Enlaces accesibilidad

El mago murciélago se toma un 'kit kat'

  • El hombre que iba a pasar 60 horas boca abajo en Central Park hace pausas regulares
  • Decepción y críticas de los viandantes que acudieron a ver su reto y le encontraron de pie
  • Estar colgado de los tobillos tanto tiempo puede provocarle un infarto o ceguera

Por
El mago David Blaine, realizando su proeza en Central Park.
El mago David Blaine, realizando su proeza en Central Park. REUTERS ERIC THAYER / REUTERS
"Cuando llegué allí, Blaine estaba tomándose un descanso. Estaba sediento y los doctores estaban comproband sus constantes vitales. Así que allí estaba: de pie y bebiendo una botella de agua".

Este testimonio de la blogger de Entertainment Weekly Vanessa Juarez, que aprovechó su pausa para comer para pasarse por el Central Park neoyorquino y ver al mago David Blaine colgado por los tobillos es uno de los muchos que han invadido la red, repleta de curiosos decepcionados por los 'breaks' que se toma este "artista de la resistencia" de su reto de estar colgado durante 60 horas boca abajo.

"Al final, cuando pasaron unos quince minutos, Blaine volvió a estar boca abajo. No había mucho más que ver; sólo estaba colgado", corona Juarez su comentario desdeñoso sobre la metamorfosis de Blaine en el murciélago más famoso de Nueva York.

No es la única. Los testigos que han visto e incluso han captado con sus cámaras la imagen de Blaine de pie han florecido como setas.

Indiferencia en Nueva York

"Es como estar en huelga de hambre 22 horas al día. Luego te tomas dos horas para el almuerzo y la cena. Oh, y para café y aperitivos", comenta otro neoyorquino sin piedad en un testimonio recogido por The Times.

Y es que, sin quererlo, este hombre murciélago a tiempo parcial se ha convertido en el argumento perfecto para una viñeta humorística del New Yorker o un capítulo de la serie Friends.

"Llegué a las nueve de la mañana para ver si estaba de pie y estuvo así unos veinte minutos. Calculé el tiempo. Mientras esto ocurría, le pregunté al guardia de seguridad qué pensaba sobre esto. Él me contesto: "Al menos es barato, ¿no?". Luego le pregunté cuántas pausas había visto desde esta mañana y me contestó que tres o cuatro", relata otro viandante con una cierta 'mala baba'.

Sin embargo, estos comentarios no han hecho mella en Blaine, famoso por otros 'números' similares como estar 72 horas cuvierto de hielo o pasar una semana bajo el agua.

Pausas de cinco minutos


"No hemos dicho en ningún momento que David fuese a estar colgado boca abajo durante 60 horas sin hacer una pausa. En todas las entrevistas con los medios dijo que ocasionalmente pondría su cabeza sobre su corazón y bajaría sus piernas para corregir la circulación", ha asegurado el portavoz de Blaine, Pat Smith.

Los médicos ya le advirtieron que estar colgado tanto tiempo puede incrementar tanto su presión arterial que corría serio riesgo de padecer un infarto o quedarse ciego, así como perder la circulación en sus extremidades inferiores.

"Sobre una vez cada hora, David se pone de pie unos cinco minutos para comprobar el equipo y que le vea el médico. Tiene que beber algo y aliviarse, algo que ni David puede hacer boca abajo", ha añadido.

Sin embargo, lo cierto es que durante los tres días que iba a estar en esa posición, Blaine declaró que bebería líquidos con una pajita y orinaría a través de un cateter. Ya no tendrá que hacerlo: un show televisivo ha puesto punto y final a su vida de murciélago esta madrugada.

Noticias

anterior siguiente