Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5547668
Para todos los públicos Últimas preguntas - 50 preguntas sobre la misa - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, amigos, ¿qué tal? Muy buenos días.

Muchas gracias por estar con nosotros

en un día, en el que les digo la verdad,

el programa para mí, al menos, es un poco especial.

Todos lo son de alguna manera,

pues la razón por la que este programa de hoy,

por la que esta conversación

por la que este encuentro es un poco más especial,

es porque vamos a hablar

de uno de los programas de aquí de TVE, uno de los...

Bueno, decir programa cuando vamos a hablar de la misa,

queda un poco raro,

pero se lo vamos a preguntar mejor a quien está con nosotros,

el director del programa "El día del Señor",

que le conocemos comúnmente como "La misa",

está con nosotros Juan Carlos Ramos.

Buenos días. Buenos días, Mari Ángeles.

Gracias por estar con nosotros.

Digo que hablar de programa

cuando estamos hablando de la misa, a mí se me hace raro.

Es un programa muy peculiar,

el más peculiar de los que hay en televisión,

porque es un programa donde no buscamos la audiencia,

sino la participación.

Claro, porque estamos hablando

y creo que no digo nada fuera de lo normal si digo esto,

que estamos hablando, no de audiencia...

Yo creo que, a ninguno de nosotros, a mí alguna vez esto,

y perdonen que hable en primera persona,

alguna vez me lo han preguntado y digo:

"Mira, yo no estoy pendiente de los datos de audiencia

con que este encuentro le sirva a una persona

yo me doy más que satisfecha".

Obviamente quieres que llegue a mucha gente.

Con la misa si me apuras, más aun,

porque estamos hablando no de una audiencia,

sino de una comunidad, yo creo, que participa de un sacramento.

Se trata de eso,

participa en la medida que puede participar,

que no puede hacerlo físicamente,

por lo menos se beneficia, de alguna manera,

y misteriosa siempre, ¿no?

a través de la televisión, de lo que ocurre ahí.

Por lo menos puede participar

y de alguna manera integrarse en una comunidad.

Una comunidad que es muy grande.

A mí me dicen muchos amigos sacerdotes

que tengo la parroquia más grande de España.

Es verdad.

De alguna manera también, pero es verdad,

mucha gente que se integra y que el programa

lo que tiene que intentar es eso, facilitar que la gente

pueda participar con nosotros en esa eucaristía.

Has dicho en esta contestación en más de una ocasión,

de alguna manera,

me lo has dejado muy bien para que te pregunte lo siguiente,

y además te lo voy a preguntar como a muchas personas

seguro que a ti te lo han dicho miles de veces

y lo hemos oído en muchísimas ocasiones:

¿Pero esta misa vale?

Claro. Explícanos.

Vale mucho, las misas todas valen.

¿Cumple con el precepto el que la ve por televisión?

No se puede acudir al templo, o a la eucaristía donde se celebre

porque hace falta la presencia física.

Ahora, ¿y el que no puedo acudir?

El que no pueda acudir,

no tiene ninguna obligación de cumplir el precepto.

Entonces, no sirve o sirve para cumplir...

Pero ¿si sirve? Claro que sirve, para muchas cosas.

Sirve para alimento del alma

en aquellos que no pueden acudir al templo, sobre todo.

Y eso es así, literal.

Cuántas personas, quizá muchas de las que ahora mismo

están viendo este programa

se han sentado ante el televisor esperando a que empiece la misa,

porque es quizá lo único

que les conecta con una vida que ellos tuvieron,

estoy pensando sobre todos en los enfermos,

en personas que no pueden salir de casa por la razón que sea,

pero que sí tuvieron esa costumbre.

Sí que participaban en la eucaristía

y les sirve esa conexión que tienen con su vida humana, desde luego,

y espiritual, sin duda.

Sin duda, sin duda alguna.

Para muchos, muchos porque siempre lo han dicho

lo único de televisión que ven en toda la semana

y están esperando que llegue ese momento

para poder participar en la misa

o recordando lo que hacían

y también poniendo en ese momento el tesoro de su enfermedad,

que es una manera importantísima y excelente de vivir la santa misa

participando con tu dolor,

con tu soledad y poniéndolo allí junto a la patena,

y en ese momento estás haciendo un bien inmenso

al resto de la comunidad cristiana.

Estas preguntas que yo le estoy lanzando

a Juan Carlos, y muchísimas más, hasta 50

están recogidas en este libro,

"50 preguntas al director de la Misa de la televisión".

Es un libro-entrevista, por aquello de las preguntas

que han escrito Juan Carlos Ramos y Marta Moreno,

editora de la editorial

que ha publicado este volumen, Nueva Eva.

Lo digo porque me parece un libro muy interesante donde, insisto,

se da respuesta a 50 preguntas

sobre el programa de televisión sobre la misa de la tele,

pero también sobre el sacramento en sí mismo, sobre la eucaristía.

Tiene un componente afectivo

y esta es una de las preguntas, además, que te lanza Marta,

tiene un componente afectivo la misa.

Yo creo que todos los programas religiosos lo tienen.

A nosotros nos pasa también alguna vez

cuando salimos nos lo dicen,

pero la misa especialmente, un componente,

estoy pensando en personas...

Familiares de enfermos,

familiares de personas que han fallecido y que de pronto,

dicen: "Si es que mi madre veía siempre la misa de la tele,

yo no la veía nunca, pero mi madre la veía,

mi padre la veía y yo la acompañaba".

Y todo el mundo la ha visto algún rato en algún momento.

Justamente por eso, porque la acompañaba,

porque le estaba atendiendo y mientras tanto echaba un ojo

a lo que estaba en la televisión.

Es muy raro encontrar a alguien

que nunca haya visto nada de la misa de la tele,

que era un trozo de pequeño.

Y es verdad que toca la fibra.

Todas las cuestiones de afecto

que es lo más profundo del corazón humano, es evidente.

Lo que tiene que ver con la fe,

pues provoca una reacción afectiva sin dudarlo.

Y la misa por ese especial componente

de que lo ve muchas veces

la gente que está atravesando situaciones complicadas

o difíciles, pues genera como mucha más relación,

una relación muy íntima.

La misa se asocia a eso, a cuando tenía a mi madre enferma

o a cuando estaba en una misión con el Ejército en Irán.

Es verdad.

Y ahí por internet podía ver la misa

y me sentía miembro de esa comunidad cristiana.

Esa es una de las razones,

por todo lo que hemos estado hablando

en este inicio de la conversación,

por los que la misa siempre se hace en directo.

No es un programa...

Alguna vez se ha dicho:

"¿Por qué no se graba la misa y se emite el domingo?"

No, yo entendería que si se hiciera así

de alguna manera estaríamos estafando a la gente

que está en casa.

Estás participando en lo que se está celebrando en ese momento

y de alguna manera te puedes unir a lo que se está celebrando ahora.

Hoy y ahora.

El que fuera en diferido es ver una cosa que ha pasado,

que puede estar muy bien, que puede servir para otras cosas,

pero yo creo que en este momento es innegociable

que si se emite la misa ha de ser en directo.

Con todo lo que ello conlleva,

me refiero a todos los entresijos,

todo lo que hay detrás,

podríamos decir cómo se hace la misa, ¿verdad?

El "making-of". El "making-of" es un trabajo duro.

Es un trabajo relativamente complicado,

que mueve a muchas personas,

que exige muchos profesionales trabajando detrás,

muchos y muy buenos para que salga bien.

Porque lo peor que podemos hacer,

es que encima lo emitamos como una chapuza.

Se trata de emitirla,

de cuidarlo lo más que podemos dentro, como es natural

de las limitaciones presupuestarias que tienen todos los programas

y hacerlo de la mejor manera posible y gracias a Dios,

como tú sabes muy bien,

en esta casa contamos con magníficos profesionales que se esmeran

y que procuran, como cualquier otro programa,

que se haga de la mejor manera posible.

Pero eso es esfuerzo, es tiempo, son recursos, y hay que hacerlo.

Recursos, desde el punto de vista físico

que estamos comentando, tres camiones para poder hacerla.

Vamos a aprovechar si me permites esto, Juan Carlos,

porque cuántas personas no te habrán dicho:

"¿Por qué no venís a mi pueblo a hacer la misa?".

No a todos los sitios, se puede decir,

por razón de presupuesto, pero también

por cuestiones de logística.

Puramente técnica. Claro.

Es verdad que movemos camiones que ocupan espacio...

Tiene que haber espacio en la calle.

Aquí en Madrid, por ejemplo,

hay muchas iglesias a las que no podemos ir

porque los accesos al centro son complicados y muy estrechos.

A veces es imposible aparcar los camiones

para poder transmitirla.

Bueno, pues es verdad,

a veces es una complicación técnica lo que nos impide ir a otro sitio,

ir a otros lugares.

Es verdad que tenemos muchas peticiones,

sobre todo, de pueblos que estamos encantados,

pues nos encanta ir a los pueblos, pero no es fácil siempre,

por razones presupuestarias

y a veces, por motivos técnicos.

El programa "El día del Señor"

que tiene, podemos decir, dos partes

la celebración de la santa misa propiamente dicha,

pero, si alguna persona, que ya lo dudo,

de los que nos están viendo ahora no lo ha visto nunca,

les contamos que hay una primera parte que suele ser un reportaje

o bien desde el punto de vista artístico,

o desde el punto de vista de la jornada

que se celebre ese día, de actualidad...

Se trata de preparar un poco a la gente a la participación,

desde el lugar donde estamos, contándoles donde estamos

o contándoles la fiesta de liturgia que estamos celebrando,

el momento que estamos viviendo...

Normalmente es un reportaje de ocho o diez minutos

que introduce la celebración de la eucaristía.

que eso sí, empieza ya después en directo riguroso

Y con tiempos muy medidos.

Qué difícil esto, yo estoy pensando

a algunos sacerdotes les tiene que costar medir tanto el tiempo,

porque es coordinar el coro, coordinar la homilía...

Que el programa no se pase de hora.

Eso es parte de nuestro trabajo.

Es verdad que los sacerdotes suelen hacerlo bien,

normalmente les doy indicaciones

viendo la ceremonia, cuánto puede durar a la homilía,

que es lo que se nos puede ir de las manos.

Entonces, hablando con ellos normalmente se corrige,

pero a veces es verdad que pasa.

Es un problema pasarnos de tiempo,

y es un problema quedarnos cortos también

porque tiene que durar más, o menos, pero lo más preciso posible

el tiempo que tenemos de emisión en La 2

porque si no, hacemos un lío al resto de la programación.

Por tanto, con eso cuidado,

que es parte de nuestra responsabilidad del programa.

Ahí es verdad que hacen un trabajo también muy importante

los regidores, las regidoras,

que son las que controlan dentro de la iglesia los tiempos

y eso lo suelen hacer muy bien y casi nunca nos pasa

que nos pasemos de la hora.

Igual te pillo ahora así, de sopetón,

¿alguna anécdota que recuerdes?

¿Cuántos años llevas dirigiendo "El día del Señor"?

Yo empecé en el 2006 como director adjunto

y desde 2007 de director,

ya voy para catorce años en el programa.

Pasan muchas cosas.

Una de las primeras emisiones

que íbamos a un monasterio de benedictinos en Navarra

y empecé a dar de la misa, y no había gente,

allí en alto, y no había nadie, sorprendente,

pero dos minutos antes empezaron a llegar dos autobuses

y dije: "Qué cosa tan rara, ¿no?".

Alguien que se puso enfermo

en una emisión y hubo que llamar al SAMUR

cuando estábamos a punto de entrar en directo;

otra vez que se nos va el grupo electrógeno

y nos quedamos sin suministro eléctrico.

Pasan muchas cosas, casi siempre pasan cosas.

Algunas se notan hacia fuera y otras más, no se notan nunca.

Gracias también a la pericia de los profesionales

que corrigen las cosas que pueden ir pasando

Sobre la marcha, ¿verdad?, con esa improvisación.

Vamos a ir un poco más allá, vamos a quedarnos con la esencia

de lo que se está transmitiendo los domingos

a partir de las diez y media de la mañana,

que es la misa, la eucaristía.

Esta pregunta es muy genérica y nos podría dar para este,

y no sé cuántos programas más,

pero yo te la lanzo y luego concretamos,

¿qué es la misa, Juan Carlos?

Bueno, ¿cómo diría?

Podemos remitirnos al Catecismo que estudiamos todos.

La renovación el sacrificio de la Cruz.

Bueno, es verdad, es que es eso.

No sé si eso explicado así, hoy dice algo.

Es la cumbre de la vida cristiana.

Donde se celebra ese misterio que es la entrega una vez más,

que es eterna de Cristo,

que se entrega por todos los hombres al Padre.

Cristo con su resurrección entra una dimensión de eternidad.

Ya no está bajo las medidas del tiempo ni del espacio

y por tanto es posible actualizar

aquello que entró con la resurrección

en dimensión de eternidad y hacerlo presente aquí y ahora.

La entrega de Cristo al Padre por nuestros pecados

por eso es la cumbre de nuestra vida.

Es la razón de vivir en el fondo,

la razón de ser de la vida cristiana.

Por lo tanto, no podemos, pero a veces creo que pasa,

no podemos salir de la misa igual que hemos entrado, Juan Carlos.

Deberíamos salir con la gracia de Dios también.

El misterio que acontece,

que por sí mismo tiene la fuerza de transformar el mundo entero,

después cada recipiente lo recibe en la medida

que está bien dispuesto.

Pero es verdad que la misa tiene que transformarnos,

tiene que cambiarnos y tiene que hacernos mejores.

Si no, no serviría.

Que el sacrificio de Cristo no sirva para hacernos mejores,

¿para qué sirve?

¿Si no nos salva? Salvarnos y hacernos mejores, hacernos santos.

¿Para qué sirve el sacrificio de Cristo?

Por tanto, sí que nos tiene que cambiar

y nuestro esfuerzo de ser, no estorbar,

dejar que el Espíritu Santo actúe ahí y que nos cambie

ese es el esfuerzo que se nos pide a los que participamos

en la eucaristía.

Por seguir en esta línea...

Obviamente contamos con la gracia de Dios,

que es la que actúa, el Espíritu, eso es evidente,

pero tenemos que poner, por esto que decías tú,

de algún modo, ¿cuál debe ser nuestra actitud?

Porque tú hablabas antes, Juan Carlos,

de que no consideras a las personas que ven,

que ven, que participan en la misa a través de la televisión,

no los consideras audiencia, es una comunidad.

Cuanto más si hemos ido a una iglesia, a un monasterio,

a una catedral, a la parroquia, en definitiva,

a participar de ese misterio.

sin embargo, muchas veces,

y me voy a poner yo la primera,

obviamente no hace falta mirar a nadie,

parece que estamos ahí como meros espectadores.

Es lo que tenemos siempre todos de la rutina.

Lo repetido, al final,

no darnos cuenta de lo que está pasando.

Bueno, eso es natural, forma parte de la condición humana.

De todas formas, como decía Juan XXIII del rosario:

"El peor rosario es el que no se reza".

En el que no se participa...

Después, Dios tiene en cuenta también nuestra debilidad

y nuestro cansancio,

nuestra capacidad de despistarnos y de alguna manera,

lo corregirá y dudará, y con buenas disposiciones,

y en la medida de lo posible, con esa apertura del alma.

Al papa Francisco le gusta mucho decir

que hay que estar abierto a las sorpresas de Dios.

Si estamos abiertos seguro que nos sorprende en cada misa

Dios con algo.

Seguro que nos sorprende

porque Dios actúa en las almas, si le dejamos.

Porque no va a hacernos...

Con toda nuestra libertad, no va a forzar nuestra libertad,

pero si libremente abrimos el alma y estamos abiertos

y nos quitamos de prejuicios y que Dios actúe

seguro que nos cambia en algo, nos cambia siempre.

No sé si lo cuento en el libro, ya no me acuerdo,

pero cuando venía gente a...

Bueno, yo era párroco, y querían casarse,

y empezaba a hablar con ellos

y no iban a misa, pasaba con muchos,

les proponía el ejercicio de la misa tres domingos seguidos

con buenas disposiciones.

"Vete tranquilamente...". Lo cuentas en el libro.

"Y si no te hace mejor después de tres domingos

no vuelvas a venir, si ves que esto no te sirve para nada".

A todos les servía para algo.

No dio el caso de que no le haya servido para algo

cuando uno va bien dispuesto,

sin prejuicios y participa en la eucaristía.

No puede ser que sea inútil el sacrificio de Cristo,

No puede ser que sea inútil.

Y para los adolescentes, los jóvenes,

que es verdad que es una época diferente

en muchos órdenes de la vida

y también lo es desde este punto de vista,

pero ¿cuántos adolescentes, Juan,

cuántos jóvenes se han quedado, digamos, descolgados,

un poco alejados precisamente en ese momento

y lo primero que han hecho es dejar de ir a misa.

¿Qué pasa ahí? Habría alguna manera de...

Supongo que lo dejan porque todo

lo que hayan percibido como una obligación

hay un momento en la vida que se revela,

aunque cada vez noto más que la rebeldía de muchos es ir a misa,

y hay muchos padres que dicen: "¿Para qué vas a ir?",

incluso cuando tiene a un amigo que va a misa,

y dice: ¿"Y tú para qué? No pierdas el tiempo".

Y empieza a ser la rebelión de la adolescencia.

O sea, que a lo mejor es mejor decirles...

Que haga lo contrario, vaya. Para llevar la contraria.

Pero es verdad que a veces o no lo explicamos bien o no somos...

Es muy difícil transmitir algo tan misterioso como la eucaristía,

verdaderamente difícil, pero yo creo que...

El componente de que les parezca una obligación, que lo es,

pero más allá de una obligación,

es una necesidad que entiendan que lo necesitan.

Que entiendan que les hace bien,

que tengan experiencias de que les hace bien.

Y eso creo que es donde tenemos que insistir

y que lo hagamos bien.

También los que celebramos,

todos los que celebramos, sacerdote y la comunidad cristiana.

No se trata de hacerla más atractiva

al modo humano de las cosas atractivas.

Se trata de ponerlos de cara con el misterio de la salvación,

que es lo que realmente conmueve.

Lo que conmueve es la belleza y no hay más belleza,

que aquel que es capaz de dar la vida por amor,

Dices en el libro,

una de las cuestiones que abordáis,

es que en misa mucha gente,

no te refieres solamente al celebrante y a los fieles

que están ahí en ese momento.

¿Quiénes más están?

Están los ángeles,

Explícalo porque yo creo que no caemos mucho.

Está comprometida la Iglesia entera, la Iglesia militante,

que somos los que estamos aquí en la Tierra,

como decíamos cuando estudiábamos Catecismo,

está, de alguna manera, la Iglesia purgante

que son las que están las almas en el purgatorio...

y en cada misa nos acordamos de ellas

y decimos, junto con ellos, y otros hermanos difuntos

forman parte de la misa, y están todos los santos del cielo.

Y si uno está atento a lo que dice la misa,

empezamos con la Virgen María,

que, por supuesto está ahí, y junto a todos los santos

y después todo el coro de los ángeles

que están alrededor del altar adorando a Cristo,

que es Dios, y baja una vez más al altar.

Está llena la misa de gente estupenda.

¡Qué bonito!

Dentro de un rato, cuando vayamos a misa,

o la sigamos por televisión, las personas que lo hagan,

creo que después de esta conversación

nos vamos a plantear, cuánto menos, alguna cosa más.

Esa es una de las razones

por las que habéis querido hacer este libro.

Yo no lo he querido hacer,

es un libro que se hace contra mi voluntad,

gracias al tesón de Marta, la que invirtió

y que es un libro en forma de conversación ,

de las conversaciones...

Ella me decía que es interesante que podamos contar cómo se hace,

ya que tanta gente lo ha visto y tanta gente

que pudiéramos hablar un poquito del programa.

Hablando del programa nos llevó a hablar de la misa,

y nos llevó a hablar de todo.

Largas conversaciones que Marta, pacientemente, con gran esfuerzo,

organizó el material.

Hizo un trabajo estupendo.

El libro es de Marta.

Marta, lo hemos comentado antes,

Marta Moreno, que además es editora de esta editorial de Nueva Eva.

Estoy pensando también Juan Carlos,

en aquellos lugares donde faltan sacerdotes.

Hay personas que quieren participar en la Santa Misa, pero no pueden.

Y pasa en España también.

Por supuesto, en tantos lugares del mundo.

Pero es que en España hay sitios donde el domingo

no se puede ir a misa.

España, pocos, pero es verdad que los hay.

Será muy valioso a los ojos de Dios,

los que realmente no pueden

que ofrezcan el esfuerzo de no poder ir.

Efectivamente.

Eso cuenta mucho porque el que quiere ir a misa,

y no puede, sufre.

Ese sufrimiento lo une a la misa, y ya está yendo a misa.

Ya está participando en la eucaristía.

No sé si cuento en el libro otra anécdota que me contaron

hace muchos años en un pueblo de la de la sierra peruana,

donde el día del Corpus salía una procesión con un folio blanco

en la custodia, sabían que no era Cristo,

pero no querían perder su tradición de la procesión del Corpus.

Ellos distinguían perfectamente.

No estaban haciendo un sacrilegio.

Pero era una manera de unirse también

a las procesiones del Corpus

que se podían celebrar los que tenían sacerdotes.

Es verdad, si no hay eucaristía es porque no hay sacerdotes.

También aquellas personas que no pueden participar

que recen para que haya más vocaciones,

que es la garantía de que haya eucaristía.

Habrá siempre sacerdotes

porque la Iglesia, no prevalecerá, estará hasta el fin de los tiempos,

y para que haya Iglesia es preciso que haya sacerdotes

porque es necesaria la eucaristía

y el sacerdote se ordena para y por la eucaristía.

Estas contradicciones que se dan hay veces

que decimos: "Anda, este domingo no he dio a misa

porque no ha encontrado el momento".

Hay gente que no puede ir. Eso es tremendo.

Yo me acuerdo en mi tiempo en América...

En Venezuela, ¿no?

Seis años estuve y había gente que caminaba mucho,

con el calor caribeño inclemente para ir a misa.

Horas... Algunos llegaban a misa...

Recuerdo el director del coro, muy joven murió después,

caminaba horas y llevaba niños con él.

Y piensas: "Esta gente valora la misa".

O personas que saben que pueden...

Por desgracia hemos encontrado situaciones así, recientemente,

personas que han muerto precisamente por ir a misa,

se han arriesgado, sabían que les podían atacar por ir a misa,

aunque yo creo, me van a permitir,

es algo muy personal, aunque solo sea por respeto a esas personas,

no podemos decir: "No encuentro el momento ir a misa".

No es verdad, para ir a misa

nunca puede ser un problema de tiempo,

siempre será un problema de amor.

Juan Carlos,

estamos a punto de comenzar la Semana Santa

el próximo domingo, Domingo de Ramos,

vamos a aprovechar para contarles

que ni el Domingo de Ramos ni el Domingo de Resurrección

tendremos este programa.

"Últimas preguntas"

porque la misa la transmitís desde Roma.

La misa del Domingo de Ramos

y el Domingo de Resurrección y la bendición Urbi et Orbi en Roma.

También estaremos en el viacrucis del Papa en el Coliseo.

El viernes. El viernes.

Y las procesiones estaremos en Burgos

emitiendo el Jueves y Viernes Santo las procesiones.

Burgos, que está celebrando,

comenzando a celebrar ya las vísperas,

los 800 años de su catedral.

Magnífica catedral.

Ahí estaremos en Burgos, y los Santos Oficios

que los transmitiremos

desde la catedral de la Almudena, en Madrid.

Tenéis una semana intensa.

Tenemos todos los cristianos una semana maravillosa y fantástica.

Juan Carlos Ramos ha sido un gusto este ratito

que has compartido con nosotros.

Ahora vamos a participar en la misa

a través del programa "El día del Señor".

Te agradecemos este tiempo que nos has dedicado.

Gracias de verdad.

Gracias a vosotros.

Y a todos ustedes, amigos,

gracias también por haber estado aquí hoy en "Últimas preguntas",

y no se muevan del sillón, de la silla, donde estén,

porque ahora viene "Testimonio" y después "El día del Señor".

Nosotros nos encontramos ya en Pascua,

así que les deseamos que tengan una buena Semana Santa

y una feliz Pascua de Resurrección.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • 50 preguntas sobre la misa

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - 50 preguntas sobre la misa

29 mar 2020

Ahora que tantas personas están siguiendo la celebración de la Misa por televisión, Juan Carlos Ramos nos habla de lo que significa para muchas personas poder participar del Sacramento de la Eucaristía a través de los medios de comunicación. 

ver más sobre "Últimas preguntas - 50 preguntas sobre la misa" ver menos sobre "Últimas preguntas - 50 preguntas sobre la misa"

Los últimos 591 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios