Enlaces accesibilidad

"Los controladores soportan una gran presión, un cuadro de ansiedad agudo es motivo de baja"

  • La profesión del paciente determina en ocasiones una baja laboral
  • "Una baja por estrés o ansiedad no se cura en un día", dicen los médicos

Enlaces relacionados

Por
LA FALTA DE 39 CONTPasajeros esperan para facturar en la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat de Barcelona el pasado día 19 de julio
Pasajeros esperan para facturar en la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat de Barcelona el pasado día 19 de julio. EFE EFE/Marta Pérez

¿Quién da una baja médica?

Pueden ser los servicios médicos de la Entidad colaboradora (Mutua o empresa colaboradora), cuando la causa de la baja médica sea debida a un accidentes de trabajo o a enfermedades profesionales.

Pero también, y sobre todo, la declaración de baja médica la facilita el facultativo de Atención Primaria. Es decir, el médico de cabecera.

Una vez otorgada la baja, el paciente deberá acudir a los tres días para su valoración. Si el médico considera que no se ha recuperado, las revisiones serán semanales.

Llegado el caso de estar de baja un año, el paciente se remite a un Tribunal Médico del Instituto Nacional de la Seguridad Social será el único competente para: reconocer la situación de prórroga expresa con un límite de 180 días más, determinar la iniciación de un expediente de incapacidad permanente o emitir el alta médica.

También puede suceder que la Inspección de Trabajo actúe para comprobar si una baja médica es pertinente o no y, si lo considera oportuno, emitir el alta médica.

Una lumbalgia en alguien que carga sacos de harina supone una baja laboral. La misma enfermedad en un oficinista, no. Que a un paciente le den la baja laboral depende de muchos factores. Pero dos son los fundamentales: el tipo de enfermedad que tenga y la actividad laboral que desarrolle.

"Así como un epiléptico no puede trabajar con maquinaria pesada, o un piloto no puede volar si es diabético, un controlador aéreo no podrá trabajar si ha sufrido un cuadro de ansiedad agudo", nos cuenta Francisco Vargas, médico de familia del Centro de Salud Guigou de Santa Cruz de Tenerife.

"Los controladores están sometidos a una gran presión, gestionan muchos datos y la vida de muchas personas depende de ellos. Así que cualquier situación que le desestabilice es motivo de que no trabajen", asegura Vargas.

Algo que ratifica la doctora Paloma Casado, vicepresidenta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), quien ha indicado a Europa Press que "si por las razones que sean dentro del trabajo, alguien llega a desarrollar una crisis de ansiedad al acudir al médico de Atención Primaria se le puede recetar un ansiolítico para que, en la medida de lo posible, continúe trabajando".

Sin embargo, en el caso de los controladores, "al tratarse de una profesión en la que requieren mantener un nivel alto de atención, no puede trabajar bajo los efectos de esta medicación", asevera Casado.

Las bajas dudosas, a inspección laboral

Francisco Vargas, médico de familia, reconoce que en las enfermedades mentales no hay una prueba que evidencie objetivamente ese trastorno, "pero a priori no dudas del paciente". En lo que no hay duda es en que son los médicos, y no los pacientes, los que dan la baja y el alta médica.

El Ministerio de Fomento ha asegurado estos días que algunos controladores aéreos han pedido el alta voluntaria 24 horas después de haber solicitado la baja. Si eso ocurre, hace sospechar al médico que era por otro motivo.

"Una baja por ansiedad no se cura en un día. Y menos si una persona padece de estrés crónico", asegura Vargas.

En estos casos, y cuando alguna baja sea dudosa, el médico puede y debe derivar el caso a la Mutua de la empresa y a los Inspectores de Salud Laboral, dependientes de la Seguridad Social.

Según AENA, si un controlador falta al trabajo de manera injustificada se le puede abrir un expediente por falta muy grave. Además, todos los controladores pasan un examen psico-físico anualmente en el Centro de Investigación Médica Aeronáutica (CIMA). Si no superan la prueba pueden perder la habilitación.

José Blanco, ministro de Fomento, ya ha advertido de que un controlador que reiteradamente presenta baja por estrés podría perder la habilitación si no pasa el examen del CIMA, en el que se mide la capacidad para soportar dicho estrés, entre otras cosas.

¿Cómo se evalúa a un paciente?

En España, la mayor parte de las bajas las prescriben los médicos de familia. Cuando una persona acude a la consulta, el facultativo lo evalúa rápidamente, en muy poco tiempo, apenas cinco minutos.

En la consulta, en base a lo que cuenta el paciente y a la exploración y observación del médico, se establece la gravedad de la patología y si ésta puede afectar al trabajo. Es decir, si esa persona mantiene la capacidad para trabajar.

Para los médicos es muy importante conocer al paciente. Si es habitual les es más fácil determinar qué le ocurre y si es necesaria una baja médica, entendida ésta como una medida más para que la persona mejore.

Noticias

anterior siguiente