Un país para reírlo La 2

Un país para reírlo

Martes a las 23.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5932460
No recomendado para menores de 7 años Un país para reírlo - País Vasco: de la comedia y la política - Ver ahora
Transcripción completa

"De la comedia y la política", Cobeaga 1.

Yo ahora mismo veo cuando tenía, eso, 23 o 24 años

y empezábamos a hacer chistes de política vasca

y alucino con que nos atreviésemos a hacer eso

viviendo lo que estábamos viviendo,

porque, por ejemplo, claro, ETA no se había disuelto.

ETA seguía en activo.

La verdad es que piensas en lo que hiciste

y solo lo puedes achacar a esa juventud ingenua.

(Música de tensión)

Pensé que os habíais disuelto.

Qué cojones, si esto es por los taxistas.

Para que no me reconozcan.

Ah, claro.

(SUSPIRA)

Siempre me ha llamado la atención el bufón.

Es decir, un humorista

que se atrevía a decirle lo que pensaba

al gobernante sobre la política.

La política es algo muy serio y muy tenso,

pero a veces los bufones somos imprescindibles.

Para bajar esa tensión, para bajar ese miedo

tenemos que decir las verdades que nadie se atreve a decir.

Mirar al gobierno a la cara y decirle... Coño, un perro.

"Llego a San Sebastián, a Donostia",

uno de los tesoros del País Vasco.

Tierra de cultura, de cine, de jazz.

San Sebastián parece una ciudad dirigida por Woody Allen.

Para los vascos nunca ha habido discusión entre mar o montaña

y es que no les falta ninguna de ellas, así bien podrán,

pero, si se trata de política, no sé...

Hola, Esty.

Hola. ¿Qué tal?

¿Te presentas a las elecciones? Sí.

¿Tu experiencia política

cuál es?

Ver "Vaya semanita" y poco más.

¿Qué modelo de político te gustaría ser? ¿Qué propones?

Pues propongo muy izquierda,

propongo una Euskadi independiente.

¿Independiente de España, independiente del mundo, de...?

Independiente del mundo y del universo.

Eso mola. Y propongo

que se haga un poco lo que yo quiera.

Totalitaria, pero bien.

¿Y qué tipo de electorado crees que te va a votar?

La gente "freak"

y los locos,

que son una gran parte de la población.

Pues a mí casi con eso me tienes.

Le daré un par de vueltas. Vale.

Te dejo que sigas haciendo campaña si te parece bien

y mucho ánimo.

Muchas gracias. Me voy, que tengo lío por ahí.

"Independiente del mundo", me gusta.

"Agur". "Agur".

"Precisamente, cuando hablar de política

suponía exponerse al conflicto y al terror.

un humorista solo podía hacer una cosa:

intentar quebrar el silencio a base de carcajadas.

Mi primera cita es con Óscar Terol,

un hombre que, tras varias semanitas complicadas,

decidió irse allí abajo para seguir haciéndonos reír.

Él, que ya me conoce, que no soy de lujos,

que busca un sitio modesto para tomar algo y charlar,

me ha invitado a un chiringuito que se llama El Kursaal.".

Sé que eres aficionado al cine, que te sigo

en tus "performances",

en las redes sociales... Sí, sí.

Y en las televisiones y he dicho:

"Mira, igual le hace ilusión andar por aquí".

Sí, la verdad es que sí.

El reloj me dice que ya hemos hecho el ejercicio del día.

Sí, pues yo pararía y me iría a un cafecito

a tomarnos ahí... Venga.

El vasco siempre encima de la mesa.

Encima de la cama no sabemos solucionar las cosas.

Encima de la mesa, lo que quieras.

Bueno, Óscar Terol, ¿qué más?

Goikoetxea, la casa de arriba.

Ah, claro, "etxea" es casa y "goiko", arriba.

Eso es. Terol, "Teruel" en catalán.

Claro, o sea, ¿que tienes ascendencia catalana?

Sangre mezclada, un milrazas.

Mestizaje. Sí.

Un "mil llets", como dicen. Eso es.

¿Cómo llegas tú a hacer humor?

Estoy llegando, estoy llegando. No sé.

Mira, nunca...

Me pilló como un juego lo de pasar

de hacer teatros con el cura del barrio

para que se rían las señoras del barrio y los señores

a ser profesional.

Me pasó así y estoy todavía preguntándome todos los años

qué hago aquí. La gente me dice: "Sigue, sigue".

Entonces, yo estoy que no puedo dejar de correr

y cada año hago un voto que dura un año

y llevo así pues 30 y tantos años ya.

¿Esa actitud temeraria e inconsciente

fue la que te llevó a triunfar con un asunto tan peliagudo

como el humor sobre el terrorismo en el País Vasco?

Bueno, sí y no.

Fue lo siguiente. Nosotros fuimos una pata del banco.

El banco estaba construido por varias patas,

pero había mucha gente que vivíamos aquí

y que, afortunadamente, ni participábamos

ni teníamos el problema en nuestra familia,

y éramos mayoría

y había ahí un hartazgo de vivir aquí y no poder hablar,

no poder expresarnos.

Esto es la sociedad, la pata.

Otra pata es que, en un momento dado, la cadena pública

decide tener ese programa

y la tercera pata del banco

es que se junta un equipo de guionistas

que lo único que quieren hacer

es ser los mejores cómicos de España.

Exige la disolución de ETA.

ETA tiene que comprometerse al sellado de zulos.

Tregua permanente indefinida.

Piden la entrega de armas.

Quiero sellar los zulos,

mantener la tregua,

entregar las armas

y disolver la banda.

Quiero entregar la tregua, disolver las armas

y zular los sellos.

Voy a verificar los zulos, sellar la tregua,

armar la banda y disolver la entrega.

Joder, no pensaba que esto de dejarlo iba a ser tanto lío.

Había en ese equipo un talento latente.

Eran jóvenes insolentes que se querían comer el mundo

y lo único que les preocupaba de verdad

era hacer el mejor "sketch" con el mejor final.

¿Que había que hablar de política? Porque había que hablar,

pero si no fuese de política, el programa sería bueno también.

Curioso, ¿no? Que podíais hacer eso y, ahora, sin embargo,

que de repente reina la paz y la libertad,

hay más ofendidos que entonces. ¿Me lo puedes explicar?

Ahora yo estoy preocupado,

porque creo que vivimos una época de oscuridad.

Creo que necesitamos

cuando más a los cómicos, a los artistas, a los "punkies"...

¿Dónde están los "punkies"?

¿Dónde está la gente que por lo menos protesta o no entiende,

yo no digo que una cosa es o no es,

pero la gente que está sintiendo indignación,

que está sintiendo incomprensión, que no entiende nada,

que no griten, que no pregunten.

Ahora estamos como un bálsamo.

Han logrado meternos el pánico en el cuerpo

y que callemos, que es una desgracia.

¿Tú crees que se podría hacer "Vaya semanita" ahora?

Pues, de hecho, yo no suelo hablar nunca de hipótesis

y no se está haciendo porque no se puede.

Los cómicos estamos deseando que nos dejen hablar

y que nos dejen hablar en libertad, porque somos los primeros...

"Vaya semanita" se pudo hacer también porque vivíamos aquí.

Todos los que hacíamos "Vaya semanita", cómicos y actores,

éramos de aquí, salíamos a la calle. Entonces, si nos pasábamos o no

o nos metíamos donde no se debe de meter uno,

ya te lo iba a decir la mirada de:

(VOZ TEMBLOROSA) "Cuidado, Terol". Como hablamos aquí,

que parecemos ovejas balando.

(BALA)

Yo ya iba a captar en primera persona el problema.

Vamos a buscar nuevo nombre,

que las autonómicas están a la vuelta de la esquina.

Venga, una mano inocente.

Bueno, es una manera de hablar.

Venga, tú mismo, Antxon, saca una letra.

Sí, sí. Entonces, es una de las claves.

El humor tiene que atravesarte primero a ti

y tiene que ser verdadero y yo me río

porque me estoy riendo de mi circunstancia

y me estoy poniendo yo en cuestión.

El público lo que no acepta es que venga alguien

a darle explicaciones, a decirle cómo tiene que vivir,

cuando él no pertenece a su realidad.

Cuando salió el primer "Zapping" en Telecinco,

recuerdo que un "sketch" nuestro

salía en una televisión a nivel nacional

y aquí nos quedamos como:

"Hostia, ¿qué hemos hecho?". Como un susto.

Y nos costó reaccionar. O sea, ya éramos famosos fuera,

cuando aquí todavía nuestro nivel era una cosa de pueblo.

En unos meses, empezó a crecer el suflé fuera

y aquí manteníamos todavía esta cosa de un poquito

de "Estamos haciendo algo para nosotros".

Vosotros sabéis que erais de culto

entre muchos humoristas que os veíamos.

"¿Tú has visto esto? ¿Has visto a estos locos? Qué maravilla".

Nos encontrábamos con "sketches" de, pues no sé,

de un batasuno que hablaba con él y pasaban unas señoras y decían:

"Pero tú, ¿cuánto hace que no vienes por Palencia?".

Y te encontrabas con ese tipo de cosas

y decías: "¿Qué maravilla es esta?".

Era muy sorprendente.

Yo agradezco, y le agradezco de verdad al equipo de guion,

encabezado por Diego San José, que era el coordinador,

que hay que mencionarlo porque creo que es una pieza importante,

agradezco ese tesón que tenían

de superar incluso las horas laborales.

Se quedaba los fines de semana, además, siempre en un chino,

las llamábamos Las reuniones del chino,

para perfeccionar el "sketch"

y tenían esta cosa de "Quiero mejorar"

y quedábamos los fines de semana. A veces, dices: "Para un poco"

y era, simplemente, porque querían ser buenos en comedia

y cuando el humor es humor y lo haces de corazón,

cuando es un humorismo con dardo envenenado hacia una parte,

te venía uno igual de H.B.

y decía: "De puta madre. Estáis dando caña".

El mismo "sketch", te venía uno del partido popular vasco

y te decía: "De puta madre. Dando caña"

y decías: "Mira, pues no sé adónde hemos dado caña,

pero ambos creéis que estábamos riéndonos...".

Qué bueno. Claro,

y cuando lográbamos eso, que era en muchas ocasiones,

nosotros internamente como cómicos,

no como humor político, como cómicos decíamos:

"Cumplimos nuestra misión".

¿Crees que ahora es momento para bromas?

Hay momentos para bromas y otros que no...

Sí, no.

Evidentemente, todo es desde el corazón.

Yo el humor que hago es para recordar a la gente

que seguimos vivos

y hay que reírse de lo que uno quiera.

Siempre con el respeto y sin maldad.

Pues creo que está toda la entrevista ya.

¿El tema de Jaime cómo lo llevas? ¿Te pudiste despedir de él?

Ah, sí, sí.

¿Estuviste con él hasta el último momento?

Está aquí.

Jaime está aquí. Está hidrolizado, por así decirlo, desecado.

¿Sacasteis las galletas antes de...? Sí, sí.

Las sacamos y nos las comimos a su salud y todo esto.

Un detalle. Él hubiera agradecido...

Qué vida la de Jaime, ¿eh?

Sí, la cantidad de cosas... Los tumbos que ha dado...

Yo lo conocí en una época... Nunca ha tenido suerte en el amor.

¿Quién? ¿Jaime? ¿No tuvo suerte? No ha tenido suerte.

En una época, tenía una novia

que la chavala era majísima, pero muy fea.

Entonces, él estaba siempre pegado a ella,

pegado, pegado, para no darle el beso de despedida.

Nunca la abandonaba. Nunca la abandonaba.

Eso es como aquel que era tan celoso

que salía hasta en la foto del carné de identidad de la mujer.

Por si acaso, por si acaso.

Salía hasta en esa foto.

Pues para echar esto...

Hombre, Euskadi es pequeño.

¿Por la salud de Jaime?

Por la salud de Jaime y por ti. Y por su novia la fea.

Eso es. A tu salud, Jaime. Que sí.

Pero, bueno.

Veo que sigues de campaña, ¿no? Aquí sigo.

Hay que luchar todos los días. La política es muy dura.

Pensabas que... No es fácil.

Creías que era vivir sin trabajar

y vas a tener que trabajar más. Digo.

Oye, tengo que ir para allá, ¿vienes?

Sí. Así haces campaña por el camino.

Que...

Me he quedado con la duda. Entonces, tú me dijiste ayer

que es más de izquierdas que de derechas.

Es muy de izquierdas. De izquierda.

Se pasa de izquierda ya. ¿Se pasa?

Sí. Entonces, ¿da la vuelta

y vuelve a la derecha?

No, no, vuelve a la otra izquierda.

A la otra izquierda, vale.

Y en programas qué llevas, por ejemplo, respecto a vivienda.

Pues que la ponga el gobierno, que tiene mucha pasta.

Sí. Y todos a vivir gratis

y así se acaban las ocupaciones.

Sí, también es verdad.

Así se acabaría. Es un buen sistema. Sí.

Yo quiero el voto

de la gente que no se conforma.

Esty, "lehendakari".

¿Y a Nuria Roca la vas a integrar?

Sí, consejera del estilo y relaciones internacionales,

que se lleva muy bien con todo el mundo.

Sí. Y sabe inglés.

Pero euskera, no.

Euskera no, pero, ¿quién sabe euskera? Es dificilísimo.

Pero ¿tú al final te llevas bien con ella?

Muy bien. Es increíble.

Pensé que discutíais y esas cosas.

Ah, bueno, porque chocamos porque somos dos mundos distintos,

pero muy bien.

Me alegra saberlo.

Hala, "agur".

"Agur".

"De la comedia y la política", Cobeaga 2.

Cuando llevas 30, 40 años viviendo una situación similar,

que es que el aire se puede masticar,

que la situación es dramática,

pero, por otro lado, muy repetitiva, ¿no?

Es decir, que lo peor que pueden hacer

unos actos de terrorismo

es que parezca algo cotidiano,

pero sí que es verdad que era algo que estaba bullendo en la calle

y que en grupos de amigos y en familia

pues se hacían chistes al respecto.

Quizás para sobrellevarlo, porque había un tipo de tragedia

que era la más fuerte y la más grave

que era la que sufría la violencia,

pero luego había una especie de violencia sorda

que afectaba a toda la sociedad

y que a lo mejor no te había tocado directamente nadie

que hubiera vivido eso,

pero lo vivías en el día a día, ¿no?

Y que estaba como muy presente. Yo qué sé, pues...

Ibas a salir por la parte vieja de San Sebastián

cuando eras adolescente y, de repente,

al acercarte a esa parte veías un autobús quemándose

y decías: "Vamos a otro sitio"

y lo hacías con una naturalidad bestial.

Entonces, en ese contexto, es normal que surja el humor.

"Después del Kursaal,

quedo con Jon Plazaola en el teatro principal.

Yo venía pensando en sitios como El choco de aita

o uno hogareño, pero se ve que el cómico vasco

es de gustos refinados.".

"Kaixo", Jon. "Kaixo", Goyo.

Me da la sensación de que esto lo hemos vivido en otra vida.

Sí, ¿verdad?

Aquí te traigo yo. Antzoki Zaharra, teatro principal. ¿Qué te parece?

Pues me parece que, pudiendo quedar en la parte vieja

que está llena de restaurantes, bares, "jatetxea",

sitios dedicados al zampar y al beber...

Bueno, que la cultura también alimenta, ¿no?

¿Verdad? No te quejes tanto, luego echamos un "pintxo".

Así estás hecho un pincel, macho. Me cago en la leche.

¿Te ayudo con algo?

No, tranquilo, tengo que hacer ejercicio.

Pasa. Siéntete en tu casa.

Yo pensé, fíjate que siempre que vengo a Donostia a actuar

voy al Victoria Eugenia y pensé:

"En San Sebastián tienen el teatro más bonito del mundo"

y ahora digo: "Tienen los dos teatros

más bonitos del mundo". Estoy de acuerdo.

El Antzoki Zaharra para mí tiene un encanto que es especial.

Sí, sí. Tiene solera

y aquí uno se siente cómodo.

Es el primer teatro de Donosti que pisé yo

y le tengo un cariño muy especial.

Jon Plazaola, primero de todo,

Jon Plazaola, yo creo que de todos los de por aquí

es el que menos vasco suena el apellido. Plazaola.

Soy Plazaola Larrañaga Zubizarreta Manterola Gurrutxaga Bereziartua

Zendoya Zulaika Alberdimujika. Hijo de inmigrantes, sí.

Bueno, ¿hasta dónde has mirado la ascendencia de los apellidos?

Pues hemos ido 500 años atrás, porque había un programa

en la tele autonómica vasca, en la ETV2,

que era "Todos los apellidos vascos". Todos.

y, bueno, pues unos historiadores

se ocuparon de ahondar un poco en la historia de mi familia

y se remontaron 500 años atrás

y 500 años atrás, el primer ascendiente nuestro,

que era Cristóbal Plazaola trabajaba en una fábrica,

en una burdiñola, que se decía.

Pues una metalúrgica

con un molino de agua.

Mi familia tuvo mucho que ver con las fiestas de Legazpi,

porque ellos trabajaban en la forja allí

y, de pronto, fueron a trabajar un domingo.

Eso era pecado, claro, y hubo una explosión en el horno.

Desde allí era de dónde sacaban el hierro en forma de bola

para luego darle forma a la pieza

y salió, en vez de en forma de bola, en forma de cruz.

Una especie de advertencia. Ya, ya.

Desde entonces, en Legazpi se celebran

las fiestas de Santa Cruz.

Vaya, vaya. Qué cosas. Fíjate.

Qué fuerte.

Ya nos pueden agradecer los legazpiarras

que tengan fiestas de pueblo por los Plazaolas.

Sí, sí, qué bueno. Ser cómico, ser humorista

te ha llevado a la interpretación, a ser actor.

Sí, pues una persona que trabajaba en la ETV,

la autonómica vasca, pues me vio actuando

y me propuso trabajar en un programa de cámara oculta.

Me lo pasaba, vamos, superbién.

Era increíble.

Esto de hacer putadas fue mi primer trabajo.

¿Se te ha enfadado alguien? Sí, sí, también.

No solo ahí, en general.

Estamos haciendo un programa de monólogos y de humor,

monólogos y "sketches" aquí en la ETV1,

que se llama "Barre Librea", que sería risa libre,

y es verdad que ahí

jugamos a ser un poco equilibristas también

y estábamos explotando un poquito los límites

que no debería tener el humor.

Entonces, sí que más de una ampollita hemos levantado,

pero yo creo que es imposible hacer humor sin ofender a nadie

y más en los tiempos que corren, que parece que los bufones

estamos siendo censurados por el mismo pueblo

y me parece algo realmente triste, incluso grave.

¿Qué es más peligroso?

¿Hacer humor político o humor deportivo?

¿Dónde se enfada más la gente?

Pues yo creo que por igual.

Es verdad que son justo dos temas que parecen intocables, ¿no?

Te puedes buscar enemigos.

Es verdad que sí que viví una experiencia...

o sea, un trago amargo, digamos, en redes,

en Twitter.

En el sitio. En ese sitio que se llama Twitter.

El sitio de los tragos amargos.

Es que, vamos, por favor,

qué eufemismo llamar "hater" a los amargados.

Es increíble, pero sí que tuve un trago amargo

en "El club de la comedia", en un monólogo,

yo hacía un chiste

sobre cuando éramos jóvenes o pequeños,

no sé, infantes, y jugábamos al fútbol en cualquier sitio, ¿no?

Y yo decía: "Mira, jugábamos en un descampado, sin público,

como el Getafe".

(RÍE)

Me cayeron en redes

de sectores de aficionados del Getafe y todo esto

y luego ha funcionado en todos lados.

(A LA VEZ) Incluso en Getafe.

Pero sí, yo creo que tendríamos que tomarnos la vida

con más humor, más tranquilos y con otra perspectiva.

Tú, de repente, pasas de hacerte cómico, monologuista

a ser un actor muy popular con "Allí abajo"

y te vas a vivir durante cinco años,

por lo menos a repartir tu lugar de vida,

entre el norte y el sur. Te vas a Sevilla.

Sí, sí, sí, pasamos cinco años allá.

¿Notaste diferencia? Porque, lo bueno del humor vasco

es que es de los pocos humores locales

que se ha podido exportar junto con el manchego.

¿A qué se debe esto? Al menos con el humor vasco.

Es una de las cosas que más me llamaron la atención

cuando fui a Madrid a estudiar guion en 2009, creo que fui.

Qué bien traído eso. Qué bien lo has metido.

Pero es verdad que salí a Madrid

y toda la gente conocía "Vaya semanita".

Toda la gente conocía el humor vasco

o el humor hecho por los vascos por "Vaya semanita"

y es verdad que fue curioso

como un programa de humor,

sabiendo leer el momento de una tregua de ETA

en aquel momento,

supo de pronto hacer humor del propio conflicto

por primera vez. Por primera vez, ¿no?

Y nosotros decimos

que el humor, muchas veces, es drama más distancia.

Sí. Drama más tiempo.

Y justamente ahí, cuando todavía ese tiempo

a lo mejor no había pasado, "Vaya semanita" lo hizo

y lo exportó y la gente, además, lo acogió de buena manera.

Yo creo que, poco a poco,

también estamos consiguiendo hacer ese mismo humor en euskera,

que todavía no se ha visto en televisión.

En televisión en euskera

todavía no se ha hecho humor del conflicto,

por llamarlo de alguna manera,

pero ahora mismo, como el humor también está en las redes,

en los memes y en todo esto, sí veo

cada vez más memes sobre el tema

y eso me hace muy feliz, la verdad.

Pero "stand up" en euskera todavía poco, ¿no?

Pues hace 19 años cuando empezamos, es verdad

que prácticamente monopolicé

un mercado que no existía:

el del "stand up" en euskera.

Ahí yo también vi que había una vía que explotar,

que podíamos, de pronto,

pues crear una especie de cantera.

No sé si llamarlo escuela,

pero que podía salir gente, podían salir humoristas

para hacer humor en euskera.

Tenemos que crear nuestra propia ficción

con nuestros propios referentes y nuestra propia lengua

y es una cosa que solo podemos hacer aquí.

Y, además, también es curioso, porque, claro,

ya cuando uno hace humor en castellano,

dices: "¿En qué castellano? ¿En el castellano de Andalucía...?",

que vosotros os habéis encontrado en la serie con eso,

las diferencias entre la sonoridad de un castellano,

los giros lingüísticos, los modismos...

igual con el euskera, porque son al menos 14 dialectos...

Sí, es que, no sé concretamente cuántos dialectos serán,

pero, en cada valle,

se habla euskera de una forma distinta.

Nos entendemos, pero utilizamos palabras diferentes

para referirnos a una misma cosa.

Y es una herramienta para el humor maravillosa.

Sí, sí, sí, es una riqueza increíble.

Muy donostiarra, pero luego eres muy de Cádiz, ¿no?

El "Euskadiz" famoso este.

Sí, sí. Todo lo vasquizáis, además.

Sí, además, es lo que decimos, todo lo traemos para nosotros.

En verano, nos vamos a "Euskadiz"

y, en invierno, nos vamos a esquiar a "Hueskadi".

Entonces, siempre andamos de un lado para otro.

Cádiz es uno de mis sitios preferidos del mundo, del mundo.

Me parece increíble. Cada vez que voy allí,

me siento como en el sitio

donde se inventó el humor, prácticamente.

Sí, va uno a Cádiz y va uno asustado diciendo:

"¿De verdad voy a hacer bromas aquí?".

Claro, nosotros, cuando hemos ido con comedias teatrales y todo...

"Cuidado, que estamos en la cuna de todo esto.

Aquí el más tonto hace relojes y tal".

Y nos ha ido bien

y, cuando escuchas reírse a la gente de Cádiz dices:

(SUSPIRA) "Qué buena. Bien, bien, vamos bien".

Pues muchas gracias. "Esker mila".

"Eskerrik asko".

No sé si "esker mila" o "mila esker".

Sí, podría ser. "Esker mila", "mila esker", "eskerrik asko"...

Fíjate qué agradecidos somos que lo decimos de mil maneras.

Goyo, ¿qué haces?

¿Eh? Anda, tira. Tira para abajo.

Déjame acabarlo. Que no estamos en Albacete.

Ya, pero le prometí a Jaime que iba a hacer esto en Donostia.

Le hacía ilusión. Con lo que me gusta venir aquí

y revivir el pasado reciente.

Cúbreme las espaldas. Si viene la "ertzaintza", me avisas.

Venga, sigue, sigue...

No es la Ertzaintza, es cualquiera que...

Ahora. Ya está. Ya va, ya va. Ya está.

Es de Albacete.

Que es de Albacete. La poli, vámonos, rápido.

Tira.

(Sirenas)

"En esta escalada sin fin hacia el glamur,

me cito con Valeria Ros en el puerto de San Sebastián.

Valeria es presentadora, guionista y monologuista.

A ver qué tal se le da la navegación cantábrica".

Te veo altísimo. ¿Has sido siempre tan alto?

No, de pequeño era más pequeño.

¿Sí? Quién lo diría.

Luego di el estirón.

Te veo un pibón.

Gracias. Muchas gracias. Nada.

Vamos, mejorando lo presente, que estás espectacular.

Se está poniendo el sol por allí, pero aquí hay otro sol.

Qué bonito, por favor. ¿Estás metiéndome ficha?

Sí. Que acabamos de empezar.

Un respeto, un respeto.

Oye, Valeria Ros no es un nombre muy batúa, ¿no?

De hecho, para caer bien a todo el mundo cuando era pequeña,

decía que se escribía con "B".

Ah, claro.

Ros es de mi abuela.

¿Ah, sí? Sí.

Realmente, yo he cambiado de nombres artísticos...

No me conocía nadie y todavía cambiaba de nombre.

En plan: "Esto no encaja".

Al principio, yo era Val Pacino, que es como lo más rancio del mundo.

"¿Quién eres?". "¿Soy Val Pacino?".

Y empecé con Val Pacino

y hay gente que todavía cuando dicen: "Vamos a presentar a Val Pacino"

les hace gracia, en plan mal, superrancio.

Bueno, entonces, tú eras más graciosa de pequeña,

pero, de repente, se ve que a tus padres

no les pareciste graciosa y te internan.

¿Cómo es que te internan en Dublín?

Hice una fiesta en mi casa. Mi madre se fue el finde

y típico que dices a las amigas que estás sola.

Tenía 12 o 13 años.

¿Como las fiestas de los americanos?

Igual, pero yo no tenía vasos rojos.

Entonces, se corrió la voz por el pueblo

y llegaron todos y, además, con las hormonas...

40 personas en mi casa,

pero borrachos como...

tampoco era borrachos, no se veía.

Era como pitilingorris, ¿sabes?

Como cosas muy suaves. Malibú con piña...

Y rompieron la casa. Rompieron la casa, literal,

y, al día siguiente, venía mi madre por la noche.

Mis amigas vinieron a ayudarme a limpiar

y, ¿sabes lo que hicimos? Espiritismo.

"Mejor limpiamos otro día. Mejor vamos a hacer la Ouija".

Entonces, mi madre llegó, vio todo y, de un día para otro,

a mediados de octubre que ya había empezado el curso,

me fui interna a Irlanda.

Un bajón...

Dublín es así, es... No, no había nadie de Dublín.

¿No? No.

Era mi amiga la china, mi mejor amiga china de Hong Kong,

no era china, era británica.

De hecho, se llama Su Jin, pero allí se llamaba Steph.

Como que se cambian el nombre.

¿Sabes que esto empieza a parecerse a uno de esos sueños...?

Todo es mentira. No, que salta de una cosa a otra.

"Y se me caían los dientes...".

Guíame tú, por favor, que yo soy...

No, no, pero que me está flipando. Vas a Dublín, haces una amiga china

otra amiga... Bueno, la líder era la china

y luego tenía una prima fuera

y podíamos ir a casa de la prima y podíamos ir a la discoteca de 16.

Un finde que fuimos

y fue la primera vez que me enrollé con un tío.

Bueno... La primera vez.

Que te tocaban así en el hombro y ya te enrollabas.

Los nervios...

Yo ni miré. Me tocó y le metí la boca.

(RÍE) O sea...

Pero es que me fui corriendo y ni le vi.

Me fui corriendo al baño y tenía todo esto rojo

y digo: "¿Quién tiene barba a los 13?

Me he enredado con el portero o algo así".

Nunca supe con quién me había enrollado.

Te lo digo en serio. Con James Joyce.

Algo así, vamos. Un pederasta...

Al salir, el portero me hizo...

No, pero fue muy divertido y fue mi primer rollo así...

Vale.

¿Y qué más pasó en Irlanda que debamos saber?

Fue lo más heavy de todo.

¿Luego te fuiste a Francia?

No, no, luego volví. ¿Volviste aquí?

Pero ¿te fuiste a Francia...?

Pero eso ya porque me apetecía. Yo quería irme a sitios

y, entonces, dije: "Me voy a ir a Francia, que no sé francés"

y resulta que mandé un currículum para una beca

y mi jefa no había leído mi currículum.

Pensaba que sabía francés

y llegué allí y me montó un pollo que no entendía nada.

¿Y lo de la comedia de dónde te viene?

La comedia ya... Estoy amortizando mis viajes y contándolos.

A ver, tú decides hacerte actriz.

Siempre he querido ser actriz. Desde pequeña,

pero mi madre me dijo que estudiara una carrera,

lo mítico de que eso no va a ningún lado.

Estudié comunicación audiovisual, que es exactamente lo mismo,

y una vez, leí en un bar de Villalba "Concurso de monólogos"

y dije: "Venga". Yo me apuntaba a todo.

Y gané. Gané porque era la única tía.

Un tongo total, de verdad.

No hice ni chistes. No sabía lo que era un monólogo.

Sabía quién eras tú, Leo Harlem, Dani Rovira, pero...

O sea, nunca había tenido devoción por los monólogos.

Entonces, conocí a gente que me dijo: "'Open mic', 'Open mic'"

y empecé a irme de bares a hacer el texto

que me iba viniendo a la cabeza y así fue.

Me he dado cuenta de que mi vida es...

Cambia mucho cuando estoy soltera o cuando tengo novio.

Al final, nada está bien.

Cuando estoy soltera estoy superdesequilibrada.

Todo el mundo cree que soy guay,

me llaman para salir todo el rato...

"Val, eres guay". No, no soy guay. Estoy borracha todo el rato.

(Risas)

Estoy de fiesta y dicen: "Val, tía, es que eres la polla"

y me pongo a hacer el gusano para hacerles reí.

Ese sentimiento de soledad de "que no me dejen".

Es horrible. Me voy a casa y lloro luego en plan:

"No valgo una mierda. Soy lo peor. Estoy sola".

Y después creo que vas a, no sé, corrígeme,

vas a Buenafuente con un monólogo a hacerlo allí.

Sí, a Buenafuente he ido algunas veces a hacer monólogos.

¿En el primero te pusiste nerviosa?

Super. ¿Sí?

Buenafuente siempre me ha puesto muy nerviosa.

(IMITA A BUENAFUENTE) ¿Sí? Y me sigue poniendo.

Te sigue poniendo nerviosa. Está bueno.

Pero, de todas formas, a mí Buenafuente

es un hombre que me parece que tiene un...

un porte. Tiene una facha. Un porte.

Y va a mejor. Y va a mejor.

Y "Zapeando" también.

Y "Zapeando" que estoy supercontenta.

Me has dicho antes: "Los monólogos más..."

o "El humor más subido, más salvaje...".

Claro, es que tú piensa, Goyo...

Humor sin pasteurizar. Eso, eso.

En la lengua moderna. Y el otro es "Zapeando".

En teoría. En teoría.

Porque es horario infantil,

pero yo que tengo la cabeza que se me va la olla

hago chistes que debería hacer en el otro programa,

lo hago y el director: "Valeria, por favor.

Valeria, horario infantil" y yo: "Perdón".

¿Sabes lo que me pasa a mí? Que cuando hago comedia,

me da la impresión de que estoy con amigos

y cuando estás con amigos

haces chistes políticamente incorrectos

o chistes de juego de palabras... Tienes un mix.

Te da igual. No lo piensas. No lo filtras.

Eres tú misma y lo sueltas.

Me vienen unos horrores que igual mejor cambiar de tema.

No, hombre. Si dices: "Mira, no debería haber dicho esto".

Hice una sección en "La lengua moderna"

de todo lo que hay que hacer para que te echen de un programa.

Iba poniendo vídeos y tal.

Hice un chiste un poco fuerte a Raquel. Raquel, la presentadora.

Raquel Sánchez Silva. Sí.

Hice un chiste fuerte.

Un chiste fuerte... No. Sí.

Hice un chiste que no tenía que haber hecho,

pero en el momento lo hice como en plan risa.

Luego me sentí fatal. Tampoco era un chiste muy horrible,

pero fue como un chiste...

Que yo luego me rallo, ¿eh?

En el fondo somos asustadizos y decimos estas cosas

por defendernos un poco

de la contingencia existencialista de la vida.

Uy. Yo también soy muy así, Goyo.

Es para que digas: "Ha sido eso".

Yo creo que es más

el reírte del momento.

Los vascos, y yo voy a hablar como vasca, somos...

somos muy de reírnos de nosotros mismos.

O sea, siempre hemos trabajado con...

Ha habido terrorismo en el País Vasco.

Yo he vivido el terrorismo y nos hemos reído de ello.

"Vaya semanita"... Sí, sí.

Nos hemos reído de nosotros mismos.

Entonces, al final, es una manera de sobrevivir,

de quitarle hierro al asunto. Somos así.

¿Es una forma de luchar contra el miedo el humor?

Ahí vamos. Es una defensa para vivir en esta vida de incertidumbre

que solo sabemos que tiene un "deadline"...

Y no cuándo. Y no cuándo.

Ya bastante es vivir.

Bastante es vivir, ¿no? Maldita sea.

Y al final, lo tienes que decorar

y yo decía: "Me siento mal por estar embarazada,

porque mi hija va a morir". Esto es un horror.

Ya lo sé. Pero esto es humor.

Vamos a dejarlo claro, estás haciendo humor.

Estoy haciendo humor, claro, pero es que es verdad.

Un producto perecedero. Va a nacer y es como:

"Te he dado la vida, pero te la voy a joder también".

Entonces, es ese sentimiento de cómo vamos a jugar aquí.

Vamos a jugar riéndonos.

Sí, porque muchas veces, la gente piensa:

"No os tomáis en serio la vida", pero ¿hay que tomársela en serio?

Yo estoy a favor de no tomártela en serio.

Es verdad que, cuando hay algo que te hace daño,

cuando está la llaga y, de repente, se meten con ello,

pues es normal que te duela, pero ¿todo?

Este mundo al que hemos llegado de todo políticamente correcto

yo no puedo. Todos los movimientos que hay ahora

como que crees que tienes la última palabra

y que eres perfecto. No. Más autoreflexión.

Ya. Que no somos perfectos ninguno.

Bueno, yo lo rozo.

Lo rozo y, sobre todo, borracha lo rozo más.

Hombre, ya no. ¿Te va a cambiar el ser madre?

Sí, claro. No me voy a poder agarrar los pedales que me agarraba antes.

Me refería a la comedia, Valeria. Tampoco hace falta ser tan franca

y confesarlo todo.

Eso lo dejamos para "Sálvame".

Aquí, en este programa, te preguntamos por la comedia.

¿Te va a cambiar el...? Es niña, ¿no?

Sí, es niña. Yo creo que como cómica no.

Es verdad que me cuesta mucho,

porque hablo mucho de mí en la comedia

y también ya estoy hablando de otra persona y eso me agobia.

Cuando hago un chiste de mi madre, no sabes la que me cae.

¿Tu madre te echa broncas?

Sí, porque, como cuento la verdad,

me dice: "Mira, la verdad, cuenta tú, pero olvídate de mí".

Entonces, imagínate que mi hija

no tiene por qué ser una persona conocida

o exponerla yo.

Supón que tu hija de sale cómica...

Yo feliz. Hombre, nos vamos las dos de...

Ahora, hay cada vez más cómicas, por fin.

Hombre, me encantaría. Sí, sí.

Muchas gracias, Valeria, Gracias a ti.

No te he dejado comer. Me hubiese gustado que hablaras más.

No, yo no...

Ahora zampo, que se me quedan como "pa'luegos".

"Y después del restaurante, mañana toca circo.

Mi agenda empieza a parecerse a la de cualquier político.".

Hola. ¿Otra vez tú?

Ya, ya. Es que, como la última vez me fui así de esa manera

un poquito extraña, pues... Claro.

Me ha dado por pasear a ver si te veía. ¿Sigues?

Sigo, sigo.

Ya. Entonces, si eres "lehendakari",

¿vas a abandonar tu carrera artística?

Eh, no. Puedo hacer las dos cosas.

Hombre, a lo mejor este...

¿Y te contratarías a ti misma, por ejemplo, para hacer...?

Para cantar en las fiestas del pueblo, para pinchar.

Si fueses "lehendakari",

¿te haría feliz o a ti nada te hace feliz?

A mí me hacen feliz muchas cosas:

"Aquí no hay quién viva",

por ejemplo, ver el mar

y pocas cosas más,

pero hay ciertas cosas que me sacan una sonrisa.

Oye, pues un buen lema como "lehendakari":

"Aquí no hay quién viva" y, cuando llegues,

"La que se avecina", ¿no?

No, no, por ahí no paso.

Gracias, ¿eh?

Te dejo con lo tuyo y suerte.

Hala, hasta otra. Hasta otra.

Si quieres cualquier cosa,

como nos volveremos a cruzar seguro en lo que me queda,

pues me la pides. "Agur".

"Agur".

Mira, ahí se ve la carpa.

Lógico, al lado del río, se pone la carpa.

Uy.

Veo que te has adaptado antes que yo a las circunstancias.

Pues nada. Si se trata de hacer el payaso,

ya estamos los dos equipados.

Hala, al circo.

"Para un cómico, visitar el circo es un poco como volver a casa.

El Gure Zirkua es un circo hecho en euskera y sin leones.

Vamos, justo lo opuesto al congreso de los diputados.".

Iker Galartza,

actor, comediante que ha cumplido el sueño

de, por lo menos, todos los niños de nuestra generación,

que era fugarte con el circo, ¿verdad?

Pasaban y decías: "Quiero ir con estos".

No solo te has fugado con el circo, sino que te has comprado una carpa.

Te has hecho un circo.

Sí, era la ilusión de mi vida.

Yo desde pequeño, cuando mi madre me preguntaba qué quería ser,

yo le decía que payaso

y la verdad es que no he tenido unos padres que me han dicho:

"Bueno, pero estudia otra cosa por si acaso".

No, en ese sentido he tenido unos padres

que decían: "Ah, bueno, vale"

y ahora dice mi padre:

"Mira, y, al final,

está haciendo el payaso y se está ganando la vida".

Fíjate, que yo lo decía en un monólogo,

como me considero payaso,

cuando a mí la gente me dice: "¡Payaso!",

digo: "Me estás diciendo mi oficio".

Es como si le digo a alguien: "¡Mecánico! ¿Qué miras?".

Claro. No pasa nada.

Claro, parece que hay que corregirle, ¿no?

Decirle: "Pero cobrando", ¿no?

Pues sí, y este es nuestro mundo mágico,

en el que también, a ver, los tiempos cambian

y yo sigo haciendo tele.

En el País Vasco, el invierno también es duro de cojones

y ahora lo que es un jardín bonito,

se convierte en un barrizal en dos días,

pero es algo que engancha.

Alguien dijo que cuando ya te atrapa un clavo de estos

que hay tantos en un circo,

pues ya te atrapa para siempre.

Vamos a ver, tú de repente dices:

"Me voy a comprar un circo". Sí.

Vamos a intentar seguir los pasos.

"Me ha ido bien y me voy a comprar un circo".

Lo primero, ¿dónde se busca un circo?

En Internet, hoy en día, como todo. En Internet.

Sí, en Internet.

En España, la verdad es que no hay demasiadas carpas,

pero bueno, Francia, Bélgica, Alemania y por ahí

y vas salseando y vas buscando y decía:

"Esto mismo lo tenemos que hacer aquí.

En Euskadi no hay. No tenemos un circo con nuestro idioma.

Pues todos conocen el circo ruso,

el circo alemán, el circo italiano, en España hay un montón de circos,

pero no tenemos el nuestro".

Por eso es Gure Zirkua.

Entonces, todos piensan que...

tu mujer piensa: "Bueno, esto ya se le quitará de la cabeza",

hasta que ya le dices un día:

"Oye, ¿qué te parece? Me voy a Luxemburgo,

pero es para que estemos todos más juntos.

Así no tengo que ir a Torrejón de Ardoz

a hacer teatro.

Tenemos un cirquito con nuestra caravanita

y estamos, pues toda la familia

con los tres niños todos más juntos, más tiempo juntos.

Si lo hago por la familia"

y los niños empiezan a salir a la pista,

porque tienen dos opciones, que son:

quedarse a leer un libro ahí detrás o estar aquí con nosotros.

Entonces, empiezan a chapurrear.

Mejor en el circo que en Tik Tok.

Sinceramente. Sí, no, y es la verdad.

Cuando están aquí, los niños no piden tablets,

no piden móvil... No piden nada.

Le roban el trombón al músico,

le quitan los trucos al mago,

están con las mazas, los malabares, el equilibrio

y yo feliz de verles así.

¿Qué es más complicado?

¿Encontrar un trapecista que hable euskera

o enseñarle euskera a un trapecista?

Lo estoy pensando y dices: "Contorsionista", por ejemplo.

Contorsionista en euskera es doble contorsionista.

(RÍE) No, no. Al final, hemos tenido también...

A ver, no somos como estos que llevan las mulas.

Nosotros no somos un circo cerrado, quiero decir,

se nos ha plantado en la puerta una argentina

que estaba pasando la gorra en Baquio

y justo tenemos un lesionado

y: "Valeria, ¿quieres trabajar con nosotros?".

"Sí, ¿qué tengo que decir? ¿Qué tengo que decir?".

"'Eskerrik asko'". "¿'Eskerrik asko'?".

"'Eskerrik asko'. Cuando termines el número, 'eskerrik asko'".

-"'Karrikas'... 'Karrikas'...". -"Bueno, di 'agur', ya está".

Y 'oso ondo'. 'Oso ondo', 'oso ondo'.

Pues nos gusta a nosotros también que nuestro idioma,

que solo parece que sirve para algunas cosas,

pues antes no teníamos un circo

y ahora, pues, bueno, presentas a un malabarista de Azpeitia,

pues como si fuese Vladimir, que viene de las tierras lejanas

y lo hace con el "rever", con todo. Qué bien.

Y es de Azpeitia y se llama Ekain Ibarguren.

¿Esto esperas que vaya a más?

¿Que se convierta en una institución o no quieres?

No, nosotros lo que queremos

es, pues ir.

Que el circo sea itinerante

e ir tocando pueblos, que la gente se acerque

y sí creemos que tenemos que hacer...

porque antes esto ha sido aquí pues una cosa de cuatro locos

y yo creo que tenemos que seguir

pues por ese camino de hacer pequeños talleres

y luego funciones.

El humor es la guía de todo, por lo que veo.

Además, tú tienes tus números preparados, tus trucos secretos

por si se alarga, por si se acorta...

Haces un poco de jefe de pista y de "clown" y de todo a la vez.

Sí, bueno, soy un poco el hilo conductor.

Tengo un payaso que es Pospolo,

que llevo 22 años haciéndolo en plazas,

en casas de cultura, en teatros, con mis colegas,

con mi compañía aquí de toda la vida

desde que empezamos siendo chavales,

pero me gusta hacer números clásicos de circo.

(HABLAN EN EUSKERA)

(HABLAN EN EUSKERA)

Quiero hacer esos números que yo he conocido de niño,

porque creo que la gente tiene que conocer estos números.

Hoy en día, parece que, cuando trabajas para los niños,

tiene que ser todo muy pedagógico.

Tienes que enseñar cosas.

Yo no estoy para enseñar nada.

Para eso están sus padres, ¿no?

Y para eso pagan el cole.

Pero, quiero decir, desde el respeto,

se puede ser gamberro

y desde el respeto, se puede hacer reír

y se puede reír primero uno mismo y luego hacer reír a los demás.

Y tú no puedes negar que eres vasco.

O sea, de hecho, tienes un acento...

¿Te cuesta quitártelo? Los "Vaya semanita" y tal...

No, a Aguirre Gómez Corta, a Terol, a toda esta gente

les decían: "Venga, poned acento vasco y tal"

y yo decía: "Y yo también, yo también". "No, tú no".

Tú te caíste en la marmita del acento vasco.

"Tú no, tú tal cual. Galartza, no cambies".

"Joer, yo también quería hacerlo". "Bueno, venga, haz de vasco"

y empezaba a acentuar un poco las "R", las "S",

que ya las tengo ya de por sí un poco así...

"No, no, porque, cuando tú haces de vasco,

pareces ruso. Entonces, no hagas de vasco".

Y nada, sí, soy vasco.

Es que hay un número muy bueno.

Esa especie de Obélix de lo vasco me ha encantado.

Oye, y cuando hablas de payaso,

en euskera, ¿también se habla...?

porque tenemos tendencia los que hemos hecho de payaso,

ha hablar "achí, de payacho".

No, no, hablas normal, hablas normal.

Igual, sin querer, se te va la voz un poquito por ahí,

pero es porque hemos conocido, ya te digo, a Fofó,

a Pepín León, a estos payasos,

los Rudi Llata también tenían esto

y, bueno, siempre está el payaso que...

(RÍE IMITANDO A UN PAYASO)

Y luego estaba el otro que...

Pero eso va con la estatura más o menos de cada uno

y el gamberrismo y...

Pues el circo lleva la alegría por donde va.

"Había una vez un circo...", te acuerdas, ¿no? Lleva la alegría

y te voy a decir una cosa, se te nota.

Llevas esa alegría del circo.

Me la has contagiado en este rato. No pienses que me quedo...

Normalmente, hago entrevistas a otros comediantes

y me voy deprimido,

pero en tu caso, me has transmitido una alegría

que me has dado unas ganas de verme una función de circo.

Qué bien. Me alegro. Muchas gracias.

A vosotros. Muchas gracias.

Que vaya muy bien. Igualmente.

Si nos vieran trabajar,

las horas que metemos aquí ensayando,

si nos vieran sudar

para conseguir una sonrisa,

arrancar una carcajada, un aplauso...

Yo quería ser payaso y soy payaso y soy feliz, ya está.

"De la comedia y la política", Cobeaga 3.

Luego también con la izquierda abertzale

algún "sketch"...

Me acuerdo de uno que era

que la izquierda abertzale siempre cambia las siglas

con las que presentarse como partido político.

Al principio, era Herri Batasuna, H.B.,

luego ha sido E.H., que era Euskal Herritarrok...

No sé, ha habido muchísimas marcas. Entonces, teníamos un "scketch"

en el que los miembros de ese partido político,

de esa magma que es la izquierda abertzale,

decidían por sorteo

las nuevas siglas.

Es decir, que tenían dos bolsas donde había letras y otras letras.

Entonces, el "sketch" empezaba diciendo:

"A ver, una mano inocente"

y todos se miraban entre ellos y no hacían nada.

Yo, claro, que he vivido mucho tiempo allí,

que conozco a gente de la izquierda abertzale,

con ese "sketch" sí que recibí alguna cosa

de: "Bueno, estos se están riendo un poco demás de nosotros".

Por fin, Óscar me trae a la playa de La Concha,

apreciada por los donostiarras y por los argentinos.

Aquí vamos a encontrarnos

con Santi Ugalde y Gorka Aguinagalde.

(SUSPIRA) Espero que el paseo no sea tan en balde.".

No sería mal sitio este para ti, ¿eh, Jaime?

La Concha, San Sebastián.

Menudas vistas.

¿Qué tal esto de estar juntos? No os soléis ver muy a menudo, ¿no?

-Pues... -Menos de lo que queremos...

-Menos de... -Pero más de lo que os pensáis.

Yo no acabo de pillar ese giro, pero bueno.

Tenemos un problema:

que llevamos trabajando juntos muchos años

y nos queríamos antes de trabajar,

mientras hemos trabajado, nos hemos querido

y nos seguimos queriendo.

O sea, trabajar es un placer,

porque ya es un placer... Tú eres el jefe

y es lógico que digas esto. No, no.

Ahora veremos. No, es cierto.

Nos conocemos hace mucho, nos conocemos bien

y es un placer trabajar juntos

porque haciendo humor es importante pasártelo tú bien

para que se lo pasen bien. Tú, por ejemplo, siempre dices

que, siempre que vas a un trabajo, piensas en Santi.

Es mi condena.

Pero lo explico.

-Desde que lo conozco... -Soy tu talismán.

No, si la pregunta no era para ti, era para Gorka.

¿Qué tal llevas...? (RÍEN)

¿Qué tal llevas esto, Gorka?

Me alegro de que hagas esa pregunta

porque, precisamente, si alguien va a ir al agua hoy,

va a ser este individuo.

Pero es curioso, porque luego le preguntan

quién es el tío más divertido que conoce

y dices: "Sin dudas, Gorka". Sí.

¿Cómo lo llevas, Santi?

(RÍEN)

Yo no coincido absolutamente con nada.

Ellos son graciosísimos, la hostia de graciosos,

y digo: "Bueno, hay que aguantarles y escucharles".

Incluso, a veces, vapulear como un bambi la cabeza.

-"Sí, sí. -"Soportarles", ¿no?

Sí, reírles la risa.

El perro de la bandeja trasera del coche. Hay que hacer así.

Es muy importante. Para un humorista, tener un perrillo así

es fundamental. Yo hago de perrillo de Óscar.

Soy obediente y le da mucha confianza.

Yo creo que Santi tiene una comicidad innata

y Gorka también, y, a veces, es ajeno a esa comicidad.

Entonces, es un valor seguro,

porque tiene un humor que solo lo domina él.

Es el último mohicano de su propia historia.

Entonces, lo llevas a un programa y funciona siempre.

Y queda muy bien en pantalla.

Es verdad que tiene una videogenea...

-Sí. -Soy sordo.

Es importante ser sordo.

Y cuando nos dijeron que el piso lo habían comprado unos vascos,

pensamos en poner un detector de metales en el portal.

-Qué inocentes. -"Kaixo".

Mis chavales, Antonio y Francisco Sánchez.

Tienen el apellido del padre.

Yo tengo una anécdota con Santi.

íbamos a hacer un programa de humor con el deporte,

que a mí el deporte me gusta, pero tampoco soy especialista,

pero había un hueco para entrar a la tela y es importante.

Llamo a Santi y digo: "Tenemos programa".

Santi no tiene ni idea de deporte.

Entrevistamos a futbolistas de primera división

y Santi tenía licencia, porque, como no entendía nada...

Era en directo. "Sal cuando quieras y haz lo que quieras".

Un día vino el presidente del Real Madrid, Calderón aquel

y este sostenía que se parecía a Karol Wojtyla,

al Papa.

-No me acuerdo. -Sí.

Estaba este con los abusos de los curas

y me dice: "¿Me dejas salir a decirle que...?"

y digo: "Santi, por favor, no".

Entonces, estuve en tensión todo el directo

mirando por el rabillo del ojo

y saliste para que se bebiera un Cola-Cao.

Le pusiste un Cola-Cao con pajita que no se podía beber.

-Del Cola-Cao me acuerdo. -Sí.

Hasta que no se lo tomó no me marché.

Digo: "No me voy a marchar hasta que se lo tome".

Me miró así y dijo: "Este gilipollas...".

Y: "Hala, fuera, márchate".

Entonces, después lo de... quiero decir, que ya ibas calentito

para hacer los "sketches" de "Vaya semanita.

De "Vaya semanita" había muchas vertientes.

Para mí, el chiste más importante era el primero

y, si ese chiste iba bien,

si entraba bien en el arranque del programa,

lo demás no me importaba nada.

El "sketch" bomba que lo llamábamos. ¿Bomba?

Sí, entre los guionistas, me acuerdo con Diego San José,

utilizábamos esa terminología.

Era una sensación, como siempre había que ir avanzando

en un tema que tenía ciertas zonas oscuras.

Entonces, decíamos:

"Vamos a probar a subir un poco el tono en un 'sketch'

y, si la gente lo aguanta,

quiere decir que podemos conquistar ya ese registro"

y ese era, generalmente, el primero que se ponía.

¿En algún "sketch" te has sentido...?

De estos que has dicho: "Joé, se han pasado".

¿Te has sentido mal...?

Yo no lo hice.

Estaba Óscar, seguro, y no me acuerdo de más.

Era un chiste de etarras de aquella época, época dura todavía.

Era el momento en el que los medios de comunicación

le exigían a ETA que pidiese perdón

y en una rueda de prensa en la que tres encapuchados...

-No sé si eran encapuchados. -Sin encapuchar.

Sin capucha hablaban a la cámara

y después de un parlamento más o menos largo del dirigente,

acaba diciendo: "eón".

-Sí. -"¿Eón?".

"Perdona, ha dicho usted 'eón'?

¿Podía usted decir 'perdón'?"

y dice: "Lo he dicho, pero no tengo inconveniente en decir 'eón'".

-Era como 'eón'. -Joder.

Como cuanto te preguntan la edad y dices:

(BALBUCEA) 40. Sí.

Pues es un chiste que para mí en aquel momento,

en esas circunstancias, joder...

Y hablaba mucho de, bueno,

de todo ese tejemaneje que se traían los etarras.

Y yo, después del tiempo, digo ese 'eón',

porque luego también lo aplicas

en tu vida normal. Sí, sí.

"'Eón', señora, no...".

Si dice que es el tío más gracioso, explícanos por qué te lo parece.

Yo cuando lo digo, lo digo de verdad, si no, no hablo.

Quiero decir, para piropos no hace falta.

-Con Gorka y creo que... -Somos disfrutones.

Pero tienes un talento innato para buscar el 'gag'.

Es una metralleta de 'gags',

pero el 'gag' de palabra, el físico...

y es muy valiente, a veces, hasta demasiado.

Sí, hay veces que hay que decir: "Para, Gorka".

-Rozando... -Eso me decía mi 'aita'.

Mi padre me decía: "No sabes parar".

A mí me gusta pasármelo bien

y que los de alrededor se lo pasen bien.

Además, tienes como un prototipo o un estereotipo,

no sé cómo definirlo, del vasco con un apellido...

Sí, un personaje que suelo hacer en monólogos.

Es Patxi Arrigagorritxerriberrigoitiabeitia.

Me llamo Patxi Arrigagorritxerriberrigoitiabeitia.

Soy el primero que se arrima a pagar,

porque tengo dinero para enterraros a todos.

(Risas)

¿Y en qué consiste?

Pues es el típico casero. Es el típico tío de caserío,

pues noble, muy bocazas, de buen corazón,

pero que habla antes de pensar, ¿no?

El otro día mi sobrina me regaló un "esmarmón", un "esmarf"...

No me hago porque, claro, al segundo día,

no hacía más que pitarme en la oreja. Pi, pi, pi.

Y yo: "Hostia". Tenía memoria completa.

Miro y tenía 657 fotos de la oreja.

(Risas)

Es muy importante escudarte en un personaje

para poder meter el dedo en la llaga

más que en un monólogo al uso.

Parece que es tu opinión.

Sí, ahora en este mundo que llevamos con esta autocensura, incluso,

es más difícil, pero escudado en un tío con una tripa así de gorda

y haciendo "yipiyé"

te permite entrar en un terreno que, si no, no entrarías.

¿Por qué pasa esto de que la comedia no se valora?

Cuando, además, es lo más difícil de hacer.

Es la eterna pregunta que no tiene la eterna respuesta.

Yo creo que ser cómico

es un grado al que acceden algunos actores.

Entonces, eso fastidia. También te la voy a coger.

Es un grado superior de verdad, aunque joda.

Vamos a hablar de "Allí abajo", que los tres estáis juntos.

Sí.

Esto de tener que iros a otro sitio a trabajar...

¿Sabes lo bonito de "Allí abajo"?

Que la productora Plano a plano

decidió, César Benítez, hacer una serie

en la que los actores vascos fueran vascos de verdad

y los andaluces, andaluces.

O sea, dejar de engañar con acentos que no son los tuyos.

Y, claro, la vida del actor era similar a la vida del personaje.

Teníamos que bajar a Sevilla casi todas las semanas

como los personajes bajaban.

Y luego éramos cuadrilla en la serie

y éramos cuadrilla en la vida real.

O sea, trasver puro. Sí.

En un momento dado,

no sabes cuál era la ficción y la realidad.

¿Qué os llama más la atención del humor andaluz?

O, ¿qué diferencias podéis ver con...?

El andaluz, el humor y la actitud de la vida, que nos da envidia,

es que es el disfrute constante.

Todo lo que hace un vasco tiene que servir para algo.

-Es verdad- -Es una visión muy guipuzcoana, creo.

No es igual un gipuzcoano, que un bizcaíno, que un alavés.

Yo creo que esa practicidad...

Me encanta esa necesidad de encontrar diferencias.

-De matizar. -Las hay.

Aquí estamos... Tú de nacimiento eres vizcaíno,

tu guipuzcoano y yo alavés. -Alavés.

O sea, como Jesucristo.

Bueno, estos son los ladrones.

Jesucristo era Dios y hombre "alavés".

Esto un andaluz lo hubiera hecho en 40 minutos.

Sí, sí.

Bueno, lo que quería decir y no sé si Óscar estará...

Me parece que los guipuzcoanos son muy prácticos

y son metódicos y van, panba

y el vizcaíno se desparrama mucho más.

Hay un conflicto entre vizcaínos y guipuzcuanos, creo que más,

de dónde reside la esencia de lo vasco.

Nosotros los guipuzcoanos creemos que es aquí

por la cúpula de... -Del trueno.

Del santuario Loyola en Azpeitia, pero es cierto...

-Todo lo lleváis al clero. -Hombre, y no lo lleves.

Y sales de aquí y todo el mundo habla de Bilbao.

No reconocen ni Guipúzcoa.

En Andalucía era: "Bilbao. Bilbao"

y te hacen siempre echado para delante

y es cierto que fuera gana Bilbao, gana Bilbao.

Pues de una persona de la llanura

a una de las montañas y el mar, gracias.

¿Me acompañáis fuera? Sí.

"Cómo he disfrutado del viaje a Donostia,

en este encuentro con el humor más valiente,

el que busca unir desde la risa

y que nos recuerda que la comedia siempre, siempre es menos absurda

que el conflicto.".

¿Qué es para ti la comedia? Pues es una forma de vida.

Para mí la comedia es reírse de todo

y una forma de ver la vida para no matarte.

A mí me ahorra muchísimo dinero de psiquiatras, de psicólogos...

Es el único reducto donde se puede decir la verdad.

Me ayuda mucho a sobrevivir.

Creo que es algo que no puedo evitar.

Una vez intenté escribir un corto de terror y quedó comedia.

La comedia es mi vehículo,

mi vida, para que me esté gustando vivir.

"Pero ¿por qué los cómicos no podemos evitar

meternos en problemas?

¿Por qué intentamos reírnos incluso en los peores momentos?

Y entonces recordé aquel viejo chiste.

Aquel del tipo que va al psiquiatra y dice:

'Doctor, mi hermano está loco. Cree que es una gallina'

y el doctor responde:

"¿Y por qué no lo mete en un manicomio?"

y el tipo le dice:

"Lo haría, pero necesito los huevos".

Pues eso es lo que pienso de la comedia.

Es totalmente irracional y loca y absurda,

pero supongo que continuamos haciéndola

porque la mayoría necesitamos los huevos".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • País Vasco: de la comedia y la política

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país para reírlo - País Vasco: de la comedia y la política

08 jun 2021

'Un país para reírlo' viaja a San Sebastián para descubrirnos como humor y política pueden ser una buena combinación. Goyo Jiménez, junto con su inseparable amigo Jaime, se dejan llevar por el encanto de Donosti y estan muy bien acompañados por los cómicos más famosos de la zona. Oscar Terol es el encargado de enseñar a Goyo las principales características del humor vasco y le cuenta los secretos para triunfar riéndose de un tema tan polémico como es la política. Además, Terol nos presenta a parte de su cuadrilla formada por los actores cómicos Santi Ugalde y Gorka Aguinagalde. El programa también conoce otra visión de la comedia vasca gracias a Iker Galartza y su circo. Asimismo, Jon Plazaola y Valeria Ros son los encargados de charlar con Goyo acerca del humor en euskera y de cómo han triunfado en el resto de España. Goyo pasea con Esty Quesada, más conocida como 'Soy una pringada', recorrer los principales teatros de San Sebastián y contar con las reflexiones del guionista Borja Cobeaga.

ver más sobre "Un país para reírlo - País Vasco: de la comedia y la política" ver menos sobre "Un país para reírlo - País Vasco: de la comedia y la política"
Clips

Los últimos 45 programas de Un país para reírlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos