www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5666748
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Quién te cantará (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Hermoso y demoledor final, con un mar metálico,

como el que hoy nos arropa que, en el Kursaal,

sede principal del Festival de Cine de San Sebastián.

Damos de nuevo la bienvenida a tres de los máximos responsables

de este aluvión de emociones que es "Quién te cantará".

Carlos Vermut, buenas noches de nuevo.

Director y guionista de esta historia.

Eva Llorach, buenas noches. Enrique, buenas noches.

Buenas noches, Cayetana.

Pues ahora tenemos que soltar la respiración

que teníamos un poco contenida.

Si os parece bien, por empezar a hablar de algo

de todo lo que propone esta historia tan bonita y compleja,

podríamos empezar por el final.

Un final que a mí me parece abierto.

Quisiera preguntarte si realmente siempre

tuviste claro que tenía que terminar así.

Sí.

Había un elemento de guion que era el final,

y el final debía ser antiguo y jugar con la idea

de que esa persona, ese personaje que está de espaldas

puede ser cualquiera de las dos.

Hay un momento al final de la película,

que Eva se está maquillando,

y que la imagen se empieza a difuminar,

se empieza a emborronar.

Ahí empieza a surgir la idea de que pierdes los rasgos.

Empiezas a convertirte en Lila.

Es como si la de Violeta fueran la misma mujer.

En el cartel ponéis también esa especie de fusión.

Eso fue muy impresionante.

Cuando vimos el cartel, que era una mezcla, un 50% de las dos...

Refleja muy bien lo que quiere decir la película.

Creo que es perfecto para concretar la idea de la película el cartel.

-Ya hemos hablado de ese tema.

Ponte a trabajar, como yo.

Madre e hija están en un continuo desencuentro.

Mientras veíamos la película, yo te comentaba que para mí,

de las cosas más dolorosas,

es la relación que tienes con tu hija, con Natalia de Molina,

que me parece que está fantástica.

Es tremendo lo que proyecta.

Pero es de una dureza...

Es de las cosas que más me han tocado de la historia.

Me gustaría que hablaras eso,

de cómo se rodó, de como parte de la idea.

En qué momento se rompe, en qué momento se acaba,

en qué momento eso no se puede recuperar.

Todas esas cosas. Hablarme de esa relación, por favor.

Yo trabajé esa relación y un suceso dramático

que había sucedido entre las dos,

a partir del cual todo había cambiado.

No había acercamiento posible por parte de ninguna de las dos.

Lo que trabaje con Natalia de Molina fue espectacular.

Ya tiene una verdad increíble, y es muy fácil.

A mí ese personaje me da muchísima ternura.

Es una niña pidiendo amor, de alguna manera.

La única forma que tiene de conseguirlo

es a través de la violencia. Me produce mucha ternura.

Me da muchas gracias de arroparlo y decirle que todo va a estar bien.

Violeta no sabe hacerlo.

-Me gustaría devolverte el dinero poco a poco.

-No hace falta.

-Es un perfil de muchachos y muchachas que hay.

Tienen la tendencia a relacionarse así.

Para documentarme, vi muchos capítulos de hermano mayor,

que es una fuente inagotable de material para construir

el personaje de Marta.

Siempre pasa una cosa, como son muy manipuladores

los que hacen el programa, acabas odiando al chaval.

Te ponen una imagen rompiendo una puerta.

Dices: "Lo que le hace falta es darle tal y tal".

Al final, siempre acabas entendiendo su situación.

Yo decía: "Con este chaval no van a poder".

-Están buscando que les ponga

límites porque sus padres no capaz de hacer capaces de hacerlo.

-Marta, solo por poder de la vida, sería capaz.

Me gustaría decir que eres un productor capaz,

capaz de arriesgarte, de tener luz y lucidez,

de ver proyectos que nadie ve.

Has producido algunas de las cosas más interesantes

y taquilleras del cine español.

¿Qué interés tenía este guion cuando Carlos te lo entrega?

Ahora hacer cine es un reto.

Yo creo que es un reto para todo el equipo.

Es un reto para la producción,

es un reto para las actrices que intervienen en sus películas.

El reto principal, además de estar a la altura de Carlos,

era, de alguna forma, que este diamante en bruto

que son sus películas,

de alguna forma pudiera explicarse por la propia película.

Que pudiera expresarse por sí sola.

Que encontrara la sala,

que encontrara el público en las plataformas,

que encontrara al público en la televisión pública.

Yo creo que es un reto como productor,

la necesidad de adaptarse a un mundo

que está en constante movimiento a la hora de enseñarse las películas.

Me parece que esta es una película

que está muy conectada con su tiempo.

Independientemente de que puedas considerarla

un melodrama, un musical...

A lo mejor os hemos asustado en la presentación.

La emoción se consigue con tiempo,

dando tiempo al director para poder expresarse.

Yo creo que esta historia,

que es una historia que la visto de una forma diferente otra vez,

son cuatro mujeres que quieren ser otras personas que no son.

Eso impresiona mucho porque es algo que le pasa mucha gente.

Gente que está enganchada redes sociales y quiere ser otra persona.

Le pasa Violeta, le pasa a Lila...

Quería haber sido el representante

exitosa que requería el esfuerzo que ella había entregado.

Creo que ese es el corazón que late en esta película.

Para hacer eso, un director como Carlos necesita un espacio.

Me parece que estas películas

se pueden hacer de una manera caprichosa.

No, yo creo que necesita el espacio de crear.

Yo creo que eso se nota en la película.

(GRITA)

¿Hay algo de autor,

Hay algo de autor,

con el punto de vista de la mejor acepción de la palabra,

que es reconocible en tus palabras películas.

Tiene que ver con el aspecto formal, de líneas, de colores.

Ahora que vivimos una época de distancia,

de esa salvadora salvadora,

los personajes siempre están un poco lejos unos de otros.

No se interrumpen al hablar,

hay cierta frialdad que no es frialdad,

quizá es imposibilidad de comunicarse de otra manera.

Es muy bonito como les das tiempos,

como mantienes la cámara en los ojos de un actor, en los ojos de Eva.

Ahí el espectador reflexiona a la vez que reflexiona el personaje,

y eso es muy chulo.

Es como una firma.

Totalmente.

Hay una cosa que has dicho, que me encanta.

Que la gente no se interrumpa cuanto hablaba.

Es algo que me gusta, que no me interrumpan cuando hablo.

Sobretodo ahora, que la gente en la tele

se interrumpe constantemente.

Me gusta que una persona acabe de hablar y luego abre otro.

Me parece que por la temática, los personajes necesitan explicarse.

Los otros necesitan escuchar lo que están diciendo.

Me encantan las escenas de suspense y misterio, que son cosas distintas.

Me encanta el suspense.

El suspense está en el día a día, de manera cotidiana.

Que acaban de decir una cosa para decirla tú.

Que, de repente, hay una confusión en algo que has dicho.

El terror de lo cotidiano, el suspense también de lo cotidiano.

Esa carencia.

No es de manera voluntaria,

pero las temáticas que me gustan,

que son estas, quizá dan pie a que surjan ese tipo de secuencias.

(Olas)

(Música suave)

Una de las responsables del casting

es una de las directoras más importantes de este país.

Mañana recibe el premio Zinemira.

Enhorabuena a Sara por su trabajo y por este premio que reconoce,

desde luego, una trayectoria.

Quiero que me hables de las actrices.

Las interpretaciones son de lo más bonito

que le ha pasado al cine español de los últimos tiempos.

¿Tenías claro desde el principio que iban a ser ellas?

¿Porque ellas?

Había una cosa muy interesante en el casting,

el personaje de Lila y de Violeta tenían que tener un aire

o una energía que me resultase especial.

Todos tenemos amigos que nos recuerdan a otros amigos.

No necesariamente tiene que ser que se parezcan físicamente.

Es una energía.

La selección del casting estaba condicionada

con el hecho de que estas dos actrices

tuvieran una energía similar.

Tanto Najwa como Eva, cuando hacíamos el casting,

pensé en ellas porque...

En el caso de Eva, porque ya había trabajado con ella.

En el caso de Najwa, porque es cantante.

Apareció esta combinación que me gustó mucho.

Cada vez me va gustando más.

Cuando hablé con ellas, mucho más cuando hicimos el casting,

¿te acuerdas?

¿Qué vistes a mi casa?

Hicimos una especie de prueba de una secuencia.

Había una energía muy guay.

Fue como: "Así es que ya está.

Fue como: "Así es que ya está".

-Lo primero que hizo fue dejarnos solas con la excusa

de que tenías que bajar a comprar algo.

Nos dejó solas a las dos. Ya empezamos las dos a hablar.

Como que hubo muy buena energía desde el principio.

Como dice él, es más una energía.

No nos parecemos, realmente, pero eso es algo.

Hubo muy buena conexión desde el primer momento.

Recuerdo que luego llegó él.

-Es posible que la cámara siguiese rodando

y luego lo viste a escondidas.

-No soy de esos.

No tengo ese nivel de manipulación.

(RÍEN)

Yo respeto mucho.

Tenés todo el derecho del mundo a criticarme.

-Fue de costillar.

-"¿Cómo tiene la casa?

No tiene muebles. Vive como un pordiosero".

(RÍEN)

¿Cómo es Carlos Vermut como director? ¿Cómo ensaya?

Lo primero que nos hizo acercarlos fue bailar.

Bailar mucho las dos juntas.

La pretensión de él era que, de alguna manera,

nos fuésemos minimizando la una con la otra,

los movimientos, que se fueran pareciendo.

Era muy bonito. Ensayamos frente a un espejo.

Nos mirábamos muchísimo la una a la otra.

Es verdad que ahí empezamos a construir,

de alguna manera, los personajes.

-Yo me encargo de todo.

¿Qué ha sido para ti lo más complicado de esta película?

¿Qué secuencia recuerdas más difícil de componer?

Creo que voy a decir lo evidente, pero como la escena.

No por el hacerla, sino, realmente, por alejarme de eso.

¿Qué sucedió ahí?

Es verdad que fue una escena muy dura de grabar.

Hablamos de la secuencia en la que pasa todo lo que pasa.

Es verdad que fue duro o alejarme del personaje de Violeta.

Me costó, me costó.

-A ella le importas una puta mierda y ella a ti también.

-Había muchas cosas que tenía que construir

desde un lugar muy oscuro y tenebroso que todos tenemos.

Solo hay que tirar un poco del hilo para sacar de ahí.

Fue complicado salir del trabajo.

Creo que va con el sueldo, realmente, sufrir un poquito.

Entonces, cuando es el resultado y pasa lo que pasa,

realmente es maravilloso porque sabes que estás trabajando

para algo que es más grande que tú, realmente.

-Te lo juro por Dios que destrozo la casa.

-Hay algo tan bestia emocionalmente...

Habló del momento...

Eso se hizo una vez.

Es que no hay forma de reproducirlo.

Estaban pasando tantísimas cosas ahí...

De hecho, a mí, pasado tres años, y se me sigue cortando la voz.

Fue muy salvaje ese momento.

-Voy... a...

A hacer...

-Creo que lo más complicado a nivel técnico

es el trabajo con las actrices.

Es una película de actores, de actrices...

De captar lo que no se capta habitualmente.

Igual que esa secuencia que habéis comentado se hizo en una sola toma,

pero no en tiempo real.

Era un proceso de una tarde entera.

Recuerdo que el monólogo de Lila Cassen fue realmente complejo.

-Tuve que empezar

a cantar para poder cuidar de mi madre.

-Sobre todo, porque incorporaba las dos mujeres.

Se mimetizan las dos.

Confluían.

Recuerdo que fue la última toma,

después de haber rodado esos días antes,

con lo que acabamos la película muchísimas horas después

de que teóricamente tuviera que terminar.

Fue exclusivamente con una mirada de Eva Llorach.

Una mirada que necesitaba el cansancio, la intensidad,

el estar perdido, el estar comprometido

y conectado con ese momento.

-Al día siguiente me llamaron para decirme

que mi madre había muerto.

Lila murió el día que murió mi madre.

Desde el aspecto formal, ¿qué le pides al equipo?

Que me escuchen y que estén abiertos al diálogo.

El diálogo tiene que haberlo.

Si es una cosa unidireccional del director,

no tiene sentido hacer cine.

Lo que hace que la película sea mejor es el intercambio humano.

Las personas se complementan

y mejoran tu visión de la película, ¿no?

Quieren acompañarme en este viaje de diálogo.

Es lo más importante para mí, que estén abiertos a un diálogo

y a explorar cosas nuevas.

Sobre todo, a no conformarse rápidamente con las cosas,

darle una segunda, una tercera vuelta, quizá.

Enrique, ¿cómo se entendió en España la película?

¿Cómo se han tenido fuera de España?

Yo creo que en España se ha entendido de muchas maneras.

El público en España está evolucionando.

Está el público de la sala, el público de la plataforma,

el público de la televisión.

Hoy en día, confluyen los tres.

Se complementan.

No uno, necesariamente, exclusivamente, consume en sala...

Hemos ido descubriendo públicos diferentes.

(CANTA)

En la sala están los fieles al cine de Carlos Vermut,

los que siguen el cine de calidad español.

Están en festivales...

Esa película hizo todo el circuito de salas completo.

En la plataforma nos encontramos con una sorpresa.

De repente, entraba muchísimo público muy joven

y muchísimo público latino, gente de otros territorios,

que asomaban por primera vez a su cine.

También era una manera de captar nuevos fieles.

Yo, es una película que calificaría de culto.

A pesar de ser reciente, tiene una legión de seguidores importante.

Curiosamente, no son necesariamente españoles.

Eso se ha ido captando fuera.

Yo espero que en este pase, en esta proyección,

en esta emisión de Televisión Española,

se capten personas, espero que jóvenes también,

que no acudieran en su momento a la sala, y que, de repente,

esto puede ser una sorpresa para ellos.

Carlos, tú tienes una capacidad

para encontrar el equilibrio entre géneros distintos.

Mezclar lo sofisticado con cosas más populares.

La música, por ejemplo.

Háblame de la música de esta película.

El tema de la música...

Creo que todo órbita alrededor de la canción de "Quién te cantará".

Me lleva a poder escribir sobre la canción.

Luego, aparecen otros temas.

Por ejemplo, me gusta mucho la historia

de una cantante japonesa que habla sobre...

Es la historia de una cantante

que dejó de cantar cuando murió su pareja.

Escuchaba sus canciones. Me gustaba mucho Najwa Nimri.

Apareció Amaral también en la película.

Me gusta mucho la...

No me gusta la distinción entre la cultura.

Sé que gente que hace esa distinción.

Para mí, la cultura es cultura.

La veo, la leo, la reproduzco, si se puede decir.

Respeto las cosas que me gustan, sin más.

Se nos está terminando el tiempo.

Me da muchísima rabia.

Me acaban de hacer así digo:

"¿Cómo? Si acabamos de empezar".

Ahora tienes un proyecto con Paco Plaza

con guion de Carlos y producción de Enrique.

Si queréis hablarnos de "La abuela".

Yo creo que son como Violeta y Lila Cassen.

Se están fusionando para construir una historia de miedo, aterradora,

que es "La abuela".

Yo creo que de esa fusión tiene que salir algo muy interesante.

Está en proceso de montaje. Fue interrumpida por la pandemia.

Pudimos terminarla este verano, felizmente.

También ha ido creciendo.

Las películas nunca son lo que está en un trozo de papel.

Acaban convirtiéndose. Sobre todo, en estos tiempos.

Si me preguntan cómo es "La abuela",

no te lo sabría decir.

Te sabría decir cómo es la que he visto en montaje,

pero la que veremos en salas, no sé muy bien cómo es.

Sí te digo que será algo muy particular, muy especial.

Volviendo a "Quién te cantará", hay un mimetismo.

Ellos se conocen muy bien,

trabajado durante un año muy bien en este proyecto.

Yo creo que enseguida veremos cuál es el resultado de esa fusión,

de esa fusión de esas dos personas tan particulares,

con universos propios.

De alguna forma, entender cuál es el hijo

que van hacer de esos dos universos.

Eva, ¿quieres contar algo de tus proyectos?

Yo tengo por estrenar un par de películas.

Una de ellas es Argentina, con Leonardo Sbaraglia,

y de un director argentino.

En la situación en la que estamos,

no tengo ni idea de cuándo se va a poder estrenar.

Allí están bastante mal ahora. Están con toda la posproducción.

Luego hay otra película con producción de Álex de la Iglesia

dirigida con Elena Anaya...

Tiene muy buena pinta.

Cosas muy buenas.

Carlos, ¿quieres contar algo más?

Yo estoy a tope con "La abuela".

El hijo que va a salir va a ser el hijo de "La semilla del diablo".

¡Madre mía! Qué miedo de peli.

Va a dar mucho miedo.

Me descargado mucho de miedo, que me encanta.

Me encanta el terror, me encanta hacerlo pasar mal a los demás.

Sin cortapisas.

A tope.

Escribiendo un proyecto para rodar cuanto antes, cuando se pueda.

Y con eso.

Qué bien. Millones de gracias a los tres.

Gracias por vuestro trabajo, por esta maravillosa película

que hemos compartido en Televisión Española

en este homenaje que rendimos al Festival de San Sebastián.

En esta edición, un abrazo muy grande a todo el equipo.

Muchas socias por estar aquí.

Es un placer enorme.

Gracias a ti.

Hasta aquí nuestro programa de hoy.

Queda por delante una semana para celebrar.

la mejor suerte para el cine español que se presenta aquí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Quién te cantará (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - Quién te cantará (coloquio)

21 sep 2020

En el coloquio nos acompañarán el director Carlos Vermut, la actriz Eva Llorach y el productor Enrique López Lavigne.

ver más sobre "Versión española - Quién te cantará (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Quién te cantará (coloquio)"
Programas completos (84)
Clips

Los últimos 995 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios