www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4732483
Para todos los públicos Torres en la cocina - Paella. Arnadí - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy toca la auténtica paella. Exactamente.

Vamos a hacer dos recetas auténticas.

No nos vamos a salir del guión después de los comentarios

recibidos cada vez que hacemos un arroz o una paella.

Hemos dicho: Vamos a hacer

una auténtica paella valenciana como toca.

Porque los hemos hecho de todas las maneras.

Vosotros lo sabéis. Hemos hecho arroces y paellas

de todas las maneras. Pero toca...

Nunca hemos hecho la paella valenciana de verdad.

Después de la paella, haremos un arnadí,

que es un postre típico medieval.

Valenciano. Valenciano. Y hecho a base

de calabaza también, que ya nos vamos hacia el otoño,

y que está muy bueno. Muy interesante.

Primero, ¿qué tenemos aquí? Para hacer una paella,

lo que necesitamos es la paellera,

que la paellera no es esto, sino que es esto de aquí.

Esto es la paellera. Y esto es la paella.

Que quede claro porque a veces hay confusión.

Paella, paellera. Y con esto hacemos ya el arroz.

Tenemos entre el público a un amigo, a Paco.

Paco, ¿cómo estás? Bienvenido. Muy bien.

Paco Alonso. Paco Alonso, que es

un amigo de hace muchos años.

Que hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

Has creado, junto con dos amigos, una Wikipaella.

Y con todos los valencianos. Con los valencianos.

Nos vas a sacar de dudas a medida

que hagamos el arroz. En lo que pueda.

Y rectificando si nos desviamos. Bueno.

Vamos a intentar ser lo más fieles posibles.

Puristas. O puristas con el tema del arroz.

Pero vamos a ver qué pasa. Te tengo que decir una cosa.

Nosotros también tenemos una Wikitorres. No sois los únicos.

Básicamente, es sentido común. Vale.

Es que a veces nos salimos del guión.

No sé qué pasa que a veces... Sergio, dale fuego.

Venga. Aquí tenemos pollo y conejo.

Porque la verdad es que si algo tiene la paella,

son pocos ingredientes

y no varía mucho, a no ser que queramos darle nuestro toque,

que entonces sí que cambia.

Vamos a cortarlo en trozos.

Son trozos más o menos medianos, ¿no, Paco?

Sí. Espera. Coge una tabla

que tengo aquí detrás. Sí.

Toma. Ahí está.

Yo cojo otra porque así mejor para no...

Toma. Tengo aquí un cuchillo. Trozos medianos.

Y también lo que utilizamos...

Siempre guardamos el hígado, el hígado del pollo y del conejo.

El hígado se dice que se fríe

y es para el que hace la paella. Es el aperitivo del paellero.

Sí, ¿no? Es fundamental.

Es, digamos, el aperitivo, el toque maestro,

la recompensa del paellera. Pues mira. Toma ya.

Y es el aperitivo. Venga, va. Pues eso está bien.

Hoy lo vais a tener vosotros.

Lo vamos a hacer y os lo vais a comer vosotros.

Que os lo merecéis.

Tú también puedes comer, si quieres, Javi.

No. Y tú. Vale. Yo lo pruebo.

¿Por qué? ¿No te gusta? Bueno, tanto como a ti.

Bueno, cortado bien pequeño, pero tampoco muy pequeño, eh.

No. Tienen que ser trozos regulares.

Yo estoy haciendo una paella y me vais a perdonar.

Tú también, Paco. A mí me dan ganas de poner cebolla.

¡Hala! No le voy a poner cebolla al arroz.

No vamos a entrar en polémica.

Hemos dicho que nos vamos a portar bien.

Vamos a hacerlo purista. No empieces, Sergio.

Hemos dicho que es tradicional. Ya lo sé, tío.

No lo puedo evitar. ¿Por qué, Paco,

no se le pone cebolla al arroz?

Vamos a ver. En la zona...

Vais a hacer una paella. Los dos vais a hacer una paella.

Vamos a hacer una paella. Eso no es normal.

La paella la tiene que hacer uno.

Yo le voy a ayudar. La haré yo.

Sin ningún problema. Él está de ayudante.

La va a tocar él, pero yo le ayudo. No la toco.

Bueno. Yo, por ejemplo, en Gandía me he comido una paella

de bacalao con cebolla que estaba magnífica.

Pero es una paella... Diferente.

Diferente. En esta no lleva cebolla porque dicen los expertos

que hace el arroz blando. Y es cierto.

Es lo que dice nuestro padre. Hola, papá.

Eso es lo que quería oír.

Nuestro padre dice que ablanda el arroz.

Tengo mis dudas. Pero hay muchas.

La paella es controvertida

desde que empiezas hasta que acabas de hacerla.

Y hay muchas versiones. Hay muchas variables.

Y hay, pues eso, ganas de enfrentarse

porque es algo que va con el espíritu de los valencianos.

No vamos a crear polémica. Vamos a hacerla,

hemos dicho, como mandan los cánones.

Vamos a poner el garrafón, que es este tipo de alubia

con forma de riñón tan grande, tan bonita, tan mantecosa,

que durante una época del año se encuentra fresca.

¿Cuál es la época del garrafón? Ahora es.

Y luego, le vamos a poner dos tipos de judía, de alubia,

que sería el garrafón,

que es esta tan mantecosa que se puede congelar

y queda muy bien. Y luego, la judía perona.

Que esta... ¿Aquí se utiliza otro tipo de judía

o esta también vale? Tenemos varias. Tenemos varias.

Tenemos la bajoqueta.

Tenemos la bajoqueta. Que es una variante.

Tenemos una en forma de herradura deliciosa.

Y luego tenemos el rojet,

que es otra verdura, otra judía verde,

pero es roja. En el momento que entra

en contacto con el fuego, se queda verde.

Y luego, tenemos también, evidentemente,

lo que nosotros llamamos la tavella.

La tavella la hemos trabajado aquí.

De desgranar, que también es algo maravilloso.

Son casi cuatro verduras las que ponemos.

Eso en esta localización. Te vas hacia Castellón

y utilizan el guisante tierno con vaina,

las alcachofas, dependiendo de la temporada.

Y el pimiento, en la zona de Gandía le ponen pimiento.

Nosotros un día... Bueno, nuestro padre

que hace unos arroces y que es de Gandía,

le puso no me acuerdo si fue... Le puso jamón a la paella.

Y, bueno, fue la leche. En redes y en todo, fue la leche.

Sobre todo, en Valencia...

Fue una revolución. Una revolución.

Y es verdad que nuestro padre cuando hace la paella

,y es bastante purista en el tema del arroz,

le tira como alguna cosilla por ahí.

Creo que estamos un poco confundidos,

porque cuando intentamos centrarnos

con el tema de la paella y decir "la paella es así"... No.

La paella es una técnica.

No es una receta en sí. Es una técnica.

Una técnica donde el arroz tiene que estar de una forma.

Si el arroz no está de esa forma, entonces ya no es paella.

Y eso es lo que los valencianos entendemos

y tenemos para denominarlo en tres palabras.

Y es que el arroz esté "sencer, eixut i saborós".

Quiere decir esto que esté entero, que esté bien escurrido,

que no se haya deformado el grano y que tenga sabor.

Hemos dorado bien el pollo y el conejo.

Ponemos la judía. Esta es la judía...

Perona. Que, normalmente, es producto de proximidad.

Eso sí que se suele utilizar.

Podría ser perfectamente. Rehogamos bien.

Fijaos que se agarran todos los jugos.

Eso es importantísimo. Tenemos el hígado ahí preparado,

se está preparando. Rehogamos el garrafón también.

Esto le da una mantecosidad brutal. Vale. Ya está.

No... ¿Sí? Venga, pongo todo.

Me gusta poner para todos.

Ahora, no me toques la paella. Ya has oído lo que ha dicho.

Una sola persona toca la paella.

Nosotros tenemos los fundamentos de la paella,

que es, primero, no poner caldo, sino que ponemos agua.

No mover la paella una vez que se pone el arroz.

No mover la paella.

No ponerle jamón a la paella. No. Esto es broma.

Toma, Sergio. Para que vayas preparando

una tapita: el hígado. Venga.

Venga, fantástico. Superhígado.

Y yo mientras ya voy a ir separando un poco

lo que son las carnes y las verduras alrededor.

Y dejo en el centro un espacio.

Y la paella, mientras más grande, mejor,

porque más fino es el arroz y nos quedará impecable.

Exactamente. No es una cuestión de cantidad en la paella,

sino de que, para nosotros, el buen arroz es

el que no está muy montado uno encima del otro,

sino que está bien estirado.

Entonces, de esa manera, la cocción es uniforme

porque se cuece por todas partes igual.

Momento importante. El pimentón.

Para que no amargue el pimentón, ponemos en el centro.

Vamos a poner dos buenas puntas de pimentón.

Removemos bien.

Sofreír un poco para que no se queme.

Y, rápidamente, el tomate para que no amargue.

Y ahora lo que vamos a hacer, es reducir bien el tomate,

porque el sofrito es uno de los secretos del arroz.

No es necesario retirar las carnes de la paella ni nada,

sino, simplemente, ponerlas a un lado, retirarlas y ya está.

Yo os voy a dejar para que vayáis comiendo este manjar.

Lentamente. Le pongo un poco de pimienta.

Y os lo dejo para que hagáis

un aperitivo. Pintaza.

Ahí está. Perfecto.

¿Arroceros? ¿Os gusta el arroz? Sí.

Sí. Bien.

Estáis con hambre. No podéis ni hablar, ¿no?

No. Muy bien. Pues ya terminamos.

Vale. Agua. Yo, otra de las cosas que me dan ganas de ponerle

al arroz, es un caldaco de esos de la leche. ¿Tampoco?

No. Sergio, Sergio, Sergio.

No pasa nada. Bueno, mirad que ahora ya está

bastante concentrado el sofrito.

Sergio, Sergio. Estate quieto.

Está provocando y al final va a pillar.

No estoy provocando. Que si quieres una tapa de jamón.

Venga, ahora pico. No es para ponerle.

No piques a la gente. No piques.

Vamos a hacerla con todos los cánones.

Está reduciendo el tomate. Ya, prácticamente, no queda agua.

Está bien concentrado. Es muy importante.

Hay que hacer el caldo. Pero el caldo se hace en la paella.

Se hace... Con agua.

Con agua. Y se hace desde aquí.

Ahora, con todas las carnes, lo que haremos, es...

Ahora le damos caña al fuego.

Lo que vamos a dejar, es cocinar de 15 a 20 minutos,

aproximadamente, las carnes con el caldo. Suavemente.

Y aquí nos quedará, evidentemente, una sustancia,

un sabor y una potencia, que es luego cuando pondremos el arroz.

Sergio, un poco más de agua sí que vas a poner.

Venga, un poco más. A mí los arroces...

Ponle, ponle. Aquí porque estamos en la cocina

y no hemos podido salir al jardín a hacer el arroz,

pero si se hace en brasa, para mí es todavía

mucho mejor el arroz... Con leña. Con leña de naranjo.

Madre mía. Excepcional. A los valencianos,

sobre todo, nos gusta ir de paella por lo que comporta.

Por el hecho de comer sociabilizando.

Eso es bonito. eso es la base

de la dieta mediterránea. Estás compartiendo

mientras uno va haciendo el arroz.

Compartiendo. Un aperitivo.

Se va comentando. Y el que hace el arroz,

al final, se lleva las alegrías o los palos.

Siempre suelen ser alegrías. Claro, claro.

Vamos a hacer una cosa. Dejamos cocinar tranquilamente,

que deje el caldo una sustancia importante.

Y luego, vamos a poner el arroz.

Y ahora vamos a sociabilizar el momento, ¿no?

Vamos a comentar la jugada.

Ahora está bien concentrado, bien sabroso el caldo.

Y vamos a poner el arroz. Ya pinta bien, eh.

Sí. Está bueno. Ya pinta bien.

Buen puñado. Y hacemos... uno...

Espera.

Dos.

Tres.

Y cuatro.

Así es cómo lo hace nuestro padre. Exactamente.

Y la verdad es que se nos ha pegado.

A veces sí es verdad que he visto hacerlo lo del...

¿Cómo se llama? El "cavalló".

El "cavalló". Tirarlo a lo largo.

Lo he visto también hacerlo. Pero, normalmente, lo hacemos así.

Vale. Y ahora otra cosa que no podemos hacer...

Una vez está bien puesto el arroz,

no tocar. No se toca.

Fuego fuerte. Ahora le damos un poco de caña.

Venga. Vamos para allá. A ver, Paco.

Explícanos esto de la Wikipaella,

que nos da mucha curiosidad.

¿Qué habéis hecho? ¿Qué información tenéis?

La Wikipaella nace con el hecho...

Con la necesidad de poner en valor los sitios

donde hacen buenas paellas y explicar, sobre todo,

qué llevan las buenas paellas.

Para eso, hicimos una herramienta estadística.

Le pedimos a los 200 mejores maestros de paellas

cuáles eran sus ingredientes.

Lo metimos en una herramienta estadística y nos daba eso.

Estos diez ingredientes se repiten en todas.

Y luego, los otros, esporádicamente,

dependiendo de la zona, a lo mejor uno le pone caracol,

otro no le pone. Vamos a escuchar

cuáles son los más. Aquí pone: azafrán,

judía ferradura,

arroz, pollo, agua, sal, aceite, evidentemente,

garrafón, conejo,

pimentón, tomate, no puede faltar.

Hierba aromática. De momento, no vamos mal.

Estamos ahí. Hemos utilizado todos.

No hemos utilizado ninguno que no esté ahí.

No, no. Es perfecta. Ya te digo.

Vamos a poner algo que no le hemos puesto todavía,

que es el azafrán.

Ajá. Lo vamos a tostar un poco.

Azafrán siempre en hebra.

Antes decías una cosa interesante sobre el colorante alimentario,

hay personas que le tienen intolerancia por el gluten.

Los celíacos. "Los celíacos"

Entonces, siempre que se pueda tener azafrán en hebra, ese oro...

Azafrán, un producto de aquí.

En árabe quiere decir "amarillo" porque tiñe de amarillo.

¿Cómo vamos a poner el azafrán? Con un cucharón,

como nos enseñó nuestro maestro Josep Lladonosa.

Él cogía un cucharón, o lo coge, y pone unas hebras de azafrán.

Ya sabéis que yo pongo menos que Javier.

Pon azafrán, que es bueno, sano.

Venga, pero mucho da mucho sabor. Venga, ya está.

Ahora, encendemos un poco el fuego. Oh, qué bien huele.

Es muy simple, lo que hago para que suelte más el aroma

y, realmente, saque el color; a veces, tiende a estar húmedo

y lo que hay que hacer es tostarlo un pelín, un pelín.

Ya veis, con el cucharón, simplemente, le enseño el calor,

porque no se puede quemar.

De momento, ya lo estoy oliendo desde aquí; está tostado.

Hay quien lo envuelve en papel de aluminio y lo pone en el asa.

Y lo deja secar. Lo deja secar.

Venga, pongo esto aquí y echamos el azafrán.

Ya veréis cómo queda esta paella.

Vamos a esperar. Esperamos que cocine el arroz.

La tenía que haber hecho yo. Venga, hombre.

Lo hemos dejado reposar cinco minutos para que repose bien

y se termine de cocinar el arroz.

Tiene una pinta y hay un olor en la cocina que... vamos.

Fijaos... ¡Trachán!

Oh... madre mía. Además, el grano está perfecto.

Bien agarrado, bien entero. La verdad, es un lujazo de arroz.

Paco, ven a probarla, a ver qué te parece.

Bueno... Venga, vamos allá.

Te veo con cara de sufrimiento. No, qué va.

Vale. La pinta es excelente,

con el "socarrat". Has hecho bien en darme cuchara.

Es que otra de las cosas que hay que tener en cuenta

es que el arroz, siempre, con cuchara y de la paella.

El "socarrat" perfecto. Sí, sí, sí, sí.

Qué bueno cuando se agarra un poco, lo que decía, el "socarrat",

que se agarra, que le da sabor, que... uf.

El caviar de los valencianos. Sí.

Mira lo que tenemos aquí, nosotros tenemos las reglas.

Los cinco mandamientos del arroz, las cinco reglas de la paella.

El primero, el sofrito es la base. Nosotros siempre decimos

que la base es el fondo y el fondo la base,

pero aquí es el sofrito, el sofrito.

Después, solo producto de proximidad.

Sí. Estamos de acuerdo.

Fresco y de temporada.

No usarás caldo en la paella. Evidentemente, no hace falta.

"No hace falta" Para este tipo de paella.

El arroz no se toca. No se toca...

Bueno, al que la hace, al paellero o a la persona que hace la paella

nadie le toca el arroz, no se toca. Eso es.

Y, luego, la paella no espera a nadie.

Quiere decir que una vez está el arroz preparado hay que comerlo,

una vez, reposado, pasados los cinco minutos.

Saca la sorpresa, a ver si lo sabe, seguro que sí.

Tengo algo para enseñarte, a ver si sabes lo que es.

Lo hemos hecho antes. Qué cosa más bonita y preciosa.

¿Qué es? Bonito es. Arnadí.

(LOS HERMANOS) Arnadí, sí señor.

Postre de Xàtiva. Exacto.

Y es medieval. Es un postre medieval

que vamos a hacer ahora, pero lo vamos a... a mejorar.

Vais a ver que los ingredientes que usaremos vienen dentro de poco,

ingredientes que podemos encontrar fácilmente y lo vamos a aligerar,

lo vamos a hacer con toque Torres. No podía ser de otra manera.

Gracias, Paco, luego lo probarás. Gracias, Paco.

El arroz lo dejamos aquí, que se quede tranquilamente

y vamos a ir con el arnadí, este superpostre.

Ya decimos, viene de la época medieval,

es delicioso y con productos de temporada.

Donde lo hacen mucho y yo lo he probado más,

aunque lo aprendimos en la escuela, esto es algo que está

en las bases de la cocina medieval y, fijaos que, todavía, perdura.

Cada uno lo hace a su manera pero en Xàtiva lo hacen de esta forma,

aunque, nosotros, evidentemente, lo hacemos con toque Torres,

ya sabéis que esto es un universo paralelo.

Hablamos de los productos: boniato o batata, que le llaman;

calabaza, una buena calabaza, y naranja.

Son algunos de los productos principales del postre.

También, lleva almendra, pero empecemos por lo que está hecho:

hemos cogido el boniato y lo hemos asado en el horno con la calabaza;

hay que asarlos a 200 grados durante una hora.

A partir de aquí los pelamos pero tenemos que escurrirlos bien,

nosotros lo hemos dejado escurrir toda la noche en la nevera.

Toda la noche.

Para que suelte, realmente, todo el agua.

Lo vais a ver, mirad qué maravilla, qué bueno;

está confitado, está buenísimo.

Fijaos, lo hemos puesto en un colador y mirad el agua,

todo el caldo que tiene abajo lo hemos escurrido bien.

Con un colador, un papel film y un bol lo hemos escurrido.

Este lo vamos a dejar en la nevera porque, luego, haremos más.

Que somos muchos. Sí, además, este es un postre

fantástico que podéis tener montado y es superbueno.

Estas recetas que son tan antiguas, si se siguen haciendo es por algo;

es porque son recetas con historia y con mucho sabor.

Lo que hacemos primero es coger un pasapurés, el de toda la vida.

¿Podríamos triturarlo? También.

Pero nosotros queremos esa textura, como un poco más entera.

Qué buena y qué diferente es la cocina que viene

de hace siglos, de hace muchísimos años.

Bueno, la escuela de cocina donde estudiamos se llama Arnadí

y estuvimos con Josep Lladonosa, que estuvo en el programa,

que es un maestro de maestros y nos enseñó mucho de esta cocina,

que son las bases de la cocina que tenemos hoy en día.

Pasamos por el pasapuré. Qué recuerdos el pasapuré.

Pues sí, ¿eh? Sí.

Recuerdos de infancia;

nuestra abuela nos ponía con esto a pasar los... purés.

Como esto son cosas que pueden hacer los niños, nos tenía allí.

Y tal cual, ¿eh? Uno agarrando el cacharro y el otro pasando.

¿Te acuerdas? A la hora de lavarlo nadie quería.

Sí, es un poco trasto. Es muy guay hacer el puré

pero lavarlo... Hoy en día no, pero antes era...

No había friegaplatos, por lo menos, en casa.

Este es inoxidable, pero... Sergio, suelta.

Pero antiguamente eran de los que se oxidaban y todo.

Claro. Vale, tenemos la pulpa.

Mirad que está bien seca, es importante para que quede bien.

Ahora le vamos a dar los toques Torres.

Vais a ver que tenemos diferentes toques que le vamos a ir poniendo

y que le van de maravilla. Si me quieres ayudar, puedes, ¿eh?

¿Para qué te tengo? Hombre...

Vale, tenemos aquí el boniato

y la calabaza, a partir de aquí, le ponemos yema de huevo.

Solo la yema, importante.

"Solo la yema". Exacto. Espera que la rompo aquí.

Tenemos orejones, vamos a ponerle un poquito de orejones cortados.

Es tan bueno, tan ácido. Exacto, le va a dar acidez total;

como suele ser un postre bastante dulce y es un postre...

Contundente. "Contundente"

Muy bueno, pero contundente. Dos o tres orejones

es como si comiéramos una pieza de fruta fresca.

Correcto. Está muy concentrado, claro.

Mezclamos la yema, ponemos un toque de miel,

sabéis que somos más de miel que de azúcar.

No nos pasamos con la miel, ¿eh?

El boniato, que en algunos sitios se le llama patata dulce,

es porque ya tiene bastante concentración de azúcar;

la calabaza, también. No nos pasemos.

Tenemos ahí... Orejones.

Se puede adaptar; la base es el bonita y la calabaza,

y, luego, se le van poniendo otros ingredientes.

Yo le he puesto canela, jengibre molido,

el jengibre nos encanta porque le da ese toque fresco y picante.

Diferente. Anís.

Y un poco de almendra en polvo.

Esto nos ayudará a darle textura. A ligar. Le puedes poner, ¿eh?

Le pondré la que yo crea, la que yo considere.

Es mi postre, mi postre... No el que tú quieres.

Es mi postre, mi postre. Ralladura de naranja.

Ahí está.

Ralladura de limón.

Hay algún concurso, además, de Arnadí, también.

Sí. En algunos lugares lo hacen.

En Llanera de Ranes, ¿no? Sí, en muchos pueblos, en muchos.

Sí, hay varios pueblos que lo hacen, sí.

Este... no sabemos si ganaría el concurso,

pero quedaría de los primeros. No, este es muy bueno, de verdad.

Queda superbién, coge una acidez, un sabor...

No es por hacerte caso pero le voy a poner más almendra.

Bueno, menos mal... Es que está medido.

Ponla toda, está medido. No.

¿Veis que queda...? Esto hay que probarlo.

Qué brutalidad de postre. Dame porque no hay manera, tío.

No hay manera, de verdad... Ya está, ya está.

Hum... Ya está.

Os lo digo, está buenísimo.

Esto queda superbién.

Vamos a poner aquí en forma de pirámide.

Os digo, un postre que está muy bueno, de verdad.

Hace una costra maravillosa y por dentro queda jugoso.

Como veis... Es para comer dos o tres cucharadas

porque es un postre contundente pero es buenísimo.

Vamos a darle, ahora, la forma de pirámide.

Me estás diciendo: "ponlo todo" y, ahora, no lo pones todo.

No, porque quiero hacerlo igual, mira,

Hazlo igual, hazlo igual. Pues tiene más.

¿Eh? Venga, pon un poco más.

Ya verás. Venga, vale. Vale.

Va con miserias, ahora va con miserias el chaval.

Para que veáis...

Este postre lo descubrimos en la escuela porque...

uno de los platos que teníamos que hacer

cuando nos examinábamos, era el arnadí.

Además, tenías que contar la historia del arnadí.

Una de las asignaturas que teníamos era Cocina medieval.

Sí, señor. No te lo pierdas.

Hicimos muchos platos de cocina medieval.

Vaya que hicimos. Ponle un poco de aceite.

No, ya le doy la forma. Verás, una gotita.

Venga, vale, ya está. Así.

Es una técnica para que no se enganche la cuchara y darle forma.

Se engancha igual, pero no pasa nada.

Es que Javi es... bueno.

Bueno, ya está, no le voy a dar más.

Ya está. Está perfecto.

Le damos la forma. ¿Quieres piñones o almendras?

Vamos a poner los dos almendras y los dos piñones.

Pon una cosa y yo otra.

Este lo he hecho yo y he puesto: dos, cuatro, seis.

Venga. Venga.

Ahora lo vamos haciendo.

Esto es maravilloso porque queda... Una forma bien bonita.

Parece un... un puercoespín, ¿no?

¿Qué os recuerda en casa? Podéis hacer otras figuras, ¿eh?

No sé si habéis hecho algo parecido alguna vez pero es...

Yo pongo aquí. Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

Si lo hacéis en casa, mandadnos las fotos, ¿eh?

Porque tiene mucho rollo.

Y os digo que está muy bien.

Yo me voy con los piñones. Con la calabaza no sabes qué hacer,

la tienes ahí... Bueno, aparte de crema.

Pues esto es algo diferente.

Es sano y para hacer con niños es superdivertido.

Los más jóvenes de ahí, ¿os gustaría este postre?

Sí. ¿Sí?

Lo vais a probar después. Sí.

En casa probadlo, que vale la pena, hay que hacerlo.

Y, además... Divertido y bueno.

Sí. Los piñones, que le dan un toque, ese toque...

Lo que decimos, si no tenemos todos los ingredientes,

lo hacéis con los que tengáis.

Mientras que tengáis el boniato, la calabaza y la naranja...

Y frutos secos.

Ya lo tenemos, ¿eh? Mirad qué cosa más bonita.

Yo me salto, un poco, la regla y le pongo por aquí.

No, ponle por donde...

Ya lo tenemos, ahora, ¿veis la diferencia? Un momento.

¿Veis la diferencia de color? Uno está doradito y precioso

y el otro está más natural, ahora le tenemos que dar horno.

150 grados, durante una hora.

Horno suave, ¿eh? No hace falta un cantidad de horno exagerada.

Mientras ese se va cocinando, tenemos el horno encendido,

tenemos este de aquí que ya está cocinado,

que es el que vamos a probar o el que vais a probar vosotros.

Fijaos cómo queda, qué consistencia, queda precioso.

Por fuera hace una costra que carameliza por la miel.

pero por dentro está cremoso. Es muy bueno. ¿Algún voluntario?

Lo más pequeños, venid a probarlo. Venid a probar.

Ya veréis que está buenísimo.

Venid por aquí, ya veréis qué bueno está.

Subíos aquí y a ver qué os parece. Con sinceridad, ¿eh?

¿Cómo os llamáis? Yo Eric.

Eric y... Y Xabi.

Tomad. Venga, Xabi y Eric, cojo un poco.

¿Te gusta más la almendra o el piñón? Toma, cógelo tú.

Venga.

Tú, también, Eric, puedes probar.

Dame una cuchara, yo, también... ¿A qué te recuerda?

Si es que te recuerda a algo.

La almendra... pero esto está más bueno.

Está bueno el piñón, ¿no? Y, tú, ¿Eric?

También, me gusta. Bueno, menos mal.

Bien, oye. Hay que probarlo. Está, realmente, bueno.

Ya tenéis aquí dos grandes platos que hemos hecho hoy:

una paella valenciana pura y dura; o sea, homenaje a Valencia.

Y un postre típico de Xàtiva de la época medieval,

es un postre buenísimo y fácil de hacer.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Hasta luego. Nos vemos en el próximo programa.

("Top to Toe" de Fenne Lily)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Paella. Arnadí

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Torres en la cocina - Paella. Arnadí

11 sep 2018

Hoy una paella según los cánones más clásicos y con los ingredientes que los valencianos califican como únicos y necesarios. Los Torres estarán acompañados de Paco Alonso, creador de la Wikipaella. Y además un postre valenciano de origen medieval, el Arnadí, con frutos secos como piñones o almendras.

ver más sobre "Torres en la cocina - Paella. Arnadí" ver menos sobre "Torres en la cocina - Paella. Arnadí"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos