Enlaces accesibilidad

20 años sin Greta Garbo, el permanente mito de la divinidad

  • Se retiró con sólo 36 años, cuando era la actriz mejor pagada de Hollywood
  • Su vida fue un misterio desde entonces hasta su muerte, a los 84 años, en 1990

Por
Greta Garbo en 'Ninotchka'

Distante, misteriosa, solitaria, bella, pero, sobre todo, divina. 20 años después de su muerte, el mito de Greta Garbo, forjado en sólo dos décadas de interpretaciones, sigue siendo objeto de admiración y análisis.

El 15 de abril de 1990 murió, a los 84 años, Greta Lovisa Gustafsson, la mujer que desde 1941, con apenas 36 años, se había escondido en un anonimato que le permitió descansar del escrutinio público y de tener que ser siempre "la divina" Greta Garbo.

"Quiero estar sola" fue la única y lapidaria frase que la Garbo pronunció cuando sorprendió al mundo cinematográfico con una prematura retirada, en su mejor momento, siendo la estrella mejor pagada de Hollywood y, sobre todo, la más admirada e imitada.

Una admiración basada en el misterio que siempre rodeó a la actriz, que lo fomentó con un aire frío y distante que la hizo ganarse el apelativo de "la que nunca se ríe".

Un magnetismo especial

Su irrupción en Hollywood, tras cambiarse el nombre con el que nació en Suecia el 18 de septiembre de 1905, fue un cambio radical respecto a la imagen que se potenciaba en el cine americano de los años veinte, con heroínas débiles en búsqueda de protección.

Y Garbo estaba a años luz de esa imagen, de ahí que llamara la atención ya en su primera película americana, El torrente (1926), basada en la novela Entre naranjos, del español Vicente Blasco Ibáñez.

Esta primera incursión en el cine estadounidense demostró el magnetismo de la actriz en la pantalla y la razón por la que se había convertido en la mayor estrella de Suecia a sus 21 años y con sólo tres filmes en su haber.

Llegó al cine por casualidad

Había llegado al cine por casualidad. Tras la muerte de su padre, cuando ella tenía 14 años, se vio obligada a dejar la escuela y a buscar un trabajo que encontró en unos grandes almacenes, donde pronto la utilizaron como rostro para sus campañas publicitarias.

Entre 1920 y 1922 participa en dos cortos y dos largos pero es en 1924 cuando da el primer verdadero paso en lo que sería una carrera meteórica en el cine.

Es fichada por el famoso director finlandés Mauritz Stiller -responsable de su cambio de nombre- para La leyenda de Gosta Berling, que fue la cinta que le abrió las puertas de Hollywood a través de su contrato con la Metro Goldwyn Mayer.

Ya asentada en California, tras El torrente llegarían La tierra de todos (1926); El demonio y la carne (1926) o La mujer divina (1928), con la que se ganó el sobrenombre de "divina" que la acompañaría para siempre.

¡La Garbo habla!

Cautivó a los espectadores desde el cine mudo, un silencio que aplicó también a su vida privada, de la que poco o nada se sabía en una época en la que la vida de los actores de Hollywood era el principal entretenimiento de las revistas.

Y si en el cine mudo cimentó su carrera, fue el sonoro, con el descubrimiento de su grave voz el que confirmó su estatus de estrella. "¡La Garbo habla!" fue la frase de promoción de su primer filme "hablado", Anna Christie, que le valió su primera nominación al Oscar.

Conseguiría otras tres pero sin triunfo alguno, lo que la asemeja a otras grandes estrellas e iconos de la gran pantalla, como Marlene Dietrich, Rita Hayworth o Marilyn Monroe.

Hollywood sólo le concedió una postrera estatuilla en honor a su carrera, en 1955, que ni siquiera acudió a recoger al estar ya apartada del mundo de las estrellas.

Una estrella incombustible

Un reconocimiento artístico que nunca acompañó al éxito de sus películas -como Gran Hotel (1932), La reina Cristina de Suecia (1933), El velo pintado (1934), Ana Karenina (1935), Margarita Gautier (1936) o Ninotchka (1939)- o a sus "astronómicos" sueldos para los estándares del momento -llegó a cobrar 500.000 dólares por trabajo-.

Ella misma reconoció: "Mi talento está dentro de límites muy definidos. No soy tan versátil como actriz como algunos piensan".

A pesar de ello, su magnetismo parece no tener fin.

Este año se ha organizado en Milán una exposición bajo el título "El misterio del estilo", que exhibe buena parte de los zapatos y el guardarropa utilizados por la actriz durante su carrera.

Los libros sobre su vida no dejan de aparecer, buscando detalles íntimos desconocidos y, a poder ser, escandalosos.

Siempre mantuvo el misterio sobre su vida privada

Su supuesta bisexualidad y su supuesta relación con otra de las grandes divas, Marlene Dietrich, son dos de los temas más repetidos, quizás porque la Garbo nunca mostró al público su vida personal.

"Mi vida se ha desarrollado a través de escondites, puertas traseras, ascensores secretos y todas las maneras posibles de pasar desapercibida", afirmó en una de las pocas entrevistas que concedió.

Un aislamiento que la acompañó durante toda su vida y que contrasta con el interés que aún hoy despierta su figura.

Noticias

anterior siguiente