This is us La 1

This is us

Jueves a las 23.30 horas

Serie que narra la vida de la familia Pearson, Jack y Rebecca y sus tres hijos Kevin, Kate y Randall , nacidos el mismo dia, a los largo de varias décadas.

En cada capítulo se muestran situaciones de varios momentos de la vida de todos los personajes, ya que el presente nunca se explica sin el pasado

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5635964
This is us - Capítulo 10: Las últimas navidades - ver ahora
Transcripción completa

¿Nos hemos pasado?

Esto parece una fábrica de juguetes.

No sé muy bien qué clase de mensaje estamos enviando.

Que tenemos tres hijos y yo trabajo mucho.

Todo bien.

Mamá, ¿vamos a ir de villancicos?

Sí, iremos.

Eh, Kate, deja de contar los regalos.

Mmm.

Mami, me duele la tripita.

No me extraña.

He visto un paquete de galletas abierto en la cocina

que era para la barriguita de Santa Claus,

no para la tuya.

¡Bang! ¡Bang! ¡Te he matado! ¡Eh, deja de hacer el indio!

¡Chicos!

Mamá, Kevin me ha quitado el dinero que me dio la abuela.

Qué va, está ahí en la mesa. ¿Y qué más te da?

Eres tan rata que no te lo vas a gastar.

Kev.

Cuando seamos mayores, yo seré rico y tú no tendrás nada

y vivirás en una chabola.

Ya vale de hablar de dinero.

Sabéis que la Navidad no va solo de recibir regalos y cosas, ¿verdad?

Claro que lo saben.

¿Por qué no le contáis a vuestra madre de qué va la Navidad?

Va de cosas de Jesucristo y eso.

Oh. Cosas de Jesucristo y eso.

Decidido, vamos a misa. Es una buena idea.

¡No! Sí, vamos a ir.

La tripa me duele mucho.

Cielo, no te va a librar de ir a misa.

Iremos de villancicos cuando volvamos.

No sé yo, está muy caliente.

Mami, tengo miedo.

Lo sé, cielo, lo sé, pero todo va a ir bien.

Te lo prometo.

Vas a estar dormida

y aquí quitan apéndices todos los días.

Es como sacar un diente.

Pero eso duele.

Sí, no ha sido el mejor ejemplo. Mal ejemplo.

Eh... ¿puede parar un segundo?

Tengo una idea.

Cogedla todos de la mano, ahora vengo.

Venga, chicos, las manos.

Mira, cielo.

Esta ramita, ¿veis esta ramita?

Esta rama

tiene la magia de la Navidad.

Nada malo

puede pasar en Nochebuena.

Dilo.

Nada malo puede pasar en Nochebuena.

Voy a guardarte esto

y cuando te despiertes

todos nosotros estaremos esperando, ¿y sabes qué?

Será Navidad.

Vale. Gracias, chicos.

Gracias. Te quiero.

Eres una madraza.

Disculpen.

Vale.

El niño. Kev.

Colega.

Kev, espera, campeón. Gracias, chicos, perdón.

Da miedo, pero se pondrá bien. Te lo prometo.

Vamos a estar aquí un buen rato, aquí vamos a ir a buscar algo.

He trabajado en este hospital 40 años

y sé que tienen guardadas unas mantas decentes.

Doctor K.

Ya decía yo que reconocía esa voz.

Ah, hola.

Cuánto tiempo.

Nueve años.

Oh.

¿Qué... pasa?

¿Qué es todo esto?

Iba con prisa por llegar al aeropuerto.

He pisado hielo

y he estampado a mi viejo coche contra una farola.

Oh.

¿Y tú? ¿Solo vienes por la comida? No.

La pequeña Kate.

Apendicitis. Oh, no.

Tenía que ser en Nochebuena.

Bueno, no te preocupes. Hoy en día es pura rutina.

Sí, gracias, lo sé.

¿Dónde está su familia? ¿Están de camino?

Montana, es a donde íbamos.

Lo están intentando,

pero con este tiempo no llegarían para despedirse

de todas formas.

¿Despedirse?

No... no entiendo, yo le veo bien.

Bueno.

Es algo interno.

Es una lenta hemorragia entre el corazón y el pulmón.

¿No se puede operar?

Seguro que lo intentarán,

pero aunque estas luces de hospital me favorezcan,

Rebecca, soy viejo.

Las probabilidades de hurgarme ahí dentro

y provocarme una embolia o que me desangre

son muy próximas a 100 en todas las matemáticas que conozco.

No, venga ya, le curarán.

No sé yo, Jack.

¿Quién es el doctor K?

Eh... es el doctor que ayudó a nacer a Kevin y a Kate.

Si no fuera por él, nunca te habríamos encontrado.

Así que es medio responsable de nuestra familia.

Y esta noche, nosotros seremos la suya.

Gracias.

No es una simple coincidencia.

La razón por la que usted trajo al mundo a nuestros hijos

fue porque a nuestro médico le estalló el apéndice.

Y ahora el apéndice de Kate nos ha hecho volver aquí.

En Nochebuena, precisamente.

¿Intentas venderme un escenario poético?

Ya podrías afeitarte ese bigote. Claro.

Porque si tus desvaríos sobre el gran círculo de la vida

va a ser lo último que oiga en mi vida...

Santo Dios, llévame ya.

Usted no se va a ninguna parte.

Se va a poner bien.

Y, Jack, me encanta que te hayas hecho médico

en estos años en que no hemos hablado,

pero no hace falta que digas eso.

Usted nos lo dijo muchas veces.

Y, por lo que veo, tenía razón. Sí.

¿Tiene miedo? Rebecca.

¿Miedo?

¿Del más allá?

Bueno, me...

me han metido bastante morfina con esto,

así que hay que tenerlo en cuenta, pero...

no.

Yo diría que siento curiosidad.

Recuerdo la primera vez

que me acerqué al borde del Gran Cañón.

Me lo habían puesto muy bien, así que...

tenía grandes expectativas.

Pero, aun así,

no me decepcionó.

Ni un poquito.

El Monte Rushmore me da más igual.

No, va en serio.

El más allá no es más impresionante

que las caras gigantes de cuatro viejos.

Dios, lo veo todos los miércoles que juego al golf.

(Música melancólica)

Si quiero rezar, ¿cuál funciona mejor?

Pues... al final yo diría que todos cumplen su misión.

El viejo ya está medio muerto a esas alturas.

Y yo estoy ahí con su mujer y sus hijos llorando

esperando al final.

Y el tipo dice apenas susurrando, casi ni se le oía:

"¡Déjame!".

"Que ya no puedo más".

Su mujer estaba...

(DOLORIDO) ¡Mmm!

...a lágrima viva, apoyada sobre él y le dice:

"Sí, vete, mi amor".

"Estaremos bien".

"Puedes irte".

Y el viejo le susurra:

"No, que no puedo mear, te estás apoyando en mi catéter".

Hola, cuelo, ¿quieres entrar?

Supongo que tú eres Randall.

Mi padre dice que me adoptaron por usted.

Así que gracias.

Mira tú por dónde.

Qué globo de nieve más bonito. Me encanta.

Gracias, Randall.

Pero ¿sabes? Lo único que hice aquel día

fue empujar a un hombre en la dirección que él ya quería ir.

Si en algún momento de tu vida encuentras la forma

de mostrarle a otra persona

la misma bondad que tus padres te han mostrado a ti

ese será suficiente regalo.

Pero me gusta mucho el globo de nieve.

Sí, señor.

Seguro que es así como está mi cabaña de Montana

en este momento.

Se ilumina. ¿Ah, sí?

Enséñamelo.

Venga.

Mira tú por dónde, sí que se ilumina.

Qué cosas.

(B.S.O. de "This is us")

Nos cancelan la obra en Nochebuena. ¿Quién hace eso?

¿Y qué esperabas?

Nuestra protagonista se esfumó hace un mes.

Desapareció de la faz de la Tierra huyendo de tu cabaña,

así que muchas gracias.

¿Muchas gracias? ¿Qué he hecho? -Te acostaste con ella,

con la estrella nominada a los Tonys de mi obra

y la has fastidiado.

También me acosté contigo y no fastidié nada.

Solo diez años de terapia.

Vine a Nueva York solo para hacer esto.

¡Mi obra!

Por tu culpa tengo que ir a la cena en casa de mis padres

y decirles a ellos y a mi hermana que ya no hay obra.

Años oyéndoles que nunca sería dramaturga

y cuando por fin les oigo dejo de serlo.

Lo siento, ¿vale?

De verdad, lo siento. ¿Qué puedo hacer?

Ven a cenar conmigo.

Tengo una tradición de Nochebuena en casa de mi hermana.

No te lo estoy pidiendo, me lo debes.

¿Por qué quieres que cene con tu familia?

Le he dicho a mi madre que salgo con el niñero.

Eso suena raro.

Acababa de cometer el error de acostarme contigo

y estaba al teléfono con mi madre, que no paraba de machacarme

con que nunca me ganaría la vida de dramaturga

y como el otro tema de conversación es mi vida amorosa le dije:

"Salgo con el niñero".

No puedo presentarme sin obra y sin niñero.

Quieres que finja que salimos. -Es de locos, lo sé.

No, da igual, hemos ensayado eso dos veces eso en la obra.

Vamos.

Genial, ya me siento mucho mejor.

Oh, Kevin, ¿quieres algo más?

Mmm... no, señora Sandburg, que estoy lleno,

pero gracias, todo está genial.

Janucá, ¿eh? De locura.

Nosotros veíamos "El niñero". -¿Ah, sí?

¿Cuándo has visto tú "El niñero"? -Sí lo veíamos, nos encantaba.

Creía que estabais ocupados para ver la tele.

Veíamos "El niñero". ¿Qué quieres que te diga?

Pues, ¿sabéis qué? Me alegra que lo vieseis.

Me encanta que tuvierais tiempo para ver "El niñero",

pero no para mi obra, que lleva cuatro fines de semana aquí.

¿La de esa madre tan horrible? -Se basaba en ti.

No era sobre mí. -Le puso tu nombre.

¿Cómo lo sabes? Estabas ocupada viendo "El niñero".

¿Podemos levantarnos? -Después de la lectura.

Paul, el samás.

Sloane, relata tú la historia.

Kevin, prepárate, la cuenta de maravilla.

¿Por qué siempre ella? Puedo contarla yo.

No te ofendas,

pero la cuentas como si fuera un vídeo.

Yo soy elocuente. -Que alguien la lea.

Muy bien, pequeñines. A ver.

Hace muchos muchos años,

vivía un rey griego que gobernaba en todo Israel.

Ese rey dijo:

"Tenéis que rezar a los dioses griegos

u os meteréis en un buen lío".

Los judíos se pusieron en plan: "Va a ser que no".

Había un hombre que se llamaba Matatías

y que tenía cinco hijos.

Y es posible que alguna hija,

pero nunca lo sabremos porque así es la historia.

Uno de sus hijos que se llamaba Judas Macabeo

reunió un montón de luchadores y los llamó los Macabeos

porque les puso su apellido.

Y se enfrentaron al rey para poder recuperar el templo,

aunque los soldados griegos aparecieron a lomos de elefantes.

Yo habría dicho:

"¡Un elefante!".

Y me habría rendido allí mismo.

Pero ellos no.

Los judíos atacaron con fuerza

hasta que los griegos se fueron de Jerusalén.

Bien, ¿verdad?

Solo que cuando volvieron al templo para encender el menorá y limpiar

vieron que los griegos habían destrozado

todo el aceite menos un jarrón.

Eso solo dará para una noche,

pero Dios les premió por ser tan valientes

en la lucha.

Y dejó que ese jarrón durase

durante ocho noches entera.

¡Oh!

¿Por qué no lo hacemos? -¿Qué?

Es como nos pasa a ti y a mí.

Nadie se cree que yo sea buen actor y tú una buena dramaturga.

¿Quién no se cree eso? -Tú, mamá.

No es cierto. -Yo tampoco.

Nadie lo cree, tenemos que creer en nosotros.

A la mierda esos productores. Montaremos la obra nosotros.

¿Qué quieres decir?

¿Ha pasado algo con la obra?

Lo siento.

Eh... -La han suspendido.

¡Oh!

No tenemos actriz, así que no tenemos obra.

Bueno, puede que sí tengamos actriz.

Oh, no, por favor.

No, ya has interpretado este papel. -No.

Sí, cuando la estaba promocionando.

Tenías que haberla visto en "Guys and Dolls".

Fue en primaria y siguen hablando de eso.

Melvin, busca el vídeo. -Quiero verlo.

No, no.

Kevin, montar una obra es muchísimo trabajo.

Y dinero.

Una vez me propusieron invertir en una obra.

Les dije: "Ni hablar".

Y aquí estamos.

Mira, a lo que voy, me da igual, ¿vale?

Pondré yo el dinero.

Tengo fe, creo en nosotros, ¿y tú?

¿Qué tienes que perder?

¡De acuerdo! -¿Sí?

¿Quieres hacerlo? -¡Sí!

Pues lo haremos.

Esto es genial. Esto pasó una vez en "El niñero".

Pero cuidado, porque al final de la segunda temporada

nos prometimos.

Este será el tamaño de tu nuevo estómago.

Después del baipás gástrico,

el control de cantidades es fundamental.

Solo podrás comer 50 gramos cada vez.

Así que harás seis pequeñas comidas al día

para conseguir los nutrientes que necesitas.

Ya. ¿Es un huevo de verdad?

Eh...

Y eso no da de sí.

Si comes de más

o algo que tu nuevo estómago no pueda tolerar,

te pondrás malita.

Temblores, vómitos, sudores, diarreas,

desmayos...

¿Estás oyendo todo esto?

Lo intento, pero alguien no para de hablar.

Como no vas a poder comer mucho,

tienes que vigilar la cantidad para evitar una desnutrición.

Tendrás que seguir un régimen de vitaminas y minerales

o te arriesgarás a anemias u osteoporosis,

cosas que no te podrías ni imaginar.

Y yo que creía que la cirugía en sí

era lo único preocupante.

Da miedo, lo sé.

Pero esta cirugía es una lección muy positiva

para mucha gente.

Aunque mi trabajo es asegurarme de que conocen los peligros.

Pues... se le da muy bien.

Gracias.

Y como sé que estamos ansiosas por irnos y empezar la Navidad

espero que tengan algo divertido planeado.

Sí, vamos a ir a casa de mi hijo.

Mira qué bien.

Oh, Kate, necesito un par de cosas para tu ficha.

¿Este es tu peso actual?

Eh... sí, más o menos.

Muy bien.

¿Has tomado algo para la depresión?

Prozac, pero me hizo engordar, así que...

¿Qué? ¿Qué?

No sabía que tomabas prozac.

Ya, pues... ¿Por qué?

Porque no siempre estoy risueña.

¿Y tus costumbres al comer? ¿Te pegas comilonas?

No. Sí.

¡Mamá!

Vale, cuando eras niña a lo mejor, pero no...

Sí, y también hace un mes.

¿De verdad?

Sí, de verdad.

Bueno, espero que tengan ustedes unas felices fiestas.

Gracias.

Nos cambiamos rápido y nos vamos a casa de Randall.

Ya le he mandando un mensaje, no me apetece ir.

Suelen poner música navideña en el 101.7.

¿Es culpa mía?

Sí, ¿verdad?

Con la comida.

No sabía si mencionar el tema demasiado

o si no lo hacía lo suficiente nunca supe qué decirte.

(SUSPIRA) Ah.

¿Te he hecho yo esto?

No lo sé.

¡Cariño, hola!

¡Ya sé cómo van las luces! ¡Era el fusible!

Ya.

¡Lo cambiaré después de instalar el triturado de basura!

Bien, un segundo. ¡Vale, bien!

¿Sabes qué quiero?

Que alguien me diga que estoy haciéndolo bien.

¿Te acuerdas de cuando te operaron de apendicitis?

Sí.

Recuerdo que yo estaba muy asustada.

Porque tú eras mi niña pequeña.

¿Qué me dijiste entonces?

Que nada malo puede pasar en Nochebuena.

Seguro que me gustó.

(Música navideña)

¡Bien!

¡Lo he arreglado!

Vi un mono en la calle una noche.

Mis viejas costumbres me llevaban a vagar por ahí.

Pero aquella noche ahí estaba,

en una callejuela,

sentado bajo la luz de una farola.

Se me quedó mirando.

Y luego huyó entre los edificios.

Pero primero me echó una mirada en plan: "Mmm... tú lo sabes".

No estoy seguro de si aquello fue real,

pero, por lo general, si estás en la calle a las 3:00,

en algún momento comprendes que has hecho algo muy mal.

Así que dejé las drogas

y aprendí a domar mi lado salvaje desde dentro

hasta que conseguí salir con la luz del día.

Gracias a ello, cuando un hombre llamó un buen día a mi puerta,

yo estaba ahí para abrirla.

No sé si gracias a Dios o no.

No esperaba la gracia divina.

Pero ahora he tenido que abrirme

al dolor que conlleva,

a la alegría que ello conlleva.

Es la palabra que más usamos en Navidad, alegría.

Porque la Navidad es una época dura.

Esta noche volveré a casa de mi hijo

y celebraré la Navidad con su maravillosa familia

y me quedaré hasta tarde

para sentir cómo Nochebuena da paso al día de Navidad una última vez.

Eso me lo habéis dado vosotros.

Quiero daros las gracias

y feliz Navidad.

Gracias.

Hola, soy Jessie.

(TODOS) Hola, Jessie.

Eh... no tengo ninguna historia de un mono, lo siento.

Tengo una de caballo, pero es bastante guarra.

Hace como un año,

estaba bastante bien.

Gracias a mis esfuerzos y a estas reuniones,

tenía controlados mis diversos vicios

y yo también había conocido a alguien

en un momento de mi vida

en el que creía que mi corazón ya no volvería a palpitar.

Pero, entonces,

ese amor se fue.

Más bien, el objeto del amor se fue.

El amor en sí mismo fue más cabezota.

Creía que habían muerto o le habían matado

o estaba en la cárcel.

Ni idea, se fue sin más.

Y pasé noches muy oscuras.

Noches que duraron días y días.

Y entonces descubrí que él

estaba bien.

No, mejor qué bien.

Había encontrado un nuevo amor.

Su familia.

Quise alegrarme por él.

Lo intenté,

pero se me dio muy muy mal,

así que... volví a mis viejas costumbres

parta no hacerme la pregunta

de cómo una persona puede comportarse

de manera tan inhumana.

Oh, fíjate.

Al final sí que hay un animal en mi historia.

Así que ahora,

para mejorar, tengo que aprender una nueva cualidad.

El perdón.

Y ahora parece que eso también se me da muy mal.

Os pido que recéis por mí

porque

este grupo es lo único de lo que puedo depender.

Hola, Randall, soy yo.

Voy a llegar un poco más tarde de lo que creía.

Tengo que ocuparme de un asuntillo. Hasta luego.

El mono sí que era real.

Recuerdo verlo en las noticias.

Un exdomador de animales para películas

tenía un monito y se escapó.

Lo capturaron.

Eso es un alivio, supongo.

Me alegra ver que estás bien.

Lo estoy.

Árbol de Navidad o Santa Claus.

No tengo mucho apetito.

¿Metástasis? -Sí.

Ya lo tengo por todas partes.

¿Pronóstico? -Malo.

¿No pensaste que me gustaría saberlo?

Lo siento.

He venido para pedirte perdón. Sabía que estarías aquí.

¿Lo sabías?

Yo no.

Hace tres meses creía que no estaría en ninguna parte.

Estaba tan hundido que visitaba a la loca de tu vecina

solo para acariciar tu gato.

No debí salir corriendo.

¿Por qué lo hiciste? -Para ahorrarte el sufrimiento.

Oh, muy bien, qué generoso.

Pues ahórramelo a mí.

Necesitaba despedirme como es debido.

Hice mal en no darnos eso.

Entonces, ¿vas a morirte esta noche?

Por el momento no.

¿Mañana entonces?

Un poco después, supongo.

Pues entonces te lo pondré muy fácil.

William Hill.

Yo te amaba y tú te fuiste.

Y ahora quisiera pasar el tiempo que te quede contigo.

¿Quieres tú?

"Voy a llegar un poco más tarde de lo que creía".

"Tengo que ocupar de un asuntillo".

¿Todo el mundo tiene su copa?

(TODOS) ¡Sí!

Randall Pearson.

Mi padre tampoco estará en casa.

Kevin y Kate no van y William tiene un asunto.

¿Dónde crees que habrá ido? Es muy misterioso.

He estado hablando con unas mujeres a la puerta del baño

y se rumorea que has comprado un barco.

Andy Fannan vendía el suyo.

Oh, oh. ¿No me habrás comprado un barco tú?

No tiene gracia. ¿Qué vas a hacer con un barco?

A veces un hombre necesita un barco.

Ese barco no es un barco, Randall, es tristeza.

Mal nombre para un barco.

Cuando te deprimes, compras cosas, Randall.

No estoy deprimido. Cariño, por favor.

Tu padre se muere y tu madre te miente.

Le he dicho a mi madre que la entiendo.

Entender y perdonar son cosas muy distintas.

Tu parte adulta probablemente esté bien,

pero tu parte infantil sigue dolida.

Vale, me he comprado un barco. De nada, parte infantil.

Eh, ve a buscar a Andy Fannan y descómprale el barco.

No puedo.

Tyler sigue repartiendo los bonos.

Bueno, a ver si Linda Banks ha sido buena o mala este año.

Eso está mal.

Nos hace venir a todos en Nochebuena

solo porque él no tiene familia.

Y nosotros tampoco ahora que se ha rajado.

Ah.

Tenemos dos hijas en casa de mi hermano.

¿O quieres dejarlas ahí? No.

¿Sabes lo que quiero? ¿Mmm?

Quiero volver a como eran las cosas antes.

Antes de que yo empezara a removerlo todo.

Encontrar a William y abrir la puerta al drama familiar.

Y con un barco.

Iré a descomprar el barco. Gracias.

¿Vale? Voy a buscar a Andy Fannan ahora mismo.

Pero no te quejes cuando quieras ir a Las Bermudas.

No lo haré. No.

No haré eso. Muchas gracias.

¿Sabéis qué? ¡A la mierda!

¡Jou, jou, jou!

Atención, que va a ser una Navidad muy débil.

Vaya.

¡Andy, eh! ¡Randall!

¿Qué te cuentas? Eh...

¿qué haces aquí fuera, tío?

He salido a respirar, a fumar.

Eh... no sabía que fumases.

Sí, acabo de retomarlo.

¿Y tus cigarrillos?

Se me han olvidado.

Ah.

¿Va todo bien, tío? Todo bien.

Bien. Sí.

Quería hablarte del barco, pero no me van mucho las alturas.

¿Te importa si entramos dentro?

Y quédate ahí. Vale.

No hay problema. Tú, tranqui, ¿vale?

Yo estoy tranqui. Tranqui tú.

Yo estoy tranqui. Tranqui los dos.

¿Qué te pasa, tío?

¿Tú estuviste aquí las Navidades pasadas?

Sí, supongo que sí, ¿no?

¿Te acuerdas de Tina?

¿La del vestido rojo?

¿De Contabilidad? Sí.

Sí, me nudo... menudo vestido.

¿Fue solo una vez?

Todo este año.

Vale.

Entonces, iba mal en casa.

No, iba bien.

Catherine genial, siempre ahí.

Yo trabajaba y ella...

ella cuidaba de mí.

De la familia, nuestra vida y...

en algún momento pasó de ser esposa a compañera de equipo.

Y uno no se acuesta con su compañera de equipo.

Te acuestas con...

con Tina de Contabilidad.

Escúchame, Andy.

Has tenido una aventura.

¡Tú no lo entiendes! Pues ayúdame.

Catherine se ha hartado.

Ahora mismo está cabreada contigo.

¡Randall, me ha demandado!

¡Se ha roto, yo lo he roto y sin motivo!

¡Mi mujer, mi mejor amiga, adiós! ¡Mi hija, adiós! ¡Mi carrera, adiós!

¡Y tengo que llevarlo yo solo!

¿Cómo que adiós a tu carrera? Por los incrementos.

Me he metido en inversiones de locos.

He tomado riesgos, he perdido un montón de dinero.

¿Cuánto es un montón? Un montón.

Mío y de más gente. ¿Lo sabe Tyler?

Lo sabrá.

Por eso tenía que venir aquí a por el bonus,

porque al menos tendrán eso.

Por eso me has vendido el barco. No te rajes.

No lo haré. Lo necesito.

No me voy a rajar, Andy.

En el ascensor he decidido hacerlo aquí.

He visto los pisos al subir y he pensado:

(SUSPIRA) Ah.

"Sí".

"Esto lo arreglará".

Eh, tío, no hables así.

No, no tenía miedo, Randall.

Luego he pensado en el motel al que he de volver y eso sí me asusta.

Decisión tomada.

¡Andy, para, para!

Ahora mismo estás alterado.

¿Tengo cara de alterado?

Lo veo claro.

Claro como el agua.

Porque mientras yo estaba aquí sin construir nada

Catherine construyó una vida.

Nuestra familia,

nuestros amigos.

Todo se ha ido con ella. Yo soy tu amigo.

¿Dónde vivo?

Andy, no sé dónde vives. Pues cállate.

¿Quieres mi reloj? Era de mi padre.

Vale, has cometido un error.

Y sé lo que es creer que es un pecado,

pero no puedes rendirte sin más.

¡Tú no lo entiendes! ¿Qué, Andy? ¿Qué no entiendo?

¡Tú no vives en mi mundo, tu vida es perfecta!

No tienes ni idea. ¿De qué hablas, Andy?

Tú no lo sabes.

Tú no tienes el monopolio del dolor, tío.

Mi padre me abandonó en una estación de bomberos

el día que nací y se largó.

Pero este año, Andy, este año le he encontrado.

¿Vale?

He tardado 36 años, pero le he encontrado y le he perdonado.

Y mi madre

también me hizo cosas.

Pero sigue en mi vida

y sé que se enfrenta a eso igual que él

porque queda la posibilidad de que las cosas mejoren.

Tu hija.

¿Cómo se llama?

Chloe.

Chloe.

Si quieres mucho a Chloe, ella te querrá a ti.

Así funcionan los niños.

Y te perdonará, Andy.

Pero no si no puede.

Si esta va a ser tu historia,

si esta será la Nochebuena

en que su papi se desparramó por la Segunda Avenida,

pues no, ¿vale?

Tu misión como padre

es seguir aquí hasta que ella esté preparada.

Y si no puedes hacer eso, Andy,

Chloe te perdonará.

Estoy seguro.

Eh, Randall, ¿nos vamos?

¡Eh, Beth, para! ¡No salgas!

No me digas que pare, has salido...

Por favor, ahora no, estamos...

¡Andy, no!

¡No, no, no, no!

¡Eh, Randall! ¿Qué narices está pasando?

¿Has intentando devolverle el barco o...?

No.

¿Y por qué has venido aquí?

Porque nada malo puede ser en Nochebuena.

Vamos a por nuestras niñas.

Bueno, princesitas.

Poneos el pijama rápido para que papi pueda leeros

el cuento de Nochebuena, ¿vale?

¿Estás bien? (SUSPIRA) Ah.

Sí.

Ha sido una noche intensa.

Una Navidad tranquilita los cuatro solos

es todo lo que quiero este año.

¿Crees que nos hemos pasado? Siempre.

(Llaman a la puerta)

¡Toc, toc! ¡Jou, jou, jou!

¡Eh! ¡Eh!

Creía que no podías venir.

Es que hemos terminado antes.

Hola. -Beth, te presento a Sloane.

Encantada. -Sloane.

Sloane, dame tu abrigo. Oh, gracias.

Dame. -Gracias.

De nada.

Y Sloane es... -Judía.

Ya, me refería... -Ah, no, dramaturga.

Ajá.

Le dijo su madre que estamos saliendo,

así que fui a su Janucá y era un corte si me iba sin ella.

Ah, ya. -Y esto no es nada cortante.

Puede que un poco de vino os ayude. -Es posible.

Vale, gracias. -De nada.

(Llaman a la puerta)

Hola. Feliz Navidad.

Habéis venido. Sí.

¡Pero qué árbol más bonito!

¿Es un abeto douglas?

Nosotros tenemos uno artificial, pero un abeto douglas es un clásico.

Espero que no te importe que hayamos venido.

Claro que no.

Hola.

Hola.

Déjame tu abrigo.

Sí, gracias. De nada.

¡Abuela!

Hola.

feliz Navidad.

Cómo os he echado de menos.

Creo que el abuelo tiene un par de regalitos para vosotros

si es que tenéis suerte.

¡Feliz Navidad!

Ven aquí. Igualmente.

Hola. Déjame esto.

Hola. ¿Sloane?

Esto no va en serio. -¡Eh, es Santa Claus!

No, cielo. No es Santa Claus.

Santa Claus no viene hasta que os dormís.

Pues se parece a Santa Claus.

¡Eh, Feliz Navidad! Tú debes de ser Tess.

Toma, esto es para ti y tu hermana.

Randall. ¿Sí?

Hola. Hola.

Toby, ¿cómo estás?

Qué fuerte.

Feliz Navidad.

¿Puedo pasar? Sí, sí, sí.

Eh... hola.

(TODOS) Hola. -Toby.

Feliz Navidad.

¡Guau, qué árbol tan bonito!

Es un abeto douglas.

¿De verdad estás aquí?

Bueno, me he pasado seis horas en el asiento del medio

en algo que se llama Zoomer Lines,

así que estoy tan sorprendido como tú.

Kate, he venido a dar el primer paso

para superar nuestra locura.

Una última vez, por los dos.

Porque es Navidad y porque...

hacemos una buena pareja.

He vuelto a la dieta. No por ti, por mí.

Pero también por ti para que estés conmigo.

Puedo vivir sin pizza ni galletas ni patatas fritas

ni esa especie de brownie que servían en el avión.

Pero hay algo

sin lo que no puedo vivir,

que eres tú.

Seis horas en el asiento del medio

te da mucho tiempo para preparar una entrada.

Rey mago, rey mago, rey mago...

Qué bonito.

¿Un primo tal vez? No sé, y luego el burro habla.

Puede que me confunda con unos dibujos animados.

Se te da mejor con un guion. -Ya.

Hola a todos, feliz Navidad.

¡Eh, William!

He traído a un amigo, espero que no te importe.

No, para nada.

Hola, soy Randall. Ah, Jessie.

Encantado, Jessie.

Estás en tu casa, ahora estoy con vosotros.

Sí.

En mi fila del avión

yo era el más pequeño.

Me duelen todos los huesos de mi cuerpo ahora mismo.

Duérmete.

Estoy curado, eres una bruja.

¿Sí? Sí.

¡Oh, vale!

(Piano)

¿Cómo va esa Navidad tranquilita?

Oye, ¿William ha mencionado alguna vez a Jessie?

Eh... a mí no.

No sé quién es.

Creo que es como Roy, el del cole.

¿Quién es Roy?

El que tiene dos papás.

¿Cómo que dos papás? No...

Papá, el abuelo es gay.

O al menos bi.

¿Qué ha dicho?

Ah...

Hola. Hola.

Dándole una vuelta a Toby por tu preciosa casa.

Habrá sido larga por cómo respira.

Sí, la arquitectura te deja...

sin aliento.

Oh, gracias.

La camisa está mal abrochada.

Ah, vale.

¡Uh!

Ay, el muérdago.

No quiero verlo.

Mira a Randall.

Mírale.

No.

# Only to bring you peace. #

Eso es. A ver.

A ver si la coges.

(Jolgorio y griterío)

# Only the king of kings. #

¡Todos a bailar!

¡Uh!

¡Oh! ¿Es esa?

¿Os sabéis los nombres de los renos de Santa Claus?

¿Ah, no? Ni idea.

¿La abuela lo sabe?

# Only one thought of mine. #

Está Alegre..., Ajá.

...Saltarín, Bromista...

# He brings us peace.

# He brings us joy.

# He brings all thoughts to destroy. #

¡Uno, dos, tres! -Feliz Navidad.

¡Feliz Navidad!

# To bring us peace.

# To bring us joy.

# To bring all thoughts to destroy.

# Only at Christmas time. #

Bueno, ya está preparado el quirófano.

Vamos a operarle ya.

# Only at Christmas time.

# Only the king of kings.

# Only what once was mine.

# It takes the end of time.

# It takes a long long time.

# Only one thought of mine.

# Only at Christmas time.

# He brings us peace.

# He brings us joy.

# He brings all thoughts to destroy.

# Only at Christmas time.

# To bring us peace. #

¡Ay, Dios!

¡Randall, llama a una ambulancia!

¡Una ambulancia!

# Only at Christmas time. #

Con cuidado, con cuidado.

¡Toby!

Saturación.

Vigila el control de la presión arterial.

Desfibrilador.

# Only to bring you peace.

# Only at Christmas time. #

# Only the king of kings.

# Only what once was mine.

# It takes the end of time.

# It takes a long long time. #

Será posible...

# Only at Christmas time.

# Only at Christmas time. #

This is us - Capítulo 10: Las últimas navidades

31 jul 2020

Programas completos (2)

Los últimos 3 programas de This is us

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios