1. TV Clan
  2. Series
  3. Cuatro amigos y medio
  4. Cuatro amigos y medio - El caso del gimnasio calamitoso
Facebook Twitter
Menú de navegación Desplegable

Bienvenido a Clan.

Elige usuario

  • Aprendemos en Clan
  • #TeVeo
  • Noddy, Toyland detective
  • Noddy, detective en el País de los Juguetes
  • Hey Duggee
  • 10
    Seguir viendo Cuatro amigos y medio
    No te pierdas los nuevos episodios. Lunes a Viernes a las 06:45 horas y siempre en la web y apps del canal en clan
    Hey Duggee
  • Hey Duggee en inglés
  • Let's go Pocoyó
Especialmente recomendado para la infancia
Transcripción completa

Y con todos ustedes, nuestro campeón olímpico.

Las piernas más rápidas del planeta, si parpadean se lo van a perder.

¡Sí! El increíble... ¡Fred!

(Música)

Uy... Ah...

Venga, ya falta menos. (SIN ALIENTO) No puedo.

Solo te falta fuerza de voluntad.

Venga, haz un último esfuerzo, fíjate en Charly.

(RÍE)

Eres el mejor. -Es verdad, ¿cómo lo haces?

Imagino que persigo a un delincuente.

(RÍEN)

Nunca seré como Charly. Ay...

Muy bien, se ha acabado la clase, nos vamos.

(Chistan)

Venid, venid.

¡Shh! Es un tema privado.

Necesito los servicios de unos buenos detectives.

Nosotros somos los mejores.

La Charly&Company está a su servicio.

¿Es un robo? ¿Un asesinato? ¿Un secuestro?

No, quiero que sigáis a una persona.

Se llama George Ritter,

es entrenador personal en el gimnasio del centro.

Quiero saberlo todo acerca de él. Absolutamente todo, ¿de acuerdo?

¿Por qué?

Digamos que quiero proteger a una persona.

La señorita Stratmann. ¿En serio?

(NERVIOSO) Que viene hacia aquí, idos, que no me vea. Fuera, fuera.

-¿Qué hacéis vosotros aquí? Id dentro a cambiaros.

Sí, sí, ya íbamos.

(Timbre)

Eh, hola, ¿qué te cuentas? Ya podemos seguir a nuestro hombre,

el señor Ritter. Nosotros no,

él y yo tenemos hora en el dentista y no puede faltar ni retrasarse.

Se lo he prometido a mi madre

y me ha comprado este juguete tan guay.

De acuerdo, iremos Fred y yo.

Creo que empezaremos por el gimnasio.

(Móvil)

¿Diga?

¿Qué?

La boda del tío Enn es la semana que viene.

¿Por qué tengo que ir hoy a probarme el traje?

Estoy trabajando en un caso.

Sí...

Solamente está Fred,

no puedo dejarle solo, es un caso delicado.

De acuerdo, ya voy. Vale.

¿Por qué no puedo ir yo solo?

Soy tan buen detective como tú y me llevaré a Precioso.

(LADRA)

Seguro que lo hace bien.

Si hay una cosa que hace bien, es pasar desapercibido.

De acuerdo. Anda, ve,

pero ve en chándal para que no sospechen.

(RÍE) ¡Genial! (LADRA)

Lo siento, Precioso, tú no puedes entrar.

(MEGAFONÍA) "Enhorabuena". -Felicidades.

-Bravo, felicidades. -Muy bien.

(Aplausos)

A ver, sonríe. Ay...

(RÍEN)

¿Qué significa esto?

Según el sensor de movimiento,

eres la persona número 10 000 que ha entrado en este gimnasio.

Has ganado 20 horas de entrenamiento personalizado

con nuestro mejor entrenador, el señor Ritter.

¡Oh!

Y eso que tenía que pasar desapercibido.

Ven, acércate, de aquí saldrás hecho un campeón.

¿Cómo te llamas? Eh... Fred.

¡Au!

Ay... Ay... (RÍE)

No tengas miedo, estas máquinas son muy seguras.

Yo mismo me encargo del mantenimiento cada día, antes de cerrar.

La seguridad no me preocupa,

pero esto parece una sala de torturas.

(RÍE) No, al contrario. Venga, comencemos la primera clase.

La cinta de correr, trabajo cardiovascular.

Ideal para calentar.

¡Oh!

Y ahora, a levantar pesos para fortalecer la musculatura.

Pesa mucho, no puedo... No puedo levantarla.

¿Cómo que no puedes? No seas negativo, esfuérzate.

Esto es imposible. No tengo fuerza, pesa mucho.

Poco a poco tendrás más, solo te falta fuerza de voluntad.

Eso ya me lo habían dicho.

¡Precioso! (SUSURRA) No puedes entrar aquí.

Si nos ven, nos podrían expulsar.

Vamos, ya te tengo.

La señorita Stratmann lo vuelve a intentar.

¡Ah!

Claro, la has visto entrar, ¿no?

Esta vez, lo haré, llegaré a la velocidad máxima.

-Si alguien es capaz de hacerlo, eres tú, Bea.

Nunca he entrenado a nadie con tanta fuerza de voluntad.

(MEGAFONÍA) "Atención, señor Ritter, acuda a recepción".

-Lo siento, vuelvo enseguida. Continúa así.

Oh, oh...

O más deprisa.

-Lo ha conseguido, ha llegado a la velocidad máxima de la cinta.

Es increíble.

(GRITA)

-Muchas gracias.

-¿Qué ha pasado? -¿Te has hecho daño?

-Ha sido un accidente.

La cinta de correr no ha aguantado.

-Es imposible, la había revisado. Después investigaré qué ha pasado.

¿Un accidente? Pues yo tengo mis dudas.

(LADRA)

Venga, va, que ya llegas.

Me duelen músculos que no sabía que tenía.

(TODOS) ¡Bravo! ¡Muy bien!

No, por favor, otra vez, no.

(LEE) "¿La gran aventura de un chico para ponerse en forma?"

(LEE) "El visitante número 10 000 de gimnasio del centro,

un joven llamado Fred, comenzó los entrenamientos ayer.

La mayoría de los jóvenes se pasan el día sin hacer nada,

pero Fred quiere demostrar que con fuerza de voluntad

se consiguen beneficios para la salud".

No es lo que parece, yo...

No seas humilde, eres un gran ejemplo.

(MEGAFONÍA) "Fred es el centro de todas las miradas.

El público aplaude y enloquece. Un momento, ¿qué sucede?

Una admiradora ha saltado la valla y va directa hacia Fred.

Oh... Esto sí que es amor".

(RÍEN)

-Enhorabuena. Gracias.

Molaría salir a correr, pero...

¡Sí! Por fin he matado al señor de los aliens.

Te iría bien dejar de jugar una temporada.

Fíjate en mí,

solo hace falta fuerza de voluntad. ¡Oh!

¿Cuándo nos vas a explicar qué pasó en el gimnasio?

¿O ya no te interesa saber

por qué Gerardo sospecha del señor Ritter?

Sí que me interesa.

Pues ayer tenías que vigilar, no ser el gurú del gimnasio.

Lo hice, y así descubrí que el señor Ritter

es el entrenador de la señorita Stratmann.

Por eso, Gerardo, el Guapo, nos pidió que lo vigilásemos.

Sí, sí... Claro.

¡Espera! Oye, ¿a dónde vas?

¿Eh?

¡Ah! ¿Ya tenéis noticias de Ritter?

Usted no quería proteger a nadie,

quiere saber si a Ritter le gusta la señorita Stratmann.

(TODOS) ¿Ah, sí?

-Es cierto.

Un día los vi juntos en el gimnasio,

se les veía muy unidos, más de lo que me gustaría.

Claro...

Y quería que le pillásemos con las manos en la masa,

con algo ilegal.

Sí, para decírselo a ella y que dejaran de verse.

¿Qué voy a hacerle?

No me gustan los rivales cuando se trata de Bea.

A mí tampoco.

No es por nada, pero nos ha hecho perder el tiempo.

Vamos, el caso queda cerrado.

Ah...

¡Esperad!

Quizá Ritter sea sospechoso.

La señorita Stratmann se cayó de la cinta de correr

porque se rompió... alguna pieza de la máquina.

Se podría haber hecho daño.

¿Por qué no nos lo has dicho antes? Porque no me habéis dejado.

¿Te refieres a que quizá fue provocado?

De hecho, Ritter se encarga del mantenimiento de las máquinas.

¿Qué motivo tendría para hacerle daño?

Es su entrenador.

Eso lo descubrirá la Charly&Company.

Ya es oficial, el caso queda abierto.

¿Puede asegurar que el señor Ritter

no participa en ninguna actividad delictiva?

¡No! Imposible, es un sol,

muy buena persona y un entrenador fantástico.

Los socios le aprecian mucho y nosotros también.

Nadie es perfecto. Esto lo hace más sospechoso.

Hola, Fred, hoy vienes acompañado, qué bien.

Lo siento, pero no podemos dejar que hoy entre en el gimnasio,

su vida aquí peligra.

Basta de tonterías, ¿queréis asustar a los socios?

-No le hagas caso, siempre está igual.

¿Me está esperando George? -Sí, está en la sala de máquinas.

Tenemos que protegerla

y buscar pistas en el despacho de Ritter,

¿sabes dónde está? Creo que sí.

Vosotros, id adentro. Fred, acompáñame al despacho.

¿Está en la sala de máquinas? ¿Cómo quieres que la protejamos?

Se me ocurre una idea, sé cómo distraerla.

Tú quédate hablando con la recepcionista.

Perdone, ¿puede decirme los precios del gimnasio?

(Música)

Muy bien.

¡Corre, corre! -¿Cómo ha entrado aquí?

-No sé. ¡Ay! -Tranquilos, no hay para tanto.

¿Qué estará haciendo Rabanito?

No lo sé, pero los tiene entretenidos.

Venga, rápido, tenemos que encontrar algo.

Tranquilo, ¿eh? Tampoco hace falta flipar tanto.

¿Qué quieres decir con eso? Nada, que no exageres tanto.

¿Por qué siempre quieres ser el centro de atención?

Eso no es cierto, solo quiero hacer bien el trabajo.

Lo que quieres es ser un detective famoso

y salir en las portadas de los periódicos, igual que yo.

Te recuerdo que se habían fijado en ti

porque se creían que habías hecho algo bueno,

pero tú sabes que es mentira. ¡Eso no es verdad!

Ahora está allí, en la prensa de pierna.

-Corre, corre, vete.

(SUSPIRA ALIVIADO)

Son cartas de institutos diciendo que no le aceptan.

Ritter quiere ser profesor de gimnasia.

Aquí hay algo de nuestro instituto. Quiere quitarle el trabajo a ella,

por eso intenta hacerle daño.

Entonces sí que está en peligro.

(Música)

Ven aquí.

¡El ratón!

No escaparás.

(Continúa la música)

¡Ya te tengo!

Muchas gracias.

Es mi premio por ir al dentista.

¿Qué significa esto? Lo siento, ha sido una broma.

Os habéis pasado. Hablaré con vuestros padres.

(AMBOS) Sí, señorita Stratmann.

-Os acompaño a los dos afuera

y no vais a volver nunca más a este gimnasio.

-¿Qué? ¿Seguimos entrenando? (ASIENTE)

-Muy bien, George, pon el máximo de peso.

-Vaya, ¿estás segura? -Segurísima.

-El otro día, intenté ponerme el máximo de peso

y no pude.

Y soy yo. -Eso no significa nada.

Quizá no tengo tus músculos, pero tengo fuerza de voluntad.

(MEGAFONÍA) "Atención, señor Ritter, acuda a recepción".

-Ya voy. No se trata de batir un récord.

La otra vez, también llamaron a Ritter.

Tenemos que pararla.

¡Señorita Stratmann!

¡Oh! (AMBOS) ¡Oh!

-¡Dios mío! Gracias, Fred. (RÍE)

Y de un salto, la saqué de debajo de la máquina,

sino, la habría aplastado.

(LEE) "El chico del gimnasio se ha convertido en un héroe".

Venga, hombre, déjale que disfrute.

Tendrías que haberle visto en el despacho de Ritter.

Fred no es el mismo.

(RÍE)

Lo siento mucho, tengo cosas que hacer.

¿Qué? ¿Qué sabemos de Ritter?

¿Se hizo el héroe con el accidente que tuvo Bea?

No, eso ya lo hace Fred.

Quiero saber qué pasa en ese gimnasio.

Cuando sea el momento, ya le informaremos.

Es evidente que es Ritter el que sabotea las máquinas,

pero, durante el día, siempre hay gente allí, en el gimnasio,

por lo tanto, sería peligroso hacerlo cuando está abierto.

¿Y bien?

Nos esconderemos en el gimnasio hasta la hora del cierre,

esperaremos a que aparezca Ritter y le pillaremos in fraganti.

Será hoy.

¿Por qué no han venido Estefi y Rabanito?

Sus padres se han enterado de lo de la broma del ratón

y ahora, están en casa castigados.

No, espera Fred. ¿Pero qué haces? Si ya lo tenemos.

Primero, tenemos que esperar a que cometa el delito.

Nosotros somos detectives legales. Déjate de rollos.

(Música)

¡Ah!

(Continúa la música)

(LADRA) Mira, se nos ha escapado.

(Cristales)

(AMBOS) ¡Ah!

(GRITA ASUSTADA) ¿Dónde está? ¿No le ha visto?

(NERVIOSA) No he visto quién era, se ha escapado por una ventana.

¿Se ha hecho daño?

No, pero me he asustado mucho, estaba rellenando unos impresos...

¿Qué hacéis vosotros aquí?

Y veo que habéis entrado con un perro.

Lo siento, tendremos que retirarte el premio,

te has saltado las normas.

Y no es la primera vez, todo esto ha sido culpa suya.

¿Quieres callarte?

Si, como mínimo, te hubieses esperado...

Habría tenido más tiempo para escaparse.

¡Chicos, es suficiente!

Pero Fred, ¿qué te ha pasado? Charly es amigo tuyo.

(LADRA)

No sé qué me ha pasado. Fred, te despido,

ya no formas parte de la Charly&Company.

Yo sí que os despido del gimnasio, ¡a los dos!

Y no quiero veros más por aquí.

Charly, siento mucho lo de ayer. Muy bien, pero ya no eres miembro.

¿Qué te pasa, Fred? ¿Estás cansado de hacer flexiones?

Lo que le pasa a Fred es que se cree mucho mejor que los demás

y que puede hacer lo que quiera

porque ha salido dos veces en el diario.

Por favor, Charly...

Hubiéramos podido demostrar que Ritter le quería hacer daño,

pero Fred lo estropeó todo.

Es extraño lo de los dos accidentes,

pero ya se dice que las desgracias nunca vienen solas,

¿por qué querría hacerme daño George?

Porque quería quitarle el trabajo de profesora

y hará lo que sea por conseguirlo. (RÍE) Pues... me extraña mucho,

porque fui yo la que le animó

a hacerse profesor de Educación Física.

¿Sabe que solicitó plaza aquí, en el instituto?

Se lo debió de contar.

No, pero yo me fío de él,

y os pido que dejéis de cotillear en el gimnasio.

No hay manera de convencerla.

No puede volver a utilizar esas máquinas.

Y no lo hará.

(Música)

¿Qué?

¿A dónde pensáis que vais?

Tenéis la entrada prohibida a este gimnasio.

No entiendo por qué nos sigues, no eres de la agencia.

Charly, por favor.

Tenemos que salvar a la señorita Stratmann.

¿Se puede saber de qué estáis hablando?

Ya sé que está convencida

de que el señor Ritter es una buena persona,

pero sabemos que le quiere hacer algo.

No, no lo entendéis,

el señor Ritter es incapaz de hacerle daño a nadie,

es el hombre más dulce del mundo, es un angelito...

Pues no vimos a la persona que rompió la ventana.

Da igual, tenéis que iros.

Haced el favor de...

¡Eh!

¡Ah!

Ayer la reparé, es imposible que pase nada.

¡Corre, Charly! Detén a la señorita, vamos.

¡Rápido!

¡Fuerza de voluntad!

-No, cuidado.

-¿Alguien me puede explicar qué significa esto?

-¡Ah! Sí, yo.

¡Ha vuelto nuestro héroe! ¡Eh! Resulta que la he salvado yo.

(RÍE)

En realidad, Charly os lo explicará mejor,

es el jefe de la agencia.

(SE ACLARA LA VOZ)

Bien, durante los últimos tres días,

esta mujer ha intentado herir a la señorita Stratmann.

Se sentía amenazada por nuestra profesora

que deseaba que el señor Ritter dejase el gimnasio

y fuera profesor de gimnasia en algún instituto.

¡Mentiroso!

Usted está tan enamorada de él,

que ha saboteado las máquinas que utiliza la señorita Stratmann

para vengarse. ¿Pero qué tontería?

¡Ella no es la única que utiliza estas máquinas!

Pero es la única capaz de ponerlas al límite.

Yo lo confirmo.

-Lo que has dicho es ridículo,

las máquinas se rompen porque ella tiene mucha fuerza.

Eso es lo que quiere que todo el mundo piense,

pero la verdad es que usted las manipulaba

para que se estropearan

solo cuando alguien las pusiese al límite.

Compruebo las máquinas cada día.

Sí, pero antes de cerrar.

El sabotaje que ayer vimos Fred y yo fue después de la hora de cierre,

mientras la recepcionista acaba de rellenar unos papeles.

Y quería que creyéramos que el saboteador

había roto una ventana.

¡Ay! Para escapar...

Pero lo cierto es que no huyó nadie, miren cómo tiene la mano.

(SORPRENDIDOS)

-No hubiese permitido que mi angelito hubiese dejado el gimnasio,

por eso debía pararlo,

no quería que me separasen de mi George.

-Oh...

Tenías razón, eres un buen detective,

estás contratado y es un honor.

(RÍE) Y tú eres un buen amigo, Charly.

(GRUÑE)

(RÍE) Pero mi mejor amigo eres tú.

(RÍEN)

-Anda, venga, vamos. -¡No, no, no, no!

Quería que detuvieran a Ritter, no a una chica tan bonita.

(RÍEN)

(LADRA)

Por lo que he visto,

diría que la señorita Stratmann y Ritter solo son amigos.

¿Ah, sí? Pues ya estoy contento.

Aparta.

Ahora me agradecerás que les pidiera que te espiasen en el gimnasio.

-¡Así que fuiste tú! -¡No!

La mirada, no... ¡No, por favor! ¡La mirada, no!

Se lo merece. (RÍEN)

(Música créditos)

Cuatro amigos y medio

26 Episodios

  • El caso anterior a todos los otros casos

    El caso anterior a todos los otros casos

    Cuatro amigos y medio24 min, 2 sec

  • El caso de la cápsula

    El caso de la cápsula

    Cuatro amigos y medio24 min, 12 sec

  • El caso del abuelo estafado

    El caso del abuelo estafado

    Cuatro amigos y medio24 min, 11 sec

  • El caso del robo de arte exquisito

    El caso del robo de arte exquisito

    Cuatro amigos y medio24 min, 11 sec

  • El caso del enemigo de la comida rápida

    El caso del enemigo de la comida rápida

    Cuatro amigos y medio23 min, 58 sec

  • El caso del sabotaje en el plató

    El caso del sabotaje en el plató

    Cuatro amigos y medio24 min, 3 sec

  • El caso del ladrón estúpido

    El caso del ladrón estúpido

    Cuatro amigos y medio24 min, 3 sec

  • El caso del trofeo en el pajar

    El caso del trofeo en el pajar

    Cuatro amigos y medio24 min, 2 sec

  • El caso de la ropa de marca

    El caso de la ropa de marca

    Cuatro amigos y medio24 min, 7 sec

  • El caso del chantaje en el escenario

    El caso del chantaje en el escenario

    Cuatro amigos y medio24 min, 3 sec

  • El caso del gimnasio calamitoso

    El caso del gimnasio calamitoso

    Cuatro amigos y medio23 min, 55 sec

  • El caso del escándalo del colegio

    El caso del escándalo del colegio

    Cuatro amigos y medio24 min, 18 sec

  • El caso de la desaparición de la estrella de televisión

    El caso de la desaparición de la estrella de televisión

    Cuatro amigos y medio23 min, 29 sec

  • El caso del gato en línea

    El caso del gato en línea

    Cuatro amigos y medio24 min, 7 sec

  • El extraño caso de Daniel, el conserje

    El extraño caso de Daniel, el conserje

    Cuatro amigos y medio23 min, 45 sec

  • El caso de la desaparición de los pepinos

    El caso de la desaparición de los pepinos

    Cuatro amigos y medio24 min, 28 sec

  • El caso del paraguas de topos

    El caso del paraguas de topos

    Cuatro amigos y medio24 min, 6 sec

  • El caso de los enanos al acecho

    El caso de los enanos al acecho

    Cuatro amigos y medio24 min, 10 sec

  • El caso del canguro superhéroe

    El caso del canguro superhéroe

    Cuatro amigos y medio24 min, 13 sec

  • El caso de las panteras solitarias

    El caso de las panteras solitarias

    Cuatro amigos y medio24 min, 8 sec

  • El caso del grafiti en la fachada del colegio

    El caso del grafiti en la fachada del colegio

    Cuatro amigos y medio24 min, 11 sec

  • El caso del ladrón de coches

    El caso del ladrón de coches

    Cuatro amigos y medio24 min, 3 sec

  • El caso del fantasma ambulante

    El caso del fantasma ambulante

    Cuatro amigos y medio24 min, 12 sec

  • El caso del detective contagioso

    El caso del detective contagioso

    Cuatro amigos y medio24 min, 3 sec

  • El caso de la conexión de los pollos

    El caso de la conexión de los pollos

    Cuatro amigos y medio23 min, 38 sec

  • El misterio de la peluca

    El misterio de la peluca

    Cuatro amigos y medio24 min, 8 sec

Cuatro amigos y medio - El caso del gimnasio calamitoso

Infantil

Edad Recomendada:

Dentro de una misma calificación moral, “Todos los Públicos” por ejemplo, puede haber contenidos diseñados para niños de 4 años y otros para niños de 8. De la misma manera que todos los niños van a un mismo colegio, pero no tienen que entender las mismas asignaturas.

Con esta calificación buscamos agrupar contenidos de audiencias afines.

Según estos criterios, los contenidos de las plataformas digitales del canal Clan se clasifican en:

  • Preescolar: Programas especialmente adecuados para niños de 0 a 3 años
  • Infantil: Programas especialmente adecuados para niños de 4 a 6 años
  • Junior: Programas especialmente adecuados para niños mayores de 7 años
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)

Sobre Cuatro amigos y medio

Cuatro amigos y medio

Cuatro amigos y medio

Las aventuras detectivescas de Charly, Estefi, Rabanito y su particular amigo, un perro pequeño despeluchado y de calle llamado Precioso. A todos les encanta divertirse y estar juntos, pero lo que más les gusta es resolver misterios. Y al mismo tiempo que se suceden la intriga, la acción y el humor, se conocerán un poco más a ellos mismos y a los demás. Partiendo del género tradicional de detectives, 'Cuatro amigos y medio' añade un planteamiento moderno y vertiginoso. Cada episodio está explicado a través de los ojos de uno de los personajes, permitiendo a la audiencia identificarse con su personaje favorito y, así, involucrarse más íntimamente en sus emocionantes y divertidas aventuras.

En Clan TV Lunes a Viernes a las 06:45 horas y siempre en la web y apps del canal.