www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2907495
Para todos los públicos tres14 - Realidad - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

La realidad es indefinible por definición.

La Historia del hombre como especie va ligada a esa pregunta.

¿Qué es la realidad?

Es la pregunta del millón.

Vamos a ver qué cuentan

los que se enfrentan a ese enigma todos los días:

el historiador Xavier Roqué y el físico Manuel Lozano Leyva

estudian la evolución del concepto de realidad;

los neurobiólogos

Luis Martínez Otero e Ignacio Morgado

nos explican como construimos la realidad.

Y el escritor y filósofo Agustín Fernández Mallo

crea nuevas realidades.

A ellos les preguntamos cosas como estas:

-El cerebro y la mente humana.

-El cerebro.

-La realidad no se construye, existe.

-Básicamente dos.

La objetiva y la subjetiva.

-Al menos una por persona.

-Puede haber infinitas realidades.

-Tantas como relatos de ellas.

¿Medio lleno o medio vacio?

El vaso está casi vacio.

Más de un 99 % de espacio vacio.

Y no es pesimismo.

Así es como la física describe la realidad de lo que nos rodea.

Una realidad muy distinta a la que ven nuestros ojos.

Este es un mundo hecho de ondas.

Ondas que chocan y dan lugar a partículas que lo componen todo.

Lo que somos, lo que pensamos y lo que amamos no es más eso,

un baile de ondas y partículas.

Tras casi 5 años de búsqueda y miles de millones de euros,

los científicos del CERN anunciaban al mundo

que habían serias evidencias de la existencia

de una nueva pieza de la naturaleza: el Bosón de Higgs.

Así se cerraba la mejor historia

que tenemos para explicar la realidad.

Yo estoy de acuerdo con esa frase, porque los científicos...

en el fondo, no dejas de contar historias

sobre lo que han hecho y lo que han descubierto.

Por otro lado, si dijéramos

que los científicos están inventando esas historias,

entonces no estaría de acuerdo.

Porque son historias que deben acomodarse

a esa realidad tozuda que está ahí

aunque no podamos conocerla directamente.

-La frase, no solamente es acertada

sino que está en la base de muchos fundamentos cuánticos.

Quizás todo el mundo ha escuchado hablar de los multiversos,

de los universos diferentes que no pueden conectarse casualmente

y que está en la base de toda la realidad.

Es decir, que de nuevo,

los poetas, yo creo que tienen unas intuiciones formidables.

Xavier Roqué es físico e historiador.

Manuel Lozano Leyva es físico y escritor.

La ciencia les permite ver las intimidades de la realidad.

Y las humanidades les dan una perspectiva

sobre cómo nos hemos ido contando qué es todo esto que nos rodea.

A lo largo de la Historia,

la realidad se ha mostrado siempre huidiza

y difícil de reducir a una descripción.

Está ahí, pero es invisible.

-Los científicos a veces han sido conscientes

de que lo que estaban haciendo

describía la realidad pero no la alcanzaba.

Es decir, la realidad existía sin duda

pero no era conocible para ellos de forma directa

sino solo a través de algún instrumento,

de una observación, de una teoría.

-Hoy día es muy difícil de dilucidar donde está la realidad.

Hay al menos, que yo sepa,

8 o 9 interpretaciones

de lo que es la realidad, hoy día, a la escala microcósmica.

Porque la mecánica cuántica aún no lo ha resuelto.

Algo nos pasó con la realidad a finales del siglo XIX.

En un momento en que todo parecía descubierto

nos empezaron a llegar mensajes

de que tras la apariencia hay mucho más.

Algo nos estábamos perdiendo en el interior de la materia

y tal vez nunca podríamos llegar a conocerlo.

La mecánica cuántica cambió la historia

que nos contamos de la realidad.

Por ejemplo, en la vida cotidiana, nosotros estamos acostumbrados

al principio de causalidad, eso es muy fácil.

Para que un automóvil se detenga delante de un semáforo

antes tiene que llegar al semáforo.

En cambio en mecánica cuántica no,

en mecánica cuántica puede haber atravesado la avenida

antes de haber llegado al semáforo, es decir, que se viola la causalidad.

En el caso de Planck,

que era cuando estaba dándose cuenta de que la materia

era mucho más compleja de lo que se suponía en el siglo XIX,

es lógico que le diera escalofríos hablar de la realidad.

Cuando Planck dice eso,

probablemente principios del siglo XX,

los físicos que en ese momento

se supone que son los que se acercan más a la realidad

son ya muy consciente de que esa realidad a veces les elude

Creen que tienen algo en la mano y ven que se les escapa.

Buena parte de la mecánica cuántica nace de darse cuenta de eso,

de que no podremos llegar a penetrar en la materia

tanto como nos hubiera gustado,

porque una parte de esa realidad subatómica nos eludirá siempre.

La realidad en abstracto fascina y asusta.

Pero sabemos manipular electrones,

hacemos chocar partículas a grandes velocidades

y somos capaces de cambiar un código genético.

Sabemos hacer cosas increíbles con lo que nos rodea,

y eso nos dice que todo eso, de algún modo, existe.

El tiempo es relativo, como dijo Einstein.

Pero a las velocidades que vivimos, un segundo es siempre un segundo.

Los relojes parecen tenerlo claro pero nosotros no lo sentimos así.

En nuestra cabeza el tiempo se acelera o se ralentiza

dependiendo de lo que estamos viviendo.

Si nos duele la muela, es infinito.

Es cerebro humano no tiene ningún reloj que mida el tiempo

como lo hacen los relojes artificiales.

Para nosotros, el tiempo es subjetivo siempre.

Pacman es un clásico de los videojuegos.

Ahora dos psicólogos lo han usado para crear una ilusión óptica.

Sigue atentamente el come-cocos en su viaje por el laberinto.

No pierdas detalle de su lucha por evitar a los fantasmas.

¿Has notado algo raro?

Ahora vuelve a mirar el vídeo.

Pero no te fijes en los personajes sino en el laberinto.

¿Lo ves?

El entorno cambia constantemente y antes no te diste cuenta.

La cámara ya no sigue a Pac-man

y eres consciente de lo que sucede a su alrededor.

A este fenómeno los psicólogos lo llaman la ceguera al cambio.

Un error en nuestra percepción

con el que se crean muchas ilusiones ópticas.

Estas dos líneas tienen la misma longitud.

Y sin embargo, vemos una más larga que la otra.

al menos en el mundo occidental.

Porque la ilusión de Müller Lyer, como se conoce este efecto,

no funciona en todas las culturas.

"Los san", del desierto de Kalahari, por ejemplo,

no se dejan engañar por esta ilusión óptica.

Ellos perciben las dos líneas como iguales, tal como son.

Los antropólogos que han estudiado esta tribu

ven una relación entre su manera de entender la realidad

y la forma de percibirla.

"Los san" organizan su mundo de forma circular

y eso explicaría su percepción objetiva de las líneas rectas.

Para los científicos la realidad es el gran misterio que nos ocupa.

Definir la realidad, medirla, explicarla

o intentarlo es nuestro oficio.

Algunas Ciencias defienden verdades exactas y absolutas.

En literatura la cosa cambia.

La realidad pasa a ser materia de juego

y el juego es libre.

¿Os preguntáis cómo puede definir la realidad un tipo

como Agustín Fernández Mallo?

Es físico y escritor y poeta y en su último libro,

la realidad es escurridiza, casi líquida.

-Agarrar un objeto.

¿Cómo sabemos que esto es real y que es un objeto, un vaso?

-El problema de la realidad es un problema...

Es el gran problema humano, desde siempre...

Es el problema que ya se planteaba la filosofía griega

de qué es la realidad.

Es algo, que en principio a mí me parece que es algo irresoluble.

Para empezar ya el hecho de llamarle vaso

para mí ya es la realidad.

O sea, en el sentido...

Tal como yo lo veo, la realidad es creada por el lenguaje

Y el lenguaje está aquí dentro, no está ahí fuera.

De tal modo, que la realidad, tal como yo la entiendo,

está aquí dentro a través de un lenguaje.

Que pasa, que cuando eso se extiende y se consensua,

que esto es un vaso y que contiene agua,

bueno, pues eso es a lo que llamamos realidad tangible etcétera.

Posiblemente esto que tenemos aquí dentro de 3.000 años,

si es que aún no nos hemos extinguido

a lo mejor ya no se llama vaso o se llama vaso pero tendrá otro uso

o tendrá otra resonancia en la colectividad,

significará otra cosa.

-¿Que significa realismo en este realismo concreto?

-Precisamente esa mezcla en la que la realidad, tal como yo la veo,

no es ni algo que está dado fuera totalmente

ni algo que construimos nosotros de una manera autista,

o solo exista totalmente sino que es algo que es un feedback,

es una realimentación entre esos dos mundos,

entre lo que hay fuera ya dado y lo que construimos nosotros.

Yo creo que mis novelas

son un reflejo bastante fiel inconscientemente

porque no es mi intención pero es mi manera de ordenar el mundo.

Son un reflejo bastante fiel de una especie de realidad en red,

de realidad en malla, en red.

Y no me estoy refiriendo a internet,

que internet es una subred pequeñita

de todas las redes que estamos inmersos

en la que hay nodos conectados a través de enlaces

y que en esa red nos vamos moviendo y que claro,

nada tiene que ver con un sistema más arbóreo o de árbol

como era la realidad antes, que era algo bien establecido,

con sus tronco, un corpus bien establecido

al que le van saliendo ramas que son secundarias.

Photoshop se ha convertido

en un icono de la falsificación de la realidad, sin embargo,

tiene algo bastante real y sorprendente.

Para este programa,

los informáticos diseñaron una forma de ampliar fotografías digitales.

El ordenador simplemente se las debía ingeniar

para rellenar los píxeles que faltaban.

¿Cómo?

Usando algoritmos.

Ya inventado Photoshop,

se ha descubierto que nuestro cerebro hace lo mismo.

Usamos algoritmos para inventarnos lo que falta en una imagen ampliada.

La naturaleza y los programadores

han llegado a las mismas soluciones para mejorar la realidad.

La psicosis lleva a quien la sufre a romper con la realidad.

Sin embargo, las alucinaciones psicóticas

siempre han estado muy relacionadas con la realidad o el entorno.

En el pasado los esquizofrénicos veían espíritus y demonios.

Ahora una alucinación frecuente

es creer que somos espiados por cámaras

y que el resto de personas son en realidad actores

en un show televisivo.

Un claro reflejo de la exposición mediática de nuestro entorno.

¿Originales...?

¿Realidad original o copia?

Aquí hablas un montón de copias, de copias, de qué es original

y qué no lo es.

En mi opinión, todo es original. ¿O qué piensas tú de...?

-Yo creo que es como tu dices en tu literatura,

que no hay ninguna copia fiel.

Y ni siquiera dos células clonadas,

estas famosas células en laboratorio madre

que se replican y se hacen kilos de ellas,

ninguna es igual a la otra. -Claro.

-Ni la hija a la madre, ni siquiera los gemelos idénticos,

que tanto se dice, son iguales,

son distintos desde el momento que se gestan en el...

en la madre, ¿no? -Claro.

-Y de hecho si hubiera la copia perfecta

no habría habido evolución, no estaríamos tú yo aquí hablando.

-En los productos culturales yo creo que ocurre exactamente igual

que el mecanismo biológico que tú has descrito.

Este ejemplar que tú tienes entre tus manos,

incluso recién salido de fábrica,

este acento de la letra e de la página 184 es diferente

porque ha quedado diferentemente impreso

que de otro, este acento, este mismo acento de otro ejemplar.

Creo que el mito de la copia idéntica es un mito pop,

que nace del pop, de la seriación

y que creemos que vamos a una tienda y compramos este objeto y...

-El sonido del fin.

¿Qué es el sonido del fin?

No, no... Bueno, el sonido del fin es un argumento literario no es...

Es un sonido, uno de los protagonistas, supuestamente...

Bueno, dice que supuestamente existe

y que todas las civilizaciones lo han oído

desde los mongoles a...

Incluso en las Torres Gemelas el día anterior a que se cayeran

dicen que se oyó el sonido de fin. -¿Y a qué suena?

-No llega a definirse a que suena

pero es una especie de sonido primordial

que hay en todas las cosas pero en realidad es una excusa, también,

para ver cómo una pareja puede atravesar Estados Unidos

buscando esa quimera, ese horizonte quimérico,

buscando el sonido del fin y como todos, en un momento dado,

en nuestra vida vamos buscando algo

que en realidad no tiene mucho sentido

pero que podemos apostar todo lo que tenemos

por esa realidad, que claramente es una realidad sin consistencia,

gravedad ficticia.

Los recién nacidos perciben una realidad completamente diferente

Su visión del mundo es mucho más luminosa

porque todavía no se les han formado los filtros azules en los ojos.

Su cerebro empieza a funcionar por primera vez

y no siempre se activa de la manera esperada.

A veces, al ver una luz se despierta la zona auditiva

y escuchan un sonido en vez de ver un color.

En los adultos esta condición se llama sinestesia

y le ocurre a una de cada 2.000 personas.

Hay personas que, por ejemplo,

al acariciar terciopelo sienten un sabor dulce en el paladar.

En los primeros días de vida, sin embargo,

este cruce de percepciones y sentidos es habitual.

La idea de que el Universo

puede no ser real sino una simulación

es muy anterior a la película Matrix.

En el siglo XVII René Descartes

escribió sobre un posible genio maligno

que nos crea la ilusión de un mundo externo

compuesto de otras personas ficticias.

Incluso nuestro propio cuerpo sería un engaño de este ser.

Y nosotros no tendríamos manera de darnos cuenta.

Hoy la hipótesis de la simulación

sigue viva entre físicos y filósofos.

El desarrollo de los grandes ordenadores

y la posibilidad de la computación cuántica alimenta esta idea.

Y nosotros seguimos sin la posibilidad de comprobar

si somos reales o el producto de un software creado por otros.

En los años 80,

el Cyberpunk predecía una serie de tecnologías

que iban a cambiar nuestra percepción de la realidad.

En novelas como "Neuromance" o "Snowcrash"

la línea que separa a los individuos de las máquinas

se diluye en un mundo de personas llenas de implantes

donde todo lo controlan las mega-corporaciones.

Hoy, gigantes como Google, Facebook, Sony o Samsung

sacan al mercado nuevas tecnologías

que compiten por apoderarse de nuestra cara

y cambiar nuestra experiencia de la realidad.

Lo que en los anuncios se muestra como un sueño,

en las novelas CyberPunk era una pesadilla oscura.

La tecnología, como todo,

tiene una doble cara o muchos usos posibles.

¿Medio Lleno o medio vacío?

El vaso siempre está lleno.

Totalmente lleno.

Una mitad de agua y la otra mitad de aire.

Y no es positivismo gratuito.

Son nuestras expectativas.

Si pensamos que la función de un vaso es sólo contener líquidos

nos olvidamos del aire y nos perdemos una parte del conjunto.

Las expectativas que tenemos determinan nuestra realidad.

Parece un mensaje de la psicología new age.

Pero no, es una realidad del cerebro.

Las expectativas son no sólo una realidad que está ahí

condicionando la manera en la que vemos,

sino que son una realidad imprescindible,

no podríamos vivir sin ellas.

Luis Martínez Otero sabe lo difícil que lo tiene el cerebro

para construir la realidad que vemos ahí afuera.

Con 70 gigabytes de información por segundo

llegándonos a los ojos

no es fácil representar la realidad de forma fiel.

Y con un retraso de hasta casi 1 segundo

entre lo que sucede y lo que vemos

es imposible reaccionar al mundo en tiempo real.

El cerebro tiene estrategias para construir una realidad útil

para nuestra supervivencia.

Porque si pretendiera crear una copia exacta,

necesitaría un cuerpo muy diferente.

Justo en la entrada del ojo

tendríamos una cámara de altísima resolución,

tendríamos una cámara de unos 100 megapixeles aproximadamente,

y ahí empiezan los problemas.

Si quisiéramos mandar

toda la información de esos 100 megapíxeles al cerebro,

necesitaríamos un nervio óptico que tuviera un ancho

casi como el ancho del ojo, eso ocuparía un espacio equivalente

a la mitad de una hemisferio cerebral prácticamente.

Tenemos la forma de cabeza que tenemos

porque el cerebro ha encontrado otras formas

para lidiar con la realidad.

En vez de copiarla intenta anticiparse a ella.

Nuestro cerebro es una máquina de hacer predicciones.

En un salón de belleza estas siluetas

nos hacen pensar en tratamientos de cutis.

En el contexto de un bar buscaremos el precio de la copa de vino.

La expectativa determina pues

lo que creemos que hay delante nuestro.

Así la realidad no es pura,

es una mezcla entre nuestras expectativas

y lo que perciben los sentidos.

Es fácil pensar que nos estamos perdiendo algo,

que el cerebro nos está engañando.

Yo soy mi cerebro,

no hay nadie engañando a nadie en esta relación.

Y no me engaña, no hace nada por engañarme, todo lo contrario.

Hace todo lo posible por no engañarme,

hace todo lo posible por ser fiel a la realidad que hay ahí afuera.

Lo que pasa que tiene que jugar con unos condicionantes

que hacen que eso sean imposible matemáticamente.

Pero se queda lo más cerca posible de la realidad.

Eso sí es cierto.

Si decimos el cerebro me engaña, nos engaña,

se me adelanta, piensa por mi.

¿Quién soy yo?

Es como si estuviera considerando implícitamente

que yo soy algo diferente a mi cerebro.

Y el problema entonces estaría en saber qué soy,

si soy algo diferente a mi cerebro y a la mente que él crea.

Ignacio Morgado es neurobiólogo

y autor de varios de libros sobre el cerebro.

Percepciones, memoria, emociones...

el cerebro está en el centro de gran parte de nuestra vida diaria

Y su estudio ayuda a poner en perspectiva

muchas de las cosas que nos pasan.

Si abrimos los ojos en un día soleado tenemos la impresión

de que todo lo que contemplamos está lleno de luz

y el olor del desayuno matinal parece que está ahí afuera

saliendo de la taza de café caliente.

Pero es mentira, fuera de nosotros no hay luz ni tampoco no hay olor.

La luz y el olor están sólo en nuestra mente.

Es el resultado del trabajo perceptivo

que hace nuestro cerebro al captar los estímulos

que vienen fuera de nosotros

y que no son más que moléculas o diferentes formas de energía.

Eses cambio de la materia y la imaginación,

ese cambio de... de... Digamos, de la carne al pensamiento

todavía no sabemos cómo el cerebro lo realiza.

Y yo, personalmente, soy de los que cree que el cerebro humano

no ha evolucionado lo suficiente como para entenderlo,

como para entender el cambio de la materia a la imaginación.

Gran responsabilidad para un órgano de kilo y medio de peso

y textura gelatinosa.

El cerebro, aislado del exterior,

hace lo que puede para transformar la información fría que le llega

en esta explosión de color y emoción que puede ser la vida.

Y no trata sólo de reconstruir la realidad, la transforma.

Si percibiéramos la materia y la energía

tal como son no quiero ni pensar lo aburrido que sería, o lo triste.

Es decir, no quiero pensar lo aburrido que sería

concebir un mundo sin luz sin color, sin olor sin sabor.

Concebirlo de otra manera mucho más tosca, mucho más...

Podíamos decir, eso, material.

Construimos nuestra realidad.

Y como no hay dos cerebros iguales, tampoco hay dos realidades iguales.

A grandes rasgos podemos estar de acuerdo

pero son los pequeños detalles de la percepción

los que hacen la diferencia.

Esa es tremendamente complicada esa respuesta.

-¿Cómo podría no haber nada?

-No lo sé.

No tenemos una sola versión de lo que pasa

ni sabemos cuándo pasa ni cómo pasa

pero sospechamos que pasa algo.

Venga, un poco de música por favor, por amor al Arte y a la Ciencia.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Realidad

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

tres14 - Realidad

14 dic 2014

En el Tres14 nos preguntamos por la realidad. ¿Qué es? ¿Cuántas hay? Conversamos con el escritor Agustín Fernández Malló y con los neurobiólogos Luis Martínez Otero e Ignacio Morgado. Un historiador y un físico completan el análisis.

ver más sobre "tres14 - Realidad " ver menos sobre "tres14 - Realidad "
Programas completos (169)
Clips

Los últimos 962 programas de tres14

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Juan

    Muy buen documental, me parece muy interesante el concepto de que haya varias realidades. Por cierto el neurólogo se nota que se cuida la barba mucho, le queda estupenda!

    18 may 2018