Enlaces accesibilidad

Bélgica se moviliza contra el aparato sonoro que sirve para ahuyentar a los jóvenes

  • Un municipio de Bruselas ha sido el primero en aprobar una moción contra el sistema
  • El "Mosquito", de uso extendido en el Reino Unido, emplea sonidos de alta frecuencia

Por

Varias asociaciones e instituciones municipales de Bélgica han comenzado a movilizarse para prohibir la utilización de los llamados "Mosquitos", dispositivos que emiten un sonido similar al de estos insectos y que se utilizan para dispersar a los adolescentes.

El consejo comunal del municipio bruselense de Ixelles ha sido el primero en aprobar una moción contra el sistema, mientras que miles de personas han firmado una petición bajo el título "Los jóvenes no son parásitos", según recoge la edición de este sábado del diario Le Soir.

El llamado "Mosquito", un dispositivo de uso extendido en el Reino Unido, aprovecha la capacidad de los jóvenes para escuchar sonidos de alta frecuencia. Esa capacidad disminuye pasados los 20 años de edad, por lo que el "Mosquito" es utilizado para ahuyentar a los adolescentes de lugares como los escenarios de 'marcha' nocturna.

3.500 "Mosquitos" operativos en el Reino Unido

Se calcula que en el Reino Unido hay actualmente unos 3.500 de estos aparatos en funcionamiento, que también se utilizan en menor medida en otros países como Holanda, Francia, Alemania y Suiza. La mayoría son instalados por empresas e instituciones privadas que pretenden alejar a los jóvenes de sus edificios, aunque también han sido usados por la policía y por organismos públicos.

En los últimos meses, los fabricantes del "Mosquito" han recibido una decena de peticiones procedentes de Bélgica y una solicitud de información técnica por parte de un ministerio de este país, señala Le Soir.

Sin embargo, la sociedad belga y varios dirigentes políticos a título individual -entre ellos el ministro del Interior, Patrick Dewael- han expresado ya su rechazo hacia este dispositivo, calificado por muchos de "violento" e "inmoral".

El asunto ha llegado también a los tribunales, pues los padres de un joven de la localidad de Aywaille (este de Bélgica) han presentado una denuncia contra un banco que colocó un "Mosquito" en la fachada de una de sus sucursales, primer caso que se conoce en Bélgica de utilización del aparato.

Aunque el dispositivo fue retirado tras la mediación del alcalde, los denunciantes han anunciado que seguirán adelante con el caso al considerar que el sistema atenta contra la libertad de asociación y de circulación y supone una agresión física a los jóvenes.

Noticias

anterior siguiente