Enlaces accesibilidad
Natación sincronizada

Anna Tarrés: "Nunca maltraté a mis chicas"

  • La exseleccionadora de natación sincronizada responde a las acusaciones
  • Cree que el presidente de la RFEN está detrás de la carta de las exnadadoras
  • "Me voy con dos medallas pero voy a intentar probar que hay algo más"
  • "Ahora tendremos que ir a un juez para que ponga paz"
  • Niega haber tapado ningún caso de dopaje en el equipo nacional

Por
Anna Tarrés demandará a la RFEN y a su presidente

Anna Tarrés se ha defendido de las duras acusaciones recibidas por parte de 15 nadadoras, que la señalaron como responsable de técnicas inhumanas de trabajo cuando era seleccionadora del equipo español de natación sincronizada , y aseguró que "con todo esto" se está "matando" a un deporte que hace unos años "no era nada".

"La situación hace que ahora esté muy triste. Es una sorpresa para mí, no salgo de mi asombro. Quince años de trabajo se han tirado al traste en un solo día. Con todo lo que está pasando se está matando a la natación sincronizada", manifestó Tarrés en declaraciones al programa 'Al Primer Toque' de Onda Cero.

Los entrenamientos no eran privados

"Es como si estuviera en un sueño y se me hace difícil ser capaz de digerir lo que está sucediendo (...) Nunca maltraté a mis chicas, todo lo contrario", dijo la catalana, que está "convencida" de que Fernando Carpena, presidente de la Federación Española de Natación (RFEN), está "detrás" de la carta, motivo por el que le ha demandado.

Nunca maltraté a mis chicas, todo lo contrario

"Estoy estupefacta. Lo único que he intentado es hacer mi trabajo muy bien hecho, lo mejor que he sabido. Me da pena que esto tenga más valor que las medallas que hemos logrado", dijo Tarrés, responsable de 55 preseas para España en este deporte. "Ahora tendremos que ir a un juez para que ponga paz", añadió.

Además, Tarrés, quien "insistió" en que la carta se hiciera pública porque no tiene "nada que esconder", recordó que la piscina en la que se entrenan en San Cugat "está abierta a todo el mundo". "Todo el mundo me ha visto trabajar y nadie me ha dicho 'oye, te estás pasando'", comentó.

Todos me han visto trabajar y no me han dicho "te estás pasando"

"En la piscina la gente nos ha visto crecer por eso todo esto me parece inverosímil", dijo Tarrés, que contestó con un rotundo "no" al ser preguntada si había dicho a alguna de sus pupilas que se tragara el vómito para continuar en la piscina trabajando. "Es inverosímil, es que no soy consciente de todo esto", apuntó.

Mantiene la implicación de Carpena

En cuanto a la postura que ocupa el presidente federativo, Fernando Carpena, quien afirmó que "no todo vale por un oro", la exseleccionadora dejó claro que sí está implicado. "Estoy convencida que sí, debe estar (implicado). Si me han echado por motivos puramente deportivos, me voy con dos medallas, pero voy a intentar probar que hay algo más detrás", dijo.

"Tengo que defenderme y por eso hago una demanda porque encuentro que hay una campaña de injurias y calumnias que estoy padeciendo. Es desproporcionada", afirmó. "Se está intentando dañar mi honor, mi credibilidad y mi persona", añadió Tarrés, quien ahora necesita un periodo de "tranquilidad y reflexión" para decidir su futuro.

Hay una campaña de injurias y calumnias que estoy padeciendo

Respecto a las técnicas que utiliza con sus nadadoras, Tarrés se definió como una persona que "busca la perfección". "Hablo con un tono definido, una actitud, una energía y un ímpetu que esté quizás por encima de la media. Aquí no vale todo. No valemos todos para el alto rendimiento", indicó.

En estos 15 años hemos tenido días muy divertidos y días más crudos, como todo el mundo. Tengo una niña de 11 años y hay días que le tengo que decir que se vaya a la cama ya y no tengo buenas palabras. Niego rotundamente que haya maltratado a mis chicas", aseveró.

"Es mentira que yo haya tapado casos de dopaje"

Por otro lado, la entrenadora catalana negó rotundamente que haya tapado casos de dopaje. "Es mentira que yo haya tapado dopping. Siempre les he dicho a ellas que tienen que estar disponible en cualquier momento, saber su localización para evitar problemas. Quiero que mis chicas pasen todos los controles que sean necesarios", dijo.

"Quien me acuse de esto que traiga las pruebas y nos veremos en un juzgado", comentó Tarrés, que se quedó "alucinada" al ver que Paola Tirados era una de las 15 firmantes de la carta. "He tenido que hacer un esfuerzo importante para ver a esta gente aquí, aunque había muchas que no sabía que habían entrenado conmigo", recordó.

Quiero que mis chicas pasen todos los controles

"Se pueden quejar de que yo no las hice caso, pero no de maltrato. Me sabe muy mal que esté pasando todo esto porque no tienen razón. Pao (Tirados) me ha estado haciendo regalos durante muchos años, por Navidad, a mi hija, y luego a raíz de sus lesiones y sus historias, esto cambió un poquito. No sé cómo es posible que las relaciones humanas se puedan deteriorar así. ¡Ah! y nunca le quité la medalla", indicó.

Por último, la entrenadora más laureada de la natación española, que atribuyó "poco" porcentaje de éxito a la RFEN en las medallas de la 'sincro', reconoció que si alguna nadadora estaba con sobrepeso se lo comunicaba con naturalidad.

"Las cosas tienen que ser claras. Fuera de contexto todo puede estar mal visto, pero tampoco pondría la mano en el fuego, estamos hablando de un momento dado. Y por cierto, un saludo normal mío es 'oye gordi, '¿qué tal estás?'", finalizó Tarrés, seleccionadora española desde 1997 hasta 2012.

Deportes

anterior siguiente