Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5657390
Para todos los públicos Últimas preguntas - Catequesis para adolescentes - ver ahora
Transcripción completa

Hola amigos, qué tal, muy buenos días.

Bienvenidos una semana más a Últimas preguntas.

Hoy vamos a hablar de los adolescentes,

de la adolescencia, esa etapa de la vida de cambios,

de crecimiento, de maduración y de búsqueda.

Y dentro de esa búsqueda,

pues también está la búsqueda trascendente,

la búsqueda de Dios.

También es una etapa en la que, en este sentido,

se sufre en algunos, o se experimentan, mejor dicho,

algunos cambios.

Pues de estas cuestiones vamos a hablar,

y lo vamos a hacer en una conversación

que mantuvimos hace algunos meses,

pero con todo esto que ya saben que estamos viviendo,

ha habido que posponer la emisión del programa,

pero ahora que se van a poder empezar a recuperar

los grupos de catequesis posconfirmación,

pues nos parece un buen momento para recuperar, también,

esa entrevista que manteníamos con el sacerdote italiano

Gianvito Sanfilippo.

Él puso en marcha, hace unos 20 años,

estos grupos de catequesis posconfirmación

y que, desde luego, están teniendo unos resultados estupendos,

están creando unos grupos magníficos en muchísimos lugares del mundo.

Vamos a ver esa entrevista.

Don Gianvito, muchísimas gracias por estar con nosotros,

bienvenido, buenos días.

Buenos días, gracias.

Cuéntenos, cuál es el objetivo de estas catequesis de posconfirmación

en un momento en el que es un poco más difícil, digámoslo así,

que los chicos, pues, hagan vida de parroquia, de encuentro, de...

Esta catequesis ha nacido, más o menos, hace 21 años, en Roma,

en la parroquia de Mártires canadienses

y ha salido, en principio,

con la ocasión de un problema que ha habido en la parroquia,

el párroco de entonces, después de la confirmación,

ha visto que todos los chavales se iban de la parroquia,

así que invitó, en esta parroquia, porque esta parroquia es la primera

donde se abrió el Camino Neocatecumenal en toda Italia, 1968.

Y hablando con él, le dijo:

"¿me puedes ayudar para construir o proyectar una pastoral?"

Así que empezamos una experimentación,

y ya Kiko y Carmen habían pensado desde 1985, ya habían reflexionado,

y han tenido esta inspiración.

Empezamos yo, y cuatro matrimonios con los inicios del Camino,

y muchos años ha sido una experimentación silenciosa,

en el sentido, es decir, en la misma parroquia.

Para ayudar a los adolescentes,

con los problemas que conocemos de los adolescentes.

Es en esta edad, que es maravillosa,

pero, al mismo tiempo, tiene unos peligros normales,

como en todos los tiempos de la vida.

En la adolescencia sabemos todos que es,

como lo llamo yo, "la tierra del medio",

como sabemos, ya no son niños, todavía no son adultos,

así que se encuentran en un momento de paso,

donde hay muchas cosas que se pasan rápidamente,

el desarrollo físico, el desarrollo afectivo, sexual, los enamoramientos

y mucho más, las relaciones que se ensanchan...

La dificultad normal que hay al relacionarse con los padres,

ese momento donde se habla muy poco con los padres,

con los amigos muchísimo, pero con los padres, monosílabos.

Así que, en este tiempo, hemos visto también en ellos,

se ve, claramente, que ellos desean ser tratados de adultos.

Todavía no lo son, pero no son niños,

y, a veces, los padres no se dan cuenta

que están creciendo, y muy rápido.

Ya sabemos, muchas veces he dicho que, en 3 meses,

hay que cambiarle de hábito, cambió la voz, cambió todo,

casi no le reconoces, a veces.

Quizá por esto que nos está comentando

se desarrolló la idea de los padrinos,

que sea una pareja, un matrimonio,

quienes apadrinen a estos chicos en estos encuentros,

en estas catequesis.

Sí, exactamente por eso.

La iglesia católica sabe que es necesario,

en algunos momentos de la vida tener educadores a la fe,

que no sean los padres.

En este caso Kiko y Carmen

han tenido esta inspiración, muy buena,

que sean familias que ayuden a familias,

familias cristianas que ayuden a familias

de una manera original, nueva, que ha tenido éxito.

Nueva porque estas familias que son del Camino Neocatecumental,

pero están abiertos a todos, es para todos,

se ofrece este instrumento, este recorrido pastoral

para todos los jóvenes de la parroquia que quieran

o el párroco quiere,

y abren su casa, porque en este tiempo,

por el hecho de que ellos no quieren ser considerados como niños,

a veces, consideran la parroquia como un lugar de niños,

de la catequesis de niños, de la primera comunión,

de la confirmación, ya no me gusta mucho.

Cuando le hemos dado la posibilidad, abriendo las casas de esas familias,

con grupos de ocho, chicos y chicas,

que le acogen cada semana el viernes por la tarde,

han dicho: "oye, me tratan de adulto, me gusta mucho".

A la casa van más, a la parroquia un poco menos, eso es normal.

Bueno, pues vamos a conocer el testimonio

de alguno de estos padrinos.

Nosotros experimentamos, cuántas veces los recibimos cansados

y cuando se van los chicos, estamos felices,

porque es que es verdad que la casa se llena de vida.

-El campamento es espectacular.

Son 4 noches y 5 días y los chicos disfrutan.

Si ves a los niños llorando, dando su experiencia,

habiendo tenido un encuentro con Jesucristo,

porque yo tengo poca fe y, a veces, pienso,

a los chicos les vamos a aburrir.

Sin embargo, ves que los chicos

sufren un encuentro con Jesucristo, vivo y resucitado,

y eso lo dicen ellos.

Y ver a chicos de 12, 13 años, hasta 17 años,

emocionados y dando gracias a Dios de este encuentro que están teniendo,

pues es algo que a mí me hubiera gustado tener cuando he sido joven.

-Nosotros, especialmente, tenemos a 12 chicos,

y cada uno de ellos tiene sus inquietudes en su vida,

y todos y cada uno de ellos se abre.

Abre tu corazón, se abre, no solo a nosotros, al matrimonio,

también entre ellos,

y yo creo que es una de las claves de esta pastoral,

entender su entorno, para poder luego darles una palabra,

aunque luego, es verdad, que nosotros palabra ninguna,

lo único que hacemos es escucharles

y eso ya, es una ayuda espectacular para ellos.

-Hemos visto también, que es importante para captar a estos chicos

o que vengan más fácilmente,

que el momento de la confirmación se adelante,

por lo menos antes del miércoles de ceniza, antes de Cuaresma,

porque como ya, hay veces que en las parroquias

se hacen, pues ya terminando, o antes del verano,

y ahí los chicos se enganchan.

Nosotros, es verdad, que nada más hacen la confirmación,

a la semana siguiente, empezamos ya con padrinos.

-Tanto en el sur de Europa como en el norte,

la anécdota es que cuando los hijos regresan del colegio

y un padre les pregunta: "¿cómo te ha ido en clase?",

el hijo, la primera cosa que responde es; "bien".

La segunda pregunta que hacemos todos nosotros, padres,

es; "¿qué has hecho en el colegio?" y el hijo responde: "nada".

Esta frase es igual en todas partes.

Y aquí porqué Jesucristo viene para todos los chicos

que, en este momento, están en crisis, en la adolescencia.

-En estos 21 años de posconfirmación

hemos visto muchos milagros en los chicos,

pero para las parejas también es importante.

Porque una pareja no puede acoger a los chicos en su casa

si han discutido,

porque los chicos perciben esto de inmediato.

Por eso es importante, hacer las paces antes.

Los chicos ven que las parejas que los acogen son parejas normales,

normalísimas, con sus dificultades, pero que, tras una discusión,

existe siempre el perdón.

¿Cómo están estructuradas estas catequesis, estos encuentros?

Porque es cierto que los adolescentes,

precisamente en este momento, en esta etapa de su vida,

demandan, digamos, otro estilo comunicativo,

otro estilo, también, de relación con Dios, ¿no?

Sí, claro, diferente.

Bueno, se añade parroquia y casas.

Pero 3 veces en casa, 1 vez en la parroquia.

Así que hay temas clásicos de moral que son las diez palabras de la vida,

las virtudes teologales, cardinales, los pecados capitales, bueno...

las obras de misericordia,

todos, temas que desarrollamos cada uno

con 4 encuentros que son de viernes, por la tarde, noche,

no se cómo se dice, porque a las 8, 8 y media de la tarde

que, normalmente, muchos de los adolescentes,

se van a hacer otras cosas que sabemos.

Y nosotros ofrecemos esta posibilidad,

hemos visto muchos milagros, muchos, como todo el mundo, me imagino.

Dios actúa, con estas debilidades, pero actúa.

Bueno, pues vamos a ver qué nos cuentan los adolescentes.

Te ayuda también a que te puedas desahogar de los problemas que tienes

porque tienes a personas que te escuchan,

que están viviendo lo mismo que tú

y es que es como que te das cuenta de que, en verdad, en tu vida,

hay cosas que puedes mejorar.

-Como que necesitaba en mi vida un grupo así

y ha sido genial que apareciesen padrinos

porque, encima, conoces a gente nueva y piensas al principio:

"jolín, serán... no se cómo me van a caer y eso",

pero en realidad, son súper majos, son súper buenos todos

y estoy súper contenta.

Y encima los padrinos te ayudan un montón

y te dicen lo que puedes mejorar,

o si te has enfadado con tus padres o algo,

pues te ayudan a pedirles perdón y cómo puedes hacerlo y eso,

y está genial.

-Me dijo mi madre: "¿qué tal, qué te ha parecido?"

y dije yo: "pues no sé, no sé lo que es",

me dice: "pues que tienes que ir todos los viernes

a hablar sobre los mandamientos con un grupo y con unos padrinos",

y dije: "pero bueno, si yo a eso no voy a ir, cómo voy a ir yo a eso

si yo los viernes tengo que salir con mis amigos

y tengo que irme por ahí",

y no, que no, que yo no quería ir a eso y discutí mucho en mi casa.

Discutí y, claro, estaba yo tan cabreado que cogí una calculadora

y empecé a calcular todos los viernes que iba a perder de mi vida, ¿no?

y le dije: "mira, 400 viernes que voy a perder por culpa de esto,

que no sé ni lo que es, no sé qué voy a hacer",

y bueno, llegó el primer viernes y nada, súper agusto,

nos lo pasamos genial y claro, yo, con la cara de vergüenza

de cómo le digo yo ahora a mi madre

que me ha encantado esto y quiero ir todos los días,

y bueno, pues eso, se lo dije, se estuvo riendo de mí...

-Cuando iba a terminar el curso me dijeron mis padres

que iban a hacer un campamento de padrinos,

entonces dije: "no quiero ir", pero por no aguantar a mi madre

hasta que se acabe el plazo de inscripción

diciéndome que me apuntase, que me apuntase,

dije: "mira, apúntame"

y ya que sea lo que dios quiera porque vamos...

O sea, es que era muy pesada, en plan, todo el rato lo mismo.

Y dije: "bueno, pues me apunto",

y el día en el que estaba haciendo la maleta,

se me quitaron totalmente las ganas de ir

y yo diciendo a mi madre: "no quiero ir, no quiero ir,

me niego totalmente a ir".

Y bueno, pues al final fui y ya estando en el bus,

yo, con cero ganas, estaba negada.

Solo tenía dos opciones,

o aprovechar estos cinco días y pasármelo lo mejor posible,

o estar amargada y no hacer nada.

Entonces escogí la primera opción y para mí fue la mejor,

porque luego me lo pasé súper bien en el campamento,

me ayudó muchísimo,

y yo pensaba que iba a ser todo como desayunar, rezar, comer, rezar,

irte a dormir y nada.

Y al final fue todo lo contrario y fue todo juegos, marchas,

y siempre había un rato de oración y una misa diaria

que la verdad es que ayudaba bastante.

Y luego ya, después del campamento

dije: "¿cómo puedo vivir estos 5 días tan maravillosos que había pasado

y cómo lo puedo experimentar?".

Entonces, la única opción era ir a "padrinos",

y Belén, que es mi madrina, estaba todo el tiempo "Marta, vénte".

Y yo "jolín, qué pesada, que es que no para de decirme vénte".

Digo "bueno, pues voy" y ya por lo menos, pruebo.

Y la verdad es que ahora mismo estoy súper agusto con mi grupo,

porque la verdad es que me ha tocado el mejor

y mis padrinos me encantan.

Don Gianvito, ¿cómo es esta etapa?

Me refiero, tanto desde el punto de vista de crecimiento personal,

madurativo, como también de encuentro con Dios,

desde el punto de vista de la fe, de su espiritualidad,

porque, a veces, pensamos o tenemos la creencia,

errónea, desde mi punto de vista,

de que los adolescentes están a lo suyo,

con sus móviles, sus salidas, sus quedadas, y poco más, ¿no?

Sin embargo, yo creo que tienen una vida interior muy rica,

otra cosa es que sepamos los adultos descubrirla,

ayudarles en este camino, ¿no?

Sí, ellos quieren, de lo que he entendido hasta hoy,

ellos quieren autenticidad, vamos, que se les digan las cosas claras,

sin tener miedo porque, a veces, les consideramos, me disculpáis,

como monos, gente que no puede entender, pero entienden muchísimo,

pero exigen, quieren un nivel alto, o alto, o nada.

Así que, decirles las cosas, mucho, lo más posible,

y después dejarles libres, como un adulto,

te trato de adulto, haces lo que quieras,

pero te digo que la experiencia que hemos visto de salvación

a través de Jesucristo en la iglesia es esta.

Se puede vivir, y muchísimo, y descubres...

me encanta cómo se confiesan, por ejemplo.

Y cada año, de verano, hacemos un campamento de verano de 5 días.

Y la gente piensa, bueno, juego, juego, juego, no.

Kiko, cuando me habló de esto, me dijo:

"En esta edad es muy importante el momento de oración, de palabra,

todo eso, y juegos".

Un equilibrio, no puede ser solamente oraciones, claro,

no puede ser solamente juegos, le tratas como un niño, no.

Ellos dicen... (GESTO).

Pero cuando se habla muy claramente, diciéndoles las cosas verdaderas,

aún si son difíciles,

la mayoría de sus compañeros piensan que son imposibles,

no, se puede.

Así que se compensa por la noche, le enseñamos en el campamento,

una noche vamos subiendo por el monte, le enseñamos el rosario

a grupitos, subimos a 2000 metros, y esperamos a que se levante el sol,

al alba, y se lleva ahí una eucaristía, como es,

donde encontramos una piedra, con frío,

pero mirando el sol, que es imagen de Jesucristo,

y hay juegos también que son importantes para relacionarse,

pero cada día, también, por ejemplo, yo digo:

"a las 7 hay misa, quien quiera que se levante,

si no, te despiertas después para el desayuno",

pero yo hago la misa, hay 120 personas, 60 vienen.

Y no les he dicho nunca "vengan a la misa".

En la última noche les digo: "estoy cansado".

Todo el día hay una búsqueda del tesoro, corren todo el día,

que corren, que es necesario que corran.

También para nosotros, si no, es fatal.

Cuando están por la noche cansados,

les digo: "bueno, están cansados, pueden irse.

Yo voy a ver aquí la capilla

o una habitación donde pongo el santísimo para la adoración,

quien quiera, puede venir".

Casi todos van a venir, unos, 5 minutos, otros, 10,

lo que tú quieras.

Hay algunos que se quedan media hora, algunos, hasta 1 hora.

Y después les digo: "A dormir", que ya no aguanto más yo.

Bueno, pero es verdad que hay que crear ocasiones, sin obligar,

pero decir las cosas, que se vea que se pueden hacer las cosas,

si no, nada.

Me llama mucho la atención, precisamente, esto que está diciendo

este estilo, que yo creo que, además,

nos los podríamos apuntar las familias, los colegios,

cualquiera que estemos relacionados con adolescentes.

Este estilo propositivo, de libertad absoluta, ¿no?

Exactamente, como hombres responsables.

Juan Pablo II decía: "libres y responsables".

"Cada uno plasma a sí mismo", como decía San Gregorio de Nisa,

nosotros con nuestra libertad, nuestras elecciones libres,

el libre arbitrio, plasmamos nuestra identidad.

Seguro que ahora hay muchos padres que están viendo este programa

y oye, pues se están preguntando por estas catequesis.

Les invitamos, les invitamos a que se acerquen a sus parroquias,

o que busquen alguna parroquia

donde se esté llevando a cabo esta catequesis posconfirmación.

Sí, cómo no, por ahora, donde hay Camino Neocatecumenal,

muchas parroquias tienen también esta proposición de este recorrido

que, normalmente, es de los 12, 13 años,

hasta los 18, 19 años.

Y, desde hace 5 años, hemos empezado también otro recorrido pastoral,

¿se puede decir?

Dos, tres años, desde la primera comunión hasta la confirmación,

porque muchos párrocos, nos han dicho:

"ahora el problema es después de la primera comunión,

no como antes, después de la confirmación, no".

Después de la primera comunión, la mayoría se van,

así que, hemos preparado, ya funciona en Italia, en España,

otros lugares.

Porque, ya lo decíamos antes,

pero hay que recordar que estas catequesis

están abiertas a todos los chicos, a todas las familias,

aunque no pertenezcan al Camino Neocatecumenal,

incluso, nos decían, que en muchos lugares, la mayoría no pertenece,

pero también a chicos de otras confesiones,

a chicos que puedan estar más lejos de la fe, incluso hay casos,

de adolescentes que no están bautizados,

pero sí que están haciendo estas catequesis.

Sí, sí, sí.

Hay también, por ejemplo, este recorrido,

los que están en el Camino Neocatecumenal,

hacen el camino y eso.

Hay gente que está, no sé, en Opus Dei,

hace su recorrido y su pastoral y también vienen, libremente.

Si ve que le va a ayudar,

este año se ha pasado a nuestra parroquia en Roma

un padre que preguntó:

"¿qué habéis hecho con mi hijo después del campamento de verano?"

Nosotros: "¿qué le hemos hecho"

Después del campamento, nunca iba a la misa, nunca rezaba,

volvió, empezó a ir a la misa, empezó a rezar,

empezó a poner orden en su habitación,

eso es el milagro de los milagros.

Estaban sorprendidos. Y nosotros también.

No es normal, no hay que acostumbrarse a los milagros, no.

Siempre hay que darle gracias a Dios, que lo hace, y bien.

Ah, no se lo he dicho, continuad como queráis,

todo lo que hacéis, para mí va bien.

Don Gianvito Sanfilippo, muchísimas gracias, de verdad,

por haber estado con nosotros y habernos acercado estas catequesis

que, me consta, tanto bien están haciendo a tantos chicos,

a tantos jóvenes.

A vosotros, gracias por la ocasión de hablar con vosotros.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

Últimas preguntas - Catequesis para adolescentes

06 sep 2020

La adolescencia es un tiempo de búsqueda, también en el ámbito espiritual. En el programa de esta semana hablamos con el sacerdote Gianvitto Sanfilipo y con un grupo de adolescentes sobre sus inquietudes de fe.

ver más sobre "Últimas preguntas - Catequesis para adolescentes" ver menos sobre "Últimas preguntas - Catequesis para adolescentes"

Los últimos 608 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos