Serie documental que presenta 13 destinos internacionales entre los que se encuentran Colombia, Islas Canarias, Japón, Madeira o el Bosque Bávaro en Alemania, mostramos siempre la cara más rural de estos países, por lo que a veces es lo más desconocido; son viajes mágicos y es una suerte que podamos rodar allí para descubrirlos al gran público. La serie hace un repaso a la historia, la gastronomía o las ofertas de ocio en estos entornos rurales.

4538732 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Turismo rural en el mundo - Isla de Rügen - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

La Tierra.

Más de quinientos millones de kilómetros cuadrados de extensión

El setenta por ciento es agua.

En la superficie terrestre,

las ciudades concentran el mayor número de habitantes del planeta.

En sus calles y avenidas deambulan millones de personas

inmersas en el delirante y frenético ritmo urbano.

Abrazados por edificaciones que reflejan nuestra historia.

Nuestro pasado.

Casi doscientos países soberanos

dibujan fronteras en un mapa efímero

donde lo rural

queda relegado a un segundo plano.

Pero hay mucho más que una ciudad.

Miles de ríos que cortan parajes extraordinarios.

Lagos que nacen de las entrañas de la tierra.

Cuevas y galerías que crean un escenario subterráneo y furtivo.

Montañas que acarician las nubes.

Bosques recónditos.

Desiertos infinitos.

Volcanes que duermen.

Islas que seducen.

Senderos que hechizan.

Lluvia.

Nieve.

Sol.

La tierra ofrece una suerte de parajes por descubrir.

Un mundo, donde lo rural cobra protagonismo.

Entre los numerosos países que dibujan nuestro mapa

de Centro Europa

Alemania es el foco de atención

para los amantes de la naturaleza intacta,

para aquéllos que quieren sumergirse en paisajes evocadores,

donde se trazan ríos de agua sin imperecederas...

cristalinas.

Donde se elevan cadenas montañosas esculpidas concienzudamente

por la naturaleza.

Los bosques cubren más del treinta por ciento de estos territorios,

estamos ante una de las zonas boscosas más amplias de Europa

y un paradigma de cuidado y sintonía con la madre Tierra.

Con sus algo más de ochenta millones de habitantes,

es el país más poblado de la Unión Europea.

Cuenta con dieciséis Bundesländer o estados federados

y sus escenarios naturales

cambian sobremanera según la región que visites.

Al sur del país

son conocidos los inmensos bosques de la bohemia alemana:

el Bayerischer Wald.

Los crestones rocosos de las suiza sajona,

al este del país

conforman un paisaje evocador.

Aquí, en el oeste

donde las nevadas invernales

tapizan la superficie con un blanco fulgurante.

Estamos por ende en un país con fuertes contrastes naturales.

De tesoros paisajísticos como la isla Rugen,

al norte del país.

Desconocidos por muchos,

Alemania tiene hasta trescientas cincuenta islas.

Rugen es una de las más significativas.

Esta área de apenas mil kilómetros cuadrados

incluye dos parques nacionales,

una reserva de la biosfera

y diez pequeñas islas.

Pero la fama de la isla de Rügen

y por ende del Parque Nacional Jasmund

proviene de los espectaculares crestones cretácicos.

De estos acantilados blancos

que el pintor romántico Caspar David Friedrich

llevó a sus cuadros.

Rugen, también en la isla de los balnearios.

Lo es ahora, y lo fue en el pasado.

Ciudades como Puchs Pusch, Selin o Vincha

poseen edificios históricos

que reflejan la importancia del turismo

cuando estaba solo al alcance de unos pocos.

También Prora un sueño estival para Hitler,

pues los nacionalsocialistas

quería convertir este territorio de la isla

en el lugar de descanso y asueto por antonomasia,

para el pueblo alemán.

Afortunadamente,

la isla de Rugen está hoy al alcance de todos.

Abierta a Europa.

Abierta al mundo.

Y os proponemos un viaje circular por ella,

desde Puchs pusch, al sudeste,

para recorrer gran parte de la costa sur,

arribar al cabo Arkona al norte

y finalizar en la isla de Umans al oeste.

Putbus, nuestro punto de inicio en este viaje

es una ciudad cercana a la costa muy conocida por su peculiar circo.

Una plaza circular en torno a la que se levantan

edificios clasicistas de blancos radiantes.

En el centro de la plaza rodeada de jardines grandilocuentes,

se levanta un obelisco de veintiún metros de altura

en recuerdo a la ciudad de 1845

por parte del príncipe Wilhelm Malte I

para convertirla en su residencia habitual.

En esta plaza,

encontramos el magnífico teatro de estilo clasicista

Fue edificado entre 1819 y 1821

La disposición de sus doscientas cuarenta y cuatro butacas

así como su cuidado diseño interior,

conceden al teatro un toque majestuoso y aristocrático.

Putbus es una ciudad creativa.

Los jóvenes artistas aprovechan los recursos de la naturaleza para crear

para dejar volar su imaginación,

para dar vida a algo inerte.

Eso pensó un día este joven, Benjamin Treu.

¿Que podría hacerse con la naturaleza muerta

que acaba en las costas?

Rügen es mi patria, mi casa.

Aquí he crecido y de aquí no puedo salir.

Lo he intentado varias veces, pero la naturaleza, las playas...

Es todo tan bonito que al final no puedes escapar.

El mar tira mucho.

La playa es mi tesoro porque aquí recojo ramas de árboles

En realidad todo aquello que el mar deposita en la costa.

Con todo esto creamos piezas de arte.

Con las ramas elaboramos piezas de decoración,

como los hombrecitos,

por llamarlo así.

Esto es todo lo que he recogido en la playa

y mi misión ahora, es pensar, que podríamos hacer con estos trozos.

Aquí saldría un hombrecito.

De aquí también saldría un hombrecito.

Del medio, seguro que sale algo.

De esto, pues no sé, ya veremos.

Me gusta pensar siempre

de donde vienen estos trozos de madera,

es muy poético...

reflexionar de donde procede.

¿Qué podría ser esto?

Quizás de la cubierta de un barco.

Algunos trozos sí te hablan de su pasado.

Por ejemplo, aquí vemos las mordeduras de un perro

que ha estado jugando con esto.

Se ve claramente.

Primero comenzamos con el color blanco

para que la madera tenga una base cromática.

Esto será parte de la camiseta que le estoy haciendo al hombrecito.

El Mar Báltico,

escupe madera con las corrientes de la primavera

y también en otoño.

Vimos ese fenómeno

y pensamos en utilizar los recursos de la naturaleza

para vivir de ello.

Lo que queremos es mandar un mensaje de alegría

y pensamos que estos hombrecitos

transmiten esos valores.

Por supuesto, hay que pintarle una sonrisa

porque aquí en Rügen siempre estamos de buen humor.

Además,

si os digo la verdad,

lo alegre se vende mejor que lo triste.

Este hombrecito quizá sea un regalo para alguien que quieres mucho,

así que...

vamos a pintarle un corazón.

Os esperamos en Rügen.

Putbus fue un persuasivo punto de atracción

donde se funde el gusto por lo rural

y el de siempre melancólico paisaje del Báltico.

En el puerto de Lauterbach

encontramos una original forma de vivir el mar.

Es un hotel.

Un hotel flotante.

Un menudo complejo con palafitos,

también diferentes bungalós

que se esparcen por la superficie del mar

rozando las olas que rompen suavemente en la orilla.

Las casas flotantes se conectan a través de pasarelas

y forman parte de la marina im jaich

que ofrece diversas atracciones para sus huéspedes.

En esta área de recreo encontramos el restaurante Cormorán

donde arte y cocina se funden de manera inteligente.

Donde las creaciones culinarias

se convierten en manifestaciones artísticas

sin renunciar en su elegante acabado

a los sabores que ofrece la tierra y por supuesto el mar.

Precisamente desde el puerto de Lauterbach

podemos tomar el barco que nos lleva a la isla de Vilm

El recorrido apenas dura veinte minutos.

Acompañados por el vaivén monótono de la embarcación,

arribamos lentamente a este paraíso natural,

que desde 1936 es espacio protegido.

Y desde 1990,

la denominada reserva de la biosfera Schaal Rügen.

La isla cuenta con diferentes senderos

para recorrer sus casi cien hectáreas

y su altitud máxima alcanza los treinta y siete metros

sobre el nivel del mar.

Estas pequeñas ondulaciones en el paisaje,

conceden rutas a pie cómodas para el senderista.

Al tiempo que observa por ejemplo,

las antiguas viviendas que se construían en este islote.

En la isla de Vilm

existen trescientas especies de plantas.

También bosques de robles con más de cuatrocientos años de edad

e inmensas hayas que cubren la mayor parte de su superficie.

entre cuyo laberíntico dibujo,

se adivina, el intenso azul del mar.

Además es fácil observar decenas de especies

de vertebrados e invertebrados,

como la mariposa pavo real,

que baila al compás que marca el viento.

Antes de posarse en este tipo orégano salvaje,

unas lamiaceae muy presentes en la isla.

En nuestro recorrido,

hemos optado por el denominado sendero de la isla de Vilm,

que a través de sus tres kilómetros

nos guía por este islote virgen.

Al ser espacio protegido,

las playas no están habilitadas como zonas de baño,

pertenecen exclusivamente a las especies acuáticas,

aves o anfibios,

que residen en este paraíso natural.

También forma parte de la reserva de la biosfera,

la península de Mönchgut

A escasa distancia de la isla de Vilm.

Encontramos a Peter Steinfeld

Uno de los guardabosques

con el que recorremos uno de los tantos senderos

de esta reserva.

Nos encontramos en un bello paisaje a los pies de este sendero,

que como veis, incluso podéis hacerlo con coche de bebé.

Este sendero tiene un bello final,

porque nos lleva hasta el mar;

antes, atravesaremos un pequeño bosque.

Podemos encontrar solo en este sendero

más de doscientas especies diferentes de plantas.

Aquí tenemos el rhinanthus.

Es una planta de la familia de las fanerógamas o espermatofitas

Es decir, son plantas que producen sus semillas.

Esta otra es la centaurea scabiosa.

Recuerda al cardo común,

es también de la familia de las asteráceas,

aunque esta, no tiene espinas.

No tienen nada que ver, la verdad.

Esta es la nauta arbensis o viuda silvestre,

muy bonita.

Salen en zonas soleadas.

Como esta otra, el orégano,

que la gente de aquí, también la usa en la cocina.

Aquí no está protegida.

Así que se puede coger para usos culinarios.

Seguimos nuestro sendero

para descubrir otras plantas curiosas

a los pies de este camino

que cada vez se vuelve más frondoso.

Fijaos que solo en este sendero

podemos encontrar unas doscientas especies de plantas.

Aquí tenemos una de mis preferidas:

el melanpirun selvatico.

Es una planta muy muy curiosa,

porque ella misma hace que sus flores muestren dos colores,

para atraer más insectos.

Hay muchos tipos de plantas de un solo color:

blancas, rojas, azules;

pero esta planta es muy inteligente

y ha adoptado dos colores para atraer a muchos más insectos.

Es fascinante.

Nuestro protagonista se adentra ahora

en una zona boscosa del sendero.

Cuando aprieta el sol

es un buen lugar para el descanso.

Este bosque antiguamente era explotado por los vecinos del lugar,

que talaban los árboles y recogían la leña,

para el invierno.

Es cierto que aquí hay buena madera

como la que nos da por ejemplo, estas fagáceas, como las hayas

o sapindáceas, como el acer.

Divisamos el Mar Báltico entre la arboleda.

Estamos llegando al punto final de esta ruta.

pero aún nos falta descender por la empinada escalera,

donde comenzamos a escuchar el suave batido de las olas

y a aspirar profundamente

el perfume salado que regala la costa.

Ya hemos llegado al final de la ruta,

y os dije que merecía la pena.

Este epílogo, junto al mar, es, impresionante.

Estamos todavía en la reserva de la biosfera,

por lo que aquí está prohibido el baño y la pesca.

Son normas, que hay que respetar.

En otra parte de la península de Mönchgut,

el ambiente es festivo.

Llegamos al puerto de Thiessow.

En este lugar se celebra dos veces a la semana

el denominado mercado de Rügen, donde se dan cita

más de 80 productores y artesanos de la región,

quesos, cafés o tés.

-Es un tipo de café que se da en la isla de Rügen.

Incluso artesanía reciclando las antiguas velas de los barcos.

-Trabajo con las velas, las velas de los barcos,

y elaboro, por ejemplo, bolsos que son únicos.

Las viejas velas, tienen así, una nueva vida.

Muy cerca de allí se encuentra el municipio de Göhren,

otra de las ciudades balneario de la isla de Rügen.

Es conocido por su ajetreado paseo marítimo

y porque encuentra entre sus muchas particularidades

con un pequeño espacio ajardinado con instalaciones como esta pileta.

De aguas con propiedades regeneradoras

que favorecen la circulación sanguínea.

También en Göhren, está el museo de Mönchguter,

una suerte de espacio etnográfico

a través del cual obtenemos una idea aproximada

de la historia más reciente de la isla.

Antes de seguir nuestro recorrido hacia el norte

hacemos una breve incursión en la playa de Baabe,

cuyas instalaciones están creadas con delicadeza

para atender a todas las personas que quieran darse un baño

sin tropezarse con obstáculos

que le imposibiliten introducirse en el Báltico.

El eslogan, "Sin barreras",

lo encontraremos en muchas de las instalaciones

de toda la isla de Rügen.

Un poco más al norte, arribamos a la ciudad costera de Sellin.

Si hay algo que ha hecho esta localidad famosa

son sus construcciones de arquitectura marítima,

pero sobre todo, esta villa,

que se levanta en mitad de esta pasarela.

Este palacete se construyó sobre el mar Báltico en el año 1906.

Al final de la pasarela, de casi 400 m,

encontramos una góndola submarina

que nos sumerge unos metros en el mar Báltico,

mientras descubrimos las peculiaridades

de estas aguas frías de la costa alemana.

Si nos adentramos en los bosques que rodean Sellin

poniendo rumbo oeste, llegamos al castillo de Granitz.

Esta mole fue levantada a mitad del siglo XIX

por el príncipe Wilhem Malte I.

La finalidad que tenía tan grandiosa edificación

pasaba, preferentemente,

por el vano disfrute en los días de asueto de su alteza.

También como centro de recepción,

pues estas bellas y distinguidas estancias

acogían a miembros de otras casas nobiliarias europeas

que gozaban de las magnificencias del castillo y su entorno

para hablar de poesía, caza o trivialidades aristocráticas.

La escalera que asciende hasta los 38 m de la torre central

deja boquiabierto a todo aquel que asoma la mirada a lo alto.

Desde el castillo,

emprendemos nuevamente nuestra ruta hacia la costa para llegar a Binz,

Lo hacemos al atardecer, cuando el sol ya duerme

aguardando un nuevo día.

Son las cinco treinta horas de la mañana

y nos echamos al mar con la familia Kuse,

pescadores hacia varias generaciones.

-Hoy hemos salido a pescar platijas.

También recibe otro nombre como rodaballo.

Son peces que se encuentran en las aguas del norte de Europa

bien por el Mar del Norte o aquí en el Báltico.

Son peces que pescamos, sobre todo en verano.

La época estival es una buena fecha para la pesca,

salmón, "eringe"...

Lo que buscamos, sobre todo, son platijas.

El día de hoy está bien

venimos para pescar dos o tres cajas y nos vamos.

Pescamos para lo que necesitamos al día, nada más,

ya tenemos nuestros clientes fijos.

Nosotros tenemos un barco pequeñito y hacemos pesca de bajura,

cerca de la costa.

Siempre cerca del litoral,

aunque tenemos amigos que se adentran en el mar,

algunos no vuelven.

En nuestro caso, esto va por temporadas.

En los períodos fríos pescamos "eringe", sobre todo.

Hay veces que vienes con la cubierta llena de pescado,

y otras que vuelves vacío.

Nosotros salimos a pescar todos los días

o casi todos los días, si el tiempo es bueno, salimos,

los dos, mi hijo y yo.

-Cada estación es distinta porque te trae pescado distinto

a veces hace frío, a veces calor....

-Al estar siempre cerca de la costa

atendemos al parte meteorológico continuamente

y cuando la mar se pone brava nos vamos rápidamente,

mejor irse a casa.

Mi padre era pescador, mi abuelo era pescador yo también.

Aunque es verdad que quería dedicarme a la pesca de altura.

Eran los años 80 y no me dejaron,

así que al final me dediqué y me dedico a la pesca de litoral.

Y también mi hijo es pescador, quinta generación.

Padre e hijo llegan a las playas de Binz,

ciudad de pescadores pero también

el enclave turístico más importante de Rügen en la actualidad,

como demuestra su elocuente paseo marítimo

donde se alzan majestuosas villas de recreo que miran al Báltico.

Fue en 1875 cuando se puso de moda bañarse en el mar

y por aquellas fechas comenzaron a levantarse

estos palacetes de estilos neoclasicistas,

historicistas y modernistas en una región

que dista pocos kilómetros de Suecia.

En Binz encontramos el restaurante Freustil,

del renombrado chef Raf Haug,

que se caracteriza por una cocina natural, ecológica

y con sabores auténticos.

El restaurante cuenta con una estrella Michelin.

-Os voy a hacer un salmón al fuego con ensalada de la huerta.

Para ello necesitamos remolacha amarilla,

remolacha roja, cebolleta, zanahoria,

un poco de decoración, pepino y lechuga china.

Cortamos los pepinos que he marinado y conservado al vacío.

Los repartimos entorno al aro de metal.

Intento avanzar, seguir aprendiendo

y me voy a hacer prácticas al extranjero.

mi objetivo es hacer una cocina lo más natural posible.

Aquí tengo algunos ingredientes marinados pero lo que quiero

es que la zanahoria sepa a zanahoria, que los ingredientes

conserven su sabor.

Es importante que tengas un buen género,

un buen producto con el que puedas trabajar.

Como digo, productos naturales que estén buenos,

que tengan el sabor que la naturaleza les da.

Esto es una crema de albahaca que he hecho para coronar el plato.

O sal o vinagreta y listo.

Buen provecho.

Fue un sueño del nacionalsocialismo.

Una mole constructiva megalómana de 4,5 km de longitud

por la que apostó Adolf Hitler para el descanso del pueblo.

Una de las huellas de la arquitectura nazi en Alemania,

concretamente en la ciudad de Prora.

Hoy día puede verse lo que tendría que haber sido un centro de ocio.

Fue planificado en 1936

y contaría con 10.000 habitaciones para acoger a 20.000 turistas.

Nunca llegó a terminarse y en la actualidad alberga hoteles,

cafés y un museo que recuerda el porqué de esta fallida construcción.

También en Prora se encuentra el original paseo colgante

una pasarela de algo más de un kilómetro

que asciende a 40 m y desde la que obtenemos

una espectacular vista del Bodden pequeño Jasmund,

un espacio acuático muy característico del Báltico

y que guarda similitud con las lagunas estuarinas.

El puerto de Sassnitz

es nuestro punto de referencia para un viaje especial.

Una aventura más que os proponemos en la isla de Rügen

y la razón por la que esta joya de la naturaleza

es conocida en todo el mundo.

Volvamos a salir al mar.

Las olas nos mecen suavemente,

el balanceo nos acompaña hasta los crestones cretácicos,

unos acantilados blancos que cortan casi como una cuchilla

la superficie de la isla

creando estos abruptos accidentes geográficos de 160 m de caída.

Estos acantilados son la señal de identidad

del Parque Nacional de Jasmund, que con sus 30 km cuadrados,

es el más pequeño de Alemania.

Geológicamente situamos estas formaciones

en el período del cretáceo, hace unos 70 millones de años.

Podemos observa el mar Báltico en todo su esplendor

y percatarnos del frondoso bosque de hayas

patrimonio de la humanidad.

Bosque primario que tapiza la isla

hasta antes de casi desparramarse al mar.

En el parque nacional podremos informarnos

del origen geomorfológico de estos territorios,

gracias al centro de interpretación Konigsstuhl,

además lo haremos interaccionando con la propia exposición,

viviendo y sintiendo lo que nos ofrece el parque.

La isla de Rügen representa todo lo que tenemos en la cabeza

cuando pensamos en el Báltico.

Los faros que se levantan en Cabo Arkona

inspiran la iconografía de melancólicos navegantes

en estos mares del norte.

Exactamente son tres faros

los que se yerguen en este punto al noreste de la isla.

Seguimos nuestro viaje siempre en paralelo a la costa.

Durante nuestro recorrido los pequeños muelles se abren al mar

dispuestos a soltarnos de la mano

para aventurarnos en el legendario Báltico.

En el norte, los vientos favorecen la práctica de deportes acuáticos,

la población más joven se concentra en las orillas para tomar el sol

o disfrutar del horizonte adornado de velas multicolores.

Desde la costa norte descendemos al oeste de la isla.

La Iglesia de Santiago es el eje central de la población.

El templo fue construido en torno al año 1300

en estilo gótico tardío.

Pero numerosos incendios arrasaron él.

La imagen actual se corresponde

con una construcción barroca del siglo XVIII.

Esconde rincones encantadores,

lugares para tomarse la vida con pausa, con relajación.

El pueblo ha preservado una muestra de antiguas viviendas,

algunas de ellas acogen al hoy pequeños negocios

donde adquirir artesanía, productos típicos o libros.

Pero es también la puerta de entrada

a una de esas otras islas que emergen en el Báltico:

la isla de Umans.

Umans es un área típicamente rural de Rügen.

El aislamiento en tiempos pasados

ha concedido a la isla ese perfil idílico que hoy muestra

humilde y hospitalaria a todos los que se adentran en ella.

Esta pequeña isla de 20 km cuadrados,

es un buen exponente de arquitectura popular en la isla de Rügen,

donde las viviendas se construyen aún con techos de paja.

Dicen que aquí, en Rügen, es atardecer es especial.

Dicen que el cielo deja acariciarse por el astro rey,

y que el Báltico, al mismo tiempo,

corteja, pausadamente, el horizonte infinito.

Dice un pescador que si fuera sol aquí dormiria

para volver a amanecer en la isla de Rügen y no irse jamás.

Japón, España, Marruecos, Alemania, Colombia, Malta,

Suiza, Israel, Portugal...

Decenas de países, de destinos naturales

donde lo rural cobra protagonismo,

donde el sonido de las cascadas envuelve profundos bosques

donde el viento sopla acariciando valles y montañas.

Donde tú, solo tú te sumerges en lo más recóndito de la naturaleza

En el próximo capítulo

Islas Canarias.

Este archipiélago cuenta en sus siete islas

con un 40 % de espacio protegido, tres reservas marinas,

cuatro parques nacionales y siete reservas de la biosfera,

todo ello convierte a las islas afortunadas

en uno de los destinos más atractivos del planeta,

en este insólito viaje visitamos El Hierro, La Gomera y La Palma.

Subtitulación realizada por María Sánchez y Beatriz Barroso.

Turismo rural en el mundo - Isla de Rügen

37:28 15 sep 2020

Rügen es una de las islas más significativas de Alemania. Este área, de apenas 1000 km cuadrados, incluye dos parques nacionales, una reserva de la biosfera y 10 pequeñas islas. Comenzamos un viaje circular por Rúgen, desde Puttbus, arribar a Cabo Arkona y finaliazar e la Isla de Ummanz, al Oeste.

Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2020.

Rügen es una de las islas más significativas de Alemania. Este área, de apenas 1000 km cuadrados, incluye dos parques nacionales, una reserva de la biosfera y 10 pequeñas islas. Comenzamos un viaje circular por Rúgen, desde Puttbus, arribar a Cabo Arkona y finaliazar e la Isla de Ummanz, al Oeste.

Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2020.

ver más sobre "Turismo rural en el mundo - Isla de Rügen" ver menos sobre "Turismo rural en el mundo - Isla de Rügen"

Los últimos 5 documentales de Turismo rural en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Gambia

    Gambia

    36:07 pasado jueves

    36:07 pasado jueves El caudaloso Río Gambia vertebra las tierras de este pequeño país del África Occidental. Iniciamos un viaje desde el Atlántico hacia el mismo corazón de la jungla africana para descubrir cientos de especies salvajes, magníficas costas, riberas de ensueño, tradiciones ancestrales e islas vírgenes. Contenido disponible hasta el 9 de octubre de 2020.

  • Malta

    Malta

    31:37 pasado martes

    31:37 pasado martes Hoy presentamos un lugar inexpugnable a través de los siglos, en el corazón del Mar Mediterráneo, entre las costas de Túnez y Sicilia encontraremos la república de Malta, archipiélago compuesto por tres islas. Contenido disponible hasta el 7 de octubre de 2020.

  • 33:38 18 sep 2020 Colombia ofrece una diversidad paisajística abrumadora. Montañas y Valles, conforman una singulara orografía que acoge desde espectaculares playas a la siempre misteriosa selva. Disfrutamremos de una inaudita naturaleza virgen navegando por el Orinoco hasta llegar al Amazonas. Contenido disponible hasta el 2 de octubre de 2020.

  • 36:04 17 sep 2020 Según Alexander Von Humboldt, la localidad alemana Passau, punto de partida de nuestro viaje, es una de las siete ciudades más bellas del mundo. Desde aquí seguiremos el Sendero del Oro para adentrarnos en el bosque bávaro, un lugar mágico que recorreremos buscando el curso del Río Danubio. Contenido disponible hasta el 2 de octubre de 2020.

  • Isla de Rügen

    Isla de Rügen

    37:28 15 sep 2020

    37:28 15 sep 2020 Rügen es una de las islas más significativas de Alemania. Este área, de apenas 1000 km cuadrados, incluye dos parques nacionales, una reserva de la biosfera y 10 pequeñas islas. Comenzamos un viaje circular por Rúgen, desde Puttbus, arribar a Cabo Arkona y finaliazar e la Isla de Ummanz, al Oeste. Contenido disponible hasta el 30 de septiembre de 2020.

Mostrando 1 de 1