www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5905441
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Coloquio: Incierta gloria - ver ahora
Transcripción completa

Impresionante y sobrecogedora esa nana final

con la que la Carlana trata de envolver a sus criaturas,

ahuyentando todo mal, todo temor

ante el espanto que no cesa al otro lado de la ventana.

Aquí seguimos con nuestros invitados,

muy impactados por este durísimo retrato de una época devastadora.

Buenas noches de nuevo, Núria Prims.

Oriol Pla, Agustí Villaronga, buenas noches.

Ahora tenemos que respirar un poquito,

coger un poco de oxígeno,

después de haber estado en esta etapa tan dura,

que sacudió a nuestro país y que, realmente,

tiene muchas películas, depende de dónde se ponga la cámara.

Ahora acabamos de ver un trocito de esa historia.

Me gustaría empezar por el final, si os parece.

Es un momento de extraordinaria ternura,

protagonizado por uno de los personajes

que, aparentemente, son más duros e inflexibles

y aquí podemos ver su fragilidad.

¿Qué expresa este final para vosotros?

Es una reconciliación.

El final, final, aparte de la nana,

porque la nana es, como si dijésemos,

de dulzura, de protección,

la vida tiene que seguir y proteger a esas criaturas,

pero, por otro lado, tanto las imágenes del exilio,

que a mí siempre me han impactado mucho.

Todo lo que son movimientos de personas.

Me ocurre ahora con el Mediterráneo,

o todas estas emigraciones,

todo eso a mí siempre me da mucha impresión.

Pensar en lo que fue la Guerra Civil,

esos años después de la guerra, realmente da mucha impresión.

Ver esas filas interminables de personas con niños,

esas mujeres ancianas empujando sus carritos

a mí me dan mucha ternura y es la manera...

Como he dicho antes,

de reflexionar sobre lo terrible que son las guerras.

Cuando miras para atrás en la historia, dices:

"Es que toda la historia ha sido eso".

Toda la historia ha sido eso.

No es que haya momentos mejores ni peores.

Ahora, cuando dicen: "Es que estamos muy mal".

Digo: "Bueno, mal hemos estado siempre".

No opino que estemos peor que antes.

Oriol, Soleràs, que es un personaje

realmente lleno de matices, misterioso,

puede ser el más vulnerable y el más terrible a la vez.

A la hija del Cagorcio, la gran puerca.

Eso quiero ver.

Tiene cierto cinismo, cierto nihilismo en su carácter.

Es un personaje muy complejo. ¿Cómo le ha cambiado la guerra?

Fue muy complejo realmente llegar a saber

el interior de este personaje.

Yo también jugué mucho con la duda.

La acogí como parte del trabajo creativo.

Yo creo que hay una cosa, que es que él es feliz

en esa incierta gloria, esa primavera universitaria,

ese todo es posible, esa juventud, al final,

esto no se cuenta tanto en la película,

pero sí en la novela,

en la que hay amistad, hay amor, todo se mezcla,

hay aventura, hay descubrimiento, hay esa erotización de la vida,

en el sentido de sentirla, y esa ilusión.

Yo creo que la guerra le destroza un poco todo.

Ve a su mejor amigo, que es una persona muy moral,

que tiene las cosas claras en ese sentido,

cómo se destruye, cómo no sabe dónde está.

No dejes que te atrape. Esa mujer es una araña.

Justo el que parece que no tiene nada sagrado,

es el que tiene algo muy preciado y muy sagrado para él.

Creo que hay algo de la lealtad y el amor,

pero yo creo que él acaba pasando de todo.

Hay un momento en que habla del asco, decía:

"Luego va a venir la náusea".

Es que no hay nada a lo que agarrarse.

No hay ninguna bandera en la que creer.

No hay ningún bien honorable en morir y luchar por esto.

No vale la pena.

Creo que se le destrozan muchas ganas de vivir.

Y de esa oscuridad intenta buscar la luz.

-Yo creo que, además, es un personaje que, de por sí,

Soleràs es muy complejo,

es un poco como los girasoles ciegos.

Son tres partes.

Digamos que cambia de bando y cambia de bando

y no está muy claro por qué cambia de bando.

Es verdad. No es una cuestión de ideología.

Es una cuestión de enfrentamiento al mundo.

Es algo así.

Pero, por otro lado, es muy complejo.

No es simplemente un traidor ni una persona...

Porque Soleràs sí es una persona muy lúcida.

Las personas muy lúcidas tienen tendencia al suicidio

y tienen tendencia a ver el mundo

de una manera especialmente horrible.

En cambio, el personaje de Soleràs en la película

está combinado con otro personaje, que se llama Clueis,

que existe en la novela, que es un seminarista,

alguien absolutamente espiritual.

Él encarna las dos cosas a la vez.

Hablemos de la Carlana, o la Cagorcia.

¿Se acuerda de esta tina, padre?

-Aquí es donde se lavaba el coño como la gran puerca.

Para nosotros hablábamos de personajes míticos

de la literatura o el teatro,

como la Celestina, Bernarda Alba, la tía Tula...

Personajes femeninos terribles, pero, a la vez, frágiles,

con unas heridas tremendas, y que por eso llegan a hacer daño,

a tomarse la vida de una manera tan práctica,

por pura herida, puro dolor, una madre coraje dispuesta a todo,

dura, inflexible, pero rota por dentro, quebrada.

¿Cuál es su ambición? ¿Cuál es su foco?

¿Cuál es su latido? Bueno, creo que Carlana ya,

por lo que hemos visto,

ha sido maltratada desde pequeña por su padre,

no sabe lo que es el amor,

o que la traten con amor.

Como superviviente ella va a defender a sus hijos

de la única manera que sabe.

Sabes tan bien como yo

que para destrozar la reputación de una mujer

tanto vale un chismorreo como una verdad como una casa.

-Te destrozaré antes de que puedas hacerlo.

-Por favor.

Yo creo que un personaje, o sea, un humano sin amor

somos capaces de todo.

Claro que siente amor por sus hijos, evidentemente,

pero no cree en el amor entre todos,

porque no lo ha conocido.

Eso era con lo que yo me agarraba para tirar adelante el personaje,

pero, al mismo tiempo,

es como nos podemos sentir muchos y muchas de nosotros,

pero no a este nivel, que es cómo sobrevivimos

a las hostias que nos da la vida.

Pues como podemos.

Ella aprendió a hacerlo de esta manera.

Su vida siempre ha sido tan frágil, ya empieza así la película,

defendiendo a sus hijos

porque igual les pegan un tiro a los hijos y a ella.

Y, si su padre la violaba de pequeña,

a partir de aquí, tu nivel ya es muy alto.

Por eso antes decía que no se puede juzgar.

Me dolía mucho cuando se acababa la peli

y me venía la gente diciéndome: "Qué mujer tan mala".

Y yo pensaba: "No has entendido nada".

No has entendido nada.

Además, personalmente, me dolía, porque le he dado vida.

¿Pero cómo que mala? Si es la víctima.

¿Qué pasa? Que la víctima se está levantando.

Todos éramos víctimas, evidentemente.

Y en una guerra, en fin.

¿Cómo le disteis forma al personaje?

¿Qué le pedías tú a ella? ¿Qué fue lo más complicado?

Cuando te planteas hacer la Carlana y te sientas con Núria Prims,

¿qué le dices?

Pues no sé. (RÍE)

Núria llevaba ocho años sin trabajar.

Os lo digo ahora porque creo que es importante.

Claro. Fue una persona...

-Sin trabajar de actriz. -Claro.

(RÍEN)

No vivía del aire, no.

Yo me acuerdo de que la llamé,

estaba ella en Menorca, con su crío.

Le dije: "Hay este personaje,

y no sé por qué creo que debes ser tú".

Yo la conocía poquísimo, porque era la mujer de un amigo mío,

un chico argelino que había estado casado con ella

y él era amigo mío.

La conocía poquito, de ir a verlo a él.

Y pensaba: "Esto le va la mar de bien, a ver si vuelve".

Sí quiso volver, ¿no?

La manera de enfrentarlo yo sabía que estaba allí,

pero Núria es una persona que había gente que pensaba

que la Núria es muy frágil y el personaje es durísimo,

pero yo sabía que ella estaba allí dentro.

Entonces, tiene esa fragilidad, que, por un lado, ella tiene,

además, es una persona muy insegura, y entonces...

(RÍEN) Sí, es verdad.

Le estamos leyendo la cartilla. Exactamente.

Pero luego le pone toda esa cosa de dura, de actriz,

y yo la mezcla la encontraba muy buena.

¿Cómo la abordábamos? Tendrá que decirlo ella. Yo no sé.

Yo no he trabajado con los actores, y mira que me gustan

y me fijo muchísimo, pero no sé cómo se hace.

Cuando a veces me piden un taller de trabajar con actores...

¿Y qué les voy a decir?

Intento evitarlo porque no sé cómo se hace.

¿No ensayasteis? Sí.

Ahí es donde lo vemos. -Es muy bonito,

porque Agustí ensayas, la escena esta, en concreto,

y dijo: "Mirad, el espacio es este,

aquí hay una chimenea, aquí una mesa.

Se entra por aquí. Aquí habrá un espejo.

Aquí habrá una silla y podemos tener otra aquí.

Yo lo que he pensado es esto, que tú vienes de aquí tal,

y te pones a trabajar en el fuego, te levantas

y, en el espejo, ves que él ha entrado".

Él te hace una propuesta de espacio.

Trabajas en el espacio, allí.

Lo bueno es que, cuando te vas a rodar,

llegas ahí, te han puesto la luz espectacular,

el sitio es brutal, pero tú ya conoces ese espacio.

¿Sabes a veces que tienes que llegar:

"a ver qué hacemos"?

No, ahí ya lo tienes, porque lo ha visto, él lo hace.

Si lo miras en el rincón...

Y él lo hace, lo vive. Es muy intuitivo en ese sentido.

Tú manera de ensayar es plantear formalmente cómo será la historia,

y los actores te lo hacen para ver qué te dan.

Exacto. Plantearles espacios. Espacios y distancias,

que son importantes las distancias, cambia mucho.

Además, yo tengo muy en cuenta cómo estará la cámara.

Claro. La tengo de antemano.

No la suelo poner después. Algunas veces sí.

Digo: "Esto tiene que ser muy cerca,

esto lo filmaré desde aquí, la fuerza está en el cogote,

tienen que ser los perfiles..."

Todo sumado ayuda

y esto te obliga a que haya ensayos antes.

Tienes que hacerlo un par de semanas antes.

Claro. Pero después es lo que ofrecen.

Yo creo que es así. No sé, decid vosotros.

Es muy curioso que los actores están especialmente bien

en todas tus películas.

Es que no tienes otra. (RÍE)

Se te pone a un palmo a mirarte y estás ahí.

Es muy bueno, muy bueno. Nos llega...

Yo creo que todo el mundo, ¿no?

Se respiraba esta cosa de todos querer dar lo mejor de sí.

Y, cuando el guion es tan bueno,

también los personajes son tan buenos

y la base es tan buena, lo buscas a muerte.

Núria, ¿por qué te convenció? ¿Cuál fue la magia?

No, no tuvo... No. (RÍEN)

No tuvo que convencerme.

Yo, cuando me retiré de la profesión...

Esto ya lo he contado más veces, pero es que es verdad.

Una de mis frustraciones era:

"Jo, qué feliz voy a ser dejando la profesión,

pero qué pena

porque nunca voy a trabajar con Agustí Villaronga".

(RÍE) Qué maravilla.

Yo me fui a la isla, crie a mi hijo, que es lo que quería,

y, cuando ya estaba crecidito, me llama Agustí Villaronga.

Te ha salido el sueño de tu vida. Pero yo no lo sabía.

-Qué va, no teníamos ningún contacto.

Fue como recibir... -Además, fue muy gracioso.

Núria, ¿no te acuerdas? "Tengo ahí un personaje.

Un libro, 'Incierta gloria'".

Dice: "Es que lo estoy leyendo ahora".

Eso es casualidad también. -Sí.

No, por favor, pero esas cosas. Es una pasada, sí.

Y mi foto era: "Hola, soy Agustí Villaronga".

Yo me estaba comiendo un bocadillo. (CARRASPEA)

"¿Cómo?

-Nada, estoy escribiendo un guion y había pensado un personaje".

Me estaba leyendo el libro, lo estaba acabando,

y vi que la Carlana era un personaje muy potente,

pero que en la novela tampoco está tanto.

Yo pensé: "Esto, si se hiciera en película,

pobre la que hace de Carlana, porque tiene muy pocas sesiones".

(RÍEN) Es maravilloso el proceso.

Y yo: "Ah, bueno, me ha llamado Villaronga,

pero para pocas sesiones".

Pero no, luego me contó todo y ahí empezó, ahí...

Se me abrió todo un mundo, pero dejé de ser feliz.

(RÍEN)

Sí, el miedo a volver, el miedo a...

El miedo. -Claro.

-Y superado. ¿Sí?

Sí, sí. -A mí también me da mucho miedo.

A mí me... Los ataques de miedo yo también los tengo,

de pánico, de no dormir y de pensar:

"Si no te lo pasas bien haciendo esto, déjalo".

Sí, sí, totalmente. Nos pasa mucho esto, ¿no?

Sí, porque es un trabajo

que, o realmente eres feliz haciéndolo...

Si no, no compensa.

No compensa, porque arrastra mucha mochila.

Claro, y, cuando son proyectazos, los que amamos la profesión,

no puedes decir que no a un Agustí Villaronga,

no puedes decir que no.

¿Y cómo fueron los primeros días de ensayos, de rodaje,

cuando te incorporaste de nuevo a la rutina?

¿Lo cuento? -Sí, a ver.

(RÍEN)

-Bueno, a mí me costó mucho, porque todo esto

que Oriol explicaba de "aquí está el espejo...".

Yo no entendía nada. (RÍEN)

Es verdad, estaba tan acaparada con mi miedo que no entendía nada.

Creo que hice unos ensayos desastrosos.

-No.

-El "casting" parece que mejor, pero yo creo que los ensayos no.

Y un día, a lágrima viva, le dije...

Bueno, un día.

Si íbamos a Aragón a rodar un lunes,

creo que esto fue un jueves.

Le dije, llorando: "Te has equivocado de actriz,

te voy a estropear la película, yo no soy, te has equivocado".

Y Agustí me dijo: "Tú no eres normal".

Y ahí me quedé como...

-No, yo estaba encantado y no he dudado nunca de ella.

Y haces un personaje absolutamente maravilloso.

No se puede estar mejor de grandísima actriz,

con todos los matices, con toda la contención.

Es brutal lo que haces en esta película.

Es una novela preciosa, es un personaje precioso,

es un guion precioso,

éramos un equipo de profesionales y humanos de alto nivel,

el departamento de vestuario, de escenografía...

Cómo no... Si lo que nos gusta es jugar.

Agustí, has rodado otras dos películas

en torno a la Guerra Civil, hablas de una trilogía,

"El mar" y "Pa negre", con nueve goyas, nada menos.

Sí. Una maravilla.

También son adaptaciones de novelas.

¿Por qué te interesa tanto indagar en esta etapa histórica?

¿Qué hay ahí que te mueve el alma de esa manera?

Pues no te creas que me mueva tanto.

Son casualidades. Mira, "El mar", concretamente,

es una novela de un mallorquín, Blai Bonet.

Pasa en la posguerra, pero, realmente,

pasa en un hospital de tuberculosos,

el tema central tampoco es eso,

es la miseria que deja la guerra detrás.

La tuberculosis es una enfermedad de la miseria,

es una enfermedad típica de posguerra.

La traté, pero lo que me gustaba eran esos personajes tan jóvenes

enfrentados a un futuro tan incierto.

En el caso de "Pa negre" tiene mucho que ver Isona Passola,

la productora que ha producido las tres películas.

Pero esto ya fue... ¿Cómo se dice? Una emperrada.

Ella insistió mucho. Se empeñó.

En "Pa negre". Además, dijo: "Esta para público, tal y cual".

Y entonces allí yo me encontré

en una película también sobre la posguerra.

E "Incierta gloria", te digo, hubo un momento,

cuando ella me dijo: "Vamos a hacer 'Incierta gloria'".

Me lo pensé. Le dije: "Esperemos un poco".

Quise antes hacer "El rey de La Habana",

una película que hice, que pasaba en Cuba y tal.

Y luego volví a "Incierta gloria".

Pero no es un tema que me... Que me guste especialmente.

Lo que sí me gusta, no me gusta, me atrae,

es un tema que me interesa es las personas

enfrentadas a situaciones muy difíciles.

No volveremos a vernos más, ¿verdad?

Y, sobre todo, si afecta a criaturas, mucho más.

Si afecta a niños o niñas pequeñas,

porque ves cómo el destino te cambia.

Eso, no sé por qué, me atrae mucho.

Yo he tenido una buena infancia, no es que haya tenido

ningún desbarajuste en mi vida ni nada de eso,

pero me atrae mucho,

porque los años de infancia son la semilla del futuro

de aquella persona y creo que hay cuidarlo mucho eso.

Por eso lo que más me importa es lo que quieres aquí.

Y aquí.

Tu cine es un cine de complejidades psicológicas,

de atmósferas densas,

pero también es extraordinariamente visual,

que nos deja imágenes maravillosas, cinematográficamente hablando.

Me gustaría que me hablarais de alguna

que os guste especialmente de esta película.

Por ejemplo, me encanta el encuentro último

que tienen Soleràs y Marcel Borràs, con las momias allí metidas,

toda la luz concentrada en esa especie de lugar,

y luego esas sombras allí detrás.

Para mí... Me hace mucha... Me hace como impresión.

Son imágenes...

Esta es una, por ejemplo, pero hay más.

A ver, tienes que decir una.

-Es que estaba en muchos momentos, realmente.

Yo te digo, esta ignorancia que yo siento cuando recuerdo

que estaba trabajando en los ensayos,

y luego he ido entendiendo, cuando decía:

"Esto lo voy a rodar así, esto así...".

Y no entendía muy bien el porqué de esa decisión.

Ese plano, cuando estamos en la mesa,

que es como un gran angular, y luego se corva un poquito,

pero es como de "western", pero ves esos dos extremos,

esas distancias,

pero tienes a Marcel de cara al espectador,

y yo estoy como de perfil, es casi como un cuadro.

Tienes al personaje que la gente está con él

y él está ahí y yo estoy como ayudándolo.

-Esos testigos mudos detrás. -Exacto. Y esas luces que hay.

Sí, me acuerdo también cuando Lluís descubre

que yo estoy en el otro bando,

que aparezco por encima de una montaña de runa.

-Sí. -Y le sigo caminando.

Él coloca a este personaje a una altura más alta que el otro,

el otro lo mira desde abajo, y caminan, él está arriba,

el otro está abajo.

Ya solo esta puesta en escena visualmente es muy buena también.

O lo del tren, el plano ese de las vías,

que estaba ahí, picando. -Y el plano tuyo en la bañera.

Cuando después de la escena esta,

que la ha hecho desnudarse y toda la humillación esa,

esa especie de limpiarse de un pecado

de todo lo que ha sentido.

Me acuerdo de que hice un cenital dentro del agua,

con el camisón mojado y luego hay una sima detrás.

A mí ese plano me encanta. -Es muy bonito.

Y el de cuando entráis a caballo en la...

-Ah, sí, en la iglesia esa. -Y una de las... Mira.

Bueno, es que a mí me gustan todos los planos de esta película.

Yo creo que uno... Emocionalmente es

cuando os encontráis Bruna y tú...

Cómo estáis vosotros de frescos y de sanos...

-En el metro. -En el metro.

Yo, cada vez que he visto la película,

cuando se encuentran Trini y Solaràs,

esa alegría de Bruna y esa cosa, y ese amor...

Yo me emociono y lloro.

Esa es una con las que lloro siempre.

De la escena última que estabais hablando ahora,

esa escena para mí fue superimportante en rodaje...

Igual me enrollo un poco ahora.

También era la primera semana, creo, del principio del rodaje,

que yo aún andaba un poco perdida, y me quedé para verlos a ellos.

Me senté en los monitores al lado de la "script"

y, cuando se levantó un momento me dijo:

"Toma, aguántame los papeles".

Y en ese momento miro y era el guion técnico.

Ahí dije: "No".

Ahora entiendo por qué no he entendido nada hasta ahora.

Ahí vi todo un mundo de apuntes de Agustí, de planos...

Y me vino tan grande. Ahí hice: "Vale".

Qué maravilla.

"Es superior a ti, calla, no pienses y lánzate".

Ahí lo entendí todo,

por qué no entendía nada en ensayos cuando me decía:

"No, pero así...".

Ahí supe que no tenía que entender, sino solo escuchar, obedecer,

porque él tenía las cosas muy claras.

Me quedé esa noche a ver vuestra secuencia.

Estábamos todos llorando. No te aburres de verlos.

Están los dos...

Matémonos como buenos hermanos.

Te rodeas de buena gente, ¿no, Agustí?

Sí. Se nota.

Nunca me he arrepentido de nadie, nunca.

-Es broma, es broma. -Nunca.

Pues sacas lo mejor de cada uno, de técnicos y de actores,

porque son todas películas que rozan la excelencia.

Si hay algo que se puede decir de tu cine

es que rozas siempre la excelencia.

Acercarse al mundo de Agustí Villaronga

es acercarse a algo muy elevado. Sí.

Muy refinado intelectualmente, emocionalmente,

cinematográficamente hablando es una cosa muy preciosa.

Muchas gracias a los tres por haber compartido con nosotros

vuestro trabajo, vuestra intimidad, vuestro tiempo.

Es un placer enorme

y enhorabuena por esta preciosa película

que hemos compartido con los espectadores.

Gracias. A ti. A vosotros.

Pues muchas gracias a vosotros también por acompañarnos

una semana más.

Ya sabéis que nos seguimos encontrando aquí

para compartir el mejor cine español reciente.

Un beso. Chao. Os queremos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Incierta gloria

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - Coloquio: Incierta gloria

17 may 2021

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan el director Agustí Villaronga y los actores Nuria Prims y Oriol Pla.

ver más sobre "Versión española - Coloquio: Incierta gloria" ver menos sobre "Versión española - Coloquio: Incierta gloria"
Programas completos (123)
Clips

Los últimos 1.081 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios