Enlaces accesibilidad
EL PORQUÉ DE LA CIENCIA

¿Por qué los bebés tardan un año en andar?

Por
Ciencia al cubo - Un año para andar - 28/12/09

Los bebés empiezan a caminar cuando tienen un año de edad, más o menos. Se atreven con sus primeros pasos de una forma tímida, con las piernas separadas y los pies apuntando hacia fuera.  Se balancean y se caen muchas veces hasta que le cogen el truco. La mayoría de los mamíferos comienzan mucho antes que nosotros. ¿Por qué empiezan a andar los bebés tan tarde?

Hasta hace bien poco los científicos tenían asumido que nuestro cerebro era especial, más complejo que el de los demás animales y que por lo tanto, el desarrollo del sistema motor era también más complejo. Y que por eso (y porque desplazarse sobre dos piernas es más difícil que sobre cuatro) tardábamos tanto en comenzar andar.

Pues bien, ahora un equipo de científicos de la Universidad de Lund en Suecia ha descubierto que los hombres no somos tan diferentes. Y que en realidad tardamos en empezar a andar lo mismo que un ratón o un elefante.

Para demostrar esta afirmación, los científicos compararon la manera de madurar de nuestro cerebro desde la concepción, no desde el nacimiento, con la de otras 23 especies de mamíferos, que representan la mayoría de los terrestres.

Desde grandes primates, que son muy cercanos a nosotros desde el punto de vista evolutivo, hasta roedores pasando por ungulados y elefantes, de los que nos separamos unos 90 millones de años antes que de los chimpancés.

Nacemos con el cerebro menos maduro que el resto de los mamíferos

Es cuestión de cantidad, no de calidad, han concluido los autores del estudio. El cerebro humano tiene más cantidad de células, es más grande en comparación con el cerebro de la mayoría de los otros mamíferos, por eso tarda más.

Nacemos con el cerebro menos maduro que el resto de los mamíferos porque no le ha dado tiempo a hacerlo durante el tiempo de gestación.

Pero la forma de desarrollarse de cara a empezar a caminar es la misma en todos los mamíferos. Da igual que sea de el cerebro de un ratón, de un potro o de un humano. 

Es tan parecido, dicen, que es posible predecir con extrema precisión cuándo el niño comenzará a dar sus primeros pasos. Será en el momento en el que la parte del sistema nervioso relativa a la locomoción esté por fin construida.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente