www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5523953
Para todos los públicos Teleplaneta - 24/02/2020
Transcripción completa

Hola qué tal?

Bienvenidos una semana más a Teleplaneta,

programa con el que vamos a despedir el mes de febrero

y que ha venido marcado por las imágenes que la calima

ha dejado en el Archipiélago canario,

que ha llegado a quedar prácticamente aislado del mundo

bajo la impresionante intrusión de polvo sahariano.

Han pasado muchas más cosas en el mundo de las que daremos cuenta

en el programa de hoy, además como siempre de abordar

otros asuntos interesantes de otras disciplinas científicas,

de hablar de las ciclogénesis en nuestro reportaje

y de adivinar las temperaturas extremas de la semana.

Comenzamos el programa de hoy con la vista puesta

en el terremoto que este domingo se producía en Irán,

en una zona fronteriza con Turquía,

que ha dejado importantes daños en territorio otomano.

El seísmo alcanzó una magnitud de 5.9, un valor moderado

pero suficiente para castigar a una zona donde las viviendas

no tienen una gran resistencia a las sacudidas sísmicas.

Al menos 9 personas han perdido la vida

y unas 40 han resultado heridas en el municipio de Baskale,

donde varias viviendas han colapsado tras el terremoto

que los expertos han ubicado a unos 6 km de profundidad.

Este es el segundo terremoto en un mes

en el que se producen bajas en territorio turco,

tras el seísmo de hace un mes,

también en el sector oriental del país, aunque en aquel entonces

la magnitud alcanzó el 6.5 para dejar 40 fallecidos

y más de 1600 heridos.

El tiempo sigue causando estragos en el Reino Unido,

donde la sucesión de borrascas empieza ya a hacer mella

entre la población de numerosas localidades

que ve como no dejan de sucederse las lluvias torrenciales

y el tiempo inestable al que acompañan vientos huracanados.

Si la semana pasada veíamos los problemas

provocados en Inglaterra, ahora le toca el turno a Gales,

país acostumbrado a soportar las inclemencias meteorológicas

pero que aún así ha sufrido importantes inundaciones.

Uno de los lugares más afectados ha sido Monmouth,

donde se ubica el Río Wye, y que ha llegado a alcanzar

un nivel de 7,15 metros, dato récord para la localidad,

y que ha dejado importantes inundaciones, llegando a afectar

al histórico puente de la localidad,

del que se tienen referencias desde el siglo XIII.

La tormenta Dennis también dejó su impronta en Bélgica,

donde llegó con vientos de más de 100 kmh

afectando a todo el país, y dejando daños diversos

en varios puntos de la geografía belga.

Según las autoridades, los bomberos han tenido que atender

más de 170 llamadas de emergencias, que reportaban incidencias,

desde caídas de árboles a desperfectos en fachadas.

La tormenta dejó también fuertes lluvias que obligaron a cerrar

cinco carreteras por la presencia de importantes balsas de agua.

Numerosas actividades al aire libre quedaron canceladas

ante las adversas previsiones que finalmente se cumplieron.

No ha habido que lamentar daños personales

y la gran mayoría de daños han sido ya o están siendo reparados.

También en estos días hemos visto fuertes nevadas

en muchas zonas del continente, y una de las más prolíficas

en este campo es el norte de Rusia.

Allí encontramos la ciudad de Dudinka, de 22.000 habitantes,

ubicada en la región de Krasnoyarsk, que en estos días

ha visto caer la nieve con mucha fuerza,

cosa a la que sus habitantes están acostumbrados

al igual que al frío, ya que es habitual

que en esta zona de Rusia se alcancen hasta -50ºC.

Tras finalizar la noche ártica que les deja en la oscuridad

durante 45 días, ahora bajo la luz del día

pueden ver cómo la nieve se apodera de esta localidad

de la estepa rusa, en medio también de fuertes ventiscas

y temperaturas que dejan una sensación térmica de -43ºC.

Las tormentas también se han dejado ver estas semanas

por el norte de Europa, y lo han vivido en primera persona

en Noruega, donde las ventiscas han sido espectaculares.

En muchas zonas de montaña la nieve ha dejado

los coches enterrados bajo más de 2 metros,

y las ventiscas han hecho imposible salir

de algunas zonas de montaña y estaciones de esquí.

Uno de los puntos donde la situación ha sido más compleja

ha sido Haukelifjell, donde la nieve ha bloqueado

a decenas de personas que han tenido que resguardarse

como buenamente podían de la intensa nevada

y de las gélidas rachas de viento, aunque no ha habido peligro

para su integridad en ningún momento,

solo se han tenido que armar de un poco de paciencia

para esperar hasta que las carreteras estuvieran transitables.

Para terminar tenemos que trasladarnos a las Islas Canarias,

porque este fin de semana se ha vivido en el Archipiélago

el que es probablemente el peor episodio de calima

del que se tienen datos.

Las islas han sido durante el fin de semana

un lugar aislado prácticamente del resto del mundo

por el avance de una espectacular intrusión de polvo sahariano

que en muchos casos ha reducido la visibilidad

a la mínima expresión.

Los datos de las estaciones encargadas de medir

la calidad del aire han roto todos sus récords,

llegando a registrar valores

de 3600 microgramos por metro cúbico de partículas PM10

en la ciudad de Sta. Cruz de Tenerife,

cuando el umbral máximo a partir del que se considera contaminación

es 50.

A la calima ha habido que sumar el viento huracanado

que ha dejado rachas de más de 160kmh

en las cumbres de Tenerife,

y que ha avivado decenas de incendios

tanto en Gran Canaria como en la isla del Teide,

en uno de los fenómenos meteorológicos más extremos

que se recuerdan en las islas,

que siguen aún bajo el influjo de la calima.

De unos años a esta parte el término ciclogénesis explosiva

se ha instalado entre nosotros.

Tras la sorpresa inicial por el uso de una terminología

tan técnica, se ha pasado a la aceptación de este término

a la hora de referirnos a un tipo de borrasca muy concreta,

que tiene una dinámica muy definida,

y que este invierno está dejando su impronta

en el centro y el norte de Europa.

Hoy hablamos de ciclogénesis explosivas en nuestro reportaje.

En estas últimas semanas el continente europeo

se está enfrentando a una serie de profundas borrascas

que destacan por su extraordinaria intensidad

y por los daños potenciales que pueden dejar.

Estas borrascas, con una presión a la altura

de los potentes huracanes del Atlántico,

circulan en estos días por el Atlántico norte

dejando datos realmente imponentes,

fundamentalmente porque no hablamos de borrascas normales.

Hablamos de las ciclogénesis explosivas.

Cada vez es mayor el interés que todos tenemos

en las predicciones meteorológicas, y cada vez es mayor

el acceso que tenemos a información de este tipo,

lo que provoca que estemos cada vez más pendientes

de lo que el cielo guarda para nosotros.

Ya somos capaces de entenderlo casi todo,

y de unos años a esta parte las ciclogénesis explosivas

se han ganado la atención de propios y extraños

por su compleja naturaleza.

Concretamente son un fenómeno extraordinariamente rápido,

ya que la presión atmosférica baja en torno a 24 milibares

en 24 horas o menos, formando áreas de bajas presiones

muy potentes, que pueden acarrear fuertes vientos y precipitaciones,

e incluso graves tormentas de nieve.

Este tipo de borrascas se mueven con cierta soltura

por el Atlántico, y por lo que parece

tienen una libertad de movimiento que les permite variar mucho

su ubicación espacial,

lo que en función de la zona a la que afectan,

puede traducirse en daños más o menos severos.

La virulencia de estas borrascas nos llevan irremediablemente

a equipararlas con huracanes, tifones o tormentas tropicales.

El término "explosivo" es lo suficientemente explícito

para comprender que se trata de un fenómeno meteorológico extremo,

al que suelen acompañar vientos muy intensos con precipitaciones

que llegan a acumular cantidades de agua extraordinarias,

pero poco hay de relación entre este fenómeno

y el de los huracanes.

Otra duda subyace en quienes puntualmente escuchan hablar

de este fenómeno, y es el papel que el cambio climático

puede tener en las ciclogénesis explosivas.

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard,

ha confirmado que uno de los tentáculos del cambio climático

pueden ser estos episodios, cortos pero muy violentos,

de alteración meteorológica, y que en un futuro

podrían convertirse en algo más habitual de lo aconsejable.

Ciclogénesis explosiva, un término que pasará a la historia

de los fenómenos naturales.

La controversia está servida entre los distintos expertos

que estudian estos fenómenos.

Unos hablan de un fenómeno excepcional,

otros dicen que asistimos a lo que toda la vida fueron

las colosales galernas,

terribles borrascas que suelen barrer el Cantábrico

con vientos y olas excepcionales.

Mito o realidad, las ciclogénesis están ahí,

y por ello debemos estar vigilantes

para minimizar los daños de sus visitas.

Pues como siempre, las temperaturas nos sirven

para poner el punto y final al programa de hoy.

Regresamos dentro de una semana pero ya saben

que nos pueden volver a ver en la web de esta casa,

rtve a la carta

y seguirnos en twitter, en ¡rtveteleplaneta.

Les esperamos dentro de siete días, con más naturaleza,

ciencia y tecnología. Hasta la semana que viene.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta - 24/02/2020

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter
Programas completos (345)

Los últimos 348 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos