escuchas.

Asimismo, se especificaba la restricción en el  uso del teléfono móvil y otros aspectos relacionados con la seguridad  en las herriko tabernas y otras sedes, así como la aplicación de  contravigilancias.

Prohibido hablar de la estructura de la izquierda abertzale

Otra de las novedades incluidas en el nuevo sistema de seguridad  es el especial interés de EKIN en preservar en secreto las propias  estructuras de la izquierda abertzale para "no ofrecer al enemigo  información suplementaria de carácter general, más allá de lo que se  hace en público".

"¡Atención! estas informaciones no deben ser  públicas, ni en nuestra militancia ni en nuestra base social", indica  el documento en el que se prohíbe a los miembros de la izquierda  abertzale hablar entre ellos sobre otras organizaciones dentro de la  izquierda abertzale.

"Esta clase de informaciones, además de estar compartimentadas en  la propia organización, nadie deberá tener ningún dato acerca del  funcionamiento ni la composición de ninguna otra cosa", dice  Segurtasun-EA.

Quemar las hojas de las agendas

El documento sobre medidas de seguridad también ordena no tirar nada la basura, quemar las hojas de las agendas  una vez hayan pasado las fechas marcadas o evitar dejar huellas  dactilares en objetos o documentos que pudieran ser considerados  sensibles.

Otra de las novedades del manual es la preocupación de la EKIN por  la fotografía que se pueden realizar mediante un teléfono móvil, un  avance tecnológico que los guardianes de la ortodoxia etarra  consideran un riesgo.

Romperle el móvil a quien les saque una foto

Creen que las consecuencias pueden ser graves  por lo que ordena no dejarse fotografiar e incluso indican el  proceder en caso de que alguien les haga una foto: quitarle el móvil,  romperlo y quitarle las ganas de que los vuelva a hacer".

A partir de estas consignas generales, los autores de este manual  añadían que cada organización de la izquierda abertzale debe adoptar  sus medidas de seguridad en función de sus características habiendo  diferencias en función de quien se trate.

Precisamente es EKIN, quien  muestra especial preocupación por la seguridad al ser la que más  implicación tiene el desarrollo de la estrategia etarra.

Precisamente estas férreas medidas de seguridad muy similares a  las empleadas por los militantes de la banda terrorista ETA  dificultaron la operación desarrollada en la madrugada del lunes  siendo el resultado de más de dos años de investigaciones.

Noticias

anterior siguiente