Presentado por: Diana Dzhalalova Dirigido por: Alexey Motorin

Serie concebida para que el viajero pueda -en tan solo 24 horas- visitar lo más significativo y llevarse una impresión completa de una ciudad.

Serie concebida para que el viajero pueda -en tan solo 24 horas- visitar lo más significativo y llevarse una impresión completa de una ciudad. ¿Qué merece la pena visitar? ¿Dónde comer bien sin gastar demasiado? ¿Qué rincones sorprendentes no aparecen en las guías? Tan solo un día para conocer parques, museos, restaurantes, mercados¿

5819995 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Visítame en un día - Episodio 4: Bruselas - ver ahora
Transcripción completa

BRUSELAS.

Se pueden conocer los lugares más importantes de una ciudad

en un solo día.

Os voy a contar cómo podéis vivir las experiencias más interesantes,

y de paso... ¿Es de chocolate? ahorrar algo de dinero.

Hoy, vamos a atravesar el espejo para ir en busca del sombrerero.

Le voy a probar este sombrero. Se pone así.

Descubrimos los sabores de Bruselas.

Está todo delicioso.

Y veremos que el tamaño no siempre importa.

Tampoco es para tanto.

El nombre de esta ciudad significa "asentamiento en un pantano".

Sí, puede que sea algo húmeda, pero no hasta ese extremo.

Fue San Gaugerico quien decidió asentarse

en lo que originariamente era un pantano

y actualmente es Bruselas.

Cerca de aquí construyó una iglesia

para glorificar al arcángel San Miguel,

que se convirtió en el patrón de la nueva ciudad.

En su escudo de armas se representa al arcángel venciendo al diablo.

Bienvenidos a Bruselas.

Soy Zoya Berbér y solo tengo un día para descubrir la ciudad.

Esta es una de las mejores vistas panorámicas de la capital belga.

El casco histórico es llano y bastante grande.

Antiguamente, era un área bastante densa a nivel urbanístico,

hasta que el rey decidió ampliar la vieja zona residencial.

En este emplazamiento, a finales del siglo XIX había casas,

pero con vistas a la exposición universal de 1910

que acogió Bruselas,

el rey Leopoldo II mandó demoler las viviendas

para dar cabida al gran evento comercial.

Los habitantes de la ciudad lloraron

por los edificios que sus abuelos habían construido

para que perdurasen en el tiempo.

Y bueno, los súbditos afectados jamás perdonaron al rey.

Por cierto, el Palacio Real también está cerca,

y aunque hoy el tiempo no acompaña, es obligatorio verlo,

porque es una de las principales atracciones de Bruselas.

Deberíais empezar vuestro recorrido visitándolo.

Este es uno de los lugares más populares de Bruselas.

Hay tantos museos y galerías, que es imposible enumerarlos.

No soy historiadora de arte, y no tengo tiempo para verlos todos,

pero hay que ir al menos a un museo. ¿Os apuntáis?

El Parlamento Europeo, la Unión Europea,

la política y las finanzas, forman parte de este país.

Pero si oímos las palabras: flamenco o Flandes,

automáticamente pensamos en arte,

y probablemente vengan a nuestra memoria Van Dyck, Bruegel

y otros famosos maestros flamencos.

Y en la Bélgica actual,

conocer a los artistas flamencos de la edad de oro

es como saberse el abecedario.

Este es uno de los Museos Reales de Bellas Artes,

y si queréis visitarlos todos,

os interesará comprar un pase con todo incluido.

Yo solo iré a este, así que la entrada me costará 7 euros.

Aunque el museo no abre los lunes, ni en las festividades nacionales,

hoy tengo tiempo de sobra para visitarlo,

ya que los demás días está abierto de 10 a 5 de la tarde.

Este museo lo fundó Napoleón Bonaparte,

y tiene una muestra permanente de arte flamenco.

Así que, es lo primero que voy a ver.

La verdad es que no sé por dónde empezar.

Aquí hay obras de Cranach, El Bosco, Van Dyck,

y pinturas que guardo en mi memoria desde que iba al colegio.

Pero solo tengo un día,

así que estoy buscando una sala muy específica

y un solo pintor: Pieter Bruegel el Viejo.

Entre otras cosas,

porque probablemente es uno de los artistas que mejor capta

el espíritu artístico e histórico de esta ciudad.

Como no hay obras suyas en ningún museo ruso,

no puedo perdérmelas.

Y esta muestra la vida cotidiana de Bruselas en el siglo XVI.

Ver sus cuadros es como viajar en la máquina del tiempo.

Podría estar horas aquí.

Mirad cuanta actividad.

Ahí están matando un cerdo para alguna fiesta,

en otra parte se ve a unos niños patinando,

y esos hombres transportan algo en unos barriles.

Pieter Bruegel pintaba su entorno y a sus conciudadanos.

Entre ellos, se ve a un hombre y a una mujer embarazada

montada en un burro.

Lo habéis adivinado:

se trata de San José y de la Virgen María,

y están rodeados de gente de la época común y corriente.

Es fabuloso, ¿verdad? Se titula: El censo en Belén.

Cuando tengáis oportunidad, debéis venir a ver este cuadro.

Pero ahora debo marcharme a toda prisa,

porque solo tengo un día para descubrir Bruselas.

El tranvía es uno de los medios de locomoción preferidos

en la capital belga.

Además, se trata de una de las redes de transporte

más antiguas y extensas.

Bueno, subo ya.

Por cierto, aquí si levantas la mano,

el tranvía se detiene donde tú te quieras bajar.

Falta poco.

Me bajo.

El siguiente paso en mi agenda

también está relacionado con el arte,

pero no con el arte antiguo, sino con algo más actual.

Me explico:

Bélgica es un centro reconocido de la moda y del diseño europeos.

Mirad.

Si os gusta la moda, comprad algo diseñado por modistos belgas,

porque desde hace casi 20 años son responsables

de toda una revolución en esta industria.

La moda y el diseño belgas son un tema aparte,

una especie de microcosmos.

Hay multitud de escuelas y especializaciones diferentes.

Por ejemplo, la escuela bruselense se caracteriza

por un tono ligero y romántico.

Así que hoy vamos a visitar

al diseñador de sombreros más famoso: Elvis Pompilio.

Elvis ha hecho sombreros tanto para Madonna

como para la casa real belga,

y en su portafolio no hay dos sombreros iguales.

Hola. ¿Cómo estás?

Este sitio es increíble. Gracias.

Elvis, ¿qué tipo de sombrero me quedaría mejor?

Bueno, pues depende de si es para un día lluvioso

o para un día normal.

Para uno normal. Vale. Te voy a probar este sombrero.

Bien.

Puedes darle la forma que a ti te parezca.

Genial.

Lo puedes llevar así, si quieres, ¿ves?

Pero, si te apetece, también puedes hacer esto

y se convierte en otra cosa.

Tiene doble ala. Sí.

Y puedes modificarla.

¿Conoces a la escritora Amelie Nothomb?

Ella tiene uno parecido.

Es una escritora belga que lleva mis sombreros.

Creo que acabo de descubrir el secreto

de los diseñadores belgas.

Fijaos en los colores, las formas y la funcionalidad.

Debido al clima de Bélgica, la durabilidad está siempre de moda.

Esta es la verdadera cuestión:

no tienes que ser muy quisquillosa con ellos,

te protegen de las inclemencias del tiempo y son muy originales.

Escoger el sombrero adecuado para mí es complicado,

porque tendría que pasarme por lo menos una hora probándomelos,

y dispongo de poco tiempo.

Pero acepto de buen grado todos los consejos que me ha dado

y tomo nota de ellos para cuando pueda darme el gusto

de venir a comprar de verdad.

Muchas gracias por tu tiempo, Elvis. A ti, eres maravillosa.

Y este gorro-jersey tan bonito es un regalo de Elvis.

Fijaos en él.

Aunque nunca se debe preguntar por el precio de un regalo,

tenía que saberlo. 192 euros.

Ahora puedo presumir de que la reina de Inglaterra y yo

llevamos sombreros del mismo diseñador.

El centro histórico de Bruselas tiene forma de pentágono,

embutido entre bulevares.

Vuelvo aquí para ver

una de las obras más emblemáticas de la ciudad. ¿De qué se trata?

Pues del famoso Niño Meón, el Manneken Pis,

muy popular en la capital belga.

Bueno, habría estado bien hacer alguna compra de paso

pero por desgracia,

en Bélgica los sábados cierran casi todas las tiendas.

Aunque el fin de semana se puede comprar en el mercado.

El Mercado de Antigüedades de Grand Sablon

solo abre los fines de semana y no mucho tiempo:

los sábados cierra a las 5 de la tarde

y los domingos a las 2.

A la hora del cierre siempre está atestado.

Así que es mejor venir por la mañana.

El mercado de Grand Sablon es para un público sofisticado.

Los belgas vienen aquí en busca de antigüedades.

Sobra decir que los artículos que se venden

son preciosos y refinados;

parecen salidos directamente de la Belle Epoque.

Y, curiosamente, los precios son bastante razonables, la verdad.

Madre mía.

Mi abuela tenía una taza exactamente igual que esta,

pero desapareció hace tiempo.

Me la voy a llevar de recuerdo.

Buenos días. Me gustaría comprar esta taza.

¿La que tiene las rosas? Muy bien, se la voy a envolver.

Estaba esperándome.

Aquí tiene. Gracias.

A usted.

Adiós, gracias.

Esta es la Grand Place,

y se encuentra en el corazón de la ciudad.

El Manneken Pis debe estar por aquí cerca,

aunque todavía no lo he visto.

Bruselas se encontraba en la encrucijada

de las principales rutas comerciales europeas:

entre Brujas, Colonia y varias ciudades francesas.

Así que por esta plaza pasaba y se vendía lana inglesa,

vinos franceses, cerveza alemana y los mejores productos de Europa.

Antiguamente, había muy pocos edificios de piedra

o incluso grandes edificios, por lo que no se numeraban.

Los distinguían por los elementos decorativos de la fachada

o por el nombre de alguna estatua que estuviera cerca de la entrada.

Decidme ¿cómo creéis que se llama esta casa?

Originalmente, la plaza estaba rodeada de edificios de madera,

como ese que están haciendo ahí.

Pero en el siglo XIV, los comerciantes más prósperos

comenzaron a construir los robustos y sólidos edificios

que aún hoy rodean la plaza.

Aún sigo buscando el símbolo de Bruselas.

Seguro que donde haya una aglomeración de turistas,

ahí está.

Lo encontré.

¿Y eso es todo? Tampoco es para tanto.

Yo pensaba que el Manneken Pis era más grande.

Y simplemente es un niño orinando.

Pero es como una pequeña joya escondida en la ciudad;

una miniatura que los turistas buscan siempre con afán.

Y lleva aquí desde el siglo XVI.

Existen dos leyendas sobre el Manneken Pis.

Según una versión, el niño fue inmortalizado

por haber apagado un conato de incendio

de esta forma tan natural.

Pero según la otra, no era ningún héroe.

Un día fue a la casa de una bruja y orinó en su puerta.

La bruja, furiosa, le lanzó una maldición:

A partir de ahora, harás para siempre lo que has hecho aquí.

Y el niño está ahí desde entonces.

Una historia con moraleja.

Ya hemos visto el emblema de la ciudad,

así que ahora podemos seguir con nuestra visita.

Quiero probar una deliciosa y saludable comida rápida.

Por tanto, me he desviado de la ruta turística

y he llegado a la Iglesia de Santa Catalina.

Aquí se encuentra uno de los lugares de moda para comer en Bruselas.

Tienen una comida para chuparse los dedos

y además, en un entorno muy singular.

Voy a pedir, y luego os cuento cosas de este lugar.

Todo lo preparan delante de los clientes,

y son muy rápidos.

Perdón...

¿Cómo te llamas? Me llamo Zoya.

¿Cómo? Zoya.

Vale. ¿Zoya? Sí.

Zo...ya. Sí.

Así que una sopa. Y croquetas.

Y croquetas. Estupendo.

Apenas acabo de pagar y ya me lo sirven.

¡Zoyaaa!

Su sopa. Gracias.

Cubiertos y agua. La aviso cuando estén las croquetas.

Vale, espero.

Este es uno de los rasgos de la cocina belga:

todo es fresco y de temporada.

Es muy simple: la pesca del día es lo que acaba en la sartén,

o, en este caso, en la sopa, que me ha costado 5,60 euros,

las croquetas 11,20 y 2,40 el agua.

Fantástico.

Qué rica, la sopa es espesa, con trozos grandes de pescado.

Sabéis, después de haber estado paseando y vagando por las calles,

me encanta estar aquí

y, sin sentarme siquiera, comer algo tan sabroso,

mientras contemplo el ajetreo de la ciudad.

A ver las croquetas.

Muy bien. Están rellenas de gambas,

y se sirven con un poco de salsa y lechuga. Qué buena pinta.

¡Vaya!

Sin palabras.

Están de miedo.

Bueno, es hora de continuar.

Uy, perdón.

Un momento delicado.

Aunque en una ciudad cuyo emblema es un niño orinando,

resulta incluso, apropiado.

Las necesidades biológicas son inevitables.

Y en Bruselas uno puede encontrarse con estos urinarios callejeros.

Pero en la pared de una iglesia, ¿en serio?

La verdad es que no había visto nunca nada parecido.

De hecho, en Bruselas,

a los hombres les resulta más sencillo hacer sus necesidades

que a las mujeres.

Ahora que tanto se habla de la igualdad de derechos,

es curioso que aquí haya todo tipo de lugares

destinados a chicos que orinan,

mientras que las chicas tenemos que colarnos en algún café.

Y ahora vamos a una galería comercial.

No, no para eso.

¿Es de chocolate?

El legendario chocolate belga no es sólo un dulce,

es un orgullo nacional.

Sí, y ahí está, una bata de cola de chocolate.

Ah, me han engañado.

No es toda de chocolate.

Pero mirad, estas delicadas hojas sí que son de chocolate.

Y para las personas como yo, hay un letrero que prohíbe tocarlo.

Supongo que podré olerlo. Qué rico.

Aquí hay un montón de marcas de chocolate,

y hay varias confiterías emblemáticas.

Os sugiero que no compréis el primero que veáis.

Es preferible gastar dinero en un chocolate más selecto,

elaborado con granos de cacao seleccionados a mano.

¿Todos estos bombones son gratis?

¿Puedo probar este? Sí, sírvase.

Cojo el de chocolate blanco.

Está delicioso.

Lleva chocolate blanco, café... Sí, así es.

Se nota que está recién hecho.

Venid a probarlos, no os cortéis. Qué rico.

Creo que en ningún otro lugar del mundo

se puede tomar algo tan exquisito.

En 1857, Jean Neuhaus abrió una confitería farmacéutica.

Entonces el chocolate se vendía en las farmacias

como un remedio para muchas enfermedades.

La expresión endulzar, o dorar la píldora,

viene de la costumbre de disimular el sabor amargo de las píldoras

con chocolate.

Precisamente en esta confitería se inventó el praliné.

Así se llama el relleno de ciertos dulces,

hecho a base de almendras molidas y tostadas con azúcar.

Y también aquí se empezaron a envasar los dulces en cajas.

Los pasteleros no querían ver

cómo sus hermosas obras maestras de chocolate

se rompían en los envoltorios de papel.

Irse de Bruselas sin comprar chocolate belga

sería un crimen, ¿verdad?

Así que no tengo más remedio que llevarme algo.

Además, he encontrado la caja perfecta,

con una selección de bombones creados en 1857, 1915, 1958...

Bueno, un regalo estupendo para ti o tus familiares.

Me he gastado 77 euros en total,

pero las endorfinas que se liberan cuando paladeas todo esto,

es algo que no tiene precio.

Les he pedido que me lo envíen a mi hotel, para no ir cargada.

Espero que el chocolate no se derrita

antes de que yo llegue.

Enfrente de la chocolatería,

hay otra tienda que no puedo pasar por alto,

porque tienen el famoso encaje de Brabante.

El encaje es otro de los orgullos belgas.

Y un buen encaje es caro,

eso lo saben perfectamente quienes lo compran.

Si a vosotros os gusta este estilo tan bucólico y romántico,

no dudéis en llevaros el célebre encaje de bolillos de Brabante.

Cada encaje lleva una etiqueta diferente

dependiendo de su lugar de procedencia.

Pero el de Bruselas es precisamente el más caro

y el de mejor calidad.

El hilo de lino que utilizan es tan fino

que casi ni se ve mientras se teje.

Es un encaje de Bruselas de principios del siglo XIX.

Es muy grande. ¿Podría abrirlo? Sí, por supuesto.

Aquí lo tiene.

Es uno de los encajes belgas más hermosos: el rosalín perlado.

Es un encaje de aguja.

Hacerlo supone muchas horas de trabajo,

y es una técnica muy particular de la región de Bruselas.

Creo que he aprendido casi todo lo que hay que saber.

Ahora sé la enorme cantidad de trabajo que requiere.

Esta técnica se conoce también como tejer aire;

al fin y al cabo, es como hacer magia

porque se crea algo de la nada.

Aunque lo cierto es que se necesitan 24 bolillos y 2 horas de trabajo

sólo para hacer un centímetro cuadrado.

¿Puedo probarme algo?

Estas piezas de encaje se pueden considerar antigüedades.

Es lo que llevaban las mujeres de la alta sociedad

desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX.

Es un encaje de una sola pieza que se ponían sobre los hombros.

Pruébeselo. Vale.

Es precioso.

Casi ni lo sientes, pero vaya precio.

En siglos pasados,

la nobleza europea gastaba tanto en encajes flamencos

que muchos países, entre ellos Rusia,

gravaban con elevados aranceles su importación.

Cuentan la anécdota de un terrateniente

al que pararon en una aduana para inspeccionarle

y no le encontraron nada.

Hasta que de pronto se fijaron en su caniche.

Resultó que el caniche estaba envuelto en decenas de metros

del más fino encaje,

y cubierto con un abrigo de piel de oveja

para que pareciese un perro peludo.

Lo cierto es que eso lo solían hacer los contrabandistas.

Aunque me quedaría más tiempo, tengo un poco de prisa.

Entre tantos tesoros tradicionales y alegrías burguesas,

la verdad es que no he tenido tiempo de descubrir

la parte más moderna de la ciudad.

Y por la noche,

el mejor lugar para hacerlo es un espacio artístico de moda.

Y además ha empezado a llover.

El centro de exposiciones Les Halles Saint Géry

está en un antiguo edificio de ladrillo

que antaño era un mercado cubierto.

A principios del siglo VI, por aquí pasaba el río Senne,

y había una isla que llevaba el nombre de San Géry

o Guaterico.

Pero debido a sus aguas insalubres,

los habitantes de la ciudad decidieron

que lo mejor era soterrar el río,

igual que ocurrió en Moscú con el río Neglinka.

Más adelante, por diversos motivos,

el lugar fue sometido a constantes reformas y reconstrucciones,

e incluso fue una galería comercial.

Pero ahora le han dado una nueva vida.

A decir verdad,

para los no iniciados puede ser complicado

entender estas obras de arte.

Mirad. Pero molan. Es una foto animada.

A ver...

Por lo visto, así es como era todo hace trescientos años.

En cualquier caso,

la idea que se intenta transmitir es clara: convivamos en armonía,

desechemos la violencia, y respetemos las ideas

y el estilo de vida de los demás.

Esa ha sido siempre la mentalidad de los belgas, hace cien años,

trescientos, o en la actualidad.

Es un lugar muy interesante.

Y para los amantes del arte moderno, una visita obligada.

Además de ser un espacio de arte,

también se celebran reuniones, conferencias y otros eventos.

No en vano, Bruselas es la sede de la Unión Europea.

Aquí siempre sucede algo.

Voy a bajar a tomar un café.

¿Sabéis por qué a los belgas les gusta tanto Saint Géry?

Porque está abierto hasta medianoche,

lo cuál es raro en Bélgica.

Aquí puedes sentarte con tus amigos, e incluso tocar el piano.

Bruselas no es una ciudad del sur,

donde la vida comienza al llegar la noche.

Pero al menos, aquí nunca se detiene.

Encontré sitio, qué suerte.

No me quedé a ver la película de arte y ensayo en flamenco

que todo el mundo parecía estar esperando.

Ya he tenido bastante por hoy.

Me parece que he podido ver, sentir,

e incluso saborear el alma de la capital belga,

de esta ciudad única que es Bruselas.

Bruselas me ha mostrado en unas pocas horas

la variedad de su clima.

El día ha sido breve, pero muy intenso.

Soy Zoya Berbér, y hoy hemos estado en Bruselas.

Yo ya la he visitado; ahora os toca a vosotros.

Visítame en un día - Episodio 4: Bruselas

25:04 16 mar 2021

Zoya Berber hace un recorrido por la ciudad de Bruselas visitando el Palacio Real, museos, galerías y las sedes del Parlamento y la Unión Europea. El arte en Bruselas está por todas partes, sin olvidarnos del diseño y la moda. Visitará alguno de estos talleres que han trabajado para la casa real.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

Zoya Berber hace un recorrido por la ciudad de Bruselas visitando el Palacio Real, museos, galerías y las sedes del Parlamento y la Unión Europea. El arte en Bruselas está por todas partes, sin olvidarnos del diseño y la moda. Visitará alguno de estos talleres que han trabajado para la casa real.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

ver más sobre "Visítame en un día - Episodio 4: Bruselas" ver menos sobre "Visítame en un día - Episodio 4: Bruselas"

Los últimos 10 documentales de Visítame en un día

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Episodio 10: Budapest

    Episodio 10: Budapest

    25:09 23 mar 2021

    25:09 23 mar 2021 Zoya Berber nos invita a visitar Budapest. Visitará el Castillo de Buda; el aterrador laberinto de Drácula; probará el famoso goulash húngaro; viajará en el metro más antiguo del mundo antes de visitar los famosos 8 puentes de la ciudad y, por último, se bañará en una piscina al aire libre. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 9: Lucerna

    Episodio 9: Lucerna

    24:58 22 mar 2021

    24:58 22 mar 2021 Diana empieza la visita a esta ciudad suiza subiendo en teleférico al Monte Pilatus, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Un paseo a pie por el centro de la ciudad nos permitirá conocer el alma de Lucerna y su estilo de vida. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 8: Ginebra

    Episodio 8: Ginebra

    25:10 22 mar 2021

    25:10 22 mar 2021 Ginebra es una de las ciudades más prósperas del mundo en la que Diana se embarcará en un crucero gourmet, en bicicleta llegará a un mirador donde disfrutar de la naturaleza alpina; visitará el museo de arte moderno y visitará una famosa fábrica de chocolate. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 7: Bolonia

    Episodio 7: Bolonia

    25:04 18 mar 2021

    25:04 18 mar 2021 En Bolonia nos reciben las majestuosas Torres Assinelli y Garisenda y su espectacular centro histórico está reconocido por la Unesco. Diana hace un recorrido por la Plaza Mayor, el Palacio de Justicia y la Basílica de San Petronio, y por supuesto la imponente fuente de Neptuno. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 6: Nápoles

    Episodio 6: Nápoles

    25:17 17 mar 2021

    25:17 17 mar 2021 Un día entero en Nápoles para conocer, sentir y probar los sabores de esta ciudad llena de color. La visita comienza en el Castillo Dell Ovo desde donde se puede admirar el Golfo de Nápoles, el famoso monte Vesubio y Pompeya. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 5: Amberes

    Episodio 5: Amberes

    24:51 16 mar 2021

    24:51 16 mar 2021 Amberes es conocida como la capital mundial de los diamantes. Bañada por el río Escalda, visitará el Museo del Río desde donde se contempla una espectacular panorámica de la ciudad; el parque de Middelheim, un museo de esculturas al aire libre y la espectacular estación central. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 4: Bruselas

    Episodio 4: Bruselas

    25:04 16 mar 2021

    25:04 16 mar 2021 Zoya Berber hace un recorrido por la ciudad de Bruselas visitando el Palacio Real, museos, galerías y las sedes del Parlamento y la Unión Europea. El arte en Bruselas está por todas partes, sin olvidarnos del diseño y la moda. Visitará alguno de estos talleres que han trabajado para la casa real. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 3: Erevan

    Episodio 3: Erevan

    24:53 15 mar 2021

    24:53 15 mar 2021 Zoya Berber visita Erevan, la capital armenia, Desde la Gran Cascada hay unas vistas increíbles de la ciudad y del monte sagrado Ararat. La visita a la Catedral de Ereván es obligada, así como ver sus mercados, sus puestos callejeros y el barrio bohemio que se llena de vida cuando cae la tarde. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 2: Tallin

    Episodio 2: Tallin

    25:04 15 mar 2021

    25:04 15 mar 2021 Tallin, capital de Estonia sobre el mar Báltico, es el centro cultural del país. Es una de las ciudades más limpias y ecológicas del mundo que formó parte del imperio ruso. Está llena de historia, repleta de cafés, terrazas y vida al aire libre durante todo el año. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Helsinki

    Helsinki

    25:08 11 mar 2021

    25:08 11 mar 2021 Diana Dzhalalova nos propone visitar los lugares más importantes de una ciudad en un solo día. Helsinki es la propuesta de hoy. Helsinki es el sonido de las olas, el susurro del bosque, el chirrido de los tranvías, el estruendo del órgano de una iglesia y las canciones de talentosos músicos. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

Mostrando 1 de 1