Enlaces accesibilidad

Programas no recomendados para menores de 16 años (NR16) Metrópolis Logotipo de 'Metrópolis' Todos los Madrugada del lunes al martes a las 00.30 horas en La 2

Espacio de cultura que se ha convertido en un punto de referencia obligado para todos aquellos inquietos por seguir las últimas tendencias en el campo de la creación artística. Temporada tras temporada, el programa ha sabido crear su propio lenguaje televisivo.

Metrópolis, es un programa semanal sobre cultura y arte contemporáneo que, desde el 21 de abril de 1985, se emite por La 2 de TVE. A lo largo de sus más de 1000 capítulos ha mantenido el formato original, un programa temático sin presentador de 25 minutos de duración. Si bien en algunos momentos de su trayectoria experimentó alteraciones de su formato, es precisamente éste el que ha convertido a Metrópolis en un programa televisivo de culto y objeto de coleccionismo. También se suele utilizar como material educativo en Facultades de Bellas Artes y Ciencia de la Imagen.

Metrópolis debe su creación a la llegada e inmediato 'boom' del vÍdeo arte en España a mediados de los 80. Los creadores del programa apostaron por el vídeo como un lenguaje artístico muy apto para ser mostrado en televisión. En un principio fue concebido como un escaparate para artistas emergentes, de todos los campos de la creación.

Añadir a favoritos

Generación 2020

07.07.2020

Capítulo dedicado a la exposición que reúne en La Casa Encendida los trabajos ganadores de la última edición del certamen GENERACIONES, promovido por la Fundación Montemadrid, que en 2020 ha cumplido 20 años ofreciendo apoyo y promoción a los artistas emergentes de nuestro país.

Bajo el comisariado de Ignacio Cabrero, las ocho propuestas ganadoras en esta última edición están marcadas por la visión de un futuro distópico e impredecible, y la idea del presente y la práctica artística, como resistencia. En las piezas seleccionadas, se dejan ver algunas ideas y planteamientos comunes como es la visión de un futuro marcado por la oscuridad, la incertidumbre, y la obsesión por el control y la vigilancia. Ante esta situación en cierto modo catastrofista, los jóvenes creadores se muestran esperanzados y reaccionan con su práctica artística como resistencia. En unos casos, desde una visión crítica más o menos evidente; en otros, desde una reflexión y análisis del pasado, con la intención de comprender y reaccionar ante el presente.