Testimonio La 2

Testimonio

Domingos a las 10.25 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5701515
Para todos los públicos Testimonio - África, en el corazón de la misión - ver ahora
Transcripción completa

Hola, soy Angel de la Victoria,

natural de un pueblico de la Ribera de Navarra.

Se llama Milagro Misionero Javeriana.

Es curioso cómo conocí a los misioneros javerianos

estando en el instituto, en un pueblo donde estudiaba.

Y es allí donde un compañero vino a hablarnos

de los misioneros javerianos y de la misión

y eso me sedujo y me puso muchos interrogantes.

Y a partir de ahí que mi vida se ha volcado para vivir,

para la misión.

Siguiendo un poco el ejemplo

de nuestro fundador Guido María Conforti, que nos creó

para evangelizar los pueblos de Asia, sobretodo China.

Yo, mi misión se ha desarrollado, sobretodo, en África.

Es allí donde he vivido toda mi vida.

Bueno, 25 años de mi vida,

casi la mitad de mi vida,

y donde he intentado irme a introducirme,

vivir allí mi presencia de misionero.

Los misioneros javerianos somos misioneros religiosos.

Entonces primero, camino de formación,

vine a Madrid a comenzar los estudios de teología.

Después hice un año en Italia para hacer el noviciado,

el tiempo de la preparación a la consagración religiosa

y de vuelta en el noviciado, tenía ganas de poder estudiar fuera,

que entonces había la posibilidad

y pedí el poder estudiar la teología en Camerún

aprendí a descubrir mi diversidad, a sentirme distinto.

Aprendí a descubrir también la riqueza que había de una cultura,

de unos pueblos, de unas tradiciones,

de unos valores tan grandes

y, a veces, con tantos prejuicios por nuestra parte.

Al final de los cuatro años de teología,

siendo diácono y viéndome todavía joven, 26 años,

sabiendo que en África,

pues para poder tomar la palabra ante las personas debes ser adulto.

Pedí el poder hacer dos años de experiencia pastoral

para madurar un poquito como persona y en mi vocación.

Los superiores me enviaron a Chad

y allí donde comencé mi presencia, que duró diez años.

Del 93 al 2.003.

Llegar a Chad fue descubrir un África totalmente distinta.

El África de los pueblos, poblados. Estábamos en una zona muy rural.

El aprender el idioma local, que era fundamental.

Sin él, no puedes hacer nada.

Esos años que estuve allí fueron unos años de una riqueza muy grande,

a pesar de vivir en un país difícil.

Uno de los países más pobres del mundo,

con muy pocos recursos, con un clima muy, muy duro.

Muchísimos meses con grandes temperaturas

hasta 44 o 45 grados.

Pero uno relativiza esas dificultades

por las cosas que uno encuentra.

El gran trabajo que hacíamos era el trabajo de evangelización,

el catecumenado con los jóvenes, con los adultos.

También un trabajo muy interesante

en defensa de la justicia y de la paz.

Pueblos que viven muchísimas injusticias,

un país que ha vivido la guerra hasta 1990

y fue una experiencia muy bonita.

Al mismo tiempo, toda la actividad de desarrollo.

Claro. Fijaros que chad es

de los países más pobres del mundo, pues tantísimas cosas.

Hicimos proyectos de pozos,

de bibliotecas, de escuelas, de cajas de ahorro...

Intentando colaborar con la gente

y también recibiendo la ayuda de amigos de España

de distintos sitios de organismos.

Después de estos diez años en Chad,

los superiores me pidieron volver a España

para hacer un trabajo de animación misionera,

dar a conocer el trabajo que hicimos y hacemos.

y estuve seis años en Murcia, también un periodo muy bonito,

después de los cuales yo pedí, aun estando muy bien aquí,

de regresar a Chad,

porque mi espíritu misionero me pedía ir allí,

hacia los más necesitados y volví.

Allí tuve la suerte de volver a la misma zona,

aunque en otros pueblos distintos, pero con el mismo idioma.

Y a los cuatro años de nuevo me pidieron devolver a cambiar

y volver a Camerún, que había dejado 20 años atrás.

Y es allí donde he pasado estos últimos años de 2.003,

hasta hace cosa de un mes.

Allí, en un barrio suburbial de la capital periférico

y también acompañando a jóvenes misioneros

que se preparan para ser misioneros

de ocho países distintos del mundo.

Y pienso que esto es lo más hermoso del ser misionero.

Y ojalá que muchos pudieran hacer esta experiencia.

Es cuanto más tú te das a los demás,

cuanto más compartes,

más recibes y ellos más te dan

y te ayudan a vivir mejor tu vida humana,

cristiana, misionera.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • África, en el corazón de la misión

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Testimonio - África, en el corazón de la misión

01 nov 2020

Testimonio del javeriano Ángel de la Victoria, que ha desempeñado casi toda su labor misionera en diferentes países de África.

ver más sobre "Testimonio - África, en el corazón de la misión" ver menos sobre "Testimonio - África, en el corazón de la misión"

Los últimos 628 programas de Testimonio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios