www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2000868
Para todos los públicos tres14 - telescopios - Ver ahora
Transcripción completa

SUBTITULADO POR Teletexto-iRTVE.

Los telescopios nos acercan nuestros sueños.

Con ellos, hemos descubiertos billones de estrellas y galaxias,

cientos de planetas e incluso el eco del Big Bang.

Pero queremos ver más allá.

Una nueva generación de telescopios, radiotelescopios

y telescopios espaciales está a punto de nacer.

Los hombres, James Webb, E-ELT, LISA y ALMA

pronto nos ayudaran a mirar más lejos todavía

para intentar desvelar nuestro origen y quizás nuestro destino.

Los telescopios empequeñecen el Universo

y el microscopio lo agranda.

Eso dijo el escritor británico Gilbert Keith Chesterton.

El 21 de junio de 1969, Armstrong y Aldrin,

dos de los tripulantes del Apolo 11,

dejaron una famosa huella sobre la superficie lunar.

También dejaron allí el primero de cuatro espejos

del tamaño de una caja de zapatos.

42 años después, dos noches a la semana,

astrónomos del observatorio Punto Apache de Nuevo Méjico,

disparan 100 mil pulsos de luz láser contra esos espejos.

Miren cuantos segundos tardan esos rayos

en cubrir los 800 mil kilómetros del trayecto de ida y vuelta

a nuestro satélite.

Así han averiguado que la Luna se aleja de la Tierra

3,8 centímetros al año.

Estos espejos son el experimento más importante realizado en la Luna.

Pero dentro de muy poco,

realizaremos experimentos más importantes en la Tierra.

ALMA, E-ELT son los nombres de una nueva generación de telescopios.

Gigantes y muy sofisticados

podrían adentrarse el los misteriosos agujeros negros,

llegar a ver en los confines del Universo

e incluso podrían dar pruebas de la existencia de vida

más allá de la Tierra.

¿Qué retos plantea la construcción de estos tres colosos?

Lo comentamos con Adrian Russell, Colin Cunningham y Alberto Lobo.

Nos explicaran una tecnología que se esconde en los telescopios del futuro

Junto con los astrofísicos Jorge Casares y José Carricharo

nos contarán como podrían los telescopios

revolucionar nuestro conocimiento del Universo.

A todos ellos les preguntamos: sin los telescopios, el Universo sería:

-Pequeño.

-Prácticamente invisible. -Estaríamos un poco a oscuras.

Son uno de los fenómenos más misteriosos de la naturaleza.

Una de las fuerzas más destructivas.

Nada escapa a su voraz apetito.

Las fuerzas de marea que desarrolla un agujero negro,

no tiene parangón en el Universo.

Son capaces de atraer estrellas, de deformarlas, de arrancar materia..

Podríamos decir que son muy monstruosos.

Los agujeros negros son uno de los laboratorios más completos

para estudiar las leyes de la naturaleza.

El problema es que es casi imposible investigarlos.

Están a millones de kilómetros de nosotros y son invisibles.

El agujero negro en realidad es una singularidad,

es un punto con una gravedad infinita.

No podemos saber qué hay en su interior,

lo único que podemos hacer es trazar un radio a su alrededor

que nos define la frontera entre el agujero negro y el resto del Universo

Si concentrásemos toda la masa de la Tierra en un centímetro

obtendríamos un agujero negro.

Su estructura es similar a la de una cascada.

Conforme el río de agua se aproxima a ella,

su velocidad es más rápida.

La fuerza de la atracción es tal que el agua cae violentamente

hasta el fondo de las rocas, se despedaza y vaporiza.

Jorge Casares, es uno de los tres científicos

que identificó por primera vez un agujero negro en la galaxia.

Lo hizo con tan sólo 27 años.

Su hallazgo se envió para confirmar lo que hasta entonces

era sólo una hipótesis propuesta por Einstein.

Su agujero negro está a 5.000 años luz

y tiene una masa 10 veces la del Sol.

Se formaron desde el mismo inicio del Universo

cuando la materia empezó a condensarse

y formar las primeras estrellas,

esas estrellas tenían tamaños mayores que las que conocemos ahora

y las explosiones de esas supernovas que produjeron cuando murieron

formaron agujeros negros más masivos que los de ahora.

Estos son las semillas de los agujeros negros supermasivos

que hay en los núcleos de las galaxias de ahora.

125.000 millones de galaxias forman el Universo visible

para el ojo humano.

Cada una alberga 1.000 millones de agujeros negros,

sólo hemos detectado 17.

Son demasiado débiles para nuestros telescopios.

Son el símbolo de todo lo que no entendemos del Universo.

Sólo podemos detectar los agujeros negros

que tienen estrellas a su alrededor.

Así como sabemos que el viento existe porque agita las hojas de los árboles

con los agujeros negros pasa lo mismo,

medimos el periodo que tarda la estrella en completar una órbita

y medimos la velocidad.

Con eso tenemos un límite riguroso a la masa del agujero negro.

Y eso producirá la mayor revolución en el estudio de los agujeros negros.

LISA, es probablemente el instrumento más preciso

construido por el ser humano.

Una antena para estudiar los fenómenos

más violentos del Universo.

Son tres naves que formaran un triángulo en el espacio

de 5 millones de kilómetros de tamaño,

13 veces la distancia de la Tierra a la Luna.

Todo lo que conocemos del Universo

es fruto del estudio de las hondas electromagnéticas.

LISA analizará otra cosa totalmente diferente.

Lo echamos en un estanque plano, se deja caer una piedra

y altera la superficie y forma unos círculos hacía fuera

y esas ondas se hacen cada vez más débiles según se alejan

pero se pueden ver mediante un corcho que flota.

Las estrellas cuando giran unas alrededor de otras

generan un tipo de ondas que se propagan por causa de este movimiento

entonces a gran distancia se pueden detectar mediante un sistema adecuado

Estas ondas se llaman gravitacionales y estamos bañados en ellas.

Nos atraviesan procedentes de planetas

fuera de nuestro Sistema Solar del corazón de los agujeros negros

pero nunca se han detectado.

Son tan débiles que harían falta instrumentos enormes

que no caben en la Tierra como LISA.

La señal de las ondas consiste en que hace que los satélites

se muevan unos con relación a los otros.

Y LISA mediante las conexiones láser medirá las variaciones de distancia

que se producen en esos 5 millones de kilómetros.

Y la señal es tan débil que esas variaciones de longitud

de apenas unas décimas del tamaño de un átomo.

Podré ver la señal con detalle, calcular las masas de los agujeros,

ver a qué velocidad giran alrededor de su eje,

una información muy interesante para saber la historia de cómo se formó

y la posible evolución.

LISA no volará hasta el 2025.

Alberto, el principal investigador de LISA en España,

lleva 10 años poniendo a punto su tecnología.

Diseñar un nuevo telescopio lleva mucho tiempo

pero es uno de los inventos a los que hemos sacado más partido.

Con ellos hemos descubierto billones de estrellas y galaxias,

cientos de planetas e incluso el eco del Big Bang.

Está implicado en un proyecto de dimensiones gigantescas,

construir el E-ELT, el telescopio más grande del mundo.

Su espejo será como un inmenso panal de 42 metros de diámetro.

A partir de 2018, su ojo del tamaño de medio campo de fútbol,

nos mostrará un cosmos al que hemos sido ciegos hasta ahora.

Con un telescopio como E-ELT que tiene un proyector

16 veces superior a la de cualquier telescopios actual,

podríamos ir a estudiar agujeros negros 16 veces más débiles.

Eso significa desenterrar aproximadamente la cuarta parte

de la población galáctica.

Los científicos están convencidos de que los agujeros negros

tienen algún papel en la evolución del Universo

pero todavía no hemos conseguido ver ninguno.

Tampoco hemos podido ver ninguno de los 500 planetas

que hemos detectado en nuestro Sistema Solar en la última década.

Encontrar y fotografiar nuevas tierras

será el principal cometido del telescopio E-ELT.

Es esta y reproduce un tercio del Universo.

Para fabricarlas se han recopilado millones de imágenes

obtenidas durante la última década.

La foto final tiene más de un billón de píxeles.

Es tan grande y detallada que se necesitarían 500 mil televisores

para poder verla en su resolución completa.

Con ellas, los astrónomos podrán vivir las distancias

a más de un millón de galaxias.

Las fotografías que realiza el telescopio espacial Hubble

son originalmente en blanco y negro y no en color.

Los expertos de la NASA colorean las fotografías

según los elementos químicos detectados por los telescopios.

Se puede tardar cerca de un año en formar una imagen completa

a partir de las fotografías parciales realizadas por el telescopio.

El Hubble, el telescopio espacial más famoso, se lanzó hace 21 años.

Su espejo primario se pulió durante un año

hasta alcanzar una precisión de una diez milésima parte

del ancho de un pelo humano.

Pero al lanzarlo al espacio el Hubble era miope,

un error de una milésima parte de un milímetro

provocó que los tres primeros años sus imágenes fuesen algo borrosas.

En 1993 le instalaron unas lentes correctoras

y el problema se corrigió.

Desde entonces, una de cada cuatro investigaciones astronómicas,

se han hecho gracias al Hubble.

En 2012 será sustituido por el telescopio James Webb.

Los radiotelescopios son enormes antenas parabólicas blancas

porque este color refleja la luz solar y el calor.

El blanco minimiza los cambios de temperaturas

y eso permite tener una visión correcta de los objetos del Universo

que se están observando.

En cambio, el color negro absorbe el calor.

Por eso si el telescopio tuviera esa tonalidad

se alteraría la recepción de la señal del objeto que se observa

y su visión no sería la correcta.

El telescopio.

Galileo no inventó el telescopio.

El anteojo astronómico salió de la mente de un artesano catalán,

Juan Roget.

Fue en 1590 y no se llamó telescopio, sino ollera de larga vista.

No se trataba de un instrumento científico para ver las estrellas,

servía para que los marinos otearan el horizonte.

Pero para los nobles y los burgueses ricos de la época

era tan solo un divertimento.

Quién usó el telescopio por primera vez para estudiar el cielo

fue Galileo,

y con él pudo observar las cuatro lunas de Júpiter,

las fases de Venus y los anillos de Saturno.

El invento del telescopio es un hito en la historia de la Astronomía.

Desde los primeros catalejos a los modernos telescopios espaciales

cada vez podemos ver más lejos y qué hay en este Universo.

Hace 13.700 millones de años, de la nada surgió todo.

Cuando el Universo era un bebé,

el gas y el polvo se fusionaron en grumos de materia

para formar las primeras estrellas.

Estas se juntaron en 125.000 millones de galaxias.

En el extremo de una de ellas,

9.000 millones de años después del Big Bang

se formó un pequeño planeta, la Tierra.

En el espacio existe una gran variedad de moléculas

pero comparado con la química que hay en la Tierra

la complejidad química de la Tierra se dispara.

Cada año se forman 10 estrellas tipo sol en nuestra galaxia.

Cada astro está rodeado de una nube de gas

donde se forman nuevas estrellas y planetas.

¿Qué ocurrió para que desde gas naciera un planeta habitable

como la Tierra?

Muchos se preguntan si podría volver a suceder

o si podría haber sucedido ya una evolución química similar

en algún otro rincón del Universo?

José, es uno de los que mejor sabe qué ocurre en esas nubes de gas.

Nadie ha identificado en ellas más moléculas que él.

Hemos detectado 160 pero sabemos que hay una gran variedad

de moléculas por identificar,

algunas muy complejas y con un carácter prebiótico.

Para hacer una investigación detallada de la química

alrededor de un disco protoplenetario

necesitaríamos telescopios de unos 15 kilómetros de diámetro.

Y eso, tecnológicamente, es inviable.

En la cordillera de Los Andes, uno de los ambientes más secos de la Tierra

se está construyendo el instrumento

que podría revelarnos cómo surge la vida.

ALMA está formado por 50 antenas

que trabajan como un único radiotelescopio.

Adrian es el director de programas del Observatorio Austral Europeo,

la organización astronómica intergubernamental más importante.

Con ALMA, los astrónomos verán el cosmos con la misma claridad

que consigue el telescopio Hubble pero sin tener que salir de la Tierra

ALMA y el E-ELT serán los ojos más cercanos al cielo

para desvelar sus misterios desde la Tierra.

El E-ELT también se construirá en Chile a 3.000 metros

pero a más de 5.000 metros de altitud

ALMA será el observatorio astronómico de mayor altura del planeta.

El vapor de agua, el oxígeno molecular

y otros componentes de la atmósfera

absorben la luz que estamos intentando detectar.

En particular el vapor de agua

está concentrado en los primeros kilómetro de la atmósfera.

Cuanto más altos estemos,

menos vapor de agua tenemos por encima de los telescopios

y cuanto menos vapor de agua tenemos,

mejor es la transmisión atmosférica, mejor vemos el cielo.

Lo que para la investigación astronómica es una ventaja,

para los astrónomos e ingenieros que trabajan en el telescopio

es un serio problema.

El cuerpo humano no puede vivir a una altura donde el oxígeno escasea

Pero en los grandes telescopios la intervención humana directa

es prácticamente nula.

Están tan automatizados que a la puesta de sol

pueden abrir la cúpula, llevar a cabo las observaciones

y enviar los datos por internet al investigador.

En caso de tormenta inminente, se cierra.

ALMA acabará de construirse en 2013,

pero las primeras antenas ya han proporcionado a los científicos

imágenes de estrellas y planetas naciendo en nubes de gas

cerca de nuestro Sistema Solar.

Con esa información,

a las afueras de Madrid en el Centro de Astrobiología,

han reproducido un trozo de Universo en una cámara de aluminio.

Esto puede ayudar a averiguar cuál es nuestro origen cósmico.

Sabemos las moléculas que hay en esa nube,

introducimos en una cámara esa misma molécula,

bajamos la temperatura a la temperatura del medio interestelar

que es de 260 grados bajo cero y vemos cómo las moléculas evolucionan.

Así producimos metanol, etanol,

moléculas verdaderamente complejas con muchísimos átomos

que son productos de reacciones.

Miremos donde miremos encontramos las mismas moléculas,

encontramos los mismos procesos químicos y la misma cantidad.

Las condiciones iniciales parecen que son las mismas,

si otro planeta en otro sistema estelar

se encuentra en una distancia parecida a la que tiene la Tierra

y las condiciones químicas iniciales son parecidas a las nuestras,

es muy probable que haya podido haber una evolución de producción de vida.

Estamos encontrando sistemas solares con planetas rocosos

de una masa similar a al Tierra.

ALMA y el E-ELT podrán tomar imágenes directas de estos planetas

y decirnos si los sistemas solares como el nuestro son comunes

o si somos una rareza cósmica.

Los enormes telescopios del mañana harán tanto trabajo en una sola noche

como los de hoy en todo un año.

El 96% del Universo es invisible para los telescopios actuales.

Siempre que se abre una ventana nueva en el estudio del Universo,

el avance principal se produce por descubrimientos que no sospechamos.

Ver más allá o situar nuestro planeta en el cosmos,

esos han sido siempre los retos de los telescopios,

ya sean un par de toscas lentes, un sofisticado telescopio

o un telescopio espacial orbitando a millones de kilómetros de la Tierra

su misión siempre será la misma,

intentar desvelar cuál es nuestro origen cósmico

y cuál será nuestro destino.

Tratamos de resolver estos enigmas desde el cielo y la tierra,

pero quizás los telescopios nos lleven a observar el devenir

desde nuevos lugares del Universo.

-Se pueden llevar pero no sé si tienen interés.

-Creo que sí. -Sin duda.

Este libro te da nociones básicas sobre óptica

además de otros elementos utilizados en la astronomía.

Repasa los distintos descubrimientos históricos que lo han hecho posible.

En la web del grupo de telescopios Isaac Newton de Canarias

conocerás el trabajo de estos observatorios

que mostraron la primera evidencia de un agujero negro de dimensión estelar

en nuestra galaxia.

Este libro reflexiona sobre la revolución

de estos artilugios en la astronomía no profesional.

Facilitan la observación a los que exploran el firmamento

y usan mapas estelares.

En esta web encontraras fotos y información

de los observatorios y telescopios más importantes del mundo

como el de Hawai, el de Puerto Rico o el de Chile.

SUBTITULACIÓN REALIZADA POR: LORENA TORRES SÁNCHEZ.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • telescopios

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

tres14 - telescopios

02 sep 2012

 tres14 se centra esta semana en los telescopios del futuro que podrían desvelar muchas más cosas del Universo. ALMA, E-ELT, LISA son los nombres de una nueva generación de telescopios que se están construyendo. Gigantes y muy sofisticados podrían adentrarse en los misteriosos agujeros negros, llegar a ver en los confines del Universo, e incluso podrían dar pruebas de la existencia de vida más allá de la Tierra. ¿Qué retos plantea la construcción de estos colosos?

tres14 lo analiza con Adrian Russell, Colin Cunningham y Alberto Lobo. Los tres expertos explicarán la tecnología que se esconde y que da vida a los telescopios del futuro. Junto con los astrofísicos Jorge Casares y José Cernicharo que contarán cómo podrían los telescopios revolucionar nuestro conocimiento del Universo.

Historico de emisiones:

08/05/2011

ver más sobre "tres14 - telescopios" ver menos sobre "tres14 - telescopios"
Programas completos (169)
Clips

Los últimos 961 programas de tres14

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios